POEMAS AL AGUA

Todo lo publicado en  ARISTOS INTERNACIONAL está sujeto a 
la ley de propiedad intelectual de España

Octubre  2.019  nº 24

La Dirección no se responsabiliza de las opiniones expuestas
por sus autores. 
Estos conservan el copyright de sus obras

AL SERVICIO DE LA PAZ Y LA CULTURA HISPANO LUSA

COLABORAN: Irene Mercedes Aguirre (Argentina)…Carlos Benitez Villodres (Málaga-España)…Inés Blanco (Luna de Abril-Colombia)…Mae de la Torre (Ecuador)..Liana Friedrich  (Argentina)… Teresa Fonseca (Omajá-Cuba…Carlos González Saavedra(Argentina)… JOsé Lissidini Sánchez ( Uruguay)… Dr. Rafael Mérida Cruz Lascano ( Guatemala)…Loli Molina (Málaga-España)… Sarah Petrone (Argentina)…Hildebrando Rodríguez (Mérida-Venezuela)…Jesús H. Rodriguez Sánchez (Merida -Venezuela)…María Rosa Rzepka (Argentina)…María Sánchez Fernández (Úbeda-España)… Hilda Augusta Schiavoni (Argentina)…(CIRCULO LITERARIO LETRAS DEL ANDÉN…Teresita Morán de Valcheff…Carmen G. Lucero de Palma…Nilda del C.Guiñazu…Rosaelvira Soda…Aldo Javier Calveyra…José Álvaro Crespo…Diana Silvia Ismael …Myriam Astudillo)

         

EL AGUA QUE CORRE SOBRE LA TIERRA
Amado Nervo (1870-1919)
“Yo alabo al cielo porque
me brinda en sus amores
para mi fondo gemas,
para mi margen flores,
porque cuando la roca
me muerde y me maltrata
hay en mi sangre (espuma)
filigranas de plata;
porque cuando al abismo
ruedo en un cataclismo,
adorno de arcoíris
triunfales el abismo,
y el rocío que salta
de mis espumas blancas
riega las florecitas
que esmaltan las barrancas;
porque a través del cauce
llevando mi caudal,
soy un camino que anda,
como dijo Pascal;
porque en mi gran llanura
donde la brisa vuela,
deslízanse los élitros
nevados de la vela;
porque en mi azul espalda
que la quilla acuchilla,
mezo, aduermo y soporto
la audacia de la quilla,
mientras que no conturba
mis ondas el Dios fuerte
a fin de que originen
catástrofes de muerte
y la onda que arrulla
sea onda que hiere…
¡Quién sabe los designios
de Dios, que así lo quiere!
Yo alabo al cielo porque
en mi vida errabunda
soy Niágara que truena,
soy Nilo que fecunda,
maelstrom de remolino
fatal, o golfo amigo;
porque mar, di la vida,
y, diluvio, el castigo.
Docilidad inmensa
tengo para mi dueño:
Él me dice “anda” y ando;
“despéñate”, y despeño
mis aguas en la sima
de roca, que da espanto;
y canto cuando corro,
y al despeñarme canto,
y cantando, mi linfa
tormentas o iris fragua
fiel al Señor…
-Loemos a Dios, hermana agua”.

LA OFRENDA AL AGUA
Irene Mercedes Aguirre
Buenos Aires-Argentina
Como tú , peregrinos , compartimos la Tierra,
y sedientos bebemos de tus cauces abiertos.
Paladeamos los días bajo el sol, recubiertos
de potencias vitales , de armonías o guerra.
En tu seno confrontan los organismos vivos,
y juegan en tus fondos criaturas extrañas.
Entre el giro constante de valles y montañas
¡rotación planetaria de ambientes fugitivos!
Noble y fresca, me incitas, a beber, presurosa,
tus líquidos caudales . Mi garganta, avarienta,
a tu paso gorjea su trino agradecido,
Y en aquellos momentos te percibo, grandiosa,
como inefable ofrenda ¡Don de Dios que alimenta
nuestra vida terrena! ¡Portavoz de sentido!

¡ OH, MAR…!
Angelina Sara Baca
(México)
¡ Oh, mar que destrozaste mi ilusión
llevándote en tus aguas, mis anhelos;
deshojaste una rosa en floración
causándome desdichas y desvelos.
En tu lecho tan negro y tan sombrío
se quedaron mis sueños de otros tiempos;
en mi cálido pecho, entró tu frío
y todo se llenó con tus lamentos.
Me engañó tu color tan cristalino
y el encanto que tienen tus ocasos;
yo me sentía errante y peregrino
y quise descansar entre tus brazos.
Pero al tocarme tú, sentí tu frío
y en alma me estalló en mil,pedazos;
no quiero ya mi pecho tan vacío,
necesito el calor de otros regazos.
En el mar tempestuoso que es el mundo
sólo encontré desdichas y desvelos;
olvidé que si quiero amor profundo,
es preciso voltear hacia los cielos.

AGUA
Carlos Benítez Villodres
Málaga (España)
Ante el caudal de lirios y de rosas,
la energía del agua se ilumina
con la luz del amor que no declina
a causa de sus frissias misteriosas.
Ansiaron cultivar miles de glosas
sobre un cielo que siempre determina
el galope del agua, sin rutina,
por tener sus ideas muy valiosas.
Echa a volar el agua sus canciones
al son de balalaikas y violines,
conjuntando variadas expresiones.
Deseo, con dulzura, que camines
bajo estrellas colmadas de razones
hasta alcanzar los más bellos jazmines.

SOY EL AGUA
Inés Blanco (Luna de abril)
(Colombia)
Soy la voz
milenaria
de la vida;
el canto,
el susurro.
Tímidamente
y de cara al sol
de la tierra broto;
vengo de alto nido
con líquidos plumajes.
Me deslizo silenciosa,
me nombro manantial,
no llevo maquillaje.
Entre el negro
de la tierra
y los verdes
ancestrales
rumorosa me deslizo.
Mi cuerpo va creciendo;
hago camino
entre piedras y raíces;
llevo sombras
de hojas y de ramas
sobre el rostro.
Despierto con el canto
de las aves;
hurto pedazos a la luna,
copio a las estrellas,
coqueteo con las nubes;
arrastro guiños de luceros
y rayos de sol
a las espaldas.
Soy mujer,
soy la vida,
soy el agua

AL AGUA
Mae de la Torre (Ecuador)

A ti que fluyes
por mis venas
con vestiduras rojas
y en todo mi cuerpo.
¡Cual dádiva de vida!
Cuando mi ser
te necesita
ahí estás en el llanto
para calmar mis penas.
Cuando camino
por el desierto
ante el cansancio y agonía
un bocado de ti
me da gran aliento.
Ante mi clamor del cuerpo
sediento de frescura
estás ahí para aliviarme.
Cuando camino por
algún verde sendero
al escuchar
el chasquido de tus aguas
que atraviesan rebosantes por los ríos
eso, me reconforta
me maravilla y me asombra
porque ahí, hay vida.
Cuando me adentro
por el interior
de la exuberante selva
gotas del rocío
se deslizan quedamente
dejándome perpleja
ante tus travesuras.
Y en la mágica natura de
mi tierra, cuando el sol
amenaza con su brío
repentinamente
aplacas con tu lluvia.
En todo estás presente
en las grandes extensiones marinas
la grandeza del cielo se refleja
en tus aguas cristalinas.
Cuando camino
al pie de las montañas
me despabilas
al aparecer agitada
y con fuerza extrema
dejándote caer
en maravillosas cascadas
cual si fueran
gigantes diamantes cristalinos.
Fuente de vida
sabes bien
que eres la más deseada
hidratas la piel de nuestra esfera.
Esa eres tú, mi elemento preferido
por algo pinté tu hermosura
para celebrar tu existencia.
Elemento precioso recibido
sin ti, no habría cielo
la tierra ardería cual infierno
.
¿Que sería sin nunca aparecieras?
¿Qué sería del planeta?.
Tú, agua nuestra, nuestra agua
parte esencial de nuestro Universo.
debes saber que eres la fuente viva
a quien debemos cuidarte.

PAISAJE  CON  RÍO
Liana Friedrich  (Argentina)
Premio Poesía, Clubes de Leones, Distrito O2.
Al decapitar la densidad del alba
los cuchillos ambarinos del sol,
en el parsimonioso rito del verano,
instalaron aleteos fugaces en las ramas.
Una embriaguez candorosa cuajó nubes
que buscaban asilo en la montaña
para diluirse en fosforescentes derroteros.
Y fue torrente dorado el río embravecido
que como un milagro de frescura
fluía zigzagueante entre las rocas,
abrazadas de juncos y espadañas,
para disipar la fiebre que explotó
al encender las aguas de centellas.
Alguien pasaba, ajeno a la liturgia del cenit,
acarreando su silbo profano, intrascendente,
e irrumpiendo en la placidez del mediodía…
¡Y un largo, tedioso bostezo espantó
a los mágicos duendes de la siesta!
EL AGUA
Teresa Fonseca Oropeza
     (Omaja, Cuba)
Por el camino de Omaja
un gran charco me encontré
y en el centro divisé
una nube cabizbaja.
El agua que sube y baja
la acaricia con ternura
y le dice  ¿porqué dura
tu tristeza y desconsuelo,
si es que te apropias del cielo
al reflejar la figura?.
Y la nube le responde
llena de delicadeza,
zarandeo la cabeza
aunque mi rostro se esconde.
A los lugares le ronde
dentro de la gota clara,
siempre va inmersa mi cara
que riega como corola,
porque juntas y hasta sola
el aguacero me aclara.
Aquella conversación
gratificaba la escena
que hasta la rama cercena
si no hay comunicación.
Y con esa animación
volvió la lluvia a caer
para luego poder ver la
claridad del horizonte,
purifica el agua al monte
cuando suele acontecer.
VITAL ELEMENTO
(Charlitos) Carlos González Saavedra
Argentina
Al fin llegaste, en forma de lluvia
suaves gotas de bendición,
Regaste mis tierras, el futuro es verde
Y pusiste en marcha, la creación
Borraste mi angustia, al escurrirte en mi cuerpo
Alegría y satisfacción
Mis brazos abiertos, agradeciendo,
Abandonan las huellas de mi desazón.
Sucede que el tiempo; caluroso y tirano
Se instalo pretencioso, en un abismo abrasador
Agote los llantos, y fue un calvario
Estos meses de sequía y desolación
Grietas abiertas en nuestra tierra
Sanaran, aliviadas con tu bendición.
Bendita seas AGUA!!! Bendita seas
Ahora nuestra vida tiene otro sabor
Resguardo y condena, para aquel que
te desprecie, sin explicación
Precioso elemento, que brotas rebelde
Que nunca se rinde y se hace esperar
Te rindo tributo!!! parte de mi cuerpo
Compañera cotidiana, siempre en mi estás
Que el planeta todo, te preserve en el tiempo
Que no faltes nunca!!!Venerada seas
Fuente de vida de la humanidad

EL AGUA
José Lissidini Sánchez
(Uruguay)
Por más publicidad para mirar,
no conduce por senda victoriosa
más que cuidar esa gracia preciosa;
sobre ello es que debemos meditar.
Es líquido vital y trascendente
que nos va acompañando en el camino.
Para unos natural y otros divino,
pero puede acabarse de repente.
Recorre la tierra dando la vida,
pulula por doquier, más hay medida
para ese tesoro, dulzura o sal.
Aceptar tal verdad, es necesario,
se diluirá cual humo de incensario;
si en su uso descartamos lo cabal.

EL RIACHUELO DE MI RANCHO
Dr. Rafael Mérida Cruz-Lascano
Guatemala, C. A.
.
Derramo agua silenciosa en mis ojos
viendo la tierra desnuda y sedienta,
seca, mientras el invierno revienta
la campiña se cubre de despojos.
Las nubes que cubren los rayos rojos
la nube de mi cielo no fomenta
relegar la biósfera desalienta
van desapareciendo los hinojos.
Las aves buscan la esencia dorada
solo la brisa del mar, reverdece
todos los retoños de la quebrada.
Dejad, la humedad del viento te bese
gozad la bella corriente ondulada
del riachuelo que en tu rancho naciese.
AGUA CLARA
Loli Molina
(Málaga-España)
Desde niña me extasiaba
cuando estaba junto al agua,
junto a un río,
una fuente,
una sonora cascada,
junto a un limpio manantial,
allí donde hubiera agua,
pero que fuera muy clara.
Era una pura delicia,
un deleite virginal,
verla fluir escuchando
su rumoroso cantar.
Ese cantar, que recuerdo,
me inunda toda de paz;
me hace olvidarme de todo
y me da felicidad.
Hoy, paseando por la hermosa
Plaza Nueva de Granada
he visto cómo un artista
el río Darro pintaba,
y he sentido tal placer
que he soñado despierta
con un nuevo amanecer.
LA GOTA DE AGUA
Sarah Petrone (Argentina)
Soy la gota de vida. Soy la gota
la que a veces se rebalsa por el vaso.
Esa misma que te nutre y te castiga
cuando sin razón contaminas mi garganta.
Soy ésta que desciende y que germina
cada rincón de tu planeta y hace
que fecundan y maduren tus semillas.
Aunque no quieras entender… yo te hago falta.
Soy la gota que te moja cuando llueve
la que inunda tus veredas cuando me hartas
y me arrastro a tus pies si estás sediento
buscando en los desiertos mis oasis.
Soy el río, el mar… soy solo… agua
el remanso de amor que te da vida
la única capaz de perdonarte
al beber de mi verdad
si te bendigo.
Soy la gota de agua que resbala
por el cause terminal de tu desidia
y soy la lágrima que escapa de tus ojos
por alguien que al partir
te dejó herida.
PARA EL AGUA
Hildebrando Rodríguez
Mérida-Venezuela
Poema Hildebrandino con Doble Rima
Agua pura y venturosa que estás en todo lugar;
permíteme disfrutar de tu entraña prodigiosa.
Tienes la clave preciosa que nutre con esplendor
al aroma de la flor y de todo lo viviente,
como base permanente, de vida que da el Creador.
Dos sencillos elementos se integran en tu figura
y conforman estructura plena de merecimientos.
Transparente cual los vientos te muestras a la visión
y cumples una misión a mas nadie encomendada
de mantener hidratada, la ruta del corazón.
Todo lo que tenga vida, necesita tu presencia
porque reclama la esencia que en tu estructura se anida.
No puede ser concebida otra forma de existir
que pudiera subsistir sin el aporte que ofrece
tu figura que merece, el elogio recibir.
Seres, plantas y animales, como todo en el ambiente,
requiere que estés presente en acciones especiales.
Trabajos muy esenciales, realizas en nuestro bien
y sigues siendo el sostén del bienestar de este mundo,
por efectivo y fecundo, que resulta tu vaivén.
POEMA EN SONETO REFERIDO AL AGUA
Jesús Hildebrando Rodríguez Sánchez
Mérida- Venezuela 
Agua:  fundamental en nuestra vida
indispensable en todo lo viviente,
cuidarla debe ser en cada mente
la obligación más justa y sostenida.
Si el mundo necesita su presencia
y es esta una verdad indiscutible,
no cuidarla, sería lo más horrible
que le pueda pasar a la existencia.
Su trabajo es real y conveniente
en lo que se refiere a la creación,
y existir, el efecto consecuente.
Que la apreciemos, es lo más prudente
para que el mundo ejerza su función
y muestre vida permanentemente.
Agua
María Rosa Rzepka.
Filigrana de luces y de sombras.
Piedras austeras, inevitablemente tímidas.
En su mudez aceptan ser campanas
donde resuenan las aguas cristalinas.
Agua,
Hembra al igual que las mañanas.
Preñada de árboles, de hombres, de montañas.
La vida es tu creación, perfecta, indubitada.
En tu ausencia la muerte se yergue inusitada.
Agua,
liberación.
Redención meridiana.
Los dioses de la tierra
postrándose te aclaman

AGUA
Mária Sánchez Fernández
Úbeda España
Tu nombre es caricia:
¡Agua!

¿Qué sugiere tu nombre?
¡Agua!

Tu nombre sugiere blanduras cristalinas de limpio corazón y alma transparente.
¡Tú tienes alma!    
Tu nombre sugiere misterios de idas y venidas. Vienes. Estás. Desapareces. Vuelves a surgir como un alegre brote voluble y caprichoso
Tu nombre es embrujo:
¡Agua!
Tu nombre sugiere profundas cavidades rotas por el silencio continuo de tu canto.
Tu nombre sugiere el ¡ay!, eterno de la blanca estalactita; el ¡ay!, de esas lágrimas de gozo que caen como racimos; que caen como sonrisas en la austeridad del tiempo no medido..
Tu nombre es susurro:
¡Agua!
Tu nombre sugiere feliz avenimiento cuando sales de la dura tierra; cuando te asomas a la luz envuelta  en infantiles timideces .
Ves el mundo exterior y te iluminas.
Vas creciendo valiente, siempre, siempre cantarina.
Primero en arroyos recoletos que se hacen grandes ríos, grandes y rugientes ríos, portavoces de tu enorme potencia.
Te transformas en blanca espuma; en risas azules de cascada cuando saltas airosa abismales trampolines.
Y en esa rápida andadura te haces mar, inmenso mar que mira siempre al cielo fundiéndose con él allá en el horizonte.
El sol te abraza en sus ardores. Te seduce. Te enamora, y tú hechizada, le sigues y te vas hacia altura tomando mil formas de blancura.
El viento te mima en su regazo y te acuna…, y te acuna hasta     dejarte adormecida.
Sueñas con quebrados quejidos de la tierra que invoca tu presencia con un llanto apagado, sediento y dolorido.
Despiertas de tu sueño y te derramas generosa inundando de gozo aquello que acaricias.
Vuelves a la tierra. Fue tu ciclo.
¡Agua!

¡Sugiere tantas cosas tu nombre…!
¡AGUA!

ECLOSIÓN
Hilda Augusta Schiavoni

Argentina
La lluvia danzaba su ligero vals
impulsada por los remolinos
que giraban sin parar.
Un cortina de humo
borraba la arboleda
y esta gemía
cimbreante y vocinglera.
De pronto arreció el viento
y el aguacero y la bruma mojada
cubrió
el paisaje y el firmamento.
Una claridad difusa
se introdujo como alborada
y el vendaval torturó las ramas.
El agua, arremolinando atropellada
siguió estrellándose en el suelo.
El coro se hacía más sonoro,
Aturdía por momentos
y un árbol,
que estaba descuidado
expiró en un segundo.
Lo lloró un trueno ronco,
lo iluminó un rayo certero.
Luctuosas nubes desordenadas
avanzaron por el espacio
en un tumulto algodonoso
y luego, desaparecieron.
Unas hojas
rodaron por la intemperie
y cierta frescura
que inundó el instante
anunció el otoño
a la lúgubre bóveda.
Dos pájaros espantados
cruzaron la borrasca
dando manotazos
en tan magnánimo aguacero.
Luego, poco a poco,
llegó el silencio.
En tanto,
los campos amamantados
florecieron.
Círculo Literario Letras del Andén.
(Villa Mercedes, San Luis-Argentina )

LAS AGUAS DE MI RÍO
Teresita Morán Valcheff
La noche apagó sus lámparas azules
y entró en mi cuarto desolado
ese río callado de sufridas aguas
que desovilla sus hilos al correr
para no dejarse vencer por los años
y con las últimas gotas acariciar el mar.
Soy como ese río que antaño desataba
corceles andariegos y entonaba a su paso
salvajes melodías.
Espejo del cielo y la montaña
de infinitos pájaros y nubes fantasmales
eran sus aguas viajeras hacia un destino incierto.
Mi rostro en las blanduras de cristal morado
era un mapa inquietante que ondulaba
y se llevaba mis ojos hundidos en tristezas
y peregrinas ansias…
Así pasaron las aguas tempraneras
en la inocencia de los días
que sepultó la arena.
El río no volverá a bendecir mis horas
con ese olor antiguo de musgos y de algas
y aquel secreto aroma de candor perdido.
AGUA
Carmen G. Lucero de Palma
Remanso de río largo
en los confines del mundo
agüita clara en la piedra
que habita el mar profundo.
Elixir del verso único
para el sorbo necesario
vida de luna blanca
a orillas del camino.
Gigante de paz precisa
que apaga tantos fuegos
del cuerpo y el alma misma
de los llanos y montañas.
Agua que bajas cantando
en la quietud anunciada
temporal de sabias loas
tu bendito chapotear.
AGUA DE MAR
Nilda del C. Guiñazú
Es historia viviente
lleva en sus entrañas
la fuerza de los dioses tutelares.
Es como una larga cabellera
en eterno viaje.
Abraza su vida con el mundo.
Cuánta pasión invencible
en sus cuencas abismales,
galope estremecido
donde el horizonte se prolonga al cielo.
Su piel alterna todos los colores.
Hondea en velos flotantes por el viento
con ese halo diáfano del pálido y secreto
transcurrir del tiempo.
A lo lejos deja escuchar esa música antigua,
profunda y persistente
como el eco de un grito entre los sueños
el viento lo levanta en gigantescas olas.
Y estalla en salvaje cólera,
rugiendo en el vendaval.
Regresa con la calma y reposa
en cálidas arenas de la playa
como el guerrero después de la batalla.
¡Oh mar! Magnífico y grandioso
cuando duermes risueño y sosegado.
La noche trae las estrellas
que tiemblan como pupilas ardientes,
y el cristal de la luna
se inflama y levanta tu cuerpo
en apretadas olas.
Dios te dio un lecho con peces
y algas de colores,
la gracia de ser el capitán,
el marinero y conducirnos
a seguros puertos
donde siempre hay alguien
para hospedar el alba.
LLUEVE
Rosaelvira Soda
Llueve y es un canto el sonido melodioso
en él llega la esencia de tu voz.
Llueve y es un bálsamo el recuerdo.
El sonido de tu risa se disuelve en mi oído y vuelve la alegría.
Alegría incontenible, placer sin control
sobre el techo murmuran los recuerdos
y la lluvia se vuelve aullido en la ausencia.
La tierra mojada se entrega amorosa
y es erótico el aroma que despliega
cuando el agua la acaricia
primero, suavemente,
luego es pasión descontrolada
y la inunda y la desborda.
Llueve y otra vez huelo tu nombre
y me dejo mojar porque te extraño
y mi piel sedienta se estremece.
Llueve y un fervor de nostalgia
se asoma entre las sombras
y se enciende la noche
y en el cielo un refucilo me devuelve la vida.
Llueve y nada es más perfecto
salvo el reloj que no detuvo los instantes.
Ha dejado de llover y todo está  tan puro
el beso aquel que se perdió en el tiempo
y la luna desafiante testigo de otras lunas.
Y me yergo con soltura y te busco
entre las gotas que  me traen la delicia de estar viva.
El POTRO DE LA MUERTE
Aldo Javier Calveyra
Se contraen espejos
sobre la quieta orilla
y las pléyades cuelgan
sus tréboles de plata.
Una luna de viernes
trasnochada en canoa
y un archivo de perlas
con mariposas rotas.
Se apropia la pupila
de la delgada línea
que prometió al silencio
despojarse de ruegos.
Se aparta la corriente
en alabastros ígneos
y suelta dentelladas
el potro de la muerte.
OH, TÚ RÍO BRAVO…
José Álvaro Crespo
Pinar del Río-Cuba
Río Bravo
tus aguas son  vida  y símbolo
de antepasado aborigen      
 confesión  y  acervo de  ancestrales dioses
de nuestros pueblos.
 
Río Bravo
todopoderosa y Divina corriente
cuánta sed calmada en tus orillas
cuánto alimento y sueños de amor
cuánta lágrima y silencios en tus riberas
cuánta oración  cuan sufriente testimonio vertido en   tus deslices….
 
Tus aguas llevan el  murmullo americano
rumor y el grito indígena de Paz al  Continente
eres Cauce y  antorcha
pregón y encendido madero de atávicos  clamores
 libertarios.
 
¡ Río Bravo
mueve hoy más  aprisa el torbellino en tus aguas
ensancha tus márgenes      renueva esperanzas
los pueblos  al  Sur esperan sus moradores te veneran
 
OH, Río Bravo
bebamos siempre de tu manantial
renovemos  energía  y  fe   
en tu fuente:  lindero de  Latino América nuestra…! 
EL AGUA «FUERZA MOTRIZ»
Diana Silvia Ismael
» El agua es la fuerza motriz  de toda la naturaleza.»
   La fuerza inconmensurable de de los ríos,
otrora  de aguas prístinas
,que serpentean riberas  
dando vida los pueblos,    
en busca del mar … 
 El mar …el magnífico mar…
el  luminoso mar azul…
bálsamo para los sentidos
,
qué  bravío  empuja las olas
que mecen sueños y esperanzas…
y cuando entras en sus aguas
sientes que la naturaleza te acaricia.
Hoy el hombre necio y avaro
contaminó sus aguas y al medio ambiente
cercenando los sueños
de las venideras generaciones.
RIO INERTE
Myriam Astudillo
Despojado absoluto de rumoroso espejo,
de cauce… de remansos… soledad y silencio…
es un adagio mudo, un epílogo incierto,
es una estepa, un páramo, solo arena el lecho.-
Inmóvil sin verdores que alteren el desierto,
sin el diálogo armónico de habitantes pequeños,
con el trino lejano de algunos benteveos,
y es la piedra ¡ la reina ¡ entre los pastos secos.-
Huella que transitaron ancestrales guerreros,
más allá cortaderas, pajonales, poleos,
quiebra la inercia a ritmo, la obra del picahueso,
intuitivo arquitecto como el modesto hornero.-
El río presenció la fundación del pueblo,
la alianza entre Koslay y el capitán ibérico,
las nupcias de Arocena y un tal Gómez Isleño,
que de allende los mares nueva fe le trajeron.-
Él es testigo vivo de todos esos hechos,
y la historia está allí, intacta en su sosiego,
no se la llevó el agua ni pudo el Chorrillero,
te reverencio amigo ¡ mi viejo Río Seco ¡.-

1 comentario en “POEMAS AL AGUA”

Deja un comentario