POEMAS A LA PACHAMAMA

Todo lo publicado en  ARISTOS INTERNACIONAL está sujeto a la ley de Propiedad Intelectual de  España  agosto de 2.021 nº 44

La Dirección no se responsabiliza de las opiniones expuestas por sus autores. 
Estos conservan el copyright de sus obras
AL SERVICIO DE LA PAZ Y LA CULTURA HISPANO LUSA

 

COLABORAN. Irene Mercedes Aguirre (Argentina).-Inés Arribas de Araujo (Argentina).- Leonor Ase de D´Aloisio (Argentina).-Magi Balselss (Barcelona-España).-Isidoro Barrera (México).-Marcela Barrientos (Argentina).-Matías Bonora (Argentina).-María Elena Camba (Argentina).-J. Félix Cruz Gutiérrez (México).-Edith de Dios (Argentina).-Liana Friedrich (Argentina).-Eunate Goikoetxea (Alicante-España).-Carlos H. González Rodríguez (Argentina).- Washington D. Gorosito (México).-Lamberto Ibárez Solís (México) .-José Lissidini Sánchez (Uruguay).- Elsa Lorences de Llaneza (Argentina).- Manuel Llaneza (Argentina).-Elizabeth Monopoly (Perú) .- Cristina Noguera (Argentina).- Raquel Olay (Argentina ).-Sarah Petrone (Argentina).Susana Piñeiro (Argentina).-Ariana Valentina Puerta (Argentina).-Marita Ragozza (Argentina).-Graciela Ríos (Argentina.).- Leticia Risso (Argentina).- Jesús H. Rodríguez Sánchez ( Venezuela).- Hildelbrando Rodríguez (Venezuela).-Antonia Russo (Argentina).-Mª Rosa Rzepka (Argentina).- María Sánchez Fernández (Úbeda-España).-Rosa Inés Vanni de Romero (Argentina)LETRAS DEL ANDÉN- Judith Bocco.- Aldo Javier Calveyra.-Nilda del C. Guiñazu.- Carmen G Lucero de Palma.- Teresita Morán Valcheff.- Diana Mirta.- Roselvira

VIENTRE FECUNDO
A la Pachamama
Irene Mercedes Aguirre
Argentina

¡Pachamama, levanta la fuerza de tu aliento
desde las curvaturas de los giros terrestres!
¡Convoca a las potencias de tus duendes silvestres
y acrecienta en los suelos el vital alimento!

¡Conttigo compartimos, desde ayeres rupestres,
los frutos de tu entraña, con asombro y contento,
y aprendimos de a poco el almacenamiento
del preciado tesoro de tus humus campestres!

Hoy venimos , humildes, desde nuestros parajes,
a ofrecerte, en el hueco de tu cuerpo terroso,
los dones que permiten la humana subsaistencia.

Rezamos y cantamos los ritos de homenaje
como agradecimiento ¡en el sitio amoroso
de tu vientre fecundo, sostén de la existencia!

A LA PACHAMAMA (poesía infantil)
Inés Arribas de Araujo
Argentina

Para hombres, plantas y animales
Madre Tierra, eres fuente de vida.
De ti nutren y en ti sacian sed;
la humanidad sea agradecida.
Si no dañamos agua, aire y suelo,
Dios nos bendecirá desde el cielo.

A PACHA MAMA
Leonor Ase de D´Aloisio
Argentina

Bendecida es la tierra por sus frutos
venerable ceno, láser de riquezas
el hombre debe velar por sus provechos
fuente inagotable de salud y naturaleza.
Las personas que
no pueden entender
que es del humano
el cuidado del ambiente
que todo depende
de su emerger
para llegar a un
acabado convincente.
Deberían lamentar la torpeza
que pacha mama haya sufrido su tortura
un trato agotador de fuentes de riquezas
desnudó sus entrañas sin cordura.
Hoy hay que guitar con energía
que amar con locura nuestro suelo
es valor magno de clemencia
que enaltece al ser humano en su vuelo.
No más reclamos ni denuncias horrorosas
es hora de arduo trabajo,
aún se puede
rescatar lo dañado,
ella es generosa
mejorará si el humano no la agrede.
Los animales gozarán de su habita
el cielo recuperará su transparencia

en resplandor titilaran las estrellas,
entre nubes camuflada
la luna en la aurora, besará al sol
festejaran los pájaros y sus gorjeos
respiraran los humanos aire puro
beberán agua cristalina de manantial
Dios bendecirá el cosmos y su futuro.

AMADO MUNDO
Magi Balsells
Barcelona España

En este mundo en el cual moramos
Tan hermoso y tan mal tratado
Cuidarlo, esto no lo olvidemos
Porque de el siempre hemos gozado

Muchos años nos lleva de adelanto
En nuestra efímera existencia
De el somos un segundo por tanto
De esta gran y especial ciencia

Con los años volveremos a su tierra
De el una pequeña parte seremos
No habrá ninguna demora ni guerra
Ni odios tampoco a nadie amaremos

Muchos años nos ha permitido vivir
Que muchos más lo siga haciendo
Sino fuera así nos tocaría sufrir
Y acabaríamos de el maldiciendo

Cuidemos este inmenso tesoro
No tenemos ni habrá otro igual
Tratarlo con el máximo decoro
Hasta de nuestra existencia a su final

SALVEMOS A LA TIERRA.
Isidoro Barrera Molina.
México.

Es uno de los cuatro elementos principales
sobre este mundo contando el universo
es la madre tierra agua, aire y fuego
simiente de vida humana y animales

Muchos nombres de acuerdo a los idiomas
le adjudica por doquier la humanidad
pero todos al final afirman madre tierra
ha sido madre tierra, desde la antigüedad.

Es la esponja que abraza bueno y malo
y purifica lo que así tiene que ser
acaricia, consiente y nos da para comer
fecunda en riquezas para bien de los humanos.

Es la madre tierra la que da supervivencia
aparte, es base y forma para el mundo
nos hemos olvidado y con desdén profundo
dañamos su corteza con clara indiferencia.

Solo cuenta el interés y el beneficio
que importa individual o para grupos
quitamos a la tierra las raíces y los frutos
contaminando con basura y desperdicios.

Nadie frenará los avances tecnológicos
lo que importa es balancear los resultados
protegiendo así la tierra como aliados
no a proyectos menos flora, ni robóticos.

Hagamos hoy de la tierra el paraíso aquel
que fue cuando era amada y bendecida
hoy se carboniza sin su flora protegida
por ansias desmedidas al dinero y poder

Humanos del planeta salvemos a la tierra
unidos es posible y el mundo ganara
salvemos pachamama, salvemos pachamama
reforestemos, a Tlali nantli. Madre tierra.

MADRE TIERRA
Marcela Barrientos
Argentina

-Soy la Madre Tierra, de vida generadora,
le di cobijo, alimento y bienestar a tu ascendencia,
y si tú me cuidas lo haré con tu propia descendencia
esa es mi gran importancia, ser de vital trascendencia.

¿Te acuerdas que te enseñé el ciclo esencial de las tres R?
¿Sabes cuántos años he esperado con maternal paciencia
que te apiades de mí reduciendo, reutilizando y reciclando
todo aquello que siempre has convertido en simple basura?

Cada tanto me enojo y le pido al viento tornados y huracanes
que son más furiosos por tu descuido de arrasar con los bosques.
Me enojan tus pruebas nucleares en mis Océanos tan necesarios.
¿Acaso no sabes que algunos son sismos provocados sin piedad?

Ni hoy que un virus te puso en alerta has tomado conciencia plena
de lo urgente y prioritario que es lograr mi recuperación para ti.
Cada especie de cualquier índole que desaparece corta mi ciclo
 y se evaporan mis sueños de volver a ser cobijo y alimento seguro

porque me has desbordado de injusta contaminación por doquier.
Añoro esos milenios que por respeto me cuidabas y valorabas.
Ahora heme aquí implorando por mi continuidad sustentable.
 y rogando por tu aprecio a tantos siglos de abrazo maternal.

AYLLU HUÑU
Matias Bonora
Argentina

-Pueblo-
I

Agónico.
Perenne destierro
de una esparcida
patria aborigen.
El desprecio los sepulta
en la atávica frontera del asfalto.
Y el polvo se endurece
en sus tristes dientes
de hambre y de olvido.

Aniquilada la infancia
de raíz ansiada,
muerden la injuria
de ajenos Señores
y la metálica angurria
de indolentes patrones
del látigo, sed y desmonte.
Con la piel de la tierra
emerge el secreto
de una memoria incrustada en su Pueblo,
oprimido
en identidad segada
bajo un cielo de espejo.

Y lloran con sangre
la interminable conquista.
Son,
sempiternos,
matriz y esperma
en el árido légamo de la Historia.

 II

Todavía, adormecidas mentes
destilan un monetizado odio
entre yermos discursos y orbedades.
Cruje la colonizada Patria
que nos ilustraron,
bajo su aturdida enseña,
y consumen la ignorancia
sobre una arriada identidad social
durante el destierro
en su propia frontera.

Los campos desaparecen en sequía fumigada,
en estériles suelos, en lechos
y subsuelos que arrebatan
desde nuestros mares sin cartografía.
Y un Pueblo que muerde el polvo
del atávico saqueo,
se derrama en solares,
en manos insomnes;
sus voces empuñan la furia
de sus ancestros.
Ellos respiran la atávica memoria
que resiste

¡Y alumbra!
con el viento que es aliento
en la gleba que no cesa.
Y será crepuscular,
el mundo en forja que ardiente
espera,
con nuestro pan de la victoria.

MADRE TIERRA
María Elena Camba
Argentina

Madre tierra, lecho ancestral,
savia que nos nutre generosa.
Remanso verde que nos arropa,
energía que aflora a cada paso,
espiral de vida que nos contiene.

¡Cuánto daño te hemos hecho
contaminando tus ríos
perforando el suelo marino
talando tus bosques,
mancillando tu flora y fauna!

¿Hasta dónde llegaremos
sembrando muerte
donde ayer hubo vida?

Tu cielo llora ácidas lágrimas
ante tanta codicia humana,
tu mar se ennegrece empetrolado,
languideces con lenguas de fuego
y tiembla tu suelo impotente.

Donde hubo verde sólo hay cenizas
¿Hasta dónde madre tierra
llevará el hombre su maltrato?

Quiero refrescarme los pies
con la frescura de tus acequias,
embriagarme con el aroma de tus flores
disfrutar la paz de cada amanecer,
divisar un arcoíris de esperanza

Sentir que somos uno
y que seguirás por siempre
dando tu abrigo, generosa,
brindando el aire puro de la montaña,
el agua cristalina de tus mares.

Estamos a tiempo todavía.
Por nuestros hijos,
por nuestros nietos.
por todos los que vendrán.

MI PATAGONIA
María Elena Camba
Argentina

Tanto lago en mis ojos,
me viste de cristales.
Mi piel brilla en la tarde
con mansedumbre de pez
que desova en la orilla,
que se amarra a la arena.

Verde de bosque,
resina que enciende un hoy
sin tiempo en el agua que fluye.
Curso enredado en montaña
que acuna este amanecer,
que nutre una eternidad tan efímera.

Te llevo Patagonia en las retinas.
Tu suelo es tierra de araucarias
que asoma con promesas de paraíso,
Abriendo sus ramas alcanza las estrellas
de este sur diáfano de naturaleza virgen.

RÍO BALSAS
 J. Félix Cruz Gutiérrez.
México

Tengo muchos sentimientos encontrados en verdad
pero el que más me gana, es el reconocerte tu poder,
tu alimentaste a mi gente, a su barbecho y su bajial
tú nos viste en tus aguas alimentarnos y crecer

En las tardes te llevabas el aroma de sus hembras
y el sudor de sus hombres para volverlos canción.
naciendo en tus riveras el baile y la bonanza
de poetas y cantores eres gran inspiración.

Tus barcas y tus garzas, que arrancaban los suspiros
te siguen siendo fieles pues te conocen más que yo,
y tus blancos pañuelos hoy secan aquel llanto
de aquellos hijos francos que nunca dicen no.

Nos olvidamos de ti, y vertíamos en tus aguas
los frutos de ignominia, que te lograron despertar
y fue tanto tu enojo, y tu ira desatada
que volviste a limpiar todo y tal vez sin avisar.

Ahora bien entiendo el paso de aquel fraile
que sobre los caimanes te lograba navegar,
llevando a tus hijos la música y el baile
que hoy son tu gran orgullo por doquiera que van.

También aquel Morelos, buscando Independencia
cruzó tu enorme cause, con tus hijos más valientes,
entonces era grande tu entorno y tu rivera
y así fue bien nacida mi gran Tierra Caliente.

Entonces me dirás, si es justo mi reclamo
y yo debo decirte, con mucha aflicción
que tal vez la inconciencia de mi querido hermano
te causó tan grande herida sin consideración.

Y con tu despertar te anuncias nuevamente
que ante ti también sucumbe la arrogancia y la soberbia,
y limpias la ignominia de mi Tierra Caliente
a la que no permites vivir en tu rivera.

Pero como te sabes que eres fuente de la vida
y a tu Tierra Suriana hiciste tú voltear,
el rostro de la ayuda de tu patria querida
porque tus guerrerenses se saben levantar,

Río Balsas, por ser tan majestuoso te debo mis respetos
porque tu gran bravura pudimos heredar,
tú arrullaste la cuna de todos mis ancestros
y hoy cobras a sus hijos con justicia y equidad.

ESPIGAS
Edith de Dios
Argentina

Tierra fértil, tierra virgen
regalas frutos por doquier.
Manos de labranzas agrietadas,
corazones orgullosos,
mentes sanas y sabias,
en la afonía abismal,
paz infinita que llama
al hombre de las junglas de cementos
y atrapa y enamora
con colores fríos
que el sol con sus caricias
y pinceladas de rayos luminosos matizará
miradas hacia el firmamento,
implorando aguas benditas,
surcos y más surcos,
caminos fecundos,
verdes que brotan,
sueños cumplidos,
espigas, fructificación
y una esperanza que se agiganta,
ojos empañados por emociones
que regalan las extensiones doradas.
madre tierra, vigorosa, fuerza bruta
ejército de aves te rinden deferencia
con sus trinos, cantos de halago y se acoplan a
seres polinizadores en vertiginosos vuelos
rasantes para luego perderse entre verdes frondosidades
y dejar libre todo el escenario a ti Pachamama
y nos abraces y nos nutras en un ritual sin igual.

INDICIOS INQUIETANTES 
Liana Friedrich
Argentina

Alabado seas Señor,  con todas tus criaturas… Francisco de Asís 

Primavera sin jazmines.
Jazmines sin perfume.
Perfume sin sustancia.
Equivocado equinoccio. 

Cielo sin luminarias.
Luminarias sin destellos.
Destellos sin fulgor.
Tenebrosos fantasmas. 

Fuego sin flama.
Flama sin brasas.
Brasas sin leña.
Moribundo planeta. 

Manantial sin agua.
Agua sin peces.
Peces sin mística.
Irredenta eucaristía. 

Cántico sin acordes.
Acordes sin cadencia.
Cadencia sin medida.
Imperfecto “Laudato Si´ “.

Ascesis sin renuncia.
Renuncia sin aliento.
Aliento sin bajeza. 
Clave: “Pacem in terris”.  

VUESTRA HERENCIA
Eunate Goikoetxea
Alicante/España

El mundo que os heredamos
ya no es aquel de mi infancia,
hacia el progreso avanzamos
envueltos en arrogancia.

Huid de quien al acecho
con seducción y sin juicio,
comenta errados derechos
causando a otros perjuicio.

o habla de tiempos mejores
que roban el idealismo,
la moral y los valores
y os llevarán al abismo.

Con el paso diligente
del modernismo y la ciencia
fuimos raza decadente,
fuimos muerte e inconsciencia.

Justificamos la guerra
apáticos e indolentes
y en sus entrañas la tierra
guarda sangre de inocentes.

Ya los ríos caudalosos
son inmensos vertederos;
los campos son basureros
del avance presuroso.

El aire era limpio, fresco,
sin polución desmedida;
hoy todo se ve dantesco,
se muere lenta la vida.

Montañas exuberantes
son colinas desoladas,
hoy sólo lucen radiantes
en la memoria grabadas.

Y ya miles de criaturas
que extinguimos con los años
son sólo lindas figuras
de algunos libros de antaño.

Fuimos los depredadores;
de la vida, la amenaza,
sed hoy los conquistadores
y perdonad a esta raza.

Justo precio hemos pagado
por herir de muerte al mundo,
¡flaca herencia hemos dejado!,
¡tornad el suelo fecundo!

Haceos de la tierra dueños,
que aunque agónica, no ha muerto;
retomad los viejos sueños
y repoblad el desierto.

Que la vida de mil modos
a la esperanza se aferra.
Perdón os pido por todos
los que dañamos la Tierra.

PRIMERO DE AGOSTO
Carlos González Saavedra (Charlitos)
Argentina

He de estar libre de equipaje
El día que repare mi torpeza.
Al reconocer que soy parte, de tu esencia
Hoy, en el día, donde agosto comienza.

Mi impronta da un giro repentino,
El corazón, golpea intransigente
Y va acomodando mi cabeza,
Solo para comprometerme
Pacha Mama a defenderte,
De la avaricia
de los salvajes civilizados.

Llevare, como un grito de sangre
mis letras de poeta…
Contra la injusticia, las muertes,
Contra las guerras.
O contra el canalla,
que acobarda al corcel,
Con sus espuelas.

He de estar libre, de maletas
El día que entienda, que soy parte de tu TODO
Venerado seas, vientre, de mi madre tierra!

Ha de llegar el instante, que el Sagrado,
Decida transformar mi existencia
Y a otro plano me lleve su legado
A otro plano, mi osamenta.
Ahí, les testamento a mis deudos.
Que me cremen,
y… mi ceniza vuele!!!
Que se esparza con el viento
En campos y en cosechas,
que se asiente,
en esta madre tierra.

Y estaré en la dulzura de tus trinos
En el susurro de tu viento
En el dulce de tus frutos
En tus jazmines, en tu néctar
Y seré tus ríos y seré tus cerros
Y parte de tus valles, de tus huertas
Y seguiré siendo un TODO,
Como, en la vida misma
De tu venerado vientre, Madre Tierra!!!

Por encima de todo,
seré el sentir del pueblo originario
Seré el indio que te cuida y agradece,

Que todos los años, cuando agosto empieza
Reza y brinda silencioso, su ofrenda
A mi Pacha Mama,
mi MADRE TIERRA!!!!

EL GRITO DE LA TIERRA
Washington Daniel Gorosito Pérez
México

Desde el fondo de la tierra,
brota un sonido…

Se oye desgarrador
no hay brisas luminosas,
ni pájaros que vuelen,
los nidos y el cielo,
se ven desiertos.

¿Por qué no resuenan las tonadas
armoniosas en el cielo?

Nadie las oye, o somos sordos al viento;
ya los brazos de los árboles
no se elevan con donaire,
caen como cansados
a ambos lados del torso.

Las hojas vibran al ser acariciadas
por el pampero del Sur,
sólo caen lentamente.

No hay canto, hay lamento.

Lamento del mundo
a través del grito de la tierra,
¡cuánto dolor dormido y atrapado!
desechando sombras, sofocando infiernos.

Ruedan lágrimas de intenso dolor,
por vanidades que han cubierto
nuestras almas,
ciegas al hambre,
dolor y tanta desesperación.

Desde el fondo emerge,
el grito de la tierra,
apremiante, de dudas angustiosas,
lamento de un mundo,
suspenso de guerra,
amenazan la construcción
de la paz perpetua.

“MI TIERRA”
México.
(Lamberto Ibárez Solís)

Y de ahí vengo mi tierra,
agreste como ninguna
como una flor mi laguna,
la diviso de la sierra.
Es mi verso que se aferra;
tierra llena de maizales
donde sembré mis bajiales
abonados de sandías
de mi pueblo algarabías
y de todos los chavales.

Mi Zacualpan; de ahí vengo;
traigo perfume en mi pecho
porque nací en tu lecho
que con orgullo yo tengo.
Y que mi llanto contengo
por no vivir en tus lares,
estar en otros lugares
que el destino me brindó
y mi madre me arrulló
con sus hermosos cantares.

En su casita de adobe
que ella alisaba con lodo
hermoseando de tal modo;
la tierra suave que sobe.
Con sus manos y me embobe
el recuerdo que me mata
que me ata y no desata
mis penas y mis martirios
que se vuelcan en delirios
y mi dolor me delata.

Me sueño en tus melonales
y pescando en mi laguna
con el hambre sin fortuna;
cuidando los arrozales.
De parvadas de animales,
locos querían comer
y nuestra siembra perder
sin tener mejor cosecha
y con mi honda bien hecha
yo los tuve que correr.

De mi siembra que barbechan
los pobres de mis lugares;
las hembras en sus hogares
y su comida bien hecha.
Los esperan satisfechas
con memelas martajadas
mujeres que son amadas,
luchonas y bien paridas;
cuidan tanto sus guaridas
y silbando sus tonadas.

De allá vengo y de ahí soy;
soy el canto y soy la aurora;
soy el verso que enamora
a mi tierra hermosa voy.
Todas mis coplas las doy
y también mi cuerpo entero
es mi pueblo al que yo quiero,
lugar de gente sencilla
que nadie jamás humilla;
veré su sol con esmero.

Comeré las empanadas;
comeré las gollorías
en mis tardes tan sombrías,
escuchando campanadas.
Gozaré sus alboradas,
mis noches crepusculares;
regresaré a mis lares,
realizaré algún banquete;
comeré un rico cuatete
comerá Lamberto Ibárez.

Me meceré en mis palmeras,
en mi hamaca de colores;
oleré todas sus flores
en mis tardes de quimeras.
Caminaré en sus laderas
abrazaré a mis amigos;
tendré en mi pecho su abrigo;
yo correré como un loco
y tomándome mi coco,
teniendo a Dios por testigo.

TIERRA DE ESPERANZA
José Lissidini Sánchez

Estas repleta de cosas
verdes y maduras.
Estas repleta de risas
y de lo muy serio.
Estas rodeada por un aura
mágica invisible.
Ya no sé si fuiste creada
o acaso, eres un sueño.

Yaces suspendida
en un oscuro abismo,
pero te abraza el astro rey
desde su cielo.
Tierra, nunca dejas
de oler a primavera.
Si pareces de verdad,
destinada a lo eterno.

Posees el seno
Inflamado de destinos.
Almas que pasen
alhajadas de misterio.
Manos que nacieron
desiertas de caricias.
Cuerpos que trashuman
vestidos de deseo.

Eres la simiente
donde se arraiga la vida.
Devoradas alma y carne,
dan lugar a la flor.
Tú tienes tierra
la respuesta escondida,
para el fin de las guerras
y el alba del amor.

La humanidad por siglos,
condenada a ultranza
profecía tras profecía,
que nunca buscó ni quiso
continuará, porque habita
en la tierra la esperanza
y el germinar de la vida en ella,
el compromiso.

LA NOCHE MAS OSCURA
José Lissidini Sánchez
Uruguay

Amar las altas cumbres,
las selvas y los ríos.
Amar los verdes valles,
desiertos, cada mar.
Amar cada latido y aliento,
es entonar
canciones de vida, con valor
y fuertes bríos.

Ante bosques y animales,
los gestos impíos.
El aire y sus misterios,
nos pueden matar.
La violencia de la natura,
no es por azar.
sino por actos criminales
tuyos y míos.

Espero nunca llegue
esa noche tan oscura.
que martiriza la mente
y las almas aterra.
Quizá como es Madre,

no sea esa cruel y dura
Madre de las lágrimas,
que a sus hijos entierra.
Tomemos ya conciencia y,
con amor y mesura
empecemos protegiendo
nuestro hogar, la Tierra.


CUIDEMOS LA TIERRA
Elsa Lorences de Llaneza
Argentina

La tierra ruge,
la tierra sufre,
culpa del hombre
que no comprende
de su dolor:
Tala de árboles,
obras mal hechas
que inundan campos,
matan ganado
causan dolor.

Hombres sin alma
que campos queman
sin importarles
que mucha gente
sin casas quedan.
La tierra ruge,
la tierra sufre.

Pide a los hombres
su compasión,
pide que surja
la paz del alma,
que nos amemos
en la oración.

Que consigamos que todo vuelva
hacia el principio de la creación,
para que ancianos, niños y hombres,
junto a la tierra que Dios nos dio
seamos felices y consigamos
todos unidos vivir con amo

UN MUNDO AZUL
Manuel Llaneza Blanco
Argentina

Nos lo dio el Creador
lleno de vida y de fuerza,
esperando con amor
disfrutemos su grandeza

Un mundo azul luminoso,
de belleza inenarrable.
Un hogar maravilloso,
una casa incomparable.

¿Qué hacemos con este hogar
atentando su equilibrio?
Lo destruimos sin cesar,
desafiando al destino.

¿Qué estamos haciendo entonces
con este legado enorme?
Queriendo forzar sus normas,
que destruirán al hombre

Por poder y beneficio
dañamos con saña fiera.
Ignorando sin perjuicios,
mancillamos nuestra Tierra

¿Acaso en nuestra soberbia
de creernos como reyes,
pensamos domar la Tierra
ignorado a sus leyes?

Ese mundo azul tan bello
puede volverse muy duro.
Si no pensamos en ello
tendremos negro futuro.

HIJOS DE LA TIERRA
Elizabeth Monopoli
Perú

¡Despertad, Hijos de la Tierra!
El fuego de la Profecía
reconoce el amanecer de la palabra antigua.

Y es que…
El océano palpita en el corazón del viento,
y la danza de quenas
refleja los colores del quinto arcoíris
en el vientre del universo.

Las alas del nuevo camino se despliegan,
dejándose escuchar entre el confín de estrellas
los nombres de los durmientes.

GUIRNALDA AMARILLA
Elizabeth Monopoli
Perú

El riachuelo azul recorre las venas de Gaia,
permitiendo a su corazón recobrar los latidos.
Un arcoíris eterno es dibujado en la tierra humedecida,
mientras las flores amarillas se entrelazan —cual guirnalda—
para adornar los cabellos del amanecer nuevo.
El viento toca entonces su flauta
y acompaña el cantar de la antigua inocencia,
logrando el retorno de la conexión primigenia
entre todos los seres engendrados por la Pachamama.

A LA MADRE TIERRA
Cristina Noguera
Argentina

No entiendes que pasa.
Te agreden con cemento.
Te hieren con veneno.
Igual floreces en trigales.

No entiendes quien te lastima.
Arrebatan tus árboles.
Queman los bosques
Y tú regalas los jardines.

Pido a los hombres:
No la invadan.
Esta tierra es generosa
es una guarida de leche tibia
el nido donde fuimos paridos
la casa donde hoy vivimos
un canasto de alimentos
es mi querida Pachamama.

LA PACHA MAMA
Raquel Olay de Leanza
Argentina

Los días primero de Agosto de cada año,
los pueblos indígenas de América Latina
celebran la “pacha mama” ( madre tierra ).
Desde tiempos ancestrales este mito forma parte de la tradición Inca.
Consideran a la tierra como deidad de la agricultura,
la naturaleza y la fecundidad,

Le agradecen a la “pacha mama” las buenas cosechas,
el buen clima, los animales…..todo lo bueno que reciben de ella.
Respetan cuatro elementos vitales, agua, aire, tierra y fuego.
Piden ser liberados de plagas, heladas, sequias…
Ese día abren un pozo como si fuese la boca de la tierra,
allí colocan una olla de barro y le ofrecen alimentos,
hojas de coca, tabaco, semillas de huiruro, chicha y alcohol.
Fomentan el cuidado de la naturaleza y toman de ella
solo lo necesario para vivir.

A diferencia de los pueblos originarios, los cristianos
no rendimos culto a la criatura, (madre tierra),
si adoramos a Dios Creador, que en su Divina Providencia,
nos brinda todo lo necesario para la subsistencia humana y animal.
Creemos que Dios rige el universo y la tierra. y nos pide confianza,
“No teman, pues hasta los cabellos de su cabeza están contados,
Y ustedes valen más que los pajaritos” . Mt.10, 30—31

Siempre atento a nuestras necesidades,
fuente de sabiduría, libertad, gozo y confianza,
su santa, sabia y poderosa Providencia,
busca el bien para todas sus criaturas.
Desde la creación, a sus hijos nos encomendó
el cuidado, crecimiento y preservación.
del aire, agua, tierra, fauna y vegetación,
poniendo especial atención en la vida humana.
su consigna es cuidar la naturaleza y el medio ambiente,
sin contaminar, ni hacer abuso del consumo de
bienes no renovables, dejando a las futuras generaciones,
un “hogar” digno de ser habitado, pleno de vida, belleza, y fecundidad,
nunca agradeceremos lo suficiente tan generoso don
que Dios Padre Creador nos brinda con amor.

MADRE TIERRA
Sarah Petrone
Argentina

Madre. Tierra.
Fecunda matriz de vida generosa,
tu vientre de verde suelo luminoso
abraza la inmensidad  pura y genuina.

Tierra. Mujer.
Despliegue de brazos abiertos a la vida,
a toda la creación que se germina
bajo la luz del Sol. Inti glorioso.

Protectora del universo. Laboriosa.
Equilibrio entre la humanidad y el universo.
Voz de fertilidad que nos ofrenda
la bendición de Dios que es infinita.

Pese a los egoístas desamores
la rendición inclemente del planeta
pone de rodillas tu simiente
y el hombre clava el puñal en lo más hondo.

Tus lágrimas de dolor riegan tu suelo
y vuelve a regenerarse el mismo ciclo,
amor y odio es lo que generas
de cada uno de todos tus hijos.

Si comprendieran acaso, el milagroso
destino que nos tienes reservado
el medio ambiente sería restaurado
como lo ha sido la creación desde el principio.

MADRE TIERRA
Susana Piñeiro
(Patagonia Argentina) 

Madre de todos los pueblos, de las diferentes razas
con sus variadas costumbres, culturas e idiosincrasias
que tus prodigios regalas con gran generosidad
a todos los que te honran y respetan de verdad…

Te amé desde mis albores, tu encanto me cautivó
guardiana de mis secretos, musa de mi inspiración.
Quiero ofrecerte estos versos que aunque sencillos,
sinceros brotan de mi corazón y dicen ¡Cuánto te quiero!

Tu abrazo a la Humanidad desde siempre me enseñó
que ninguno está de más, que a todos nos creó Dios.
Es en la diversidad como nos enriquecemos
y es en nuestras diferencias, que al respetarnos crecemos.

Tu abnegación y altruismo horadaron mi conciencia,
me enseñaron que la siembra que te agrada por demás
es aquélla de valores humanos de trascendencia,
que el hombre es también «espíritu», no vive solo de pan.

Prolífera y dadivosa, entregándote en silencio
¡cómo duele ver que humanos te infrinjan tanto dolor!
Alza tu voz y repréndenos, corrige tanta inconsciencia,
que al herirte nos dañamos autodestruyéndonos.

¡Regálanos Pachamama tu amor incondicional
para que aunque tan distintos, formemos una unidad
y que en este mundo cese la guerra que lo empobrece,
lo que quita dignidad y lo que nos embrutece!

Un día regresaré a tu amoroso regazo,
como silente semilla en tu surco me hundiré…
mas luego de un dulce sueño, restaurándome en tu abrazo
desde tu fecundo vientre, Vida nueva al fin seré.

CAMINO DE FUEGO
Ariana Valentina Puerta
Argentina

Tiembla la tierra
Y todo cambia,
De pronto el fuego se levanta
El alma se enfría
De los animales que corren
Sin esperanza,
Luchan por vivir
Y el fuego los alcanza,
Las flores y los árboles lloran
Y con miedo se abrazan,
Esperan sin poder escapar
Ser comidos por las llamas,
Las aves desesperadas
Como almas se marchan,
Se refugian cerca a tu casa
Pidiendo comida y agua
Y solo son maltratadas,
Encontrando la muerte
Cuando por ti,
Deberían ser salvadas,
Así los días pasan
Nuestra madre tierra sufre
Y me duele ver
Que de a poco nuestro mundo se acaba.

MADRE TIERRA
Marita Ragozza de Mandrini
Argentina

Tierra seca
resquebrajada
cortes y quebradas
tango de muerte
Pachamama sufriente
quiere verdear y no puede
llanto en el giro de los vientos del diablo
los perros miran los rastrojos agonizantes
y pájaros pían plegarias asustadas.

Campana de flores agostadas.
Tañen los clamores. El temblor. El estertor paciente.

¿En qué lugar ahora
se encuentra el alma de la Naturaleza?
Tórtola gris mi poema
roca astillada quiere ser canto
ante la eternidad amenazada
y labrar este poema
en la rueca de las conciencias.

MACHU PICHU (Naturaleza Madre )
Graciela Ríos Lobos
Neuquén-Argentina-

Al ingreso de la ciudad Sagrada
se moviliza la energía
de la cosmovisión andina.

Se vislumbra en todo
la profundidad mística
de la trilogía Inca.

Los tres elementos de vida:
El sol, el agua y la tierra
representan el cosmos
del discernimiento Inca.

El templo del Sol,
imponente piedra semicircular
donde emerge la montaña
majestuosa de sus laderas.

Fuentes litúrgicas emanan
resplandecientes como agua viva,
que se escurre suavemente
como princesa tímida y enamorada
frente a su majestad solar.

Altares, canteras y plazas sagradas
rodean la Casa del Inca
y en medio de la nada
o del todo….
se levanta El Intihuatana.

Y el “Apus” para los Incas
cubrían sus días con lluvia
y húmeda su alma
servía limpiando su espíritu
en su fin recorrido.

Lugares enigmáticos
quedan en mis pupilas,
rodeada de la vida que se aspira
de esta civilización incaica,
que estaba más allá
y que ahora acá perdura.

Evoco con nostalgia
anhelando esa abrupta
tomografía semitropical,
enigma de esta obra monumental
que hacen estallar los sentidos.

En contacto con la madre naturaleza
fluye la cultura y la historia
en este lugar que inspira paz,
armonía y equilibrio continental.

Cuidando la tierra madre,
para las generaciones que vienen
sembrando el cuidado ancestral,
como los Pueblos originarios
que respetaron y amaron la tierra,
por un buen provenir cultural.


MADRE TIERRA
Lidia Leticia Risso
Argentina

Cercenada,
despojada,
desnuda
y amedrentada

Malherida,
gime, llora
y a viva voz,
solicita compasión,
la Pachamama

Mientras…,
acaudalados bolsillos,
perturban su calma,
la persiguen,
el desatino
y un destino,
desprovisto
de esperanza

Y sumado
a todo esto,
otro cambio,
ya está presto,
a sumarse a su batalla

El clima, no se detiene,
grandes sequías
se avienen,
e inundaciones,
que arrasan

Son muchas las afrentas,
que le esperan
y amenazan

Madre Tierra,
no te desanimes,
y tu tiempo
no escatimes, así,
habrás de recuperar,
la belleza
de tu cuerpo
y el resplandor,
de tu alma

CUIDAR LA TIERRA 
Jesús Hildebrando Rodríguez Sánchez
Mérida-Venezuela 

El cuido de la tierra que pisamos
es la necesidad más apremiante;
porque si no lo hacemos cada instante,
a nuestra destrucción nos acercamos.

A todos nos obliga la misión
y nadie de ella debería escapar;
con entusiasmo habrá que continuar
y cumplirla con mucha devoción.

Es obligante ese compromiso
que se logra con gusto y con hechizo,
aunque nunca termine la función.

Quien ante esa labor sea un indolente,
será un irresponsable simplemente
que no merece ni la absolución. 

CUIDEMOS EL HOGAR DE LOS HUMANOS 
Hildebrando Rodríguez Rodríguez
Mérida-Venezuela 

Tierra inmensa, bonita y primorosa
esencia de lo grande y lo lejano,
jamás podría visitar lo arcano
porque mi cuerpo, de la vida goza. 

Cuidarte linda tierra portentosa,
será la obligación en que me afano,
como un trabajo limpio y soberano,
de resguardar tu vida candorosa. 

Es el hogar de todo lo viviente
y el cofre sepulcral de lo valioso
que debemos cuidar constantemente. 

Para vivir en mundo victorioso,
si se aplica la acción inteligente,
en esa acción, no debe haber reposo. 

MADRE TIERRA
Antonia Russo
Argentina

Permíteme, madre tierra
Pertenecerte en alma
Que toda mi savia vital
Se pierda en tus entrañas

Que las rocas del camino
Sean mis nuevos átomos
Y se dispersen alegres
Por tus campos etéreos

Deja que tu suave llanura
Acaricie este cuerpo
Penetrando en mis poros
Para volverme pureza
Haz que la brisa matinal
Se confunda con mi aliento
Que aprenda las palabras
Que debo cantar al mundo

Inflama mi espíritu
Con ese fuego sagrado
Que surge de tu interior
Y trasmuta mis energías

CON RUBOR DE PAÑUELO
María Rosa Rzepka.
Argentina

De esta América virgen, poblada de silencios,
se levantan los cerros rasguñando los cielos
donde las nubes pasan con rubor de pañuelo.

Y sus pueblos transitan las quebradas, los centros
donde nace el maíz, la quinoa, el alimento
sazonado con hierbas que trashuman los cerros.

Bravos guerreros fueron defendiendo su suelo,
sin embargo, perdura a través de los tiempos
su rostro trabajado por soles y por vientos;
removiendo la tierra de terrazas muy lento.

Echando la semilla, regando con esmero,
por las acequias canta el agua como un rezo.
Inti aprueba en lo alto el trabajo y el sueño
de hilanderas que danzan junto al uso y al fuego.

Luego será la urdimbre de ese telar eterno
que en colores deslumbra, bellas mantas, su ingenio.
Ay, pueblos ancestrales que guardan los secretos
heredados por siglos, con paciencia de viejos.

LA TIERRA
Por María Sánchez Fernández
Úbeda España

¡Dura y curtida madre de corazón fuerte y alma
desbordada!
Te extiendes inmensa en la plena magnitud de tus
silencios eternos.

Eres fecundada en incesante cópula por un viento
soñador que, enamorado, desgrana sobre ti la
sagrada semilla de la vida.

Eres amada por la lluvia que, en tenue caricia, te
invade dulcemente con cálidos susurros de
canciones.

Eres abrazada por el incendio de un sol enardecido
que te mima, te alimenta y despierta tus entrañas.

En ti palpita el hálito de la esperanza en constante
latido, como enorme feto que germina en tu
interior y que pares cada día.

Sonríes radiante, y te alzas imperiosa queriendo
acariciar con tus dedos de montañas el azul
inmenso que te cubre.

¡Dura y curtida madre!
En un verde quejido se abren tus adentros y pares
castidades, y sangras amapolas.

De ti nace la rosa. ¡Sublime explosión de arreboles
perfumados!

De ti nace la espiga. ¡Dorada ofrenda, que mecida
por el aire en el trigal, se inclina en dulzores a
mirarte agradecida!

¡Dura y curtida madre!
Generas sin cesar el hermoso milagro de la vida.
Pero en acto de tierno e infinito amor, abres tu
cálido regazo y acoges en él la miseria y el polvo de
la muerte.

Vida.
Muerte.
Muerte.
Vida.
¡Eternos eslabones!
¡Enigmática cadena que tú guardas celosa, Madre
Tierra!

LA MADRE TIERRA
Rosa Inés Vanni de Romero
Bs.As. Argentina

Cuídala, es tu habitat.
Trabájala,es tu alimento.
Ámala, es regalo de Dios.
No la destruyas.

No sos el dueño.
No te pertenece
Es una gracia.
Es un tesoro

Es vida.
Adminístrala con equidad.
Distribuye sus frutos y
Compártelos con tus hermanos.

Aliméntala con semillas
Riégala ,cultívala.
Recoge la cosecha
Y agradece a Dios.

LETRAS DEL ANDÉN (Villa Mercedes/San Luis Argentina)

PACHAMAMA
Judith Lilian Bocco

Es circular tu mundo,
Pachamama,
y una red viva en ti,
el Universo.
El movimiento cíclico
de la naturaleza
en donde cada fin
es un comienzo,
le da fisonomía
a tu poder creativo
y te presenta
en cada manantial,
ojo de agua,
apacheta o montaña.
Es challa o pago
tu ritual sagrado
para el andino pueblo,
que celebra tus fiestas
con comida y bebida
que vierten en tu seno
con anhelos de frutos
y de buenas cosechas.
En el Sur hemisferio
ese tu nombre quechua
con sutil insistencia
nos acerca el latido
más cálido y profundo
de nuestra Madre Tierra.

TE ESCRIBO MADRE TIERRA
Aldo Javier Calveyra

Te escribo Madre Tierra
desde el Ande profundo
donde el Soroche enciende
su templo y su dolor.
Te escribo en las planicies
de la gran Patagonia
que adorna en sacrificio
el coraje del hombre.

Te escribo entre los Ríos
de la Mesopotamia
anidado en capullos
de Esperanza y de sueños.
Te escribo del recóndito
Impenetrable Obraje
donde llora el Quebracho
la injusta destrucción.

Te escribo del profundo
corazón de la selva
allí donde persiguen
y matan al Jaguar.
Te escribo entre racimos
de surcos abrumados
mientras pido hacia el Cielo
por la Paz y el Amor.

TIEMPOS DE MEMORIA
Nilda del C. Guiñazú

Voces ancestrales llegan a mi puerta,
no todos entienden su lenguaje.
Cuando decimos Pachamama
decimos Madre primera, madre del mundo.
Palabra que pronunciamos como un hechizo
y nos conecta a una herencia ancestral.
Vuelves como un rumor, con olor a hierbas
y se despereza el cosmos.
La Pachamama nos dice: la tierra está herida
nosotros le pertenecemos.
Somos su simiente, ella es árbol de raíces profundas.
Primigenio vientre.
Cuenco de sabiduría
Su dolor es el nuestro.
Vamos de su mano ella sabe del sol, la lluvia y del viento.
Su compromiso es de siembras y cosechas.

El planeta es nuestro hogar
Casa que sufre y nos sufre.
Que habitamos y nos habita
que nos respira en lo más luminoso
y en todas las sombras que somos.
La pasión germinal que la desborda
enciende la simiente que la engendra.
Con mis versos la nombro y la bendigo.

PACHAMAMA
Carmen G. Lucero de Palma

Desde las entrañas milenarias
ruge tu voz sin tiempo…
profunda aún entre las sombras
eres verdad y justicia venturosa
paz germinada en tu seno generoso.
Eres la madre doliente y fuerte
pariendo flores aún entre las piedras
y con aromas en el árbol de la vida
celebrando trinos en tu amanecer.
A orillas del camino canta tu esencia
allí te abrazas a todos tus hijos
tú los habitas como una mazorca
con tus espigas maduras de luz.
Los sonidos de montes desiertos
cubre de dolor tu alma maternal
tu sed de vida confunde las voces
te invoco Pachamama dueña del sol
Eres agua y viento arrastrado
en las frías y largas noches
cuando talan tus fuertes brazos
y laceran tu piel denuda.

TROVAS PARA LA PACHAMAMA
Teresita Morán Valcheff

Perú, Bolivia, Argentina
Pachamama, te veneran,
en las alturas andinas
de ti protección esperan.
—-
Pacha, universo, mundo,
Naturaleza es tu templo,
con un respeto profundo
y con amor te contemplo.
—-
Mama, madre de la gente,
de los cerros y el ganado,
aquí estoy con fe, presente,
en la apacheta postrado.
—-
Protege mi huerto en flor,
mis vicuñas, mis ovejas,
te lo pido con fervor,
es un ruego, no son quejas.
—-
Yo soy un pobre alfarero,
y también un tejedor
que trabaja con esmero,
¡protégeme por favor!
—-
Por fin agosto ha llegado
¡y es tu fiesta Madre mía!
En un pozo que he cavado
haré mi ofrenda este día.
—-
Muchos trabajos haré
cuando el sol haya asomado,
mis caballos erraré
y marcaré mi ganado.
—-
Cuando el sol vaya bajando
tras de la sierra nevada,
agradecido y pensando
en mi Pacha venerada.
—-
Muy cerca del manantial
donde moras muy dichosa,
en milenario sitial,
te doy mi ofrenda sabrosa.
—-
Hojas de coca, sagrada,
vino, frutas y alimento
son para vos Madre amada
que me das paz y sustento.
—-
Con baile, canto, alegría,
serpentinas de colores,
mi challa te di este día
¡Pachamama! con amores.

 

PACHAMAMA, MADRE TIERRA

Diana Mirta Muñoz

El viento balancea las doradas espigas.
A lo lejos se escucha el canto de la PACHAMAMA.
La voz del indígena clama por las raíces de su pueblo.

La sangre borravino escribe en los surcos el reclamo: es América su
tierra. Allí están los ondulantes cerros. Al llegar el verano el paisaje se cubre de
dorado que se transforma en la dulce mazamorra.

Los brotes juegan en arco iris sonriendo a la estación que devuelve con
sus frutos la savia de la Pachamama, la Madre Tierra.

MADRE TIERRA.
Roselvira

Digo Pachamama y tu nombre me eleva
Madre bendita que bendices mis días
Soy tu retoño y te debo el latido
Vengo de ti y a ti vuelvo dichosa
Sos mi nutriente y es divina tu esencia
Miro tus flores, tus piedras, tu cielo
La palabra es pobre para expresar lo que siento
Sé que eres grande, mujer poderosa
La lluvia te nutre, germinan tus hijos
Yo soy testigo y el ciclo es renuente
Madre, Madre tierra, que embriagas mi alma
Madre bendita, tu ser es divino