POEMAS SOBRE LA TRATA DE PERSONAS

Todo lo publicado en  ARISTOS INTERNACIONAL está sujeto a la ley de propiedad intelectual de España

Julio 2.020  nº 33

La Dirección no se responsabiliza de las opiniones expuestas por sus autores. 
Estos conservan el copyright de sus obras

AL SERVICIO DE LA PAZ Y LA CULTURA HISPANO LUSA

COLABORAN: Irene Mercedes Aguirre (Argentina).-Leonor Ase de D´Aloisio (Argentina)-Angelina Sara Baca (México). -Carlos Benitez Villodres (Málaga-España).-María Beatriz Bolsi (Argentina ) .-Matías Bonora Berenguer (Argentina)-. María Elena Camba (Argentina)- José Félix Cruz Guitérrez –(México),-Teresita de Antueno  (Argentina).-Carlos Gonzalez Saavedra (Argentina) .-José Lissidini Sánchez (Uruguay).-Liliana Lorán (Argentina).-Sara Petrone (Argentina).-Graciela Ríos Lobos  (Argentina). -María Rosa Rzepka (Argentina).-Maria Sánchez Fernández (Úbeda – España). – Dorothy Villalobos (New Jersey- USA). – Ady Yagur ( Israel) .-Alba Lilia Yobe (Argentina).- Adolfo Zabalza.(Argentina).-LETRAS DEL ANDEN (Villa Mercedes-Argentina ) Judith Lilian Bocco.-Aldo Javier Calveyra.-Nilda del Carmen Guiñazu- Diana Silvia Ismael,-Carmen C Lucero de Palma-Teresita Morán Valcheff.-Yamida

UN MUNDO POSIBLE
A las virtudes cardinales
Irene Mercedes Aguirre
Argentina

La Paloma de Paz surca con raudo vuelo
todo el vasto horizonte que envuelve nuestra Tierra
y pese a las crueldades que la violencia encierra,
nos brinda su mensaje de amor y de consuelo.

Cuatro son las palabras que diligente aporta:
Prudencia es la primera que abre el entendimiento
con nuevas reflexiones . Momento tras momento,
procura que aprendamos a cuidar lo que importa.

La justicia la sigue, refuerza voluntades
para el respeto mutuo entre toda la gente,
aumenta la confianza su juicio pertinente
y marca, sin dudarlo, responsabilidades.

Fortaleza es la clave de nuestra resiliencia,
nos sostiene y ayuda en las dificultades,
afirma la esperanza , calma las ansiedades
y abre nuevos caminos a la propia existencia.

Y por fin, la templanza convoca nuestro tino
frente al desorden cierto de tantos apetitos,
la trata de personas , vejaciones, delitos
de un deshumanizado submundo sin destino.

¡Vamos todos con ellas tras su noble utopía
que nos llama a integrarnos a la co-Humanidad,
bajo el signo glorioso de la humana igualdad
y la unión como hermanos en fecunda armonía!

CONSECUENCIAS DE LA TRATA
Leonor Ase de D´Aloisio
Argentina – Bs. As. – Pergamino

Conocí a esa jovencita
un momento, hablé con ella.
en posterior entrevista,
nada hallé de aquella mujer.

Se apagó su fluorescencia
ese toque inmaculado
su simpleza y su presencia,
el destello en su mirada.

Ahora la asusta la angustia
tiembla como un relámpago
figuras vagas se lanzan
confundiendo su pasado.

Su ilusión era distinta
se amargó decepcionada
se vio enredada como en
telaraña, sin salida.

Estaba sola, sufrió mucho
reclamó nadie la escuchó.

Se conmovió un hombre de ella
de ese calvario la libró
la justicia se presentó
con detención y clausura.

LA TRATA DE PERSONAS.
Angelina Sara Baca
México

Es la trata de personas
un tema tan escabroso
tan sucio, pecaminoso,
que cuando tú lo detonas,
al momento desentonas.
Tu dignidad, profanaron,
del respeto, se burlaron;
y en el jardín de tu alma
donde reinaba la calma,
tu rosal, lo pisotearon…!

ESCLAVOS EN LA VIDA
Carlos Benítez Villodres
Málaga (España)

Al alba, el sol murió de horror sangriento,
atrapado por ríos abismados,
en la prisión de yugos y de arados,
donde la vida es puro lamento.

Soterraron tu astro aún sediento
antes de que llegaran los alados
luceros a tus cielos marginados
para verter su savia en tu talento.

Oh mis amadas aves, liberaos
de vuestra esclavitud que yo os amparo
con mi sangre rebelde en este caos

forjado por rufianes, con descaro.
Desanclar de la cárcel vuestras naos,
y buscad la perpetua luz de un faro.

MUJER NIÑA EN LA ESQUINA
Beatriz Bolsi
Argentina

Una muñeca llora
en el borde de la cama.
Su dueña está en la esquina.
Estrena nueva vida
sin saber- aún- lo que es la vida.

Se instala en ese espacio
-que el barrio no ha prestado-
y en el ritual de sombras
de la noche cercana
los años escasos
los altos tacones
la corta pollera
alojan el miedo.

El desnudo miedo de que sea inútil
brindarse en el cuerpo
abrirse al infierno
o ser la manzana de otro Paraíso.

No es manantial de fe este sórdido encuentro
en que el alma cae
en fragmentos de sales
y de heridas

La tarde es una grieta de la eternidad.
Y el regreso
el grito de los sueños manchados
partiéndose en la calle.

Tras los muros urbanos
llora- cada tarde-
una muñeca
en el borde de una cama.

YERMAS, INSULARES…
Matías Bonora Berenguer
Argentina

-La prostitución no es vocación,
es explotación-

La soledad extingue la mínima sonrisa
que sobrevive en su retazo
de juventud consumada,
a golpe de anónimos músculos,
sudor y suciedad.

Naufragada su inocencia,
y sin más misterios que preservar,
vulnerada queda
en una mercantilizada
intimidad;
cuando adolecen los pliegues del cuerpo
y del alma,
que nadie quiere.

Añora aquellos colores
de niñez y de hogar,
de madre y chocolatada…
que evoca cuando la invaden
con la repetida brutalidad del instante
sin caricias ni respeto.

Respira en su rincón de vida
la violencia de los días,
rutina de cuerpos en asfixia,
miradas de compraventa,
regateo de dedos, manotazos
de pelos apretados
mientras cuenta los segundos,

hundida en el colchón
con su talle prisionero;
y bofetadas de euros
sin propinas ni perfume.

Amanece
en las veredas que se colman
de ajenas alegrías.
Y ella regresa a su barraca
de hotel y lejanía.
Dormita una imaginada libertad,
arriada
y derrumbada
con su amordazada femineidad,
ultrajada de derechos
y amarrada
en la espalda del mundo;
entre erectas ingles
de aquellos seres
que olvidaron ser hombres…
Y que cierran sus ojos ante ella,
por el obsceno temor
a esa sola mujer
que los desnuda con la mirada
desafiante
y les grita
desde el alma
¡Y rota llora!
como un cansado recipiente
que espera,
colmado de olvido.

TE ROBARON LA INFANCIA
María Elena Camba
-Argentina-

Te robaron la infancia
cuando fuiste tras un sueño.
Mancillaron tu cuerpo de niña
y quedaste atrapada,
oculta en las sombras.
Sin rostro ni voz,
ovillada en un rincón
con la culpa a cuestas.
Marioneta errante sometida
a pasiones enfermizas.
La violencia ronda,
te duele en la garganta.
¡Cuánto dolor encerrado,
cuánta mentira torció tu vida!

Y tantas otras como vos
que permanecen en las sombras.
Y nosotros,
que cerramos los ojos para no mirar.
Y nosotros,
que callamos la injusticia,
Son una, diez, cien, miles,
no descansan ni en sus tumbas.
Una igual a otra sin siempre,
no hay regreso ni mañanas.

Un grito atraviesa tanta ceguera
¡Basta a la esclavitud!
¡No a la trata!

Las queremos todas vivas
Las queremos todas libres

¡AY! MARUCHA
Autor. J. Félix Cruz Gutiérrez.
México

Marucha ha dejado de jugar con sus muñecas
Marucha se dio cuenta que ya es una mujer,
Marucha ante un espejo hace sus muecas
y en cada aparador se busca ver.

Marucha toda vía no se da cuenta
que los hombres ya la voltean a ver,
Marucha sin querer se ve coqueta
que provoca tenciones sin querer.

A Marucha casi todos la critican
porque tiene un aire así, no sé de qué,
como una mujer fatal la califican
¡Ay! Marucha, que será de ti…yo no lo sé.

Marucha nunca juegues con tu nido de ilusiones
eso es todo lo que le pude decir,
porque vas a conocer las decepciones
que al algún día sin querer te harán sufrir.

A Marucha yo la amaba con el alma
al saberlo fue muy franca y dijo -no,
sin embargo yo me fui con la esperanza
y le juré que volvería por su amor.

Hoy me encuentro en el pueblo de Marucha
y por ella después de años pregunté,
hoy me encuentro postrado ante una tumba
¡Ay! Marucha, mi Marucha se me fue.

GRITOS AHOGADOS
Teresita de Antueno
-Argentina.

Mi cuerpo se vende.
Mi carne se paga.
Un destino aciago
a mi vida se ata.

Sudores de extraños
sobre mí soporto
y en gritos ahogados
por la noche lloro

Ya no veo las caras,
rostros no conozco.
Con angustia cumplo
los deseos de otros.

Y me siento sucia
porque soy usada
para las más bajas
pasiones humanas.

Escuché promesas:
resultaron falsas
y ahora en un cuarto
estoy encerrada.

Mi único ruego,
mi sola esperanza
es que alguien me encuentre
y sea liberada

BUSCO EN VANO TU MIRADA
Carlos Gonzalez Saavedra
-Argentina-

Busco
El brillo, que tus ojos irradiaban
Busco entre las multitudes
La alegría con que tus ojos hablaban.
Ojala te encontrara
Caminando por las calles, liberada.
       De las fauces del odio, de los mercaderes sin alma
     De los que lucran con tu necesidad e ignorancia.
Donde te busco niña
Espero que tu luz venza a la oscuridad,
que te tiene atrapada.
Te busco, entre los que rapiñan,
en alguna barcaza, la inocencia.
Te busco…
Donde has sido engañada
Entre los trastos viejos,
de un burdel de mala muerte
o botellas de agua ardiente.
Sin palabras, sin gritos
Con templanza y nostalgias.
Donde estarás? Donde te busco?
Por donde andará tu alma?
Donde sufres tus desdichas
Donde encuentro tu mirada, iluminada.
La busco entre el hedor de hipócritas,
de una sala cortesana,
donde los esfuerzos son estériles.
Porque son jueces los mismos,
que pagan?
Donde te busco
En celdas pobladas
De desprecio y maltrato.
Donde?
Te busco…
Entre la desgracias de los
que como a vos,
le arrebataron la infancia y la confianza
Entre
Los que las drogan
Para tenerlas a su antojo,
Esclavizadas.
No…
Mejor te busco
En tus sueños, en tus alabanzas
En tu esperanza, que pronto
Terminara este flagelo…
Que te mantiene atrapada.

CÁNCER TERMINAL
José Lissidini Sánchez
Uruguay

Es de lástima y da pena
ver como sufre la gente,
golpea el yugo demente,
al esclavismo condena .
 Ninguna persona esta ajena,
haya paz o haya desarme,
más no es noticia que alarme,
por eso presto se olvida,
cada uno a cuidar su vida,
que pase lejos y no alarme.

Los amos de los temores
con gran saña atacaron
con cadenas desataron
los ruines , malos dolores,
la crueldad y los  horrores
La malicia se dispone
 por dinero ,y se impone,
el trafico de personas,
y no importan las zonas,
la oportunidad propone.

Ese brazo invisible,
esa mano del mal,
aprieta fuerte, es real,
más acabarlo es posible:
 Debe ser reconocible,
cual un cáncer terminal,
flagelo internacional
aunque pensarlo aterra,
plantearle furiosa guerra,
sin respiro y pasional.

FLAGELO
Liliana Lorán
-Argentina-

La trata de personas es flagelo
que existe desde siempre … nos precede.
Mientras pienso y estremecida escribo
en algún lugar del mundo esto sucede,
ha sido practicada de mil formas,
y en todas, es brutal lo que acontece.
Los hombres arrancados de sus tierras
esclavizados a serviles menesteres.
Las mujeres y los niños secuestrados
de sus hogares, sus países, son rehenes,
de corruptos inmorales sin fronteras
igualados por siniestros intereses.
Mendicidad infantil, órganos traficados,
servidumbres de todas las especies,
son torturas cotidianas para muchos,
calamidades que a la humana piel someten.
Toda expresión se me hace pobre,
toda denuncia parece insuficiente,
para tanto dolor ! tanta impotencia !
callando la garganta del sufriente.
No sé si sirven de algo mis palabras,
si por mis versos, alguien se conmueve,
pero pecar por omisión o por silencio
no ha de ser la razón que me condene.

ESA INFANCIA
Sarah Petrone
Argentina

Aquellos años de una niñez incomprendida
la de un tiempo que pasó.
A veces añorada
donde la inocencia se perdía
en el grito en que sin gritos, se quejaba.
Anocheceres de una infancia reprimida
que quiso ser pero creció callada
porque los niños, como botín tenían
las bocas mudas
y las manos atadas.

Nadie creyó que el ultraje era prohibido.
Creo que a nadie tampoco le importaba.

Los niños eran solo una conquista
que nacían porque sí. Sin esperarlos
Igual que hoy, algunos … o muchos niños
vuelven a despertarse mutilados
el mundo no ha cambiado en su egoísmo
y la ley del más fuerte
sigue siendo cruel y despiadada.
Pero ahora que han plateado los recuerdos
y se pueden gritar esas verdades
que no callen las bocas de esos niños
es tiempo al fin, de gritar
y de sanarlos.

DOLOR Y SOLEDAD
Graciela Ríos Lobos
-Argentina-

Si solo la muerte acaba con la humanidad,
si solo la muerte es quien entierra en la enfermedad.

La muerte cual si fuera un imposible alcanzar,
la muerte de donde empieza la inmortalidad.

Ahora que no tengo, libertad
al verme traicionada en la oscuridad
no sé para qué ni para quién
mis sonrisas y la dicha entregar.

Si no es la vida la que me enseñó a amar
si no fue el canto de los pájaros
ni el sonido del arroyo al despertar,
ni fue tampoco la humanidad
la que hizo posible mi verdad.

Fue la muerte quien no se hizo presente en mi funeral,
si solo la muerte acaba con el ser valiente en la soledad,
si solo la muerte es quien entierra a la enfermedad
¿Por qué no acaba de una vez?
¡Con mi única verdad, dolor y soledad!

¡Ahora y ya! En esta oscura trata
qué no me deja escapar…

OPROBIO
María Rosa Rzepka.
-Argentina-

Las fauces del oprobio se han abierto,
enrareciendo el aire con su aliento.
Bandadas de inocentes en las calles,
pululan; la miseria al descubierto.
En las plazas dormitan como bestias,
bebiendo en sucios trastos los desechos
que las ratas visitan de antemano,
agregando más peligros al almuerzo.
En los cruces de calle los mocosos
estampitas ofrecen al viajero, que apurado
les arroja unas monedas, o cierra la ventana
en un intento, por no ver la realidad, cruel, lacerante
de ese infierno poblado de angelitos,
tan sin alas, sin mañana, sin anhelos.

Otros hacen malabares, y no fallan
si las clavas van rodando por el suelo.
El desastre es no esquivar el automóvil
cuando cambia de color el señalero.
La droga y el alcohol son el consuelo,
que tapa la miseria en un instante,
hundiéndolos en ese oscuro mundo
que desconoce por completo lo consciente.
Un paso más y surge el delincuente,
que arrebata, golpea y luego escapa.

Pero no vuelve al country a disfrutarlo.
Se sumerge de nuevo en los andenes,
en los subtes, las recovas o las plazas

Pero el alma dormida no avizora,
la pobreza del espíritu, la ignominia,
si en solitario pasaje alguna niña,
paralizada de terror su infancia pierde.
¿ Y que será después de esos cachorros,
que nacen del pecado y la vergüenza?
Que cargan con la culpa de los otros,
de las victimas y de los victimarios.
Quiero saber si acaso es necesario
otro diluvio para lavar la mugre,
que se derrumbe el cielo que nos cubre
o que el sol, abandone el firmamento

CANTO A LA LIBERTAD
María Sánchez Fernández
Úbeda- España

TETRALOGIA

….. y se rompieron sus cadenas

Siempre anheló ser libre
y nunca halló la libertad.
Miró,
palpó,
escudriñó en su mundo interior,
en su propio ego,
y sólo vio
una débil marioneta amarrada, zarandeada
por los hilos caprichosos del destino.
Caminó por las encrucijadas
y senderos de la vida,
cargado de cadenas invisibles
que oprimían y oprimían su alma
hasta romperla en gritos de desaliento.
Caminó hasta el cansancio
por los anchos senderos del espíritu,
y se hundía, y se hundía
en las grises dunas movedizas
hasta desaparecer entre ellas para siempre
y quedar para siempre ignorado.
Quiso escalar las verdes montañas de la esperanza,
y nada más comenzar la escalada,
el peso de su enorme carga
lo lanzó hacia abajo en mortal caída,
aplastándolo contra el duro suelo de la desesperanza.
Quiso navegar por las doradas aguas
de un mar tranquilo de ilusiones
y su pequeña barca naufragaba,
y se perdía en los oscuros abismos
de un fondo infinito donde todo era silencio.

Gritó y gritó:
¡¡ Libertad!! ¿Dónde está la Libertad?
Y sólo le respondió
El eco apagado de sus propias palabras.
Un día, cuando sus labios
quedaron sellados para siempre
con el frío mutismo de la muerte,
su alma, aquí o allá, o no sé donde,
ingrávida y feliz se oyó cantar gozosa:
¡Mis cadenas se rompieron,
no lloréis por mí, regocijaos!
¡Hoy realmente encontré
mi ansiada LIBERTAD!

Libre como el sol, la lluvia, el viento….

¡Qué no quiero rejas!
¡No quiero!
Quiero ver un horizonte limpio
dibujando el blanco vuelo
de bandadas de palomas.
Quiero ver el curso del salvaje río
que nada lo detiene, nada,
ni tan sólo aquella presa
que quiere ser aprendiz de lago.
¡Que no quiero muros!
¡No quiero!
Quiero ver como la hierba crece
sin ser abortada
por el cuchillo gris del hormigón sin alma.
¡Que no quiero lazos!

¡No quiero!
Quiero sentirme alada
y recibir en mi cuerpo sin cadenas
el abrazo del viento enloquecido.
Quiero gritar de júbilo
en la cima radiante de la vida,
y con los brazos extendidos
acoger a la lluvia que generosa me golpea.
¡Ay!
Quiero ser libre como el sol,
como el viento, como la lluvia,
como el pájaro que no ha conocido al hombre.
¡LIBRE!

Libertad es canto

Canta libertad el río
al lanzarse en blanquísima cascada
empapando con lágrimas de gozo
el gozo verde de la verde hierba.
Canta libertad el viento,
que con ímpetu salvaje,
estremece a las nubes
agrupándolas en asustados rebaños.
Cantan libertad las olas
de ese mar embravecido.
¡Eternas danzarinas de un extraño ballet
que culminan sus danzar
en el abrazo gozoso con la tierra!
Cantan: ¡Libertad, libertad!,
Infinitas voces allá en la amanecida
cuando la luz, recién brotada,
promete miles de hermosas esperanzas.
Y dentro, muy dentro de la tierra,
la voz ahogada del agua escondida.

La voZ profunda del agua profunda
murmura en un lamento:
¡Libertad, ¿qué es la libertad?
Y el silencio,
en la quietud de sus palabras eternas
le responde:
¡Bienaventurada!
Un día tú serás la libertad,

PORQUE LA LIBERTAD ES CANTO.
No hay libertad sin cadenas

En la penumbra de un sueño turbulento pregunté:
¡Libertad!
¿Eres muerte?
¿Eres vida?
¿Eres canto?
¿O quizás eres quimera?
Y sentí que me invadía
un susurro de vuelos de palomas
que me alzaba y me alzaba
como a una leve pluma
movida por el viento.
Pude oír que el susurro me decía:
La muerte se libera de la vida.
Yo soy la Muerte.
La vida se libera de la muerte.
Yo soy la Vida.
El canto se libera del gozo y del dolor.
Yo soy el Canto.

Formo parte de ti
y del todo que respiras.
No hay abierta alborada
sin una noche oscura.
No hay alegres sonrisas
donde no ha habido dolor.
No hay hermosa esperanza
sin un duro desconsuelo.
No verán la paloma de la paz
donde no ha existido guerra.
¡Libertad!
Hermosa palabra.
¡Libertad!
Pero ¡ay!
Nunca habrá libertad
donde no han conocido las cadenas.

EL NIÑO ESCLAVO
Dorothy Villalobos
New Jersey (USA)

Su piel muy oscura, sus ojos también.
Así era el niño José.
Caminaba despacio, no usaba zapatos.
Por ropa llevaba, tan solo harapos.
Su cuerpo brillaba, bajo el intenso sol.
Era pequeño, pero eso no impedía,
servir para el trabajo.
Sus dueños, compasión de él no tenían.
Sus padres nada por él podían hacer,

eran esclavos también.
Su hermana Maria, mas suerte que él tenía,
a la casa grande la llevaron,
y andaba toda vestida.
En el campo de algodón, se pasaba el día.
Solo las mariposas que a su lado,
revoloteaban, le servían de consuelo.
Su madre el sudor le secaba,
cuando por su lado pasaba.
Pero su inteligencia no se la podían quitar.
Y su mejor entretenimiento, era pensar.
Algún día seré grande,

y así fue.
Logró escapar, al norte llegar,
y muchas otras almas pudo  salvar.

MUJERES MARIPOSAS
Ady Yagur
Israel

Con  ojos tristes en la noche
acorralada de  viva soledad,
a  la vera del sendero  sinuoso
espera a desconocidos pasar.

Envejecida de vació  naufraga
como una nave en alta mar,
cuando la luna  de nácar
acaricia  su  triste mirar.

Cansada  de tanto infierno
escondida en su destino,
con su cuerpo mancillado
anhela siempre volver..

Mujeres mariposas vuelan
cuando maltratan su cuerpo,
ellas vuelan  a otras rosas
entre voces de los arboles.

Valientes hijas de la vida
paradas en las esquinas,
simulan vender ternura
guardada para sus hijos.

Tristeza que  me  embarga
días se vuelven  ajenos,
escribo versos que nacen
del humo de esas hogueras..

GORRIÓN POLVORIENTO
Alba Lilia Yobe
-Argentina-
 
Pájaro de mis calles, pluma dormida
ríe, que aún la vida no se termina.
Vuela gorrión de plumas tan polvorientas,
todo es grieta en tu cara, tus manos  negras.

Sucias de ausencia de agua, rapaces vuelan
a escarbar en el barro lo que no llega;
no para él el pan crocante, fresco;
no la humeante comida, la mesa puesta.

Andas y te repites, día tras día,
ya en los basurales, bares, esquinas;
triste mi alma, triste plumón de invierno…

Se anudan mis entrañas, me desespero;
así te multiplicas en las ciudades,
el campo, la montaña, los pajonales.

Tu risa blanca pide sitio en mi mesa
y tu cuerpecito, calor y abrigo.
Mi pan, será tu pan; mi mesa, tu mesa.
Volaremos gorrión, juntos por otra senda.

LA TRATA DE PERSONAS
Adolfo “vasco” Zabalza
Argentina

Cuando se escriba la historia
de quien humanos trafica,
serán páginas escritas
que guardaré en mi memoria,
no habrá frases laudatorias
para esos asesinos,
que buscan por el camino
del engaño y la mentira,
introducir la doctrina
que ofrece un mejor destino. –

El vil negocio enunciado
nos dice de la calaña,
de seres de mala entraña
que al honor han renunciado,
en la pobreza han buscado
a mujeres con carencias,
les prometen influencias
que cambiaran su presente,
y así le enturbian la mente
anulando su conciencia. –
Tampoco sienten dolor
si de niños se apoderan,
que luego llevan y entregan
al pudiente comprador,
allí comienza el horror
para toda criatura,
que verá la desventura
que tendrá que padecer,
y encerrada ha de crecer
con lágrimas de amargura. –

Si no hay castigo Divino
para esta lacra humana,
es posible que un mañana
cumpla el hombre ese destino,
hay que encontrar el camino
y llegar al escarmiento,
borrar sin remordimiento
de la faz de nuestra tierra,
toda la maldad que encierra
aquel ser sin sentimiento. –

LETRAS DEL ANDEN (VI.LA MERCEDES-ARGENTINA)

PAZ ULTRAJADA
Judith Lilian Bocco

I
Alada rosa blanca
Que el silencio cultiva;
sabiduría extrema
que da luz a las almas.

Superas las consignas,
eterna ofrenda eres,
y en arcoíris pleno
ondea tu bandera.

En secreto floreces
como don y talento
como pan y alimento
del amor más sagrado.

Los errores doblegas
del hombre enajenado
que no sabe que pierde
toda vez que te aleja.
II
Cada niño violado
cada mujer golpeada
apuñalan tu nombre,
te mutilan las alas.

Te grita la ignorancia
que oscurece las mentes
y esgrime las insignias
de la peste del hambre.
En suprema vergüenza

la humanidad te humilla
cuando somete en trata
mujeres y menores:
Comercio el más infame
vender a semejantes
y ultrajar la inocencia
del débil y del pobre.

HE VISTO A NIÑOS.
Aldo Javier Calveyra

He visto a niños tristes
revolviendo miseria,
con las ropas raídas
mendigando su pan.

Y padres que se valen
de aquellas circunstancias
y elaboran discursos
para lograr piedad.

Y visto alegres niños
que demuestran talentos
y que son admirados
por la gran multitud.

Y padres que aprovechan
de aquellas circunstancias

y elaboran discursos
envueltos en bondad.

He visto alegres niños
que parten al obraje
y he visto tristes niños
correr tras un balón.

CLAMOR DE VOCES
Nilda del C. Guiñazú

Identificándome con el dolor de tantas mujeres
en esa cuerda dura que nos amarra hiriéndonos.

Es el mundo un desamparo.
Suplico en sus umbrales
liberarme de esta hoguera
siniestra de pesares.
Engañada por las mafias
de contratos de trabajo
las redes me someten… soy esclava,
explotada sexualmente.

Sollozo prisionera en el hastío.
Estoy herida de muerte.
Desangrada.
Humillada.
Deshonrada.
Siempre ruego que sea solo un sueño
no la realidad de este infierno,
el más dantesco.

Me han dejado sin alas,
sin consuelo,
en esta oscuridad sin horizonte.
La tristeza me ha secado el llanto,
a fuerza de escaldarme las mejillas.
Llamo desesperada, me rescaten del olvido.
Moriré a la sombra de esta pena…
donde en fuga se me va la vida .

A pesar del dolor que no cesa
y la sed que me seca la garganta,
todavía amo la vida,
y espero un milagro.
Porque creo que el cielo aún existe.
La justicia pasa indiferente, ante el clamor de voces.
Así me siento abandonada y sola.
Definitivamente, despojada.

LOS GRITOS SILENCIOSOS
Diana Silvia Ismael.

El dolor atraviesa los pasadizos
secretos de sus almas.
Un día o tantos… la oscuridad cae
sobre sus cuerpos asfixiándolos.
Desgarradores gritos silenciosos.

Después… la nada misma…la impotencia…
la oscuridad, la negación, la resignación y el silencio,
que los acompañará años o quizás toda la vida.
Solo querían jugar y se volvieron inmóviles…
Solo querían reír y les borraron la risa…
Solo querían volar y les quebraron las alas…
Solo querían…

Existirá un futuro para ellos?
Cómo harán en sus vidas
para juntar los mil pedazos y empezar de nuevo ?
Quién los ayudará?
Fueron secuestrados,
atormentados, torturados,
y ofrecidos para rituales y prostitución …
Una sociedad que los ignora
y calla y a veces olvida lo bestial.
En cada ámbito siempre hay cómplices
Son tantos en todo el mundo…en cada ciudad…
en cada pueblo… en cada hogar…
Una sociedad que no los condena

está vacía y sin dignidad.
Ay de las bestias que la justicia libera!.

Si preguntas a sus padres, los niños mienten.
Si preguntas en la escuela, los niños mienten…
Si preguntas en la justicia, los niños fabulan…
Sus sueños destruidos…
Sus corazoncitos rotos…
Sus pícaros ojitos…solo
los cubre un manto de tristeza.
Sus bellas sonrisas…solo
son muecas de dolor.
Solo pido justicia para estos pobres inocentes!

CORAZÓN ROTO
Carmen G. Lucero de Palma

Despeñados silencios sucesivos
duermen en tu infancia arrebatada
eximia sombra de creciente angustia
la tristeza de tu rostro en flor.

Siniestro laberinto insospechado
que traicionó tu cándida virtud
vedados tus pasos al espejo
del mundo bello que soñabas.

Oprobio de risas dolientes
las ilusiones del amor burlado
cobarde el impío traicionero
que laceró tu alma enamorada.

No será en el universo cruel
encadenada tu voz por justicia
será luz de estrella rugiente
la hoguera encendida sin fin.

Rostro cuajado de auroras
sin golpes ni explotación exigida
la nueva vida que ganarás al viento
rugiente de indómitos corceles.

TROVAS PARA DENUNCIAR LA TRATA DE PERSONAS
Teresita Morán Valcheff

¡Qué maldad hay en el mundo!
cuando esclavizados quedan
al abismo más profundo
mujeres y niños ruedan.

Hay hombres que sin piedad
mancillan a la inocencia.
No los detiene la edad
es la vileza su esencia.

Los niños son un tesoro
de alegría y candidez
que no les roben el oro
para malsana avidez!

Son esclavos del trabajo
en una edad tan temprana

o pueden caer muy bajo
por la perversión humana.

Cuántas mujeres hundidas
en sórdidos lupanares
vieron pasar sus vidas
tan lejos de sus hogares!

De sus sueños se han burlado
por creer en la promesa
de un trabajo bien pagado
para huir de la pobreza.

Es un deber denunciar
a la trata de personas
si prefieres renunciar
¡con tu silencio la abonas!

Oh Dios! escucha el clamor
de los padres angustiados
por los hijos de su amor
que fueron esclavizados!

ULTRAJE
Yamilda

Nueve años la niña…de infancia negada,
no juega, no ríe, no ama ni canta,
acepta el despojo ya sin esperanza
y en la inquietud del antro…la nada.
El amo, un inicuo sin más ley que el hampa,
cercena su vida, somete y quebranta,
reprime gemidos, contiene las lágrimas,
vejación…ultraje, el verdugo avanza.
Violenta su cuerpo, devasta su entraña,
Sin que ella discierna qué horror la desgarra,
una y otra vez y otra más, con saña.
Una pesadilla de espectros poblada,
la cerca impiadosa, en macabra danza,
revive el calvario y el espanto estalla,
junta los fragmentos de su ser…y escapa
a un viaje interior en busca de su alma.
y en aquel refugio que la cobijara
extraña presencia, ahora se halla,
la mira anhelante y al interrogarla,
descubre que es ella, trocada en anciana.

3 comentarios en “POEMAS SOBRE LA TRATA DE PERSONAS”

  1. Teresita de Antueno describe en el poema «GRITOS AHOGADOS» en forma excelente, la cruel realidad de este tan penoso tema. Mis felicitaciones a ella y a todos los compositores que demuestran porque han sido invitados por tan prestigiosa revista literaria.
    Monica y Miguel

    Responder

Deja un comentario