REGLAS ORTOGRÁFICAS

Todo lo publicado en  ARISTOS INTERNACIONAL está sujeto a la ley de Propiedad Intelectual de España  agoto de 2.021 nº 44

La Dirección no se responsabiliza de las opiniones expuestas por sus autores. 
Estos conservan el copyright de sus obras
AL SERVICIO DE LA PAZ Y LA CULTURA HISPANO LUSA

EL USO DEL CONDICIONAL
María Elena Camba
Argentina

Es muy usual  escuchar cómo las personas emplean el Condicional en vez del Modo Subjuntivo. Es por esto que vamos a recordar su empleo.

El Condicional Simple o Compuesto (cantaría, habría cantado), indica un hecho futuro considerado como eventual, como probable. Por ejemplo:

  • Te acompañaría al cine si pudiese.
    Además, adquiere un carácter de cortesía en determinados contextos, como en las preguntas:¿Podría indicarme la salida del aparcamiento?

Una vez recordado su empleo correcto, podemos detallar los errores que se han detectado  en su uso:

  1. El Condicional nunca se debe usar en las subordinadas condicionales. En tales ocasiones, es preciso utilizar el Pretérito imperfecto o el Pluscuamperfecto del Subjuntivo

Por ejemplo:
       Si hubiera sido rico se habría comprado un coche  (Correcto)
Si habría sido rico se habría comprado un coche. (Incorrecto)
Si comieras no estarías tan delgado (Correcto)
Si comerías no estarías tan delgado (Incorrecto

  1. Una tendencia muy frecuente es el uso de la expresión yo diría para expresar una opinión. Su empleo es habitual entre los estudiantes, sobre todo en la redacción de los comentarios de texto. También se oye mucho en la televisión, sobre todo en las entrevistas. El error se corrige utilizando el Presente de Indicativo o, preferiblemente, otro verbo.

Por ejemplo:
Yo creo que estás equivocado (Correcto)
Yo diría que estás equivocado (Incorrecto)

Me parece que la película ha interesado al público (Correcto)
Yo diría que la película ha interesado al público (Incorrecto)

ORTOGRAFÍA
Jaime Hoyos Forero
Colombia

Este problemático pero aún bello mundo tiene  -dicen las estadísticas de Naciones Unidas- siete mil setecientos cincuenta millones de habitantes. De ellos  -dicen los sabios del idioma castellano-  quinientos noventa millones hablan español:  algo más del 7.5%.

Es el español el más hablado después del inglés, el mandarín y el hindi.

Hay dos tipos de hablantes del español: los que le creen a la Real Academia Española y tratan de seguir sus enseñanzas, y los que no la quieren y tratan de no seguir sus indicaciones. Estos últimos, lógicamente, cometen  errores de ortografía cada vez que no siguen sus instrucciones. El que sigue poniéndole tilde a “solo” (porque no le gusta lo que dice la Academia) comete un error de ortografía cada vez que escribe “sólo”. Y así sucesivamente.

Lo mismo ocurre  cuando decimos Premio Nobel acentuando la “o” de Nobel (Nobel) en vez de acentuar la “e” que es lo correcto: Nobel.

Si se dijera  Nóbel, tendríamos que escribirlo con tilde sobre la “o”, pero ocurre que lo escribimos bien, Nobel y lo pronunciamos mal: Nóbel. En sueco –idioma original del apellido-  se acentúa la “e” y lo mismo es en español: palabra aguda.

Y cada vez que al hablar decimos Nóbel, cometemos un error ortográfico.

CONSEJOS  ORTOGRÁFICOS
Eunate Goikoetxea
Alicante

COPIADO DE LA RED.

La actual ortografía española empieza a codificarse desde el siglo XVIII, con el establecimiento en 1727 de las primeras normas ortográficas por parte de la Real Academia Española al poco tiempo de su fundación. Hasta ese momento las vacilaciones en las grafías eran constantes: unos optaban por soluciones fonémicas, tratando de adecuar su escritura a la pronunciación oral, y otros se decantaban por criterios etimologizantes, manteniendo grafías que carecían de correspondencia en la pronunciación del español de la época. El resultado era una falta de unidad que dificultaba la comprensión.

No Agregar S a la segunda persona del singular del pretérito del indicativo
Viste, dijiste, escribiste.
Comas
Resumo aquí los tres principales errores que suelen cometerse en el uso de las comas

  • Nunca hay una única coma entre el sujeto de la frase y el verbo: Incorrecto: “*Pedro, comió su bocadillo” es un error. Lo correcto es “Pedro comió su bocadillo”. Y es lo mismo cuando el sujeto es una frase subordinada completa: “Lavar los platos por las mañanas era lo que más odiaba”. Siempre sin coma.

  • Nunca hay una coma entre el verbo y su objeto directo: “*El otro día fui a comprar, un coche nuevo”, es incorrecto. Debería ser sin coma, así: “El otro día fui a comprar un coche nuevo”

  • En los diálogos, cuando un personaje se dirige a otro, su nombre o apelativo siempre va separado del resto de la frase por coma o comas:

-Hola, Alberto, ya he llegado.
-Hola, mamá. *Contra más / Cuanto más
Horrorosa expresión mal escrita, que no es correcta.
Lo correcto es “cuanto más” o “cuanto menos”, nunca “*contra más” o “*contra menos”.

Cuándo/cuando

“Cuándo” se escribe acentuada cuando es un adverbio interrogativo y, en ese caso, siempre se puede sustituir por “en qué momento” o “ en qué día”:
¿Cuándo vienes? → ¿En qué momento vienes?
No sé cuándo es su cumpleaños → No sé en qué momento es su cumpleaños, no sé qué día es su cumpleaños.
Un pequeño truco es añadir, detrás de tiempo, la interjección “demonios”.
¿Cuándo demonios vienes?
No sé cuándo demonios es su cumpleaños.
En cambio, cuando sin tilde no se puede sustituir por las expresiones anteriores:
Cuando llegues, llámame para ir a recogerte → *En qué momento llegues (incorrecto)
Y tampoco se puede incluir la interjección “demonios”:
*Cuando demonios llegues, avísame. (incorrecto)

De que

Este es el truco para saber cuándo el “de que” es correcto y cuándo no:
Sustituye todo lo que haya detrás del verbo por la palabra “ALGO”.
Si te suena bien sin necesidad de añadir un “de” antes del “algo”, es que el verbo NO necesita un “de que”.
Ejemplos:
*Me di cuenta que era demasiado tarde—> LO CORRECTO ES: Me di cuenta DE QUE era demasiado tarde (Me di cuenta DE ALGO)
*Me acordé que tenía una cita con el dentista—> LO CORRECTO ES: Me acordé DE QUE tenía una cita con el dentista (Acordarse DE ALGO)

He olvidado de que venías hoy → LO CORRECTO ESHe olvidado que venías hoy (Olvido algo, no *olvido de algo)

Dónde/ donde

Lo mismo que ocurre con el cuándo/cuando.

Dónde se acentúa cuando es adverbio interrogativo. Se puede sustituir por “en qué lugar” y se puede intercalar la interjección “demonios” después.

–¿Dónde has dejado la caja de verduras? –→ ¿En qué lugar has dejado la caja de verduras? ¿Dónde demonios has dejado la caja de verduras?

Donde, sin acentuar, no se puede sustituir por “en qué lugar” y no se puede intercalar “demonios”.

–La he dejado donde me dijiste. → *La he dejado donde demonios dijiste.(incorrecto)
Guiones de diálogo (rayas) mal colocados
Aunque esta no es una falta de ortografía per se, usar correctamente las rayas de los diálogos ayuda a que el lector no se confunda y pueda disfrutar el escrito.

Errores usuales:

Diálogos que usan guión corto (-) en lugar de raya, que es lo correcto tipográficamente (–)
Acotaciones o incisos separados por comas en lugar de rayas:*Ya estoy en casa, dijo Elena (Incorrecto)–Ya estoy en casa–, dijo Elena (Correcto)
Rayas colocadas al final de la acotación, cuando ya no son necesarias –*Ya estoy en casa–, dijo Elena– (Incorrecto)–Ya estoy en casa–, dijo Elena. (Correcto)

Haya/halla/ allá

Halla: sería la tercera persona del presente del verbo “hallar” (encontrar) “Una agente de policía halla un cadáver en un edificio abandonado”). Su uso es muy poco habitual.

Haya“, de nuevo una forma verbal, en este caso del verbo haber (“Espero que el sofá haya cabido en la furgoneta”). También puede referirse a un tipo de árbol (“Hemos plantado un haya y un abedul”).

Aya” es sinónimo de cuidadora (“Mi vieja aya se llamaba Matilde”).
Allá” es un adverbio de lugar (“La casa estaba allá a lo lejos, a la derecha de aquella colina”).

*Hubieron problemas, *han habido problemas, *habían personas
Todas esas expresiones son incorrectas.
Lo correcto es: hubo problemas, ha habido problemas, hay personas.El verbo haber en estos casos anteriores es impersonal (es decir, no tiene sujeto, a diferencia de cuando decimos “hemos comido” o “han viajado”).
“Personas” (o “problemas”) no es el sujeto de esta frase, sino el objeto directo, y el verbo concuerda siempre con el sujeto y no con el objetivo directo. Por lo tanto, el hecho de que ese nombre sea plural no hace que el verbo sea plural.
De la misma forma que decimos “Álex compró dos balones” y no “*Álex compraron dos balones” (incorrecto, a pesar de que los balones son dos), decimos entonces “Hay 16 cajas de cerveza”, “Había tres cuervos” o “Hubo personas que lloraron durante la película”.
En su forma impersonal, el verbo haber solo puede usarse en tercera persona singular: hay, hubo, habría y habrá.

Sino / si no
También es muy común confundir la palabra “sino” con la expresión “si no”.
Sino: como sustantivo, es sinónimo de “destino” (“¿Qué puedo hacer? Es mi sino”).
Como conjunción, “sino” introduce una variante a un elemento dado:
No es Teresa, sino Luisa, quien se encargará de la revisión”
No es blanco, sino negro”.
Si no: En este caso, se trata de la unión de la conjunción condicional “si”, que abre el inicio de una frase condicional, y la partícula negativa “no”.
“Si no vas al trabajo, te despedirán”

.TRUCO: para diferenciar esta forma de las anteriores, elimina el “no”, seguirá quedando una frase gramaticalmente correcta:“Si vas al trabajo, te despedirán”.En los otros casos, en los que lo correcto es “sino” (todo junto) si eliminas el “no” la frase no tendrá ningún sentido:*¿Qué puedo hacer? Es mi si (incorrecto)
*No es blanco, si negro (incorrecto)

Sobretodo / sobre todo
Escrito junto, “sobretodo” es sinónimo de “abrigo” (una palabra actualmente bastante en desuso en España).
En cambio, la expresión más usual “sobre todo” se escribe separada, ya que es la suma de un adverbio “sobre” y el sustantivo “todo” y significa “principalmente, especialmente”.
“Me gusta sobre todo el helado de vainilla”.
Un pequeño truco para saber cuándo usarlo separado puede ser sustituir “todo” por “todas las cosas” (“Me gusta sobre todas las cosas…”).
Uso de exclamación e interrogación al mismo tiempo
Lo más común es (y correcto) esta redacción:

¡¿Qué has dicho?!

Es decir, primero abriendo con el signo de admiración y después interrogación, y cerrando justo al contrario.
Pero la RAE admite también la forma contraria: ¿¡Qué has dicho!? Lo importante es que los signos de apertura y cierre sean simétricos: ¿¡  !?
Además, también es posible y correcto emplear dos signos juntos (¿¿ ??) incluso abrir con uno y cerrar con otro:
¡¿Qué has dicho?!

Deja un comentario