LA NAVIDAD

 

Todo lo publicado en  ARISTOS INTERNACIONAL está sujeto a 
la ley de propiedad intelectual de España
En la actualidad se encuentra en trámite el Depósito Legal 

Es momento de recordar que todos formamos parte de un todo, que todos somos hermanos y estamos unidos por lazos invisibles.

Con la llegada de la Navidad muchas personas sienten que ya no son las mismas, porque evocan momentos vividos con seres queridos ausentes. Pero, aunque no tengamos algunos amigos o familiares queridos, podemos disfrutarla en plenitud con el apoyo y el afecto de los que nos rodean.

Podemos celebrar el nacimiento de Jesús en un clima de sobriedad y de sencillez, y con una actitud de solidaridad, centrados más en el dar que en el recibir.

Celebremos ese nacimiento del Príncipe de paz inclinándonos hacia lo espiritual y reconociendo la plenitud del Amor que rodea a toda su creación.

“La Navidad no es un momento ni una estación, sino un estado de la mente. Valorar la paz y la generosidad y tener merced es comprender el verdadero significado de Navidad” ( Calvin Coolidge) .

¡¡ FELIZ NAVIDAD !!

BELÉN, EL PRINCIPIO

Por Antonio Camacho Gómez

   Todos los cristianos, y muchos que no lo son, han oído hablar de Belén, la tierra natal de Jesucristo; para los primeros el lugar geográfico en donde se produjo el hecho más importante en la historia humana. Pero, ¿qué saben unos y otros, en profundidad, de aquel medio y de su significación en la etapa antigua que marcó para siempre el feliz advenimiento? Contestar, sin abrumar, esta interrogante es lo que pretende, en coincidencia con el tiempo de alborozo navideño, la presente nota.

   El nombre primitivo de Belén, como se lo conoce ordinariamente, o Bethlehem, fue Beth-Lahamu o “casa de Lahamu”, divinidad de Babilonia que veneraban los cananeos de la región y que al ser reemplazados por los hebreos se interpretó con el sentido de beth-lehem (casa del pan). También se lo denominó Efrata tras el asentamiento citado en Palestina, y mucho antes de la venida de Jesús, en el siglo octavo, un profeta, Miqueas, la había considerado “pequeña” entre las reparticiones de la tribu de Judá.

   Con una población ciertamente mísera, compuesta en su mayor parte por pastores y campesinos pobres, calculada en unas mil personas, constituía un lugar estratégicamente ubicado para las caravanas que desde Jerusalén viajaban a Egipto; las cuales contaban con un albergue llamado de Camaam, porque fue construido por éste, al que se supone hijo de un amigo de David (II Samuel, 19, 37 y siguientes). Estas caravanas recorrían el camino que unía a Nazaret con Belén, actualmente unidas por una carretera de aproximadamente ciento cuenta kilómetros, en tres o cuatro días; aunque en los días del censo, cuando María, embarazada de nueve meses, y José, obligado por la ley a cumplir con el registro, se desplazaron penosamente hacia el pueblecillo y tardaron más de lo debido en arribar a destino en virtud del incremento de transeúntes. Conviene no pasar adelante sin señalar que las vías de comunicación no habían sido todavía trazadas y atendidas por los romanos, expertos en tal menester, por lo que la circulación era a veces dificultosa para camellos y asnos, entre los cuales reposaban los viajeros durante la noche.

   El ya citada albergue de las caravanas, que Lucas llama hospedería y puede inducir a pensar en alguna fonda modesta de un pueblo de nuestro tiempo, no era más que un recinto sin techo, con muros elevados que constaban de una sola puerta. En su interior, junto a uno o más muros existía un cobertizo con paredes en algunos lugares y varias estancias contiguas, reservadas a los que podían pagar el lujo de tal comodidad. El resto era un promiscuo cohabitar de bestias y viajeros presididos por el hedor y la suciedad, sin un ámbito privado para nacer, morir y efectuar necesidades primarias.

   Cuando la santa familia arriba a Belén, repleto de forasteros, no encuentra un alojamiento con la reserva imprescindible para la condición de la Virgen. Por eso dice el evangelista referido que no había lugar para ellos en la hospedería, como tampoco en las humildes viviendas de un solo aposento en planta baja en las que a  veces se acogía al visitante en situación similar a la imperante en el albergue. Por tal causa los esposos decidieron buscar la soledad y el recato de un establo un tanto apartado de Belén, similar a las cavernas excavadas en montículos cercanos al poblado.

   Se ha dicho que la pobreza y la pureza constituyeron el motivo histórico de que Jesucristo naciera en un establo. Porque, por un lado, su padre legal no tenía recursos para alquilar un lugar separado en competencia con numerosos interesados, y porque su madre natural quiso rodear su alumbramiento de reverente reserva.

   La cuna del cristianismo fue todo lo humilde que quiso su fundador para señalar una senda de elevación espiritual que enaltece no sólo al creyente, sino a cuantos, sin apego confesional, pretenden, de manera ejemplar, exaltar los valores humanos.-

Santa Fe (Argentina) – Diciembre 

 

 

AL ALBA DEL INVIERNO
Por Carlos Benítez Villodres
Málaga

Cuenta una leyenda que a un angelito que estaba en el cielo, le tocó su turno de nacer, como niño, y le dijo un día a Dios:

–  Me dicen que me vas a enviar mañana a la Tierra. ¿Pero…, cómo viviré allí tan pequeño e indefenso como soy?
–  Entre muchos ángeles escogí uno para ti, que te está esperando y que te cuidará.
–   Pero dime, aquí en el cielo no hago más que cantar y sonreír, eso basta para ser feliz.
–  Tu ángel te cantará, te sonreirá todos los días y tú sentirás su amor y serás feliz.
–   ¿Y cómo entenderé lo  que  la  gente  me  hable,  si  ni siquiera  conozco uno de tantos idiomas extraños que hablan los hombres?
–   Tu ángel te dirá las palabras más dulces y más tiernas que puedas escuchar, y con       
mucha paciencia y con cariño te enseñará a hablar.
–   ¿Y qué haré cuando quiera hablar contigo?
– Tu ángel te juntará las manitas te enseñará a orar y podrás hablarme.
–    He oído que en la Tierra hay hombres malos. ¿Quién me defenderá?
–    Tu ángel constantemente te defenderá, incluso a costa de su propia vida.
–    Pero estaré siempre triste porque no te veré más Señor.
–   Tu ángel te hablará siempre de mí y te enseñará el camino para que regreses a mi presencia, aunque yo siempre estaré a tu lado.
En ese instante, una gran paz reinaba en el cielo, pero ya se oían voces terrestres,
y el niño presuroso repetía, con lágrimas en sus ojitos, sollozando…
– ¡Dios mío, si ya me voy dime al menos su nombre! ¿Cómo se llama mi ángel?
–   Su nombre no importa, tú le dirás: MAMÁ.
Cuando venimos a este mundo, sumamente deteriorado, la primera palabra que todos los humanos pronunciamos es “Mamá”. ¡Qué término más bello! ¡Qué maravillas encierran esas cuatro letras! ¡Mamá! ¡Mamá!
Jesús también diría “Mamá” a María, su madre y la nuestra. Por ello, como hermanos que somos de Jesús y de cada uno de los miembros que forma la gran familia humana, sabemos y creemos firmemente que José y María llegaron a Belén, allá donde el establo se hizo hogar de muchos. Con ellos iba Jesús en el seno de su madre. Allí se sentía caliente, protegido, seguro. María lo alimentaba con su sangre. Le acariciaba con sus deseos y sueños. José y ella sabían que había de ser lo mejor de sus vidas. Padres de Dios. ¿Puede haber algo más grande? Allí estaban los dos, donde debían estar, cumpliendo con exquisita fidelidad lo que Dios quería de ellos.
Pasaron los años, los siglos, y el mundo cristiano sigue rememorando y celebrando con alegría y felicidad esta efeméride de amor, de amor de Dios a los hombres. Sí, alegría y felicidad para el mundo cristiano. No olvidemos que si cualquier nacimiento de un ser humano debe traer consigo, para aquellos que lo aguardan y para toda la humanidad, ingentes caudales de júbilo y eternas primaveras de dicha, cuánto más si ese bebé es al mismo tiempo Dios hecho hombre por amor a los hombres.
La Navidad es, pues, tiempo de alborozo, de besos cálidos, de corazones dadivosos, de jolgorio, de regalos y regalos…, en definitiva, de alegría. Pero la Navidad, aunque es época de alegría y felicidad, también sus días están llenos, para muchos hombres y mujeres, de nevadas y heladas copiosas, arraigadas en el alma. Días de establos abandonados, de frío, de hambre, de soledad, de dolor… José y María sufrieron en sus almas y en sus cuerpos la desolación y la amargura de verse rechazados por insolventes de los lugares donde palpitaba el fuego, alrededor del cual comían, bebían y reían los considerados pudientes, los teóricamente dichosos.
En Navidad, afloran con más ímpetu y se hacen sentir con más energía, recuerdos de vivencias pretéritas y sin retorno: imágenes de personas, hechos y situaciones que en su día latieron, como un sol sin ocaso, en la bondad del amor, pero que ya de ellas sólo nos queda una rosa oculta en nuestro corazón, tesoro incalculable por íntimo y valioso para nosotros, impregnado de lágrimas silentes, de tristezas de alma…
La Navidad es también tiempo de zozobra y aflicción para quienes viven en soledad no deseada; para quienes en fecha  aún no lejana perdieron para siempre a un ser querido; para quienes ven crecer en su jardín, abandonado por falta de ilusiones, la planta amarga del desamor, de la desesperanza…; para quienes tienen su nave envarada bajo las blancas sábanas de una cama hospitalaria o de un centro geriátrico; para quienes eligieron con valentía la soledad silenciosa, al desterrar de su alma, de su sangre y de sus días a un corazón indiferente; para quienes no tienen nada que comer ni que beber o no tienen ganas ni gusto en ello; “para quienes, como dice Antonio Gala,  desearían que los dejasen comer un huevo duro y un yogur, de pie, mirando a ningún sitio, con los ojos demasiados secos para ver, o demasiados arrasados en lágrimas”. ¡Cuántos y cuántos hombres y mujeres desearían, al llegar la Navidad, que sus días fuesen días ignorados, corrientes, de trabajo monótono y rutinario, suponiendo que lo tengan, como cualquier otra jornada del calendario! Pero, precisamente para ellos, esta efeméride religiosa debe de ser, y tiene que ser, una fiesta de gozo y de gloria, precisamente para ellos, los no dichosos, porque la Navidad y el pequeño Dios vienen a despertarlos de tantas y tantas realidades y sueños de tristezas, soledades, amarguras y miserias, y a enseñarles a mirar la vida y a vivirla con la sonrisa abierta y la mirada inmaculada de un niño.
La Navidad es, pues, tiempo de amar, de ser solidario y de compartir lo que somos y tenemos con los demás, en especial con los necesitados.
Al alba del invierno, se despierta el pueblo, como un sólo cuerpo en la intimidad de su espíritu. Hay alborozo en los corazones y en el viento que juega a ser viento, mientras la luz se recrea desde el amanecer, como un niño dichosamente ilusionado. El frío resbala, imponiendo su limpidez absoluta, sobre la piel de una tierra bien amada, que desde siglos arropa a nuestro mundo con su belleza universal y con la sedería perfecta de su fascinante grandeza, duende y fortuna. Diciembre se alumbra, en esta tierra de sangre ardiente y vuelo arrebatador, con sones de guitarras, fragancias de villancicos y repiques continuos de complacencia. Luces de amor y de paz y de gloria colman el alma y la vida del hombre que ama a sus hermanos y lucha por ellos. Viajero de mirada chispeante, corazón generoso y sangre eternamente joven, emprendedora y activa, que derrocha prodigios para derretir la nieve acumulada sobre los caminos y en las almas.

NIÑOS DE RISAS CANTARINAS, CHISPEANTE ENERGÍA DE BONDAD SUPERIOR, RECUPERA LA INOCENCIA PERDIDA.

  Adriana Isabel Morán
Mbro. Adherente de Letras del Andén

Posiciones antagónicas

En el mundo se advierten dos posiciones bien demarcadas y decididamente antagónicas: una, que tiende a la preservación de la paz y la equidad social, otra, que apela a la hegemonía de las clases opulentas, abuso del poder y violencia simbólica que lamentablemente atraviesa los cuerpos y se adueña de las mentes. Una de estas tendencias se ampara en el egoísmo desmedido y en la vulneración de los derechos sociales de los más desfavorecidos; la otra, apela al Estado como co constructor de imaginarios colectivos más equitativos y justos, que aproximen a la gente del pueblo al bienestar social y personal. Una, es fuente de desacuerdo, enemistad, desconfianza, resentimiento y pérdida de valores; la otra, fundamenta su posición en la equidad, la solidaridad, la responsabilidad compartida y el compromiso social. Dos tendencias confrontadas que aglutinan a su alrededor, a miles y miles de personas que desorientadas entran en conflicto entre sí, sin sospechar si quiera, que son víctimas de la manipulación de seres insensibles que sólo se preocupan por sus propios intereses. Y que son incapaces de entender que en el respeto y el reconocimiento del otro se encuentra la base de la transformación del sistema social, que de otra manera está destinado a colapsar.

La visita del duende

Hoy ha venido a visitarnos un duendecillo! Tiene la mirada pícara y risueña, y su vocecita suena como campanitas. Durante el almuerzo, le expreso mi alegría por tenerlo en casa y pido un brindis por nuestra felicidad. Él levanta su vaso naranja tornasolado y con Gaetano, Luis y yo, hacemos el brindis. Y muchas estrellitas de colores se esparcen por la mesa, llenan el comedor, invaden la cocina y se desparraman por doquier en el patio de la casa, de la casa al barrio, del barrio a toda ciudad, y de allí a los confines del mundo… y todos los duendes, gnomos y hadas del lugar se regocijan de felicidad, pues una oleada de energía positiva se ha disparado y llena el alma de los niños del mundo entero. Sólo a cambio de la sonrisa de un niño y un profundo sentimiento de amorosidad y gratitud. ¡Feliz Navidad!

Dos  cualidades del alma

Dos cualidades de la personalidad, que deberían incentivarse, desde la niñez, en el hogar y en la escuela: sentido común y sentido del humor! Por añadidura se complementarían con una tercera cualidad: poder de síntesis. (En pos de las generaciones venideras, por el bien de la humanidad!)

Jugando

Luz Allegra sacó a Papá Noel de su ostracismo, lo puso a cantar y a bailar, y también al Pato Cuacua y la Navidad se renovó en un abrir y cerrar de ojos en nuestros corazones… Qué alegría ser niño y sentir como niño, mientras los perros del vecindario alarmados empiezan a ladrar..!!!!

Aprender desde el ejemplo

Con Gaetano fuimos de comidas… aprende desde el ejemplo. Dos niños de su edad piden monedas entre las mesas; existe una sola manera de evitar que esta maldita desigualdad se siga propagando: la educación. Y debe ser pública, libre, gratuita y de calidad! El Estado debe garantizarla y además, proveer los recursos económicos y humanos para realizar acompañamientos comprometidos de las familias en situación de vulnerabilidad social a causa de la pobreza. A través de la educación, no de derecha y reaccionaria, sino como derecho social inalienable, inclusivo, fortalecedor de otros derechos, las y los niños aprenderán que la comida no se pide, se exige, y que nadie, jamás, puede estar por encima de ellos solo por tener capacidad de consumir, porque esa es una acción espuria, avergonzante… Somos diversos pero iguales y ese es el sentimiento y la emoción que deben prevalecer. Y los niñas y niñas aprender desde pequeños, que el respeto por el otro es condición de ser, de ser persona…

Integralidad

Se me escurren lágrimas furtivas por el rabillo del ojo. Crece el sentimiento de integralidad, de conexión, de responsabilidad por nuestros actos ante «el otro/la otra» que son nada menos que nuestros prójimos, los más próximos. La mente me lleva a tiempos pasados, cuando era joven y ya madre, y no sabía que era tan joven y madre; yo, que creía sabérmelas a todas! Entonces, me veo tan enérgicamente rigurosa conmigo misma y con mis prójimos… después el Universo se encargó de enseñarme que lo que realmente vale en esta vida es el amor, la compasión que seas capaz de dar y darte… el cuidado de sí tiene que ver también, con el cuidado «del otro/de la otra». Como dijera mi amigo anoche: en esta vida siempre estamos recibiendo…! Y cuando somos niños o como niños, sólo queremos que nos acepten como somos! Aceptación, acompañamiento y mucho amor!!! (Para todos lo s que se sientan responsables del otro/de la otra)

Mi amigo Jamiroquaid

Ayer fui por mis nietos, Luz Allegra y Gaetano. Crecen a pasos agigantados, pero aún son niños y les brilla el alma. Estar con ellos es un acontecimiento de alegría en mi vida, siempre aprendo algo nuevo de esos «locos bajitos». Gae nos seguía con su bici y Luz se acomodó en el asiento delantero. Abrió la guantera del auto y sacó un cd al cual lo reconoce por la caja: Quiero escuchar a Jamiro, dijo, mostrándole la caja a Luis, y luego agregó: Cuando iremos a la casa de Jamiroquaid a visitarlo?! Y rompimos a carcajadas. Ella frunció el ceño y mientras escuchaba a nuestro amigo Jamiro, no dejó de observar a su hermano por el espejo, preocupada de que no nos perdiera de vista! Almita de mujer… Joyitas mías! Gracias por su amor!

Centellas ígneas

Como centellas ígneas, se desperdigan por los cielos, las almas de los niños cuando parten. Regresan a su hogar a toda prisa a llevar las buenas nuevas a los que los antecedieron, dejando una estela muy blanca, a su paso por esta dimensión, y bendiciones para los que compartieron su vida en el planeta Tierra. Secan las lágrimas de los que aman, riendo entre suspiros por su pesar, y dulcemente advierten de que no sufran por ellos, dejando rastros de almizcle, incienso y mirra para disolver el dolor. Mientras se despiden discretamente de los otros niños, sus hermanos, primos y amiguitos, juegan por última vez a las escondidas, atrás de las cortinas, de los muebles y abajo de la cama…. y como última travesura, cuando están dormidos, les dicen secretos al oído, para que se rían. Dejan sus rastros por las casas, en las calles, en las plazas y luego parten raudamente, a esperar el reencuentro, un poco más allá del Cielo.

Alegría a sus corazones

Y dale alegría, alegría a mi corazón…! Desde ayer que me suena en la cabeza esa canción… una honda necesidad de percibir la fuerza de la vida y su belleza en mí. A veces, suceden cosas que nos doblan, nos dejan de rodillas frente al espanto, pero es necesario no quebrarse, es necesario ponerse en pie y seguir adelante, confiando en la Sabiduría del Universo y en su Incognoscible Bondad. Cercana la Navidad se redobla en el infinito espacio del alma,la necesidad de quietud interior y compasión.  Te pido, por todos los niños, niñas  y jóvenes del mundo entero, dales alegría a sus corazones,  regalito de Navidad, a modo de resarcirlos de tanto dolor y desigualdad, por un mundo mejor…!

 POEMAS

¡NAVIDAD!
Antonio Camacho Gómez (Argentina

Cantad, oh bellos coros angélicos,
la dulce melodía de la esperanza,
y que del hombre los deseos bélicos
se tornen en un lago de bonanza

Abrid, oh serafines luminosos,
del Olimpo la sagrada ventana
alumbrando con los rostros hermosos
el grito jubiloso del hosanna.

Ha nacido el Señor de los Ejércitos;
el artífice divino del Amor;
la feliz salvación para los muertos.

Brilla en el fondo de la noche fría,
una estrella que ilumina al mundo
anunciando la luz de un nuevo día.

NAVIDAD 
Carlos Benítez Villodres
Málaga (España), Navidad 2017

 En el seno de un tiempo despiadado
llegaste, entre silencios, a este mundo
débil para incrustar en lo profundo
de su esencia tu amor y tu legado. 

Ofreciste tu gloria al descarriado
y al que muta lo estéril en fecundo
para extinguir lo propiamente inmundo
que destroza cualquier páramo o prado.

Nunca con miedo, sí con valentía
el viajero camina tras tus huellas
y propaga tu luz sobre el presente.

Atrás queda la inútil villanía
que arrastra por el suelo a las estrellas
con una fuerza nada consistente.

FLOR DE NAVIDAD.
Angelina Sara (México)

Tal flor de Navidad es mi soneto.
Desprendida del árbol de la vida
con tu rojo color, ¡ qué presumida!
parece que te yergues, como un reto.
♪♪
Quisiera adivinar tu gran secreto:
¿ por qué en invierno luces encendida
y mientras que la rosa está vencida
tú llenas de belleza algún seto.?
♪♪
¡ la flor de Navidad nos dice tanto !
es infancia, posadas, villancicos;
la cena, los regalos, alegría…
♪♪
La humanidad que olvida su quebranto;
¡ y de ilusiones, todos somos ricos
para vivir la magia del gran día.!

LLEGÓ LA NAVIDAD
Por coronel Héctor José Corredor Cuerv0(Colombia)

Ya se va la lluvia y la calamidad
con nimbos  de pena y gotas de pesares,
ya vuelven las luces de la navidad
colmando de placer a muchos hogares.

Ya se oyen canciones  con letras de antaño
que traen nostalgia de fraternidad.
Ya se siente el zumbido de otro nuevo año
con vientos de dudas  sobre realidad.

Ya cuelgan  adornos en  los ventanales
con  hilos  de sueños y  felicidad
haciendo un convite a los  tardos mortales
para  que convivan en paz  y hermandad.

Se ven largas filas en los almacenes
con gente que muestra su importante faz,
que no mira el hambre llorando  en andenes
ni cree  en Jesús, cual real montaraz.

En barrios humildes, colmados de angustia,
se oyen los cánticos pidiendo al Señor
 que retorne alegría a la cara mustia
y se extingan penas  que causan  dolor.

Paz en los  hogares tan solo hoy pedimos
a quienes  emplean  sombras  de maldad
para que regrese la calma en caminos
con luces de triunfo para humanidad.

Paz en nuestras mentes a Dios le imploramos
con neuronas de amor, de fe y  comprensión
para que podamos atar nuestras manos
con  lazo irrompible de la integración.

POEMA HILDEBRANDINO DE DOBLE RIMA A LA NAVIDAD
Hildebrando Rodríguez
Mérida-Venezuela

Siempre un ambiente festivo propicia la Navidad
y nos quita la ansiedad, la dicha que esté en archivo.
Nunca falta el incentivo para poder disfrutar
y el momento celebrar del Niño su nacimiento
con espíritu contento y en su pesebre cantar.

Gloria a Dios que está en el cielo pendiente del universo
valorando nuestro esfuerzo, nuestra pasión y desvelo.
Nos servirá de consuelo la justicia de su mano
que llegará de lo arcano para nuestra salvación
y, con mucha decisión, salvar al género humano. 

Divisa la inmensidad el ser que quiere volar
y en el aire van a estar sus alas en libertad.
Como en toda Navidad se desborda la alegría
y la grata melodía se siente por donde quiera,
aunque el Párvulo naciera, en pesebre y noche fría.

Demos gracias al Creador que nuestra vida es serena
y la alegre Noche Buena, es santa y con esplendor.
El alma luce mejor cuando es humilde y juiciosa
porque la vida virtuosa multiplica su valor
y, dedicada al Señor, es divina y venturosa.

Y NACIÓ… JESÚS         
Marga Mangione
3º Dueto con Eliseo León Pretell para la Navidad 2015

Al llegar medianoche en diciembre,
en un viejo pesebre olvidado.
Ha nacido el salvador del hombre
a la luz de un farol nacarado.
♪♪
A adorarle llegaron los reyes,
que guiara una estrella dorada.
Los custodia una yunta de bueyes.
en la bella y feliz alborada
♪♪
Los pastores llegaron corriendo,
al saber de la buena noticia.
El milagro por fin descubriendo,
se han postrado rogando justicia.
♪♪
Hace siglos y siglos el hombre,
por Jesús cree en la eternidad.
Él nos dio al nacer tanta lumbre…
que hoy gritamos: ¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!

No basta con hablar de paz. Uno debe creer en ella
y trabajar para conseguirla
Eleanor Roosevelt (1884-1962)

EL NIÑO JESÚS, VIENE…. 
María Cristina Fervier
Salto-Grande-Argentina

Jesús, el dulce viene… 
impregnado de celeste melodía. 
¡Oh, qué pureza tiene 
esa vida que nos trae eterna vida! 

Siendo Rey de Reyes no viene 
en suntuosos palacios a habitar, 
ni en las grandes catedrales 
pretende se lo vaya a adorar. 

Él ansía en el corazón del hombre reinar. 
Al pecado, que es noche oscura y fría, 
trae la redención, primavera y alegría, 
regalando eterna calma y paz. 

¡Señor del cielo, nace, perfumado de jazmines y romeros 
esta Navidad en mi alma! ¡ Has de mí un hombre nuevo! 

A PARTIR DE NAVIDAD
María Rosa Rzepka (Argentina)

Como semilla madura
esperando germinar,
preparamos nuestras almas
a partir de Navidad.

Reconocemos flaquezas,
dudas, miedos y algo más.
Amparándonos en Cristo,
a partir de Navidad.

Y proponemos un cambio.
Lo renovamos alegres
prestos a testimoniar
que solo la vida importa,
a partir de Navidad.

Con los fuegos de artificio
los brindis y la ansiedad,
pronto se duermen los cambios
soñados por Navidad

Entonces la incertidumbre
se esparce hasta despertar
los prófugos, los violentos,
los que no saben de hogar.

Hacen estallar la muerte
a pesar de Navidad.
¿Qué le pasa, me pregunto,
a esta pobre humanidad?

Hace promesas que olvida
fácilmente, sin llorar
Sobresaltos, guerra y muerte

pronto toman el lugar
de las promesas nacidas,
                  a partir de Navidad.                     

NAVIDAD EN EL MUNDO

Teresita Morán Valcheff (Argentina)
Mbro. Fundadora de “Letras del Andén

Ya llega Navidad en la alegría
de celebrar la venida al mundo
del Niño Hijo de Dios
pura Luz y Amor bendito
derramado en la tierra y en los cielos
como lluvia lustral
para salvarnos.
♪♪
 Es oscura y penosa la hora que vivimos
donde viles traficantes de la guerra
arrasan con las armas y el delirio
de un ciego e impiadoso fanatismo
a los pueblos que encuentran a su paso.
♪♪
En esta Navidad que se aproxima
pensemos en los tristes refugiados
que vagan por el mundo
añorando aquel hogar perdido
donde la mesa reunía a los hijos y a los padres
y compartían el pan de cada día.
♪♪
Hay legiones de niños que han quedado
sin patria y sin familia
tal vez sin una mano que prenda
una caricia en sus cabellos
y tristemente caminan por la vida
hacia un destino incierto.
♪♪
¡Oh! Dios infinito y bondadoso
haz que cese el odio en este mundo
y el hombre sea digno de haber sido creado
con tu chispa divina y vuelva a recordarlo.

LA NAVIDAD
Nilda del C. Guiñazú (Argentina)
Mbro Fundadora de “Letras del Andén”

Tiempo de refugio familiar,
reencuentro con Jesús Niño,
 renovación de fe,
vida nueva
 que florece y renace 
hasta la eternidad.
Navidad, fiesta de la alegría,
de la luz que vuelve a nacer.
♪♪
La Navidad  trae al Señor rebosante de amor,
paz y fraternidad  para despertar
nuestra propia humanidad
en este mundo donde la desesperanza
amenaza al hombre.
♪♪
Ese Niño viene para salvarnos, para perdonarnos.
Ese Niño nos resguarda con su Misericordia
sembrando  la esperanza en los niños,
 víctimas del abandono  
y ultrajados por las guerras.
♪♪
Renacer desde este pesebre
requiere dejarse contagiar
por ese corazón nuevo
con el deseo de inaugurar otro año
y escribir en la  hoja en blanco  
con fuego  de reconciliación .

NAVIDAD
Titi Otazu
Mbro. Fundadora de “Letras del Andén”

Han pasado los diciembres de mi vida
y los sigo esperando como un niño.
porque es un mes luminoso y encantado
que condensa en si los más bellos milagros.
♪♪
Diciembre tiene aromas, perfumes en el aire
de comidas caseras, de tortas de cumpleaños
tiene cajas que se abren, que sorprenden,
el oloroso  jengibre se prende a los sentidos.
♪♪
Queda en el almanaque la última hoja
un año se va yendo, otro que viene
y el 8 de diciembre encendemos  el árbol
simbolizando la paz y el amor del mundo entero.
♪♪
Cuando la Nochebuena nos reúna
bendeciremos la mesa y brindaremos
a la medianoche, habrá nacido Jesús
el Redentor
entonces deseándonos felicidad en un abrazo,
el circulo de amor se habrá cerrado.

 NAVIDAD
Myriam Astudillo
 Mbro. de Número de “Letras del Andén”

Navidad es nacer…nacer y renacer,
del Hijo del Dios Padre, en pesebre…en Belén,
es triunfo de esperanza, y milagro de fe,
para un mundo en tinieblas que se resiste al Bien.-
♪♪
Navidad es perdón, y  empezar es volver,
es reconciliación y al otro anteponer,
redimir y confiar e intentar comprender,
que es sanar el dolor para así trascender.-
♪♪
Navidad…un pesebre…modesta sencillez,
para el Rey entre Reyes, María y San José,
la estrella guió a los Magos y allá fueron los tres,
incienso, mirra y oro, dejaron a sus pies.-
♪♪
No siente frío el Niño, el aliento del buey,
abriga tibiamente del Rey, la desnudez,
el anuncio de paz, se esparce por doquier,
¡Ha nacido el Mesías, Navidad es Belén ¡

LA MESA” (Díptico)
Delia E. Fernández Cabo de Hernández.
URUGUAY

En la mesa sonríe el pan caliente
 y se alegra el mantel sangrando vino.
Anticipo de júbilo genuino 
en la estancia se esparce sutilmente.

El guiso saciador rezuma hirviente
en cazuela de barro. Un ambarino
perfume de tomillo y de comino
inunda de sabores el ambiente.

Presidiendo la mesa, su figura,
moño blanco, peinetas, la dulzura
de sus ojos de miel, está la abuela.

Rueda grande de sueños y de afectos, 
sinfonía de ayeres y proyectos.
Hay olor a alhucemas y a canela.
II
Perfumes que pintaron la acuarela,
  se perdieron cual gotas de rocío.
Entrañables fragancias ya sin brío…
La mesa está vacía sin la abuela.

Ha nacido un malvón en la cazuela;
en rodajas el pan ríe al vacío;
en el mantel resbala el vino frío
y el silencio en el aire sobrevuela.

Los afectos se pintan de añoranza
 se extravía en alma una promesa
engarzada en acordes de esperanza.

Un sueño que resiste y atraviesa
 por el tiempo, se arremolina y danza
y se rinde a morir sobre la mesa.

DUÉRMETE MI NIÑA
Ady Yagur (Israel)

A  mi nieta Yuval a quien le canto mis poesias

Duérmete mi niña
tesoro recién nacido
ángel que suena de día
junto a un coro de trinos.

El día se vuelve fiesta
con su cielo azulino
y tu alma acaricia hadas
en su delicado destino.

Niña niñita mía
dulce retoño adorado
tu abuelo te mece en la cuna
cantándote sus poesías

tu mirada es dulce
como el sabor de la miel
ángel llegado del cielo
has despertado anhelos.

Mis brazos te acunan suaves
mientras duermes en el día
y mis pupilas miran fijas
para saber si he soñado…

 EXILIO
Dr. Rafael Mérida Cruz-Lascano

Por encontrarse lejos sufre un tiempo de exilio
hoy pidiendo silencio su testa se ilumina
corazón como fiera de rebeldía fémina
no fue el fulgente acero, causa de tu martirio.

Ese combate inmola, planta en tu frente un lirio
eres de PAZ el símbolo que a mi verso se inclina,
es fragua a fuego lento, profética heroína
por lucir libertad aplaudo con delirio.

Al canto del clarín, fusil no es historieta,
la mina suave, frágil, es libre todavía
al gobierno castiga, blasona en su faceta

déjame arrodillarme, tu de grande osadía
mujer de gran belleza, que casó con poeta
Julio Araya el Poeta  Marcela es Poesía

EL NACIMIENTO DEL NIÑO JESÚS EN BELÉN
Emma-Margarita R. A.-Valdés/España

Vienes al mundo, Rey de tierra y cielo,
en un pesebre, mísero, en pobreza,
es tu tesoro libertad, riqueza
que eleva el alma lejos de este suelo.

Será tu vida deificó modelo,
varón humilde lleno de grandeza,
no serás débil, eres fortaleza,
el dolor tiene gozo de tu vuelo.

En Belén nace tu mortal misión,
tu Sol se encarna con bondad, clemencia
para la tierra, senda del perdón.

Das en la cuna paz al corazón,
llénalo, Niño, con tu fiel presencia,
se hará la vida mística oración

 

3 comentarios en “LA NAVIDAD”

  1. Me encantan todas las secciones de Aristos la excelente revista que diriges, Eunate. Es emocionante leer tantos textos de hermanos escritores de distintos países, que expresan sus vivencias y emociones desde el bello fanal de sus almas que vibran al unísono, en universal concierto.
    Que esta Navidad encuentre a la humanidad anhelando que lleguen la paz, la justicia y la libertad a todos los pueblos del mundo.

    Responder
  2. Gracias Eunate por el amor que derramas en tu trabajo. Que este adviento sea de esperanzas y paz para el mundo y la Navidad nos encuentre con el alma repleta de amor.

    Responder

Deja un comentario