UN NUEVO AÑO

Todo lo publicado en esta revista esta sujeto  la ley de propiedad intelectual de España” Ley 21/2014 de 4 de noviembre, por la que se modifica el texto refundido de La ley de Propiedad Intelectual, aprobado por Real Decreto  Legislativo 1/1996 del doce de abril, y la ley 1/2000, de siete de enero de Enjuiciamiento Civil” todos los derechos están reservados .Luna Sol Internacional está registrada ante la propiedad intelectual de España y el copyright de Estados Unidos

abcartel

POR UN 2017 EN PAZ

Podemos afirmar  que la única certeza que hay es que en el planeta y en el mundo reinará la incertidumbre y tendremos que dotarnos de novedosos instrumentos de análisis y reflexión para poder determinar corrientes de acción

En esa circunstancia, es preciso ratificar (o recuperar) algunos principios que deberían guiar las acciones. Tal vez el principal es el de la paz. En un mundo azotado por la violencia se debe redoblar esfuerzos con una vocación pacifista. El Papa Francisco, en su mensaje por la Jornada Mundial de la Paz, advierte que “estamos ante una terrible guerra mundial por partes”, y si bien no es “fácil saber si el mundo actualmente es más o menos violento de lo que fue en el pasado, ni si los modernos medios de comunicación y la movilidad que caracteriza nuestra época nos hace más conscientes de la violencia o más habituados a ella (…) esta violencia que se comete “por partes”, en modos y niveles diversos, provoca un enorme sufrimiento que conocemos bien: guerras en diferentes países y continentes; terrorismo, criminalidad y ataques armados impredecibles; abusos contra los migrantes y las víctimas de la trata; devastación del medio ambiente”. Y convencido de que la violencia no es la “solución para nuestro mundo fragmentado”, nos pide optar por la “no violencia como un estilo de política para la paz” y que practicada “con decisión y coherencia ha producido resultados impresionantes”.

Con esa orientación es preciso trabajar por recuperar escenarios de pacífica convivencia social, que, en nuestra realidad, significa recuperar la buena administración de justicia, principal garante de paz y, en el mundo político, ratificar nuestra adhesión al sistema democrático, como único sistema que nos permite encarar un desarrollo integral, inclusivo y con horizonte de largo plazo.

No se trata de desafíos fáciles. Hay mucha polarización y, sobre todo, muchos intereses particulares que conspiran en contra de la construcción de la paz y la pacífica convivencia. Esta realidad, a su vez, limita las posibilidades de ofrecer certezas a la sociedad, certezas que le permita caminar hacia el futuro con esperanza y optimismo.

En nuestro campanario, el 2016 ha terminado con algunos signos, aún aislados y tímidos, de reencuentro en favor del bien común. El desafío es pasar de las buenas intenciones al trabajo concreto. Hay tantos problemas que pueden ser encarados en forma conjunta, beneficiando a todos, que cuesta comprender el excesivo peso del sectarismo político-ideológico

En estos primeros días, propicios para establecer planes, hagamos esfuerzos sostenidos para ayudar a dar prioridad al bien común y asumamos el compromiso de hacer de nuestro entorno un espacio de encuentro. Recordad que:

Proteger los derechos de los demás es el fin más noble y hermoso de un ser humano. Khalil Gibran

Todos los que hacemos la revista LunaSol  partimos de  la convicción de que la paz es mucho más que la mera ausencia de guerra. Hablar de PAZ, en mayúsculas, es hablar de igualdad de oportunidades para todas las personas; de respeto de los derechos y libertades; de solidaridad y cooperación entre todas las personas para crear un mundo de bienestar compartido y justicia social.

Estamos convencidos de que la construcción de un mundo más pacífico y justo solo es posible si la sociedad en su conjunto trabaja unida para solucionar problemas como la pobreza, la exclusión social o la vulneración de derechos.

Para todos feliz 2017

Eunate Goikoetxea

8 comentarios en “UN NUEVO AÑO”

  1. Querida, dulce Eunate, Señora de las Bellas Artes…
    Conmovido por tu certero mensaje en favor de la Paz, de la auténtica Paz, ilustrada con el pensamiento sabio del Santo Padre, Papa Francisco I y delineada con un programa práctico de cómo alcanzarla en toda su dimensión, me permito acercarte este artículo de mi autoría nacido hace un tiempo de la reflexión de un Poema del ilustre bardo italiano Salvatore Quasimodo. Un Poema que, a mi entender, resulta toda una viril y tierna oración, a la vez, susurrada en favor de la armonía del hombre consigo mismo y con el prójimo; en mi caso, Dios mediante, y sólo Él, Amor Ofrenda mediante…
    Como sigue:

    “QUASIMODO, LA GUERRA Y LA PAZ”
    (O UNA ORACIÓN POÉTICO-REFLEXIVA)

    Por Adrián N. Escudero (Santa Fe, Argentina)

    Y ahora
    que habéis ocultado los cañones entre las magnolias,
    dejadnos un día sin armas sobre la hierba
    al susurro del agua en movimiento,
    de las hojas de caña frescas en el pelo,
    mientras abrazamos a la mujer que nos ama.

    Que no suene de pronto sin ser noche
    el toque de queda. Un día, un solo
    día para nosotros, oh amos de la tierra,
    antes que vibren otra vez el aire y el hierro
    y una esquirla nos queme en plena frente.

    Salvatore Quasimodo
    Escritor italiano (1901-1968)
    Ciertamente, un poema maravilloso del poeta, traductor y periodista, Ing. Salvatore Quasimodo, quien fue visitado por el duende de la Palabra en Mesina (1908), con sólo dieciséis años de edad. El autor de “Oboe sumergido” (1932), tras abandonar un burocrático trabajo de funcionario aparejador, se sumerge en el mundo periodístico en 1938, haciéndose cargo de la redacción de la revista “In Tempo”•, en la cual se revela como talentoso crítico teatral a la vez que encendido opositor del fascismo en ciernes. Su acercamiento entre la poesía clásica y la contemporánea se consolida en su obra “Líricos griegos” (1940), y su estatura lingüística en la traducción del inglés a “La tempestad”, de Shakespeare.

    Por lo demás, Salvatore Quasimodo (premio Etna-Taormina, 1953), accede al Nobel de Literatura en 1959 y resulta nombrado doctor honoris causa por la Universidad de Mesina (1960). Su activa labor periodística puso el acento en el consumismo de la sociedad moderna, temática que recogió en sus aristas político-sociales desde una y finalmente consagrada obra poética, especialmente en su segunda etapa, principiada al concluir la segunda guerra mundial y con el cese de la censura impuesta por el régimen dominante. Allí se descubre vital y claro, abandonando el minimalismo hermético que abrevó en fuentes como las de Ungaretti, Gatto y Luzi, fuertemente influenciados a su vez por los franceses Valéry y Mallarmé.

    Quasímodo, vivió pues dos experiencias de Guerra Planetaria y sus secuelas atroces -aún perdurables-, desnudando con pluma firme los estigmas de su horror indescriptible… No en vano titula una de sus obras como “La vida no es sueño” (1949).

    En el caso del poema de marras, nos encontramos con una súplica de Paz, «mientras abrazamos a la mujer que nos ama»… Un poema donde el bardo grita su grito de verdad verdadera, e impulsa con él una siembra de esperanza para el hombre y “contra toda esperanza” (al decir del Apóstol de los Gentiles) …

    … Porque, ¡Dios! ¡Alto precio la Libertad, la Voluntad e Inteligente Conciencia de ser o tratar de Ser… Humanos! ¡Si también a Tí, el Compasivo, desnudamos y asesinamos, ¿qué hay de nosotros?! ¡¿Por qué no seguir matándonos los unos a los otros?!…, mientras el verdadero combate se libra velado tras el Misterio de los Misterios, en una danza de espectros y seres angelicales e infernales que nos trascienden; pero, al mismo tiempo, nos comprometen en su -casi- eterna disputa por nuestros focos animados de Luz, ya para mantenerlos encendidos, ya para apagarlos en abismada ceguera….

    O el Bien y el Mal instalado en el fondo de cada corazón pleno y animado, o ciego de Luz, desconcertado… ¡vacío de tu Amor!

    O el Bien y el Mal implantado como bulbo o esquirla en el centro de cada cerebro creativo, o alienado… ¡vacío de tu Amor!

    O el Bien y el Mal fluyendo en las venas de cada músculo consagrado a edificar bellas quimeras, o intoxicado para destruirlas… ¡vacío de tu Amor!

    ¡Dios! ¡Ten piedad, porque, como has dicho en el Verbo encarnado, tu Hijo, nuestro Hermano, no sabemos ciertamente lo que hacemos…!

    ¡Oh, Dios, Dios, ten piedad! ¡Sobrevuela y purifica con tu Santo Espíritu la faz de la tierra…! ¡Pero no dejes de cumplir tu promesa a Noé y sus descendientes, y cúbrenos con arcos iris de aleluyas, alégranos con pájaros de azahares en cielos diáfanos y azules, asístenos con tierras sementeras envueltas en verdes praderas, y vístenos con ramas de olivo y lozana dignidad de incienso…

    … Porque somos como el ciervo sediento que va en busca de agua… Y el horizonte de desplaza ante nuestros ojos cuando avanzamos para alcanzarlo, renovando cotidianamente la maravillosa utopía de la vida en cada hijo que despierta a Ti… De lo contrario, ¡¿quién podrá alabar tu Santo Nombre, aunque, Padre en el Hijo e Hijo en el Padre, fusionados en Espíritu y en Verdad, tanto nos cueste aprender y poner en práctica tu Mensaje de Amor Ofrenda, de Amor Fraterno, ¡oh Príncipe de una Paz que este mundo, sin tu Aliento, jamás nos podrá dar?!

    Amén.
    PD: El domingo 1º de mayo de 2016, e iluminando no sólo la primera semana sino todo ese Mes del Trabajo y de la Fe en María Santísima través de distintas advocaciones (Luján, Los Milagros, Fátima…), escribí a mis hijos un mensaje (sms) donde les decía:

    «Queridos hijos. Este domingo, en la Palabra que ilumina toda esta semana, Jesús nos dijo: «El que me ama será fiel a mi Palabra, y mi Padre lo amará; iremos y habitaremos en él». Y tendrá Paz. No como el mundo la da. La Paz no es sólo la tranquilidad en el orden (San Agustín), sino la habitación de Dios y su Presencia de Luz y Amor gratuitos en el corazón de todo hombre que ama como Jesús nos ama. Sólo hay Paz donde hay Amor, porque Dios es Amor. Por tanto, compréndanse, perdónense y vivan unidos en el Amor de Dios, porque ése es el Secreto para encontrar el esquivo tesoro de lo que el hombre llama… Felicidad (¿O puede haber Fe-licidad sin Fe? ¿Y Fe en quién (Quién) o qué? Bendiciones. Paz y Unión. Pa».

    ¡Profit!
    a.e.

    Responder
  2. Qué mejor mensaje para comenzar este 2017, que el de la paz tan anhelada, la paz que en estos tiempos está tan amenazada, tan pisoteada.
    Para todo el equipo que conforma esta gran revista y para todos y cada uno de sus colaboradores, les deseo que la paz anide en sus países, en sus hogares, en sus corazones.

    Responder
  3. Mis felicitaciones a todos los cronistas por la Paz y apertura de 2017. Eunate, Adrian, Cristina, Adiyeé, Socorro….
    Un abrazo a todos con mis mejores deseos en el nuevo año
    María

    Responder
  4. Mi felicitación por el éxito de la revista que cada día tiene más seguidores; mi admiración por la dedicación y el esfuerzo a Eunate y a su equipo de colaboradores. Seguid así gracias por todo lo que nos hacéis llegar; que este 2017 sea un año de lucha por la PAZ

    Un abrazo para todos

    Responder
  5. Es la primera vez que abro esra pagina realmente conmovedor y acertado, palabras que llegan y nos hace sentir parte de un buen mundo y la reaccion es ¡¡felicidad!!

    Responder

Deja un comentario