LEXICOLOGÍA

Todo lo publicado en  ARISTOS INTERNACIONAL está sujeto a la ley de Propiedad Intelectual de  España  Julio de 2.021 nº 43

La Dirección no se responsabiliza de las opiniones expuestas por sus autores. 
Estos conservan el copyright de sus obras

AL SERVICIO DE LA PAZ Y LA CULTURA HISPANO LUSA

LEXICOLÓGICAS
Adecue, garaje y otras expresiones
Por A. Camacho Gómez

La nota presente tiene dos razones: la primera, reiterar que no es correcto decir, como lo hizo recientemente el conductor de un programa radial donde se comentan asuntos politicos, «adecue», con acento, sino adecue, sin la tilde, y «garash» o «garaye» (así pronuncian muchos locutores el galicismo «garage») en vez de garaje; la segunda, contestar algunas preguntas de lectores consecuentes  
Uno de dichos interrogantes se vincula con la expresión y/o, muy usada en documentos oficiales y textos de diversa indole. Expongamos la función de cada una de estas conjunciones. Y, conjunción copulativa, enlaza dos oraciones afirmativas o una afirmativa y otra negativa; en principio de periodo denota un enlace ideal con algo supuesto y también une dos elementos sintácticamente equivalentes. Además. precedida y seguida de una misma palabra denota unas veces ideas de repetición indefinida y otras diferenciación. Puede, asimismo, tener valor de adverbio interrogativo en comienzo de oración nominal interrogativa. Ejemplos, según lo precitado: «he visto tu coche y me ha gustado», «he visto tu coche y no me ha gustado», «Y dejas, Pastor santo,/ tu grey en este valle hondo, oscuro…!». «una joven atractiva y sin escrúpulos», «dias y dias», «hay hombres y hombres», «¿y tu hermano?»…

O es conjunción disyuntiva. Puede enlazar oraciones o palabras expresando que uno de los elementos unidos es, en nuestro pensamiento, el que ha de alcanzar eficacia: «acabas o me voy». El sentido de disyunción se subraya cuando se repite la o delante de cada miembro:»o tú o yo estamos equivocados».  
Se emplea también dicha conjunción como declarativa para aclarar un nombre o una oración enunciados anteriormente; equivale, entonces, a esto es, es decir etcétera. Además puede tener carácter distributivo o meramente copulativo, equivalente a y: «aquí o en mi patria estoy slempre a sus órdenes». En suma, la expresión y/o no tiene respaldo en el léxico académico; las conjunciones tienen significados distintos y cuando se identifican, como en el último ejemplo, se utiliza una de las dos.
Jerónimo, no «Gerónimo»  
Otra consulta está referida a si debe escribirse «San Jerónimo» _como expresa quien la efectúa, figura en un cartel- o «San Gerónimo», según se lee en otro respecto a la calle de igual nombre. La denominación correcta es la primera, es decir, San Jerónimo, con jota, pues de lo contrario se incurre en un vicio que se llama barbarismo. Tampoco es lícito escribir «Genaro» (nombre de pila), sino Jenaro; «Raymundo» en vez de Raimundo, «Reynaldo» por Reinaldo.    
  «Como ser»

Finalmente corresponde señalar, en respuesta a un muchacho de San Cristóbal -la juventud no se interesa sólo por el fútbol- que «como ser” es un barbarismo frecuente tanto en nuestro medio como en Chile. Debe reemplazarse por como es o como son.

POR SI HAY ALGUNA DUDA…
SEXISMO LINGÜÍSTICO
Prof. Jaime Hoyos Forero
COLOMBIA

Una de nuestras colaboradoras, el domingo 11 de julio, en el chat de Aristos Internacional, escribió: “BESOS A TODOS Y TODAS”.

Y en la misa del domingo, el padre dijo: “LA PAZ SEA CON VOSOTROS Y VOSOTRAS”.

Hace unos años, en Bogotá, una orden judicial obligaba al Gobierno a darle a la ciudad, como uno de sus lemas, la expresión “Bogotá para todos y todas” en lugar de “Bogotá para todos”.

Espero que el juez que dio la orden, haya sido condenado a perder la mitad, por lo menos, de su lengua, por haber cometido semejante barbaridad.

Ese juez y todos los sexistas, debieran recordar (se enseña en la escuela) que en español y en general en los idiomas modernos, se emplea –y es norma-  el llamado masculino genérico o colectivo mixto a través del género gramatical masculino.

El buen uso del idioma no tiene por qué mancharse de sexismo ni política. Del buen uso son ejemplos patentes: padres (“padre y madre”), reyes (“rey y reina”), príncipes (“príncipe y princesa”), etc.

A continuación, dos ejemplos del buen uso en oraciones, tomados del diccionario de dudas de la Academia, donde se ve con toda claridad el uso correcto y limpio del colectivo mixto.

“Los hombres prehistóricos se vestían con pieles de animales; En mi barrio hay muchos gatos, (donde no quedan excluidas  las mujeres prehistóricas ni las gatas”).

 Cuando excepcionalmente no queda claro que el masculino genérico se refiere a ambos sexos, sí se emplea el recurso de desdoblamiento: hombres y mujeres pueden servir en el ejército.

La Real Academia Española (RAE), cuyo pleno considera que recurrir a fórmulas como «ciudadanos y ciudadanas» supone recargar el lenguaje hasta hacerlo impracticable, cita como ejemplo del mal uso un artículo de la Constitución de Venezuela:

«Sólo los venezolanos y venezolanas por nacimiento podrán ejercer los cargos de presidente o presidenta de la República, vicepresidente ejecutivo o vicepresidenta ejecutiva…», reza el citado fragmento que se alarga, innecesariamente, para escribir en masculino y femenino casi una veintena de cargos.

A este extremo de ridiculez se puede llegar por no seguir las normas de la Academia.

Y las normas académicas exigen que se escriba con claridad, belleza y economía de palabras. Y el desdoblamiento léxico es  -como diríamos ahora-  un virus que al ir contra la economía del buen decir, afecta gravemente el idioma.

 

 

 

 

 

 

4 comentarios en “LEXICOLOGÍA”

  1. Muito boas as orientações! Muito úteis para cada escritor.
    Gostei tanto que ficou aquele «gostinho» de QUERO MAIS!
    Obrigada, abraços, paz e luz,
    Myrthes Mazza Masiero
    Trovadora- S. J. dos Campos- SP- Brasil

    Responder
  2. Gracias, muchas gracias, escritor Jaime Hoyos por este artículo que, nos conmina a quitar del léxico, como norma de la Academia, el tan aburrido y pesado masculino y femenino innecesarios y que desafortunadamente ha hecho camino y ganado terreno en todos los ámbitos orales y escritos de nuestra bella y amada lengua.

    Es una verdadera pesadez escuchar a todo tipo de hispanohablantes recargar su mensaje con este sexismo innecesario y aburrido y, además, equivocado.

    Responder
  3. Con todo mi respeto y admiración por don Antonio y luego de felicitarlo sinceramente por su interesante y muy instructivo artículo sobre algunas fallas que se cometen en el uso de nuestro idioma, debo decir que la palabra ADECUE ( primera y tercera persona singular del presente de subjuntivo y segunda del imperativo del verbo adecuar), puede escribirse correctamente de dos maneras: con tilde sobre la «u» o sin ella:
    adecúe o adecue
    y desde luego, se puede expresar verbalmente de estas dos maneras.
    Lo anterior puede comprobarse en el diccionario DLE de la RAE (última edición).
    Cordialmente,
    Jaime Hoyos

    Responder
  4. Una segunda observación: Aunque parezca un poco disonante, la expresión “como ser”, muy empleada en el Cono Sur, es tan legítima en esa zona como las expresiones “como es” y “como son”. No hay en “como ser” ningún barbarismo. Y al respecto, el Diccionario panhispánico de dudas de la Real Academia (edición 2005) dice en la página 152 sobre la expresión “como ser”:
    “Es un uso frecuente en la lengua culta de esas zonas y se considera válido”.

    Cordialmente,
    Jaime Hoyos

    Responder

Deja un comentario