TEXTOS A LA PACHAMAMA

Todo lo publicado en  ARISTOS INTERNACIONAL está sujeto a la ley de Propiedad Intelectual de  España  agosto de 2.021 nº 44

La Dirección no se responsabiliza de las opiniones expuestas por sus autores. 
Estos conservan el copyright de sus obras
AL SERVICIO DE LA PAZ Y LA CULTURA HISPANO LUSA

 

COLABORAN.  Leonor Ase (Argentina).-Magi Balsells (Barcelona España).-Juan Gustavo Benítez Molina ( Málaga-España).- Lola Benitez Molina  (Málaga-España ) .- Lidia Dellacasa (Argentina).-Claudia Figueroa (Guatemala ).- Antonio Las Heras (Argentina).-Jorge B. Lobo  Aragón (Tucumán-Argentina).- Manuel Llaneza (Argentina).- Amanda Patarca (Arrefice-Argentina).-Carlos F Pérez de Villarreal (Argentina).-Gladys Semillán Villanueva (Argentina).-Jaime Suarez (México )

QUÉ HACER PARA SALVAR A PACHA MAMA
Leonor Ase de D´ Aloisio 
Argentina

En  los albores del siglo XXI, más que escribir hay que actuar  para mejorar el estado de nuestro planeta   me incluyo  ya  que también yo,  he dado en otros momentos  de mi vida  un mal trato a la madre tierra.
Vi  oportuno, este  pensamiento de Lewer   para comenzar este  trabajo.
 No puedes volver atrás y cambiar el principio
Pero puedes comenzar donde estés y cambiar el final.
1 S. LEWER

Al leer  un informe de cómo se estaba deteriorando la capa de ozonó.    En  mi hogar dejamos de  usar  aerosoles que son una de las   causas que  produce  tal avería.  Pienso que el mundo frente a tantos desafíos para mejorar el bienestar general  en todos los ámbitos, puede comenzar así. Nada  se pude cambiar de un día para el otro,  el deterioro de la Pacha mama se fue dando poco a poco,  hasta llegar a nuestros días, en que debe gritar su dolor para frenar  las agresiones.  Comencemos  con pequeños pasos.  Practicando  el respeto,  un valor que ha quedado en el tiempo, rescatarlo será sin duda muy  valioso. Dejemos de tirar en las agua de océanos, ríos y  arroyos,  desechos contaminantes, combustibles de navegación, redes en desuso, botellas plásticas, latas, todo elemento que  envenena,  a los habitantes del mar y a nosotros  mismos al consumir los alimentos que de él se extraen.  Seguramente  respetando  el mantenimiento de la limpieza,  utilizando  los cestos, para arrojar papeles y todo elemento que contribuya al caos en parques, plazas,  vía pública, salas de  espectáculos, escuelas, bibliotecas,  etc.   Tomando  la costumbre de arrojar los  desperdicios en los cestos o llevarnos  la basura que originamos en los lugares que frecuentamos en caso que no existieran dichos elementos,  sería una buena iniciativa, parece algo insignificante pero no,   todo lo contrario cada día creceremos   en el objetivo de  cuidar entre todos nuestro único hogar el planeta.   La  familia es la célula de la sociedad,  razón por la cual eduquemos a nuestros niños, que ellos vean que  practicamos  lo que enseñamos  y que no solo  pedimos  que ellos  lo hagan, sino que también lo hacemos nosotros.   En la etapa de educación inicial los pequeños  llegan a casa con esa noticia del cuidado,  de la limpieza, saben muy bien en qué consiste la contaminación y muchos,  hasta nos dan una clase.    Para que esa preparación pre escolar siga su curso lo deben practicar en la escuela, en la calle… resulta que todo termina cuando en la práctica ven a los adultos hacer lo contrario. Estos ejemplos que parecen infantiles,  nos pueden ayudar a los adultos a recapacitar sobre tantos errores involuntarios que cometemos a diario,  por no darnos cuenta que todo hace a todo, crecemos desde lo pequeño, del día a día siempre conservando lo adquirido para seguir avanzando. Estas pautas domesticas serán el puntapié inicial  para acompañar a las nuevas generaciones  y obtener cambios que la Pacha mama espera para no morir.  Vuelvo  sobre lo de. LEWER:

“NO PUEDES VOLVER  ATRÁS Y CAMBIAR EL PRINCIPIO.
PERO PUEDES COMENZAR DONDE ESTÉS Y CAMBIAR EL FINAL”  

La naturaleza es sabia,  se defiende;  la pandemia en parte puede verse como un  llamado de atención.

Existen muchos motivos a enumerar como parte de los cambios que se deben  dar  para sanar  a  Pacha mama.  La recuperación  es posible si todos nos unimos en tal  fin.  Poco a poco se irán dando pautas para alcanzar lo que se necesita  y salvarla.   Pautas  que deben partir de los gobiernos de cada país de las autoridades internacionales mientras tanto aportemos lo que está a nuestro alcance.

Finalizo con una reflexión desde la FE,   Dios es el dueño absoluto del universo por Él creado.  La  avaricia del  hombre,  por querer ser dueños de los bienes terrenales, perjudica la supervivencia de miles y miles de seres humanos que en todo el mundo sufren la falta de techo, de identidad (en muchos casos,)  hambre, educación,  enfermedades de todo tipo, asistencia médica, etc.  Contenidos   en  una marginalidad  total,  que les hace  despreciar su propia vida a causa de tantas falencia.  (Ejemplo las grande migraciones que se aventuran y arriesgan aun sabiendo que perderán la vida en el intento.)

Podemos comenzar desde donde estemos y cambiar el final.

CONGRESO DE PLANETAS
Magi Balsells
Barcelona /España

En un punto equidistante de la Vía Láctea, se celebra estos días un Congreso que agrupa a los planetas mas importantes de dicha Vía, bajo la presidencia  del Sol, esta reunión se ha efectuado a petición del planeta Tierra
Los equipos de trasmisión de dicho evento están patrocinados por La Fuerza Cósmica, con el apoyo técnico de la Ondas Solares
Se inicia la sesión  con la intervención del convocante La Tierra

Queridos hermanos planetarios, quizás os haya extrañado esta solicitud de reunión, cosa que no se hacia desde hace muchos siglos, pero la necesidad de encontrar a una solución que sirva para salvarme es lo que lo ha provocado
Automáticamente Marte quiere tomar la palabra, cosa que es atajado rápidamente por la presidencia El Sol, comunicándole que no es su turno de intervención
Sigue por tanto La Tierra, con su parlamento
Conocéis que soy  de todo nuestro sistema solar el que tiene vida vegetal y animal, de lo cual muchos de vosotros habéis presumido con los planetas de otras galaxias, pues la cuestión es que me están aniquilando los componentes  animales de mi planeta, pese a mi constantes avisos, no hacen ningún caso a mis requerimientos

No importa si produzco terremotos, si hago verter lava por los volcanes, que como todos sabéis esto merma mi temperatura interior lo cual podría provocar un paro en mis sistemas, aparte provoco inundaciones catastróficas, parecidas a las que en su momento me vi obligado  y solo se salvaron unos cuantos que iban con Noe, he provocado glaciaciones, en esto me ayudo  nuestro presidente emitiendo mucho menos calor  hacia mi, siempre guardando las premisas mínimas de seguridad para que no falleciera en el intento.

No conseguí nada, emergieron otra vez como la mala hierba, multiplicándose rápidamente como una plaga, aunque al ser pocos en su momento , no me causaban muchos quebraderos de cabeza, ellos siguieron con sus guerras con sus inventos  y a mi me dejaron tranquilo, hasta este instante.

Inventaron la Bomba Atómica, esto fue el principio de una contaminación de mis arterias, que con mucho cuidado pude sanar, se invento algo muy dañino, como es el plástico, entiendo que para algunas cosas es muy útil, pero están llenadome de bolsas de basura, que yo no puedo digerir  como quisiera, tardo mucho pero mientras se van acumulando y llegara un momento que me ahogaran
Algunas buenas personas intentaron aplicar el reciclaje, Buena idea, pero no dio el resultado apetecible, estos seres que me pueblan son desconsiderados con mi madre la naturaleza, no les importa que ella sufra y si ella sufre  sufro yo

Pero cada día  son más pese a estas guerras interminables que siempre tienen, unas veces para extraerme mis tesoros como puede ser mi sangre el petróleo, o mis joyas  como el oro  o la plata o cualquier mineral que según ellos tenga una utilidad, es un robo descarado y no hay justicia que los pare, cada día quieren mas y mas y yo no puedo darles nada mas, estoy en la ruina absoluta, este siglo no he podido contribuir a la donación general que se efectúa para preservar este sistema
Somos muchos entre planetas y satélites, y alguno de vosotros ya en su tiempo se encontró con una situación semejante, como fue lo que le ocurrió a Marte hoy en día es un páramo estéril, que con mucho sacrificio esta intentando volver a ser otra de las joyas de este sistema, se que al final lo conseguirá
Los demás para su suerte, no son habitables por lo menos por esta raza que me ha invadido, ya que muchos de ellos aun están en estado embrionario, con atmósferas realmente peligrosas para mis invasores
En fin no quiero extenderme mas ya que la situación es muy delicada y por esto he convocado esta reunión y desde esta tribuna os pido  que me deis solución a este peligroso problema

REVERENCIA A LA PACHAMAMA
«Madre Tierra»
Lcda Lily Baylon
España

Hoy sabemos de la importancia que no le damos a lo que nos ofrece nuestro planeta, de sus orígenes ,en lo concerniente a la naturaleza viva, cada uno de nosotros los seres humanos no existiríamos, sin venerar la tierra. 
Estamos divorciados ahora de este importante ritual, tan importante por la vida,quizás por la rapidez que llevamos nuestro diario quehacer. No pensamos. Ni tomamos en cuenta de lo tradicional. 
Nosotros somos espíritu y carne, somos hijos de la madre tierra, divinos mortales diría yo.
Somos el universo que da fruto continuo y natural, nos proliferamos, los ecologistas han entendido esto y creemos que sin ser fanáticos, pero todos en realidad debemos en mayor o menor medida rendirle un homenaje a la madre tierra, no con una pantalla para accionar por un día para las cámaras, sino ser continuos portadores de iniciativas ,que estas costumbres que se originaron en indígenas sabios desde tiempos muy remotos, y que ahora ya se han perdido. Promicionar que es ahora donde debemos retomarlos hacer un efecto multiplicador para honrarla con tantos tributos que podemos hacerle a nuestra madre tierra nuestra, homenajes continuos por tanto, es decir desde dejar de derrochar el vital elemento del agua, promover cosechas, ya que la madre tierra es el lugar que nos vio nacer, así debemos ser fuertes, fértiles, con corazón, con razón, y con autoctonismo evolutivo.
Pachamama Madre Tierra eres la muestra de lo que en la actualidad hay que reverenciar.

 

PACHAMAMA, LA MADRE TIERRA, NOS NECESITA
Juan Gustavo Benítez Molina
Málaga (España)

Pachamama es una diosa joven y bella, que representa la fertilidad y la vida. “Pacha” cuenta con dos acepciones: es «tierra» y «espacio». Mientras que “mama” hace alusión a «madre» y «señora». Durante miles de años ha gobernado los picos más altos de la cordillera de los Andes y el mar de Sudamérica. Para los incas es la diosa de la tierra, una figura maternal y protectora, delicada, pero poderosa. Su nombre es sinónimo de protección del planeta, porque es la defensora de la naturaleza y de todos los seres vivos.

Todos los dioses querían desposar a Pachamama. Parecía que sería el dios Wakon, dios del fuego, el que lo hiciera. Sin embargo, Pachamama se enamoró del hermano de este, Pachacámak. Su amor fue correspondido y, finalmente, fue Pachacámak, dios de la creación y del cielo, quien se casaría con ella. Este inesperado desenlace conllevaría a la eterna rivalidad entre ambos hermanos. Wakon y Pachacámak se enfrentarían cuerpo a cuerpo en dos ocasiones. En las dos vencería Pachacámak. De este modo, Wakon sería expulsado para siempre del cielo de los dioses incas, quedando exiliado en la tierra, en el interior de una cueva.

Pachamama y Pachacámak tuvieron dos hijos mellizos, un niño y una niña. Ambos serían llamados los Willcas. Sin embargo, pronto la desgracia se ceñiría sobre la feliz familia. Siendo aún pequeños los niños Willcas, Pachacámak tendría un mortal accidente. Un día, subiendo una montaña rocosa, este resbalaría y caería en las profundas aguas del río Lurín. Así, Pachacámak, que era la luz del mundo, se extinguiría. A partir de entonces, las tinieblas lo envolverían todo y la viuda y sus dos hijos serían condenados a vagar por la oscuridad.

El camino para los tres estaba lleno de peligros. Extrañas y tenebrosas criaturas les acechaban a cada paso que daban. Pero, después de mucho tiempo, por fin divisaron a lo lejos una fuente de luz. Todo lo demás era oscuridad… Ante esto, el niño Willca pensó que tal vez en aquella misteriosa luz podría encontrarse su querido padre, Pachacámak… Mas no sería así. Ignoraban que se dirigían directos hacia una trampa… La luz emanaba del interior de la cueva de Wakon…

Al fin llegaron y dentro había un hombre cocinando al fuego de una hoguera. Pachamama no reconoció en el hombre al temido Wakon. Esta le confió su historia y la terrible tragedia de la muerte de su marido.

Entonces, Wakon, sabedor de que tenía en su poder a la mujer y a los hijos de Pachacámak, comenzó a urdir de inmediato la cruel venganza que le tenía guardada desde hacía mucho a su hermano. De esta forma, un día se las ingenió para enviar lejos de allí a los dos mellizos. Les dio una vasija rota y los mandó en busca de agua a un lugar muy apartado.

Pachamama y Wakon se quedaron solos, por lo que Wakon intentó seducirla. Mas, siendo rechazado en todo momento, decidió acabar con la vida de Pachamama. Y no contento con eso, a continuación la descuartizó y se la fue comiendo poco a poco.

Los hermanos Willcas retornaron al fin a la cueva. En un principio, desconocían lo ocurrido con su madre y se quedaron allí unos días con su tío.

Entonces, estando Wakon dormido una noche, una ave aprovechó para acercarse hasta la entrada de la cueva y contarle a los niños Willcas la temible verdad, la tragedia acaecida a su madre…

Una vez descubierto el cruel asesino, decidieron huir de inmediato. Pero Wakon, en cuanto se percató de la fuga, salió tras ellos en su busca. Estaba desesperado. La venganza con Pachacámak aún no había terminado…

No obstante, Wakon ignoraba que los animales de la naturaleza le tenderían una trampa, la cual acabaría finalmente con su vida. Le hicieron creer que los niños Willcas se hallaban en lo alto de una montaña. Wakon, raudo y ávido de venganza, empezó a subir y a subir por sus escarpadas crestas. Mas resbaló en el intento, precipitándose a los más negros abismos y muriendo al instante.

Ya fuera de todo peligro, Pachamama y Pachacámak decidieron que ya era hora de reencontrarse con sus hijos. Estos les tendieron una cuerda a los niños Willcas por la que debían de ascender al cielo, donde ellos estaban. Una vez allí, el niño Willca se transformaría en sol y la niña Willca en luna. Pachacámak, a su muerte, pasó a ser una isla. Mientras que Pachamama, al ser asesinada por Wakon, se convirtió en una montaña.

Cada día 1 de agosto Sudamérica celebra el Día de la Madre Tierra o Pachamama. Aunque, en realidad, las fiestas y celebraciones se extienden a prácticamente todo el mes. El objetivo de las mismas es agradecer la generosidad y abundancia de la tierra, así como los productos que surgen de ella: las cosechas. Se da gracias al buen tiempo, a los animales y a los frutos que da la tierra. En algunas comunidades andinas perdura la costumbre de enterrar una olla de barro llena de comida cocida. A continuación, se coloca un montículo de piedras sobre el sitio donde reposa el recipiente para formar un centro ceremonial.

Este culto a la tierra cobra cada día más importancia debido a la problemática que conlleva el cambio climático, más acentuado en el planeta a medida que aumenta la contaminación.

Pachamama es la diosa protectora del planeta, defensora de la naturaleza y de todos los seres vivos. Y el ser humano tiene el deber y la obligación de ayudarle en todo momento. Nuestro futuro y el de todas las especies vegetales y animales está en sus manos. Cuidemos de Pachamama como se merece, como ella nos cuida a nosotros.

LA PACHAMAMA
UN SINFÍN DE OPORTUNIDADES
Lola Benítez Molina
Málaga (España)

En tus veredas me pierdo, tus ríos me dan vida, tus aguas sustentan la existencia. Es el poder de la naturaleza, de nuestra Madre Tierra. Adentrarse en ella es experimentar un mundo de infinitos logros, que conducen al sosiego de lo bien hecho.

            El 1 de agosto se conmemora la Pachamama, el día de la Madre Tierra, una diosa de la cultura andina, diosa de la fertilidad de la siembra y de las cosechas, que ejerce un poder protector y benefactor y, a la que muchos pueblos de Sudamérica le rinden culto. Se trata de una bella tradición que no debe caer en el olvido pues, gracias al cuidado de nuestra Madre Tierra, los seres humanos podemos subsistir y disfrutar de su belleza y de cuanto nos ofrece. Su conservación es indispensable y, en ese aspecto, el aprovechamiento de las energías llamadas “renovables” o “alternativas” tiene un papel fundamental para poder cubrir nuestras necesidades, pero con el menor impacto para el planeta. Se trata, por tanto, de obtener la energía de los elementos que la tierra nos ofrece: la energía solar, la hidráulica, la eólica… entre otras, y emplearlas de una manera óptima para nuestro bienestar, a la vez, que se abaratan los precios, lo cual no es nada desdeñable.

            El uso de estas energías supone un amplio margen de oportunidades, como es el caso de la energía undimotriz, que se produce a partir del movimiento de las olas del mar.

            Las placas solares se han convertido en una de las fuentes de energía renovable más utilizada, con muy bajo coste de mantenimiento.

            Proteger la vida de nuestro planeta, con un uso acorde e inteligente de sus recursos, es algo que debe ser uno de nuestros objetivos prioritarios si queremos garantizar una óptima calidad de vida cercana y futura. Se trata de todo un avance que reduce los efectos contaminantes de las técnicas empleadas hasta ahora, y nos muestra que muchas de las cosas que creíamos imposibles no lo son.

            El astrónomo estadounidense Edwin Powell Hubble refiere: “Equipado con sus cinco sentidos, el hombre explora el universo que lo rodea y a sus aventuras las llama ciencia”. Y para Jacques Yves Cousteau: “Un científico es un hombre curioso que mira a través del ojo de una cerradura, la cerradura de la naturaleza, tratando de saber qué es lo que le sucede”.

            Protejamos el planeta y nos protegeremos a nosotros mismos.

ANTE LA MADRE TIERRA…
Lidia Dellacasa de Bosco
(Argentina)

   Cuenta la historia -pero las leyendas saben más- que Pachamama era una deidad venerada por los pueblos de los Andes. Según la mitología inca, es la «Madre Tierra«, una diosa de la fertilidad que protege las siembras y las cosechas, encarna las montañas, cerros y valles. Una deidad siempre presente cuyo poder creativo está destinado a mantener la vida en el planeta. Por eso el nombre “Tierra” se identifica aquí como “Mundo”, nuestro mundo. Las rocas sagradas o los troncos de árboles legendarios eran los santuarios donde los pueblos originarios de América la veneraban.
​  A media que las culturas andinas fueron constituyendo naciones modernas, aún creían que la figura de la Pachamama era benevolente y generosa con sus dones. Una auténtica “Madre naturaleza”.
  Ya en el siglo XXI, muchos pueblos indígenas de América del Sur fundamentan sus preocupaciones ambientales en aquellas antiguas creencias. Consideran que numerosos problemas que padece la Tierra surgen cuando los seres humanos agreden o explotan en exceso a la naturaleza, porque, según su expresión, están “tomando demasiado de la Pachamama”. ​
  La apreciación no es casual.  Las ambiciones personales y grupales, la codicia y las ansias de poder han degradado la conciencia moral del ser humano al punto de olvidar que el mundo que nos contiene pertenece a todos sus habitantes, más allá de las diferencias de raza, condiciones económicas, formas de vida y necesidades básicas de sustento.
  Entre los incontables flagelos que soporta la “Madre Tierra” pueden citarse:
  -Cambio climático que ocasiona variadas consecuencias: movimientos migratorios acompañados de pobreza y desigualdad. Crisis alimentarias.. Guerras territoriales…  
  -Desaparición de fuentes hídricas. Sequía de lagos, lagunas y ríos. Contaminación de mares y océanos. 
  -Deforestación. Desaparición de bosques y selvas. Animales en vías de extinción.
  -Sobre explotación y agotamiento de los recursos naturales. Consumo irresponsable. Progresiva escasez de agua y energía.

  -Uso abusivo de fertilizantes químicos y métodos artificiales de cultivo. Producción de alimentos de peor calidad, que afectan negativamente la salud de los seres humanos y la del medioambiente, pues contaminan los alimentos, la tierra y el aire…
  Interrumpe la lectura del artículo que halló por causalidad en una revista. Sacudido hondamente por su contenido, cierra los ojos y sus pensamientos se hunden en una bruma de presagios funestos por todos los daños que los seres humanos están provocando a la naturaleza y a quienes viven en ella, y gracias a ella.
  Imagina el planeta como una inmensa esfera que la Madre Tierra abraza con tristeza
  Ve con la mente enormes edificios envueltos en una atmósfera gris provocada por el aire contaminado. La polución por momentos produce una neblina irrespirable en la que deambulan como fantasmas miles de habitantes agobiados.
  Lo impactan las llamas de incendios interminables que acaban con especies vegetales y animales. Bosques y selvas convertidos en tierra arrasada por el fuego. Despojos de árboles caídos y otros que, como esqueletos que han perdido ramas, hojas, aves, frutos…, aún persisten en vano intento por alcanzar el cielo…
  Ve animales que huyen del fuego implacable y especies que desaparecen sin remedio
  Descubre ríos caudalosos en el pasado, que ahora están secos. Algunos lugareños cruzan el cauce  hundiendo sus pies en el lodo de lo que antes fueron aguas ricas en alimento. Una embarcación varada en la orilla parece un símbolo del desastre.
   Ve incontables desechos en las playas de mares y océanos, que contaminan el agua y la superficie de arena.

  Ve campos que durante años fueron fecundos, hoy despojados de cultivos por las sequías persistentes, convertidos en vastas extensiones sin agua ni sembrados. Simultáneamente, aparece en su mente la imagen opuesta de grandes superficies convertidas en lagunas inmensas a causa de interminables lluvias torrenciales.
  Descubre proyectos de empresas poderosas que talan grandes extensiones de árboles y acaban irresponsablemente con el hábitat de pueblos enteros cuya vida se extingue sin remedio…
  Como en aquel Aleph inolvidable de Borges que todo lo contiene, ve  la imagen global de un planeta que se encamina a la pérdida de la vida. Y lo sacude el horror…
   Piensa entonces en la Pachamama que veneraban los ancestros. Eleva al Cielo una plegaria para que la humanidad toda comprenda la importancia fundamental de los dones recibidos y reencuentre el camino que definitivamente conduzca a la valoración y el cuidado de la Madre Tierra.   

POR EL DIA DE LA TIERRA
Claudia Figueroa
Guatemala

“Hasta ahora el hombre ha estado en contra de la naturaleza; desde ahora estará en contra de su propia naturaleza.” Dennis Gabor. Premio Nóbel de física.

Hace poco vino a la memoria un documental que lleva de título el mismo nombre de este escrito. No cabe duda que vivimos en un mundo perfecto. Un ambiente cuyo equilibrio se puede romper con el soplo del viento. Pero que, como especie, la hemos sobrepasado y dañarnos a nosotros mismos.

La tierra. Un planeta con más de cuatro mil millones de años de antigüedad. Ha ido creando las condiciones necesarias para que todas sus creaturas puedan mantener ese equilibrio y subsistir. Cada ciclo de vida se va generando y regenerando. Naciendo, muriendo y volviendo a surgir. Creando ese círculo infinito de rueda de vida y muerte donde todos estamos inmersos.

El ser humano tiene muy poco tiempo de habitar en este planeta. La ceguera, ignorancia o ambición, se ve a la naturaleza como un objeto y no como un ser vivo. Algo que se puede vender, explotar, tomar y reclamar. Pero hay otros que tuvieron más visión y empezaron a estudiarla y comprenderla.

El ser humano es mucho más que órganos, un par de brazos, de piernas, ojos, orejas, nariz, boca o tono de piel, el ser humano tiene algo más que la energía que lo mueve, las emociones que dicen si está feliz o triste, o su intelecto, tiene la capacidad de conectarse con la naturaleza y con el cosmos, con esa fuerza suprema que nos da vida y eso es lo que lo diferencia de los animales.

Hemos perdido la conexión con la naturaleza. Nos hemos dedicado a acumular y poseer. A dividir y clasificar. A separar y juzgar. Hemos olvidado que mientras más se tiene, hay más temor. Hemos olvidado que la naturaleza nos da acorde lo que se necesita. Se ha dormido. Ha cerrado los ojos del corazón. Se ha olvidado que el amor y el poder van de la mano.

Ya es hora de abrir los ojos y empezar a hacer algo. Porque aquello que llenó nuestros platos, no crecerá más y lo que apagaba nuestra sed, será más valiosa que el oro. Se estima que, en poco tiempo, el petróleo se va a terminar. Es cierto que las máquinas pueden hacer las cosas que más de cien hombres juntos pueden realizar. Pero, si se acaba su fuente de energía, dejarán de funcionar.

Ya es hora de empezar de nuevo. Ayudar a la tierra a recuperar el equilibrio perdido. A ser como los animales, que respetan su entorno aun en la cacería. Ya es tarde para arrepentirse, para llorar y sufrir, para ser indiferente. Es momento de tomar acción y restaurar lo poco que queda.

Es hora de recordar que somos parte de la naturaleza. Como maestra, es de las mejores. Te da las mayores lecciones y tiene la paciencia suficiente para que las aprendas. Como madre provee, nutre, da cobijo, pero a la vez corrige, amedrenta y reprende.

La naturaleza tiene formas de comunicarse. Las plantas, por ejemplo, se comunican a través de las raíces. Identifican a sus depredadores y crean químicos tóxicos para alejarlos. Los ríos, por otro lado, siempre vuelven a su cauce. Por más que el hombre quiera desviarlos para buscar su beneficio, estos siempre vuelven donde han corrido por tanto tiempo.

La naturaleza está viva. Se mueve, se acomoda. Crea nuevas formas de vida. Los cuatro elementos manifiestos en un solo ser vivo, que alberga la Vida. La tierra que sostiene las plantas, y montañas, los ríos y lagos que dan frescura; el viento, con sus ráfagas suaves y fuertes que limpian el entorno, y el fuego manifestado en los volcanes o la fricción de sus elementos.

“En la naturaleza nada ocurre en forma aislada. Cada fenómeno afecta a otro y es, a su vez, influenciado por este; y es generalmente el olvido de este movimiento y de esta interacción universal lo que impide a nuestros naturalistas percibir con claridad las cosas más simples.” Friederich Engels.

LOS RITUALES DE LA PACHAMAMA
Prof. Antonio Las Heras
Argentina

La devoción a la Pachamama se encuentra muy difundida en la actualidad, pero su origen se sitúa en el Imperio Incaico mucho antes de la llegada de Colón al Nuevo Continente. Cuando los españoles llegaron a América las ceremonias y rituales a la Madre Tierra (que eso significa la Pachmama) ya existían, y jamás desaparecieron. Es más, se siguen realizando hasta el día de hoy en toda la región andina.

La fecha principal de celebración es el 1° de agosto. Precisamente a mes y medio del solsticio de invierno o Inti Raymi. Es entonces cuando se expresa el agradecimiento a la Madre Tierra. En el momento donde el frío impera, las plantas parecen secas y los árboles quedan sin follaje. Es entonces cuando aparece la esperanza de los pueblos originarios en que la deidad creadora de vida que nutre y protege, esa que demuestra su generosidad ofreciendo los frutos y riquezas que guarda en su seno, habrá de brindar en un futuro cercano – el equinoccio de primavera – todo lo necesario para el sustento de humanos, animales y vegetales. Inequívoca evocación a la armonía que prevalece en la Naturaleza.

Pacha es un vocablo que proviene del quechua y también del aymara que remite a la infinitud del tiempo, a lo eterno y significa la totalidad de la existencia de la vida; y Mama, el sentido de la capacidad materna para engendrar vida. Es por esto que “Pachamama” – considerada la máxima deidad – alude a la Madre de toda la existencia vital, que se manifiesta a través de la Tierra.

Los incas consideraban a la tierra – al suelo fecundo – como fundamento de la existencia, entendiéndolo como un ser vivo en sí mismo y, a la vez, sagrado.

Cuando el centro divino cambió y se trasladó al Sol, y el culto a la Pachamama fue desplazado por Inti y Quilla, por Viracocha y los Hijos del Sol, el antiguo culto a la Tierra se mantuvo intacto y vigente en la veneración popular. Los gobernantes del mundo incaico, ante este marcado fervor popular, debieron admitir la continuidad de las ceremonias y rituales a la Pachamama. Eso sí, desde el Cuzco, eje central del mundo incaico, era controlado el desarrollo y difusión de la devoción por la Madre Tierra. Ocurre que las raíces duales del pensamiento andino siempre tienen en cuenta a la contraparte cuyo entramado conforma un todo. Inti, el Sol, en lo alto del cielo, simboliza lo masculino. Pachamama, la Tierra, en lo profundo, simbolizando lo femenino. Majestuosa síntesis de opuestos.

El culto oficial al Sol correspondía únicamente a los hijos de Inti, no eran admitidos los integrantes del pueblo. Por lo tanto la existencia de una deidad  que pudiera ser vivida por el pueblo mismo, resultaba fundamental.

El asesinato de Atahualpa en manos de Pizarro simbolizó la derrota del Sol por el Dios cristiano, siendo reemplazado por él por ser también varón y reinar en los cielos. Pero las divinidades locales no fueron olvidadas sino que, por el contrario, adquirieron mayor preeminencia como resultado de la muerte del dios masculino: la Gran Madre Tierra sobrevive a su esposo demostrando la fuerza de lo femenino sobre lo celestial y, por lo tanto, su veneración es imprescindible para que nunca deje de protegerlos.

De esta manera el culto a la Pachamama, como expresión popular, sobrevivió hasta nuestros días con la fuerza que le es propia a los pueblos.

Venerar a la Madre Tierra se convierte así en una real necesidad, especialmente cuando comienza el período de preparación de la tierra para la siembra posterior. De manera que quede asegurada una cosecha abundante. Igualmente para que el ganado crezca sano y nazcan muchas crías. En particular, llamas y cabras. Igualmente para que la población tenga un año tranquilo.

Por eso los rituales comienzan en agosto (pleno invierno), época cuando, según la tradición aymara, la Pachamama se encuentra “con la boca abierta porque tiene hambre” y es menester alimentarla para agradecer su prosperidad y evitar algún imprevisible castigo. Para ello las ceremonias comienzan durante la noche de la víspera. El amauta (chamán) del lugar ha de sahumar a todos los que participan y comparten un mate en el que se coloca ruda junto a las hierbas de la zona. Se ceba con aguardiente caliente en lugar de agua. También se realiza el hilado del “hilo zurdo”, que consiste en hilar hacia la izquierda y colocar estos cordones en los tobillos, las muñecas y el cuello para protegerse contra los posibles castigos de la Pachamama.

Cuando despunta el día se cava un pozo en la tierra llamado la Boca de la Pachamama; sitio dónde el año anterior se enterró una piedra, la “Piedra del Clima”; si aparece seca anuncia un año con pocas lluvias, y si está húmeda, predice una temporada más favorable para los cultivos.

Al mediodía comienzan las ofrendas para “carar” (alimentar) a la Madre Tierra. Primero se pide perdón por el daño provocado por los humanos y, luego, se procede a enterrar una olla con alimentos ya cocinados, se agrega coca, cigarros (éstos deben encenderse y tras dar algunas pitadas colocarse parados en los “labios” del pozo; para el caso que alguno se caiga denota problemas en el futuro de quien lo puso)  y bebidas alcohólicas (hasta los tiempos hispánicos sólo chicha pero, luego, también comenzó a utilizarse vino y desde hace años  se ha vuelto usual la cerveza), con el fin de saciar el hambre y la sed de la Pachamama. En ese momento se pronuncian las palabras de veneración que varían según la región, pero que en todos los casos expresan un pedido de salud, riqueza y prosperidad. Para colocar las ofrendas que se colocan en el interior del pozo – que simboliza la boca de la Madre Tierra – hay que estar arrodillado y utilizar ambas manos lo que obliga al oferente a inclinar su cuerpo en señal de entrega y agradecimiento.

Existen algunas variaciones de acuerdo al lugar en que se realicen, pero su sentido es siempre el mismo.

La intensa fe que mueve a venerar a la Madre Tierra en tantas regiones, su fuerte apego a la tradición de sus orígenes y lo que simboliza socialmente la Pachamama como deidad femenina, garantiza la supervivencia de este culto por prolongado tiempo más.

PACHAMAMA
Dr. Jorge Bernabé Lobo Aragón
Argentina

Diosa ancestral de los pueblos andinos. Como una nube en el cielo, cubres la cara  de la tierra creada por Dios. Sobre ella esparces tu bondad, madre de vida de un mundo mágico, bello en colores, trinos, brisas, playas, vegetación, frutos, alas. El sol y la luna, tus hijos, te dan su fuerza y su belleza para que seas eternamente joven por los siglos de los siglos. El hombre espera de ti, sabe que lo protegerás más allá de tu prudencia y de la suya, que matarás su hambre con tus frutos, que saciarás su sed con tus lágrimas brotadas en manantiales, que no dejarás que la vida opaque el futuro de sus hijos ni mate al amor que en ellos late, porque tú eres vida y amor al mismo tiempo. Eres luz entre las sombras y sombra para el sofocado caminante. Embriagas como la dulzura del vino y dueles como injusta cachetada. Porque a veces, “Pachamama”, tu furia huracanada lastima como la punta de mil lanzas, arrasas las cosechas con tus enloquecidas lágrimas, y nos privas de la belleza de tus hijos tras la oscuridad de una noche sin estrellas. Sin embargo no abandonas tu misión de parir vida, y mientras el hombre abre surcos sobre tu piel para arrojar semillas de alimentos, tú los recibes en místico silencio regándolos con  tu propia sangre, para que broten en espigas de pan y paz sobre los campos. Los pueblos andinos de toda la américa te  adoran como a “la tierra madre” herencia de sus ancestros y en cada roca sagrada te levantan  un santuario mientras en los lugares llanos de esta tierra tus santuarios se yerguen en los troncos de legendarios árboles, y estás allí viviendo entre los vivos y los muertos cobijando cuerpos y esqueletos. Sobre tu piel ancestral crece mi pueblo, Dios te proteja de los necios, bendita “Pachamama”. Humilde madre que nos abraza sin pedirnos nada a cambio. Creadora, fecunda, cálida y generosa. De tu vientre nacemos nos alimentamos y debemos. Diosa madre de la que todos salimos y a la que todos volvemos. ¡Pacha mama. Madre tierra, enséñanos a respetar tu naturaleza sabia.

LA PACHAMAMA (Madre Tierra)
Manuel Llaneza Blanco
Argentina

La palabra PACHAMAMA tiene el significado de “Madre Tierra, nombre propio de la deidad máxima de indígenas peruanos, bolivianos, y del nordeste argentino” y viene del quechua y también aimara pacha = “tierra, mundo, universo, tiempo, lugar” y mama = “madre”.

Las culturas andinas tienen un enorme respeto por la Pachamama, a la que veneran y celebran muy especialmente. Tienen muy claro, que es la proveedora de todos los recursos necesarios para la vida.
Cabe preguntarse entonces:¿Por qué en estos tiempos modernos atentamos permanentemente contra ella?
¿Por qué en pos de mayores beneficios económicos la agredimos?
¿Acaso creemos poder esquivar las consecuencias, que más temprano que tarde, pagaremos y padeceremos por nuestra irresponsabilidad como especie, si no cambiamos?
Verdaderamente no se entiende la necedad y el comportamiento de algunas sociedades, a pesar de ya estar vislumbrando las irremediables y duras secuelas, que se terminarán pagando por ineptitud.
A Nuestra Gran Madre Tierra, nuestro hogar en el universo, la casa de miles de millones de seres humanos, la estamos sometiendo a un permanente castigo por poder y dinero, explotando sus recursos indiscriminadamente y sin miramientos de ninguna índole.
Somos una especie avanzada que actúa como “cavernícola”
Estamos asistiendo a las advertencias urgentes, de las Naciones Unidas, y diversas Sociedades Científicas, por el enorme riesgo del calentamiento global, que modificaría drásticamente el delicado equilibrio del clima planetario.
La deforestación indiscriminada e irresponsable, la explotación sin freno y sin miramientos de los recursos de la Madre Tierra, y un largo etc. que está generando catástrofes climáticas y desequilibrios cada vez más graves.
Es necesario un urgente cambio, que permita detener el deterioro al que estamos llevando a nuestra Gran Madre Tierra, o deberemos enfrentar un futuro complicado y muy duro.
Es de esperar que nuestra especie no siga comportándose como “cavernícola” para tener un futuro más previsible y de mayor bonanza.

La Pacha Mama.
Amanda Patarca
Arrecife- Argentina

En América, siempre hablamos de la Pacha Mamá cuando se acerca el día, por esa razón, hoy, inmersa ya en el mes que la conmemora y viviendo, yo, en la República Argentina, en donde existen muchísimos pueblos originarios, me detendré un momento para ahondar en su significación. Vamos por parte. Se dice que se encuentra involucrada en la Mitología Andina y que se ubicó entre los dioses de ese Olimpo sudamericano como la deidad de mayor prestigio. Eso, porque si bien el Sol con el tiempo se fue perfilando como el Dios Mayor, ella, de la que dicen que es su Madre, no puede ser menos. Al contrario, la madre antecede al hijo. También se dice que fue considerada, respecto de Él, (el Dios Sol), su hermana/esposa.  Y más cercana, al día de hoy, esta ancestral tradición, se la muestra presentándola como: nuestra madre. En fin…  Se dicen muchas cosas de ella. Ahora, bien: Si la Pacha Mama es mi mama y la quiero, sería lógico que me preguntara: ¿De quién fue hija la Pacha Mama, (mi abuelita)? ¿Y mi abuelita, de quién fue hija? Y así hasta el inicio de los tiempos.

Y aquí detengo mi atención, porque este pensamiento me lleva a asociar ideas y esta asociación, al siguiente razonamiento: Al movimiento continuo lo afrontaron siempre las mujeres, me digo. Con sus hijos en sus entrañas y también luego, cuando ya paridos y con vida propia, prosiguieron, individualmente, con el derrotero de su destino. Cargando, sus madres, todavía con ellos, desde ese momento, hasta el día en que éstos, se introduzcan, como lo hicieron siempre, en la comprensión razonada de eso que llamamos, todos, el Libre Albedrío. El formidable Libre Albedrío, herramienta maestra del ser pensante. El fluir de la sangre en las mujeres con ingreso al torrente circulatorio del feto varón, mujer o lo que sea (como se lo quiera llamar, en estos tiempos) no cesa jamás. La vida y su latido es la que fluye allí, en ese milagroso desplazamiento sanguíneo, sin solución de continuidad; fruto de su incesante e infinita movilidad. La Pacha Mama, puesta hoy nuevamente en el cono de luz producido por el haz de la conciencia, tuvo seguramente una mama, por ser mujer y madre, que cumplió con su rol, perpetuamente duradero, contando el tiempo (toda ellas) hacia el principio de la eternidad infinita, sin claudicar, jamás.    

El secreto guardado en el milagro de toda vida, se ha dado y sigue guardado en la semilla con logro de embrión en el abrazo. Hermoso gesto de Dios hacia nosotros, los mortales, concebido en nosotras, las mujeres, entre los humores expresados en el caos, como ansias de sosiego solapado, me digo, insistiendo.

La consigna, que es ley, por El impuesta, nos convoca. Un corral siempre abierto nos espera sin prisa. Y allá vamos muy serios; taciturnos, todos (nosotras y ellos) Y una vez ya estando adentro, la manga que, sin puerta seduce con su abrazo acariciante y con el goce, sugiriendo la porfía del vivir y perpetuar nuestro ser en la alegría, nos convence. Ella solo requiere que entremos en ella, sin suplicar. Y ya está; allí ocurre todo lo que es necesario que suceda.  

Por algo, la manga se hace estrecha en la salida.

La mujer debe empujar, entonces. Ella debe afrontar con su coraje, la perpetuidad de la duplicación de su linaje; del duradero paseo por la Tierra; por la superficie de la Pacha Mama (madre). Confiada en que su hombre le brindará su amistad y su solidaridad, con forma de caricia arrulladora, infinita. Perpetua… Eternamente duradera. ¿Eso, hoy, es pedir mucho?

SER PARTE DE UN TODO
Reflexión
Por Carlos Pérez de Villarreal
Escritor – Periodista
Argentina

 Para Revista Aristos Internacional
11 de agosto de 2021

En toda la región andina durante el mes de agosto (principalmente el día primero), se celebra la Pachamama, palabra de origen quechua y aimará, cuyo significado es más complejo que decir “Madre Tierra”, porque no es solo pensar en el planeta, abarca mucho más, es la naturaleza que entra en una relación con las personas en forma permanente.

Es una fecha que permite observar esa cosmovisión propia de los pueblos originarios. Ritual que se realiza en cada familia y en forma comunitaria y está sustentado en la gratitud por todo lo que ofrendó esa “Madre” y pedirle continuar un nuevo ciclo de vida.

No es una fecha más en el calendario, por el contrario es una celebración sagrada que se realiza con devoción y mucho respeto.

En estas ceremonias, con cantos y bailes, se realiza la “corpachada”, eligiendo los mejores alimentos naturales muy cuidadosamente, cavando un pequeño hoyo en la tierra, colocando en él, alimentos, hojas de coca, cigarros (hojas de tabaco picadas), chicha (bebida alcohólica formada por la fermentación de maíz), aloja de algarrobo, frutos del campo y diferentes artículos, tratando de restituir a la tierra todo lo que ella ofrendó.
Los hombres cavan el pozo y las mujeres colocan dentro los alimentos.
La comunidad así formada, suma un encuentro ritual.
Ahumada la tierra, el lugar a partir de ese momento será una “apacheta”, un lugar de trabajo espiritual.
Rito por otra parte que permite una correlación entre el individuo, unido a la Pachamama, forjándose así, un espacio muy íntimo.

La Pachamama representa a la Tierra, pero no solo el suelo, la tierra o la naturaleza, es todo unido una vinculación con esa deidad protectora y proveedora de vida.

Por otra parte, proporciona la transmisión de tradiciones ancestrales fundamentales para los pueblos, preservando la identidad y la culturalidad, reforzando los lazos familiares y comunitarios.

La Pachamama es sentirse uno mismo y al propio tiempo ser parte de un todo.
Yo soy como el mes de agosto
Traigo viento y remolinos
Y me paso el año cantando
Como piedra en el molino.
(Copla anónima)

LA MADRE TIERRA
Gladys Semillán Villanueva
Argentina

Cuanto de amor te tenemos.
Aunque siempre hay gente ciega, que ignora el daño que se te hace como si en ella no vivieran.
Mentes egoístas que no piensan que viven sin ver los que otros descubren de tu grandeza.
En esto de defenderte de tanta torpeza busque en quienes confiar y llevar adelante una proeza y demostrar que hay pequeños grandes seres que te cuidan y por ti pelean.
Te cobijan en sus manos tiernas con asombro y respeto, niños que como todos los del mundo saben muy bien de tu presencia.
Saben que desde tu negrura crece paciente la semilla que será el alimento sagrado pues da vida,
Espiga que se cimbrea con el viento que la anima, dorado reflejo que en la sombra la perfila.
Promete el pan su blanca harina, el gozo de la crocante superficie deja pegada la miga en las jóvenes mejillas.
Y es retozar sobre tu superficie, jugar haciendo bollos, modelando muñequitos esos con los que jugarán un día.
Es correr, saltar, vibrar aunque el polvo se levante y seas una más de la partida en la jornada ilusionada y feliz.
¿Quién te cuida?

Ellos con su inocencia si hasta cuando lloran si no está la madre se arrojan a tus brazos, se hacen un ovillo y sin darse cuenta con su llanto te riegan.
Tierra, ellos no te hacen daño son tus niños, te aman, solo por ellos te pido defiéndete…y cuídalos.

LA TIERRA
Jaime Suárez Avalos
México

“Fueron, pues, acabados los cielos y la tierra, y todo el ejército de ellos. Y Jehová Dios plantó un huerto en Edén, al oriente; y puso allí al hombre que había formado. Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y bueno para comer; también el árbol de vida en medio del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y el mal. Y salía de Edén un río para regar el huerto, y de allí se repartía en cuatro brazos. El nombre del uno era Pisón; éste es el que rodea toda la tierra de Havila, donde hay oro; el oro de aquella tierra es bueno; hay allí también bedelio y ónice. El nombre del segundo río es Gihón; éste es el que rodea toda la tierra de Cus. Y el nombre del tercer río es Hidekel; éste es el que va al oriente de Asiria. Y el cuarto río es el Eufrates”.

            “Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y guardase. Jehová Dios formó, pues, de la tierra toda bestia del campo, y toda ave de los cielos, y las trajo a Adán para que viese cómo las había de llamar”.

Génesis 2 (Reina-Valera) 

            Según el relato bíblico, así fue en el principio, no había ningún elemento contaminante, por el contrario, se menciona al Edén como un huerto perfecto.

            Con el paso de los años (siglos), al aumentar la cantidad de habitantes del planeta, también comenzaron a aparecer señales de un descuido imperdonable, les parecía tan enorme nuestra Tierra, que no pensaron en la necesidad de mantenerla libre de las porquerías producidas por el ser humano.

            La contaminación se aceleró con la aparición de la revolución industrial, que, si bien trajo mucha mejoría en la vida de las personas, también se convirtió en una pesadilla para el planeta.

            Los descubrimientos en el ámbito de la química, de la energía atómica, la constante y voluminosa explotación del petróleo y sus derivados, aunados a la inmisericorde indiferencia de ciudadanos y gobiernos, han acabado con esa belleza inicial, y ahora nuestro planeta está en vías de extinción; y uno de los síntomas indudables es el cambio climático, y sus aterradoras manifestaciones: huracanes más devastadores, incendios por toda la Tierra, sequías, etc.

            En el nivel ciudadano, parece mentira constatar la ignorancia o perversidad de la gente; tiramos basura en las calles, los ríos, el mar, los bosques; talamos árboles sin medidas de control.

            Lo anterior no es característico de alguna clase social, por ejemplo, en mi barrio, un día muy temprano, vi a un “caballero” de más o menos cincuenta años, llevaba un traje de buena calidad y… sin pena alguna echó una gran bolsa de basura en el camellón de la avenida. En época de lluvias hay muchas inundaciones en la ciudad;   es que el drenaje está obstruido por todo tipo de basura, los mismos vecinos que sufren los estragos de las inundaciones son los que taparon las coladeras y no hay por donde se vaya el agua; y las autoridades, encargadas de vigilar y reparar los daños, nada hace por limpiar oportunamente. Hace algunos años, en mi ciudad hubo la disposición de que los recolectores de basura lo hicieran ordenadamente, cuando pregunté al encargado de la recolección en mi calle que cómo lo haríamos, me contestó con simpleza: no nos han dado órdenes ni sabemos cómo. Hoy ya nadie, ni el alcalde recuerdan ese intento.

            En el país hay muchos taladores y poco a poco los bosques desaparecen ante la indiferencia de los gobernantes.

            Cualquiera diría que todo está perdido, pero yo me pregunto: ¿por qué tanta indiferencia? Para comenzar, bien podría castigarse a quienes generan basura y no la depositan en los lugares indicados. Cuando viajo por las carreteras de mi país me da un gusto enorme mirar los campos verdes, pero al mismo tiempo me entristece ver que están abandonados, ¿acaso no podrían ser utilizados para sembrar todo tipo de alimentos? ¿No sería razonable llenarlos de árboles frutales, de sombra y ornato? Los dueños y el gobierno están con los brazos cruzados

            En 1 948 se cumplió una profecía bíblica (“Se alegrarán el desierto y la soledad; el yermo [terreno sin cultivar] se gozará y florecerá como la rosa”. (Isaías 35:1) acerca del nacimiento del país llamado Israel, los primeros habitantes encontraron que casi todo era un desierto, actualmente, el desierto de Aravá, que llega casi a los 50 grados de temperatura en verano, está convirtiéndose en un lugar lleno de tierras fértiles, rebosantes de vida y vegetación. Allí hay un centro de investigación y estudios para quienes quieran aprender los mejores métodos para aprovechar el agua para los cultivos.

El método de la producción agrícola israelí es la irrigación por goteo, en este sistema se colocan tuberías de alta resistencia (sin metales) a diferentes profundidades según el cultivo y se acoplan con cada raíz. Así se reparten las cantidades adecuadas de nutrientes y de agua por cada planta y se optimizan las condiciones de humedad y ventilación, lo que se traduce en mayor rendimiento y productividad por unidad de suelo y agua.

Entonces, la gran pregunta es: si es notorio el éxito de un país en la producción agrícola, si éste ofrece ayudar a quienes quieran aprender sus métodos, ¿Por qué nuestros gobernantes no aprovechan la oportunidad, y envían técnicos y científicos para aprender de aquellos que saben tanto de agricultura?

Para terminar diré que es notable la educación que se da en las escuelas acerca del cuidado del medio ambiente, los educandos saben bien lo que deben hacer; pero al salir a las calles o ver las noticias, se dan cuenta de que sólo conocen la teoría; en la práctica nadie pone el ejemplo, y hasta sus padres contradicen con sus hechos, lo que se enseña en los colegios. Ante las contradicciones, los niños optan por lo más fácil.

Aunque nos parezca mínimo, hagamos individualmente y en grupos lo que nos corresponde y cuidemos nuestro planeta; como dicen algunos: es el único que tenemos.

 

1 comentario en “TEXTOS A LA PACHAMAMA”

  1. Hermosas definiciones de compañeros y compañeras escritores, que dejan sus pensamientos y sentimientos sobre la Pachamama.
    ¿Podrá el hombre moderno darse cuenta que somos «todo uno» junto a la Madre Tierra?
    Intentémoslo, ¿con qué?. Con nuestras acciones por pequeñas que sean, con nuestros escritos despertando conciencia. Cordial y afectuoso saludo !!!

    Responder

Deja un comentario