JAIME HOYOS FORERO

                                                                    BIOGRAFÍA

Jaime Hoyos Forero

Nació en Bogotá, Colombia.
Casado, una hija
Técnico en mercadeo de la Asociación Colombiana de Dirigentes de Ventas de Colombia DIRIVENTAS.
Ha ejercido la gerencia general de:  W.M.Jackson Inc. Editores, para Centroamérica y Colombia; Grolier International Inc., para Costa Rica y Colombia; Cooperativa de Impresores y Papeleros de Bogotá. Gerente ejecutivo de Librería Panamericana.
Actualmente retirado.

Aficiones

Paleoantropología
Literatura

Actividad literaria
Escritor

Coordinador de la tertulia literaria de la ACJ/YMCA.
Socio activo del Centro Poético El Pequeño Parnaso.
Miembro fundador de Naciones Unidas de las Letras UNILETRAS.
Miembro de la Unión Hispanoamericana de Escritores  UHE.
Participante de las tertulias literarias de ACORPOL (Asociación Colombiana de oficiales de la Policía Nacional, en retiro)  ACORE (Asociación Colombiana de Militares en Retiro de las Fuerzas militares)  y del Club de Ejecutivos.
Partícipe en numerosas antologías.
Obra publicada:  De Eros, Afrodita y otros poemas.
Libros próximos a editar:  2

Reconocimiento:

Galardón de Oro  de la Fundación  Algo por Colombia (2009),
Otorgado  en  la  Academia  Colombiana  de la  Lengua, en la
XXX versión del Récord Nacional e Internacional de Poesía.

Sobre mi poesía

Cuando el diablo leyó mi poesía
le pareció tan mala, que al momento
suscribió con su cuerno un vil contrato
nombrándome payaso del infierno.

UNA PEQUEÑA PARTE DE SU TRABAJO

 

  EL SEXISMO LINGÜÍSTICO

El sexismo lingüístico, que he denominado también síndrome sexista en el lenguaje, más que un síntoma, es ya una enfermedad recurrente que está envenenando el buen uso de nuestro idioma.

Consiste en el empleo innecesario del género femenino, por ignorancia y a la vez por sexismo. (sexismo es la atención preponderante al sexo). Ejemplo:

“Este libro será trabajado por los maestros y maestras que lideran los procesos de aprendizaje”. Aquí sobra la palabra “maestras”, pues en el buen uso del idioma, se sobreentiende que el nombre masculino “maestros” cobija por igual a los maestros de ambos sexos.

Una de las principales características de los idiomas modernos, y el español es uno de ellos, es la economía del lenguaje; algo así como expresarnos clara y bellamente con un mínimo de palabras, tantas como sean necesarias para darnos a entender clara y bellamente: ni una palabra más.

Ahora bien: por cuenta de un  feminismo mal entendido, está entrando la moda de decir, por ejemplo:

Quiero pedirles a todos y todas, ciudadanos y ciudadanas aquí presentes, que deben tener un cuidado especial con sus perros y sus perras, cuando a ellos o a ellas sus patrones y patronas los sacan o las sacan a la calle, para que ellos y ellas, es decir los perros y las perras, pequeños o pequeñas, medianos o medianas, como también los grandes y las grandes, realicen adecuadamente sus necesidades fisiológicas. (Palabras utilizadas: 71) Eso mismo, en buen lenguaje, sería:

Quiero decirles a los que tengan mascotas, que deben sacarlas, si son perros, para hacer sus necesidades fisiológicas. (Palabras utilizadas: 18)

Ahorro: 53 palabras  (394%) y además, mayor claridad y comprensión.

Solo cuando la oposición de sexos es un factor relevante en el contexto, es necesaria la presencia explícita de ambos géneros. Ejemplo: “En las actividades deportivas deberán participar por igual, alumnos y alumnas”.

Todos, pero los docentes principalmente y con mayor razón los profesores de español, deben entender que la tradición y el buen manejo del idioma está por encima de la política, del sexismo y de los caprichos.

Y hay que tener sumo cuidado, para no llegar a la estupidez idiomática, como ya ha sucedido, verbigracia, con la Constitución de Venezuela, algunos de cuyos malos ejemplos en el manejo del español,  me permito transcribir a continuación:

“Art.35.- Los venezolanos y venezolanas por nacimiento no podrán ser privados o privadas de su nacionalidad”.

Art.41.- “Solo los venezolanos y venezolanas por nacimiento y sin otra nacionalidad, podrán ejercer los cargos de Presidente o Presidenta de la República, vicepresidente ejecutivo o vicepresidenta ejecutiva, Presidente o Presidenta y vicepresidentes o vicepresidentas de la Asamblea Nacional, magistrados o magistradas del Tribunal Supremo de Justicia, Presidente o Presidenta del Consejo Nacional Electoral, Procurador o Procuradora General de la República…”  etc.

El uso del masculino para cobijar al género femenino, se denomina en gramática como empleo genérico del masculino o masculino en función de colectivo mixto.

Solo se exceptúa, como señal de cortesía y por tradición, las expresiones señoras y señores  y  amigas y amigos, en el inicio de discursos, conferencias, etc.

Quiero finalizar con las palabras de don Arturo Pérez Reverte, de la Real Academia Española de la Lengua : “El empleo de circunloquios y sustituciones inadecuadas como ´diputados y diputadas electos y electas´, en vez de ´diputados electos´, resulta empobrecedor, artificioso y ridículo”.                                  

 

Cuento acerca de cosas y costumbres de hace 2 millones de años.

Hace exactamente dos millones doscientos cincuenta mil años, el Señor utilizó un monito muy bien hecho, bípedo él, es decir que caminaba en dos paticas, y se creía superior a los demás monos, no solo porque podía caminar leguas y leguas en dos pies, bien derechito, sino porque su rostro era tan elegante que hasta pensaba que si algún día se inventaran los cuchillos, él se afeitaría para conquistar a las hembras  -no a los chimpancés, orangutanes ni gorilas hembras-  que son tan feas, sino a las bellas de su misma especie superior, denominadas KNMR 1470 (aún no tenían nombres cristianos, desde luego). Estas hembras de hace más de 2 millones de años, anotaba nuestro monito, tenían hermosas las caderas, los ojos y los labios y…en fin, otras cositas.

Pues como venía diciendo, el Señor utilizó a este monito elegante para ponerle alma inmortal. Un soplo del Señor fue suficiente. Lo llamó Adán, aunque su nombre científico siguió siendo KNMR 1470 homo habilis. Dos millones de años después, el Génesis lo mencionaría. Fue el primer hombre, de alma y cuerpo inmortales, aunque perdió la inmortalidad del cuerpo cuando desobedeció al Señor echándole la culpa a su mujer. Fue el primer acto de machismo.

Lo primero que hizo Adán cuando se vio con alma inmortal, fue dar un  un poderoso grito, perfectamente articulado, cosa que  

 lo sorprendió sobremanera. Gritó: “¡Aaaa…”  (Ningún otro animal había pronunciado esta letra) Luego gritó “¡Ammm…!” y encantado con su nuevo poder, el poder de la palabra, gritó “¡aammmooor!”

¡Quién dijo miedo!

-2-

No acabó de decir “amor” cuando se vio rodeado por no menos de cien bellísimas hembras, que en adelante llamaremos mujeres, para distinguirlas de los chimpancés y orangutanes.

Embelesado con el poder de la palabra, Adán organizó el primer concurso de belleza del universo.

Una tal Hera o Juno (como ahora, en aquel entonces no todos los nombres de pila eran bonitos), muy linda, le dijo: -Te daré poder sobre todo el universo si me haces tu esposa.-

Adán le dijo: -Qué boba eres. Yo también soy poderoso.-

Y para demostrarlo,  cogió una rana cerca del río y le dijo: -Di “cua-cua”.-

Pero la rana no dijo nada. Era como muda. Entonces Juno puso la rana sobre su mano y le dijo: -Croa…Di “cua-cua”.-

Inmediatamente la rana gritó “cua-cua” y así Adán advirtió que esa mujer, Juno, era dueña del poder y podía hacer cualquier cosa. Así que resolvió pensar el asunto de su matrimonio.

Un rato después lo abordó una mujer tan bella como la anterior. Se llamaba Minerva o Atenea.

Le dijo a Adán: -Muchacho. Si me dejas ser tu esposa, te daré toda la sabiduría del universo.-

Adán le dijo: -Qué tonta eres. Yo también soy sabio. Y para demostrarlo, te diré que 3 x 2 son…

Y mientras Adán contaba en los dedos de las manos, hacía rato que Minerva le ponía a Adán seis lindos dedos parados delante de los ojos. Viendo Adán la sabiduría de Minerva, resolvió pensar lo que ella le proponía.

Más tarde, una mujer tan bella como las anteriores, se le acercó y quitándose la hoja de plátano que cubría su torso, le dijo insinuante: -Chico: ¿Te gusto? Soy Venus o Afrodita.

Y antes de que Adán alcanzara a responder, ella le dio un ligero beso en los labios, diciendo:

-¿Me ves? Toda yo seré tuya cuando sea tu esposa.

-3-

Terriblemente confundido  -no es cualquier cosa que a uno lo ataquen tres mujeres a un tiempo-  nuestro nuevo hombre resolvió consultar con el Creador.

-Señor  -le dice-  con los garrotes del poder, la sabiduría y la seducción, tres terribles mujeres me atacaron. ¿Con cual me caso?

-Con ninguna. Contestó Dios. ¿Cómo harías para alimentarte? En lo primero que debes pensar es en tu barriga, hombre. Todo lo demás vendrá por añadidura. Haz, más bien, un concurso de cocina.

Sobra decir que Adán hizo el concurso y que se casó con Eva que fue la ganadora.

Cuando llegaron a la época de las cavernas, Adán arrastraba a Eva de su larga y hermosa cabellera y con ella barría la caverna.

Cuando llegaron al siglo XXI, Adán era arrastrado por Eva de su larga cabellera y con él barre ahora la caverna.

Por eso se dice y con razón que una de las estupideces del hombre es el haberse dejado crecer el cabello y hacer otras imitaciones femeninas. Por eso le toca ahora lavar la losa, cambiarle los pañales al niño, manejar el coche del bebé  y  manejar el de Eva  cuando ella se toma sus traguitos.

Pero la estupidez del hombre no es el haberse dejado crecer la cabellera, sino el no haberse casado con Minerva o Juno o Venus. Cambió la sabiduría, el poder y la belleza por Eva, es decir, por un plato de lentejas.

 agosto 2013

          

DESDE TU VIENTRE TE HABLO, MADRE

        Memorias prenatales de una niña.

Junio 23

¿No sabes?  Sentí gusto
cuando anoche, en tu amor, me concebiste.
Aún no sabes que existo. Pero siento
que he comenzado a amarte.

Cuando crezca, te diré  “madre mía”.
Veré la luz y el cielo,
la mañana y la tarde.
¡ Gracias, oh madre, que me das la vida !.

Junio 27

Todavía no sabes que yo existo.
Cuán hermosa seré…no te imaginas.
Soy como un grano de café: pequeña.

Pero un día
nadie podrá igualarme
en el calor sutil de la sonrisa,
en la tierna dulzura
ni en la clara alegría.

Julio 15
¡ Hoy es el día de la gran sorpresa !
¡ Hoy sabrás que eres madre !
Pronto me sentirás en tus entrañas.

Ese día, cuando toques tu vientre
sentiré tu ternura;
y por ser lo que soy, por estar viva,
yo te daré las gracias.

Julio 24

Se está formando el cáliz de mi boca.
¿ Sabes, madre ? Gracias a mí  te sentirás dichosa.
Quiero nacer para jugar contigo.

Cuando sea grande, un día,
antes de que se oculte el sol poniente,
llegaré  sin ser vista,
te taparé los ojos con mis manos
y estrellaré mis labios en tu frente.

Y gracias a mis besos
conocerás la dicha de ser madre.

Julio 27

¡ Oh madre !…
Qué alegría saber lo que ahora siento:
que somos dos en una misma carne.
¡ Qué alegría…si vieras!…
Hoy comenzó a latir
mi propio corazón en tus entrañas.
¿ Lo oyes, madre ? … Tal vez no…
Pero ya está corriendo, jubiloso,
el río rojo de mi ardiente sangre.
Julio 31

Anoche soñé, madre,
que tenía tres meses de nacida.
Lloraba, tenía hambre;
pero tú entre tus brazos me tomabas.

Ni siquiera imaginas
todo el calor de amor que hay en tus brazos
y toda la ternura de María
que nace de tus senos
y que das, si acaricias, con tus manos.

¡ Cómo sueño y anhelo, madre mía,
ser grande, de tres meses,
para que hundas en mi piel tus labios;
para sentir el leve cosquilleo
de pétalo de dalia
cuando roces mi frente
con tus negras pestañas !

Agosto 14

Mi carita infantil
ya casi está formada.
A través de tu piel estoy sintiendo
el calor del verano.

Cuando llegue la ansiada primavera
y el sol bañe mi cara,
daré un grito tan alto
como el grito lanzado desde el mástil
(lo leíste en un libro y yo te oía)
como el grito lanzado
por Rodrigo de Triana
cuando sus ojos vieron
las playas de la tierra americana.

Agosto 16

Ahora quiero guardarme entre tu seno
para pasar contigo
el final del verano,
y con sus mustias hojas el otoño
y la gélida albura del invierno
y al fin la primavera
de la que yo seré el mejor retoño.

Agosto 17

¡ Detén, madre, el puñal del cirujano !
¿ No ves que soy tu vida
que vive en tus entrañas ?

¡ Que los ángeles lloren
y una canción de amor
por mi alma entonen !

¿ Cómo puedes, oh madre, despreciarme ?
¿ Por qué el crimen, por qué,
si eres mi carne ?
¿ Por qué el crimen, por qué,
si soy tu sangre ?

¿ Por qué me siegas sin haberte visto ?
Si tan siquiera, madre,
me hubieras permitido
pasar mis dedos breves por tus labios,
yo habría subido al cielo agradecida
diciéndole al Señor que vi a mi madre.

¡ Que los ángeles lloren
y una canción de amor
por mi alma entonen !

¿ Por qué, madre, te amparas
en esa ley mezquina,
en esa ley cobarde que se opone

¿AL  DERECHO DIVINO DE LA VIDA?

Me espera Dios. No sé lo que él decida…
Pero yo le diré que te perdone.

MIENTRAS TODO ESTO PASE

Cuando el río no corra.
Cuando no vuele el viento.
Cuando la tierna madre a su niño no bese.
Cuando ya no cobije la noche a los amantes
y los amantes sientan que se acaban sus besos.
Cuando estas cosas pasen,
dejaré de quererte.
Cuando estas cosas pasen, ya no serán mis manos
carbones encendidos para quemar tu vientre.
Pero mientras el río siga corriendo… siga
sin poder detenerse.

Pero mientras el viento levante en su locura
los cabellos rizados y las faldas traslúcidas
y haga ondular las blusas en los senos turgentes;
mientras la madre bese con ternura a su hijo
y el amador no pierda la ruta de su amada,
ni el calor de sus brazos, ni la fuerza en la sangre;
mientras todo esto pase,
serás mi dulce amiga, mi sola compañera,
mi descanso, mi Norte, mi tierra prometida;
fuego para mi frío, turbación de mi mente…

Mientras todo esto pase, mi afán será quererte,
y serán mis dos manos
carbones encendidos para  quemar tu vientre.

AMISTAD

La amistad no es humana.
¡Es un ángel tu amigo!
Es Cristo que recoge tu cruz para cargarla.
Es la figura noble del buen samaritano
y el que salva tu vida arrojándose al agua.

Es el que pone el pecho y muere en la batalla
para que tú regreses a conocer tu hijo.

A veces, ni siquiera conoces al amigo
porque la mano buena
hace el bien sin alarde, sin voz y sin gemido.

Amigo es el que llora para que tú sonrías;
amigo, el que sonríe para que tú no llores.

Cuando el amor se va, a ti viene el amigo
para escuchar tu queja y cubrir tus heridas.

El amor pide fuego y pide carne;
en cambio,  la amistad, no pide nada.
La amistad es la cúpula y el amor la veleta.
Mientras amor es flor que se deshoja,
la amistad es raíz y savia y tallo.

Cuando todo se ha ido, porque nada perdura,
cuando a ti mismo, ¡Oh paria!, se te acaba la vida
y todo lo que has sido se vuelve tierra impura,
y toda tu materia, sin vida, se derrumba,
solamente el amigo te visita en la tumba.

Y entre la polvareda revuelta del camino,
cuando se escucha el canto mendaz de las sirenas,
descubres que es un ángel, no un humano, tu amigo.

¿DÓNDE  ESTARÁS,  HERMANA?

Era una monja linda…
como un ángel sin alas.
Su boca era un racimo cargado de ciruelas
y sus manos diez lirios
en dos largos manojos,
y sus ojos dos noches misteriosas y negras.

Oh Dios, con sólo verla,
sin querer yo pecaba…
Un pecado risueño
con sabor a manzana,
con olor a heliotropo
y a campiña mojada

Una tarde,
en la puerta pesada del convento
no pude más. Tal vez yo era muy joven:
la cogí de las manos,
la estreché contra el pecho
y le dejé en la boca
el beso más ardiente y más inesperado…

Como rayo que cae en una roca
en la mitad de un día de verano.
Ella no dijo nada.
No rechazó mi beso.

Me castigó con una durísima mirada
y se cerró la puerta ante mi cara.
Nunca más volví a verla.
Nunca más supe nada
de aquella monja linda
como un ángel sin alas.

A veces en las noches
retumba entre mis sienes
una voz que me grita
como ronca campana:
– ¡Violador de los labios
de mujeres sin mancha,
que el Señor te perdone
el sacrilegio rojo
de aquella tarde blanca ! -.

A veces en las noches,
difusa entre mi sueño,
de repente aparece
con sus ojos de estrella,
su boca hecha un racimo cargado de ciruelas,
con mi beso en su boca como rota granada
y sus ojos dos noches misteriosas y negras.

Una lágrima entonces
arrebata mi sueño
y mis labios inquieren
sin ninguna esperanza:

¿Dónde estarás, hermana,
que para mis anhelos
y aunque nada te dije
y no dijiste nada,
fuiste más que un ensueño,
mucho más que una hermana?

                             PERDÓNAME

      “Solo la sombra trémula se retuerce en mis manos”
                                                                 (Pablo Neruda)
Perdóname el desvío
porque en ojos más bellos se extasiaron los míos.
Porque a otros dulces ojos, mis ojos les sonrieron;
porque bocas más frescas refrescaron mis labios
y anheló muchas veces otros brazos mi pecho.

Perdóname el azoro que en mis dedos causaron
otros cálidos dedos que apretaron los míos
dejándome anticipos de entrega entre las manos.

Perdóname la dicha que estremeció mi pecho
al contacto furtivo de otras manos amadas
que erizaban la piel, corrían por mi cuerpo
con espasmos de dicha y caricias de fuego.

Perdóname el silencio pecador de mis labios
que a menudo callaron sin decirte un “te quiero”.
Perdona la energía que gasté en otros seres
y perdona mi pluma que voló tantas veces
a nidos que habitaban solícitas mujeres.

Perdóname las veces que con vehemencia loca,
besos prendí en los cuellos, besos tatué en las frentes
las manos y los senos y en los quemantes vientres
y en los pulidos muslos y en las ardientes bocas.

Perdóname los años que no acabaron nunca
y en los que fue la carne la reina de mi vida.
No pido que me aceptes. Solo el perdón te pido:
con él me iré en silencio al reino del olvido.
La soledad sin pausa será mi compañía
en medio de las sombras de todas las mujeres
que quise, que me amaron, que estuvieron conmigo
compartiendo mi lecho, mis besos y mis rimas
pero que nunca fueron completamente mías.       

  Septiembre 2009.

 

MUJER DE OJOS GITANOS

Mujer de ojos gitanos
y de encendido amor entre sus brazos.
Claveles de sus senos
al amor levantados
bajo el sol de verano de su pecho.
Granada  abierta de su boca roja
construida  con pétalos de fuego
al golpe sonoroso de su risa
en cascada de crótalos y besos.

Gitana de moruna piel de trigo,
de corazón cañí  por cuyas venas
galopan los caballos andaluces
y taconean bravos bailaores,
y giran con sus brazos
en alto las mujeres…
atrapando luceros con sus manos.

Gitano corazón por cuyas venas
corre toda la sangre de Granada,
toda el alma torera de Sevilla,
todo Lorca y su vida desangrada,
y el vino de Jerez entre las copas
para brindar por Dios y por España.

Andalucía cabe entre su pecho
con sus jazmines y sus olivares,
con su lecho de nardos y de rosas,
y el mosto de sus vides y lagares.
En sus muslos gitanos se detienen
para libar su amor las mariposas,
y en sus labios,  el hombre que le bebe
la pasión,  en los besos de su boca.
Gitana de moruna piel de trigo,

Gitana de claveles en su pelo,
de rojo corazón y de alma blanca,
que alma y clavel y corazón ofrece
al hombre venturoso que la ama;
y los entrega bajo el cielo abierto,
bajo la sombra de la luna clara
en el jardín de rosas de su cuerpo.

Gitana:  en el calor de tu regazo
se adormecen los pájaros y el viento,
olvido mis dolores y mis penas,
toman forma de amor mis pensamientos
y fluye en paz la sangre entre mis venas.

Gitano amor que nace en las entrañas,
se hace grito y dolor en la garganta,
se duerme con un beso entre la boca
y es canto y es mujer en la guitarra.

Mujer de ojos gitanos,
mora de erguida frente
como las trece torres de la Alhambra.

agosto 2014

TUS BESOS DE SOLERA JEREZANA
   A una jerezana con luz de luna
“Porque gusté en tu boca musulmana,
   tu sangre, que es solera jerezana”
(Joaquín Alcaide de Zafra)

Alto el mirar, tu vida es un torrente
que desciende con fuerza huracanada
por tu cuerpo de tierra soleada
que se inicia en la cumbre de tu frente.

Si te das, se desata una corriente
de misteriosa luz en tu mirada,
y aparece en tus ojos, desbordada,
una gota de gozo transparente.

Son tus manos un dulce sortilegio,
y  tus caderas de soberbia roca
completan tu perfil moruno y regio.

Besas con besos de pasión gitana,
cuando das en el vaso de tu boca
un vino de solera jerezana.

  octubre,  2012

AQUELLA NOCHE

                              “Las palabras sin sonido”
                                      (Enrique Heine)

Yo me callé para poder decirte
con todo mi silencio, que te quiero.
Y en ese mismo instante
nacieron en tus ojos sendas lágrimas
y en cada una se encendió un lucero.

No me quise dormir aquella noche
para no naufragar entre tu seno;
por oír el latido de tu pecho;
para verte de noche con mi tacto,
para sentir las brasas de tu aliento.

La inmensidad del mundo aquella noche
cupo toda en tu boca y en tus manos;
la grandeza del cielo entre tus brazos.
La inmensidad del mundo aquella noche
cabía toda entera entre tus labios.

Yo me callé para poder decirte
con todo mi silencio, que te quiero.
Y el amor se hizo lágrima en tus ojos,
rosas sobre tu pecho,
clavel entre tus labios,
y en la hondura bermeja de tu cuerpo,
blanco para la sed de mi venablo.

junio 2010

 

Deja un comentario