POEMAS EN ESPAÑOL

Todo lo publicado en  ARISTOS INTERNACIONAL está sujeto a 
la ley de propiedad intelectual de España

 

  

SONETO CLÁSICO
 Hildebrando Rodríguez
I

Al Divino Creador del Universo
mil gracias doy, en esta tarde hermosa,
cuando mi alma se siente jubilosa
y lo que digo, lo conformó en verso.
 
Hoy quiero agradecer el noble esfuerzo
que le aporta a mi vida venturosa
el que música bella y muy preciosa,
venga a darme fantástico refuerzo.

La genética sigue proyectando
lo que en el hijo vive germinando
y lo guarda en su entraña musical.

Muchas cosas que se siguen cosechando
y con gran emoción se van sumando,
cuando abren puertas a lo celestial.
II

Música de mis hijos se interpreta
en el concierto que me brindan hoy
y se dan cuenta, lo feliz que estoy
recordando a mi pueblo en su retreta.

Quiero darles en forma muy concreta
innumerables gracias porque soy
persona agradecida  y nunca voy
a comportarme como anacoreta.

El poema y el arte musical,
abren caminos rechazando el mal
y me llenan en forma trascendente.

Este es un acto bello y especial
donde la vida siento, sin igual
y la dicha, rebosa de mi mente.


POEMA HILDEBRANDINO DE DOBLE RIMA PARA LA
ORQUESTA TÍPICA MERIDEÑA

En el mundo musical de mi «Mérida Serrana»
el ambiente se engalana de una manera especial;
la presencia sin igual de una Orquesta muy galana
que con justicia se gana el aplauso más formal.

Cincuenta ya está cumpliendo su meritoria existencia
y como el arte es su ciencia, siempre estará progresando;
hoy le estamos valorando su prestigio,  su vivencia
y acrisolada excelencia que nos sigue enamorando.

Y no solo es el oído el que disfruta su acción,
también lo hace la visión en su movimiento unido;
es integral el sonido y con mucha difusión,
sublime como oración que en el alma se ha metido.

Sus integrantes atentos  al festivo Director,
cumplen todos su labor en agradables momentos;
sublimizan los eventos en cada ocasión mejor,
por la armonía y el calor que tienen sus movimientos.

Por la técnica precisa que practican al actuar
todos se van a ganar del oyente la sonrisa;
que, suave como la brisa, nos va dejando al pasar
la manera de encontrar lo suave, como premisa.

Continuar en la tarea es lo que voy a pedir
para que pueda existir, la fuente que nos recrea;
toda la gente desea que siempre se logre oír
y el aplauso recibir como homenaje y presea.

A LOLITA, O LA BELLEZA INMACULADA
Carlos Benítez Villodres
  Málaga (España)

Oh Lolita, mi amado sol de oro,
yo levanto contigo la grandeza
del corazón que ama, con firmeza,
al alma, luz que irradia tu tesoro.

Bajo la fronda azul de un sicomoro,
me besaste con gran delicadeza
en la paz de mi esencia que endereza
la vida desleal de un meteoro.

Bella Lolita, rosa, con fragancia
luminosa de azahares y jazmines,
enraizada en la estrella de mi alma.

Elegida por Dios, desde su estancia,
para ser manantial de serafines
y gozo de olas mágicas en calma.

MEDIO AMBIENTE.
Angelina Sara Baca (México)

Medio ambiente. ¿ cómo definirlo?
el entorno, donde el ser humano
es a la vez pequeño, soberano,
porque en su ser influye, sin sentirlo.

Y para comprenderlo sin vivirlo
echemos un vistazo a lo mundano:
el nacer y morir: vida, arcano…
un ciclo que se va, sin presentirlo.

El ambiente interior es lo que importa;
tengamos fortaleza y corazón…
elevemos el alma a las alturas,

el destino, sus hilos nos acorta
gocemos de la mente y su razón
sin importar humanas vestiduras.!

 

PARALELISMOS
Irene Mercedes Aguirre

Argentina

¡Esta tarde que llueve y el hombre que golpea,
juicioso y decidido, la pared de la casa!
Yo, mientras, voy hilando el verso que se crea
entre los laberintos que mi mente repasa!

Recorro los senderos con poética idea,
compongo   y recompongo la sutil  argamasa
tan franca , decidida  e inmersa en la tarea,
como una  constructora  que  sus versos amasa.

Letra a letra, articulo los sonidos del mundo
y equilibro sus ritmos  con singular empeño,
¡las teclas y la maza se encuentran, de repente!

¡Todo en uno, uno en todo, se devela el fecundo
golpetear  del obrero con impávido ceño,
la lluvia que no cesa, mi  corazón ardiente!

CURIOSIDAD Y VICTORIA
Jesús Hildebrando Rodríguez Sánchez
Mérida – Venezuela

Con inquietud me despiertas, yo quiero saber quién eres;
conozco muchas mujeres y con mentes muy abiertas.
Cuando las cosas son ciertas y veo que me pertenecen,
siempre en mi entraña se crecen aunque sigan su camino
y vayan a su destino, que por algo, lo merecen.

Si tu alegría se respira en un ambiente bonito,
todo resulta exquisito y nuestra alma suspira.
Por el contrario delira y pierde sustentación
cuando es contraria la acción y hay tensión en el ambiente,
que te torne de repente, en una preocupación.

Quiero saber tu opinión sobre todo lo que he dicho,
sin que sea por un capricho ni con fin de imposición.
Te adoro con devoción y en forma muy sostenida
porque tu alegras mi vida y siempre voy a lograr
que tu manera de amar sea formal y mantenida.

De ser yo quien te posea, hay personas envidiosas
que lucieran victoriosas de exhibirte cual presea.
Lo que mi alma desea es que seamos felices
y que todos los matices que tenga nuestra existencia
mantengan su permanencia, sin que existan cicatrices.

 

SIN MIEDO
 Liana Friedrich, ARGENTINA

Seré capaz
de vivir a cielo abierto,
sin protección frente al abismo,
con la certeza profética del monje
absorto ante lo efímero del tiempo.
Seré capaz, sí,
de enfrentar las muecas del destino,
desde el agónico gesto de los siglos,
y de perderme, sin temor,
entre crisálidas sonámbulas de olvido.

Porque mi credo
es alquimia perfecta
de blancas cicatrices;
deviene
de profundos laberintos,
abiertos
en el fragor de cada herida…
allá,
donde las nubes se tocan
y desembarca el recuerdo…
allá, adentro,
donde el llanto y la risa
sueltan amarras
para cruzar misterios
navegando a barlovento…
allá, muy adentro,
donde es posible
contar las estrellas una a una,
sólo a fuerza de silencio

 

 EL AVE
Jerónimo del Castillo (Argentina)

Está en el árbol dormida
cuando la tarde ha caído
la avecilla que en el nido
da por jornada cumplida.

Un viento suave le mece
la rama en la que reposa,
de donde la mariposa
se ausenta cuando atardece.

Los boquiabiertos pichones
al volver la madre amante,
recibieron al instante
sus esperadas raciones.

Chillidos se han silenciado
con la luna por testigo,
y sólo el sereno amigo
despacio los ha arropado.

La vocinglera mañana
pondrá el ave en movimiento.
Habrá de volar contento
a la comarca cercana.

Y esta rutina repite
con el amor que les deja
a sus hijos, que en la queja
reclaman del escondite.

Los gorjeos de este entorno
un mundo ameno conforman,
mientras plumillas les forman
sus trajecillos de adorno.

Dice el pequeño que pía
que la vida está surgiendo,
y en el cariño naciendo
nuevo mundo de armonía.

LUNA
Mae de la Torre
Ecuador

Aquí estoy
para decirte luna
como el día ha terminado
empiezo
a ver las estrellas
que mis sueños
se han robado.

Más, de pronto
veo que se cubre
de flores mi camino
de candilejas los pasillos
de perfume tus señuelos.

Aquí estoy
con mis ensueños
en tus redes, atrapada.

Y en un hondo suspiro
¡Me abandono, relajada!

          A PARÍS NUNCA FUI
Jaime Hoyos Forero ( Colombia)
                               Fluctuat nec mergitur”

A París nunca fui. Pero lo veo.
   Se ilumina de noche en tus pupilas.
   Cuán hermoso se ve el Arco del Triunfo
   dibujado, imponente, en tu sonrisa,
   cuando miras las noches novembrinas
   y se enciende el calor en tus mejillas.

   A París nunca fui. Pero he vivido
   las noches de Montmartre entre tus brazos.

   Nuestra Señora de París es grande
   como es grande el amor que hay en tus manos.
   La Torre Eiffel se eleva en tu alba frente,
   descifra los misterios de la vida
   y goza de la luz de los ocasos.

   París se encarna en ti cuando me miras,
   y me da su calor en tu regazo.

  Y el Sena

 que al llegar a París
 su cauce ensancha,
 crece como tu amor cuando a mí llegas.
 Como el Sena, tu cuerpo es bello y hondo,
 lo navego en los barcos de mis manos
 que suelen naufragar en su corriente;
 y de noche lo enciendo con las luces
 de mi palabra y de mi sentimiento,
 y él me da entre las ondas de sus aguas
 tus caricias, tus mimos y tus besos.
 Y en la ondulante margen de tu cuerpo,
 como en la orilla del hermoso Sena,
 se ve del Louvre su majestad inmensa
 y en él las esculturas de tus senos,
 y tu esbeltez primaveral y ardiente
 que compite con obras de Tiziano,
 de Goya, de Leonardo, de Velázquez,
 que guarda el Louvre en su inmortal ambiente.
 Y el estuario del Sena solo puede
 compararse  a la hora del crepúsculo,
 con el estuario dulce de tus brazos,
 que en su corriente llevan
 tus caricias, tus besos y tus cantos.

París se encarna en ti cuando me miras,
y me da su calor en tu regazo.

EL AGUA…ES VIDA
Marga Mangione (Argentina)

Es inicio de la vida
según lo indica la ciencia,
es el agua la presencia,
más esencial y apreciada.
Necesaria y deseada, porcentaje en todo cuerpo,
si no posee anticuerpos, es nuestra mejor bebida.

Por la tierra es absorbida,
por las plantas adoradas,
comienzo de la jornada,
punto de cada partida.
En cada senda florida, el agua estará presente,
es el elemento urgente, tanto como la comida.

Es su falta debatida,
con mucha preocupación,
y provoca alienación,
la desidia en los gobiernos.
Sus flujos no son eternos, y el hombre sin distinción,
sufre por esta inacción, cuando falta en los inviernos
**
Desde los vientres maternos,
donde se inicia la vida,
es virtud acontecida,
que hace milagros eternos.
Son esos recuerdos tiernos, guardados en la memoria,
lo que alimenta la historia, de los juglares modernos.

En esos llantos nocturnos,
cuando en lluvia cae serena,
y tantos caudales llena,
anegando los caminos.
Cual designio del destino, arrasa con las moradas,
cuando no nos deja nada, se ennegrece nuestro sino.

Sin el agua el campesino,
queda hundido en el quebranto,
no sirve el rezo ni el llanto,
para salvar la cosecha.


Cuando la sequía acecha, la miseria hace su nido,
en el hogar más sufrido, donde es muy honda la brecha.

Es el agua nuestra dicha,
sin ella hay enfermedades,

la mugre y las suciedades, invadirán esta tierra.
La falta de agua me aterra, sin ella la vida es nula,
fantasma gris que deambula, como invocando la guerra. 

VIVO
Libia Beatriz Carciofetti

Vivo porque tengo sueños
y porque tengo intacta la esperanza
Vivo porque lo tengo todo
y es la vida que me sobra y que me alcanza .
 
Vivo porque lo tengo a Dios
adherido dentro de mi alma
Vivo porque cada día
brota en mi , una nota de alabanza .
 
Vivo porque tengo salud
amor , fe , y mucha constancia
porque mis fuerzas me instan a que siga
luchando con total perseverancia .
 
Vivo porque tengo sangre
en mis venas ya canalizadas .
Vivo porque se que ni aún la muerte
podrá hacerme perder esta batalla .
 
Vivo porque TÚ Señor me das la vida
porque cultivo la ternura , y está intacta
porque la tierra de mi surco dará fruto
y con el tiempo será una hermosa planta .
 
Porque vivo Señor , te doy las gracias
ya que todo es efímero y se pasa
pero TÚ permaneces para siempre
y contigo estoy llena , y eso me basta .

CÍRC.  LITERARIO LETRAS DEL ANDÉN, VA. MERCEDES, S. LUIS,  ARGENTINA

  

EL ÚLTIMO GRITO
Teresita Morán Valcheff

Talamos el último árbol
y el corazón de la tierra
ahogó su inútil grito
en el atroz silencio de los cielos.

Las arenas borraron las huellas de los pájaros.
No había esperanzas para el trino
sólo abanicos de miedo sacudían las hojas.
Un viento de agonía amarilleaba en el aire.

Nadie escuchó las palabras
del hijo originario
¡Madre Tierra! ¡Pacha! ¡Ñuke.!
Todos uno con ella.
Hermanos los hombres
animales y el árbol.

Disparamos preguntas a un cielo malquistado.
Burdas saetas para un sordo reclamo.


HAY UN LLAMADO
Nilda del C. Guiñazú

¡La tierra nos habla!

 Brota  de ella una antigua paciencia,
es plegaria que enciende,
rumor de lumbre
que trae la savia.

Todos callan…
como si el silencio
 esta  morada eligiera .

Busco  en la mirada, indago en los espejos,
exhorto  al ángel guardián
pero sólo  descubro  la ignominia
que todo lo destruye .

Un viento oscuro ensaya aniquilar la existencia
como una maldición que nos ahoga.

Todo es  clamor,
la orfandad es una herida que sangra,
un látigo que no perdona 
y su piel va destruyendo.

Todos callan…

La muerte  te  convoca
esgrime y alza sus velámenes
sin que las tempestades te amedrentan.

¿Habrá que despertarles la conciencia
sacudirse  la muerte de los hombros
para poder seguir  viviendo ?

Soy el silencio, pero también el grito
de un planeta  que se extingue.

Señor  abre los cielos
envía un rayo de tu luz a  la razón
para  frenar  esta hecatombe
y regresar al prodigioso reino
de todos los comienzos.

 SOY EL ÁRBOL 
Carmen Lucero de Palma
      Sentí tu hacha enceguecida de soberbia 
enarbolando el paño oscuro de codicias
y hasta te sientes incapaz de ver mi rostro
cuajado de rocíos en la aurora.

Quisiera celebrar un nuevo día  
contigo y con los hombres del mundo
enseñarles a beber la lluvia a sorbo  lento
cuando acaricia dulcemente mi existencia.

Añejo y esencial como la tierra misma
de pie te pido por mis brazos y mis manos
no te lleves a tu paso hasta mis sueños
que son la paz aturdida de los nidos.

Soy el árbol. Ese que matas sin piedad
el que llora la muerte de las selvas
dormido sobre los ríos desbordados
en  orfandad de sombras cotidianas.

 
BELLEZA NATURALEZA Y PAZ
        Roselvira Soda
 
Y era tan hermoso el cielo
las nubes venían caminando apresuradas
no obstante detuviéronse un momento para desplegar
imágenes forjadoras de emociones.

Un león embravecido de contornos azulados,
una mujer de melena larga, como  sueño postergado,
una boca gigante, abierta, mostrando dientes al acecho.

Entre las piedras, un rumor de agua cansada
apretaba el silencio enrarecido,
trasladaba  sonidos irreales: croar de ranas, crujir de ramas entre arenas pálidas.

De repente el hambre lo colmó de ansias
Y el río ensanchó su cintura vertiginosamente.

Es que bajaba bebiéndose la lluvia y los secretos desde el pinar más alto
el pinar que vigila en la cúspide del cerro enamorado.

Cuando llegó al valle, era inmenso, caudaloso.
La lluvia le dio voces, energía, historias de montaña
y le llenó el ombligo con olores de la tierra
humedad que yergue los tallos y las flores.

El río se apresura con su caudal en el vientre
lo lleva lejos, donde pueda vomitar su cauce.

En el trayecto deja tanta ternura adormecida,
tanto valle fértil, tantas voces que se prenden a la mano
sedienta de palabra para traducir
el  eco escondido en las entrañas,
un eco adormecido,
tembloroso,  henchido, impotente.

El río lo despierta, lo  saca de su encierro
Lo transforma en  humus como al barro,
lo moldea, lo hace tangible  entre mis manos temblorosas
Incapaces de expresar la emoción, la dicha
de aferrar la imagen, sumergirla en el alma
y traducirla en verso

VERSOS PARA MI RÍO
Aldo Javier Calveyra

Nací y crecí con el rumor ardiente
del bravo río surcando mis orígenes
con las cárdenas alas en el pecho
que alientan el capricho en las riberas.

Me ungí con los verdes camalotes
alcé los brazos y me enrede en las nubes
y desprendí capullos y palomas
para  verte nacer cada mañana.

Besé la luz transparente que deshojan
a su paso las mágicas luciérnagas
que completan de esmeraldas y magnolias
y se funden de pecados y silencios.

Bebí el almíbar y colmé vasijas
en las barrancas del camoatí encendido
que lanza dardos de fuego contra el pecho
sobre el radiante bramido de tus olas

Y compartí mi sol con los carpinchos
en las tardes de sauces y totoras
y alcé mi grito de pie en los arenales
con la lanza del Minuán entre mis manos.

Y amanecí cien veces en tu orilla
con la piel húmeda y el corazón sediento
los cuatro versos escritos en el aire
y un beso azul posándose en mi frente.
 

S I N F O N Í A
Myriam Astudillo

La melopea uniforme…visceral de la cigarra,
pregona calor y lluvia desde hora muy temprana,
la fronda no advierte brisa, el sol quema la montaña,
y la pesadez se abate sobre la villa serrana.-

Desde el zaguán de la casa, veo campiña esmeralda,
en medio del resplandor reverbera la alborada,
la soprano sin descanso sigue pulsando su arpa,
y el aljibe brinda alivio para la sed de las plantas.-

Al amparo del follaje, asida al tronco de un tala,
lanza su cantar al aire…dialoga con sus hermanas,
y sus sones son diversos, como carillón con alas,
para improvisar adagio en tardes de serenata.-

Se responden una a una, con su chirriar de iniciadas,
un día, solo un día dicen, vive la cantora alada,
al cabo del cual perece, agotada su garganta,
¡ bendigo al Dios Creador, por dar vida a la cigarra!..-

Cuando una comienza el canto, sus hermanas acompañan,
y una vez así formado el coral de la mañana,
reinician la melopea singular de su cantata,
que impregna el aire y apresta su diapasón de guitarra.-

La siesta inaugura viento más ardiente que las brasas,
a esta hora la villa se incendia con luz dorada,
¡ni un alma!, se enfrenta al sol cuando las cigarras cantan
y el polvo se arremolina en pórticos y ventanas.-

Cerquita de la oración, cuando voces de campanas,
llaman a misa o novena, sigue el coro su cantata,
por momentos se confunde con el croar de las ranas,
con las cítaras de grillos que  armonizan en la charca.-

Me recuesto en el portal a aspirar la acompasada,
melodía original que Natura nos regala,
¡Bendigo a Dios, Mi Señor, que en siete días creara,
entre otras maravillas…Sinfonía de cigarras!.-

VIVENCIAS
  María Cristina Iglesias

El bullicio me exaspera,
el silencio me domina,
dime tú, caminante hermano:
quién a ti te anima?

La tierra bruta, los frutos maduros,
levantan su bandera de sólida contextura,
se bañan con el dulce rocío y se 
alimentan en la noche con su espesura.

Una montaña se está comiendo la luna,
 y  bebe los pocos rayos de su luz blanquecina,
y  ya  calmado su hambre nocturno,
se queda saciada y luego dormida.

Y cuando se levanta la bella aurora,
se oyen risas y bostezos lejanos,
se despiertan los campos con sus trigales,
se viste de lujo, el paisaje todo.

En la madre natura, caminante hermano,
no existe el egoísmo, ni menos envidia,
toma mi mano…pasea conmigo,
saborea con gusto esta copa de vida.

CONTAMINACIÓN
María Verónica Sevilla

De prisa baja un trébol
con olor a metal
atraviesa el aire entre escenarios
de barbas grises
que hacedoras manos algún día cortarán.
Llovizna de sal cae en boca de rio dulce.
Apolillados naranjos avizora
 la mirada triste de un niño.

Se derrama el sol
entre  angulosos dedos de las hojas
que  mueren  al nutrirse de aguas  infectas.

El tiempo agoniza sobre
rocas angustiadas,
angustiadas por las manos que siembran
jazmines  de vidrio
 y cautivan el vuelo de pájaros
                                   sobre densas
                                              sábanas de humo.

LOBA
Diana Mirta Muñoz

         Solo, por la selva del hombre
        como un lobo.
        A.E. Agüero

Loba entre cerros se esconde
para verte pasar primero,
te sigo a paso lento,
trato de escuchar tu voz
que retumba entre perfiles.

Es tu presente lo que quiero
cuando cantan la alondra, la calandria.

Los búhos en pentagrama
 me ven seguirte de cerca.

Loba que busca tus manos,
jugar en el agua del arroyo.

Loba que aúlla al caer el sol,
allí por fin te tengo entre mis brazos,
anhelo rozar tu rostro
entre tules de luciérnagas,
cuidar tu sueño.

          

AMO TU SOL OTOÑO
Titi Otazu

Es otoño. Bonjour otoño.
Quiero hablar con tu sol en este día
para pedirle cosas, para contarle otras,
para curar tus heridas del verano.
Quiero hablar con el sol para decirle
que mis flores y yo extrañaremos
la suave caricia de sus rayos
que pintaron de rojo los geranios
de verde el sauce, de blanco las magnolias
que pusieron  de pie a los bambúes
y recibieron visitas a la siesta
con el suave aletear de picaflores.

Amo tu sol, otoño,
porque doraron las hojas de mi barrio
y entibiaste el agua de la lluvia
para aquéllos con los pies descalzos.

Y maduraste la uva de las viñas
que en feliz vendimia cosecharon
mientras lavandas florecen en el patio,
inundando de aroma y de placeres.

Nunca te irás, sol del otoño.
Invierno, heredará guedejas de tus rayos
que jugarán con fríos anunciados,
y yo estaré detrás de la ventana
esperando te quedes para siempre
mientras el tiempo pase, llegue la primavera
y encuentre un rayo tuyo
escondido en algún tallo. Bonjour otoño.

Quédate conmigo. No te vayas!

 DESPERTAR
Tuky Carboni.

Montado en potro oscuro, casi en pelo,
bajaste por la loma iluminada
          erguido como un junco bajo el cielo

Fue una vez, en la cumbre de un verano,
que apareciste casi de la nada,
y embelleciste mi paisaje humanos.
Sonreímos los dos con la mirada

con una intensidad inaugurada
en el candor del corazón temprano..
Sólo los ojos y tu mano alzada
quedaron como herencia de un verano

que nunca olvidaré; porque ese encuentro,
tan fugaz, me cambió toda la vida:
tan sólo con mirarte desde el centro

de mi sangre, mis huesos, todo el ser,
abiertos bajo el sol, cual una herida,
aprendí para siempre a ser mujer

 

 

Deja un comentario