POEMAS EN ESPAÑOL

 

Todo lo publicado en  ARISTOS INTERNACIONAL está sujeto a la ley de propiedad intelectual de España
Marzo 2.020  nº 29

La Dirección no se responsabiliza de las opiniones expuestas por sus autores. 
Estos conservan el copyright de sus obras

AL SERVICIO DE LA PAZ Y LA CULTURA HISPANO LUSA

 

 

COLABORAN; María de los Angeles Albornoz (Argentina)…Angelina Sara Baca (México )…Inés Blanco -Luna de Abril (Colombia( … Jorge Emilio Bossa (Argentina)… Antonio Camacho Gómez (Argentina)…Beatriz Guadalupe Camacho (Argentina)…María Elena Camba (Argentina)….Libia Beatriz Carciofetti (Argentina)…Héctor  José Corredor Cuervo (Colombia)… Mae de la Torre (Ecuador)…   Irene González Eratsun (Argentina)…Delia Esther Fernández Cabo de Hernández(Uruguay)….María Cristina Fervier (Argentina)… (Argentina)…Jaime Hoyos Forero (Colombia)…Lamberto Ibarez Solis (México)…José Lissidini Sánchez (Uruguay)…Marga Mangioni (Argentina)…Teresita Morán Valcheff (Argentina)…Jesús Hildebrando Rodríguez Sánchez (Mérida -Venezuela)…María Sánchez Fernández (Úbeda-España)…Beatriz Villacañas…Dorothy Villalobos (New Jersey-USA)…Ady Yagur (Israel)…

A VICENTE HUIDOBRO POETA
María Ángeles Albornoz
Argentina

Lloro tu partida, junto a tus hermanos chilenos.
Leo y re leo tus poesías, bebo gota a gota cada verso.
Te descubro a través de metáforas perfectas.
Veo renacer la esperanza al dejar atrás tus fantasmas.

Viajero soñador, le cantaste a la vida, al amor, al dolor,
a la muerte, al mar, a la naturaleza a tus amistades.
Arquitecto de la palabra, tu pluma inquieta
navegó los mares de la literatura, gritando tus sentimientos.

Incansable viajero de los continentes, al dormir tus miedos
tu intelecto sin fronteras creó mundos ideales.
Siempre el mar en tu poesía, siempre el cielo azul,
los astros meciéndose en el espacio sin tiempo.

El amor alimentando tu espíritu, creando, siempre creando.
Mudabas tu ropaje de árbol, de pájaro, piedra, nieve…
como los dioses mitológicos, premiando o castigando.
Vagabundo de las lejanías, náufrago de los abismos,
erigiste un altar en tu corazón, para coronar la amistad

de poetas, novelistas, pintores, escultores y músicos de tu época.
Leal a tus principios, tu pensamiento brilló en periódicos,
tu voz resonó en los auditorios en conferencias magistrales,
o arengando a los jóvenes tus convicciones políticas.

¡Hoy brindo por tu CREACIONISMO, celebro tu poesía universal!


VIDA Y MUERTE.
Angelina Sara Baca 
México

¿ Qué separa la vida de la muerte?
un hilo tan delgado y tan sutil
pero a la vez tan fuerte y resistente
que semeja la dicha juvenil.

Un latido que ya no se produce,
una luz que se apaga en el confín;
un ave que reposa tierna y dulce
y una rosa marchita en el jardín.

Porque si tiene vida, canta el ave
y perfuman el nardo y el jazmín;
y en el lejano y plácido horizonte
el sol es un inmenso colorín.

Donde la vida empieza, hay un pesebre,
su dueño no escogió ningún matiz;
su senda puede ser muy larga o breve
y reinar la tristeza o ser feliz.

Cuando a la vida llega el sol poniente,
siempre existe una grande cicatriz;
tenemos que sentir de tanta gente
que en el alma, ya reina lo infeliz.

¿Qué separa la vida de la muerte?
con ésta, se nos llega nuestro fin;
la vida es un pasaje solamente
para dejar allí todo lo ruin.

CAFÉ AMARGO
Inés Blanco -Luna de Abril
Colombia

El domingo
en el café del desayuno,
remojé las migajas de amor
que me entregaste.

Una a una
se fueron diluyendo;
café amargo
que se bebió los sueños
y la pesadumbre.

Con el sol
del medio día
se encendió la nostalgia,
para destejer el hilo
del recuerdo.

Al anochecer,
un reflejo melancólico
de luna se coló
en mi cuarto.

De madrugada
el perro desvelado
aullaba a las estrellas
mientras yo bebía
un café nuevo.

Negro humeante
entre las manos,
aroma prodigioso,
excitante sorbo.

Contigo renació la vida
y floreció el olvido.

AMAZONA NOCTÁMBULA
 Jorge Emilio Bossa

Detente, amazona de la noche,
amante de la luna y las estrellas,
que has hecho de la lujuria derroche
montada a cada una de ellas.

Detén esa ritual coreografía
de tus dedos que, sobre mi camisa,
danzando liberan con maestría
sus botones. No vayas tan de prisa.

Si otra noche tu cuerpo has rentado,
hoy quiero yo trocarlo por tu alma;
para que permanezcas a mi lado
con la serenidad de un mar en calma.

No consumamos de un sorbo las horas,
pues son un trago largo para mí;
ese duro camino hacia la aurora
desde que aquella ingrata no está aquí.

Bebamos unas copas. Conversemos.
Dime si en tus parodias de amor
te sientes sola como yo, eso temo,
vistiendo de Pierrot a tu dolor.

Sosiega tu carrera desbocada.
Ya no lastimes a tu corazón,
dejando en él las espuelas marcadas
para intimarlo a fingir pasión.

Tal vez así, sin sentirnos forzados,
cabalgaremos por la alborada,
noctámbula amazona; aferrados
a sus crines candentes y doradas.

YO DEBO, AMAR AL HOMBRE
De Antonio Camacho Gómez

Yo debo amar al hombre
porque Dios está en él
(en estado de gracia),
y al que lo ignora o duda
también amarlo debo
aunque con saña cruenta
su maldad me clave
en la cruz de mis años.

Yo debo amar al hombre,
mi prójimo,
y pagarle con miel
porque me redimió
su sangre bienhechora
y día tras día
se entrega generoso,
divino, inmaculado,
en el albo mantel de los altares.

Yo debo amar al hombre,
mi hermano,
y bendecir la espina
que me ofrece su mano,
porque lo dijo Él:

(“El quiera seguirme…”)
palma, cilicio, hiel.

Yo debo amara al hombre
porque él y yo
sangre, piel, espíritu,
pigmento o idea
procedemos de Él;
porque él y yo
somos víctimas de los siete pecados capitales,
del mundo, del demonio y de la carne,
y sólo nos ampara
su piedad.

Yo debo amar al hombre, sí,
su cuerpo, su alma,
su miseria, su grandeza,
su dolor,
porque es obra de Él.

NOSOTROS, LOS INSOMNES
Beatriz Guadalupe Camacho
Argentina

Nosotros, los ausentes,
nosotros, los insomnes,
acariciados bajo un sol
que fluye intensamente
somos inútiles artífices del día,
prisioneros sin tregua de la idea
(o simplemente extrañas golondrinas
de un país donde ya no hay Primavera).

Nosotros, ausentes,
nosotros, los insomnes,
vamos electrizando la memoria,
abriendo puertas de ilusión, prestadas,
conmemorando caries y pies rotos,
celebrando pañuelos de injusticia.

Y eso no es todo.
Cuando al fin nos vemos
y las nubes se abren
y el relámpago
nos ciega en un segundo de certeza
nos refugiamos, débiles y torpes,
en algún río sucio y desolado.
Y luego, dando voces,
nos dejamos morir en la corriente.
Somos ciegas gargantas de la noche,
nosotros, los ausentes,
los insomnes.-

SOMOS
María Elena Camba
Argentina

Luz que asoma cada amanecer.
Esencia que flota
enredada en el viento.
Entramado de la tarde,
calma que yace en el ocaso.
Silencio que anida
detrás de cada voz.

Tiempo sin medida,
sin colores ni nombres
La luz que irradiamos.
universal, única, primera.
Ese canal,
útero de la tierra,
al que volveremos todos.

Principio y legado.
Eso somos.

EL ESCRITOR SIENTE
Libia Beatriz Carciofetti
Argentina

El escritor siente, piensa
ama, sueña, canta y ríe
tiene vida muy intensa
de sus letras no hay deslíe.

El escritor en la noche
oye su mar agitado
en su mente hace derroche
de un palabreo impensado.

Digno oficio el escribir
hasta en tercera persona
y llegar a confundir
al lector que lo corona.

Un día el ya no estará
pero en su escrito dejó huellas
que ni el tiempo borrará
pues brillarán cual estrellas.

EL CORONAVIRUS
Por coronel ( RA )
Héctor José Corredor Cuervo – Colombia

Con corona y sin linaje
de  origen desconocido
tiene hoy al mundo afligido
desde que inició su viaje
el virus que  con coraje
hoy contagia  a mucha gente
cual veneno de serpiente
sin que exista la  vacuna
que cure en forma oportuna
las dolencias de un paciente.

Apareció allá en oriente
con el germen de animales
y hoy ataca a los mortales
desde el pobre hasta el pudiente,
del  mísero al  presidente,
sin miramientos sociales
pues para él somos iguales
en  aquel último viaje
sin dinero ni equipaje
y sin cosas materiales

Tiene fuerza de huracanes
en poblados y en regiones
que no tienen  precauciones
ni de emergencia los  planes
para enfrentar  los afanes
en los casos de epidemias
o en presencia de pandemias
en todos los continentes
donde existen dirigentes
que no conocen de endemias.

El pánico es el aliado
de todos los pesimistas
y de los  oportunistas
para sembrar en collado
y en todo pueblo asustado
semillas de inconformismo
para hundirlo en el abismo
de la angustia y la impaciencia
sin esperar que la ciencia
 resucite el optimismo.

El pánico ya ha causado
presencia de plañideras
y el resurgir de agoreras
que recuerdan el pasado
y a  Cristo Crucificado
por el poder del demonio
negando el fiel  testimonio
y la grandeza de Dios
para no escuchar su voz
dejada de patrimonio.

Para enfrentar ese mal
se requiere inteligencia
sembrando  fe en la conciencia
de la gente en general
que no ve  el peligro real

ni donde está  el buen camino
que lo lleva hasta el destino
donde brilla la hermandad
lejos del odio y maldad
 con amor  y  trato  fino.

No permitamos que cunda
ese pánico perverso
que hoy invade el universo
culpa del medio que inunda
para hacer la baraúnda
en las finanzas de Estados
por ambición de salvados
que hacen guerra despiadada
en la gente encadenada
sin defensas, sin soldados.

CATACLISMO LATINOAMERICANO
      Por Coronel Héctor José Corredor Cuervo
Colombia

Con los vientos de poder y de ambiciones
ya comenzó la tormenta con gran fuerza
que amenaza con peligro a las naciones
que sufren con la ignorancia y la pobreza.

El aire sucio que sopla en los sentidos
viene arrasando culturas y valores
por los grandes medios que han sido vendidos
con complacencia de los gobernadores.

Ya se acabaron los aires nacionales
que soplaban en los campos y en poblados
por hacer las concesiones especiales
de los espacios, por siempre, más sagrados.

¿Qué pensarán periodistas y escritores
que ven correr pura sangre a borbotones,
sin decir nada de guerra y sus horrores
en la cual mueren inermes pobladores?

Los dirigentes… ¿con qué dignas razones
explicarán a los hijos su indolencia
al dar a los mohatreros sus regiones
por miedo, por ambición o conveniencia?

Sólo la unión total con fe y entereza
podrá parar tenebroso cataclismo,
que amenaza con romper la fortaleza
de un pueblo noble y ajeno al egoísmo.

Latinoamérica unida jamás será vencida.

EL CORONA VIRUS. PANDEMIA
Mae de la Torre
Ecuador

Es como una larga visita
que no lo logras deshacer.

Cuando te sientas acosado
osará por otro rumbo aparecer.

Retírate pronto de su lado
o logrará tu vida carcomer.

No te enfades, ni te rindas
anda con cuidado por doquier.

Por esto es necesario
reflexionar antes que perecer.

No será ni la primera ni la
última en emerger.

Siempre ha estado adormitado
para tratar de sorprender.

Aunque no todos le temen
no dejará de convencer.

Dale un tiempo al tiempo
ese será tu parecer.

Mientras la gente se asuste
y se sienta enfurecer
es el camino más fácil para
que el virus haga su amanecer.

Todo pasa por algo
Se requiere comprender
Hay esperanzas de cambio
Pues, al planeta hay que restablecer.

Si tu reflexión es savia y de mucha fe
Dios está en el poder.


PEREGRINOS.
Delia Esther Fernández Cabo de Hernández
(Uruguay)

En busca de su destino
debe escalar el camino
de la vida y del dolor.
Solitario caminante,
despojado peregrino
sin bordón, sin esclavina,
visitante del amor.

Cruza el río cantarino
y en su cauce cristalino
sacia su sed con furor.
De las ramas de un espino
se engarza en su pelo endrino
el aroma tenue y blando
de una flor.

En busca de su destino
sigue escalando el camino
de la vida y del dolor.
Su canto es lamento y trino,
es ángelus y aleluya,
es súplica y es clamor.

Que siempre ha sido su estrella
ser un mero partiquino
del vivir y del querer.
¡Oh, el eterno soñador,
que mira hacia el horizonte
buscando el azar mezquino
que acorta el largo sendero
a su acaso y a su sino
antes que caiga el telón!

Espérame, peregrino,
soy como tú un ruiseñor
que cantando va a su muerte
perdido en la soledad,
que cantando va a su muerte
y que a la Muerte no implora piedad.

Buscando nuestro destino
caminamos el camino
de la vida y del dolor.

NUESTRO TIEMPO
María Cristina Fervier
Argentina

Robamos tiempo al tiempo
como recuperando un tiempo ido
bebiendo en apetecido éxtasis
cada segundo compartido,
hurtado o de prestado
no obstante tan bien ganado.

Acaso no fue tiempo perdido
en el devenir del destino
sino tiempo fortalecido
en la prolongada espera
desde el fondo de nosotros mismos.

En medio de la nada que nos rodea
constituimos el todo que nos eleva.

Desde lejos, desde el ayer,
pasado que no fue,
albricias de luces, el hoy aparece
en un tiempo sin tiempo
donde construimos nuestro tiempo.

LOS OJOS DEL OTOÑO
Irene González Eratsun
Argentina

Vivamos este otoño;
entremos a su tiempo sensitivo, donde parece que la luz pensara
un íntimo epitafio
para la muerte lenta del estío.

Está la fronda en paz,
en una niebla rosa con los oros apenas encendidos
y una serenidad que viene desde adentro:
 está como soñando en amarillo.

Entremos al bronceado resplandor
del alma del otoño.

Entremos a su místico silencio;
porque acaso no es llanto este rocío
que nubla las pestañas de la hierba,
ni se apague en los cobres de la luz
la reciente memoria del estío
Acaso es simplemente que el otoño
nos presta su mirada
y vemos el paisaje
con sus ojos de miel recién nacidos.

TUS BESOS DE SOLERA JEREZANA
Jaime Hoyos Forero
Colombia

A una jerezana con luz de luna.
“Porque gusté en tu boca musulmana,
tu sangre, que es solera jerezana”
(Joaquín Alcaide de Zafra)

Alto el mirar, tu vida es un torrente
que desciende con fuerza huracanada
por tu cuerpo de tierra soleada
que se inicia en la cumbre de tu frente.

Si te das, se desata una corriente
de misteriosa luz en tu mirada,
y aparece en tus ojos, desbordada,
una gota de gozo transparente.

Son tus manos un dulce sortilegio,
y tus caderas de soberbia roca
completan tu perfil moruno y regio.

Besas con besos de pasión gitana,
cuando das en el vaso de tu boca
un vino de solera jerezana.


¿DÓNDE ESTÁS?…
Lamberto Ibárez Solís
México

En mi tarde otoñal te busco en las penumbras del silencio;
En el umbral de mi vida, te busco denodadamente.
Te busco en la aurora diamantina de la alborada alegre;
Te busco allá en mi solar de estío; en la madrugada silente.

Te busco en la angustia de mi concavidad nocturna;
Te busco como siervo herido; buscando tu refugio,
Tus brazos fecundos, tu corazón abierto y tu alma noble;
Te busco en el trajinar constante de la multitud que avanza.

Te busco en la estrella resplandeciente de mi cielo
De este mi cielo gris y convulso… de estas tardes caídas
De estas tardes sin brillo… de estas tardes que pesan
Como losa en mi espalda herida pero aún… aún erguida.

Te busco en cada letra; en su sonido… te busco en las palabras
En la palabras que se lleva el viento y las aloje en tus oídos
Y las lleve a tu alma para que ahí se aniden y germinen
Para que encuentren la rima perfecta y el sonido exacto.

Y contemplo las estrellas, los luceros desbordados, danzantes;
Oyendo los aplausos de las olas batientes en su estruendo,
En su golpe herido de su música agonizante que al golpear llora,
Y son dos llantos nocturnos mutuos de almas similares que sufren.

También ahí te busco… en el mar bravío; en el mar que canta;
En el mar que gime, en el mar que golpea como pegan las penas;
En el mar misterioso, profundo pero que también es noble…
En este mar que me acompaña y nos bebemos nuestras aguas.

Te busco en el grito abierto del pregonero en las mañanas
Del vendedor de esperanzas que mitigan el hambre, la vida,
Del vendedor apresurado que clama y suplica mis oídos receptores
Y la generosidad solidaria de mis bolsillos roídos y vacíos.

Te busco en las calles pobladas y desiertas y no veo tu mirada,
No escucho tu voz; hay silencio un silencio entendido por mí,
Un silencio, un mutismo permanente de una boca  aún cerrada,
De dos manos que tapan y que bloquean con fuerza tus oídos.

Te busco en los jardines copudos, llenos de flores multicolores
De abejas afortunadas que liban sin descanso la mielecilla rica,
Con la competencia bélica del colibrí iracundo que se cree dueño
Y me dejan fuera, sin alimento ya para mi alma adormecida.

Te busco en el sol que brilla alborozado, ese sol que calienta
Que da calor a todos los corazones que sufren las penas amargas,
Las penas que juegan y se bullen regocijantes en el alma herida
Consoladas por la luna en las noches oscuras llenas de silencio.

Te llamo con las bocinas de mis ansias y no puedo encontrarte;
He puesto los altavoces en los decibeles más altos y no escuchas
Y entiendo ese… tu silencio; entiendo tus palabras apagadas y sordas
Pero te seguiré buscando debajo de las piedras y en las cuevas cerradas

Y nuestras voces serán escuchadas, oídas, pronunciadas bien
Con los matices perfectos en las lecturas prolongadas de la vida
Y entonarán los versos, cantarán en la misma tonada siempre
Porque ese es mi más preclaro sueño, sueño al fin… edificante.

QUISIERA
José Lissidini Sánchez
Uruguay

Quisiera ser encantador,
sortilegio, delirio,
para meterme explorador
en el abismo de tus deseos,
y escribir el manifiesto,
de tu profundo amor.
Quisiera ser palabra
que llega y se queda,
flotando eterno prisionero
de tu corazón.
Quisiera acurrucarme
en tu calor escapando
al adiós, sin que me seque
el alma su ventarrón.
Quisiera ser canción
que te acompañe
toda la vida.
Quisiera ser la lluvia
del sur, de tu niñez,
adolescencia y madurez.
Quisiera ser el silencio
del después de ti,
en el dulce abismo,
donde hombres y huesos
con llanto, vuelven
simpleza su arroganci
Quisiera ser tu incógnito
y eterno secreto,
tu irracional y oscuro
misterio,
para en los instantes
de agobio, los pasajes más tristes,
ser sorbo de Cocuy,
tu sereno momento,
y parir juntos la vida,
sin consulta previa.

ES EL AMOR
Marga Mangione
                               Argentina                              

Es el amor la expresión,
más noble del ser humano,
amor de madre, de hermano,
amor entre hombre y mujer.

El amor puede crecer,
haciendo al mundo más puro,
porque con amor, seguro,
no habrá odios ni rencores,
ni corrupción, ni dolores,
si es que reina en el futuro.

Con amor yo les auguro,
a muchas generaciones,
armonía en las naciones,
compromiso hacia el hermano.

Con amor, el ser humano,
ha de vivir dignamente,
y levantada la frente,
trabajará con orgullo,
sin gritos y sin barullo,
gozando siempre el presente.

Con amor estará ausente,
la guerra en el universo,
no podrá el hombre perverso,
crear ninguna contienda.

Y cuando el amor se extienda,
hasta el animal salvaje,
será adorno en el paisaje
y nadie habrá de matarlo,
con amor han de cuidarlo,
comprendiendo su lenguaje.

Amor de Dios es mensaje,
y al amor hemos de darnos,
si logramos no olvidarnos,
hemos de ser muy felices.

Cerremos las cicatrices,
y olvidemos las heridas,
no serán horas perdidas
las que usemos para crear,
un mundo donde encontrar,
unión en todas las vidas.

BRASA EN LAS SOMBRAS
Teresita Morán Valcheff
Argentina

Noche adentro de la sangre
te pulsa mi costado.
Infinitos latidos
disparan  tu imagen
en las sombras.

No son tus ojos
espejo en la vigilia
-ni es el insomnio una tortura-
están frente a los míos
para abrir la compuerta de mi torre
y por ella penetras
ardiendo en mi piel como un tatuaje
y allí te dejo
brasa encendida
en el último aleteo de mi sueño

EL AMOR QUE LLEGA CON RETRASO
Jesús Hildebrando Rodríguez Sánchez
Mérida -Venezuela

Si el viento te cambió de dirección,
maneja con más tino tu presencia
por las rutas del bien y la experiencia
para que cese tu preocupación.

No permitas que vaya de excursión
tu cariño festivo y verdadero
para que no distraiga su sendero,
a no ser que lo impulse el corazón.

Con paso firme va la recorrida
y no la empuja el viento hacia el fracaso,
cuando se siente florecer la vida.

Cantemos la canción de bienvenida
al amor que nos llega con retraso
porque llega con dicha, retenida.

JUVENTUD
María Sánchez Fernández
Úbeda-España

¡ Juventud! ¡Divina primavera!
¡Vaso de purísimo cristal
rebosante de alegría!
En ti todo es limpio y transparente.

Porque eres como el agua recién nacida.
¡Juventud! ¡Preciosa palabra
que brota de mis labios
como manantial de vida!

Tu presencia todo lo ilumina,
pues eres fuente inagotable de energía.
Está en el verde tierno de las hojas .
En la fuerza salvaje del potrillo.

En el calor del primer abrazo…
¡Juventud ¡ Que leve es tu compañía!
¡Eres tan fugaz!

Te llevas la ilusión, pero dejas la esperanza.
¡La esperanza!¿
Qué es la esperanza si tú no estás?

LA MAS CONTRADICTORIA DE LAS ARMONÍAS
Beatriz Villacañas
Madrid-España

La vida, viaje extravagante,
centro infantil
donde convergen los sueños y los astros.
Imposible sosiego,
pulsión deshecha en átomos cegados.
La vida ésta. Ángel frutal
engendrador de pájaros profanos.
Canción de charco en charco
con el amor doliendo en el costado.
Texto escrito en la carne y en lo desconocido.
Fulgor penitenciario
y una legión de insectos formando una pregunta.
O mil preguntas como mil guerreros.
Beso a flor de cuchillo,
melodía en el campo de batalla.
Perfecta desnudez frente al todo y la nada.

La vida, cruda y lírica,
toda ella hecha cuerpo, muerte y resurrección.

DOLOR DE AMOR
Dorothy Villalobos
New Jersey (USA)

La bruma, el misterio de la noche,
y un triste suspiro que se hizo sentir
desde la distancia.
Como suave melodía, como un susurro,
que hasta el agitado viento puso en calma.
Y siguió su canto, llenando el tiempo
Durmieron las flores, los pájaros, y el trigo,
cuando su tonada se hizo más lenta.

De pronto siguió improvisando,
y la luna al escucharlo renovó su manto,
llenando el campo de pálidos reflejos.
Al escuchar aquella triste voz en la noche
se le unieron los grillos.
Y lentamente al llegar la aurora
todos estaban emocionados,
por primera vez habían oído
un profundo lamento de amor
que rompió el reino del silencio
en aquella hermosa noche..

ESTA NOCHE…
Alba Yobe
Argentina

Esta noche…
Cuando beba
la luna poco a poco
gustando en soledad
su luz plateada;
cuando en mi piel
se torne más helada
porque el polvo de estrellas
mansamente,
atravesó mi almohada.

Esta noche…
habrán transitado mi mente
mil recuerdos,
revivido muy queda
otros momentos,
porque mi soledad
habrá arrojado
lentamente,
lágrimas en mi almohada.
Esta noche…
tal vez pueda entender
lo que no quiero,
aceptar, ya nunca…
sin mañana.
Pero comprobaré
que sigue vivo…
Y su latir me habrá aturdido
aunque quiera
ahogarlo con la almohada.-

DESOLACIÓN
Ady Yagur
Israel

Silencio de la mirada
el dia largo comienza,
miro el llano cercano
que parece descansar.

El mundo esta apenado
bardos cantan a pueblos,
cuando el virus amenaza
a la humanidad desolada.

Hablan seres tristemente
en las calles con sollozos,
alguien llama desde lejos
con su voz en la ventana.

El viento arrasa lagrimas
que mueren  desoladas,
entre días que se alejan
como nubes al pasar. 

La vida parece una barca
golpeada por fuertes olas,
tal vez llegue a un puerto
con su silenciosa mirada

La voz parece agonizar
con esperanza desierta,
quizás la nueva aurora
sea la paz que renace..

1 comentario en “POEMAS EN ESPAÑOL”

Deja un comentario