POEMAS A LOS HIJOS

Todo lo publicado en  ARISTOS INTERNACIONAL está sujeto a la ley de propiedad intelectual de España

Mayo  2.020  nº 31 

La Dirección no se responsabiliza de las opiniones expuestas por sus autores. 
Estos conservan el copyright de sus obras

AL SERVICIO DE LA PAZ Y LA CULTURA HISPANO LUSA

 

COLABORAN: Irene  Mercedes Aguirre (Argentina)…Leonor Ase D´Aloisio(Argentina)…Angelina Sara Baca (México)…Carlos Benitez Villodres (Málaga-España)…Inés Blanco (Luna de Abril-Colombia)…Alicia Borgogno (Argentina)…María Elena Camba (Argentina)…Antonio Camacho Gómez,..(Argentina)…J. Félix Cruz Guitiérrez ( México)…Mae de la Torre (Ecuador)…Liana Friedrich (Argentina)…Eunate Goikoetxea (España) …Alcira Irene González (Argentina)…Carlos González Saavedra (Argentina) Jaime Hoyos Forero Colombia)… José Lissidini Sánchez (Uruguay)…Liliana Lorán (Argentina)…Elsa Lorences de Llaneza (Argentina)…Sarah Petrone (Argentina)…Maria Rosa Rosa Rzepka (Argentina)…María Sánchez Fernández (Úbeda-España)…Hilda Augusta Schiavoni (Argentina)…Dorothy Villalobos ( New Jersey-USA) Beatriz Villacañas ( Madrid-España)…Alba Yobe (Argentina)…

CÍRCULO LITERARIO LETRAS DEL ANDÉN, V. MERCEDES, S. LUIS, ARGENTINA ( Miriam Astudillo…Judith Liliana Bocco…Aldo Javier Calveyra…Nilda del C Guiñazu…Carmen C. Lucero de Palma…Teresita Moran  Valcheff …Roselvira…) 

Irene Mercedes Aguirre
Argentina

CADENA AMOROSA
A mis amados hijos

Es viento hacia el futuro que surge de repente,
y entre el ritmo continuo nos incita y nos llama,
es cadena amorosa que el tiempo nos reclama,
¡visceral desafío al esfuerzo consciente!

Es la ternura a pleno que alegre se derrama
desde la propia entraña. El glorioso presente
que en el hijo conjuga su emoción más ardiente,
y el sentir ilumina con su vívida flama.

Es el hijo la vida, es la florida rama
que en el árbol frondoso del cual es descendiente
se afirma en las raíces y a su familia ama.

Es el hilo intangible, feliz y persistente,
que vincula los años y los seres. ¡La trama
más perfecta y profunda que el corazón presiente!

NUESTROS HIJOS
Leonor Ase de D´Aloisio
-Argentina-

Por estos cuatro hijos que tenemos
nos podemos sentir agradecidos
bendiciones que Dios ha concedido
aun que sabemos no lo, merecemos

Cuando el tránsito llegue de esta vida
esos ángeles que nunca nacieron
tal vez nos narrarán como vivieron
la vida angelical introvertida.

Colmado el corazón por la esperanza
del camino, la fe nos dio confianza
asidos al amor que nos brindamos

Entre tristezas, risas y alegrías
la simpatía fue la compañía,
esquivando las piedras lo logramos.

LOS HIJOS…
Angelina Sara Baca
México

Los hijos son cual corona
de rosas y de desvelos:
irradian azul de cielos
y luego se desmorona.

Semejan bella Madonna
con encantos temporales;
nos dan su amor a raudales
y después se van del nido.

Dejan tristezas y olvido,
¡ son historias siempre iguales.!

LOS HIJOS
Carlos Benítez Villodres
Málaga-España

Vuela mi voz de cálido latido,
entre arrullos de astrales sentimientos,
mientras engendra excelsos pensamientos
que llevan el amor a ellos cosido.

Cualquier lucero nunca es elegido
por los dos ríos, savia de sarmientos
alegres, con feraces rendimientos
de fuentes que sotierran el olvido.

Hijos del mundo, amad a vuestros soles
radiantes, que iluminan, con ternura,
vuestros primaverales girasoles.

Hijos, dejad, por fin, la noche oscura
que destroza, con hielos, vuestros roles,
en la vida, que os colma de dulzura.

¿QUIÉN FUE?
Ines Blanco -Luna de abril
Colombia

A mi hijo Samuel Andrés

¿De dónde la tristeza
que me habita?
-me preguntas-

Quizás
desde la luz primera
cuando estrené los pies,
buceando en el
vientre de mi madre.

O cuando al nacer
me negué a llorar
por miedo y asombro
ante lo desconocido.

Tal vez… desde
el frágil corazón,
las manos fatigadas,
-vacías de sueños-
y maltrechas de mi padre.

Pudo ser,
desde el cansancio
de la abuela,
con sus haberes de pobreza,
y el llanto secreto
de su alma solitaria.

Esta tristeza de mis ojos
viene de lejos,
no sé nombrarla…
los ancestros milenarios
la sembraron en la sangre.

¿Acaso fueron los moros,
la “pena negra”,
o un lamento andaluz,
que en el cuerpo
y la palabra
sus huellas me dejaron?

O simplemente fue la luna
goteando frío
en una noche sin estrellas,
cuando me llovió nostalgia.

LAS HOJAS EN BLANCO
Ines Blanco -Luna de abril
Colombia

A los hijos.

En cada hoja desprendida
de mi árbol, he escrito
con sangre un poema;
blanco y cierto como la luz,
sereno como un suspiro.

Entre mis ramas florecidas
existirán los nidos tibios,
las palabras y los cantos…
las voces que no fueron.

También se grabarán
las risas, los sollozos silenciados,
desencantos y abandonos,
celebraciones jubilosas
y los sueños perdidos.

En cada uno de los hijos
se encontrará la buena tierra,
surcos de sol y lluvia;
semilla enriquecida,
sana cosecha
en la labranza de la vida.

Las hojas marchitas y en blanco
que mi mano no alcance,
guardarán secretos, lunas nuevas,
también mi voz y la nostalgia,
el llanto, el fuego y las cenizas.

SIN DESPEDIDAS
-HIJOS DE LA VIDA-
Matías Bonora Berenguer
Argentina

A Pedro y  Manuela

Me habitan los soles
que alumbran atávicas veredas
en lúdicos encuentros
cuando, sobre rieles,
sopla una cadencia
que acompaña los sones
entre arenas y roles.

Me llevan de la mano
hacia la placidez de un infinito
de asombros,
de linternas y de fuego,
de miedos
y “yo puedo”.

Encendidos nos buscan
desde travesuras que perduran
hacia el crepuscular recuerdo
de una sangre que abreva
raíz y descendencia.

Me envuelven
sus canciones de colores
y sus días

-que nunca culminan-.
Nos pintan el alma
con sus miradas, abrazos
colmados de sonrisas y brillantinas,
de globos, palabras y escondidas…

Transitamos en este umbral
sin despedidas.

Late el tiempo
con la intemperie de los días
y nos queda
un manantial de besos
¡y partimos!
con la piel,
cubierta de insomnes carcajadas
que respiran
en cada asombrado instante
de gestos
y con la sangre
de nuestra crepuscular memoria…
¡Y con la sangre!
de un tiempo que es caricia
durante el esplendor del candor
que nos alumbra.

Alicia Borgogno
-Argentina-

Mis hijos son bendiciones,
DIOS me los ha concedido.
Por sus nobles condiciones
mi amor siempre está encendido.

MILAGRO DOLORIDO
Por Antonio Camacho Gómez
Argentina

MI HIJO

es el nuevo milagro
de mi sangre en la cuna
con carne de alba;
un diminuto archipiélago
con levadura de mi sentir
y el escollo del instinto.

Pero él aún es ángel
y levedad de ala.
Eso nos antipodiza.
Polos en la esfera vital
hacia un punto en la red
del tiempo.

¿Se fundirán las coordenadas
vivas en el infinito?

¿O el arco tenso
se quebrará en su máxima
y la flecha se perderá
en la tierra?
Porque, también,
la imagen de su madre
late en sus venas.
¿Como una loba?
¿Como arroyuelo juguetón?
Cal y canto en el molde
de pétalos y lunas.
Ella y yo, prodigio,
mirando renacidos el mundo,
en la mirada de nuestro hijo
y sonriendo ¡oh Dios!
en su sonrisa.

A MI HIJA
María Elena Camba
Argentina

Tu corazón latió acompasando
horas tiernas de dulce espera.
Tu aleteo de pez me recorrió entera,
soñé con tenerte en brazos.

Y cuando te cobijé en mi pecho
supe que siempre seríamos dos,
unidas por un cordón invisible.
Tus alegrías las mías, tu dolor mi tristeza.

Me vuelve tu sonrisa niña
la mano chiquita prendida a mi costado,
el ´primer mamá iluminando mi vida,
esos cuentos acompañando
tu sueño de hadas y princesas.
Todo queda en el recuerdo,
todo grabado en la retina.

Qué decirte ahora que te veo mujer,
fuerte, segura, formando una familia.
y estoy de vuelta en la rueda de la vida,
caminando a la par, con paso más cansino

Qué decirte hija mía,
que la vida pasa como ráfaga,
a veces primavera florecida,
a veces tormenta arrolladora.

Que sos el sol que alumbra mis mañanas,
el último pensamiento al terminar el día.
Que soy tu madre, que somos una.

CONTEMPLACIÓN
Autor. J. Félix Cruz Gutiérrez.
México

Aquí sigo a su lado Mamá, cuidando de que su espíritu
se impregne en su casa, en el techo y sus paredes,
en nuestras mentes y nuestros corazones
y esperar que sea recogido por Dios nuestro Señor,
y que allá en la entrada del cielo te reciba
junto a su hijo Héctor, aquel primogénito que pariste con tanto amor.
Por eso estoy con Usted y no me separo,
porque estoy seguro que su espíritu ya va con rumbo a Dios
donde tu hijo se encuentra y que ya le espera para ser inmensamente felices
y entre Ustedes prepararnos nuestro arribo.                        

Aquí sigo contigo Madre mía, hasta que vengan y preparen tú mortaja Madre mía,
contemplándote Madre Santa, haciéndote compañía.
Aquí estoy contemplándote Madre Santa, metiendo en mis ojos su imagen,
metiendo en mi alma su alma refrendándole mi amor, mi gran admiración por Usted.
Aquí sigo a su lado, no la puedo dejar sola Madre
aquí estoy chiquita linda, aquí estoy acompañándote lucero de la mañana,
luz de mi vida, estrella de mi horizonte, que me dio rumbo, que le dio rumbo a mi vida rumbo a mis pasos y mi destino, por eso es la estrella de mi horizonte.
Usted que en su vientre me llevó Madre mía, gracias mi amor, gracias mi Madre por su vientre que me gestó y que aún sigo en pie, gracias eternamente agradecido estoy de Usted sagrado corazón.
Aquí estaré a su lado hasta que preparen su arribo
al camposanto, donde descansan los seres amados
los buenos seres, mi vida, te amo Mamá.                      

Acaricio sus brazos, con los que un día me cargabas.
Acaricio sus manos, con las que me acariciabas y me dio de comer Madre mía.
Me recuesto en su pecho donde está su corazón, con el que tanto me amaste.
Gracias Mamá, gracias por haber sido mi Madre, por tener esa gran fortuna de que fuera mi Madre, gracias por darme su sangre, su genética mi amor, por amarme, por cuidarme, gracias por todo mamacita linda, gracias mi amor, que Dios la cuide siempre cuídanos siempre Mamá, eres un ángel divino Mamá, que mereces la gloria.         
Aquí estoy acompañándote Madre, aquí estoy a su lado todavía mi amor,
contemplando su rostro apacible, contemplando su mirada serrada,
su pelo, su rostro lleno de paz.
Contemplo sus pies, aquellos que siempre anduvieron a prisa
para darle de comer a sus hijos.
Sus lindas manos Madre mía, su gran corazón mamacita,
su gran corazón que nos llenó de amor y que tú nos concediste.

Su voz, su voz que se apagó pero que retumba en mis oídos,
en mi mente, con sus advertencias de la vida  y de los peligros del Mundo
y también sus sagradas bendiciones que siempre me dio Madre.
Que ahora son grandes tesoros para mí y que me van a seguir toda la vida,
hasta que nos encontremos Mamá.
Siga cuidándome, siga cuidando a su hijo, siga cuidando a mi familia, ahora que es una Santa,
siga dándonos sus bendiciones desde el cielo cuídanos ángel divino.

Cuídanos hoy más que nunca amor mío, cuídanos mucho corazón lindo.
Te amo mucho Mamá, hoy mi amor se hace más fuerte, es que Usted, hoy no termina, hoy Usted inicia su eternidad para vivir en nuestros corazones.
Se vuelve una Santa, se vuelve eterna, eso es ahora, una gran Santa.

¡Ah! cuide de sus nietos, sus hijos y sus familias, cuídenos a todos Mamacita…
Aquí sigo contemplándote y platicándote mí Reina…

LA VOZ DEL AMOR
Mae de la Torre
Ecuador

AMANECE

rayos de luz atraviesan mi alcoba
mis párpados pesados empiezan a abrirse
siento la presencia de mi madre
me toma entre sus brazos.

Un tierno beso en mis mejillas
me da la comida, juega conmigo
entona una canción – diez de la mañana-

“Maravilloso día para mi bebé”
– la escuché decir-
momentos grandiosos. ¡Yo muy engreído!
quise topar el cielo, infinitos minutos de ensueño
¡Cuán esplendoroso  jardín!

No fue efímero el momento
atrapados nos quedamos
embelesados y extasiados.

Dos avecillas  atraviesan   los ramales
tratan de extraer el néctar de las flores.

Advierten   nuestra presencia
mantengo mis ojos abiertos
les sigo con la mirada
vuelan hacia la cornisa de mi casa
ahí se posan con elegancia.

Mi Madre me aprisiona en su regazo
Yo, con considerable peso
en mi tan corta edad

Humedece el jardín
se acomoda a la sombra
espera llena de calma hasta que
desciendan las avecillas.

Inimaginable el gran suceso
– aparecen  dos  colibríes
se dirigen hacia los ramales.
Pasan  rozando mi pequeña nariz perfilada.

Una  blanca  mariposa
de velos tornasolados
danza libre para nosotros
despliegue de un exquisito ballet en los aires
que invita a unirse otras mágicas mariposas.

Las avecillas que descansan en el tejado
cual centinelas, esperan el momento del despegue.

¡Momento de ensueño!
mi corazón late con mucha fuerza
de haber despertado a un paraíso terrenal

Cerré  mis  ojos
guardaré en mi corazón y mente para siempre.
mi Ma pensó que yo estaba con sueño
con pasos precipitados tomó su cámara fotográfica
dejó perennizado el episodio.

Dio gracias a Dios
el cielo, un lienzo de azul brillante
mi corazón late apresurado
escucho el canto de la naturaleza
es el arrullo de mi madre
¡Estoy feliz!
siento la magia del paisaje
del tierno beso recibido.

Me deleita con su himno
y su voz que hipnotiza
mis ojos empiezan a cerrarse.
En mis sueños
sentiré con mis propias alas volar
sin que se escape el aroma de mi entorno.

MADRE
Liana Friedrich
Argentina

                  «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo»

El estigma cósmico
del rayo enamorado
germinará la espiga
de tu vientre.

Acendradas  vibraciones
del cerebro
colmarán tu sangre
de designios …

Embriagarás la esencia
de la vida
hasta gozar el rastro
de tu espina.

Impregnada de polen,
aguardarás pacientemente
a que maduren los genes
de simiente bendecida.

Y verás al fin,
Mater Regina, 
latir profético tu sueño:
mitad lirios, mitad cálida caricia.

DORMIDA
(En recuerdo de Leire)
Eunate Goikoetxea
España

Vertiginosa, imprevista, dolorosa tu partida,
se adormeció lentamente la tibieza del abrazo;
en el sagrado silencio de postrera despedida
sueltas se quedan al viento las cintas del fuerte lazo.

Nívea paloma, volaste al partir la primavera;
triste lanza el corazón melancólico una tonada;
imaginando un mal sueño, aferrada a una quimera
quiero despertar mañana con la luz de tu mirada.

Tu voz no se apagará, la aprisiona el pensamiento,
la esencia de tu risa ha de inundar el ambiente;
en el constante vaivén de calma y mudo lamento
conmigo caminarás al vagar entre la gente.

Los años pierden medida… la niñez y juventud
se hacen una en los recuerdos de los días de placer
de felicidad, de risas, de dolor, llanto y quietud
y se impregna en la memoria las caricias del ayer.

En aparente sosiego muy dentro dormita el llanto,
pero es perenne el dolor en el profundo vacío,
aunque sobrepasa el tiempo el amor profundo y santo
el alma vaga confusa entre glaciares y estío.

La vida proseguirá con su rutina habitual
poblarán los corazones nuevos sueños y esperanzas,
mas para el amor del vientre no hay principio ni final…
el reencuentro esperaré con las gratas remembranzas

 LAS VIAJERAS AMADAS
Alcira Irene González (Tuki Carboni )
Argentina

Llegan como luciérnagas en medio de la noche,
con las alas mojadas por un rocío de estrellas
y se sacuden, entre besos y abrazos,
el polen irisado de la madrugada.
La casa se despierta,se abre de par en par
y se pone de pie,
con un temblor de risas y de lágrimas.
Al abrir sus valijas, salta un aire de magia
que nos envuelve a todos en sus corrientes cálidas.
Los días se aceleran,_ se escurren tan ligero_
se gastan sin sentirlos
entre mensajes y proyectos vagos,
manjares, agasajos, confidencias al alba.

Después, como llegaron, vertiginosamente,
se van de nuestro lado y nos dejan sin magia.
Recorremos la casa,
vuelta su dimensión de frío y de letargo,
y vemos sin asombro
que han dejado olvidado un  cepillo de dientes,
un frasco de colonia, alguna prenda íntima,
un pequeño pañuelo.
También nosotros nos miramos por dentro
y entonces comprendemos
que en el aturdimiento de la dicha fugaz,
nos ha faltado tiempo para lo principal.

Queda para otro viaje
detener los relojes que han sido tan tiranos
y tomar un instante,
para decirles, simplemente,
cuánto,
cuánto,
 las amamos…

LOS HIJOS
Carlos Gonzalez Saavedra-
Argentina

Cuando llegan,
el corazón de par en par,
se nos abre.
Permanecen en nuestras manos,
por un tiempo.
Plastilina que vamos moldeando,
con sueños, valores, principios.
Casi apurados, antes que sea tarde…
Aromas y linaje.
Los hijos…
Opinan y transgreden,
con su coraje.
Nos colman de proyectos.
Los hijos…
Caminan nuestro camino un tramo,
hasta que las puertas de casa,
se abren.
Se marchan… y
caminan sus propias calles.
Viven sus propios sueños.
Respiran su propio aire.
Tomaran decisiones en forma valiente,
o cobarde.
Solo Dios lo sabe.
Nunca sabremos como enseñarles.
Vivirán su vida,
en cualquier parte.
Sin temor a equivocarse.
Los hijos…
Son y serán custodios fieles,
de nuestra sangre.
La ley de su propia vida
Sinsabores y aprendizaje
Son paso, de su propio camino.
Asi caminaran, con su equipaje.

CUATRO PUNTOS CARDINALES
Carlos González Saavedra
-Argentina-

Marcan los cuatro, su estrella y me invitan a soñar
esas cuatro lucecitas siempre brillando están

Son los puntos cardinales, que rotando siempre van
Sur, Norte, Este y Oeste, en mi sueño y al despertar

El norte marca mi rumbo, sin dejarme desviar
Por las dudas, hay un oeste, cordillera voluptuosa y vital

El mar al este en la orilla, majestuoso, profundo, celeste
Besa la arena al pasar.

Y por el Sur viene, el viento, que con fuerza sin igual
limpia y arrasa, para volver a empezar

Veo a Martín en el Norte, con meridiana claridad
Cuando Fede desde el Este, viene gritando papá

La profundidad de su grito, hace mi vida vibrar
Y me lleva, me arrastra, a la cordillera donde su hermano esta.

Rodrigo, la cordillera imponente sin dudar
Me regala toda su fuerza, me contiene, me proteje, en mi largo caminar

Victoria es el Sur eterno, con su frescura habitual
Me obliga a prender el fuego de mi vida, para no abandonar

Se dan cuenta, que contento!!!, lo que me viene a pasar
Yo le agradezco a la vida, lo que Dios me quiso dar

En la rosa de los vientos, otros puntos, estarán
Solo que éstos cuatro, por algo son cardinal…

DESDE TU VIENTRE TE HABLO, MADRE
Memorias prenatales de una niña.
Jaime Hoyos Forero
Colombia

Junio 23
¿No sabes? Sentí gusto
cuando anoche, en tu amor, me concebiste.
Aún no sabes que existo. Pero siento
que he comenzado a amarte.
Cuando crezca, te diré “madre mía”.
Veré la luz y el cielo,
la mañana y la tarde.
¡ Gracias, oh madre, que me das la vida !.
Junio 27
Todavía no sabes que yo existo.
Cuán hermosa seré…no te imaginas.
Soy como un grano de café: pequeña.
Pero un día
nadie podrá igualarme
en el calor sutil de la sonrisa,
en la tierna dulzura
ni en la clara alegría.
Julio 15
¡ Hoy es el día de la gran sorpresa !
¡ Hoy sabrás que eres madre !
Pronto me sentirás en tus entrañas.
Ese día, cuando toques tu vientre
sentiré tu ternura;
y por ser lo que soy, por estar viva,
yo te daré las gracias.
Julio 24
Se está formando el cáliz de mi boca.
¿ Sabes, madre ? Gracias a mí te sentirás dichosa.
Quiero nacer para jugar contigo.
Cuando sea grande, un día,

antes de que se oculte el sol poniente,
llegaré sin ser vista,
te taparé los ojos con mis manos
y estrellaré mis labios en tu frente.
Y gracias a mis besos
conocerás la dicha de ser madre.

Julio 27
¡ Oh madre !…
Qué alegría saber lo que ahora siento:
que somos dos en una misma carne.
¡ Qué alegría…si vieras!…
Hoy comenzó a latir
mi propio corazón en tus entrañas.
¿ Lo oyes, madre ? … Tal vez no…
Pero ya está corriendo, jubiloso,
el río rojo de mi ardiente sangre.
Julio 31
Anoche soñé, madre,
que tenía tres meses de nacida.
Lloraba, tenía hambre;
pero tú entre tus brazos me tomabas.
Ni siquiera imaginas
todo el calor de amor que hay en tus brazos
y toda la ternura de María
que nace de tus senos
y que das, si acaricias, con tus manos.
¡ Cómo sueño y anhelo, madre mía,
ser grande, de tres meses,
para que hundas en mi piel tus labios;
para sentir el leve cosquilleo
de pétalo de dalia
cuando roces mi frente
con tus negras pestañas !
Agosto 14
Mi carita infantil

ya casi está formada.
A través de tu piel estoy sintiendo
el calor del verano.
Cuando llegue la ansiada primavera
y el sol bañe mi cara,
daré un grito tan alto
como el grito lanzado desde el mástil
(lo leíste en un libro y yo te oía)
como el grito lanzado
por Rodrigo de Triana
cuando sus ojos vieron
las playas de la tierra americana.

Agosto 16
Ahora quiero guardarme entre tu seno
para pasar contigo
el final del verano,
y con sus mustias hojas el otoño
y la gélida albura del invierno
y al fin la primavera
de la que yo seré el mejor retoño.
Agosto 17
¡ Detén, madre, el puñal del cirujano !
¿ No ves que soy tu vida
que vive en tus entrañas ?
¡ Que los ángeles lloren
y una canción de amor
por mi alma entonen !
¿ Cómo puedes, oh madre, despreciarme ?
¿ Por qué el crimen, por qué,
si eres mi carne ?
¿ Por qué el crimen, por qué,
si soy tu sangre ?
¿ Por qué me siegas sin haberte visto ?
Si tan siquiera, madre,
me hubieras permitido

pasar mis dedos breves por tus labios,
yo habría subido al cielo agradecida
diciéndole al Señor que vi a mi madre.
¡ Que los ángeles lloren
y una canción de amor
por mi alma entonen !
¿ Por qué, madre, te amparas
en esa ley mezquina,
en esa ley cobarde que se opone
al DERECHO DIVINO DE LA VIDA?
Me espera Dios. No sé lo que él decida…
Pero yo le diré que te perdone.

LEGADO A MIS HIJOS
José Lissidini Sánchez
Uruguay

Estos versos desprolijos,
extraídos del corazón,
son de la vida y razón,
legado para mis hijos.

Seguro, causa dolor
cuando el prójimo engaña.
Pero ante miseria y patraña,
mucho más puede el amor.

Ser fiel a toda verdad,
puede procrear rencor,
aunque de coraje y honor,
se nutre la libertad.

Plantado firme en el camino,
nadie temerá al vivir.
¿ Cómo se ha de morir?
eso es cosa del destino.

Jamás podrán comprender,
lo ingrato que es este mundo,
y el egoísmo profundo,
que habita en cada ser.

Pero sepan que es su deber,
disculpar la ingratitud,
hacer el bien con amplitud,
y nunca retroceder.

Estas palabras de padre,
encierran única sentencia,
la más cara herencia,
es el abrazo de madre..

Mucho sufre una madre,
al parir con gran dolor,
más no lo pasa mejor,
cuando es ofendido un padre.

No cederé e insisto,
en esta rotunda verdad,
el hombre con dignidad,
solo se arrodilla ante Cristo.

Por ultimo deben saber,
que aun cubierto de oro,
ustedes son el gran tesoro,
que haya podido obtener.

Y que el día de la despedida,
contemplando vuestro ser,
a Dios he de reconocer,
valió la pena mi vida.

HIJO,ME RECONOZCO EN TI
Liliana Lorán
Argentina

Para Pablo, mi hijo

Te he contemplado en silencio,
te he escuchado atentamente ,
y… al hacerlo he advertido
cuanto de mi.. hay en tu mente !

En tu alma, en tu corazón,
en tu espíritu vehemente
que avasalla la razón
y te hace …tan rebelde !

Has heredado esa fuerza,
esa garra y osadía ,
de oponerse a la ignorancia,
la traición …y la mentira …

Cuando te miro, me admiro,
pues siendo muy diferentes,
no caben las discrepancias
en lo que a amor …se refiere …

Por amor has conformado
un hogar …una familia…
un gran puñado de amigos
que han bendecido tu vida.

Amas la naturaleza ,
el mar y las serranías,
los animales , el campo,
las lluvias en la campiña …

Amas jugar con los perros,
amas las tardes rojizas ,
cuando soles de verano
se acuestan tras las colinas …

Has heredado mi amor
por las cosas más sencillas,
y por el dulce sabor
de las horas en familia…

Porque eres parte de mi
mi sangre en tu sangre vibra,
y me reconozco en ti
cuando a lo ojos me miras .

MI NIDO VACÍO
Elsa Lorences de Llaneza

Argentina

Yo construí hace años,
un nido que creí mío,
con pajitas y con tierra
todo bien amasadito;
para que nunca el viento
se llevara mi nidito.

Tuve en el dos pichoncitos,
ambos de distinto sexo,
y a los dos los crié bien,
siempre dándoles consejos.

Los amé como se aman
a los hijos, con el alma,
dándoles todo mi amor,
para que nada faltara.

Hoy mi nido está vacío,
mis pichoncitos volaron
y no fue el viento maldito
quien se llevó mi nidito.

Ellos solos escogieron
abandonar su casita,
y volar, volar muy alto,
para probar sus alitas.

Y aunque me duela muy hondo,
ver mi nidito vacío,
comprendo que mis pichones
hayan querido volar
y sentir en sus alitas
el aire de libertad.

Yo solo fui intermediaria
y Dios a mí me eligió,
para enseñarles a amar
y luego abrir el nidito
para que puedan volar.

Ojalá mis dos pichones,
vuelen alto y muy derecho
y nunca jamás se olviden,
del nidito de sus viejos.

CADA VEZ MÁS SOLOS
Elsa Lorences de Llaneza
Argentina

Los pichones de la casa
volando una vez se fueron
llevaban como consigna
no olvidarse de la casa
de los viejos.

Pero el tiempo pasó raudo
y la vejez llegó a su tiempo
¡Y qué solos van quedando
Los padres cuando son viejos!

El día se hace re largo
ya no hay mucho para hacer
y solo se vive esperando
que el timbre suene
o el teléfono también.

Agarrados de la mano
a los ojos ellos se miran
y una lágrima rodando
baja y corre la mejilla.

Uno al otro se consuelan
“Los chicos están ocupados
¡Tienen tanto para hacer
En estos tiempos modernos
Que no los deja volver!

Y así se pasan los días
esperando un llamadito
o una visita de médico
que algún día llegará,
como llegará la muerte
que de todo librará.

RETOÑOS
Sarah Petrone
Argentina

Carita de rosa, manitas de seda.
Mi niño pequeño se quiere dormir
lo acunan mis brazos y beso su frente
y pienso en los días y su porvenir.

La noche se inclina y calla sus voces,
la luna curiosa, en puntas de pie
se esconde en la nube y le guiña un ojo
y deja en su cuna una estrella, al partir.

Presagios
              Augurios
                            Asombro
                                             y la vida.

El niño hecho hombre que está junto a mi
no cabe en mis brazos y me llena toda,
se vació mi vientre y lo ayudé a vivir.

De esperas,
                  de llantos,
                                  de todo estoy hecha
y de caricias tiernas, para recibir
al nuevo retoño de buena madera
que llenará mis brazos de abuela, al nacer.

HIJO
María Rosa Rzepka.
Argentina

De mi sangre, otra sangre se hizo pájaro.
Y fue el nido quien recibió el consuelo
de encontrar en tus ojos, mi polluelo
la razón de existir, y la abundancia
de mirarte las manos en la infancia,
de amar lo que tu amaras sin recelos.

Trae el tiempo a su paso rebeldías,
mezquindades, reclamos y añoranzas.
Todo entiendo y disculpo, aunque percibo
que son celos, son broncas, son nostalgias.
Este tiempo que se nos ha prestado
lo recorro a sabiendas que el destierro
que me impones no es falta de cariño.

Es tan solo un mal trago, lento, lento.
Más habrá de llegar, seguramente
el día en que me llames y en tu beso
sabré el sabor de haberte dado hijo,
más que el amor de madre, el universo.

DIVINA TERNURA
María Sánchez Fernández

Siempre fui tierra yerma, no sembrada.
Jamás fui manantial que diera vida.
Fui turbio atardecer, noche cerrada
sin bella amanecida.

En mi sueño de mágica escapada,
¡tan dentro estás de mí!, que estremecida
de divina ternura, transformada,
ya gozo tu venida.

Creo escuchar tu llanto en la enramada
del rosal de ilusión jamás vivida,
y mi arrullo te duerme en la almohada
del pecho que te anida.

Dulcísima canción enamorada
ya brota de mi alma enternecida
que inicia una sonrisa en tu mirada
de aurora no nacida.

Y te estrecho en mi gozo transportada;
criatura nunca habida.

LA PROLE
Hilda Augusta Schiavoni
Argentina

Los hijos,
sabia de mi sangre
que florecen en nietos.
Son los que triunfan, fracasan,
los que se enojan,
los que luchan en la vida,
los que te critican,

Los que te atienden
o se hartan de uno,
pero siempre son
los tan amados
que en las  horas cruciales
te dan la mano.

Los hijos  prolongan
la cadena de generaciones
con nuestras costumbres,
nuestra moral y le añaden el progreso

Muchas veces, no nos dicen

“Tenías razón”
pero sí lo saben,
son los que afirman
nuestra existencia
y la de generaciones
pretéritas
que tuvieron
la fuerza de subsistir
y desde el arcano
rebrotan
en un llanto infantil.

No tenerlos
es abortar
una herencia milenaria
y ser
como especie desaparecida,
además de privarse
de las más grandes satisfacciones.

TEJIENDO
Dorothy Villalobos
New Jersey

Con hilos de oro,
me puse a tejer,
una camisita,
para mí bebé,
en cada puntada
un pensamiento pegue,
dedicado al niñito,
que muy pronto
iba a nacer.

MIS NIÑOS
Dorothy Villalobos
New Jersey (USA)

Mis hijos que alegren juegan.
Gritan, pelean, lloran y corren.
Su pelota inquieta va
De mano en mano pasando.

Ver sus caras como soles,
Brillando a la luz del día,
Llenos de tierra y de sueño
Ellos se ríen a la vida.

Cómo juegan en el patio
sin pensar en el futuro.
Mañana no existe en ellos,
Sólo el hoy es lo mas bello.

MADONNA HABITACIÓN 315
Beatriz Villacañas
Madrid-España
(Hace tiempo, al acabar de dar a luz)

Piso tercero.
hace seis horas que duermes en mi cama.
La desgastada blancura de las sábanas
casi ahoga tu aliento.
Pero no:
tienes toda la fuerza del misterio,
de vida nueva y virgen de la erosión del tiempo.
Tan pequeños tus puños apretados
son ya capaces
de abrir surcos perennes en mi piel
y formar ríos
que conducen a ti para toda la vida.
Duermes
ajeno a ese rumor metálico del mundo.
Yo escucho, mientras tanto,
el sueño en los latidos de tus sienes.
Vigilo
sintiendo un miedo nuevo
por ese cuerpo tuyo
cuya piel reconozco como mía
sin tocarte siquiera.
Una tras otra,
vas haciendo preguntas en silencio,
pero al salir de mí
te llevaste contigo las respuestas.
Te marchaste naciendo,
y yo, deshabitada,
sólo sé que tú eres el más fuerte
de los dos.

Y, sin embargo, ¡oh, paradoja abierta!
qué fuerza da tu vida a esta vida mía
recién nacida a ti,
la fuerza del amor inalterable,
que me da plenitud y me asegura
que, vayas donde vayas,
siempre serás conmigo.

A la vez, una dicha inefable,
con vocación perenne,
me da la buena nueva, la noticia
del amor testimonio de infinito.

¡ESCÚCHAME !
Alba Yobe
-Argentina-

¡Espera…!
No estés tan apurado,
dedícame tu tiempo
y siéntate a mi lado.
No te impacientes;
debo encontrarme contigo
para entablar el diálogo,
contarte cuánto te necesito…
No, ni dulces ni zapatos,
a estos puedo tomarlos cuando quiera.
Es tu presencia lo que ansío,
tus ojos grandes en mis ojos nuevos,
tu risa cansada en mi sonrisa tierna,
tu mano áspera y firme,
en mis palmas húmedas e inseguras.
No junto a mí
sino dentro de mí,
con tus pensamientos en los míos,
tu enorme cariño
volcado sobre mi corazón.
Que mi cabecita despeinada
provoque tu sonrisa,
para que esta alegría tuya
sea el mejor juguete
al que pueda abrazarme
cuando el trabajo
te aleje de mi lado.
¡Espera…!
no te angusties,
comprendo que no puedas dejarlo;
solo quiero que, cuando regreses,
pienses en este:
“¡Espera…!
No estés apurado,
Dedícame tu tiempo
Y siéntate a mi lado”.

CÍRCULO LITERARIO LETRAS DEL ANDÉN, V. MERCEDES, S. LUIS, ARGENTINA
PARA REVISTA ARISTOS INTERNACIONAL, ALICANTE, ESPAÑA.

A MIS HIJOS
Para Mayi y Diego con amor infinito.-
Myriam Astudillo

Porque existir es una aventura cada día,
porque tus vivencias de hoy te determinan,
y es todo lo que tienes…y así se justifica,
el incansable anhelo que el mañana inspira.-

Porque nada es permanente…¡disfruta de tu vida!,
¡cada instante!…y paladéala sin prisas,
degusta por igual el llanto y la sonrisa,
y atesora los momentos de alegría.-

Porque es la Creación una acabada maravilla,
deléitate en los matices y armonías,
en las texturas, fragancias y delicias,
y en el alcance de la palabra sensitiva

Busca la esencia, que en todo es una misma,
y encontrarás tu imagen en su mística,
y la revelación de la verdad definitiva,
orientará la senda por la que caminas.-

HIJOS, REGALOS DE LA VIDA
Judith Lilian Bocco

Libre y pura energía
transformada en materia,
como poemas sabios
del eterno Creador.
Vibrantes esperanzas
y música infinita,
regalos de la vida
bordados con pasión.
Continuidad del tiempo
que se lleva en la sangre
y al futuro encamina
la herencia del amor.
Iluminan con su alma
el sagrado secreto,
y natural misterio,
del ser y del no ser.
Son renacer constante
del color de los sueños,
regreso a los inicios
del exacto universo.
No hay sol como los hijos:
Constelación cercana,
umbral de la existencia,
renuevos del ayer.

ENCONTRE TU NOMBRE.
Aldo Javier Calveyra

Hoy encontré tu nombre
detrás de una quimera
separando una sombra
mezclando mis suspiros.

Me quedan cuatro gotas
de un licor agridulce
y un cuaderno amarillo
con las hojas en blanco.

Me pregunto si sueñas
me pregunto si bailas
en noches de verano
a la luz de la luna.

Me pregunto hijo mío
si sigues cultivando
mariposas de seda
en tu red de inocencia.

Me pregunto si puedes
caminar a mi lado
porque siento unas ganas
de decirte…. Te quiero

LOS HIJOS
Nilda del C.Guiñazú

Los hijos renuevan la existencia
ellos traen el sol, la dicha y la esperanza.
me desatan las sombras y los miedos
y me reinstalo en la luz y sus caminos.

Porque sé que Dios está detrás de todo
creo en los milagros.
Los hijos son llama viva y luminosa
serena bahía donde amarran.

Cuando los hijos llegan, el corazón rebosa
hay música, alegría en las palabras,
si hay llanto te estremeces
y el mundo es solo tuyo.

La vida es como un sueño,
solo vertiginosas horas
placenteras cuando el alma ríe
o cuando acongojada llora.

Instantes de ternura,
encuentros, despedidas,
Inasibles recuerdos,
y el tiempo deja una eterna esencia.

El amor es siempre invulnerable puerto
que alberga el sentimiento,
en los brazos abiertos de los hijos.

 

MIS HIJOS
Carmen G. Lucero de Palma

Mis hijos son
dos gotas de lluvia bendecida
que apuraron mis auroras juveniles
y hoy son caricias para mi ocaso.

Infinitas memorias de sus tiempos
guardo en mis recuerdos felices
vastos confines persistentes
hoy priorizan sus preciosas vidas.

Cada instante grandioso transcurrido
es el bálsamo para mi ser de madre
el néctar único de la bella flor
que bebo desde el día que existieron.

Hoy son las dos joyas de mi vida
mis hombres dilectos y generosos
los que me regalan el mundo cada día
reverentes, a veces niños…amorosos.

LA CASA QUE DEJAMOS
Teresita Morán Valcheff
Argentina

A mis hijos

La infancia se quedó tallada en aquel suelo
raíz entre las piedras
sierra Madre…
Inocencia del campo regado de cigarras
arco iris de alas fugadas del invierno.
Se quedó enhebrando las rondas en la plaza

como ciego fantasma que se niega a partir.
Se miró en la quietud fingida del remanso
se quemó en ocasos de eternales incendios
y se prendió a los ojos de la estrella más buena
cielo amigo…

En la noche larga de pájaros insomnes
y abandono de lunas
ochava del ayer
en la sombra dibuja la casa que dejamos
y el camino
que en llanto nos devuelve
tallados en el alma la mesa
el pan y la familia primera que perdimos
y la risa de niños brotando en la dulzura
de la casa de ayer.

HIJOS
Roselvira
Argentina

Cuatro haces de luz  traspasaron mi alma,
Me prolongué  en ellos, di sentido a mi vida.
Pedacitos de soles con luz propia y sagrada
atravesaron mi vientre, para iniciar sus caminos
Al principio era uno, con el mío fundido,
transitamos dolores alegrías y miedos,
con las manos trenzadas,  con errores y aciertos.
con amor, con sorpresa, descubriendo la vida
muchos días de magia,  de deberes y cuentos
de aprender a ser madre a cada paso
y tropiezo.

Luego fue fortaleza cuatro huellas se abrieron.
y es de ley que así sea, es la vida
que fluye
como ríos sedientos
de sorprendido cauce.

Pero en todos estoy,  prolongando mi esencia.
En silencio me alegro de sus logros y aciertos
y en silencio mi alma se desgarra y agita
si una espina los hiere,
si un dolor los acecha.
Porque son un pedazo de mi cuerpo
que anida
en cada uno de ustedes
palpitando siempre
Un pedazo  también,
de mi alma cansada
que late feliz y se ensancha orgullosa.
Y al llegar a esta etapa de mi cauce  tranquilo,
cada hijo de rio, manantial  de mi sangre
hoy se acerca y me abraza
con su profunda fuerza.

Cada uno me colma, están  siempre presentes
Yo me siento segura
yo me siento dichosa
multiplicada por cuatro
fortalecida por siempre

Deja un comentario