POEMAS VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

Todo lo publicado en  ARISTOS INTERNACIONAL está sujeto a la ley de propiedad intelectual de España
Noviembre   2.019  nº 25
La Dirección no se responsabiliza de las opiniones expuestas por sus autores. 
Estos conservan el copyright de sus obras

AL SERVICIO DE LA PAZ Y LA CULTURA HISPANO LUSA

COLABORAN. Irene Mercedes Aguirre (Argentina)…María Elena Camba (Argentina)…Liana Friedrich,( Argentina )… Carlos González Saavedra (Argentina)…José Lissidini Sánchez (Uruguay)…Elsa Lorence (Argentina) …Sarah Petrone (Argentina)…Antonia Russo (Argentina)…Hilda Augusta Schiavoni  (Argentina)…
LETRAS DEL ANDEN (Villa Mercedes-San Luis-Argentina)  Teresita Morán Valcheff…Nilda del C. Guiñazú…Carmen G. Lucero de Palma…Myriam Astudillo

¡ NO MAS VIOLENCIA!
Irene Mercedes Aguirre
(Argentina)

Vivas y libres todas, desde el primer vagido
nos sumamos , confiadas, a la aventura humana,
sensibles nos volcamos en cada recorrido,
al son de la ternura que de nosotras mana.

Vivas y libres todas, ampliamos el sentido
de nuestras experiencias, semana tras semana.
Con la leche y la miel hacia el recién nacido
tejimos la esperanza que al futuro se hilvana.

Vivas y libres todas, caminamos, bregando
por los mismos derechos y posibilidades,
por dignidad y respeto ¡Que cesen las violencias!

Vivas y libres todas vayamos, impulsando
los cambios efectivos , las oportunidades,
¡sembrando Amor y Paz en todas las conciencias!

CLAMOR
María Elena Camba

Cada vez son más
no descansan ni en sus tumbas
una igual a todas sin siempre
no hay regreso ni mañanas

Crece en su ausencia
tanta vida trunca
claman en las calles
en las casas

¡Ni una menos!
Vivas las queremos

ACUARIO
Liana Friedrich,( Argentina )
(de su libro «Caminos a la Eternidad»)

Más allá del perfil en sombras,
Hija de una pléyade sin  rumbo,
posas tu mirada nómada…

Flor que desde la hierba naces,
pisotearon tu sonrisa y tu esperanza.
¡Álzate desde el polvo de los siglos!
Y hallarás un mañana
sin carceleros ni cerrojos.

Quítate esa máscara
que margina un rictus anacrónico
en tus rasgos de infancia…
Porque la nueva era está empezando.

Pacientemente Ganimedes engarza
un rosario de aguas cristalinas
para regar de milagros la alborada.

MUJER
Liana Friedrich
(Poema seleccionad por el C.E.N.,
Centro de Escritores Nacionales, Córdoba, Argentina)

Desata, desanuda, desmenuza
esa costumbre ancestral,
esclavizante de ser mujer…

Dura médula de supervivencia:
…¡Levántate y anda!

Germina corolas de luz
en los ojos tristes…
Y al ritmo vivo de tu danza,
transmuta incansables partituras
con tu risa vibrante de bemoles
para sumergir claves de llanto
en los rincones más silentes…

Haz que ondulen tus sueños
aún entre vidrios rotos de esperanza,
lejos ya del destino inobjetable
de ser mujer- objeto,
piel sometida y mancillable,
sumisa voluntad atormentada…

Por sobre el río vano de apariencias,
cruza el puente, con paso seguro,
libre al fin de injusticias y de injurias.
Y vuela, hasta abarcar el horizonte,
deshilachando luceros y batallas.

DERECHOS
Carlos González Saavedra- (Charlitos )
Argentina

Que ya basta mujer
Que me tienes harta
Que llevas sueños
Esperando sentada
¡Ya basta!
Que todas tus batallas han sido
entre sábanas y has terminado
lastimada.

Soy yo, tu alma que habla
Vamos que ya estoy
Arremangada
Vamos piensa otra cosa
que despierten tus células
Que tus manos carguen armas.
¡Traes la fuerza para parir hijos!
¡YA BASTA!

Defiende tus derechos como
Nadie
Levanta tus banderas
en todas las comarcas
que no sea por política, tomada
tu palabra.
Que sea el genuino derecho
de la que calla.
Para eso te han dotado
con inteligencia y agallas

Lucha por las vidas injustas
Sé la voz de las que callan
Sé mujer valiente, en todos los frentes
¡Y ganarás siempre todas tus
batallas!

CÓMO ES POSIBLE
Carlos González Saavedra- /Charlitos)
Argentina

Cómo es posible
Que la adversidad te doblegue
Que tengas blanca la cara
Sin sonrisa, desconsolada
Colmada de pliegues.

¡Si tu espíritu, no es ese!
Tienes un temor absurdo
Miedo de sacar al ruedo
Lo guerrera que eres.

Acéptame este consejo:
Enciende el alma
Saca tus uñas y pelea
Hazle saber a los idiotas

Todo, lo que tú puedes.
Quién robarte un sueño quiera?
¡¡¡Vocifera mujer vocifera!!!
Rabiosa cortarle
su cabeza con toda la fuerza.

Que nadie se atreva…
Que de los sueños se vive
Que por ellos, se pelea
Muéstrate fuerte

Aunque estés agotada
y no soportes ni una pluma
camina con las rodillas
sino puedes con las piernas

Sonríe, aunque la angustia
Te gane.
Nunca rendida, ni muerta
Ya verás, como se apartan
Los oportunos.

Los que esperan todo, de vos
Mezquinos, observando tu
Condena.
Como hienas esperando
Tu osamenta

¡¡¡Ríete de ellos!!!
Barre el excremento que a
tu alma rodea, échale con
Toda la fuerza.
Que tú…,
¡¡¡Vales mucho más la pena!!!

¿ POR QUÉ MUEREN?
José Lissidini Sánchez
Uruguay

¿Por qué mueren las mujeres?
Como mueren, los que tienen visiones,
los que prodigan la verdad,
los que claman por los derechos Humanos,
la igualdad, la justicia, la paz y la vida,
los nobles de espíritu, los que mitigan
el dolor de los demás.

Ellas, destinadas a florecer y dar frutos,
a pesar de la enfermedad y la muerte,
para mantener con vida a un mundo,
que gira insolente, colgado en el Universo.

¿Por qué subyuga y prevalece, lo despreciable,
aquello carente de virtud, lo yermo,
lo que se nutre de la sangre y la miseria?
Y, sin embargo, ellas que depuran, nutre,
unifican, mitigan y otorgan esperanzas,
se marchan.

¿Por qué? Si son irremplazables semillas,
esparcidas en el seno de la tierra-madre,
latentes y a la espera, de un tiempo propicio
de siembra, donde germine la primordial idea
y cosechada, pueda al fin alimentar y saciar
el hambre, que ha atravesado las eras.

Mientras, yacemos los hombres,
entre la inconsciencia y la semi vigilia,
con la grotesca pretensión de ser hermanos,
solemnizados en la predica de la razón,
con la práctica de la violencia.
Seres intolerantes, fingiendo la justicia
y la piedad, en plena noche oscura
del alma y del amor, donde la caricia
se vuelve crueldad y espanto,
que a la vez que segamos sus vidas,
osada e inescrupulosamente preguntamos:
¿por qué se mueren, las mujeres?

Elsa Lorences
Para mi hija Nancy 
Y las madres solas.

Naciste Mujer por Gracia de Dios.
Como hombre saliste a trabajar
para tu casa poder sustentar.

Luchadora como madre
por tus hijos te desgastas
sin nadie que te apuntale.

Peleas por tus derechos
y al hombre te igualaste.
Eres madre y estás sola
pero la peleas igual.

No te amilanes mujer
lucha por tu libertad
que nada ni nadie
te pueda parar.

 

     NI UNA MENOS
Marga Mangione
                              (Argentina)                                    

Homenaje a todas las mujeres y niñas
muertas por violencia familiar o sexual

Ni una menos hoy gritamos,
porque el pueblo lo reclama,
desesperados marchamos
con esta justa proclama.

Somos hombres y mujeres
que les pedimos justicia;
Diputados, Senadores:
¡trabajen con más pericia!

¿Acaso no tienen madres,
los que juzgados manejan?
¿No tienen jueces por padres,
ésas, que los hombres vejan?

¿No hay entre los magistrados,
alguien con hijas violadas,
y locos, desesperados,
quieren sus honras vengadas?

Si no le ha pasado nunca,
no sentirá la impotencia
de llorar la vida trunca
de quien murió por violencia.

Hay que votar esas leyes
que a las mujeres protejan
no están tiradas por bueyes
las carretas que manejan.

La tecnología hoy día,
no justifica el atraso,
la desidia es cobardía,
y la apatía un fracaso.

Hombres: dejen de tomarnos
como seres inferiores,
no necesitan matarnos
para tapar sus errores.

¡Basta ya de femicidios,
ni una menos en el mundo!
¡No queremos homicidios
por causa de un iracundo!

¡A la cárcel de por vida,
púdrase allí el asesino!
¡Ni una menos que perdida,
muera por ese destino!

Luchemos por las quemadas,
las golpeadas y agredidas,
por las que son humilladas,
y por las muertas y heridas.

Por esos hijos pequeños,
que huérfanos han quedado
la madre muerta, y sin sueños
y su padre encarcelado.

Que los cuiden sus abuelos,
sus tíos o sus hermanos,
y los priven de los duelos,
que destroza a los humanos.

No les enseñen a odiar,
porque no vale la pena
sus mentes deben brillar,
dentro de un alma serena.

Mañana, cuando ya grandes,
quieran saber sus verdades
sin elocuentes alardes,
hablen de fatalidades.

Si ésos son niños felices,
no repetirán la historia
porque no habrá cicatrices
aguardando en su memoria.

¡Por los padres y los hijos
de tantas mujeres muertas,
pidamos jueces prolijos
cuyas mentes sean abiertas!

¡Ya queremos soluciones,
No más violencia que aterra!
¡Que se unan las naciones:
ni una menos en la tierra!


«NADIE COMPRENDE»
Sarah Petrone
Argentina

Nadie comprende el silencio de las horas
el vacío existencial, los tiempos idos
la increíble soledad del que ha perdido
y en el dolor marginal se esconde y calla.

Solo el espanto vigila entre las sombras.
La luz, tras la ventana se levanta.
Están llegando tiempos de zozobra
y el alma acuna un sueño sin mañana.

¿Como entender y hacer que otro lo entienda?
El buen amor no hiere. En la ignorancia
el paso de la vida y de la muerte
depende solamente de un fracaso.

Se cansa el corazón. Se ha corrompido.
¡Culpame a mi porque  le di mi alma!
Una y otra vez volví vencida
aunque el amor callaba en su garganta.

Nadie responde al clamor… es el destino.
Igual que en el cuento del lobo, está trillado.
A quién le importa, al final, cuánto he sufrido
si la justicia y su razón fueron negadas.

Morir de amor
no era la consigna.
La puta, la mujer, la niña y madre
todas se agruparon ese día

y grité ¡No! No quiero que me dañes.
Un fino hilo desangra… y se desliza
por el cauce de una vida que se apaga.
Quiero estar viva y alguien me responde
que su tiempo se agotó entre mis manos.

 

QUIETUD
Antonia Russo
Argentina

La triste quietud
de este lugar
agobia mis sentidos
volviéndome cenizas

Mi cuerpo frío y sin luz
descansa en las praderas
que la nueva aurora
insufla con colores

Mis manos sin fuerzas
plagadas de surcos
intentan hallar en el río
aquella niña sorprendida

Mis pies ya cansados
de tanto caminar
exploran nuevos senderos
que me llevan al exilio

LEVÁNTATE Y ANDA
Hilda Augusta Schiavoni 
Argentina

Levántate mujer.
No cubras al verdugo.
Levántate y habla.

Si él te envuelve
de palabras tiernas,
revélate
porque no cambia
y el golpe viene después.

Si la Ley no alcanza,
toma el micrófono,
levanta la voz
que los amigos
de los perversos
temen la difusión.

El miedo aplasta,
pero,
desde el fondo de tu ser
levanta a tu hijo,
abrázalo, refúgialo
en entidades religiosas
y desde allí clama.

Grita
hasta que el universo
se conmueva
y escuche tu padecer.
Oye, no vuelvas con él.

NO ME PEGUES
(Desconozco el autor )

No me pegues que me duelen
el alma y el corazón,
no soy un objeto que usas,
ni tu propiedad, señor.

Cicatrices me has dejado
en la mente y en el cuerpo,
creyendo que soy tu esclava,
pensando que eres mi dueño.

No me pegues que sufriendo
me paso la noche entera
y mi amor va agonizando
en la oscuridad más negra.

Me lastiman tus vocablos,
tus golpes enfrían mi alma,
violencia verbal y física
sobre mi cuerpo se lanzan.

Noto tu mirar de fuego
quemando mis emociones,
me observas con aversión
embriagado en tus licores.

Tus gritos llenan la casa,
los niños miran y lloran,
me aporreas sin piedad,
tirando y rompiendo cosas.

Y de pronto, entre tus manos,
mi cuerpo yace sin vida.
Pégame, que ya no siento,
ni me duelen las heridas.

LETRAS DEL ANDEN (Villa Mercedes-San Luis-Argentina)

SIN PIEDAD
Teresita Morán Valcheff –
Socia Honoraria del Comité Permanente de los Derechos de la Mujer, Ecuador.

No permitamos ninguna forma de violencia
en contra de la mujer.

Cielo de rotas estrellas
el de esta noche aciaga.
Has violado mi puerta
trepado a las espaldas de la sombra
sin piedad por las lágrimas
ni el miedo.
Desconozco tu rostro
el de los odios nuevos
rojo relámpago
en el abismo antiguo de tus ojos…

Ayer nomás era la vida un hontanar de rosas
que prometía un incendio duradero
pero una arborescencia de peces inclementes
te creció entre los dedos
y una luna de escarcha nos tocó con sus rayos..

Atrás quedaron las fogosas estaciones
los ramos del delirio pisoteados
el amor en el hueco de la pena.
Y se rompió el cristal mientras velábamos
la agonía de un sueño.
Siluetas fragmentadas
galopan las nieblas de la mente
y solo queda este fragor de huesos
en la yerta soledad sin espejismos.

LA CONDENA
Nilda del C. Guiñazú

“Vivas y libres nos queremos”
No más violencia

Era la hora en que comienzo a despertar
en una barca a la deriva
su timón quebrantado.
El amor se amordaza
en crestas de tormenta.

Yo como una estatua arrasada
de ojos abiertos y la memoria a ciegas
traumatizada por humillaciones y vejámenes.
El me llama con la fuerza de la violencia.
Me acorrala para encarcelarme
en su lado tenebroso.
Me amarra con cadenas al cuello
para que la caída sea más fuerte.
¿Adónde me lleva?
¿Yo cargo con remordimientos de culpas?
¿Ya no padre volver atrás?

La memoria despierta es un relámpago
trae la señal que lleva a huir
de la morada de las sombras,
del dolor, del abuso
donde mi vida y su vida
se mezclan en una alucinación.
Es el desgarro que encierra todo mi ser,
es el paraíso roto.

Hay un clamor de auxilio
un soplo de razón
que derriba la máscara
y descubre su rostro inhumano.
¡Basta de violencia!
Hilvano la gran herida de mi corazón
con hilos que la luna ofrece
en desveladas noches.
Debo encontrar el sosiego
y rescatar el gozo
de una nueva alborada.

 

MUJER
Carmen G. Lucero de Palma
La mujer debe denunciar el maltrato y la violencia sobre su persona

Aún entre penumbras
ya se escucha tu voz
aún cuando la noche llega
y desata malones de silencios.

No en vano tu rostro impávido
sale entre lamentos sollozando
el oprimido cansancio del hastío
en las alas desnudas de tu pena.

Conoces el dolor de la violencia
y vacilas en anunciar ese maltrato
miras el mundo sólo de tus sombras
de tu vida vacilante y desairada.

Más, esta luz que hoy te inunda
es el canto que bendice tus quimeras
ya las hojas de tu otoño adormecido
florecen primaveras en tus manos.

OTOÑAL
Myriam Astudillo
No permitamos que se viole la inocencia de la niña-mujer
Para Syri Gettar Tarabay

Debieran ser eternos los tiempos de inocencia,
para crecer sin prisas jugando a ser princesas,
en palacio encantado y vestidas de seda,
con galas elegidas del arcón de la abuela.-

Debieran ser dichosos…pero si no lo fueran,
disfrutemos el¡ hoy ¡…sin lamentar la pérdida,
asumamos celosos la lícita defensa,
de ser niños-adultos por los días que restan..-

Compartamos el ciclo vital de la rayuela,
y de Magos que dejan su presente a la puerta,
¡recobremos la infancia que hasta despierta…sueña!.-

Y acometamos todos la quijotesca empresa,
de rescatar la pura tibieza de su esencia,
para así redimir…la humanidad entera.-

5 comentarios en “POEMAS VIOLENCIA CONTRA LA MUJER”

  1. Nuevamente gracias querida Eunate. Los poemas lucen más en las páginas de Aristos Internacional, estéticamente diagramadas y con bellas flores que los adornan.
    Un abrazo grande de Letras del Andén.

    Responder
  2. Poetas unidos Num grito que abre caminho para a liberdade…vozes com a força de um basta! Crença na força e inteligência mostram valores e direitos…Cada verso é um abraço forte e seguro, para resgatar a auto estima e a liberdade de ser mulher!
    Parabéns aos poetas!

    Responder
  3. Realmente no creo que en un segundo de iluminación, alguien alcance a comprender, el por qué de la barbarie,
    porque eso es la violencia irracional, barbarie. La sin razón, la brutalidad que enceguecen la mente, provocan el crimen.
    Tarea de Titanes, el extirpar tal mal.
    Mi aplauso a todos los expositores de obras, que tañen duro.

    Responder

Deja un comentario