POEMAS AL MAR

Todo lo publicado en  ARISTOS INTERNACIONAL está sujeto a la ley de Propiedad Intelectual de  España  Junio de 2.021 nº 42

La Dirección no se responsabiliza de las opiniones expuestas por sus autores. 
Estos conservan el copyright de sus obras
AL SERVICIO DE LA PAZ Y LA CULTURA HISPANO LUSA

COLABORAN; Irene Mercedes Aguirre (Argentina).Leonor Ase de D´Aloisio Pergamino – BS. AS. – Argentina. Isidoro Barrera Molina.(Zihuatanejo, Gro. México)..<Marcela Barrientos (Argentina).-María Beatriz Bolsi ( Argentina).Matías Bonora Berenguer (Argentina).María Elena Camba (Argentina).-J. Félix Cruz Gutiérrez. (México).Nelly Forni de Maria (Argentina). Liana Friedrich (Argentina).-Eunate Goikoetxea (España).-Carlos González Saavedra (Argentina).-José Lissidini Sánchez (Uruguay).- María Belén Martire. (Argentina).Cristina Noguera (Argentina).-Raquel Olay de Leanza (Argentina)Sarah Petrone (Argentina).-Marita Ragozza (Pehuajó-Argentina) .-Lidia Leticia Risso (Argentina)..-Graciela Rios (Argentina).-Gladys Semillán Villanueva (Argentina) Dorothy Villalobos (New Jersey (USA). Beatriz Villacañas (Madrid)

MEMORIA DE LOS MARES
Irene Mercedes Aguirre
-Argentina)-

Abramos nuestra mente y nuestros corazones
ante la maravilla de los mares del mundo,
la urgencia nos exige cuidar , cada segundo,
su tesoro invaluable , por múltiples razones.

Las aguas de sus cuencas guardan en lo profundo,
los millares de ejemplos de la vida ¡Pulsiones
de estructuras branquiales que entre sus vibraciones
nos susurran memorias del marino submundo!

Los mares son refugio, equilibrio, tensiones,
y en el curso agitado de su seno fecundo
alimentan al hombre en todas las regiones.

Por líquidos amnióticos de Gea , circundo
el útero amoroso que nos brinda sus dones
de frescura terráquea, como Edén de trasmundo!

CONTEMPLO LA TRANSPARENCIA
Leonor Ase de D´Aloisio
Pergamino – BS. AS. – Argentina.

Hoy puedo contemplar tus costas
bañarme en tus aguas cristalinas
gozar de la frescura de tus azules
y de la blanca espuma,
que las olas depositan en la orilla.
Mis cabellos peino en el espejo de tu lecho
aunque me devuelvas un sabor salado
yo amo zambullirme entre las olas
jugar con ellas y robarles caracolas.
Desfrutar del colorido que lucen todas
extirpados de las profundas honduras.
Al mal que hoy afecta al mundo
le debemos la transparencia de tus aguas
hiso falta detener a los humanos
para que la naturaleza se restaure.
Cuánto tiempo más, será necesario
para que esta realidad; del ambiente y su entorno,
el alto precio en vidas humanas entregadas.
sea cuidada y valorada,
con el respeto y amor que corresponde.

EL MAR O LA MAR.
Isidoro Barrera Molina.
Zihuatanejo, Gro. México

Gigante milenario con belleza sinigual
eterno vigilante que rodea a la humanidad
arrullas con tus olas o destruyes por igual
albergas muchas vidas y la muerte terrenal.

Se afirma del idioma latín viene tu nombre
pero pocos saben tu grandiosa trayectoria
el mar o la mar que importa mujer u hombre
eres archivo inagotable de infinita historia.

Masa de agua salada en todo el mundo
inexplorables tus entrañas para humanos
misterioso guardián con un sin fin profundo
que no has cedido en tu historia con los años.

Tus aguas cristalinas son verdes o azuladas
me ofrecen esa paz que a veces voy buscando
en algunas partes de la orilla se ven muy revolcadas
pues son poco profundas y los tumbos maromeando.

Consumado proveedor de economías mundiales
eres verdugo inalterable de soberbios y atrevidos
gran benévolo y muy noble de riqueza inagotable
alimentas a millones de pescadores en subsidio.

Pero también soportas tú, mar el trabajo naviero,
en el mundo eres mucho con un fuerte por ciento
por todo eres tú, Mar o la mar, el soporte marinero,
de ejércitos deportistas científicos y aventureros.

Son los mares complemento a los océanos
y están diseminados en los cinco continentes
que cubren la esfera propiedad de los humanos
clasificados por salinidad y su tipo de corriente.

Algunos que conocen tres clases de mares
denominados litorales o llamados costeros
lo más frecuente bahías golfos y canales
pero al fin son mares en todo el mundo entero.

Las aves marinas que te adornan
son santuarios naturales en tus playas
tiburones igual que las ballenas y las orcas
el marlín y moluscos y una que otra mantarraya.

Eres fuente visual de atracción en todos lados
para algunos niños jóvenes y adultos por doquiera
constante inspiración que anima a los enamorados
de las naciones razas y colores que habitan la tierra.

Con la brisa marina por las noches
y el cansado caminar de las tortugas
la mente abarca del amor hacer derroche
observando las estrellas y la luz de las orugas.

Si acaso al Poseidón de los océanos
le molestan los deseos y el pensamiento
yo le ofrezco una disculpa y en sus manos
dejo al tiempo noble y grandioso sentimiento.

EMOCIONES MARÍTIMAS
Marcela Barrientos
-Argentina.

Desde la antigüedad has impresionado al ser humano,
que al principio temeroso te divinizó e hizo cultos,
pero cuando con esa inteligencia, a veces tan malvada,
te conquistó la historia comenzó a cambiar para ti.
Navegando en tus aguas llegó a horizontes inesperados,
de simplemente pescar para proveerse diariamente
se convirtió en crueles perseguidores de grandes cetáceos,
han llenado tus aguas de petróleo y contaminación nuclear,
sin ninguna excusa alguna te han rebajado a un simple servidor.
Nunca he navegado en tu inmensidad, pero desde la costa
me has invitado a fantasear en el vaivén de tus olas saladas.
“¿Desde dónde vendrías?”- muchas veces me he preguntado,
mientras disfrutaba de ese sonido típico que hipnotiza y relaja,
aunque a veces vi tu furia …y créeme te entiendo la frustración
cuando has pasado de ser temido a ser abusado sin compasión.
¡Gracias por ayudarme a recuperar esas emociones que creí perdidas!

OCEÁNICO SONETO
Matias Bonora
Argentina

Un cielo acaricia eterno la Tierra
y la envuelve de luz que se refleja
desde un manto de yodo y sal que cobija
un ponto de vida que todo amarra.

Campesino del mar en su gabarra
orza al viento, su pesca se apareja
de redes que yerguen en cada quebraja,
a golpe de marejada que marra.

Sempiterna frontera que no cesa,
brama al mundo su hondo imperio de estoas
y náutica vastedad misteriosa.

Siembran marinos su esfuerzo en panojas,
oran al viento el pan que linfa amasa
junto a la ventola que ruge abraxas.

MEMORIA DEL MAR
María Beatriz Bolsi
Argentina

La arena blanca
recibe mis pies descalzos.
Yo le doy mi andar pausado.
Desnudo caminar de todos los veranos
despojado de prisa
y pavimento.
La vida sube por mis venas, por mi piel.
Siento la fuerza de las olas
rompiéndose en la playa,
energía ancestral de las mareas.
Energía que llega desde lejos.
Memoria de todos los tiempos
en los que el mar siembra puertos
por el mundo
o nutre las redes
minerales, peces
y algas
en su vientre profundo.
Memoria de rutas de primeros navegantes
de visiones de un mapa imaginario
de ecos de himnos inmigrantes
cantos de extrañas lenguas en las arenas nuevas.

Alimento y misterio del origen de la vida.
Sigo la huella
de otros andares

en este húmedo paraíso de sal
que peregrina en caminos
de viento y caracola.

NUESTRO MAR
María Elena Camba

Argentina

Eres la estampa
de un Dios indeleble
en tu fluir constante.

Infinito devenir,
metáfora cristalina
en horizonte azulado.

A veces tu oleaje
galopa furioso,,
como animal sediento.

Arrastras todo a tu paso
Borras huellas
Alivianas pesares

Otras ofrendas sereno
tus más preciados dones
en eco de caracolas.

Eres la voz de Dios,
paraíso marino
que nos arrulla.

Promesa de resurrección,
que resuenas constante
en acordes celestiales.

Hoy te contemplo
con ojos de salitre
y manos de algas

Tu voz transparente
canta entre las olas
y de nuevo ilumina
mi orilla de eternidad.

VUELVES
María Elena Camba
Argentina

Todavía estás
en algún costado,
muy dentro mío,
llamando.

El murmullo del mar
persistente, monocorde,
circula, te trae.

Y de nuevo somos
vos y yo.
Sólo atardecer y mar,
pasando las horas.

Ese nosotros
pleno y azul,
tan azul.

II
Y entonces vuelven
el azul profundo del Tirreno,
el Vesubio coronado de nubes
Pompeya palpitante de cenizas,
los pesqueros en el mar infinito,
las callecitas serpenteantes,
ese atardecer violáceo de glicinas.

Nuestros pasos acompañan
el vaivén de los recuerdos.
Tomados de la mano
somos de nuevo
Ulises, Sirena, Tirreno,
Somos Sorrento.

NOSTALGIA EN EL MAR
J. Félix Cruz Gutiérrez. (México)
I

Es el mar, cielo liquido derramado al horizonte
que nace de tus pies, donde nació mi amor,
lagrima salada de los dioses
transformada en diamantes de sal y de fulgor.

Es el Mar, la inmensidad en beso eterno
del romance de la luna con el sol,
la esperanza del fiel enamorado
en sortilegio de sirenas, con tardes de arrebol.

Es el mar, el camino sin las huellas
que han dejado tus plantas en la arena,
los caminos del mar son las estrellas
que han formado los astros con mi pena.

Hay un mar de distancia entre nosotros
que amenaza la promesa de adorarnos,
los suspiros se convierten en veleros
que el mar y la distancia no pueden separarnos.

ll
SOLO ENTONCES

Llévate todo de mí…
mis besos, mis caricias, mis recuerdos,
mis ojos, mi corazón… todo; absolutamente todo…
despójame por completo.

Pero antes de que llegues al lugar
en donde tu estarás para siempre…
de todo lo que de mi llevas
arrójalo al mar del olvido,

Y solo entonces sigue viviendo tu vida;
que yo esperare…en algún puerto,
que las olas de aquel mar furtivo
algún día me regrese, lo que tú… echaste al olvido.

Y si así fuera… y que el destino
te pusiera en la situación de ver;
todo aquello que tiraste… en otras manos…
solo entonces, comprenderás tu llanto.

AL MAR
Nelly v. b. Forni de marina
-Argenytina-

Dios Creador, nadie puede alcanzar
TU sabiduría y lograr Tu Creación
al hacer habitable este planeta.
Comenzaste por formar
la Tierra y el Mar
para servicio del hombre,
que, en ellos encuentra
todo lo necesario para la VIDA.
Me atraen de manera intensa
los paisajes de ambos,
mas si debo elegir entre ellos,
no tengo dudas que prefiero el mar.
Él es libre en el andar de sus aguas
y emana melodías inescrutables
en su ondular siempre inquieto.
Al tocar la Tierra, sus aguas
se vuelven a sí mismo
en un vaivén irresistible.
Danza de aguas impacientes
por formar parte de la masa acuosa,
y deja en las orillas arenosas
puntillas en arcos de espumas
que brillan al sol y bajo la luna llena
como collares de diamantes.
Qué efecto misterioso me produce
tu cantar que me adormeces
y  en tus aguas cálidas penetro
para que me cubras y renazco.
Miro tu inmensidad desde la costa Sur
y no tienes límite hacia el Norte
donde te besa el cielo con alegría.-

RESPONSO  DE  MAR 
Liana Friedrich
Argentina

Empinado sobre su eje incierto,
el planeta azul rueda sin pausa, 
orlado de ondulante mortaja.
Grávido de oprobios,
desciende en cabalgata 
desde las cumbres prodigiosas,
para sofocar ardores
en el abrazo marino
-que devora y reconstruye-.
Danzan querubines 
con náyades y ninfas 
en las ocultas playas,
ornados de sargazos  
y de ajorcas coralinas,
para celebrar el regreso
de un ficticio Odiseo.
Peces de  metal
lloran lágrimas de plástico
en el Carnaval de la Muerte.
Cilicio y martirio
en las rías contaminadas.
Tibio lecho de estrellas marinas
aplaca los gemidos
de los últimos manatíes.
Sólo Caronte se atreve
a cruzar las tinieblas ribereñas
con su espada de hielo. 

CANTO MARINO
Eunate Goikoetxea
Alicante España

Profundo, silencioso, soñoliento,
de hechizante quietud, fuerte, imbatible;
tus sutiles susurros trae el viento,
como un canto de amor, suave, invisible.

No tienes la altivez de la montaña
pero ostentas visión de lo infinito;
si misterios ocultan tus entrañas
hoy mi pesar en ti yo deposito.

Eres cual seductor irresistible;
yo, átomo imperceptible en el oleaje,
te muestras por momentos apacible,
en otros tienes arrojos de salvaje.

Ante tu vastedad y poderío
nada se te resiste si despiertas;
sucumbe frente a ti todo navío
y quedan ante ti playas desiertas.

Al ver tu inmensidad y tu prestancia
se entrega el alma al éxtasis, serena,
mas sometes tu porte de arrogancia
al cubrir de besos blancos esa arena.

Quiero adentrarme en ti, libre, sin velas,
sin remos, sin timón, ir a tu origen…
mirar estrellas brillar cual lentejuelas
y sentir que cielo y mar mi vida rigen.

Esa extraña atracción tan embriagante
y apariencia de un mundo sempiterno
sea tal vez la proyección distante
de la paz que nos dio el vientre materno…

SURCARÉ LOS MARES
Carlos González Saavedra (Charlitos)
Argentina

Conoceré su fuente de mi vida
Aprenderé de sus especies
Aprenderé de cómo regula,
el clima. 

Surcare los mares
Para saber como viven
Las ballenas
Los delfines
Los peces y moluscos
Y todas las aves marinas. 

Surcar el mar es bucear 
En profundidades de la vida misma. 
Encontrarnos con nuestras cuitas.  
Ver la luna como brilla
Saber el caminar de las estrellas 
Conocer el infinito sin temor
Ver el sol cuando asoma e ilumina 

Surcar los mares
Con una mirada distinta
Leer el caminar de las algas 
Los corales
Los témpanos a la deriva
Conocer la impiadosa tormenta
Los majestuosos vientos,
Que todo lo determinan. 

Su brisa.
La vida misma es fuente.
Como la de nuestros mares
Como la de nuestras colinas
Montañas, arenas y vertientes
Tomar conciencia por donde
El ser humano camina.

Surcar el mar 
Me ha enseñado a detener mi vista
en la gaviota procurando su comida.
En las cosas simples, que nos brinda 

La vida.
Más allá de tempestades.
La belleza…,
Esta siempre por encima. 

MARINO
José Lissidini Sánchez
Uruguay

Mi vida ha sido, el mar y su perfume,
gaviotas chillonas, barcos y puerto,
y no soy capitán, que pipa fume,
pero solo ante el mar, me siento cierto.

La barca no abriga las malas cosas,
solo peces, sal, esfuerzo y sudor,
hasta en las aguas poco generosas,
mar y la pesca, son vida y amor.

Gran privilegio el hacerse a la mar,
viento en la cara, adrenalina pura.
A veces alegría, a veces temblar

en día brillante, en la noche oscura.
Más ante la orden de anclas a levar,
proa a la vida, inicia la aventura.

EL MAR DE LAS EMOCIONES
María Belén Martire.
-Argentina-

Si tuviera la oportunidad en mi vida de pintar un océano eterno
seria sobre nuestra existencia absoluta
el mar es la fuente de vida de todo ser humano
pero dejé de creer en esa teoría cuando te vi por primera vez.

Cuando te vi por primera vez, el mundo se detuvo
mi mente dejo de procesar información
y el aire no entraba correctamente hacia mis pulmones
el día que te conocí por primera vez…

Sentí un mar de emociones
el océano me atrapaba, calaba mis huesos
asfixiándome
y sin darme oportunidad alguna a escapar.

Los océanos son el tesoro de nuestra existencia
pero cariño, si supieras el tesoro preciado que es mi vida, desde el día en que te vi
es sorprendente como caí bajo tus encantos una tarde de otoño
no recuerdo…

No recuerdo tu nombre, ¿puedes refrescarme la memoria?
no recuerdo mi habla
solo visualizo tu cara
En mis sueños de madrugada.

MAR
Cristina Noguera
Argentina

No te detengas
susúrrame al oído
tu mágico arpegio
tu danza inquieta.
enhebra las imágenes
dibuja el horizonte
con matices azules.
No te detengas
enciende los corales
con tu tersa locura
abre el cofre de agua
repleto de sirenas
prende el altar de poemas
despliega tu oleaje
cubre el manto de tu cielo
con el vuelo de las gaviotas.
Mar, inmenso mar
Cántame tu melodía.

FRENTE AL MAR
Raquel Olay de Leanza
-Argentina-

Vuelve la ola incesante en roca firme a chocar,
y en espuma se desgrana como jirones de mar.

Cuantos sueños y nostalgias quedaron en tu horizonte,
surcando profundas aguas, migrantes, marinos y polizones.

El caracol en su hueco mil secretos tuyos guarda,
tan fiel amistad hallaste que ni la muerte quebranta.

Tu estrella parece frágil, hecha de agua y arena,
que tan fácil se deshace mecida por la marea.

La vieja barca sacudes como queriendo frenar,
a quienes de tus entrañas los frutos quiere arrancar.

La fabulosa ballena parece que bailar quisiera,
con su emblemática cola en tan enorme “pecera”.

Quiso el Señor de los cielos crear tamaña grandeza,
y coronar su hermosura con crestas de azul turquesa.

YO, MAR
Sarah Petrone
Argentina

Volveré en el grito primero de la vida,
con el último suspiro he de abarcarte.
Busco afanosamente lo que fue mio,
lo que de a poco y de raíz  me fue robado.

Exploro con la punta de mil lenguas
mis costas, mis arenas transformadas.
Despierto del letargo de mis sueños
y me sorprende el rugir de mis entrañas.

Me repliego en la mansedumbre de las horas
esperando mi tiempo mejor… Agazapado
pero bramo como león porque fui herido
por las manos que impías me atraparon.

Reclamaré mi territorio y sin medida
romperé como tsunami tus murallas.
Yo, Mar, lo anegaré todo de nuevo.
Tú, hombre ¿no tenías ya, bastante?

MAR Y VIDA
Susana Piñeiro de Valli
Argentina

Maravilloso abismo de vida burbujeante
oxigenas el ambiente y transportas navegantes
¿de dónde surge tu fuerza imponente y cautivante
que enamoras con sirenas desde tiempos ancestrales?

Crece la vida en tu seno… peces, algas y corales,
desde tus profundos limos brota energía a raudales.
Promesa cierta en recursos para combatir el hambre,
cada día nos regalas sinfin de  oportunidades.

Fuente fecunda de vida, cuidándola a pesar nuestro
que sin reparo dañamos tu biodiversidad,
contaminando tus aguas con químicos y basura
causando estrago al ambiente por ambición comercial.

¡Mar que también nos recuerdas a nuestro propio Inconsciente
por tu hondura y tu furor, al arrasar sin control
cuando te arremete el viento y te enciende de pasión…
perdona tanta torpeza, ignorancia y destrucción!

Que la Humanidad entera te respete y no te agreda,
revierta tantos abusos contra este bello planeta
y de la mano del aire, del agua, el viento y la tierra
vivifique los pilares donde su vida se asienta.

MAR, CONTIGO VA MI VOZ
Marita Ragozza

Pehuajó-Argentina

Ciñe aire
nubes y pájaros
voz grave y gutural
se une a la brisa
y su arquitectura líquida y salina
acontece en giros y más giros.

Hay curvas de toninas
y rosicler de medusas
en el cielo
el escorzo
de una rosada gaviota
y sobre su lomo-plata marino
un blanco velero.

En constantes bramidos de olas
su agua ágil
tornadiza
rauda
expulsa con su espuma
impurezas negras y fúnebres animales.

¡Cuadro lastimero del mar
con marco de arena
y clamor al cielo por culpa humana!

EL OCÉANO
Lidia Leticia Risso
Argentina

Se viste
de fiesta,
a la hora
de la siesta
Se viste
de gala,
cuando la noche,
está presta
De nube
blanca y celeste,
cuando llega
la alborada
Y
a la tarde,
se desviste
y se coloca,
las alas
Sobrevuela
la extensión
y belleza,
de sus aguas
Es vientre
valiente y bendito,
de nuestro amado
Planeta
Oxígeno
del mundo
y erudito,
nutriente,
de la esperanza
Su dolor,
nos alcanza
cuando sufre,
los agravios
de esa gente,
que lo daña

“Mujeres”
Graciela Ríos Lobos –Neuquén-
Argentina-

Aquí estamos entre llantos y alegrías
entre vientos y mareas,
luchando sin descanso
apoyándonos hermanadas,
mirando el horizonte buscando la justicia,
de las que en silencio esperan volar sin prisa.
Somos las Mujeres, aquellas que luchamos
las que construimos ideales, historias,
damos vida a los sueños y creemos en las utopías.
No conocemos murallas, ni tapiales,
solo buscamos traspasar fronteras,
encontrar el rumbo en libertades seguras,
donde la esperanza pueda establecerse en culturas vivas.
Aquí estamos entre llantos y alegrías
combatiendo mares bravíos de engaños
vientos huracanados de odio y maldad,
sin dejarnos vencer construimos la paz.
En un solo grito y a viva voz
en todos los continentes,
gritando ¡Nunca más, ni una menos!.
Porque somos hacedoras de la vida
y la vida se nos concede, somos lo que somos
portadoras, nada menos, que de la vida…
Como el agua cristalina que transita en manantiales
inundando la humanidad
brindando consuelo, paz, amor, vida y libertad.

ESPERO TU RESPUESTA…MAR
Gladys Semillán Villanueva
Argentina

Nos miramos
no estamos enfrentados
somos dos fuerzas vitales
sin doblegarnos.
Estoy en tu orilla serena,
quizás pensarás ¿esperando?

Tal vez, llegue algún mensaje
en tu sonido a veces fuerte
 a veces manso.

Deseo que él rompa el
silencio que su voz arribe
en tu murmullo de bajamar
escrito en la arena o hablado.

Que sea como un susurro
del viento que te sacude
en esos movimientos de
espasmos,
y suelten palabras que armen
la idea de porqué ha callado.

De tus magias de día y noches
te alíes con esta apenada mortal
que busca una razón al silencio
hurgando cada día en lunas y soles.

Ahora frente a ti en esta intriga
aunque presienta sin reproches
que nunca habré de saberlo.

De esos tus misterios profundos
requiero atrevida tu ayuda,
si te silencias, comprenderé
y en esas tus hijas, las olas que
van a morir a la playa dejaré
mi pregunta hasta que se integre
con ellas en la arena y en el agua.

Raudamente partirás en giro
de un remolino de algas
contigo llevarás la pregunta y
mis ansias, los sueños que un
día geste serán espuma y no alas.

 RECORDANDO A MI MAR 
Dorothy Villalobos
New Jersey (USA)

El Mar meció mi cuna, 
en su arena mis primeros pasos di,
al pasar el tiempo,
entre sus olas me envolví,
sus caracoles una barca me ofrecieron
y con ella el mundo recorrí.

Mi mar se quedó muy lejos,
mi mar de esmeralda y zafiro, 
que velaba mis sueños,
me canta en la noche, 
                                           
Yo lo  llevo en mi alma
y al despertar lo recuerdo 
 y me siento feliz.

Mi mar, mar de mi niñez, 
mar de mi juventud,
 ¿cuándo te volveré a ver?

DEL MAR AL VUELO
Beatriz Villacañas

Madrid

Del mar hacia las nubes
hay un viento del alma que se eleva
y con el alma subes,
porque el mar bien nos lleva
desde su inspiración a vida nueva.

Surcar el mar: andanza
que a nuestros pasos hace nadadores
mientras nos da esperanza
con cristales de amores
en convertirnos en descubridores.

“Volé junto a tus olas”:
así le digo al mar de mi experiencia.
Con espejo de aureolas
y su cristal esencia,
me llevó el mar de vuelo a mi conciencia.

CIRCULO LITERARIO LETRAS DEL ANDÉN (VILLA MERCEDES/ARGENTINA)

NOMBRO EL MAR
Myriam Astudillo (Yamida) 
-Argentina-

Reverencio el sonoro misterio de las aguas,
infinitud azul, que conocí en la infancia,
móvil y amorfa marea, espuma blanca,
salpicada de arenisca áspera.-
Indefinible aroma a océano me abarca,
viene a mi desde lejos en oleadas,
la sal diseña un margen en la playa,
salobre gusto en mi boca, el mar me alcanza.-
Es posible imaginar a la distancia,
fascinantes países de habla extraña,
exóticos parajes y culturas vastas,
armonías, ropajes, rituales y viandadas.-
Y entre ellos y yo, el mar me alcanza,
apacible o encrespado el mar me habla,
para narrar historias antiguas y fantásticas,
de Neptuno o Poseidón, ninfas o humanas,.-
Yo lo escucho anhelante, no hacen falta,
pupilas que perciban,¡ no hacen falta!,
¡bendito mar que tus mareas me regalas,
voy a usar ésta…mi voz, para cantarlas.-

AL MAR, AL SIEMPRE MAR
Judith Lilian Bocco
-Argentina-

Anillo desigual, brillante arcano,
y para Urania un singular espejo,
eres tú mar, el que desde el comienzo
has cargado la historia a tus espaldas,
como un líquido Atlas soberano,
cristal azul celeste con quien danza,
eterna margarita en el espacio,
la luna, entre sus ciclos y mudanzas.

Te han surcado fenicios y romanos
los egipcios, los griegos, y vikingos
por recordar algunas de las naves
que guardas en tu seno proceloso
y has llevado hasta el fondo en tus enojos
con Ulises, Escilax, y con Pablo
en lucha con tus olas colosales
frente a alisios, monzones y mistrales.

Me sorprenden tus furias y tus calmas
los distintos colores de tus brazos,
cuando ruges de noche ante los faros
encrespando tu espuma como garras
que cubren cornucopias y tesoros
con tus preciados frutos y tus perlas
que buscan marineros y piratas
en todas latitudes de la tierra.
Yo admiro esa tu música secreta
que a cada caracola sella en nácar,
por dejarlas dormidas en las playas
al ritmo del vaivén de tus mareas.
Y disfruto al sol tu sal iodada
que se adhiere a mi piel y la broncea,
que acaricia mi cuerpo y lo despierta
al goce de la vida en tus mañanas.

ES COMO UNA FLECHA.
 Aldo Javier Calveyra.
-Argentina-

Es como una flecha 
que roza el infinito,
es un cuenco de cristal
sobre una mesa.
Mientras coagula el sol 
en su apariencia
hace rozar su boca 
con la luna.
Es quizás un delfín
o una gaviota
que navegan en el mar
de los prodigios,
mientras se pintan
los verbos las rosas

envueltos con los 
cantos de sirenas .
Es un ser misterioso
que comparte
la blanca sal 
sobre la sal amarga,
mientras libera su 
apacible calma
encabeza la delgada
caravana
que juega en los cristales 
de la playa.

SOY EL MAR
Nilda del C. Guiñazú
-Argentina-

Soy historia viviente.
Nací entre las montañas
y los valles.
Llevo en mis entrañas
la fuerza de los dioses tutelares.
En mi cuerpo se tejen historias mitológicas.
Por mis aguas navegaron los remos de Argos.

Fui el mar de Ulises y cuántos otros.
Despertaba temor…
los marineros surcaban mis cauces
protegidos de grandes mascarones .
Soy un viejo mar con antiguo lenguaje
lleno de misterios insondables,
ocultos bajo las aguas en las noches eternas
de mi cuenca abisal

Soy un clamor profundo, indomable
dentro de un cielo ahogado de grises.
Monto en cólera, desato al viento
bajo la sinfonía de gruñidos y lamentos,
de lágrimas pletóricas de sal.
Llega un tiempo de bonanza, la brisa me calma
y riela en la movible serenidad marina.

La noche trae las estrellas
que tiemblan como
pupilas ardientes,
y el cristal de la luna
se inflama y levanta mi cuerpo
en apretadas olas.
Dios me confirió ser manantial
de vida en la tierra.

Entrego nutrientes, minerales,
energía renovable y oxígeno .
Dios me prodigó un lecho
con algas de colores ,
y la gracia de ser el capitán ,
el marinero y conducirte a seguros puertos.
Yo soy todo eso,
¡SOY EL MAR!

¿QUÉ ES EL MAR?
Carmen G. Lucero de Palma
.Argentina.

Siempre me pregunto:
¿Qué es el mar?
es abismo y esplendor
amplia belleza subyugada.
Crisol de mitos y leyendas
de almas tendidas al viento
entre aromas de arena y sal.
costas heridas de espumas
Páramos altaneros, inertes
misterio redimido de tiempo
peldaños de luces y sombras
en horizonte interminable.
El mar que pude contemplar
alberga graznidos de gaviotas
secreto de lunas milenarias
en el sueño de la luna blanca.

MADRE-PADRE MAR
Teresita Morán Valcheff
-Argentina-

Antes de que el hombre contemplara
la luz del relámpago primero
hendiendo el cielo con gigante espada
ya estabas mar sobre la faz del mundo
y domeñabas las aguas
ordenabas el caos de espumas y de oleajes
y arrodillabas las mareas
ante tu altar unánime.
Después el hombre soplo de Dios
en el barro primigenio se acercó a tu orilla
se abismó en el mapa colosal
de tus dominios.
Probó la amargura de tu boca ruda
navegó con la luna en fantasmales barcas
y despertó en el carro de tus soles de fuego.
Conoció otros mundos de cielos extranjeros
y el infinito universo que albergas en tu seno
pero siempre supo que era solo un mínimo
grano de arena en tu infinita playa
una brizna flotando a la deriva en el fragor
incontenible del oleaje.
Supo también profeta de este tiempo
en el íntimo oráculo de su alma
que tus aguas abrazarán la tierra entera
con el último grito de los hombres.

 

AL MAR
Roselvira Soda
-Argentina-

Acaricias mis pies y subes lentamente,
el sabor de tu esencia es un llamado
y es seductor el aroma que destilas.
Con suavidad, trepas mi costado
y yo me dejo invadir.
La sangre se estremece,
el corazón ha comenzado su galope
y me atrevo, me hundo en tus entrañas
hasta sentir el poder de tus abrazos.
Me entrego confiada y temerosa,
estudio tus actos, mido tu furia,
casi jugando, pretendes dominarme.
El placer tiene una voz grave y cavernosa,
sonrío agitada y te provoco
Te alejas, te acercas dominante,
me arrastras, eres mi dueño.
Extasiada, me yergo nuevamente
para esperar tus arrebatos,
El tiempo se detiene,
el sol se inclina al horizonte
y yo me recuesto en la arena
a saborear la sal de tu pasión.
Acaso la felicidad puede estar hoy en otra parte?

1 comentario en “POEMAS AL MAR”

Deja un comentario

POEMAS AL MAR

 

Todo lo publicado en  ARISTOS INTERNACIONAL está sujeto a 
la ley de propiedad intelectual de España

La Dirección no se responsabiliza de las opiniones expuestas
por sus autores.
Estos conservan el copyright de sus obras 

 

JUNTO AL MAR
María Sánchez Fernández (España)

Se me fue la ilusión entre las alas
de aquél pájaro azul que me habitaba
pintando terciopelos en mi alma
y poblando de música mi cielo.

Se me fue navegando entre las nubes
derramándose en lágrimas de nieve
que apagaron los fuegos que abrasaban
las verdes sementeras de mi adentro.

Se me fue compañera de los vientos
que levantan sus bríos a los mares
y doblegan palmeras hasta el polvo.
No es bueno levantar y doblegar.

Ya la luna no quiere ser espejo
que refleje mi oscura soledad.
No quiere ser el lago donde calme
mi sed, que es pobre brizna de un rescoldo.

Hoy lloro junto al mar de aguas doradas
como una ola perdida, enajenada,
que ha olvidado su rumbo y su partida
y arriba en la bonanza de la arena.

El sol va descendiendo, enardecido,
en un grito de rojos que se encienden,
más sus hogueras mueren lentamente
con el dulce morir de mis latidos.

EL MAR
Hildebrando Rodríguez
Mérida-Venezuela, 28 de agosto del 2018
Poema Hildebrandino con Doble Rima

La vista se me recrea, en ese mar con hechizo
que es el nido movedizo, de los peces que Dios crea.
La visión se regodea, en ese espacio profundo,
con la redondez del mundo, mostrada en el infinito
y al verme tan pequeñito, en la humildad me difundo.

Siempre luce en movimiento y con olas muy activas,
diligentes y festivas, porque así las quiere el viento.
Muy adornadas las siento, coronadas de blancura,
con espuma que procura, desvanecerse en la arena;
siendo su visita amena, aunque pierden su figura.

Las olas nada las frena, sin importar el tamaño
y corren como en rebaño sin que nadie las entrene.
Al desplazarse conviene que lleguen hasta la playa
porque es así como ensaya el lavado de la arena
que repite en forma plena diariamente y no desmaya. 

El bello mar es la fuente, de los frescos alimentos
que los humanos contentos, casi usamos diariamente.
No se requiere simiente en el mar para sembrar
pues vamos a cosechar de manera diferente,
con lo que ingenie la mente y sirva para pescar. 

Son infinitas las vías, que nos brinda el ancho mar
para poder navegar, en las noches y en los días.
Aumentan las alegrías, cuando vamos a viajar
y queremos descansar, del trabajo rutinario,
que practicamos a diario, para nuestro bienestar.

Con rutas establecidas, el mar sirve en el transporte
y es muy útil el aporte, en las rutas preferidas.
Apliquemos las medidas que nos den seguridad;
y será una realidad establecer relaciones,
entre todas las naciones, para la felicidad.

 

TANKAS DESMESURADOS
LIANA FRIEDRICH , Argentina

Entre nosotros, el cielo y el infierno
 no hay otra cosa que la vida,
 que es la más frágil de todas las cosas.
Pascal

1
La canción de la muerte
puede quitarte dulcemente la vida
con su aliento cómplice…

Su nombre es “Eutanasia”:
sinónimo de agonía  sin sufrimientos.
2
Engendro agusanado,
que surgió de la crisálida
del poder más ostentoso:

Esa es la soberbia divina…
La que nos juzga y nos condena de por vida.
3
              La decisión de vivir en la luz
–desechando la sombra de la parca-
constituye nada más que una equivocación.

Es que nos gusta, de última,
el sabor de la sangre (y su cálido olor dulzón).
4
Sucede que el mar nunca retorna
para lamer las mismas playas…
Se echa sobre la arena blanca,

sin dejar más rastro
que un collar de nácar…
5
El rumor del oleaje
se acostumbra a la voz humana
y  guarda la sombra de nuestros muertos,

aherrojando su fiebre proteica
en la oscuridad heterocromía del lecho.
6
Un plato vacío aún sigue esperando
sobre la mesa de la humanidad.
Debajo de él, una nota dice,

con letra temblorosa, casi desfalleciente :
…“Ayúdenme”.
7
¿Por qué existen ciertas preguntas
que deben ser respondidas, y otras, permanecer
 como estigmas, torturándonos por toda la eternidad?

¿Ese será el precio de la duda?
¿Acaso podremos soportarlas, sin herirnos?
8
Es necesario que le demos
la espalda a tantas dudas,
y  poner “manos a la obra”:

Recordemos que los laberintos
tienen siempre una salida hacia la luz.
9
El tiempo es el fuego en el cual nos quemamos.
Pero la pasión también es enemiga de la precisión.
En cambio, el invierno, con su frío,

nos encapsula, nos reconcentra,
volviéndonos aún más egoístas.
        10      
Lograr objetividad:
Ese es el llamado “efecto cero”…
(¿No se enfría la sangre tan sólo con pensarlo…?)

Si embargo nunca es tarde para sorprendernos ante lo inesperado…
Siempre debemos conservar una mente alerta.
11
Todos los días vivimos ciegos,
Precipitándonos vertiginosamente a tierra,
como aves heridas de muerte…

El destino es lo que ignoramos de nosotros mismos.
Y lo que vivamos, revela nuestra propia naturaleza.
       12
Lo fundamental es tener ideas,
pero no ser ideólogos.
Porque las ideas son libres;

no pueden ser encorsetadas
dentro de estancos paradigmas finitos.
13
Insistir siempre en cuestionar lo incuestionable…
Confié en la sabiduría, seguí su consejo. …¡Y así me fue!
Por eso odio las fechas definitivas:

Ellas no nos permiten
deshacernos de las obligaciones.
14
Paisaje de silencios.
Inquieta presencia se revela, sigilosa.
Algo se agita, oculto en tus ojos:

Es el recuerdo de un sueño
que asomaba apenas, en las flores tempranas…
15
Hay cosas que hierven dentro de uno…
Por eso se hace necesario luchar con los fantasmas
que duermen en el subconsciente…

para descubrir  la fuerza oculta
de todos los sueños con los que Freud alucinaba.

FUERZA DESBOCADA
Jesús Hildebrando Rodríguez Sánchez
Mérida-Venezuela

Siempre mueve la marea, todas las olas de mar,
como el amor al besar, que nos deleita y recrea.
Quien ama siempre desea, que su fuerza prepotente,
se desborde del consiente y entre en lo subliminal,
para que sea celestial, lo que disfrute su mente.

No es estático el amor, por el contrario, se mueve
y como siempre le llueve, pierde a veces su esplendor.
Otras tantas con furor, modifican sus modales
y con fuerzas magistrales, se riega por donde quiera
como bella primavera o funestos invernales.

Tanta lágrima vertida, nos ha salado hasta el mar
y eso nunca va acabar, mientras exista la vida.
La dicha está distribuida, como una compensación
para que la situación, neutralice sus vivencias,
acumulando experiencias, que le dan sustentación.

Todo tiene sus contrastes, en actitudes terrenas;
abundan  cosas amenas, pero también los desastres.
Entremezclados con lastres, aparecen complacencias,
pero también las demencias, del ambiente terrenal,
que borran lo racional, cuando privan emergencias.

El mar de la poesía, es inmenso y placentero
y si bañarme en él quiero, lo intentaré con porfía.
Cuando escucho melodía, trascendente y armoniosa,
la vida siento preciosa y el ambiente se refresca,
haciendo que siempre crezca, la figura victoriosa.

EL MAR, LA MAR
Carlos Benítez Villodres ( España)

Diálogo con el mar desde mi estrella
rebelde que acaricia su oleaje
con sus crestas de plata y su mensaje
para el hombre que en él deja su huella.

En sus aguas intrépidas destella
la savia del amor en homenaje
al lucero que vive, con coraje,
en el cuerpo vital de una centella.

El mar, la mar a veces es amigo
y a veces, encrespado, es enemigo
del hombre que desea ser abrazo.

El mar, la mar es un bello diamante
que ilumina los besos del amante
y los protege en su jovial regazo.  

CANTO AL MAR
Irene Mercedes Aguirre (Argentina)

Soneto  marino

Detenida en tu orilla bosquejo ese poema
de inacabable verso que abraza   tus totales.
Deslizo las palabras con pinceladas tales
que acuden presurosas ,   fonema tras fonema.

Ruedan entre las olas de espumosos caudales
mis  atrevidas letras. Ingrávida diadema
con  que corono y honro   la majestad extrema
de un espacio inasible de míticas señales.

Me sumerjo en tu lecho,  decidida  y atenta.
Borboteo del agua   que en mi boca confunde
el alga y el detrito, el ahogo y el  sueño.

Asciendo a superficie donde el alma me alienta
¡a buscar el tesoro de un saber que difunde
tu milenaria magia  de líquido  diseño!

¡ OH, MAR…!
Angelina Sara Vaca (México)

¡ Oh, mar que destrozaste mi ilusión
llevándote en tus aguas mis anhelos;
deshojaste una rosa en floración
causándome desdichas y desvelos.

En tu lecho tan negro y tan sombrío
se quedaron mis sueños de otros tiempos;
en mi cálido pecho entró tu frío
y tofo se llenó con tus lamentos.

Me engañó tu color tan cristalino
y el encanto que tienen tus ocasos;
yo me sentía errante y peregrino
y quise descansar entre tus brazos.

Pero al tocarme tú, sentí tu frío
y el alma me estalló en mil pedazos;
no quiero ya mi pecho tan vacío,
necesito el calor de otros regazos.

En el mar tumultuoso que es el mundo,
sólo encontré desdichas y desvelos;
olvidé que si quiero amor profundo
es preciso voltear hacia los cielos.

OMNIPOTENCIA
Hilda Augusta Schiavoni
( Argentina)

Mar que gimes
bajo el cielo estrellado
y te estrellas
contra mil barcos.

Océano que muges
frente a tantas playas
de aspecto calvo,
gritas ante mi presencia
y sigues aullando
cuando soy ausencia.

Te retuerces bravío
y con estridente poderío
con tus voces proclamas
la omnipotencia de Dios.

EL MAR DE LAS HORAS
Lola Benítez Molina ( España )

Me hallo en el mar de las horas perdidas
a la espera de ser besada por tus estrellas.
Una brisa me acaricia, en el fulgor de la noche,
sin saber que está en mis manos ser liberada.

Ya me asolaron múltiples naufragios.

Cuando este recuerdo tuyo encalle
y las olas me lleven a un nuevo rumbo irreconocible,
el vuelo emprendido me elevará
para arribar a un insólito sueño.

En ese lugar desconocido
me esperarán los escritores inmortales,
y Neruda me susurrará, con amor,
las palabras que un día tú quebrantaste.

VIEJO MAR
Washington Daniel Gorosito Pérez

El mar luce la misma nobleza
que las monedas antiguas.

El mar habla, entre otras lenguas,
con los signos que arroja en sus orillas,
narrando historias inimaginables.
El mar no sigue un tiempo
que lo aprisione en las horas de un reloj.

El mar pertenece al ámbito
de los tiempos eternos.

El viejo mar vive,
y llora en la espuma de sus olas

 AL MAR
    Nelly v.b.forni de marina ( Argentina)

Cuántas  cuántas veces
tercos y claros los ojos de tu espuma
          llegan
a mis pies en su ir y venir
          espero
los tríos últimos de hileras de olas
que rompen sus gritos en la orilla
          vaivén interminable
a veces embravecido  furioso  violento
cuando la luna avergonzada
          enrojece
al anunciar la ira del viento que te empuja
y ella se mira en tus aguas revueltas donde
           brilla
su haz tembloroso  iluminado
en el preludio de la tormenta
           se borronean
las estrellas y la luna por los vidrios
empañados de las nubes y el camino
del oleaje malón en la noche alta
desbocado  delirante  enardecido
             machaca
estrepitoso contra la costa sumisa
ella te encierra pareces un pájaro cautivo
sofocado entre fronteras terrestres
             buscas
extenderte te alzas agitado alterado
             necesito
tu calma  tu canto  tu ondulación
escuchar el rítmico redoblar de la marejada
              que me trae
la secuencia de la vida inexplicable
viajera suspendida  entregada
al decisivo destino que llama.-  

MAR
Antonia Russo (Argentina )

El murmullo de tus olas
 resuena en mis oídos
cuando por las noches
no encuentro a mi alma.

Lo infinito de tu horizonte
 aparece sutilmente
 en mis pupilas cerradas
 embriagadas de insomnios.

El frío contacto de tu ser
 recorre mi cuerpo
cada vez que me asaltan
lejanas nostalgias.

Las partículas salobres
de tu agua inquieta
 inundan mi boca
de besos lejanos, eternos.

Y el aroma extraño
entre tibio y fresco
de tu piel dormida
descansa en mi aura.

EL MAR, LA GAVIOTA Y YO
Libia Beatriz Carciofetti ( Argentina)

El mar, la gaviota y yo junto al paisaje
trío perfecto para una oda delirante
el mar con su furor espeluznante
y el ave que no deja que la alcance .

Las olas que golpean mis pies
y su olor a sal me sabe al aire
en el que la gaviota va dejándome
las manos extendidas y anhelantes .

Viajera ¡Que no daría yo por ser un ave!
guiar a los marinos navegantes
ponerme dos nubes en las alas
y echarme a volar sin que me atrapen .

Te miro desplegada y quiero aquietarme
pero, no puedo ¡Me urge en la sangre!
un deseo vivo, cual fuerte vorágine
de que me escuches y vengas a buscarme .

Propongo que emprendamos vuelo
si no me resistes puedes regresarme 
¡ No me niegues este sueño delirante!
de ser en tu vuelo acompañante.

Enséñame solamente a remontarme
sobrevolar las alturas, y ya en el aire
mirar desde arriba como el hombre
y la mujer en sus miserias se debate .

Quiero mantenerme, blanca y pura
como tú  ¡oh gaviota incomparable!
que viniste en esta tarde calurosa
a las costas de esta playa a visitarme.

Te miré a los ojos, me miraste
y hubo, una química  incomparable
tu cuerpecito temblaba entre mis manos
y al extender tus alas me amarraste .

Aquí te esperaré todas las tardes
soñando que a volar tu me enseñaste
el oleaje traerán los pececitos
y con ellos volveré a alimentarte .

Curiosos mirarán nuestros reencuentros
y yo sentiré que circula mi sangre
las dos bailaremos en la playa
la danza que conmigo tu estrenaste .

OLAS DEL PACÍFICO
Mae de la Torre ( Ecuador)

Quienes son ustedes
Que van y vienen
Me quedo quieta y aturdida
Ante su juego inadmisible.

Se retraen con la aurora
Dejándome a solas.
Avanza el día.
Retornan con tibieza
Intento atraparlas
Asumo que las tengo.

Descanso en la arena
Me abriga el sol de la tarde.
Por la noche
Ustedes se han ido.

De centinela, fría la luna
Como un témpano.
Prefiero viajar con las olas
A despertarme con el viento.

Sin embargo espero
Confinada en mi desvelo
Es decisión de las olas
Que les encanta este juego.

 Y EL MAR
Jerónimo Castillo ( Argentina)

Ese mar con el que sueñas
lamiendo el agua tus pies,
tiene piedras de corales

y veleros de papel

Son las olas un murmullo 
que renace cada vez,
y a cada golpe de espuma
sientes pena de querer.

Tu brazo sigue apoyado
al musgo de la pared,
mientras el viento salino
quiebra de a poco tu piel.

En la arena las conchillas
milenios dicen tener,
y partidos caracoles 
añoran su nitidez.

No quieres medir el tiempo,
ni sabrías cómo hacer,
de lo que lleva tu brazo
apoyado a la pared,

porque le viste marcharse
bajo un labrado oropel,
para dejarte esperando
tal como yo te encontré.

CÍRC.  LITERARIO LETRAS DEL ANDÉN, VA. MERCEDES, S. LUIS,  ARGENTINA

EL MAR
Teresita Morán Valcheff

Soy el coloso total de los comienzos
nada era antes que yo
sólo el Verbo latiendo en las tinieblas
para partir con espada de relámpagos
mi primitiva forma
y despeñar la Luz por los abismos
sosegando el furor en mis arterias.

Soy el espejo de lunas trashumantes
que nacen de mis aguas renovadas
en milagro acuñado por los dioses.

Soy el carro para el fuego de los soles
que se inmolan simulando vida
el crisol de nacarada arborescencia
inviolado por las voces abisales   
la pradera sin fin donde cabalga el viento
y se arrodillan las mareas
en eterna reverencia ante mi trono.

Soy el principio y el fin.
Mis labios besarán la tierra entera
en la hora postrera de los hombres. 

             

                         ARENAS DE SAL                           
Carmen G. Lucero de Palma
                             
Osada lumbre blanca de misterio y color
en la distancia uniforme del espacio infinito
el festín de esmeraldas en esplendor furtivo
con destellos de espuma la marea fugaz.

Románticas gaviotas festoneando la orilla
o en fugaz posada acariciando la popa
del barco que parte en lento horizonte
sorbiendo las ansias que orienta su timón.

El azul cielo y su mundo de luz eterna
instante  desplegado en admirable quietud
aromando el aire entre espumas traviesas
carocolas que acarician su lecho en la playa.

Música profunda este mar que contemplo
solemne sueño en blancas arenas de sal
días y noches augustas para el Dios inmenso
suspiro de versos en  diáfanas olas encendidas.

NOMBRO EL MAR
  Yamida
 
Reverencio el sonoro misterio de las aguas,
infinitud azul, que conocí en la infancia,
móvil y amorfa marea, espuma blanca,
salpicada de arenisca áspera.-

Indefinible aroma a océano me abarca,
viene a mi desde lejos en oleadas,
la sal diseña un margen en la playa,
salobre gusto en mi boca, el mar me alcanza.-

Es posible imaginar a la distancia,
fascinantes países de habla extraña,
exóticos parajes y culturas vastas,
armonías, ropajes, rituales y viandadas.-

Y entre ellos y yo, el mar me alcanza,
apacible o encrespado el mar me habla,
para narrar historias antiguas y fantásticas,
de Neptuno o Poseidón, ninfas o humanas,.-

Yo lo escucho anhelante, no hacen falta,
pupilas que perciban,¡ no hacen falta!,
¡bendito mar que tus mareas me regalas,
voy a usar ésta…mi voz, para cantarlas.-


                                                                   
SOY EL MAR
 Nilda del C. Guiñazú
                                                                         
Soy historia viviente.
 Nací entre  montañas y valles.
Llevo en mis entrañas
la fuerza de los dioses  tutelares.
En mi cuerpo se tejen  historias mitológicas.

Por mis aguas navegaron los remos de Argos.
Fui  el mar de Ulises y  cuantos otros.
Despertaba  temor…
los marineros  surcaban  mis  cauces
protegidos  de  grandes mascarones .

Soy un viejo mar  con antiguo lenguaje
lleno de misterios  insondables, 
ocultos  bajo las aguas en las noches eternas
de mi  cuenca  abisal

Soy un clamor profundo, indomable
dentro de un cielo ahogado de grises.
Monto en cólera, desato al viento
bajo la sinfonía de gruñidos y lamentos,
 de lágrimas  pletóricas  de sal.

Llega un tiempo de bonanza, la brisa me calma
y riela  en la movible serenidad  marina.
La noche trae las estrellas
que tiemblan…como
pupilas ardientes,
y el cristal de la luna
se inflama y levanta mi cuerpo
en apretadas olas.
Dios me dio un lecho
con algas de colores ,
y la gracia de ser el capitán ,
el marinero y , conducirte a seguros puertos.
Jorge Luis Borges, yo soy  todo  eso,
¡ SOY EL MAR!

 LA COSTA DE AUSTRALIA
Titi Otazu

El mar tiene un poder indescriptible
un misterio insondable
tiene colores, contiene vidas,
 es un universo en el universo.

La armonía de las cosas bellas y cada mañana
nos brinda la fuerza de su contenido
y en sus horizontes nace y muere el sol
paisaje  tan bello, conmueve el mirarlo.

Tiene voz bravía cuando sopla el viento
se yerguen en olas sus oscuras aguas
y tiene el secreto de hablar con la luna
ser cómplice de cosas sin contar ninguna.

Es mágico y frío. Transparente y cálido.
tiene mil  enigmas que son inviolables
y nos da permiso de cruzar su espacio
y llegar a puertos que jamás soñamos.

 Cuidado con la furia del mar enojado
arrasa violento no tiene reparos
es un buen amigo cuando está calmado
feroz al momento de las tempestades.

Hoy lo miro sereno, mojando la orilla
enfriando la arena donde dos castillos
juguetes de niños, quedan olvidados,
al caer la tarde del mar que besaba
la costa de Australia.

 

MAR DE OLVIDO
Aldo Javier Calveyra

Soy aquel que te observa
sonreír en la playa
y rozar los desnudos
cristales de la arena.

El que bebe los sueños
de cobres y zafiros
y diagrama un oblicuo
pentagrama en el aire.

Soy quien nada en los brazos
de un sol desprevenido
y camina provisto
de una espada de luna.

Soy el mismo  que junta
caracolas de nieve
y riega los jardines
con pétalos de espera.

Quien llena crucigramas
de una sola palabra
y coloca en sus ojos
cien nubes de rocío.

Soy la misma persona
el de la misma esquina
quien compra diccionarios
con las hojas en blanco.

El que entrampa palomas
en la plaza del barrio
y las suelta de espaldas
en el mar del olvido.

AL MAR
   Roselvira Soda
Acaricias mis pies y subes lentamente. 
El sabor de tu esencia es un llamado 
y es seductor el aroma que destilas.
Con suavidad,  trepas mi costado y 
yo me dejo invadir.
La sangre se estremece,
el corazón ha comenzado su galope
y me atrevo,
me hundo en tus entrañas
hasta sentir el poder de tus abrazos.
Me entrego confiada y temerosa,

estudio tus actos,
mido tu furia.
Casi jugando, pretendes dominarme. 
El placer tiene una voz grave y cavernosa 
Sonrío agitada y te provoco 
Te alejas , 
te acercas dominante, 
me arrastras, eres mi dueño.
Extasiada, me yergo nuevamente
para esperar tus arrebatos
El tiempo se detiene,

El sol se inclina al horizonte
y yo me recuesto en la arena
a saborear la sal de tu pasión.
Acaso la felicidad puede estar hoy en otra parte?

 

 

 

 

     

 

Deja un comentario