POEMAS EN ESPAÑOL

 

 

NO ME BASTA
María Cristina Fervier

( Argentina )
 
No me basta saber que llegas
queriendo anidar en mi verano,
ni me basta buscar el paraíso
en el infierno de tu mirada,
ni que dibujes alegorías de reposo
sobre  mi mar embravecido,
ni me sacia libar, al pie de tu boca,
de tu rosa roja las mieles,
ni apaga el fuego de mi piel
la cárcel de tus deseos,

No me alcanza lavar las penas
con la saliva del olvido,
ni la amapola de tu nombre
iniciando el rito del  rezo,.
Mi cuerpo de luna llena
no está preparado para el eclipse

EN LA DISTANCIA
Jesús Hildebrando Rodríguez Sánchez
(Venezuela)

Siempre te he amado en silencio,
y está contigo mi mente
vigilando tu regazo
sin que lo sepan tus ojos.

Imposible que pueda la intuición
acercarte a mi puerta de esperanzas,
como pretende mi imaginación;
ni que adivina fuera tu existencia
para acercarte a mí, sin que el amor la llame;
por eso la distancia entre los dos
nunca se modifica.

Cuando he tratado de acercarme a ti
algo imprevisto surge y no se da.

Ansiosos mis sentidos
van a buscar la forma de acercarse;
la vía está despejada
y voy a caminar en forma diligente
para poder hallarte y abrazarte.

Siempre estará lejano el horizonte
donde quiera que vamos
pero seré tu sombra para no separarme
cuando la luz se apague.

El caminar contigo
me da estabilidad en el futuro
para que no podamos separarnos
durante el tiempo que nos quede de vida

LA VIDA EMPIEZA MAÑANA
Margarita Mangione
(Argentina)

Hoy buscando cosas viejas
cayó la caja en mis manos…
¡Cuántos recuerdos lejanos
encontré en ese paquete!

Tu palabra que promete,
mil besos en los papeles,
con los falsos oropeles,
de esas cartas mentirosas
y sus palabras tramposas,
tan dulces como las mieles.

Como fieras en tropeles,
hasta mi mente llegaron,
las lágrimas que lloraron
mis ojos por tus engaños.

Hoy transcurridos los años
persiste el sabor amargo,
de mi culpa me hago cargo
no debí confiar en ti
y así en tinieblas me hundí,
sumida en triste letargo.

En este camino largo
tu ausencia entre mis paredes,
entretejió falsas redes,
en esa orfandad eterna.

Y como animal que inverna
me encerré en mis soledades,
tus sempiternas maldades,
mi corazón agostaron
y hecho trizas lo dejaron,
víctima de tus crueldades.

Ajeno a mis realidades,
te desplazas por el mundo
y yo en mi abismo profundo,
entre el dolor sobrevivo.

Ya no encuentro el atractivo
que antes tenía la vida
y en mi angustia repetida,
quiero olvidar y no olvido,
mi amor no correspondido,
que aún sufre por tu partida.

Aún de nostalgia vestida,
he de quemar esas cartas,
ya no quiero que compartas,
ni un minuto en mi existencia.

No hará falta mucha ciencia,
un fósforo es suficiente,
y cuando el papel ardiente,
falsas promesas destruya
ya no seré yo quien huya,
por quitarte de mi mente.

He de tenerlo presente:
la vida empieza mañana,
la esperaré en la ventana,
cuando se cierren las puertas.

Y cuando mi dicha adviertas,
mantente de mí lejano,
que este reino soberano,
es mi sitio predilecto,
y aunque es un mundo imperfecto,
para el amor es temprano…

TIEMPO

Ady Yagur ( Israel )

Se enciende la miel junto a los nidos
entre agujeros negros de tiempo,
murallones de cuerpos  perdidos
abrazan   la hierba que es rocío.

Desierto que esta aún, mas rojizo
las voces  se vuelven memoria,
se alarman  ahora las fronteras
y se aleja  el eco de los pueblos.

Guerra  mensajera de  violencia
habla la muerte  en las arenas,
dice que el  viento  ulula triste
abrazando lagrimas  de pena.

Aquí descansan seres sin vida
en los senderos de la muerte,
entre  peregrinos que claman
paz  en las grietas del tiempo..

ROSA CAÍDA
Teresita Morán de Valcheff
(Argentina)

Aliento entre la vida y la muerte
carne de pétalos
olvidada en un libro
de páginas que agonizan
en el fervor de los dedos.

Tristeza de flor negada
en el aroma gastado de los días

Dulzura de otros ojos
navegantes del tiempo
que rozarán levemente
el frágil esqueleto
de la rosa caída.

LOS NIÑOS DE LA GUERRA
Libia Beatriz Carciofetti
(Argentina)

Tu mirada es tan triste ¡oh niño de la guerra!
que te dio a luz el odio y el rencor fue tu mamadera .
Siento por vos tanto amor  y a la vez ¡tanta pena!
mientras otro niños juegan ,a matar a vos te enseñan .

Tal vez  seas iraquí, palestino o de Vietnam
pero te delatan tus ojitos ¡ oh niño de la guerra !
empañados por el polvo que deja la tristeza
ausentes de abrazos, al amor te cercenan .

¡Qué pasa por tu mente! cuando de noche sueñas
seguro que no tienes ángeles que ronden tu cabecera
tus noches son ¡tan largas¡ y tal vez  te desvelas
imaginando que suena la alarma, el terror de ti se apodera

Tu despertar se nota carente, de besos y caricias maternas
 no hay para ti desayunos, con leche, copos, ni avena
sino por estruendos de bombas en barricadas externas
dejas de un salto tu cama, para ver qué sucedió en la frontera .

Tus ojos inexpresivos ausentes de paz interna
se involucran en la lucha, transformada en contienda
caminas entre despojos, en vez de ir a la escuela
y cargas misiles, en lugar de lápices en tu cartuchera.

Cuando veo tu imagen, como la de tantos que muestran
se me conmueve el alma y quisiera tenerte cerca
enseñarte que la paz , no es tan solo una quimera
es algo que se consigue si se acabaran  las guerras .

Dios no te creó para esto ¡oh niño de la guerra!
sino para que tengas hogar, y no una madriguera
para que no vivas con odios y conserves tu inocencia
“Porque de estos pequeños es Mi Reino “, dijo Jesús en la tierra.

HUMILDE PAYASO.

Angelina Sara 
(México)

Humilde payaso
de vestir grotesco;
tu cara pintada
nos hace reír,
eres tú, del circo
su alegría y su llanto;
sólo la primera
puedes compartir.
Eres embeleso
del dulce chiquillo;
cuando su mirada
posa sobre ti
te olvidas de todo,
te sientes pagado
al ver esa dicha
que te hace vivir.
Al terminar tu acto
y quedarte solo
la alegría ficticia
tiene que morir;
eres mensajero
de dicha y de gozo
por eso, la pena
debes de excluir.
Eres para El Niño
un trozo de cielo
y a la gente adulta
sabes divertir;
mientras haya circo
siempre habrá un payaso,
que la carcajada
tiene que seguir.

AÑO NUEVO
Elías D, Galati
(Argentina)

Se ha encendido una ilusión
solo porque necesitamos el creer
desde lo profundo de nuestro corazón
que es posible la felicidad merecer

es quizás esta la última ocasión
después no se si volverá a suceder
de poder constituir aquella Nación
unida, solidaria, gloriosa, mejor

que sea orgullo de la generación
demostrando que es posible mantener
ideales en armoniosa discusión

sin agravios, rencores, odios, y poder
engrandecer la Patria haciendo bastión
de justicia, libertad en su renacer

 

HOY NAUFRAGAN TUS DÍAS

Carlos Rodríguez Sánchez
USA 

Hoy, naufragan tus días, 

suspendidos en el mar, 
tantas noches, 
tantos días, 
evocando, cuanto tuve y no tengo, 
en el sosiego, que hoy tengo y que no tuve, 
su exaltación, su dicha y su denuedo, 
estreche el aire, de tu ausencia, 
al sabio dolor que extermina, 
encuentros y desencuentros, 
que hasta lo impensable, termina sucediendo, 
cada uno en una orilla,
ni el silencio finge la indiferencia, 
el paisaje imperturbable, 
la lluvia sin prisa cae, 
miro al cielo, y los ojos mojados, me impiden ver al mar, 
¿cómo puede extinguirse el fuego en el que ardimos?, 
por temor al fulgor, que naufraga cada día, 
o la caricia que teme entregarse, 
y el silencio era todo alrededor, 
desde la soledad escucho el viento 
y la bruma de la bahía trepa hasta el balcón.
Amor de primavera, vuelto invierno, 
cayó la noche, en su encendido silencio,
sólo cantan las olas, melodías destelleantes, 
queda el amor, reclinado en la arena, 
confunde el horizonte y le sonríe, y desde arriba, 
respiro el silencio, 
miro su belleza adormecida…

BAJO UN CIELO DE ESTRELLAS

María Rosa Rzepka
(Argentina)

Bajo un cielo de estrellas tu inocencia,
gambetea el dolor en cada esquina.
Inventando un porqué pa los fracasos.
Purrete abandonado, sin salida.

Que Dios puede pedirte que comprendas
el valor del estudio, de la vida.
Si solo te acompañan las preguntas.
Las respuestas son solo hipocresía.

 Sobre un manto de piedras y de ausencias,
van tus pasos esquivando las heridas.
No hay tiempo para juegos de pebete
cuando faltan el techo y la comida.

Que angustia recorriendo tus pupilas
viste burlona el traje de la melancolía
 Sordera voluntaria a los insultos;
 desgarran tus oídos el desprecio y la ira.

Decime vos purrete abandonado,
contame tus urgencias , tus fatigas
Me asfixio de vergüenza si mis manos
no alcanzan para aliviar  tanta desidia.

RECUERDO

Manuel Salvador Leyva Martínez
(México)

Si un lejano recuerdo de labios de mujer
 besa mi pensamiento añorando el ayer.., 
le dejo que perfume el rosal de mis sueños, 
que arome mi universo de minutos risueños 
y en mi tiempo florezca la ilusión de vivir 
o aleje la dolencia de mi triste existir. 
Porque a veces soy triste como un jardín sin flores 
huérfano de esperanzas, fragancias y colores
 y a veces soy reflejo silente de laguna 
o bohemia nostalgia de romántica luna…
 Sin embargo, bendigo mi tristeza y dolor
 porque entre llanto y risas, mi vida fue el amor. 

 

LA BÚSQUEDA

Jorge Emilio Bossa
(Argentina)

Las nubes se desangraban
lentamente aquella noche.
Los comercios y los coches
sus luces multiplicaban
sobre las calles que daban
al centro de la ciudad
más brillo. En soledad,
una mujer deambulaba
y su mirada arrastraba
por la áspera humedad.

Al bullicio sabatino
ella era indiferente.
Se perdía entre la gente
con su paso algo cansino.
Mientras creaba un camino
para continuar buscando,
se preguntaba hasta cuándo
debía peregrinar
para al fin recuperar
lo que le estaba faltando.

Una presea valiosa
le había sido robada
y, por ello, en la calzada
era poco cuidadosa.
Ella estaba en otra cosa…
exploraba las aceras,
los umbrales, las vidrieras,
los canteros y los bancos.
Su pesquisa, tranco a tranco,
terca y minuciosa era.

De pronto su andar detuvo,
plena de dudas y gozo.
Lanzó entonces un sollozo.
Tanto que anduvo y anduvo
y ante sus pies al fin tuvo
lo que buscó con tesón.
Allí, entre el cordón
y un charco del empedrado,
maltrecho y algo embarrado
estaba su corazón.

Trémula se arrodilló
y lo tomó suavemente
cuando un hombre, gentilmente,
a ayudarla se ofreció.

La joven su vista alzó
y vio una mano acercarse,
instándola a levantarse.
Renovando la ilusión,
puso en ella el corazón.
Y no volvió a equivocarse.

“CORTÉ LAS RAMAS”…
(Lamberto Ibárez Solís)
Cortó de un tajo las ramas duras del árbol que lo ataban;
Las cortó en silencio, sin prisas con calma y sin premura
Con dolores profundos metidos en el alma; le agitaban
Su pecho, su vida, su alma y su mente era ya una tortura.
Le impedían volar, crecer, soñar, mirar el horizonte;
Mirar el mar, tocar las nubes blancas de sus sueños
De sus sueños vencidos que surcaban los montes
Que eran un halo de luz tan divina en sus empeños.

Lastimaban sus pies descalzos; éstos sus pies heridos,
Los pies sangrados por el trajinar constante de su vida;
Sintió la tierra, el lodo, la arena, las piedras del camino,
Los pies dolidos sobre alfombras de espinas en su destino.

Le pasó como el halcón que no volaba; estaba sostenido
Con sus filosas garras sin amarres pero seguía cautivo;
Su mente condicionada siempre a la rama; muy erguido…
Miraba a las aves volar, trinar sus cantos y él… sometido.

No sabía que era libre y podía volar tan alto con vuelo fino
Hasta que cortaron la rama; la rama dura en que había vivido
Y voló tan alto en el azul del cielo pero extrañando el nido;
El nido humilde en aquellos riscos mucho tiempo sostenido.

Se quedó la rama sola y tan vacía con las huellas del ave
Del ave que le hacía compañía y solo el viento la mecía;
La agitaba iracundo a veces y a veces con mano suave;
Le recordaba que fuese dúctil con el ave… su compañía.

Surca los aires halcón del tiempo; vuela en el firmamento;
Azuza tus alas; prepara el vuelo y como el avizor ve sereno;
Lanza tus piruetas, bate tus alas y con coraje arropa al viento;
Porque eres viento; eres picada eres altura pero con freno.

Porque sin freno vas de picada, vas sin rumbo, vas a la nada;
Vas sin control pájaro libre… controla tu vuelo, tu vuelo alto
Y junta tu vuelo con otras aves que son lo mismo de tu parvada;
Forma cruzadas en el azul del cielo; seguro sin sobresaltos.

Cortó el campesino las ramas que sostenían al halcón herido
De un solo tajo las cortó en silencio; pues el Rey lo había pedido;
Quería gozar su vuelo, ver sus alas, verlo en el aire ascendido;
Pues un águila o un halcón nunca jamás deben de estar cautivo

No eres la presa
Julio San Martín
(Chile)
Dedicado a una gran amiga

Alma, no huyas
no hay más guarida
¿qué te intimida?
alas son tuyas.

Acaso intuyas
ripio es suicida,
aunque de herida
armas arguyas.

Frágil promesa,
pluma incompleta
es tu aleteo.

En tu planeo
brilla un cometa,
no eres la presa.

 

6 comentarios en “POEMAS EN ESPAÑOL”

  1. Me encantaron todos los poemas…y el fondo musical «transportador»….¡Gracias a todos los poetas! que aportan sus letras e inspiraciones para que LUNASOL…siga siendo exquisita…
    Gracias Eunate por editarla …formatearla y difundirla…
    abrazos extendidos…
    bendiciones
    liby♥

    Responder
  2. Toda la poesía aquí vertida es una muestra del gran talento que existe en los confines de la tierra y es un placer leer sus trabajos.
    Bendiciones para todos y para quienes hacen posible la emisión de esta interesante revista.

    Responder
  3. Un ramo de sentimientos
    fulgura más que una gema,
    por tan bellos pensamientos
    que forman cada poema.

    Felicidades amigos
    por el don de la escritura,
    hermosos dorados trigos
    que nacen de una alma pura!

    Cristina Olivera Chávez

    Responder

Deja un comentario