IN MEMORIAM JERONIMO CASTILLO

Todo lo publicado en  ARISTOS INTERNACIONAL está sujeto a la ley de propiedad intelectual de España
enero  2.020  nº 27
La Dirección no se responsabiliza de las opiniones expuestas por sus autores. 
Estos conservan el copyright de sus obras

AL SERVICIO DE LA PAZ Y LA CULTURA HISPANO LUSA

 

IN MEMORIAM  JERÓNIMO CASTILLO

 

Todos los que hacemos la revista ARISTOS INTERNACIONAL
homenajeamos a nuestro querido amigo y colaborador Jerónimo Castillo
Nos dejaste de un momento a otro, pero siempre estarás presente en nuestra mente y corazón

No podemos luchar contra los designios de la vida, su paso por este mundo no ha sido como las huellas que borra el mar por el contrario siempre lo recordaremos como un buen amigo.

Lluvia tenue llora el cielo y la pluma queda quieta,
Al partir, mi buen amigo, canta triste el ruiseñor,
y la bruma me arrebata de la mar su inmensidad,
pierden el color las rosas y el campo su verdor 

El escritor, filósofo, poeta y abogado Jerónimo Castillo falleció a los 76 años en San Luis, donde el mendocino estaba radicado desde que tenia 11 años. 

Castillo supo ganarse el respeto y la admiración de sus colegas y sus lectores. Lo definieron como “un poeta de sonetos atemporales“. Su obra incluye ensayos, sonetos y una antología de poetas de San Luis.

Un gran apasionado del mundo de las letras, fue columnista, conductor radial y jurado literario, entre otras actividades. En su libro “Pensador furtivo”,  Castillo señalaba los factores que históricamente influyeron en la identidad sanluiseña y expresaba: “La Puntanidad se construye con la sinceridad en el actuar, la convivencia y el afecto”.

Nació en Luján de Cuyo, Mendoza, el 30 de septiembre de 1943. Hijo único, a los 11 años llegó a San Luis. Estudió en el Colegio Don Bosco hasta tercero, y luego culminó en la nocturna del ex Colegio Nacional, hoy “Juan Crisóstomo Lafinur”. Influido por los salesianos, Castillo, estrofa su música interior desde la adolescencia y a los 30 publicó su primer libro. Muchas de sus publicaciones están también en formato digital.

Padre de tres hijos, casado con Clelia, se recibió de abogado ya en edad avanzada, en la Universidad Nacional de San Luis, sede Villa Mercedes. Escribió para revistas de Chile, Perú, Estados Unidos, Venezuela, Cuba, entre otros países. Jerónimo Castillo consideraba que el poeta es un testimoniador del pueblo y que la poesía debe contener atemporalidad.

“Y cuando logro izar el estandarte con que rearmo todos mis fragmentos, rindo tributo en soledad al arte”, obra “Horcón” de Jerónimo Castillo.

 

TRABAJOS LITERARIOS EN RECUERDO DE NUESTRO AMIGO  JERÓNIMO CASTILLO

J

JERONIMO CASTILLO, EN LA ÓRBITA DE LA BONDAD
Carlos Benítez Villodres
Málaga (España)

No te conocí en persona, solo por tus libros, tus correos, tus críticas literarias, escritas sobre ciertos libros de mi autoría publicados, tus diálogos con quienes te conocieron.
Por ello, este día es de los más tristes de mi vida. ¿Por qué te fuiste tan en silencio y sin quejas ni lamentos?
Pienso, desde que te marchaste, que una lava ardiente quema mi corazón y mi mente. Tuviste gran amor a las personas que te conocieron y a otras, como a mí, que me animabas y me ayudabas a continuar por el camino de la vida y a seguir escribiendo.
Sé de tu enorme amor por la poesía. Recuerdo aquellos primeros versos de tu poema “Los niños que no miramos”: “Mientras sigan habiendo, en este mundo, / conflictos que nos traigan preocupados, / no habremos de ocuparnos de los niños / que por su culpa viven el calvario //”.
Nuestro último adiós nos los dimos el 21 de noviembre de 2019, y no, no es fácil encajar la noticia de tu fallecimiento. Desde aquel día vivo en las entrañas del silencio. Me siento pequeño en la inmensidad del universo, y pienso que hoy estamos, pero mañana ya no, de que la vida y la muerte están separadas por un finísimo hilo que, en
un segundo, se rompe. Caminamos por la vida como la persona que pasea un rato por un parque y las horas le pasan velozmente, de que la vida es tan corta como una tarde de invierno.
Ya partiste a otro lugar, un lugar desconocido para ti y para mí y para cualquier persona. Me dejaste, querido amigo Jerónimo, con el alma rota. Fuiste, eres y serás una de las personas más importantes en mi vida, porque fuiste simplemente tú, único, una buena persona irrepetible que, desde un lugar, me estás protegiendo y ayudando en mi
caminar por la vida. Disfruta y hazlo todo como lo hiciste en vida.
Recuerdo la canción romanzada “Cuando un amigo se va”, del peruano Alberto Cortez Olaya, más conocido por “El Original”, aunque nacionalizado en Argentina. Las dos primeras estrofas de dicha canción dicen: “Cuando un amigo se va / queda un espacio vacío / que no lo puede llenar / la llegada de otro amigo. // Cuando un amigo se va / queda un tizón encendido / que no se puede apagar / ni con las aguas de un río //”.
Es evidente que la humanidad no sabe, me incluyo yo, nada del misterio del nacimiento y de la vida, del destino y de la muerte. Me dejaste en este valle de lágrimas, donde aún vivo, llorando tu muerte y expresándote, aunque ya no me escuchas ni lees lo que te escribo, mi respeto, mi afecto y mi agradecimiento.
Espérame, en el lugar, donde te halles, para que un día nos encontremos, y halle, en ti, nuevamente, tu alegría y tu seriedad, tu cariño y tu buen hacer con los hombres y mujeres que contigo caminaron y aún continúan su camino sobre esta selva agridulce. Guíame, con tu ejemplo e ilusión, para que, aunque no tenga tu presencia, sepa siempre hacer lo mejor en esta vida. Tu recuerdo es algo que pervivirá, en mí, para siempre. Nadie ni nada me lo puede arrebatar. Te agradezco sumamente tu ejemplo y tu amistad, tu afecto y tu saber vivir.
Querido Jerónimo, pasaste a formar parte de mi historia, a ser un personaje más del libro de la vida. Te ganaste, por derecho, un trocito de mi alma, ese que se fue contigo. Siempre me sentí muy dichoso por ser tú mi buen amigo.

Ansío que descanses eternamente colmado de paz en algún lugar que todos los seres humanos desconocemos. Un lugar, donde no existe el tiempo. Allí nos encontraremos de nuevo, amigo Guillermo, y, cuando esto suceda, seguiremos poniendo nuevos nombres a los luceros.
(En memoria de Jerónimo Castillo, fallecido, en Santa Fe, Argentina, el 6 de enero de 2020)

POEMAS

CANTO AL RÍO
A Jerónimo  Castillo, in memoriam
Irene Mercedes Aguirre,
Buenos Aires, Argentina

Todo mi ser, Señor, toda mi vida,
cada parte de mí, cada palabra,
sostienen  la certeza convencida
de vida perdurable. Cuando se abra

en medio de la noche y la tristeza
el más allá temido. Cuando evada
el beso de la vida su tibieza
y estreche entre sus brazos a la nada,

entonces,  quedará todo vacío
y nos parecerá en primera instancia,
la soledad del muerto, inamovible.

Pero no lo será. Es canto del Río
que fluye y recupera la fragancia
del alma reintegrada ¡Indestructible!

Todo mi ser, Señor, toda mi vida,
cada parte de mí, cada palabra,
sostienen  la certeza convencida
de vida perdurable. Cuando se abra

en medio de la noche y la tristeza
el más allá temido. Cuando evada
el beso de la vida su tibieza
y estreche entre sus brazos a la nada,

entonces,  quedará todo vacío
y nos parecerá en primera instancia,
la soledad del muerto, inamovible.

Pero no lo será. Es canto del Río
que fluye y recupera la fragancia
del alma reintegrada ¡Indestructible!

JERÓNIMO CASTILLO*
Carlos Benítez Villodres
(Málaga-España)

Tus soles iluminan mis vergeles
vitales, luz serena de tu esencia
que se esparce por toda mi existencia
siempre indomable, como tus corceles.

En tus poemas hay siete claveles
rojos que tranquilizan mi conciencia
al calor de tu cósmica prudencia
coronada con mieles de laureles.

Jerónimo Castillo eres poeta,
por la gracia de Dios, y en tu destino
todo el mundo te ama y te respeta.

Oh amigo, marcharé por tu camino
para que mi rosal se comprometa
a que tu río sea cristalino.

JERÓNIMO CASTILLO
Carlos Benítez Villodres
(Málaga-España)

Ante esta decilira,
tu sol, Jerónimo, mi luz afianza,
mientras contigo avanza
y, con pasión, te admira.
Nuestra amistad sutil siempre me inspira,
al calor de tu esencia,
versos, en la quietud de tu experiencia,
que talan los pesares
forjados en lagares,
donde tengo a tu frissia en mi conciencia

(*) El creador de la decilira fue el poeta madrileño Juan Ruiz de Torres,
querido y común amigo de Jerónimo Castillo y del autor de estos poemas,
fallecido el 24-04-2014.

  A UN  GRAN BARDO,  ESCRITOR  Y AMIGO 
Coronel (RA) Héctor José Corredor Cuervo
Colombia

No me resigno a dar la  despedida
al hombre honesto y poeta ejemplar
que ofreció pan y amor en esta vida
con fuerza de cariño sin parar.

Te fuiste al cielo con nobles sentimientos,
sin decir un adiós ni un hasta luego
dejando tras de sí gratos momentos
para gozar el mundo sin apego.

En las mentes  dejaste  grandes huellas
del gran trabajador y hombre sincero
que se enfrentó a la vida sin querellas
con rayos luminosos de un lucero.

Fue  tu carisma la mejor riqueza
que pudiste a familia  heredar
para ir hasta la gloria con certeza
al proseguir tus pasos sin fallar.

Hoy, el duelo del alma nos obliga
a decirte hasta pronto gran amigo
que luchaste con fe como la  hormiga
teniendo a nuestro Dios como testigo.

NO TE FUISTE…JERÓNIMO
Carlos Gonzalez Saavedra-Argentina

Que enseñanza nos dejaste
En tus últimas letras,
Ser mejor y más humano.

Por eso no te fuiste
Te adelantaste un rato.
Esparciste tu impronta
En comarcas y praderas
En bibliotecas y escuelas
Sin mentiras, ni banderas.

Con las puertas de tu alma abierta
Tus palabras quedan,
Y florecen sin fronteras.

Como otro puntano ilustre,
Agüero dijera.
Vivir en poesía, es mi lema
Y lo hiciste con el alma entera

Haciendo huellas
Caminando hasta donde  tú suela pueda
Sino, que tus palabras se trasformen
En cometa y vuelen
Por todo los lugares que pueda.

No te fuiste…
Estas en el corazón de todo poeta
En nuestra impronta, en nuestras letras.

No te fuiste hermano
Tu sello:
Ser mejor y más humano
Asi reza tu  pluma, en tu último poema.

SONETO IN MEMORIAM DEL POETA JERÓNIMO CASTILLO
Hildebrando Rodríguez
Mérida-Venezuela, 08 de enero del 2020

Jerónimo Castillo se ha marchado,
pero dejó en el mundo poesía,
que antes de su vivencia, no existía
y hoy ocupa sitial muy bien ganado.

En la historia mundial queda estampado
un trabajo ejemplar de gran valía
creado por su vasta maestría
y como herencia hoy, nos ha dejado.

Escribir, es la forma de quedarse
en el recuerdo de la mente humana,
y que su obra, logre proyectarse.

La fuente del poema se engalana
y así continuará, sin inmutarse,
en la Literatura Americana.

Con afecto :
Liana Friedrich
(Argentina)
Lamento  grandemente la infausto noticia..
Dios lo ampare en su eterna gloria. Estos versos son en su memoria:

«Lenta camina la pena
por caminos de extravío. 
Y es tan grande la ausencia
y es tan largo el olvido…

JERÓNIMO CASTILLO: YA EN LO ETERNO
Beatriz Villacañas
(España)

Jerónimo Castillo: te has marchado,
en esta vida cumpliste tu meta
como hombre de grandeza y gran poeta,
será por eso que Dios te ha llamado.

En esta vida, aquí, se te ha llorado,
y te lloramos, que el dolor aprieta,
mas con tu ejemplo y con tu obra completa
vivirás en nosotros recordado.

En tu soneto, amigo, permaneces,
como en los otros versos que escribiste,
y han de darte la gloria que mereces.

Qué gran regalo en tu amistad me diste,
cuando te leo y pienso vives, creces,
pues de mi corazón nunca te fuiste.

TRÁNSITO
María Sánchez Fernández
Úbeda-España
A la memoria de nuestro amigo
Jerónimo Castillo, en su reciente tránstio

Sosiégate alma mía.
Sosiégate y no temas
a ese supremo instante
que turba tu reposo.

No es tan terrible
el próximo momento
que te hace estremecer
y sentirte tan perdida.

Quizá un suspiro
allá en la madrugada,
y cruzarás tranquila
el valle de las sombras.

Te arrullarán los trinos
de pájaros ocultos
y verás un dulce amanecer
y una sonrisa.

Verdes senderos te llevarán
a verdes prados
bañados por la luz
de lo infinito.

Cabalgará feliz
ligera como el viento
en mágico corcel
de mágica alborada.

Escalarás montañas.
Remontarás mil vuelos.

Navegará dichosa
mecida por las olas
de un mar inmenso
de espumas plateadas.

El ancho cielo te cubrirá
de azul caricia,
y en éxtasis divino,
desnuda en tu pureza,

arribarás a un puerto
donde la paz es soberana.
Sosiégate, alma mía.
Sosiégate y no temas.


JERÓNIMO CASTILLO,
Hilda Augusta Schiavoni

Jerónimo Castillo
servidor humilde
que desde el silencio
dio la mano a tantos.

No sé
si lo comerá el olvido,
pero entre todos
los que fuimos favorecidos
tañerá
sobre nuestros sentidos
tus poemas ennoblecidos
y entre los de las letras
tu senda iridiscente
alumbrará a tantos poetas
en su camino.

LA DAMA DE NEGRO
Adolfo vasco Zabalza

Si me vienes a buscar
mujer del vestido negro,
sinceramente me alegro
de poderte acompañar,
seguro me has de llevar
a un mundo con más amor,
donde no exista rencor
ni desprecio a la pobreza,
y el honor y la nobleza
tendrán su inmenso valor. –

En este mundo encontré
solo sombras y maldades,
y también desigualdades
que nunca comprenderé,
por eso que emprenderé
tomándome de tu talle,
este viaje por la calle
del silencio y del olvido,
que al final del recorrido
mostrará su sacro valle. –

Ya nos podemos marchar,
está listo mi equipaje,
llevo tan solo un traje
y el blanco de la frialdad,
con eso me ha de bastar
para llegar a destino,
sembrando por el camino
retoños de un dulce amor,
que han de abrir en una flor
para aromar lo Divino.

JERÓNIMO
Roselvira

Al Hermano que no tuve pero
que la vida se encargó de dármelo.

Qué impotencia amigo mío.
Qué poder te reclamó.
Qué designio.
Qué sino.
Qué certeza
que la vida se te fue de un solo rayo.
Cuántos libros quedaron inconclusos…
Cuántos viajes y encuentros de escritores.
Qué pasó que te fuiste de repente
y no pude siquiera despedirme.
No pensé en este dolor, este desgarro.
Quiero oír tu voz, tu consejo y encontrarte
en un soneto, en una estrofa, en una rima
o en el vuelo de alegres ruiseñores.
Hay un cúmulo de pájaros cantores
que esta tarde hace coro a mi tristeza.
Ay amigo, del todo no te vayas
quédate en la luz de la mañana,
entre tus libros, entre tus plantas, y tus amores
que tal vez una calandria te descubra
entre tanto verdor y entre las flores
y me traiga tu mensaje palpitante
una tarde cualquiera y de esa forma
te retenga en la tibieza de un poema.

ADIÓS AL POETA
Nilda del C.Guiñazú

Imprevista fue tu partida.
Hay una luz dorada
que hiere hasta las lágrimas.
Una barca se aleja hasta quedar
soterrada en el horizonte,
una brisa exhala el perfume
de un viaje sin retorno.

Has partido Jerónimo.
Solo serás el recuerdo
de un tiempo que vuelve
en las voces de líricos sonetos,
armonioso coro de cigarras,
ríos de crecidas notas
en página de libros.

Jerónimo has partido en alto vuelo
para alcanzar otras estrellas,
que alumbren nuestra ruta.
Lámpara que enciendes
desde tu sueño eterno.
De mágica manera sobre tu huella
nos estaremos viendo
sin decirnos adiós.

EN LA PARTIDA DE JERÓNIMO CASTILLO
Teresita Morán Valcheff

Nadie escuchó a los pájaros
agoreros de la noche…
Feliz era el árbol de tu poesía
Jerónimo
cuando una astilla de sombras hirió la luz
y enlutecida nube confundió tu vuelo.
Chispa en el misterio de dioses implacables
llegó el ocaso que negó tu aurora.
Se hizo silencio en el ramaje mustio
y en el cuenco de las almas
una flor de ausencias derramó sus cenizas.
Hora tras hora goteó la clepsidra
en la breve esperanza náufraga
y se rompió el cristal mientras velábamos
la agonía de un sueño.

Se apagó en el mundo tu voz clara y rotunda
pero nos llega su eco desde remotos cielos
en el poema que quedó inconcluso
vibrando en el reducto invulnerado de tu pecho.
Seguirá germinando tu verbo luminoso
en cada página que atesora tu Obra
vencedor de la muerte la sombra y el silencio.
No mueren los poetas. No!
Son estrellas de eternales fulgores
heraldos de voces nunca oídas
pájaros que remontan alturas impensadas
y tocan con sus alas insondables abismos
hacedores magos que penetran el misterio del Arcano
profetas que descifran los signos de la vida…

Y escucharemos
Jerónimo
el viril acento de tu palabra
tu música soterrada
como un viento vigoroso
aromado de lírica belleza
y un río de caudalosas aguas
que llenará de luz la copa desolada.

EL VUELO DEL POETA
Myriam Astudillo

A la memoria de Jerónimo Castillo

Las canoras del monte sus voces silenciaron,
las flores replegaron sus pistilos y tallos,
… hasta el río detuvo su murmullo espumado,
…el poeta se fue y dejó una hoja en blanco.-

El verso guarda duelo, yace el verbo en desmayo,
la luz del sol cambió sus fulgores dorados,
por una tenue niebla que se asemeja al llanto,
y acompasan el réquiem de ranas en el lago.-

Y al fúnebre cortejo el rumor de los álamos,
le ofrece una elegía con aromas de campo.-

¿Dónde está el arquitecto del soneto encantado,
que entregaba gracejo desde el alba al ocaso ?…
Agüero y Godoy Rojo cincelaron un manto
real y purpurino ¡ Jerónimo ha llegado !.-

 

FRATERNIDAD
José Alvaro Crespo

Pinar del Río Cuba

Si te llamo  Camarada o Compatriota
identifico en   tu conciencia  similares actitudes
objetivos  individuales      comunitarios
convergentes, pura fe y verdaderos motivos
de lucha por  idénticos principios
gesto y compromiso  metas     y     destinos…

Si te llamo   Amigo, grabo sin embargo
un punto común    al corazón un puntito indeleble    a su  diástole
donde no  cicatricen las huellas  del   tiempo
y nos echen de menos necesarias presencias
alegrías  privaciones    tristezas  esperanzas…
atizadas desde lejos en rostros y abrazos eternos
entrañables  … Llamarte, Hermano  quizá sea  una señal más intima
cordial de infantil o adolescente melodías, gen de  sangre materno-espiritual
no importan colores de la piel      géneros      etnias        procedencias
ni tampoco tendencias    sociales     culturales     religiosas…
al llamarte Hermano    tal vez transfiera unicidad
hasta aquellas actitudes de niñez  cuando solíamos jurar   – ¡ hasta que la muerte
 nos separe !-  punto común  y cordón  umbilical
de  género   y   vida. Al llamarte entonces,

  Camarada,  Amigo,  o  Hermano socialmente estoy significándote compatriota 
lo entrañable en cualquier forma de amor
al echarte de menos en el cuerpo o fuera del cuerpo
en    alegrías  decisiones  desvelos       
aparezca o desaparezca tu presencia…! abrazadas al camino siempre juntas
nuestras  manos   actitudes   puntos    genes
de corazón   a corazón en abierta  amistad y  futuro a toda prueba
-hasta que la muerte nos separe-…  como cuando niño solíamos jurar
 y  que la vida  misma bendiga  definitivamente su fraternidad….

EM PORTUGUÉS

IDOS, MAS NÃO ESQUECIDOS
Ary Franco (O Poeta Descalço)

Em todas as datas comemorativas
Recordamo-nos dos amigos do mundo virtual
Daqueles que já não mais estão conosco
Lembramo-nos dos e-mails dantes trocados

E que agora estão mudos, calados pra sempre.
Alguns não tiveram a ventura de vê-los pessoalmente
Mas estão vivos em nós por seus retratos
E as palavras amigas de nossos diálogos

Não são muitos, mas o pouco é imensurável.
Resta-nos apenas uma dorida saudade
E a falta de nossos afetivos convívios

A Eles rendamos nosso tributo póstumo
Com a esperança de que lá de cima
Possam ler estas sentidas linhas!

JEROME CASTILLO
Gabriela Pais
(Portugal)

Apagou-se uma luz na terra,
No Céu surgiu uma estrela a luzir,
Os anjos cantam uma canção
Sobre outra vida a preluzir,
Na noite não haverá solidão,
Ao alvorar, Deus estará a sorrir.

Se o Além é um imenso jardim
Cheio de flores e boas almas,
Há outra vida mais longa e paixão,
Na terra fica a saudade e clamas
O tempo passa, serena o coração,
As lembranças são verão em chamas.

Nesta sacudidela da vida,
Escritor ou poeta, nunca morre
Fases que a memória perdura,
P’ lo tempo a consulta sempre ocorre.
Que Deus te receba com brandura
No caminho que teu sono percorre.

A  Herança
Cema Raizer

Num momento inesperado
O poeta nos deixa
Uma poética herança

E se desloca
Como num jato de luz…
E tento alcançar o céu

Para dizer:
Obrigada poeta
Por permanecer entre nós!


1 comentario en “IN MEMORIAM JERONIMO CASTILLO”

Deja un comentario