TEXTOS SOBRE LA MUJER

Todo lo publicado en  ARISTOS INTERNACIONAL está sujeto a la ley de propiedad intelectual de España
Marzo 2021 Especial Mujer
La Dirección no se responsabiliza de las opiniones expuestas por sus autores. 
Estos conservan el copyright de sus obras
AL SERVICIO DE LA PAZ Y LA CULTURA HISPANO LUSA

 

COLABORAN. Marisa Aragón Willner.-Leonor Ase D`Alosio (Argentina).-Lily Baylon de Heredia (España).-Carlos Benitez Villodres (España).-Lola Benítez Molina (España) Luz Argentina Chirigoba (Argentina).-Antonio de las Heras (Argentina).-Jorge Lobo Aragón (Argentina).-Elsa Lorences de Llaneza (Argentina).-Manuel Llaneza Blanco .( Argentina).-Diana Mirta. (Argentina).- Gustavo Páez Escobar (Colombia).-Amanada Patarca (Argentina).-Carlos Perez de Villarreal (Argentina).-María Sánchez Fernández (España).´Gladys Semillán Villanueva (Argentina).- Dorothy Villalobos (New Jersey USA)

Dedicamos este mes de Marzo con todo nuestro respeto y afecto a los 3.811 millones de mujeres estupendas que hay actualmente en el mundo, La lucha, en defensa de los derechos y de la dignidad de la mujer, tiene que ser ante todo una lucha política, jurídica, social y laboral. Mientras las mujeres no tengan la misma autonomía económica que los hombres, las mujeres seguirán aguantando amenazas, insultos, palizas y hasta la misma muerte. Si esta situación no se resuelve, la violencia contra la mujer no tiene solución. Por eso hemos de concienciarnos y trabajar todos juntos para conseguir una sociedad mas justa.
Eunate Goikoetxea

HOMENAJE A LAS MUJERES PRISIONERAS Y DESAPARECIDAS QUE HICIERON POESIA
Marisa Aragón Willner
Argentina

Las palabras pronunciadas se lanzaban a existir fuera de mi,
Vivian de verdad
Daniel Pennac

En la China ,una mujer, salvajemente violada durante la invasión de los manchúes, prisionera e intentando quitarse la vida, dejó escritos estos versos en la pared de su celda ,cuando su corazón se encogía de pena y muerte:
Los árboles están desnudos
A lo lejos, lúgubres graznidos de gansos
Quisiera que mis lágrimas de sangre tiñeran de rojo las flores del ciruelo
Pero no viviré hasta la primavera…

logró salvar su vida y un día, desde el más allá, leyó abrazada a su hija y con lágrimas en los ojos
Mi corazón está vacío y mi vida ya no vale nada.
Cada momento, un millar de lágrimas.

Tiempo después sus versos fueron hallados , trágicos versos escritos en una pared , fueron los que abrieron camino a la inmortalidad a otras poetas.
Me llevó a preguntarme cuáles fueron los poemas que sobrevivieron a las mujeres poetas encerradas en los campos de concentración , qué letras sobrevivieron a los corazones apresados en los ghettos, ¿qué poesía de desesperanza, de agonía, sacudidas sus bocas del amargo sabor de la muerte?. ¿ Habrá quedado algún poema escrito con carbón en las paredes oscuras de las barracas , ilegible y lleno de los dolores del alma?
No sé si llegan o se van , pero es lo mismo para Auschwitz, para Belsen, para Dachau para los crematorios, para las canteras del horror.Rumbo a las fosas comunes van con su preciosa carga con su mundo los que tienen que morir de cualquier modo.

 Y más cerca de este presente,  me pregunto si todas las mujeres prisioneras de los tiempos de dictadura pudieron crear poesía de desgarro o de esperanza desde sus prisiones.¿Qué versos escribieron las moribundas  ? ¿ y las jóvenes adolescentes de la noche de los lápices ? ¡mujeres de todo el Orbe en situaciones de prisión, opresión de sus espíritus , aplastadas en su vuelo aún en sus propios hogares . Se ha generado y perdido tanta Poesía….y de mujeres!
Seguro hubo Poesía en cada lágrima,  en cada maldición , en cada súplica,  poesía de pensamientos y sentimientos desolados, sin posibilidad de trascender,  porque no hubo pared, no hubo papel ni grafito , ni libertad para dejarlos blancos como gacelas inquietas o aves sobrevolando la medianoche de las últimas jornadas, nada disponible siquiera para que la poesía encerrada se volcara en ese paño.
¿adónde fue tanta poesía ? palabras asidas a un tiempo de carencia infinita, ninguna mujer quiso dilapidar sus versos , sus últimas verdades , ni siquiera la mano nudosa y seca de la Parca hubiera desperdiciado tanto poema del alma femenina. Poesía de mujer por largo tiempo considerada una anomalía causante de rechazo, poesía que quedaba oculta sin trascendencia, celosamente guardada, poesía oprimida.
 y por qué ir tan lejos , si la violencia de género nos está privando de conocer en su juventud , en su madurez la evolución de tanta alma femenina, de las cuales podría haber surgido una escritora, una poeta… este mundo como constante pierde potenciales artistas, con un común denominador , han sido silenciadas, mueren pobres, vapuleadas, acosadas, irrespetadas…

Así como en China cinco mujeres, luego siete formaron el Club del Bananar  y honraron a sus poetas recorriendo el país , navegando y llegando pueblo a pueblo a contar de Poesía de las poetas desconocidas que plasmaron la poesía en los muros , nos queda el compromiso de contar y hacer Poesía de las poetas negadas por la opresión  de cualquier parte del mundo y  de cualquier grado por fuerzas que ocultaron sistemáticamente  sus voces a la Vida. 

Y si hay un texto de ellas o nuestro , leerlo a viva voz, hacerlo vibrar en sus nombres,¡ que nos exponga absolutamente ese llenarnos de Poesía!

 

Se  Celebra el Día de la Mujer ¿Cómo?
Leonor Ase de D´Aloisio
Argentina

El  8 de marzo de 2011, la ONU fijó la fecha y se celebró el primer «Día Internacional de la Mujer de las Naciones Unidas» que es la  fecha  que ahora rige en todo el mundo.   Pero mucho antes precisamente el 8 de marzo de 1857, miles de trabajadoras textiles decidieron salir a las calles de Nueva York  con el lema «Pan y Rosas» para protestar por las míseras condiciones laborales y reivindicar un recorte del horario y el fin del trabajo infantil. Fue una de las primeras manifestaciones para luchar por sus derechos.  La represión policial entonces, dejó un saldo de 120 mujeres  muertas.  Allí mismo se creó el primer sindicato femenino

En marzo también, pero en 1908, Nueva York en Estados Unidos,  la historia del trabajo y la  lucha sindical a nivel global volvió  a pegar un giro y hacer una nueva  huelga.  En total, había  unas 40.000 mujeres  protestando.  Así  mismo las chicas de COTTON una de las fabricas textiles más importantes del país  decidieron parar y  quedarse en su  lugar de trabajo,  vendría   después una mala maniobra de alguien en la fábrica que  provocó un incendio en el que murieron129 mujeres  dentro de la  misma.

Ese día, no fueron las únicas mujeres  víctimas sino que se produjeron varios disturbios en distintos sectores.

Después  de ese lamentable  suceso  la ONU en conjunto con los sindicatos de mujeres en lucha, se  fueron mejorando las condiciones laborales y se logró modificar   el salario  según el desempeño de cada obrera.

Hasta que en el año 2011 quedó oficialmente el 8 de Marzo como día internacional de la Mujer en todo el mundo.  A partir de ese momento  creció rápidamente la emancipación de la mujer en todos los niveles, razón por la cual ante un mal entendido el hombre, en la actualidad muchas veces se siente molesto por no decir enojado al verse  superado por la capacidad de la mujer.

Esto es verdad hay mujeres más capaces que  hombres  cosa que no debería crear los conflictos que se producen dado que todos los seres humanos poseen distintos dones o capacidades que se van complementando unos con otros y donde el sexo no interviene en absoluto, en este caso lo que sí salta a la vista es la laboriosidad .y la inteligencia que muchas mujeres poseen.

En esta fecha muchos artículos sobre la mujer refieren a la violencia que muchas sufren por parte del hombre.  Personalmente no creo que sea oportuno un comentario de este tipo en un día en que hablar de la mujer es para destacar, sus capacidades, en favor de la sociedad, desde la medicina, desde lo legal, lo contable,  y en ramas intermedias. En todos estos intis hay muchas destacadas.  Sin embargo existe otro grupo que  debe acudir a  sus habilidades para sortear inconvenientes cotidianos  familiares a veces  graves.

Sí,  creo que es importante abordar por ejemplo  la lucha que muchas padecen para seguir adelante con su hogar y la crianza de sus hijos en caso de ser abandonada por su marido o pareja,   generalmente debe salir a trabajar para lograr un  ingreso digno para el sustento, vestido, educación, salud, mantenimiento general del hogar.

Esa es la mujer que merece ser destacada.

Además de todo lo mencionado,  en estos casos generalmente no cuentan con medios propios de locomoción por lo que bicicleta  en mano para traslado de chicos al colegio, a la guardería mientras ella trabaja,  mandados, días de lluvia, frío,  en fin tantos inconvenientes debe sortear una mujer en estas condiciones que es merecedora del apoyo de la sociedad al menos como un reconocimiento.     Tener en cuenta otro detalle que no es menor y es la falta de cumplimiento con la cuota alimentaria por parte del padre que a veces brilla por su ausencia. Y repito nuevamente.             
Esa es la mujer que merece ser destacada.

             

VOZ DE MUJER
Lily Baylon
España

La voz de la mujer no debe ser representada, por ninguna lider, debe ser difundida, tal cual la siente. Tal cual la desea dar a conocer al mundo.
La democracia no está en la expresión de una sola mujer representándonos, sino en buscar medios para que todas y cada una se manifiesten.
Pienso que el papel de la mujer hoy en día en todos los ámbitos es preponderante y absolutamente necesario. 
Sobre todo la participación de aquellas que tienen un perfil amplio de entendimiento para poder discernir, en todo lo que hoy en día nos atañe, como mujeres capaces, siendo necesaria la intervención directa, de la mayoría, por no decir todas, alzando sus veces, que estas, se sientan, repercutan en las demás, causando efecto en la búsqueda de las mejoras para los intereses comunes de consolidar la armonía entre las naciones para fines de paz desarrollo cultural, político, social, económico pero sobre todo de bienestar social, ya que las mujeres tenemos el don de captar el verdadero sentido de las diferentes expresiones, de distintas idiosincrasias o diversas etnias.
Creo que dirigirse a los demás, por medio de una representante no está del todo bien canalizado, ni instituido, porque muchas veces quien nos representa no valora ni entiende ni permite que se manifieste lo que la mayoría desea proyectar, es decir si yo tengo una idea concisa, de mi sentir, la expongo, pero la que tiene mi representación institucional u organizacional no le agrada del todo, aunque no me lo diga, va bordear la información, es decir, esta va pretender cambiarla de manera tal que se escuche lo que a ella (la líder) le gustaría decir, no mi aireación personal, quedando desvirtuada mi parecer, adornado, pero sin el sentido que yo le quiero dar, de seguro será ratificada, aplaudida, avalada por los medios (culturales, institucionales o de comunicación) ya que al para llegar a este tipo de conferencias sociales mundiales de envergadura se sobre entiende, ha tenido que haber un consenso multitudinario, democrático anterior, como precedente, quedando indicado lo que en ese momento se quería decir, un manifestó, que muchas veces no se cumple, necesariamente esto, casi siempre nose cumple, quien lleve la batuta va tener que exponer las ideas de la mayoría acorde a las conjeturas más populares, a las cuales todas, harán vivas, se aprovechará ese momento para cambiarlo. Ya con el aval de tener una representación proporcional de un sector de mujeres para poder representarlas. Es suficiente.
La verdadera democracia para mi es promover Congresos, Conferencias, Encuentros o cualquier tipo de reuniones con proyección a que la minoría pueda ser escuchada o su manifestación sea divulgada en todo medio, ya sea de comunicación, visual, radial escrita, etc, tratando de tener la mayor cobertura posible de mujeres, dándole la oportunidad a todas para que se les pueda escuchar, aunque sea en breves frases, una cita, un pensar, un sentimiento, que expresen su sentir explicito, sin modificaciones, sean pronunciaciones exclusivamente suyas, sin un representante, con identidad propia, una voz honesta, muchas veces convence mas que tanta parafernalia, exposiciones sin mucha oratoria simplemente palabras sencillas pero sinceras de adentro del interior de mujeres que nos lideres, ni oradoras, ni jefas de estado, ni con ningún título, son simplemente mujeres de a pie, que quieren decir algo y ser escuchadas por auditorio mundial, mi sueño es que se difundan programas dónde busquen conseguir ser oídas, todas las mujeres del mundo, sin representación, en su idioma natal, por paises, por regiones, por continentes, por donde sea, pero que sean escuchadas toda aquella que desee expresarse, tantos testimonios de vida que cada una de las mujeres valientes tiene que decir, pero nadie las oye, por alguna conveniencia, nunca mas, ellas desean gritar, proclamar, peto no se atreven o no tienen la oportunidad, Hay tantos silencios que desean alzar las voces. Para mi llegar a conseguir esto es que se desea instituir una verdadera democracia de expresión, dejar la libre voz de todas.
Aunque hay quien diga que es un imposible, como se le ocurre que todas podamos hablar somos muchas, pero esas muchas, deben hacerlo, lograr un espacio realmente democrático donde cada inscrita que quiera decir a nivel nacional o internacional pueda decir, estoy segura que se logrará cosas valiosas cuando aprendamos ver en las demás lo que nadie ve, o lo que se quiere ver, no es posible que solo pueda hablar la que sabe decirlo bonito o en el idioma que la mayoría domina, no señores y señoras, dejemos que las lenguas originarias se pronuncien, busquemos traducirlas, informarnos, que todas se unan en una gran fiesta de distintas expresiones eso es «Derecho de expresarte mujer» cada mujer debe pensar en otra mujer, esto comúnmente no se ve, se piensa en una misma, son pocas las que cuando vemos capacidades especiales en alguien, se le anime a seguir preparándose, o se le ayude a tener una plataforma de difusión, comúnmente por las características peculiares de alguien no popular se le exhorta a guardar sus ilusiones de proyectar porque se sobre entiende, nadie le dará tribuna, sin medios económicos, ó sin escándalos, preparación, títulos o popularidad.
Por eso creo que solo enlazando todas las voces en una sola gran voz, lograremos una espectacular canción que democratice verdaderamente, expresiones en este múltiple conservatorio, donde todos los estratos sociales se amalgamen, pudiéndose propagar y dar auge a una verdadera democracia consiguiendo desde un país neutral, dándose de manera internacional simultanea, sin que nadie viaje, ni perjudique su economía, que sea el uso de la tecnología actual la que nos permita unirnos para convirtiéndola en real no en una utopía o una palabra que suena bonito, un cantar donde el único requerimiento sea ser MUJER.

MUJER
Carlos Benítez Villodres
Málaga (España

La mujer es el tesoro más valioso, más sublime, más luminoso, que posee la Humanidad. Desde la noche de los tiempos hasta nuestros días, la actitud del varón hacia la mujer ha cambiado 180º. La bondad y la inteligencia, la sensibilidad y la ternura, el ánimo positivo y constructivo y la capacidad de diálogo…, en definitiva, la belleza interior, hacen que la mujer posea una calidad humana sumamente abierta y hábil y flexible. Esta riqueza intrínseca de la mujer contribuye a impregnar de amor su esencia. Amor, pues, hacia ella y hacia los demás seres humanos más y menos cercanos, desde su propia paz, tolerancia y armonía. “En todo momento de mi vida, refiere Gabriel García Márquez, hay una mujer que me lleva de la mano en las tinieblas de una realidad que las mujeres conocen mejor que los hombres y en las cuales se orientan mejor con menos luces”. Ciertamente, la mujer sabe caminar y desenvolverse en la vida mejor que el hombre. Por consiguiente, ella debe de ser nuestro mar, nuestro faro y nuestro puerto. Si el varón consigue que para él la mujer sea lo anteriormente expuesto, su nave saldrá indemne de cualquier peligro.

            El hombre de hoy y de mañana debe ensalzar y dignificar a la mujer. Asimismo, debe continuar trabajando constante y enérgicamente con ella para que esta ocupe en la sociedad actual el lugar que le corresponde. En él, desempeñará su labor como cualquier hombre, pues ambos son iguales, excepto en los aspectos anatomofisiológicos y psicológicos propios de cada sexo. Es verdad que se han conseguido muchos objetivos con respecto a la igualdad de hombres y mujeres, pero aún hay que seguir caminando en pos de otros, que todavía no se han logrado, porque “nuestra sociedad aún es masculina, dice Henrik Johan Ibsen, y hasta que no entre en ella la mujer no será humana”. Sí, entrar en ella con todos los derechos y deberes que tiene el hombre del siglo XXI, para humanizar a las poblaciones no solo de nuestro país, sino también de las demás naciones del mundo.

La mujer de espíritu infatigable y mente feraz es vida con sentido para el caminante que marcha hacia el horizonte, donde el amor verdadero vive, alentándole para continuar, desde sus convicciones de paz y justicia, de libertad y fraternidad, en el fragor de esa lucha diaria de la que siempre debe salir victorioso, pero, aunque a veces sea derrotado, no debe desfallecer, ya que su deber es proseguir, tras el fracaso, combatiendo, con denuedo y firmeza, para implantar el gozo por vivir en todos los corazones y la luz de la sabiduría en todas las mentes. En su camino hacia delante, siempre encontrará el apoyo vital de la mujer, como único referente para sus pasos y sus ideales, para sus sueños y sus aspiraciones… Mujer esta que fascina a la persona honesta, noble, sincera…, y exaspera al villano, al facineroso, al injusto…, porque la mujer es tan inmensa como el cosmos, sumamente tierna como cualquier flor, fuerte como un roquedal, dulce y apasionada como la mutua entrega de los amantes y bella como la naturaleza. Ella es así, simplemente, por ser mujer.

La mujer es para el hombre el sol que jamás se oculta, porque constantemente lo ilumina y le da vida total, vida impoluta y fecunda, vida que lo fortalece, lo anima a cada instante y lo colma de bondad y de sensibilidad y de savia creadora. Víctor Hugo concluye su poema “El hombre y la mujer” con estos dos versos: “En fin: el hombre está colocado donde termina la tierra. / La mujer donde comienza el cielo”. Con estas palabras, el literato francés dejó grabado a fuego en el intelecto del ser humano del pasado, del presente y del futuro la grandeza y la maravilla de ser mujer.

El día 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer, un momento para recordar la lucha por la igualdad de género. Aunque a lo largo de los años la mujer ha ganado en derechos y libertades, aún queda mucho por hacer. La violencia de género, por ejemplo, es una de las lacras que arrastra la sociedad, o los techos de cristal en las profesiones. El 8 de marzo es un día para condenar el machismo y reivindicar que todos tenemos los mismos derechos y libertades.

La Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró, en el año 1972, que en 1975 sería el Año Internacional de la Mujer. Esto fue un reconocimiento a los 25 años de trabajo de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer. Una comisión que luchó por eliminar la discriminación contra la mujer en 1967. Además, la ONU incluyó en los objetivos del segundo decenio la plena integración de la mujer.

El 8 de marzo de 1875, cientos de mujeres trabajadoras de una fábrica de textiles de Nueva York marcharon por las calles contra los bajos salarios, menos de la mitad de lo que cobraban los hombres. Esa jornada acabó con la vida de 120 mujeres debido a las brutales cargas policiales. Este hecho motivó que las trabajadoras fundaran el primer sindicato femenino.

El 28 de febrero de 1909 Nueva York y Chicago ya acogieron un acto que bautizaron con el nombre de “Día de la Mujer”, organizado por destacadas mujeres socialistas, como Corinne Brown y Gertrude Breslau-Hunt. Congregó a más de 15.000 mujeres en una marcha por la ciudad de Nueva York, exigiendo una reducción de la jornada laboral, mejores salarios y derecho al voto.

 En Europa, fue en 1910 cuando durante la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, celebrada en Copenhague con la asistencia de más de 100 mujeres procedentes de 17 países, se decidió proclamar el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Detrás de esta iniciativa estaban defensoras de los derechos de las mujeres como Clara Zetkin o Rosa Luxemburgo. No fijaron una fecha concreta, pero sí el mes: marzo.

El objetivo estaba claro: promover la igualdad de derechos. Paralelamente, el 8 de marzo 1910 fue un momento histórico para España. Ese año supuso el acceso a la universidad, en igualdad de condiciones, bajo una real ordenanza. Como antecedente cabe destacar la figura de Emilia Pardo Bazán, nombrada, en 1910, Consejera de Instrucción Pública por Alfonso XIII

Con la fecha ya fijada, en 1911 se celebró el primer Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Pese a la fecha acordada, en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza se celebró el 19 de marzo, con importantes mítines. Días después, el 25 de marzo se incendió la fábrica de camisas Shirtwaist de Nueva York. Un total de 123 mujeres y 23 hombres murieron, mientras trabajaban. La mayoría eran jóvenes inmigrantes que tenían entre 14 y 23 años

A partir de 1920, la consigna fue cambiando, haciendo referencia al Día Internacional de la Mujer. Con la celebración del centenario el 8 de marzo de 2011, esta fecha cobró mayor importancia.

            Coincidiendo con la primera guerra mundial, la fecha se aprovechó en toda Europa para protestar por las consecuencias de la guerra.

            La mujer a través de la historia ha tenido que combatir muchos problemas, como ya expuse. Con los siglos, los derechos, roles y estereotipos de las mujeres han evolucionado desde la Edad Media hasta el Siglo XXI.

LA MUJER
Lola Benítez Molina
Málaga (España)

Quien tiene una mujer en su vida: madre, amiga, hermana, esposa… posee una gran riqueza, pues las virtudes, que tienen, deben ser siempre ejemplo a seguir.

            “Virtud”, según recoge el diccionario, “es una disposición de la persona para obrar de acuerdo con determinados proyectos ideales como el bien, la verdad, la justicia…” Qué duda cabe que el ser humano, tanto hombres como mujeres, deben cumplir semejantes requisitos y que todos deben ser libres e iguales en dignidad y derechos. Está claro que todos tenemos unos derechos, pero también se deben cumplir unas obligaciones, sin avasallar, ni maltratar, ni perjudicar al otro género. La igualdad de la mujer y su valor intrínseco no debe ser menospreciado nunca, sino que el respeto debe ser la supremacía que impere.

Hace 70 años, las naciones del mundo adoptaron el compromiso de fomentar los derechos humanos y libertades sin distinción de sexo, raza, idioma y religión. Desde entonces se han puesto en marcha numerosos mecanismos y leyes, a nivel internacional, regional y nacional, para asegurar que dichos derechos y libertades llegan de manera efectiva a la mitad de la población, las mujeres.

            En 1979, se aprobó la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, instrumento clave de Naciones Unidas en la protección de los derechos de las mujeres.         

            Desde 2000 se han aprobado ocho resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU sobre el impacto desproporcionado de los conflictos en las mujeres, y que promueven su participación en el mantenimiento de la paz.

            En 2010, se creó ONU Mujeres, organismo de Naciones Unidas centrado en impulsar la igualdad de género en el mundo.        

            En 2011, se aprobó el Convenio de Estambul, con el objetivo de abordar todas las formas de violencia hacia las mujeres en Europa.

            Está más que demostrado la gran capacidad de las mujeres en todos los ámbitos y su habilidad para conciliar vida familiar y laboral.

LO QUÉ SIGNIFICA ESCRIBIR EN FEMENINO EN AMÉRICA LATINA
Por Luz Argentina Chiriboga
-Argentina-

El oficio de escribir se convirtió en una especie de palanca capaz de levantar el mundo. Escribir es un oficio social que implica solidaridad, deslumbramiento estético, testimonio de una época que sugiere el planteamiento renovador en la conducta humana. Sartre decía: «La literatura tiene necesidad de ser universal, y por lo tanto el escritor debe colocarse de lado del mayor número de personas».Las escritoras comprometidas se asumen como soldados de la pluma. Su conciencia es un fragmento de la conciencia de su tiempo. Vargas Llosa dice: «La literatura en general y la novela en particular son la expresión de un anticonformismo: son útiles a la sociedad porque recuerdan a los hombres que el mundo siempre será insatisfactorio y que siempre habrá que cambiar la
vida».
Principios políticos, pues sirven de brújula, de soporte para conseguir reivindicaciones. Utilizan la palabra para defender a los de abajo, que decía Azuela, a los nadies que dice Galeano. Las escritoras no comprometidas cierran
los ojos ante la historia y la realidad social concomitante, y pasan desapercibidos ante los acuciantes problemas de las sociedades.
El reto de la escritora comprometida es evitar que su creación, su imaginación, sus vivencias obedezcan a consignas políticas que coarten sus posibilidades de expresión, su vuelo poético, de modo que se convierta en
prisionero de un partido político.
«No puede concebirse una transformación total de la cultura sin una análoga transformación total de la sociedad», sostiene el filósofo argentino Héctor Agosti. En efecto, si no superamos la angustia intelectual e
interpretamos la realidad dando valor, aliento, optimismo y rebeldía formaremos parte de un pueblo resignado y manso; de «un pueblo gentil, sumiso para soportar sin ‹parloteo› la explotación feroz», como dice Aníbal Ponce.
En América Latina existen escritoras comprometidas que han convertido la palabra en auténtica espada y que han luchado y continúan luchando por la independencia política.
Reconocemos que la cultura es el resultado de la acumulación histórica, de las experiencias de un pueblo, sus prácticas sociales, sus éxitos y sus fracasos a lo largo de tiempo. Un producto relativamente sistemático de costumbres, de conocimientos, de creatividad y de hábitos, es decir, de la personalidad de un pueblo. Es la expresión espiritual proyectada en las condiciones de la vida y conjugada con el destino de su pueblo.
Frank Fanon dice que «la cultura nacional es el conjunto de esfuerzos hechos por un pueblo en el plano del pensamiento, para descubrir, justificar y cantar la acción a través de la cual el pueblo se ha constituido y mantenido. La cultura nacional en los países subdesarrollados debe situarse, pues, en el centro mismo de la lucha por la liberación que realizan esos mismos países.»
La cultura no solo configura un estilo de vida en lo personal y con relación al mundo social, sino que se manifiesta en cada uno de los actos y en la formación intrínseca en el grupo integrado.
La cultura globaliza las diversas dimensiones de la vida de los pueblos desde sus orígenes y presenta una integración. Pero la cultura no es por esencia o necesariamente unitaria o nacional, ya que, a pesar de ser colectiva, está dada por los elementos que individualizan el sujeto social.
Según Guyau «el arte es social desde tres puntos de vista: por su origen, por su fin, en suma por su esencia misma.» La literatura es social porque tiene sus raíces en la sociedad, el material y las vivencias que se recogen sufren las
acciones de ésta que las hace recaer sobre ellas. La literatura es el reflejo condicionado del escritor ante los acontecimientos sociales.
La mujer latinoamericana ha participado en la evolución social, histórica, política y económica del país. El nivel de desarrollo nacional está dado en parte por el grado de contribución al trabajo material y espiritual junto al hombre.
Para mí es importante mantener presente la dialéctica socio-histórica; la literatura tiene que proyectarse como una construcción simbólica de los personajes, que son el producto de acciones sociales.
La literatura estudia las nuevas propuestas y cambios para involucrarlos en sus escritos. La historia de resistencia de los indígenas y de los afro latinoamericanos, ha servido para protestar contra el orden discriminatorio y de
marginación.
El proceso de insurgencia simbólica que se expresa en la lucha de los pueblos es el resultado de una herencia social e histórica de larga duración que ha ido desde la resistencia a la insurgencia simbólica, luchan por no perder su memoria colectiva, ya que la cultura dominante presenta un conjunto de elementos formales que responden a la ideología.
La escritora latinoamericana está obligada a estudiar los procesos de transformación de las fronteras culturales generadas por fenómenos como la globalización, la migración y la acción de medios masivos de información. La
identidad cultural está formada por conductas sociales móviles, variables, y un sentimiento de pertenencia de la comunidad. Percibo las identidades de los pueblos que forman América Latina como construcciones sociales y
construcciones dialécticas, pues las identidades cambian, se transforman y poseen una profunda historicidad. En el proceso de construcción de la identidad surgen preguntas como quién soy o quiénes somos, interrogantes que son claves para despertar la conciencia y sentirnos parte de un pueblo, de una sociedad que comparte la misma raíz histórica, en un mismo universo simbólico.
América Latina presenta diversas identidades, multívoca, polisémica y, como todo hecho social, está sujeta a razones multicausales, multifactoriales y multidimensionales. Cada individuo, cada país tiene varias identidades, porque cada individuo vincula otro conjunto de factores que ocupan distintos espacios sociales o geográficos. Aunque los latinoamericanos somos parte de un conjunto mayor, las diferencias permiten propias especificidades, las que nos diferencian de otras, y estas diferencias nos ayudan a sentirnos orgullosamente más nosotros mismos. Las variables se relacionan con la clase social, él género, la generación, la etnia, la situación económica, etc.
En América Latina estas identidades múltiples y diferenciadas se encuentran sometidas a una constante dialéctica de alteridad, en un constante proceso de transformación, sean políticas, económicas, de género, religiosas, etc.
Los pueblos latinoamericanos están luchando por defender sus identidades, ya que están atravesando por una profunda crisis debido a las propias contradicciones que se expresan en el proceso de globalización, dentro
del cual los estados nacionales están perdiendo su autonomía y su soberanía, al someterse a las reglas que impone la economía transnacional, que los obliga a adoptar modelos económicos que nada tienen que ver con los intereses
nacionales.

VICTORIA O CAMPO, UN PERFIL POCO CONOCIDO
Por Antonio Las Heras
Argentina-

Innecesario presentar a Victoria Ocampo (1890/1979): escritora, traductora, viajera incansable, creadora de la revista y editorial Sur, primera mujer miembro de la Academia Argentina de Letras, directora del Fondo Nacional de las Artes, vinculada a tantas personalidades de la cultura y la política de todo el mundo. Empero, hay un perfil de esta notable personalidad muy poco conocido. Nos referimos a su interés por la espiritualidad y los temas que hoy conocemos con la denominación de “paranormales.” Por lo cual nos ha parecido conveniente indagar al respecto. Los resultados han sido – a la vez – sorprendentes y muy interesantes. Veamos.

Comencemos señalando que el 30 de noviembre de 1961 aparece, por editorial Sur, la primera edición en castellano de “Sobre cosas que se ven en el cielo”, el último libro escrito por Carl Gustav Jung. En el texto se solapa, aprobado por Victoria Ocampo, se lee: “Jung analiza con rigor científico los diversos relatos respecto a ´objetos voladores no identificados´, pasa luego a considerar sueños en los que se manifiestan imágenes que corresponden evidentemente a los ´platos voladores´ cuya presencia se ha denunciado en la vigilia y examina después composiciones pictóricas vinculadas con la cuestión.”  Si. Este libro de Jung trata sobre OVNIS.

Sobre la cuestión de la vida extraterrestre hallamos en “Testimonios VIII” (1969) esta sugerente frase: “Nos convertiremos en lugar de turismo para otros astros (más dignos de sobrevivir), cuyos imprevisibles moradores vendrán a contemplar nuestras ruinas.”

En el mismo libro hallamos – en lo que hace a su correspondencia con Aldous Huxley – referencias a experiencias vivenciales parapsicológicas (en especial, fenómenos extrasensoriales) y de temas espirituales.

Nuestra autora también tenía sus conocimientos en Astrología como surge de estas palabras suyas referentes a la revista Sur: “… una obra común donde mi papel ha sido el de aportar algo proveniente de la casualidad, ese tesón que debo a los signos de Aries y Capricornio.”

Las cuestiones de aquello que la sabiduría popular denomina “sexto sentido” tampoco le fue ajeno. En su ensayo “Tagore en las barrancas de San Isidro” explica que tiene “una despertada intuición que recibo a manera de antena…”

En esa misma obra, hallamos este otro pensamiento que transparenta sus convicciones espirituales: “En el momento en que percibimos que la aparente trivialidad de lo finito es tan falsa como el aparente vacío del infinito, estamos próximos a dar por cierto que todo en la tierra es palabra de Dios.” Y en otra ocasión escribe: “¡ … Dios que no quieres ponerme a cubierto de nada y que no temes ni me reprochas el olvido en que te dejo! ¡Dios que saber que hacia ti sólo vamos por los caminos de la libertad! ¡Dios que me entiende y a quien yo no entiendo!.”

 Tan informada estaba sobre los asuntos paranormales que, en una carta al filósofo José Ortega y Gasset (1940), donde le refiere las bellezas y conveniencias de visitar los lagos del sur, agrega: “No me extrañaría nada encontrarme allí con un pleciosaurio…” Victoria conocía esta entre historia/mito/leyenda de la existencia de una familia de criaturas antediluvianas, habitantes en aquellos espejos de agua.

 Ocampo había leído y estudiado con fruición el libro “An experiment with time” (Un experimento con el tiempo), publicado en 1927 por John William Dunne. Se trata de un texto dedicado al fenómeno parapsicológico de precognición (conocimiento cierto de un hecho futuro que no puede ser conocido por razonamiento, deducción, ni inferencia lógica) y las dificultades que aborda la forma en que los humanos percibimos el tiempo.

También conoció las ideas sobre el karma, aclarando que lo había de tres formas: hereditario, kármico y consciente.

Supo de la primera institución dedicada a la investigación de lo que, por entonces, era conocido como “fenómenos ocultos.” Nos referimos a The Society for Psichical Research, creada en Londres a fines del siglo XIX. La menciona en su libro “Domingos en Hyde Park” (publicado por Sur en 1936) donde también hace menciones sobre la Teosofía, la Antroposofía y el ocultismo. Los nombres de Krishnamurti, Rudolf Steiner y Annie Besant aparecen allí citados.

Uno de sus biógrafos, Adolfo de Obieta (1.-) expresa: “Toda esta temática de la mente, pues, no le era extraña, le era propia. No sólo estaba informada de zonas del oscuro saber o el no saber. Sabía, y acaso había experimentado, que hay muchos mundos dentro de éste y fuera de éste. No falta incluso alguna referencia a episodios espiritistas o enigmas parapsicológicos, y a alguna ´comunicación´, aunque sin hablar de espiritismo ni mayor especificación.”

Podemos convenir en que la espiritualidad y lo paranormal, también fueron parte de los intereses que motivaron a Victoria Ocampo.

 

MUJER
Jorge B. Lobo Aragón
Argentina

Bienvenido el día de la mujer – que se celebrará el 8 de Marzo en todo el mundo-, para rendirle con renovado fervor el homenaje que todos los días se merece. Debemos reconocer, con dolor, compungidos y avergonzados, que estamos en deuda con ella. Este mundo moderno, que hace gala de conquistas y de liberaciones a pesar de que vivamos la angustia de la desocupación y de que el maquinismo desplace al hombre de sus tareas, es culpable, también, de un especial ensañamiento con la mujer. La mujer muchas de las veces, está perseguida, menospreciada, relegada. Por supuesto que no me refiero a todos los ámbitos sociales ni a todos los hogares, pero sí a la tendencia general y predominante en el mundo actual. Tata Dios la creó con idéntica dignidad que el hombre para ser su compañera; pero se pretende mostrar como que sólo alcanzaría su plenitud, su total realización, siendo su rival, su contrincante, su competidora, ya que podría realizar las tareas que el hombre realiza con similar capacidad y solvencia. De eso no hay dudas: los seres humanos, varón y mujer, están plenamente capacitados para cumplir las tareas humanas;  pero eso no justifica que se muestre como inferiores, subalternos ni denigrantes a los quehaceres que son típicamente femeninos, a las ocupaciones y funciones que a la mujer le están reservados por ser eminentemente femeniles ya que en ellos resplandecen las especiales condiciones de que las ha dotado la naturaleza: el cuidado del hogar, la crianza de la prole. Ante ese menosprecio por las labores femeniles se ha alzado la voz del Santo Padre en “Familiaris Consortio”: “Si se debe reconocer también a las mujeres, como a los hombres, el derecho de acceder a las diversas funciones públicas. La sociedad debe sin embargo estructurarse de manera tal que las esposas y madres no sean de hecho obligadas a trabajar fuera de sus casas y que sus familias puedan vivir y prosperar dignamente, aunque ellas se dediquen totalmente a la propia familia”. ESE ES EL DESAFÍO AL MUNDO DE HOY: estructurar a la sociedad de tal modo que las mujeres no sean de hecho obligadas a salir de sus hogares para competir en el mercado laboral. La irrupción de la mujer en diversas funciones laborales ha enriquecido, sí, al mundo del trabajo con el aporte de su esfuerzo, pero al mismo tiempo, por el empuje de una duplicación de la oferta, ha influido bastante desfavorablemente sobre la demanda. Pero lo fundamental no es eso; nadie piensa en mejorar la demanda laboral mediante selecciones ni exclusiones. Debemos tener presente que como hombres políticos y comunicadores, estamos llamados a mejorar la sociedad, para lo que debemos considerar que la mujer tiene pleno derecho a mantenerse en el ámbito del hogar, en la crianza de los hijos, siendo centro de amor, de paz, de belleza, de concordia, sin que nadie la obligue a mantenerse total ni exclusivamente en estas nobles funciones. Al rendir homenaje a la mujer, debo hacer una aclaración: dije que Dios la creó con idéntica dignidad que el hombre, para ser su compañera, pero me corrijo, ya que bien vista la dignidad de la mujer es superior a la del hombre, al que holgadamente lo supera en grandeza y noble esplendor. Rindo homenaje a la madre del hombre, ya que en la maternidad y en la crianza de los hijos ella concreta en forma sublime la nobleza del papel que cumple en el género humano.

LA MUJER:  “EL SEXO DÉBIL”
Elsa Lorences de Llaneza
Argentina

   En mis largos años de vida he oído difamar a las mujeres llamándolas “El sexo débil” Cuando joven me enojaba tremendamente oír este despropósito. Con los años la furia fue dando paso a la indiferencia: Es mejor demostrar que enojarse.

   En algún momento de la antigüedad la mujer era el adorno de la casa. El hombre la tenía bajo su pie y su palabra no valía demasiado. La mujer era sumisa y se dejaba someter. Todavía ahora en algunas culturas pasa.

   Un día se dio cuenta que tenía una capacidad intuitiva superior al hombre. Que además de limpiar, lavar, cuidar la casa, los hijos, el esposo y recibir a las visitas, servía para algo más, pero para eso tenía que salir de su casa, estudiar y capacitarse. Romper esa imagen con que el mundo la encarcelaba y aprovechó una época en que el hombre perdía su trabajo y que era ella la que necesitaba salir a trabajar y demostró que, además de todas las cosas que siempre había hecho, podía agregarle: trabajar afuera, traer el pan a la casa, seguir engendrando hijos y administrar el dinero para poder llegar a fin de mes.

   Entonces pensó: ¿Y el sexo débil dónde está? Y nos empezamos a reír cuando, de tanto en tanto, algún desubicado lo mencionaba, esos que se creían superiores. Esos, que muchas veces no conseguían trabajo y tuvieron que pasar a limpiar la casa y cuidar a los chicos para que la mujer saliera a trabajar y demostrar cuánto valía. Y esas dos palabras horribles empezaron a desaparecer y por suerte ya casi ni se escuchan y las mujeres se empezaron a imponer en cargos que eran exclusivos de hombres, manejándolos, a veces, muchísimo mejor.

    Es así, como Mahatma Gandhi, Líder Mundial en la cultura de la no violencia, llegó a decir:
  “Si por fuerza entendemos firmeza moral, la mujer es inconmensurablemente superior al hombre. ¿No tiene ella más intuición? ¿No está más presta al sacrificio? ¿No posee más poder de resistencia? ¿No tiene más valor? Sin ella el hombre no existiría. Si la no violencia es la ley del ser, el futuro pertenece a las mujeres.”
    Lo dijo  Mahatma Gandhi. Yo no. Yo apoyo.

MUJER
Manuel Llaneza Blanco
Argentina

MUJER, palabra que abarca y contiene en si misma las más extraordinarias cualidades y valores, que la han convertido en la columna vertebral de la especie humana, desde el inicio de los tiempos.
Sin sus formidables características y virtudes, quizá nunca hubiéramos alcanzado los actuales niveles de nuestra civilización.
La mujer ha sufrido a lo largo de los siglos destrato, sometimiento, violencia, abandono y otros muchos vejámenes que se manifestaron de diferentes formas, según la cultura de los pueblos y la época en que supo vivir.
A la mujer de ayer, de hoy y de siempre, dedico este humilde poema.
¡MUJER!
Dadora de vida,
fuente del amor.
Madre idolatrada,
bálsamo al dolor.
¡MUJER!
Refugio seguro,
consuelo a las penas.
Columna perenne,
en malas y buenas.
¡MUJER!
Que velas los sueños,
y calmas angustias.
Que sufres por todos,
sin mirar las tuyas.
¡MUJER!
Que fijas el rumbo,
y apoyas sin miedo.
A todos los que amas,
dándoles consuelo.

¡MUJER!
Que nunca claudicas,
y siempre peleas.
Con fuerza, sin pausa,
por lo que deseas.
¡MUJER!
Te necesitamos
más MUJER que nunca.
Más madre, más novia.
Más amiga y compañera
Más luz para transitar
El camino que nos queda

LA JOVEN DEL SAUCE
Diana Mirta Muñoz
Argentina

El sol se mostraba en su mayor esplendo,r mientras la joven se hamacaba en el columpio del sauce. A los pies, el murmullo del río entre las piedras trasmitía al universo la belleza de arpegios y silencios.
Inesperadamente, el gris oscuro se adueñó del entorno, el viento sopló mostrando su presencia y la lluvia descargó con fuerza destrozando el mágico momento.
Los rizos se transformaron en lánguidos tirabuzones, el cuerpo de la joven tiritaba al compás de los truenos y relámpagos.
Cuando la lluvia se detuvo, la pregunta fue ¿dónde está? ,¿Dónde fue?, ¿Qué sucedió? Era el lamento de un pueblo que la recuerda hoy como Mariana, la que se hamacaba en el sauce.

EL HOMBRE Y LA LIBERACIÓN FEMENINA
Por Gustavo Páez Escobar
Colombia

Tema que siempre ha preocupado a la humanidad es el relacionado con las diferencias existentes en la naturaleza del hombre y la mujer. El hombre, a través de los tiempos, ha tendido a dominar a la mujer, pero no lo ha hecho de manera racional, sino despótica y bárbara. Si viéramos el problema bajo el aspecto de ser el hombre el rey de la creación y al que como cabeza de la familia le corresponde tomar las iniciativas y afrontar los mayores riesgos, veríamos que su papel es elemental y que como tal le corresponde ser el dominador de la pareja.

Pero esa no es la dificultad en las relaciones del hombre y la mujer. Es que el hombre se vuelve violento, tiránico, avasallador y se cree imprescindible y omnipotente, olvidán­dose de que su complemento natural es la mujer, a la que Dios le entregó como compañera y no como esclava. Cuando el hombre razonable logra superar estos instintos de la ciega dominación y se torna elemento de paz y de civilización, está cumplido el fin de la naturaleza, que ha dado al hombre mayor mando, pero a la mujer mayor dulzura y mayor instinto. El hombre está hecho para mandar y la mujer para atempe­rar las emociones.

El hombre es más impulsivo y agresivo y la mujer más emocional y consciente. Desde la época de los faraones y los emperadores, cuando la mujer tenía un papel secundario, y más aún, era simple de objeto de placer, el hombre ha pretendido encontrar en la mujer no a la amiga sino a la esclava. El  propio matrimonio en nuestros días, cuando no sabe armonizarse, como es el común denominador, se convierte en una relación dispareja donde el hombre se torna posesivo y dominador y la mujer, esclava.

Esa tendencia al dominio irreflexivo es lo que se conoce hoy como el machismo, o sea, una identificación con el animal, con supresión de los instintos racionales.

El machismo vuelve al hombre animal de pasio­nes y lo relega al papel de ente despótico y cruel. No todos, desde luego, caen en tales extremos, porque tam­bién hay varones sensatos que entienden su condición de amos y no de tiranos.

Ante tales desviaciones de la humanidad se ha impuesto la liberación femenina como una bandera de la mujer para rescatar su condición decorosa. La mujer quiere qui­tarse el yugo de la esclavitud y procura hoy, por todos los medios, rechazar el despotismo. Si mejor se analiza la situación, donde más se practica la desigualdad es en las relaciones sexuales, en las que el hombre camina de afán, hartándose, y la mujer se supedita a los caprichos del macho. La guerra de los sexos es tan funesta como el enfrentamiento de las armas.

La liberación femenina mal practicada puede llevar a la mujer a incurrir en el libertinaje, estado lesivo de su dignidad. La fórmula ideal consiste en que el hombre continúe siendo el rey de la naturaleza, que maneje los medios de la subsistencia, y la mujer, su dulce compañera, que le procure atractivos y descanso en la hora de la fatiga y sea su inseparable aliada en el momento del infortunio o de la alegría.

NOVELA DE LA VIRGEN

BREVE EXPLICACIÓN: (Parte I: A manera de Obertura)

“La Novela de las Virgen” es una obra,  sui-géneris, por medio de la cual planteo la necesidad de que la frase “El poder se ejerce” quede resueltamente establecida en las mentes de todas las mujeres. Para que esto ocurra, yo, como autora,  apelo a la buena disposición de los lectores, (Y en especial de las lectoras) ya que, si bien la estructura de la novela (no del todo ortodoxa) se mantiene dentro de los parámetros aceptados para  las obras ficcionales, se trata de un ejercicio continuado de asociación de ideas relacionadas con la frase aludida arriba. Eso así porqué, desde tiempo inmemorial,  el poder fue ejercido indiscriminadamente por los varones. De allí, la necesidad existente y renovada constantemente de considerar al Dios Primigenio Todopoderoso y Eterno como “Padre” para que se entendiera que Él era el depositario de la “Autoridad”

La Virgen se desliza desde las páginas de un  cuento que relata las penurias a las que fue sometida, mientras era transportada por sus fieles,  en una procesión organizada por los desplazados del sistema. Cuando la encuentran sucia, rota y llorando dentro de la Sacristía, lugar donde se escondió, comienza a hablar delante de las Marianitas, allí congregadas.

Ella, la Virgen María, habla y refiere lo que durante tantos años calló. Explica, desde su propia subjetividad lo que no puede inferirse de los textos bíblicos, los Evangelios y demás textos mágicos.  Con su positiva actitud, la de entrega de su palabra, alecciona a las mujeres, dando testimonio, tanto de su labor docente, para con  Jesús  niño,  creciendo a su lado,  tratando de encontrar la forma de liberarlo  de sus tribulaciones,  como de lo que fue su natural proceder, en aquel  entonces, tiempo en que quedó escrito lo que se decía de ella:   “María, la Virgen, pensaba mucho, pero todas sus palabras quedaron guardadas en su corazón”.

La Novela nada tiene que ver con lo que, medianamente,  debería  entenderse  por “obra religiosa”. Tal vez, porque su esquema argumental sólo  fue construido para que se tome conciencia respecto de lo provechoso que resultó al varón el uso discrecional y sin oposición de ningún tipo, de la fuerza de su  poder. Poder que ejercía sin retacéos.

La Virgen refiere ahora, luego de casi dos mil veintiún años,  lo que seguramente dijo y sintió, ante las circunstancias que le han tocado vivir durante su vida terrenal y lo hace para pedir.  Sin embargo, no pide catedrales, tampoco basílicas ni templos.  Pide lo correcto: Lo que a ella y a todas las mujeres, todavía “se les está debiendo”.            

Esta explicación, de ser posible, debería completarla, pero no pretenderé extenderme.  Quiero hacerles saber que sería de suma utilidad que yo transcribiera, aquí, algún capítulo corto  dentro de cuyo texto las apreciaciones de la Virgen como así también las preguntas formuladas por ella al Ángel de la Anunciación, servirían para que los lectores identifiquen el tono de alegría coloquial con el cual fue construida esta obra.

Tres aforismos de Pablo Albamonte:

  • “Algunos nacieron para decir mentiras, otros para acallar verdades” (atenuar, silenciar, moderar).

  • “El arma favorita del engaño es la facilidad”.

  • “La dádiva se suplica, el derecho se exige”. Y aquí, en este punto, surge la necesidad de agregar algo para que la idea quede incluida en nuestro tema relacionado con los dichos de La Virgen: La norma involucrada en todo derecho debe ser clara, precisa y justa, de lo contrario sobreviene, la necesidad de exigir, previo al cumplimiento de la normativa oscura, el cumplimiento de la obligación de esclarecer, para que quede justificado aquello que se exige.

Mucho resortes se soltaron y cerrojos de difícil apertura fueron cediendo, mientras nuevas circunstancias, dentro de las nuevas dimensiones descubiertas, se iban presentando ante mis ojos, involucrando, además, a todos mis sentidos, como para que yo, la autora, escribiera, lo que sin  titubear expresé conjeturando. Poniendo en labios de la Virgen  sus necesidades, inquietudes y sugerencias… Ahora les toca a ustedes, los que se constituyan en lectores, formularse, respecto de su sostenido silencio, las preguntas que hagan falta. Y contestarlas desde su propia óptica, la femenina, que es la que hoy, aquí nos importa.

 Pequeña introducción: Todos sabemos que “El Poder” se ejerce. El Poder es una institución que viene de lejos. Que se ejerce para hacer el bien o para hacer el mal. Para perdonar los pecados y hasta para elegir mujer.

Yo fui hasta allí. Hasta el lugar desde el cual la sugestión, de ese poder, influyó tanto como para irradiarse en todo el género humano. No voy a referir, todavía, el punto. Ustedes ya se van a dar cuenta. Tal vez los hombres que transcribieron las escrituras (ambas) se comportaron como debían hacerlo, relatando los hechos acaecidos, sin que surgieran sobresaltos al expresarlos, ejerciendo, coincidentemente, el poder varonil que ya venían ejerciendo, sin oposición. Tal vez el Antiguo Testamento fue más calmo, más cauto. El Dios al cual se referían en aquella época era el considerado Todopoderoso y Eterno. Sin otro aditamento. El Nuevo Testamento ya corresponde a otro cantar, un poco más tendencioso. Eso, porque  expresó el concepto de “Poder”, el genuino Poder Primigenio y Total proveniente de Dios -que es el que nos interesa, por considerarlo hoy como motor iniciador de arranque- con el sentido interpretativo que todos ellos le daban en aquel presente y que se mantuvo, así interpretado, sin analizar hasta nuestros días, Tal vez porque a nadie le importaba. 

Ese tipo especial de sugestión aceptada -la del Dios Primigenio, Creador Todopoderoso y varón, como para elegir, de una manera sublime, a la madre de su hijo- la que duró tanto tiempo, exactamente 2020 años y fracción,  seguramente quedará neutralizada totalmente, algún día. Intuyo que la idea del Poder, generado desde ese lugar para ser interpretado, subliminalmente, de la manera suave y sutil en que lo fue, habrá de cambiar, pero para que ese cambio se produzca, de manera pacífica, deberá desandarse el camino con prudencia ya que el tiempo que demandó su construcción, repito: fue de casi 2021 años. 

Transcripción de parte del Capítulo V de la Novela de la Virgen.

Pág. 63 de la 2ª edición: En este estado, la Virgen, preguntada por las Marianitas escuchadoras sobre el perdón de los pecados y la consagración del vino y el pan, contesta:

La mujer recién podrá perdonar los pecados, en el nombre de Dios, cuando atreviéndose con osadía

lo intente. Tal como hicieron los varones, en un acto con el cual les fue muy bien.

Y más… recobraremos, las mujeres, la dignidad no alcanzada en ciertos ámbitos a causa del miedo, de la prudencia o de la humildad, el día en que, también, atreviéndonos -y está bien que así lo reitere, además- y sin pedir disculpas, por exigir lo que por derecho humano nos corresponde, entremos en la escena real, sin pedir permiso para hacerlo, moviéndonos como corresponda con osadía, que es mucho más que atrevimiento, ya que esa palabra “osadía” denota una firmeza existente en la persona ubicada en el lugar y tiempo oportunos, subjetivamente interpretados por quién actúa, en el momento de hacerlo.

Cuando lo exigido, como imperativo categórico de igualdad, no nos sea concedido por discriminación caprichosa, como todavía ocurre, por persistir en ciertos círculos las denigrantes circunstancias aún imperantes, entonces… no nos propondremos perdonar sino que perdonaremos, lisa y llanamente, los pecados de la humanidad, también nosotras –herederas legítimas de los doce apóstoles, por ser tan copartícipes de la humanidad, como lo fueron ellos ¿por qué no?– y consagraremos la hostia, sin titubeos para transformarla en Sagrada, si eso fuera lo que hubiéramos pedido, dejando aclarado que los descriptos, son sólo dos de los muchos reclamos que por ahora y “sumisamente y para crear conciencias” pacíficamente y a partir de hoy, por mi intermedio formulamos todas. Nadie se encuentra autorizado para determinar lo que las mujeres pueden o no pueden hacer, si se lo proponen y su naturaleza se lo permite y no estuviera prohibido por ilegal. Aunque, bueno es dejar establecido, como hecho real, que en ciertas legislaciones todavía vigentes, mucho de lo que habrá de plantearse aquí, con mis declaraciones testimoniales extemporáneas, vertidas hoy comedidamente, contiene su carga de ilegalidad manifiesta respecto a aquello que concierne al libre accionar de las mujeres, por el sólo hecho de ser mujeres las que reclaman la posibilidad de concreción de ese accionar. La propiedad del hijo en el Islam, por ejemplo, pertenece al padre, declarado como tal, ya que corresponde a éste establecer la continuidad de la prosapia por la herencia, aunque ese varón –el que pretenda imponer, a su favor, ese derecho de propiedad– no sea el verdadero padre biológico.

Aquí, sin ir más lejos, muy cerca de este lugar, sucedió un hecho extraño que quiero contarles por excesivamente injusto: una familia formada por un padre jordano, una madre argentina y más tres niños habidos de esa unión, sudamericanos por nacimiento. Un conflicto familiar de tono alto y una culminación que generó el asombro. El rapto de los niños por el padre. El viaje hacia Jordania de los cuatro sin haber mediado autorización de la madre, ni el menor cumplimiento de la ley, concretó un hecho tristemente irremediable. Nadie respondió hasta que los niños se hicieron mayores.

La indiferencia concerniente a los reclamos se hizo sentir. Sin presencia de madre, en esas latitudes, ni idioma castellano de intercambio continuo asegurado, por muchos años, hicieron perder a esos niños,  por decisión varonil no sólo la mitad faltante de ternura cercana sino, además, el equilibrio emocional.

Creo que nuestras jóvenes deberán pensar un poco más en las “cuestiones claves”, en especial cuando en juego se encuentre un matrimonio “mixto” y con interposición de existencia de leyes de esta naturaleza.

El mal, sépanlo, es entre otras cosas, todo aquello que nos aparta de un objetivo válido (es escollo; es obstáculo). Si tomáramos en cuenta la libertad inicial del hombre, el escollo es parte necesaria del camino emprendido. Ya en nuestros días, por ejemplo, una casa de departamentos de varios pisos se constituye en escollo visual pues no permite ver más allá al que lo desee. Hasta el camino, en la marcha, se transforma en escollo, a veces.

Dios creó todos los elementos con los que contó, puros. Comenzando por la fuerza de gravedad, justamente, para que nada y ninguno se le escapara. Al instante o pasado un tiempo éstos elementos se combinaron según su necesidad. A la necesidad la determina la propia naturaleza de las cosas. Por tal motivo, es así como en los infinitos caminos otorgados al hombre, llamado libre por el amplio poder que detenta para transitarlos, de repente aparece otro hombre, tan libre como el primero, transitándolo soberanamente y muy campante. Eso así, hasta que la definición del combate trabado por el logro de su hegemonía ponga fin a la contienda entablada solamente en un foco, generado en un punto, siempre.

Es que las libertades de esos hombres (ambos) permiten el tránsito tranquilo pero sólo hasta el momento en que la búsqueda del objetivo común, al transformarse en fuerza contraria, se oponga a la acción de proseguir la marcha juntos.

Un objetivo común inicial podría haber sido: transitar ese camino en busca de cosas aprovechables, por ejemplo.

A esa otra búsqueda opuesta, transformada en obstáculo desde que el hombre necesita más fuerza para poder salvarlo o contrarrestarlo; fuerza ejercida contra sí mismo –esfuerzo físico propio– o contra otro ser con propósito opuesto; fuerza de contienda –contendiente–, el hombre, sin reparar en mayores detalles la llamó mal.

Por todo lo expresado, queridas amigas, por todo lo aquí expuesto, surge una única e irrefutable verdad amparada por el derecho natural basado en la lógica pura, como prueba de la necesidad de producir, de ahora en más, el cambio respecto de las normas existentes, a partir de los hechos que fundan las argumentaciones de los variados reclamos.

Por de pronto diré que los que niegan el derecho a sus iguales en dignidad humana, de contar tomando parte activa en ciertas actividades para cuya concreción las mujeres se sientan naturalmente idóneas y además dispuestas, aduciendo impedimento por cuestiones referentes al género, no siendo, éste, un elemento esencial de invalidación categórica y manifiestamente necesaria para imponer esa invalidación, se comportan, de manera indudable, como dogmáticos recalcitrantes e irrecuperables. Personas cuyo  juicio, respecto de algo o alguien, trasunta, por si sólo, un criterio de indiscutibilidad, negado a toda discusión, por arbitrario; represores dentro de cuyas mentes la predisposición al debate –que es discusión lógica– fundado en la razón que permite el acuerdo, no existe como idea germinal conciliatoria. Eso así, por cuanto no existe manera ni fórmula capaz de justificar tal negación cuando el género del cual se encontrara provista la persona que pretende actuar (femenino siempre, en este caso) permitiera la realización perfecta, por lo natural de ese hecho, el negado a quién pretende concretarlo.

Norma de algún derecho humano –clerical o no– debería tratar esta injusticia sin necesidad de petitorio alguno. Injusticia que no emana de Dios, pues Dios es justo por naturaleza. No lo digo yo solamente (así se expresan, también, los que manifiestan saber de Dios), sino que por el contrario, emana desde algunos seres humanos de sexo masculino, que interpretando conjeturalmente signos y hechos acaecidos en épocas remotas -de costumbres acordes con las circunstancias imperantes en ese entonces- establecieron para sí, y sólo para sí, el poder salvítico de reconciliación religioso, concerniente a la redención de las almas. Considerándose, cada uno de ellos, en su exclusiva calidad de intermediarios incuestionables de Dios, hasta hoy, e insustituibles en virtud de un Estatuto-Ley-Bula o Dogma que impuso al género masculino, en forma expresa, la limitación concerniente al ejercicio de esa calidad. La de intermediario exclusivo en la salvación. Esos mismos hombres u otros con idénticas características personales y de mentalidad similar, establecieron de ese modo pero en otro orden de cosas, el “Poder Protector Político”, relacionado con la salvación o éxito en la obtención de mejor calidad de vida –o condena por retaceos– en los beneficios relacionados con los repartos terrenales de potencia o impotencia.

Y esto no sólo fue sino que, sin variaciones de ninguna naturaleza, sigue siendo así en todo lo relacionado con el quehacer religioso de la Iglesia Católica Apostólica Romana. Y eso así, por cuanto los varones poderosos de la referida Iglesia, los repartidores de impotencias, los que imponen haciendo respetar las normas por ellos sancionadas, aseguran, sin que los turbe ninguna duda –tal es el grado del poder de sugestión que desde su convencimiento otorgan a la comunidad humana– que la cura del alma por medio del perdón proveniente de Dios, sólo se encuentra en ellos, los consagrados con expresa determinación limitante de género. Dicen: “Deben ser varones los herederos únicos y universales, a su vez, de los primigenios doce apóstoles, también varones todos”. Y… si nos atenemos a las pocas páginas que la historia permitió dejaran escritas los evangelistas que redactaron testimonios variados de los hechos acaecidos en las tierras recorridas por Jesús, vemos que fueron sólo cuatro los Libros Sagrados reconocidos como válidos e integrados al Antiguo Testamento como continuadores del mismo. Y, a partir de todo lo aquí dicho podemos, entonces, asegurar otra cosa más: Que, esos escasos textos expresados en esos Evangelios, fueron redactados sin expresiones de limitación de género ni consideración alguna respecto de la posible actitud de las mujeres relacionada con la necesidad imperativa existente de perpetuar la Buena Noticia, mediante su difusión. En general la indiferencia respecto de las mujeres pareciera haber sido ofrecida al público lector de esa y de todas las épocas, a través del silencio impuesto acerca de sus posibilidades como seres libres, ya que todo lo que a éstas les concernía se desarrollaba intramuros del hogar.

Ahora bien: No debemos olvidar, respecto de la Iglesia, lo indiscutible por innegable: Que, actualmente, no contamos con todo el material, ya que muchos de los Evangelios escritos en aquella oportunidad, considerados textos de descarte, fueron condenados por los teólogos de los inicios del Cristianismo a perecer, atento a que no fueron reconocidos, por ellos, como dignos de trascendencia. No olvidemos tampoco: que con respecto de una buena parte de los salvadores políticos descriptos ya, podríamos repetir todo lo dicho. Eso, atento a que la ley todavía para muchos de ellos proviene de las emanaciones del espíritu de Dios. Así se expresan ciertos textos de algunas legislaciones para justificar su indiferencia. ¡DIOS NOS LIBRE DE ESA LEY! La que niega a la mujer el derecho de ser persona.

Transcripción del Capítulo VI de la Novela de la Virgen: La Virgen reitera petitorio

Se dijo ya que algunos varones interpretando conjeturalmente signos y hechos sucedidos en épocas

remotas limitaron al género femenino, en pleno, excluyéndolo del ejercicio del poder salvítico. Bien. Conjeturales fueron esas interpretaciones, tanto como conjeturales resultaron ser las imágenes que la plástica (dibujos, láminas, óleos y esculturas) echó a rodar por el mundo para que entrara a los hombres, por la vista, la imagen de Dios, abstracción por excelencia, en la figura de mi hijo: Jesús. También siguen siendo así las cosas y los hechos, impuestos y aceptados (plástica en medio) en todo lo relacionado con el quehacer político vigente en ciertas y extensas regiones del planeta (cercano, medio y lejano oriente y en especial en ciertas regiones del África).Creo, profundamente, que ha llegado la hora de dar a conocer mi palabra, sea oral o escrita. ¿Literatura? Expresada, esta última, como testimonio atesorable en las páginas de un libro. Y todo para que la palabra redimida por medio de la literatura justamente –poderosa herramienta testimonial primigenia de interpretación de situaciones y fenómenos– consiga perdurar en el tiempo, por el perfecto uso que ella propone, libro en medio. Y con la puesta en marcha de ese sutil deslizamiento de la línea del olvido, concretado siempre hacia delante; siempre hacia los confines del futuro.

Como final de este artículo les ofrezco el poema obrante en la página 82 de la Novela.

Preguntas de las amigas de la Virgen al Ángel de la Anunciación

Amigas de María:
¿Es verdad que ha de ser un Dios muy serio?
¿Que intentará salvar a los mortales
sin revelarles nada del misterio,
sumidos como están entre sus males?
Ángel: … (No se lo escucha)

Amigas de María:
¿Es verdad que ya estando todo escrito
inútil ha de ser que no aceptara;
que ese “no” sin sentido, como un grito
llamaría a quien la reemplazara?
Ángel: … (No se lo escucha)

Una de las Amigas:
Eres ángel no Dios; te doy la mano.
Y aunque sé que no adviertes de antemano
que es posible que encierre una injusticia
este hecho será la gran noticia.

Amigas de María:
¿Crees que algún día se llegue a saber
por qué en su momento Dios no fue mujer?

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER
Carlos Pérez de Villarreal
Argentina

En 1975, la Organización de la Naciones Unidas (ONU) declararon el 8 de marzo, “Día Internacional de la Mujer”. Dos años más tarde fue proclamado “Día Internacional de la Mujer y la Paz Internacional”, pero… ¿sabemos por qué fue elegido ese día?

Tendríamos que remontarnos a mediados del siglo XIX, cuando en plena revolución industrial, el 8 de marzo de 1857, infinidad de trabajadoras textiles tomaron la decisión de salir a las calles de Nueva York con la consigna “Pan y Rosas”. La protesta tenía varios puntos en común: las paupérrimas condiciones laborales, reclamar un recorte en los horarios de labor y finalizar con el trabajo infantil.

Prácticamente fue una de las primeras manifestaciones luchando por derechos inalienables. De allí en más, distintos movimientos comenzaron a hacerse patentes, visibilizándose.

Debemos recordar también que esta lucha fue costosa; el hecho más horroroso, tuvo lugar el 25 de marzo de 1911, cuando se produjo el incendio de la fábrica de camisas Triangle Shirtwaist, en la ciudad de Nueva York, donde murieron 123 mujeres y 23 hombres, la mayoría jóvenes inmigrantes que oscilaban entre los 14 y 23 años.

Según los informes que se llevaron a cabo por los bomberos, la causa pudo haber sido una colilla de cigarrillo encendida en un cubo con restos de tela. Ninguno pudo escapar porque los dueños de la fábrica tenían cerradas todas las salidas, práctica habitual por ese entonces para evitar robos. También existen presunciones que el incendio pudo haber sido causado intencionalmente. Fue el desastre industrial más mortífero de la historia de la ciudad. A raíz de este hecho se tomaron nuevas medidas de seguridad y salud laboral en todo el país.

Debemos acotar, que antes, en 1910, en Copenhague (Dinamarca), cien mujeres provenientes de diez y siete países, decidieron declarar el “Día Internacional de la Mujer Trabajadora”, sin fecha fija, pero si dictaminado el mes de marzo.

Esta cumbre permitió que al año siguiente se celebrara por primera vez el “Día de la Mujer” en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza, organizándose reuniones en donde se reclamaba el derecho a votar, a ocupar cargos públicos, a trabajar, a la formación profesional y a la no discriminación laboral.

La celebración se fue internacionalizando, y diferentes países fueron asociándose a los acontecimientos. Rusia adoptó el día tras la Revolución comunista de 1917. Le siguieron muchos países. En China se conmemora desde 1922, mientras que en España se celebró por primera vez en 1936. La República Argentina adhirió a esta fecha a partir de 1983, año en que se restauró la democracia.

En 1908  las sufragistas inglesas, usaban el color morado. En décadas posteriores las mujeres socialistas eligieron este color como emblema de la lucha feminista y ulteriormente se lo relacionó a la jornada que se celebra cada 8 de marzo. Es el color representativo del “Día de la Mujer”, y el que identifica a las mujeres o los edificios, como símbolo de la reivindicación.

Este año el tema acordado será: “Mujeres líderes: por un futuro igualitario en el mundo de la Covid-19”, celebrando los enormes esfuerzos que desarrollan las mujeres y las niñas, en todo el orbe, para tener un futuro mejor, más igualitario, recuperándose de esta tremenda pandemia.

Como trabajadoras de la salud, organizadoras comunitarias, cuidadoras, las mujeres han estado en la primera línea en esta emergencia, aportando sus experiencias, conocimientos y destrezas diferentes, que favorecen de manera indefectible en las decisiones que se llevan a cabo, políticas, sociales y legislativas, que representen mejor a todas y todos.

Durante 2020 y lo que va del 2021 han surgido nuevas dificultades que se suman a las condiciones sociales, que venían sucediendo desde antes, deteniendo la intervención y el liderazgo de las mujeres. Ellas se enfrentan en todo el mundo a un acrecentamiento de la violencia doméstica, a trabajos mal remunerados, desempleo y pobreza.

Para proteger los derechos de las mujeres y aprovechar completamente su potencial ante una pandemia, se debe fomentar la posibilidad de que tengan la oportunidad de adopción en programas y políticas en todos los ámbitos, ya que pueden brindar perfectamente, respuestas y recuperación ante esta tragedia.

Un dato más que nos lleva a reflexionar. ¿Por qué en las antiguas civilizaciones de todos los continentes se rendía homenaje a las Diosas de la Fertilidad, que por supuesto eran mujeres? ¿Hemos perdido hoy en día esa facultad de darnos cuenta de que la mujer por ser engendradora de vida, tiene una capacidad diferente al hombre?

Ni atrás, ni adelante… juntos, en pos de la dignificación humana, por la convivencia en paz, tratando de lograr que los millones de personas que habitamos este planeta Tierra, podamos vivir en armonía.

LA MUJER EN LA POESÍA
EL PODER DE LA PALABRA CONTRA LA VIOLENCIA
María Sánchez Fernández
Úbeda.- España

Siempre he tenido por cierto que el mundo de las letras es fascinante. Hay que deslizarse por las numerosas vertientes de la literatura para descubrir, con asombro y placer, que guarda un rico tesoro pleno de colorido. Este ilumina nuestra imaginación hasta llevarla por unos caminos inesperados donde la realidad se convierte en fantasía. Nos encontramos con la ficción de la novela…, la profundidad del ensayo…, la fantasía del cuento…, la opinión informativa…, la elevación de la poesía…
Todo este despliegue de comunicación es pasando por la expresión  de la palabra.
Como poeta me concentraré en la palabra escrita y hablada, teniendo como medio sublime la Poesía.
La Palabra en la poesía es el arma blanda, sin filos, que sabe combatir con amor y sabe vencer con honor a la violencia. La violencia se repliega en sí misma, agacha su cerviz y se hace pequeña ante una frase dicha con delicadeza y amor.
A través de los siglos, la mujer siempre se destacó, por su enorme sensibilidad, en este hermoso campo de la palabra. Nos remontaremos al s. VI antes de Cristo en el que la famosa poeta griega Safo de Lesbos creó su propia Academia enseñando a sus alumnas retórica, declamación y sobre todo expresión poética. Después, hasta situarnos en nuestros días, mencionaremos, entre muchas mujeres poetas de varios puntos del mundo, a Sor Juana Inés de la Cruz, Santa Teresa de Jesús, Gabriela Mistral, Rosalía de Castro, Rosa Chacél, María Zambrano… y tantas y tantas más. Todas combatieron la violencia como valientes soldados con la sabiduría de la palabra.
La palabra en la poesía está ahí; para ayudarnos a vivir. Para revelarnos las cosas maravillosas que pueden brotar del alma humana transmitiendo constantes himnos a la no violencia.
En nuestros días, la poesía está tan presente, tan latente, que se deja escapar del alma femenina como algo tan natural como es el reír y el llorar.
La palabra en la poesía no es hiriente. Lleva tintes de paz…, de amor…, de fraternidad… Por eso cuando hay tiempos conflictivos, cuando el mundo quiere cambiar su vestido floral por una túnica gris, maloliente y hecha jirones; cuando el dolor es una tenaza que aprieta y aprieta,  la palabra poética se esfuerza en cambiar esa imagen nefasta y trata de bañar con su bálsamo purificante las heridas causadas por las catástrofes y las ambiciones humanas.

Les hago una definición de lo que es para mí

LA POESÍA

Pregunto en mis silencios: ¿qué es poesía?
¿Es belleza escondida en sentimiento?,
y escucho las respuesta en un aliento
que deshace mi noche en claro día.

– “Es vibración envuelta en fantasía.
Es caricia, quejido, río y viento.
Es amor, desamor y desaliento.
Es deleite y dolor en armonía.

Poesía es el éxtasis divino
que ilumina de cánticos el alma
y en torrentes derrama sus latidos.

Poesía es sonrisa, es dulce vino,
es música cantada en suave calma
que perfuma de gracia los sentidos

                                     

 YO MUJER
Gladys Semillán Villanueva

-Argentina-

De tu costilla salí entonces compartimos las mismas cosas, virtudes  defectos
porque somos humanos…si…de carne y hueso.
No  me culpes ni lastimes si los dos mordimos la misma manzana solo…

  ¡ QUIÉREME!
“Aunque no sepa yo fingir que de todas mis flaquezas sacaremos fortaleza para revivir
Porque estoy destinada a salir del universo y llegarme a ti desde ese infinito
que te irá envolviendo hasta cruzarme contigo en un preciso destello.
No fui modelada para ignorarte fui pensada para acompañarte en un derrotero
que iremos dibujando juntos pues siento que desde ese espacio fabuloso una
linea como estela en el firmamento van nuestros pasos siguiendo e iniciando una
huella que ambos transitaremos.
Nos elegimos, desde ese deslizarme hacia ti fui del espaccio recogiendo los favores
de la ternura, la paciencia,el amor,la alegría, los sueños,las caricias, las palabras
que le dieran sentido a cada una de esas condiciones para que supieras quien
llegaba a ti.
Y me vestí de sueños.
Y atravesé desiertos de misterios pensando que me ayudarías a desvelarlos juntos
para que no tuviera miedos.
Que en ti encontraría el seguro puerto a este viaje emprendido desde un lugar
de inocencia y juego.
      
¡QUIÉREME!
Si hacia ti llego viva ,esperando el primer beso.
La primer caricia el primer encuentro.
Seamos luz en este magnifico cielo, unas estrellas mas en el mundo que habitemos.
Que solo venga de tí la respuesta que espero, tu presencia, tu sostén,tu cuerpo
como defensa,tu compresión y deseo.
Que la diferencia sea solo por mi debilidad física pero no de espíritu pues bien que sabré sostener a nuestros hijos y soporté tu peso si estás herido.
Recibirás al anochecer las mieles y al amanecer despertarás decidido a emprender un nuevo desafío.
Estaré siempre contigo.
 
¡QUIÉREME!
“Que aun no se que hago aquí y todo es un desierto fuera de tí”
Que esto es cosa de dos, y no supone sacrificio.
El amor bien entendido no establece diferencias,somos dos en el mismo camino.
No  pienses en quien da mas todo esto es compartido.
Ni lo tuyo ni lo mio, de los dos, por el bien por el amor que hemos prometido no a los otros a nosotros mismos.
Protégeme  se mi fuerza y mi destino.
Se el que me cubra cuando tenga frio.
Seré refugio cuando estés rendido.
Se el que siembre  mi vientre adormecido que yo brotaré para ti en hijos.
Comprende que tu amor será para mi cobijo.
Que mi amor hacia ti será  esperanza y nido.

¡QUIÉREME!

Sabiendo ser leal desde tu integridad sin desvaríos.
Que yo sabré ser fiel sin condición porque eres el amor mío.
Sostenme entre tus brazos que solo en ellos confío.
Elevarme en el universo del amor que nos dimos sin dañarnos sin culparnos
sin destruir lo que un día soñamos.
Atisba en las auroras mi sueño confiado esperando tu beso para comenzar a hilar la manta y en ella sedientos de amor hallarnos.
Que no sea nuestra vida una cruz ni un calvario.
Que transitemos juntos el aprender a ser lo que esperamos.
Un Hombre y una Mujer que en el espacio de la creación cumplirán un fabuloso
DESTINO.
¡QUIÉREME!
COMO NUNCA  HAS QUERIDO.
TE QUERRÉ COMO NUNCA  HE QUERIDO
Solo el amor puede transformar la injusticia, la maldad, el desatino, el dañar,
la muerte…sin razón…solo por un infierno no querido.

                         

SER MUJER
Dorothy Villalobos
New Jersey (USA)

Las mujeres tenemos muchos dones, entre ellos el de ser madres aunque algunas
veces no son hijos propios pero siempre sentimos esa gran ternura hacia los niños, la naturaleza, los seres necesitados,los animales, es un sentimiento que nace con nosotras a pesar de lo fuertes que queremos lucir frente al mundo.
Pero lo más sublime es nuestra voz y la forma de entender lo que nos rodea.Tenemos el don de colorear nuestro mundo con los secretos colores de las flores, la hierba, las plantas, las piedras, la luna y el sol.
Las mujeres entendemos el suave lenguaje del río, de los árboles, de los pájaros, del mar, de la mañana, la noche,  hasta el silencio,de las lágrimas, de las risa y la verdadera alegría. También distinguir porque llora un niño. ¿Qué tiene?, Qué quiere?, Qué necesita?.
Podemos entender el dulce susurro de los Ángeles y ver sin miedo en la oscuridad de la madrugada, durante las tormentas y los días sin sol. Como escuchamos de forma muy tenue el canto de las estrellas lejanas, del viento, del cálido sol que me abraza y de las noches que nos adormece.
Podemos reconocer como nadie la alegría y la tristeza, el aroma de las rosas, de los lirios, de las espigas, de la tierra, de una fruta fresca, el canto de un pájaro herido o de aquel que pudo dejar ya el nido.
Y cuando sin remilgos sentimos bajos nuestros pies descalzos el campo, el valle, las lomas, el agua fresca, la nieve, la arena, el fango y la hierba fresca que en primavera tan delicada retorna a nuestros jardines.
Algunas veces podemos ver un mundo que aparece antes nosotras  como  pequeños o grandes cristales llenos de ideales, otras de ternuras, mucho de filosofía sin importar si somos jóvenes o más adultas. Nuestra forma de hablar es tierna y suave según a quién nos dirigimos, otras valientes y directas y algunas veces nos llevan nuestras palabras a soñar y otras a llorar, unas veces es tristeza y otras esperanza.
No es la ropa que nos viste quien nos hace quienes somo, es la forma en la cual nos comportamos, lo importante para nosotras no es solamente el dinero, nos importa mucho más tener una educación, y sobre todo el sentirnos mujer, nuestro propio valor, ese perfume que al andar dejamos sin ser una colonia cara, es nuestra propia esencia, nuestro propio olor que nos distingue de otras, somo individuales, a la vez que todas hermanas.
Podemos notar la voz de la madre que está sufriendo, su voz está llena de dolor, y sin embargo otras veces esas voces están llenas  de pasiones, alegrías familiares, amores diferentes, a la nostalgia o las evocaciones a cosas pasadas que emergen desde lo más profundo de nuestras almas en momentos inesperados.
La voz de una mujer puede ser muy amplia y aparece desde un subido valor humano, con muy hondo calor emocional, algunas veces frío e hiriente como el hielo. Muchas veces somos dulzuras y otras aparecen nuestras voces recias debido a en los momentos que se encuentran nuestros sentimientos.
Sabemos amar y ser amadas, respondemos a la contextura amorosa pero también a tener un poco de odio, venganza, despecho, falsedad, aunque siempre en nosotras vence el amor. En la mujer siempre vive el sentimiento del presente y del ausente, de aquello que ya no está y no podemos regresar a nuestras vidas porque así lo decidió el destino, unos se fueron porque quisieron y otros porque nos lo arrebató la muerte, pero siempre viven en nosotras.
Hemos visto con todo esplendor el camino de la soledad y la belleza del envejecimiento sin horrorizarse por esos cambios. Lo aceptamos con gran dignidad, con el orgullo de lo que hemos vivido y hemos logrado. Cada arruga marca una risa, un dolor o una noche de insomnia, una historia de nuestras vida, un recuerdo hermoso o triste.
En cada etapa de nuestras vidas hemos podido usar las mismas palabras, pero nunca dicho las cosas de la misma manera, hay cambios grandes en la forma que las hemos usado de acuerdo al momento y la situación en la que la hemos necesitado.
La mujer sin proponérselo somos poesía, somos canción, somos la música, los libros,  los cuentos, la pintura, la estatua en mármol y en barro cocido, hemos ayudado a forjar la historia del mundo en el cual vivimos con nuestra sangre y valor.
Recordemos que sobre todas las cosas la mujer es sensual y romántica. Somos ternura y a la vez fuertes guerreras. Con nuestras voces y entendimientos más libres, creo que podremos cambiar al mundo por uno mucho mejor.

1 comentario en “TEXTOS SOBRE LA MUJER”

  1. Leonor: Tu texto es muy objetivo y al leerlo se renuevan los sentimientos encontrados acerca de el enorme valor de las mujeres. Tienes razón, somos diferentes y complementarios. Hay mujeres que destacan en diferentes campos, así como hombres de gran valor. Vivan las mujeres, viva la humanidad.

    Responder

Deja un comentario