POEMAS EN ESPAÑOL

 

Todo lo publicado en  ARISTOS INTERNACIONAL está sujeto a la ley de propiedad intelectual de España

Octubre  2.020  nº 36

La Dirección no se responsabiliza de las opiniones expuestas por sus autores.  

Estos conservan el copyright de sus obras

AL SERVICIO DE LA PAZ Y LA CULTURA HISPANO LUSA

COLABORAN: Irene Mercedes Aguirre (Argentina).-Alhucema (Argentina).-Inés Arribas de Araujo (Argentina).-María Cristina Azcona (Argentina).-Inés Blanco -Luna de Abril (Colombia).- Antonio Camacho Gómez (Argentina).-María Elena Camba (Argentina).-Mae de la Torre (Ecuador).-Teresa Fonseca (Cuba).-Adalberto Hechavarría Alonso (Cuba ).- Jaime Hoyos Forero (Colombia).-(Charlitos)Carlos Gonzalez Saavedra( Argentina).-Irene González Eratsun ( Argentina ).José Lissidini Sánchez (Uruguay).-Griselda M. Bonafede. ( Santa Fe-Argentina).- Cristina Noguera de Pergamino (Argentina ).- Norberto Pannone (Argentina).-Amanda Patarca (Argentina).-Raquel Piñeiro Mongiello (Argentina).- Héctor Alberto Polizzi. (Argentina).-María Sánchez Fernández (Übeda-España).-Elsa Tebere (Argentina).- Beatriz Villacañas Palomo (España).- Ady Yagur (Israel ) CIRCULO LITERARIO LETRAS DEL ANDÉN ( Villa Mercedes-Argentina)-Judith Liliam Bocco.-Aldo Javier Calveyra.-Nilda del C. Guiñazú.- Carmen G. Lucero de Palma.-Teresita Morán Valcheff.- Roselvira Soda.

LLUVIA DE AMOR
Irene Mercedes Aguirre
-Argentina-

Está lloviendo ahora. Todo está reluciente,
brilla el triángulo de oro, corazón de rubí
Pese al lodo y la pena de este tiempo inclemente,
la llovizna piadosa se posó sobre mí.

Esta lluvia que cae borra el mal de mi frente
y retempla mi alma que vuelve al ser en sí,
se sumerge en las gotas de esta lluvia oferente,
de este cáliz sagrado que por fin recibí.

Esta lluvia de amor lava angustias de otrora,
se desliza en el cuerpo como la redentora,
que aligera, clemente, el dolor del adiós.

Catarata de alburas , nube en flor derramada,
suavemente deslizas en mi espalda agobiada,
el elixir purísimo de la copa de Dios.

JARDÍN AZUL
Alhucema
( Argentina )

Hay días especiales, diferentes
en los que un remolino de nostalgias
me lleva hasta los límites
de un jardín azul
un paisaje interior
donde los ángeles de piel transparente
enjuagan estrellas en una cascada.

Los ángeles niños, guardianes del jardín,
no han sabido del tiempo,
de la muerte lenta, cotidiana
se quedaron sin relojes
preservando la rosa limón
eternamente en flor
jugando a la baraja
con soplos de memoria
aquella tarde de los pájaros dorados
la estremecida liturgia de los besos
el suave relieve de las caricias .

…Y yo estoy allí, acodada en los límites celestes
sin atreverme a entrar
por no quebrar el hechizo
por no empañar el azul
por no sentarme a morir.

BENDICIÓN DEL POETA
Inés Arribas de Araujo
Argentina-

¡Oh poeta!
Sembrador de palabras azules,
alfarero de vasijas purpúreas,
pescador de perlas y de sueños…
¡Oh poeta!
Hacedor de estrellas de cristal,
pintor de paisajes policromos,
creador de melodiosas armonías…
¡Oh poeta!
Pirata que guardas los tesoros del espíritu
en tu galeón de fantasías;
trovador que descubres poesía
en el zumo dorado de la vid
y hallas belleza en la ruinosa fuente
_ayer frescura de agua clara,
hoy mohosas grietas verdinegras _
¡Oh poeta!
Vagabundo de los errantes pensamientos
y las audaces ideas,
que inflamas el alma de recuerdos y nostalgias;
haz que en tu verso liben corazón y mente
néctares de ilusión y de utopía.
¡Oh poeta!
Enarbola por siempre tus banderas
a la tierra y la vida, al amor y la esperanza…
Que el cielo eternice y bendiga
Tu alada inspiración.

VASCO ARGENTINO
María Cristina Azcona
Argentina
de su libro MUNDO POSMODERNO

El agro se esfera, esmeralda del agro…
en los ojos preclaros del abuelo vasco.
La boina es al sesgo, las cejas son pueblo,
ideas rectas planean milagros.
Severa figura de porte fornido,
las manos, acero, el corazón, estío.
Temperamento de estirpe tribal.
Guerrero en la vida, referente en el hogar.
Un día, blandiendo designios
partió aquella nave.
Estrella nativa colmó sus anhelos
con brillo tan suave.
Hoy crece aquí, valiente y sincera,
la flor de raíces criolla y euskera.
Familia y trabajo es el norte.
Es férreo su temple y mismo es el porte.
Pasado, presente y futuro destino.
Abuelo que alienta en la sangre del
vasco argentino.

El ÁRBOL DE LA SABIDURÍA
María Cristina Azcona
-Argentina-

En la tierra por todos olvidada
Crece el árbol de la sabiduría.
Espera que la mente iluminada
De algunos niños la descubra un día.

Cuando ocurra esto se abrirá una vía
Y podrán todos ver su luz dorada.
Incluso donde reina la sequía.
Cerca de los confines de la nada.

Despertará la flor de la conciencia
En el alma que aún esté dormida
Al sentir el perfume de su ciencia.

Porque el saber otorga nueva vida
A la humanidad que en vana ignorancia
Cree que la verdad ya es conocida.

AGUA DEL POEMA
Inés Blanco – Luna de Abril
Colombia

Parpadeo de luz
que abre la mañana,
vuelo perezoso
de la hoja blanca.

Agua del poema
que gotea veloz,
como vuelo de colibrí
en el silencio.

Río de fuego
que corre
sobre la piel
del miedo.

Tú, distante,
mientras la noche
se derrama en mí,
como vasija rota.

Yo, ave migratoria
en busca de un refugio;
hilo de agua
para abandonar
mi canto.

NOCTURNO
Inés Blanco – Luna de Abril
Colombia

Sonámbula será la noche
persiguiendo el día;
y la luna de algodón,
-bola de nieve que gira
ebria y solitaria-.

El guiño de una estrella
encenderá a gotas
los ojos de la luz.

La noche insomne
traerá tu nombre
en el aliento fresco
del amanecer.

Un llanto ausente
rondará los ojos
cada vez que el trino
de un pájaro
abra la mañana.

Y un parpadeo de sol,
-cálido aliento-
se aferrará sin tiempo
a mi ventana.

LLANTO
Antonio Camacho
-Argentina.

Oh, vida! Qué injusta fuiste
con un corazón recto.
Qué impiadosa y letal,
sin escrúpulo alguno,
cayendo como un rayo
para abrir la madrugada.
¿ Por qué ignoraste su hidalguía?
¿ Por qué su hombría de bien
y su amor por el pobre?
Soñaba con el mar,
el de la risa innumerable.
Como la suya,
que habría los ventanales.
¡Cuánta grandeza incomprendida
por las mentes banales
que miran y no ven 
en un desierto de apariencias!
No importa, ¡ oh, muerte!
tu aciago desatino.
No importa tu impostura
ante el valor sin estridencia
y un coraje sin límite.
El llanto no apacigua
tan honda soledad,
ni el recuerdo feliz
de tiempos luminosos.
El llanto hiere
como espada siniestra.
Pero, no. No te has ido,
es sólo despedida
hacia la celestial mansión.
Y allí, me esperas. 

HOY ES UN MAÑANA
María Elena Camba
-Argentina-

Hoy es una mañana azul
con sabor a café
aroma a jazmines
Algún colibrí en las salvias
revoloteando libertad
Un día de encuentro
conmigo con vos
con el mundo con Dios
con mensajes sanadores
con paz de resurrección
Se alinea mi vuelo
en horizonte luminoso
Hoy me visto de esperanza

¿DÓNDE ESTÁS PALABRA?
Mae de la Torre
Ecuador

Dónde estás
que no te encuentro?
Tu ausencia me perturba.

Mi ilusión es encontrarte
y tú, me abandonas.

¿Dónde estás?
acude a mi lado
te necesito.

Sabes bien
que he bebido
de tu néctar
me he embriagado
con tu aroma.

Ven a mí.
¡Oh palabra!
No huyas de mi ensueño
clamo tu presencia
eres bálsamo a mis días.

¿Dónde estás palabra?
que congoja la mía.

Iré en busca de la luna
Tal vez allí
Pueda encontrarte.

AÑORANZA
Teresa Fonseca Oropeza
Cuba
 
La niebla y el esplendor del día
despiertan la añoranza.
El sol con su lumbre ilumina los lugares
que permanecen en la memoria.
La brisa  con diversos matices
hace gala de los resplandores.
La noche  en  un suspiro
encanta con denuedo, la esencia
flota en el universo.
Cada instante que corre con el tiempo
impregna la armonía del mundo.

      

LAS HOJAS
Carlos Gonzalez  Saavedra
(Charlitos)
Argentina

Ahora que el otoño,
por fin se ha instalado.
Observo y agradezco
la belleza que va dejando.
Sus hojas que caen inertes
de un árbol deshojado.
Son sueños que años tras año
ha guardado.
Recuerdos de enamorados,
por el suelo amontonados.
A los que barren sus hojas,
Pido, que dejen que el viento
las sople.
Todas tienen su destino.
¡No las quemen! Transformando
en humo grisáceo, sus ocres
y anaranjados.
El árbol nos enseña.
A soltar los sueños y
recuerdos que a veces,
tenemos tan arraigados.
Nos enseña,
que no se pierde la belleza
de lo que se tiene como sembrado.
Como vivido.
Como aprendido y enseñado.
Años tras año
Por eso en este otoño,
apreciemos la sabiduría,
que día a día nos va dejando.

SI QUERÉS MIRAR LA VIDA CONMIGO
(Charlitos)  Carlos Gonzalez Saavedra
-Argentina-

Si queres mirar conmigo la vida
Mira como filetean el aire
Los pájaros, como si escribieran.
Como saltan de alegría,
Los delfines
Como custodian los mares
Lo peces y ballenas.
Si queres mirar conmigo la vida
Como la espuma de mar, besa la playa.
Observa la naturaleza
Sus habitantes
Su comportamiento
Mandala de colores
La majestuosidad, de su belleza.
Si queres mirar conmigo la vida
Veras que todo, es una fiesta.
El agua fresca de los arroyos,
las nieves, los bosques, los caminos
de piedra, las cumbres.
Las brisas suaves y las hojas secas.
Todo, frente a nuestros ojos
Hasta que la vista se pierda.
Como la misma vida
Mírala conmigo de frente
Como se presenta.
Ámala, para que tus años
Estén plenos de alegría
Sin tormentas
Bien parado sobre tus piernas
Hasta que tu sol se apague.
Y reinen las estrellas

POEMA NO NACIDO
Irene González Eratsun
-Argentina-

¿Dónde va la poesía imaginada,
cuando no se recoge en los jardines
del poema? ¿qué viento de jazmines,
qué tormenta, qué lluvia, qué nevada

la empujan a los pálidos confines
del silencio?¿Dónde va la esperada
palabra que no ha sido pronunciada,
la nota que no suena en los violines

del pota? ¿Dónde va la poesía,
apenas sueño de un presentimiento,
casi preludio de una sinfonía

¿Quién le dispara un rayo de esmeralda
en el instante de su nacimiento,
igual a un niño muerto por la espalda?


ESTOY
Adalberto Hechavarría Alonso
Cuba

Estoy oyéndome decir estas palabras
que no digo y pronuncio en mí
calladamente.

                                       Escuchándome a solas                                 
                              mis propias galerías se abren.                        
    Y mi sangre pronuncia los azules,
los callados signos del idioma.

Han nacido palabras bajo el polvo
  de polvorientas calles mi silencio
y pronuncio la muerte:
muerte propia, muerte ajena,
anticipándome al mí de ahora
que no dice nada. Y soy ya tiempo,
descolorido tiempo.

Voy pronunciando en mí el peso de los años.
Bordeo el grito.
Apenas el susurro diluye mi existencia,
y me siento apagado:
                          sin palabras.                 

TESTAMENTO
Jaime Hoyos Forero
Colombia

( A una mujer )

Como no tengo bienes, te dejo este poema.
Puse en él todo el cielo y un pedazo del mar.

Para tus ojos (frutos que son de mi cosecha)
dejo mi colección de crepúsculos bellos
que en mis tardes de gloria logró mi alma captar.

Del sol te dejo toda la luz de las mañanas
y el calor del verano en mitad de un palmar.

De la noche te dejo su infinito misterio,
la luz de sus estrellas y el calor del hogar.

De la noche te dejo la pasión de la carne,
El amor de dos almas y el placer de besar.

De la noche te dejo la media luz de un baile
de cuerpos apretados, de mejillas fundidas
y tácitas promesas de quererse entregar.

De la noche te dejo sus más hondos placeres…
Y no quiero dejarte su inmensa soledad.
Y te dejo mis libros con sus miles de páginas:
Cada una es un ala lista para volar.
Te dejo mis cuadernos cargados de poemas:
Cada uno es un barco dispuesto a navegar;

cada estrofa, una vela para impulsar los sueños
y cada verso un ave que vuela sin cesar.

Te dejo mi alegría que todos conocieron,
pero no mi tristeza que bien supe ocultar.

Tal vez no te interese, por eso no te dejo
la tersura de armiño de los cuerpos amados
de todas las mujeres que a veces fueron mías
y que bajo mis brazos se volvieron poemas…
porque escribí mis versos sobre su piel de mármol
y sintieron la angustia del temblor de mis manos.

Y ahora estoy pensando si te dejo o me llevo
mi corazón que aún guarda carbones sin quemar.
Mi corazón doliente, por siempre enamorado,
de amor tallada copa para en ella libar
el vino de los dioses en mujer convertido
y el licor embriagante de su rojo lagar.
Mi corazón travieso. En él queda guardado
el aroma exquisito de las bocas besadas…
Y el pesar por las bocas que no pude besar.
Mi corazón de Lázaro que murió tantas veces
pero que tantas veces logró resucitar.
Mi corazón inquieto que tanto amó y fue amado,
mi corazón intrépido, no te quiero dejar:
En el último instante he resuelto llevarlo
para con él amarte toda una eternidad.

SE VERÁ
José Lissidini Sánchez
Uruguay

Tu ausencia es un agujero
de soledad enorme,
que me quiere devorar
la risa, pretende tragarme
el corazón y violentarme el alma.
Es la hora del desconsuelo.
Me has dejado a la intemperie.
Naufrago. En un exilio
peor que la muerte,
busco a “alguien”
para pedir justicia,
para decirle que a tu ausencia
me niego , que no me da la gana,
porque es una estupidez
que entorpece al amor.
Más sin destello de inteligencia,
escondido y casi sin aviso
“alguien” sentenció, sin medir
las consecuencias.
Pero mañana se verá,
si aún me queda algún abrazo,
entre el cuello y el pecho
donde encontrarte.
Mañana se verá si el cariño,
cual olor dulzón de la caña
de azúcar, pasada por hornos
y trapiches, cura el vacío,
para así, metiendo los dolores
en una cajita, libre del martirio
de la rabia, con un renovado permiso
para la vida, a pesar de los escuálidos
bienes, se atreve a intentarme
el amor.

VERSOS CALLADOS
Griselda M. Bonafede.
Santa Fe-Argentina-

Tal vez en siestas obligadas
murieron sinestesias adolescentes.
Vientos rutinarios pillaron mis versos.
Perdí miradas en rebeldías sofocadas
que desgataron afectos.
Madre guiaba la aguja en bastidores.
Fibras matizadas con urgencia de acero
en un andar de arriba abajo
mientras dormían los poemas
Alguna vez los ojos perforaron ojales
con una lágrima insustancial
que necesitó años para acidularse.
Los sueños durmieron entre sarmientos de la parra
encendieron la fiebre roja del farol
para iluminar los amores juveniles
y un muchacho vestido de novio
cercenaba las melancolías
hasta que el sonido de la vajilla anunciaba la cena
Y la noche enterraba mis poesías.

GRAMÁTICA DEL AMOR
Cristina Noguera de Pergamino
-Argentina-

A los pronombres vos y yo
les dejamos caer un verbo,
solamente uno, amarnos.
Luego respiramos los adjetivos
delirante, diáfano, delicioso.
Llega el predicado, nos roza
con su perfume a rosas y azahares,
volamos a un lugar mágico, solitario
donde gemimos nuestra música
bañados por el hechizo de la luna,
hasta que el amanecer nos sorprende.
Luego regresamos a la vieja danza
destejiendo guirnaldas multicolores.

OLVIDO
Norberto Pannone
Argentina

Amo las infinitas tildes
que sobre el olvido puse.
Remembranza necia,
avatar en un trópico neutral;
acto sideral de la memoria
que guarda el perfume del septiembre
y sutura la herida cuando sangra
derramando la lejía del olvido.
Fruto de la parra sin simiente,
ciega mariposa entre las sombras.

Sobre las hojas del cuaderno puse,
detalles de las horas de mi ausencia
por el árido país de la memoria;
simulando en sus renglones indecentes
las grotescas llanuras de mi tiempo.

Amo la lujuria del olvido,
única pasión que no deshonra.

Amo la lámpara sin llama
y el libro que exhibo sin sus hojas.

Amo el aroma del descuido,
el himen de la mujer que quise
y el beso virginal de aquellas horas.

Soy un osado verdugo de abandonos
sin temor a la justicia del recuerdo.

Amo las infinitas tildes,
que, alguna vez, le sustraje a mis apuntes…

OSTRACISMO
Amanda Patarca (Argentina)

Primer Premio Poesía en el Certamen Luis Bernardino Negreti
(como aislamiento, ofrenda y/o desprendimiento)

Yo soy la que está del otro lado de las cosas generadas por mi aliento;
del otro lado de los hechos, concretados por mis ganas, en otro tiempo;
del otro lado del espacio en donde ayer imperaba la certeza.
Lejana dimensión inolvidable aquella, dentro de cuyo centro se embrionó mi ser
sin imaginar nunca -como hoy, desde este remoto lugar lo estoy haciendo
que un día, la vida cotidiana terminaría para mí, sin dejar yo de existir;
ganada por la muerte, mucho antes de morir.
Yo soy la que ahora espía sosegada detrás de las colinas
que ocultan los fulgores del sol sobre los mares;
la misma que hoy añora lo vivido y registrado en mi ayer;
el que me sonreía al cruzar por los puentes,
mediadores pasivos de rústicas labores.
Esos, los que allanando escollos del camino y actuando de soporte,
exaltaron sin voz desde su génesis, la firmeza pesada de su estirpe social
y la grandeza secreta de esta prosperidad global.
Pero la incertidumbre, que oscurece las mentes,
angustiando hasta el alma de los que como yo, detectan a los que tejen lento
y a los que exigen pan sin transpirar sus frentes,
no permite que yo espíe. Ella, con su energía incierta,
sólo instiga a sus aliados, sugiriendo.
Y así, asociada a ellos, mitigando la destreza de mis ojos,
terminaron, todos, reduciendo mi accionar. normal
Por eso mi conciencia -la que observa conmigo replegada y ansiosa,
envuelta en la penumbra de este ocaso que aspira a eternizarse,
implora suplicando, el fin del singular suceso que engendra esta cuestión
Y es ella, mi conciencia, la que desde el indicio de la luz del día,
hasta el último espasmo del sol en el poniente, me invita a contemplar, desde su propio ensueño,
-atrapada como estoy, y adormecida-
el trazado certero de mi sino al cual, ubicada de este otro lado de las cosas y los hechos,
me es imposible llegar a vislumbrar.
Si a mi conciencia mi destino inquieta, hermoso y cargado de sorpresas, debe ser, me digo
Él es el que implorándome, desde su línea horizontal, precisa y quieta,
a través del cielo diáfano en su azul de cristal puro, me sugiere anhelante;
gritando y repitiendo como un eco, lo que mi ser desea, sin estar del todo convencida.
Y escuché lo que dijo: “Que sólo regresando a lo que entonces era
proseguirá mi vida cotidiana, activada a mi manera, palpitante y feliz”
La vida que hoy percibo detenida, a oscuras todavía, y en vano secuestrada
moviéndose hacia abajo lentamente en silencio y en constante desliz,
motivo por el cual me encuentro aquí,
Y a pesar de todo, sintiéndome asombrada, me escuché respondiéndole: ¡Lo lograré!…
Lo lograré sin prisa. Sin pensar en venganzas por mi tiempo perdido;
desechando mi apego a este ostracismo gris que me mantiene al márgen.
Ubicándome lejos de las noticias falsas; olvidando recuerdos de forzadas caídas
y de la incertidumbre que se pasea airosa, indecisa y nerviosa, por todas las orillas.
Curándome la herida asestada con saña, la que aún carga mi cuerpo con malsano rencor.
Sabiendo, sin embargo que la mía, florecida y sangrante todavía, ya dejó cicatriz

VERSOS QUE ESCRIBO
Raquel Piñeiro Mongiello
-Argentina.-

Subo descalza por mis vocales
veo relieves, mostrándome
mohines distraídos,
que no quieren lavar
abolladuras de la vida.
Y no se porque si afuera
blando el día revolotea,
entre trinos de calandrias
y versos que escribo.
Y no se porque
si siempre veo como relojes
no suicidan su andar,
ni borran dígitos del mundo,
ni callan sueños
en los gestos de la noche.
Y no se pienso,
si no se podría amamantar
gestos redentores,
para zurcir,
ese sol que a pesar de todo
teje su habitual destino
de seguir diciendo:
hasta mañana.

AGENDA DE OTOÑO
Raquel Piñeiro Mongiello
-Argentina.-

Las horas navegan ocres,
e inmolan sus amarillos en el parque,
un roble hace guiños,
palmeras rescatan vanidades del sol.
Las rosas amontonan horas de color,
eligen aquellas cosas de siempre,
para tener pactos en la red del alma.
Late el silencio, desprende pequeñeces,
soborna esfinges del recuerdo
porque solo quiere acariciar poemas,
que deja,
una nueva agenda de otoño.

ESO ES AMOR
Héctor Alberto Polizzi
Argentina-

El amor es el bálsamo endiosado
que satura de ensueño la ilusión;
es el brujo prodigio que renueva
la esperanza que alienta el corazón.

El amor es sedante melodía
que suaviza la angustia de sufrir;
el amor es la esencia milagrosa
que eterniza la gloria de vivir.

Elixir de embriagante fantasía
que nos alza hasta el cielo de la fe;
sortilegio de mágicas proezas
que nos hace llorar y enmudecer.

El amor es dolor que nos redime,
es ensueño, es martirio y es dulzura;
es sollozo, es tortura y es deririo.
El amor es todo eso y es …amor.

ALMA
Héctor Alberto Polizzi
Argentina

Una palabra sola,
está aquí, inasible,
entre el deseo de mi piel
y la piel del mundo.
A veces vuela,
incomprensiblemente
y aparece en algún astro,
desesperada de vida,
o replegada en azul
sobre tu cuerpo.
Indivisa,
tuya, solo tuya
y junto a ella,
vive la mía como gemela.
Ambas plenas de amor,
por hoy
y para siempre,
viviendo así juntos,
hasta que respiren
nuestros corazones,
y te amo, como jamás

LA NOCHE OSCURA DE UN HOMBRE SOLITARIO
María Sánchez Fernández
Übeda-España

La niebla resbalaba por la vertiente roja
de los viejos tejados. La noche descendía

en las calles desiertas de una ciudad fantasma
dibujando murmullos de infinitos silencios.

Los vientos levantaban olas como lamentos
en la cercana playa de punzantes arenas.

La lejanía opaca traía el grito alargado
de un faro solitario brindando compañía.

Los perros callejeros sin cobijo y si pan
lanzaban sus aullidos como dardos de acero.

La noche se hizo densa como el túnel oscuro
de una conciencia negra que pesaba en el tiempo.

El manto de la niebla trotaba desbocado
sobre un alma perdida por un mar de tormenta

que miraba su imagen de simple marioneta
en los manchados charcos de mil cristales rotos.

La lluvia se hizo eco y el eco se hizo lluvia
que envolvía los pasos de un hombre solitario.

LA ROSA
Elsa Tebere
Argentina

Cuando miro esa rosa no es la rosa
quien se fusiona con el aroma del misterio,
soy yo la que indago el mundo inusitado
de esos incógnitos pétalos abiertos.

Entonces, con la voz de su hermosura
hilvando un collar de sentimientos,
lo coloco en la puerta de mi vida
y entiendo el porqué vivir prefiero

Vivir a pesar de las espinas
que se clavan en lo hondo del silencio;
bendecir la quietud de amar la rosa
entre los pliegues del carmín y el terciopelo.

Carmín de la sangre que circula
por las arterias de los pensamientos,
transformando lo áspero en tersura,
acercando,de la rosa,el aliento

En el jardín de mi m adre hay un escudo
de rosas que  hacen frente a mi tristeza,
le ponen el pecho las flores,a mis lágrimas
se hacen aroma por darme fortaleza.

AQUILES, HIJO MÍO
Beatriz Villacañas Palomo
España

Aquiles, hijo mío,
algo me vence más que tu grandeza:
el recuerdo de tu ser recién nacido.
Sólo yo, Aquiles, hijo mío, sé cómo fuiste niño.
Cuántas veces, a nuestros pies las olas,
con mis dedos quitaba yo la arena de tus cabellos rubios.
Siempre escondías tesoros diminutos en tus puños,
que se abrían como rosas
sin haber conocido aún el hierro de las armas.
Aquiles, hijo mío, tuyas son las victorias,
tu lucha es mi derrota.

Aquiles, mi guerrero,
al hacerte soldado
caíste prisionero de tu propia armadura.
El mundo está asediado,
y todos tus triunfos ponen nuevas murallas
en los pechos de los hombres y los héroes.
Tus pies ligeros no han de llevarte nunca más allá
de los confines de la guerra,
y con ellos te vas marchando lentamente de mí
porque te marchas para siempre.

Aquiles, hijo mío,
te vi vivir antes de verte con los ojos,
te oí sumergido en el silencio
y te toqué sin necesidad de usar las manos
mucho antes que la aurora de los dedos rosados.

Ahora que estás dormido y la luz de la luna
perpetúa el resplandor de tu espada,
a la vez que con su leche nutre esta nocturna tregua,
contemplo en tu talón la convulsión del tiempo,
y aunque tú no lo sabes, Aquiles, hijo mío,
como siempre
los dioses han vencido.

IMPEDIDOS
Ady Yagur
Israel

Se fugan los secretos
a un callejón de silencio,
soy preso del presente
en esta hora  incierta

Ven salgamos juntos
por la puerta abierta,
esa  pintada de verd
frente a la enredadera.

Escenario de angustia
rumor que me habla,
desesperado de pena
tengo los ojos mojados.

Impedidos  de recorrido
templo de dura batalla,
la victoria se encuentra
debajo  de la  almohada.

Velero de mis anhelos
que recorre las orillas,
el eco de la nostalgia
se acurruca a mi lado..

CÍRCULO LITERARIO LETRAS DEL ANDÉN

ESPERANZA
Judith Lilian Bocco

Esperanza es el amor
al fulgor de la confianza,
y es el gozo del color
que sostiene con sus alas.
Esperanza es paz sentida
cuando otros desesperan.
y es una larga paciencia
ante experiencias intensas.
Es la esperanza bondad,
que florece del perdón:
benignidad concentrada
que despierta en nuestras almas:

La fe en forma de certeza,
que a mansedumbre nos llama
y nos invita a templanza
con la luz del corazón.

Esperanza es convicción
que potencia nuestras fuerzas;
es diligencia y destreza
por mil anhelos sin par.

Es la esperanza bastión
y refugio en las batallas
la que anticipa victorias
y nos muestra el galardón.

EL RIÓ DE LOS MISTERIOS
Aldo Javier Calveyra

Suave y ansiada Castalia, de delicados sonidos
me arrodillo a tu figura y te imploro que concedas
el néctar de tu mágica armonía
para poderle cantar, al Río de los Misterios.

Que se me inunden las manos con cien arroyos plateados
y que florezcan los lirios en mi gastado cuaderno,
que se iluminen mis noches con tu lozana ternura
y que surjan otras lunas pintadas en mi sombrero.

Sobre el pétalo agrio que rozaba la idea
se acurrucó este verso parido en la penumbra,
con las reminiscencias, armé mi largo sueño
que atraviesa este cauce sonoro y predispuesto.

El alba se presenta tras la pálida rosa,
transparente de germen, herida y trasnochada
mientras desprendo un grito sobre el aire dormido
me transita este río, todos los almanaques.

EL OTOÑO
Nilda del C.Guiñazú

¡Ha llegado el otoño!
Con la tibieza de la tarde malva
va pintando rubores
en frágiles hojas.
La melancolía del crepúsculo
trae llovizna de frondas,
bálsamo íntimo
en el susurro perezoso
de los árboles.
Y siento ese abrazo
que brinda a mis ojos
su bello paisaje.
Ensueño en el ocaso
donde esconde la gema
de un otoño bermejo.
Corazón nostálgico
sombrío esplendor
de perfiles borrosos.
Esta tristeza mía es como el tiempo
y no saber si es su dolor o el mío.
Este es el juego de la vida,
se nace, se pierde y se renace.
Mientras el sol alumbre las colinas
seguiremos abrigando los fríos del otoño.

MIS HIJOS
Carmen G. Lucero de Palma

Mis hijos son
dos gotas de lluvia bendecida
que apuraron mis auroras juveniles
y hoy son caricias para mi ocaso.
Infinitas memorias de sus tiempos

guardo en mis recuerdos felices
vastos confines persistentes
hoy priorizan sus preciosas vidas.
Cada instante grandioso transcurrido
es el bálsamo para mi ser de madre
el néctar único de la bella flor
que bebo desde el día que nacieron.
Hoy son las dos joyas de mi vida
mis hombres dilectos y generosos
los que me regalan el mundo cada día
reverentes, a veces niños…amorosos.

HOMENAJE A MI MADRE
Teresita Morán Valcheff

Madre mía…
qué puedo ofrecerte
en el limpio altar de tu memoria.
Quizá el fuego perfumado de la flor
que esplende en antiguos oquedales.

Mieles rubias de los altos colmenares
de la infancia.
La gema que habita como un ídolo callado
el corazón de la piedra.

Un manojo de flores de los campos
o un racimo de uvas rezumantes…
Llenaré mis alforjas vagabundas
de secretos trinos de pájaros salvajes

que moran en el árbol eterno de la vida.
Empaparé mis pies de espumas ambarinas
y descolgaré del mar de las estrellas
aquélla con tu nombre
para coronar tus sienes bendecidas.

GUERRA
Roselvira

Desmayada sobre tu falda
la tarde invita a soñar,
soñar que todo es hermoso
y nadie nos dañará
Lo cierto es que late guerra,
tremenda guerra mundial,
que mata al más debilucho,
al viejo y al incapaz
Tierra superpoblada
hay quien te quiere limpiar.
Tercera guerra invisible
sin bombas ni destrucción,
si no nos destruye el virus,
"Vacuna" pronto lo hará
Al frente los pobres viejos
porque ésos no sirven más
Luego, aquéllos de riesgo,
es que son un gasto más
Nos tienen atrincherados.
Nos venden globos de luz.
Nos llevan al matadero
mansitos, vamos allá.
Qué triste que es esta guerra,
qué espanto, qué desazón,
en manos de poderosos
nos llevan a muerte cruel
Baila sonso, ríe, grita
agita tristes banderas
qué triste imagen que das
hombre títere
arriado como ganado
aplaude, llegó el final.

2 comentarios en “POEMAS EN ESPAÑOL”

Deja un comentario

POEMAS EN ESPAÑOL

Todo lo publicado en  ARISTOS INTERNACIONAL está sujeto a 
la ley de propiedad intelectual de España

La Dirección no se responsabiliza de las opiniones expuestas
por sus autores.
Estos conservan el copyright de sus obras 

POEMAS 

  LA SENDA
María Sánchez Fernández

Por la pálida senda de mi vida
 camino con paso incierto en la mañana.

El viento frío azota mi rostro
y duros guijarros hieren mis pies.

Te veo venir mientras sonríes
y me ofreces un manojo de violetas.

El sol en el cielo se levanta,
nace el color y el mundo cobra sentido.

La senda alegre serpentea
y la hierbecilla cosquillea en mis pies.

Caminas junto a mí y siempre me sonríes
y me ofreces un ramo de flores amarillas.

La tarde se enciende en brillantes arreboles
y la senda, mi senda se ilumina
y corre alegre hacia un alegre prado.

Tú estás allí, todo radiante,
me tomas en tus brazos
y me cubres de rojas amapolas.

ATREVIMIENTO
Jesús Hildebrando Rodríguez Sánchez
Mérida-Venezuela

Me atreví a experimentar con lo que no conocía
para aprovechar la guía y así, poderme expresar.
La letra de mi cantar melódica y musical
me ha llegado de lo astral y me ha dejado asombrado,
el que te haya gustado, de manera sin igual.

Cuando canto a la mujer que es el ser más exquisito,
angelical y bonito porque se deja querer.
Siempre estoy en el deber de alabar su gracia humana,
tan grande que se desgrana cumpliendo con sacrificio
lo difícil de su oficio en tarde, noche y mañana.

Como es un ser especial muy valioso y atrayente
todo el tiempo está vigente su espíritu maternal.
De manera general, su meritoria tarea
a la familia recrea y le da satisfacción
porque cumple la misión, como el mundo lo desea.

Es difícil complacerla si no se le da su antojo;
lo que le quite el enojo: un  diamante o una perla.
Quien sea capaz de entenderla estará a disposición
de encontrarle solución a lo que quiera la dama
al darle lo que reclama y alimenta su atención.

 

OLAS
Mae de la Torre

Quienes son ustedes
que van y vienen
me quedo quieta y aturdida
ante su juego inadmisible.

Se retraen con la aurora
dejándome a solas.
Avanza el día.

Retornan con tibieza
intento atraparlas
asumo que las tengo.

Descanso en la arena
me abriga el sol de la tarde.

Por la noche
ustedes se han ido.
De centinela, fría la luna
como un témpano.

Prefiero viajar con las olas
a despertarme con el viento.

Sin embargo espero
confinada en mi desvelo
es decisión de las olas
que les encanta este juego.

Seres de luz
Marga Mangione

Tengo hermanos por todo el universo
y no hay fronteras que puedan separarnos,
para ellos canto mi poesía en verso,
pues tenemos amor para brindarnos.

Mi corazón recibe su cariño
que por el éter viene a visitarme,
o es dulce y suave como un tierno niño,
cuando se acerca para saludarme.

Fraterno lazo que la paz comparte
y que llega a cubrirme de alegría,
si nos acerca el amor por el arte,
es que vibramos juntos de armonía.

Y si la sangre no es lo que nos une
más importante aún es ese lazo,
nunca es la obligación que nos reúne,
y el interés es sólo un dulce abrazo.

Se queda en mí después que se ha marchado
porque es hermano de mis sentimientos,
no es el vacío lo que me ha dejado,
nunca se va barrido por los vientos.

Es hermandad genuina y elocuente
la vanidad y envidia no la tocan,
es pureza surgiendo consecuente,
soy feliz si a su lado me convocan.

Al Señor agradezco cada día
que me haya dado hermanos tan valiosos,
seres de luz repletos de alegría,
compañeros de sueños venturosos.

VIENTO DE PUEBLOS NUEVOS
Marisa Aragón Willner

Para la libertad, sangro, lucho, pervivo
Para la libertad, mis ojos y mis manos
Como un árbol carnal, generoso y cautivo
Doy a los cirujanos…
Miguel Hernández

No te olvides pueblo, no te olvides
no cultives la desmemoria de tu ayer
No te olvides que fuiste refugiado
Un día de tu pasado por doquier.

 El sello del dolor por lo perdido
 conformaba tu herida piel

Los años han pasado y con su luto
otros años trajeron un glorioso vergel
y ahora de nuevo se recicla ante  tus puertas
una imagen del dolorido aquel .

Le ves con su atado de tristeza
liando sus tres sueños con cordel
le ves sin pasaporte , sin bandera
dejando atrás la patria que ha tenido hasta ayer
y ahora son sus manos las que piden
que a su solitario corazón se abra
uno , que traiga  promesa de un renacer.

Por empatía, recuerda que fuiste como él
alberga sus sueños desvaídos
alimenta con tu ofrenda su fe
porque todos somos peregrinos
y llevamos sones de libertad
un tambor de llamados urgentes
y un viento de pueblos besándonos la piel

TRANSFORMACIÓN
Leonora Acuña de Marmolejo

Salió puro de su monte
salió ingenuo, noble, honesto,
era cual manso cordero;
sólo deseaba la paz,
techo, pan, y una mujer.  

Pero al llegar a la jungla
de acero con impiedad,
y ver tanta fiera suelta
en las calles de cemento,
se le afilaron las garras
y con zarpazos feroces
respondió ante los ataques.
Por defenderse del hambre
y de la fiereza humana,
a dentelladas mató.

Se despertó en él la fiera
que todos llevamos dentro                
dormida o aletargada.
Por los caminos de sangre
su grito rugiendo lleva.

Cuando a su aldea volvió,
su corazón no era ingenuo,
su mirada no era clara;
no era honesto, no era noble,
era suspicaz y fiero:
sus compañeros de antes
lo miraron desconfiados.

Aquellos hombres sencillos
y limpios que había dejado,
lo miraron con recelo:
¿Quién es este que ahora vuelve?
huele a sangre su camisa
y nos produce terror.

Tuvo que volverse lobo,
porque al dejar su terruño
-lleno de aire puro y flores,
cabras, caballos, y ovejas,
mariposas y rumores
y riachuelos cantarinos
y canoros pajarillos-,
allá en la selva de acero 
indiferente e impía,
aprendió con dentelladas,
feral, despiadado, y duro
a defenderse del hambre:
¡aprendió con cruel lección

A defenderse del hombre!

Si abandonado no hubiera
los surcos de sus plantíos
con su cielo transparente
y sus noches estrelladas,
no tendría hoy amargura,
no se hubiera segregado
de su gente pura y buena.

Tras el falaz horizonte,
de cuánta miseria supo,
allá entre los rascacielos,
en los subways y en las calles
de la ciudad despiadada.

Ahora con voz condolida
dice con débil acento:
-Cómo no pude ver antes
que en la simpleza del campo
era yo feliz criatura?

HASTA LA LOCURA
José Luis Moreno

Llegaste cual viajero con el viento
disfrazada de aromas de una rosa:
eras frágil y alada mariposa
y has hurtado de mí, mi pensamiento.

Mariposa de diáfano tormento:
que me ha atado a su alma tan hermosa
y en pócima aprisiona misteriosa,
mi cuerpo, mi mirada y mi momento.

Sentí de sus especias y conspiro:
a jugar con el viento en aventura
tratando de apresar algún suspiro

y cautivo quedé de su ternura.
Que queriendo apresar; en solo un giro;
lo preso me apresó hasta la locura.

A UN GRAN AMOR
Adolfo «vasco » Zabalza ( Argentina)

No se si serán tus ojos
con su claro color cielo,
o el perfume de tu pelo
quienes calman mis enojos,
adoro tus labios rojos
cuando dulce y tiernamente,
se posan sobre mi frente
la que ardiente y palpitante,
siente tu boca anhelante
de amor y besos ardientes.-

Dios te puso en mi camino
OH  dulce niña que adoro,
y habrás de ser el tesoro
que guardaré en mi destino,
sos el amor peregrino
que llega a mi corazón,
sos la vida y la razón
de quien vive para amarte,
y en mi pecho he de llevarte
con encendida pasión.-

Todo mi ser se estremece
cuando me hablas al oído,
y en tus labios un ¡querido!
a mis miedos desvanece,
cuando te miro parece
que estoy viendo a una Vestal
y en ese encanto fatal
que emana de tu figura,
veo toda la hermosura
de una mujer sin igual.-

La penumbra de mi pieza
y una canción en tus labios,
será el mejor corolario
de una nocturna tibieza,
no dudes de mi nobleza,
de mi amor y mis desvelos,
tal vez me maten los celos
cuando estás lejos de Mi,
y estando cerca de Ti
estoy muy cerca del cielo.-

Si escucho modulaciones
en tu mágica garganta,
el alma se me agiganta
y son salmos tus canciones,
tu voz trasmite emociones
que no puedo controlar,
tus temas son como el mar
que estando en plácida calma,
llena de ensueños el alma
de quien siempre  te ha de amar.

AL FILO DEL ABISMO
María Cristina Fervier

En la sublimación del espíritu
la luz traspasó mis miedos
y se convirtió en cobijo
en la guarida del silencio.

El tiempo en perpetua agonía
buscó asilo en la caverna del alma
y en la magia indeleble de las formas
el fuego de la pasión avivó la llama.

 Un cielo nutrido de milagros
ofrendó instantes
y el calor selló, sobre la fragua,
 pétalos  de bellas imágenes.

En los fulgores donde cavilan las sombras,
detrás del cristal de mis delirios,
ronda un presagio detenido
justo al filo del abismo

¿ POR QUE?  
Ady Yagur ( Israel )

¿ Por que lloran los sueños
junto a infinitas lagrimas,
mientras sufren los pueblos
 junto a muros que separan.?

Se  escuchan  hoy las voces
de bardos que nos  llaman,
 seres cruzan las  fronteras
buscando  un refugio cálido.

 Vida que parece  desolada
junto a terror que nos mata,
niños juegan en los campos
sobre la hierba verde nacida.

Tarde de trinos en las cimas
el otoño oculta las miradas,
mi voz acaricia a los pueblos
junto a banderas de colores..

“LAS PALABRAS”
(Lamberto Ibárez Solís)

Las palabras se mueven engarzadas;
bailan plenas con luces imantadas;
cadenciosas se riman desbordadas;
son mis musas hermosas mis aliadas.

Ellas desfogan mi alma atormentada;
con ellas digo mis culpas expiadas,
con ellas bordo mis penas atadas,
con ellas me defiendo; mis espadas.

Con ellas hablo, canto; mis amadas,
con ellas nací, crecí y son soñadas;
me han hecho muy feliz; y son llamadas;
las busco, las adoro son colmadas.

Las palabras para mí son gozadas;
las palabras serán siempre adoradas
por los poetas en su canto bañadas;
por metáforas vivas encantadas.

Las palabras enamoran habladas;
las palabras ofenden desalmadas;
dan confianza, susurran abrazadas
al amado; a la amada muy cegadas.

Distanciado naciones; sojuzgadas,
separado familias tan honradas;
felices parejas enamoradas;
una amistad grande tan apreciada.

Pero las amo, las busco, dictadas
por mi Dios; las escribo conformadas
que comenten mis penas calcinadas;
libren por siempre mi alma ilusionada.

DISCONTINUO
Asba Barrenechea Arriola
( Argentina)

Desangra el aire en el hastío de la soledad pertinente
no se acomoda más la gata en el almohadón de plumas
porque el silencio abruma.
                                                      
 Corren sin parar los zapatos que ocultan
pies desolados sin rumbo
se concentran en las baldosas flojas
y en los brillos inadecuados del olvido.

Presencia reclama el niño que olvidó sonreír esta mañana
y grita hambre
sin abrir la boca ni el corazón partido.

Tic tac marca el reloj del tiempo inacabado
tic tac no te das cuenta
descuento
descuento tic tac.

Se asemejan los autos a hormigas enloquecidas
corriendo del veneno
más ruidosos que nunca cambian el sentido de su esencia
en cuatro latas y un corazón mecánico .

Derrumba sin concebir dolor las normas
y la constante bofetada al libre albedrío
espuma un café cortado derramando aroma
que ya nadie percibe.

Un payaso esconde en maquillaje
 las penurias del hogar errante
la angustia conlleva grietas asumidas
no se nota en la nariz roja,
ni en los zapatos grandes este trozo de vida.

Despierten o la incomunicación perversa
les derrumbará el mundo que inventaron.

2 comentarios en “POEMAS EN ESPAÑOL”

  1. Valioso trabajo, compartiendo generosamente la palabra en la poesía, con obra de autores amigos y nuevos.
    Gracias, especiales a Adrián y a Eunate
    María de los Ángeles

    Responder

Deja un comentario