HOMENAJE CARLOS BENITEZ VILLODRES

IN MEMORIAM DE CARLOS BENÍTEZ VILLODRES
7 julio 1947-12 mayo 2021

La muerte se lleva consigo un dolor que nadie puede sanar y el amor deja un recuerdo, que jamás nadie podrà borrar.

In Memoriam de Carlos Benítez Villodres
Por. Virginia Eunate T Goikoetxea

No, no es fácil encajar una noticia como esta. Se hace el silencio, te sientes pequeña en la inmensidad, piensas y te das cuenta de que hoy estás y mañana ya no, de que la vida y la muerte están separadas por un estrecho hilito que se rompe en un segundo,  que pasamos por la vida como aquel que pasea un rato por el parque y cuando se quiere dar cuenta se le han pasado las horas volando,  que la vida es corta como tarde de invierno. 

En días como hoy no es fácil describir con palabras qué se siente cuando se pierde a uno de esos amigos que han escrito un buen número de páginas del libro de nuestra vida. ¿Qué te puedo contar? Te vas sin despedirte, aunque dejas con nosotros los recuerdos de vivencias que nada ni nadie ya podrán borrar.Me quedé con las ganas, mi querido Carlos, de darte un abrazo, aunque fuese el último.

Todos los que te conocíamos sabemos de tu enorme amor. Amor por tu familia, amor por los amigos Amor por la vida. No se me ocurre otra cosa que recordar la canción de Alberto Cortez, cuando un amigo se va, algo se muere en el alma, y así es..Tu recuerdo es algo que pervivirá para siempre, nunca nadie nos lo puede arrebatar, gracias por tu ejemplo y tu amistad 

La amistad es para siempre y tengo la seguridad que ni siquiera la muerte podrá lograr que este vínculo que nos une desaparezca. Te recordaré por el resto de mi vida y cuando parta de este mundo espero verte de nuevo.

Virginia Eunate T.Goikoetxea

CARLOS BENÍTEZ VILLODRES
Leonor Ase de D´Aloisio
Argentina

Año 2021 año de pandemia, de dolor, ausencias forzadas por el  cruel paso del virus que a todos nos tiene bajo control. En su guerra pacífica sin balas ni bombas arrasa a su paso con vidas humanas.

La ausencia de nuestro compañero  DR. Carlos Benitez Villodres  del equipo colaborador de Arístos Internacional  no es  a causa de esta pandemia, su partida  la causó,  una enfermedad  tan cruel como cualquier otra que destruya la vida;  duele  su ausencia nos pesa a todos aunque la vida continúa debemos aceptar estas situaciones dolorosas, como una realidad más de nuestra propia existencia.   La directora de esta revista virtual Dra.  Eunate Goikoetxea nos convoca a los miembros del equipo a unir nuestro sentir en una formal despedida homenaje. 

Debo confesar que no conocí personalmente al DR.  Carlos,  SÍ,  he leído sus artículos como los de los demás compañeros, motivo por el cual debo sumarme a esta despedida y hacer votos en Cristo y María por su descanso eterno, que su familia reciba la gracia espiritual necesaria para aceptar con fortaleza y amor la voluntad de Dios teniendo la seguridad que ya está su alma disfrutando de la paz que  es habitar en la casa del cielo. Hasta siempre Dr. Carlos Benítez Villodres.

SIEMPRE PRESENTE
Lidia Dellacasa de Bosco (Argentina)

   El hombre está ante nosotros, hecho de cuerpo y alma, de temporalidad y trascendencia. Para quienes lo aman, para todos los que compartieron con él trabajos y momentos de gozo, para aquellos que tuvieron el privilegio de conocerlo y aprender de su legado, nunca será ausencia, sino presencia viva en la  Luz perpetua del Altísimo.

   Málaga lo vio nacer y desde su tierra natal, la creatividad multifacética del Dr.Carlos Benítez Villodres se proyectó humana y profesionalmente a través de la docencia, el periodismo, la literatura, la cultura en su más elevado sentido.  Miembro de diversas asociaciones, Cónsul, prolífico autor de poemas, artículos, columnas periodísticas…, desempeñó su labor con pensamiento claro y personalidad destacada.

   Su obra está allí, por siempre vital, entregada en libros, revistas, periódicos, antologías…, para deleite y aprendizaje de quienes compartieron con él su transitar incansable por los diversos senderos de la estética, la diplomacia, la comunicación auténtica.  

    Quizás la mejor manera de rendirle homenaje es reencontrarlo por siempre en la palabra poética de su escritura que habla de puentes y sinfonías, del dolor de los marginados, pero también del perdón y el amor, de sonrisas y esperanza, de   la paz y la dignidad del ser humano. En definitiva, de la vida vivida con sabiduría, en plenitud creadora.

   Seguramente, al Dr. Carlos Benítez Villodres, que nunca será ausencia, le cabe a la perfección el título de uno de sus memorables poemas: “Réquiem por un hombre bueno”.    

 

EN RECUERDO Y HOMENAJE A CARLOS BENITEZ  VILLODRES
Liliana Escanes
Argentina

ESTIMADO AMIGO Y COLEGA CARLOS: Siempre fuiste tan cercano a las letras, las tuyas y las de tus amigos y amigas en la Poesía. Siempre tus palabras de aliento, de compañía, de cercanía, cada vez que recibías alguno de mis trabajos, y siempre, tu respuesta diligente, amable, cariñosa, al recibir en tu correo, la edición del BOLETÍN “RÍOS DE LUZ…” Todos los meses encontraba tu mensaje, tu agradecimiento, tu apoyo, tus cálidas palabras… Me extrañaba enormemente no recibirlas desde hace unos meses… Pasa inexorablemente la vida, pasan los tiempos… Y ya no encontraré más en mi correo, tu apoyo, tu delicadeza, tu cariño, a través de tus palabras… Desde el cielo, en el sereno y dulce lugar donde descansan LOS POETAS, seguramente, seguirás acompañándonos a los que aún continuamos en este valle de lágrimas… Seguramente. Porque fuiste UNO DE LOS GRANDES: como PERSONA y como ESCRITOR. No te despido porque sé que estás AHÍ NOMÁS, muy cerca de los que escribimos todavía.

Sólo un “¡Hasta Pronto!”,INOLVIDABLE AMIGO DE LAS LETRAS.  TU RECUERDO PERMANECERÁ SIEMPRE EN MI CORAZÓN, INALTERABLE. GRACIAS POR TODO LO BUENO Y NOBLE QUE NOS DISTE. ESO ES, SIN DUDA, EL MEJOR LEGADO QUE NOS DEJÁS A LOS QUE TE CONOCIMOS, ADMIRAMOS Y TUVIMOS LA SUERTE DE LEERTE, Y SOBRE TODO, DE SER TUS AMIGOS/AS. Q. E. P. D.

HOMENAJE A
CARLOS BENITEZ VILLODRES
Elsa Lorences de Llaneza
Argentina

Estoy sentada delante de un papel con una lapicera en la mano y preguntándole a Dios el por qué, si he escrito tantos temas difíciles para la encantadora Revista Aristos Internacional, no puedo Carlos Benítez Villodres, escribir tu despedida querido compañero.

   ¿Es que la muerte es un tema difícil? ¿Una separación que tal vez sea para siempre? ¿O tal vez como yo opino?  Mi visión, si la tuviera que representar, sería como “La de un ángel con una llave de oro en la mano ante una puerta que se abre para encontrarnos con Dios”  tales las palabras del Arzobispo San Carlos de Borromeo. Y yo desearía de corazón que tú Carlos hayas visto esos ángeles y esa llave y que ya hayas encontrado esa luz y la paz que nos tienen prometidas.

   Que tu familia encuentre también ese consuelo que cuesta, pero que a la larga llega con la esperanza del reencuentro.

   Te voy a extrañar colega. Me van a faltar tus bellos poemas pero tu recuerdo va a ser permanente.

   Querido Carlos espérame. Algún día nos vamos a encontrar y continuaremos tejiendo poemas con las mismas ganas que lo hemos hecho aquí.

   Hasta pronto amigo. Descansa en Paz.

EN MEMORIA DE UN MALAGUEÑO
Miguel Ángel Medina
España

He tenido noticias del fallecimiento de un colaborador de la Revista. De él sólo puedo conocer lo que refleja en sus artículos y que nació en la misma ciudad que yo vivo, este apacible rinconcito mediterráneo que es Málaga.
Decía el viejo Michelet que el hombre tiene la necesidad de vivir, pues básicamente su sustancia última y primera es vida.  Cuando alguien entrega su espíritu resulta difícil poder explicar esa realidad última. Entonces, instintivamente se mira hacia otro lado o nos encojemos de hombros y decimos: se acabó. Es ley de vida.  Pero, ¿qué sentido tendría entonces la existencia? ¿Vivir para morir? ¿Es eso todo? ¿Realmente nos resignamos a que sea así y nazcamos para vivir y vivamos para morir?
Esto es algo que escapa a nuestra inteligencia. Yo prefiero pensarla por la pluma de nuestro Unamuno, gran prosista, cuya obra culminante es para muchos “El Cristo de Velázquez”. Para entenderla, basten estos versos:
“Y del madero triste de tu cruz en el arpa, como recuerdas con tendones y músculos tendidos al tormento, tus miembros exhalaban al toque del dolor― amor sin freno―, la canción triunfadora de la vida. ¡Se consumó! ¡Por fin, murió la Muerte!

Esta es mi confianza y a ella le encomiendo.

Carlos Pérez de Villarreal
Escritor – Periodista
Colaborador Revista Aristos Internacional

El recuerdo de un grande
¿Qué puede decirse de un poeta que ha partido?
¿Qué puede decirse de un escritor que ha partido?
¿Qué puede decirse de un periodista que ha partido?
¿Qué puede decirse de un docente que ha partido?
Todo… porque Carlos Benítez Villodres, era eso y mucho más.
Malagueño de nacimiento, residía en su ciudad natal en España, esa ciudad portuaria sobre la Costa del Sol, que lo vio transcurrir su vida.
Con una extensa obra literaria, nos quedan sus innumerables libros, artículos, poemas, prólogos y críticas, que inundaron el universo cultural no solo de España sino del mundo entero, ya que buena parte de su creación lírica fue traducida a varios idiomas.
Antologías, revistas, periódicos, vieron florecer su pluma, con su característico modo de escribir. Recibió incontables premios a su labor poética. Estimo que en esos, sus versos, es en donde se encontraba más a gusto. Vale recordar algunos fragmentos de ellos, en donde la imaginación, el sentir y la agudeza íntima de su ser, los dieron a luz:
“No pongamos distancias entre los frutos y los besos, / ni entre la tierra buena y las raíces deseosas de elevarse sobre el mundo / para contemplar la mar. / Ni siquiera entre el verso triste y el alegre. / Las distancias siempre nos acercan la noche / que nunca pudo percibir la sencillez absoluta de los almendros en flor”. No pongamos distancia. Sustancia de vida. Málaga: Editorial Corona del Sur, 1998.
“Soñaste con zafiros de trigales / radiantes, recreándote en la llama / de nácar de esa esencia que proclama / una vida labrada por rosales”. Gabriela Mistral. En medio de la selva. Molvízar: Editorial Granada Club Selección, 2017.
Y por favor, no olvidemos su lucidez como narrador cuando escribe a los jóvenes: “Yo creo en la juventud. En esa juventud llena de buenos propósitos, que sabe lo que quiere, pero que se haya ralentizada, impotente, en su travesía por los mares de la realización personal, porque la entretienen y la engañan, y a veces es olvidada, y a veces
es azotada por las nevadas copiosas de la indiferencia de los que ya se alejaron de su influjo primaveral, de su luz, de su canto, de sus ansias de vida nueva. (…) Tengamos, pues, siempre presente que el mismo respeto y tolerancia que exigimos que ellos, los
jóvenes, tengan con nosotros hemos de sentir, en nuestros adentros, y practicar cada díacon ellos. Si esta reciprocidad se diera mayoritariamente… ¡qué distinta sería la vida en elmundo!”. Carlos, has partido primero, estés donde estés, te veo escribiendo tus poemas experimentales con esa fuerza magnífica que llevabas dentro. Guárdalos, porque cuando todos nos reencontremos, estarás allí para leérnoslos.

A mi amigo Carlos Benítez, allá donde la poesía es eterna
María Sánchez Fernández
Úbeda/Jaén-España

Querido Carlos.
Hace muy pocos días me enteré de tu marcha precipitada y definitiva hacia otras latitudes más benignas y luminosas que las que aquí tratamos de vivir. Me sorprendió y dolió tu partida, mas no te fuiste del todo, pues nos has dejado un enorme legado rebosante de poesía que es el más bello lenguaje de lo eterno.
Recuerdo nuestro primer encuentro en Moguer, allá en el año 2009, con motivo de un encuentro de Poetas del Mundo. Tú ibas representando a Málaga como Cónsul de aquella provincia, y yo como Cónsul por la provincia de Jaén. Fueron cuatro días preciosos e inolvidables en los que pudimos disfrutar de una amistad recién estrenada
que se fue dilatando a través de los años. Siempre seguimos comunicándonos e intercambiando nuestras creaciones poéticas. Tengo tus libros con preciosas dedicatorias llenas de cariño y sincera amistad. Dios te lo pague, Carlos.
Mis recuerdos ahora están tan vivos como en aquel lejano año 2009.
Fuimos a visitar a Don Francisco Garfias, Premio Nacional de Literatura e investigador de Juan Ramón Jiménez. Recuerdo con cuánto cariño nos recibió en aquella casa típicamente andaluza, con un jardín repleto de rosas rojas.  Todos lo rodeamos con la mayor admiración y cariño. Tú y yo estábamos allí, y allí se cimentó nuestra amistad.
Recuerdo una velada poética que se celebró en los jardines de un centro cultural. Tú allí declamaste tus versos, a “capela”, pues no llevábamos nada preparado. Fue todo un éxito, pues lo que llevamos dentro del alma no necesita papel.
Luego allá, en Fuentepiña, la casita de campo donde iba a descansar en los veranos Juan Ramón, y en aquel porche encalado, tú recitabas tus poemas, y Loli, tu esposa, te acompañaba con la guitarra. Os miraba complacido aquel gran pino que da sombra a la casa, el enorme árbol que guarda el alma y los sueños de de Platero.
 Querido Carlos. Siempre te guardaré en mi memoria como un gran amigo y un gran poeta. Que Dios te bendiga y te acoja como a uno más de sus elegidos.
Tu amiga
María

La noche de Moguer/Esta noche Moguer está sin luna./¿Qué le ocurre a la noche de Moguer?/
/Se habrá quedado presa y enredada/con sus hilos de plata y ancha risa/entre las ramas altas, casi etéreas,/
/de ese pino que vive en Fuentepiña?/Ese pino…, ¡ la sombra verde y fresca/que custodia los sueños de Platero/
con canciones del aire y de la tierra/y con versos de amores desbordados !/La luna se ha dormido iluminada/con sus hachones blancos, encendidos,/y sueña con el beso dulce y blando/de unas alas brotadas de la tierra./¡Ay alma de Platero que despiertas/en bella mariposa de colores!

DE LAS PALABRAS
Inés Blanco (Luna de Abril)
Colombia

Al Dr. Carlos Benítez Villodres.
Escritor español. En memoria.

Para conocer la rosa
me espiné los dedos;
para abrir caminos
atravesé las sombras.

Anduve oscuros laberintos
hasta encontrar la luz;
poco a poco fui creciendo,
rodé como las piedras.

De las palabras fui testigo,
degusté su esencia como un vino;
a la hoja blanca – sin temor –
le confié todos los silencios.

Del viento, de los pájaros,
aprendí cantos y susurros.
Me voy con mi equipaje…
Me llevo la voz, mi pluma
y aquí os dejó las palabras.


A MI PADRE, CARLOS BENÍTEZ VILLODRES
Lola Benítez Molina
Málaga-España

Tu voz potente, de rapsoda,
era escuchada y aclamada con admiración.
Tus palabras daban cobijo
al corazón de los que se acercaban.
Tu alma de poeta incansable
está presente junto a los grandes de espíritu.
Tu defensa de la paz te hace eterno.
Enalteciste el soneto a las más altas cumbres
y en tu mar,
a veces brava, a veces en calma,
me refugio,
a la espera del feliz encuentro

A la memoria de Carlos Benítez Villodres
María Elena Camba
Argentina

Los poetas nunca mueren

son el rayo de luz 
que ilumina el camino 
la voz que nos acompaña
en instantes de soledad
la.música que danza armoniosa 
y guía nuestros pasos inciertos
Sus versos nutren de savia 
las ramas más añosas
Brotes nuevos surgen 
al compás de cada imagen
de cada metáfora cristalina 

de cada mensaje al alma.

El paraíso de los poetas 

tiene flores multicolores
Y laúdes que siempre cantan
Sus arpegios bendecidos 
envuelven de paz esta morada
Dibujan lunas plateadas 
en las noches más oscuras
Lluvia celestial calma
los corazones extraviados
Su poesía es manantial fresco 
cúspide que señala el horizonte
Porvenir promisorio para el ateo
Canto celestial que no cesa
Lumbre eterna es su mensaje 
con el que todo es posible 
todo se vuelve mágico
Y la vida renueva su néctar 
trayendo fe a esta tierra sedienta

ODA A LOS CAÍDOS

En recuerdo a Carlos Benítez Villodres
Mae de la Torre
Ecuador

Se han ido
han dejado un gran vacío
y una gran lección de vida.

Mientras que
¡Nosotros seguiremos remando!

Se fueron a vivir junto a la luna y las estrellas
serán más livianos en el cielo.

Les conoció el aire que respiraban
senderos por donde pasaron.

Liberados al fin
si algún dolor quedó en la tierra.

Con nuestros sueños
fe y optimismo
levantaremos nuestro espíritu.
mientras seguimos en pos de nuestro destino.

Los ángeles serán su compañía
la luz de Dios resplandecerá cada día.

Se fueron coronados con el virus
mientras que a Cristo lo hicieron con espinos.

No es fácil olvidar
de todos nuestros seres queridos
siempre se siente su presencia
los tenemos hasta en los sueños.

Lágrimas que brotan en instantes de recuerdos
no hacen más que lavar nuestras heridas.

Siento que del todo, ustedes no se han ido.
rondan en nuestra mente y corazón afligido.

LETRAS ENCENDIDAS
A Carlos Benítez Villodres
Carlos González Saavedra
Argentina

Son aquellas que has dejado,
Esparcidas en tu camino.
Aquellas, que con amor has sembrado.
Aquellas, las que marcan rumbo.

Las que roban pensamientos.
Las que reflejan sentimientos.
Aquellas, con las a que tus hijos has educado.

A tus amigos emocionado
A tu circulo literario enseñado.
Letras encendidas
Son tus letras, colgando,
como serpentinas.

Que siguen iluminando
Que siguen emocionando
Que tus hijos orgullosos,
siguen admirando. 

Letras encendidas
Por tu pluma escrita
Por tu esencia dichas
Por tu corazón sentidas

Por la luz de tu alma…¡Encendidas!

A CARLOS BENÍTEZ
Y DE CARLOS BENÍTEZ
Por Jaime Hoyos Forero
Colombia

A Carlos:
Oh tú, poeta grande que iluminaste a España
con la luz de tus versos y el rayo de tu lira.
Ahora gozas de un reino de música sin tasa
y de la compañía de fray Luis de Granada,
de Quevedo, de Lope, de Gil Polo, de Herrera,
y del adelantado marqués de Santillana.

Envíanos tus versos, aunque ya te hayas ido.
Mándalos en los brazos de Erato, de Talía,
en los senos celestes de la hermosa Calíope,
o en los giros danzantes de la etérea Terpsícore.

De Carlos:
Para allá van mis versos, ya que insistís en ellos.
Los hice con la pluma que me prestó Cervantes,
(me la dio con la mano gloriosa que le falta).
Escuchad mi poema. Lo notarás más simple,
pero a la vez más lleno de carnales efluvios
satisfechos y plenos,
porque aquí, alma y carne se funden en un solo
remolino de luces, de besos y de sombras.
La sangre de la amada se bebe sorbo a sorbo
y es más embriagadora que el vino de las uvas
y más dulce que toda la miel de los panales;
y Dioniso la mezcla con néctar de los dioses
que hace que los amores no se terminen nunca.
Oíd, pobres criaturas, mis versos inmortales:

“Alégrate, mi amor.
Aleja de tus vuelos esas nubes
que oscurecen tus soles y agostan tu belleza.
Nadie, mujer, se llevará consigo
 esa fuente de vida
 que tuvo su alborada
en el instante que inició su canto
la alondra del deseo ante el sutil aroma
que despiden los signos del placer.
Vivamos el amor con ese encantamiento
del beso deleitoso, de la flor que se abre.
Alégrate, mi amor.
La geometría de tu sexo aguarda
ese maná que da principio a cada aurora.
Ábreme tu azucena
al calor de este fuego
apasionado que los dos nutrimos
con la miel de esa música nocturna
que armoniza el amor de pasos venturosos
y de fragancias nuevas cada día.
Ábreme tu azucena
para sentir mi mundo dentro de tu universo”.
Carlos Benítez Villodres
Málaga (España)
(Del libro AMANATES. Editorial Emboscall, Vic, Barcelona, 2005)

Ser humano-
José Lissidini Sánchez
Uruguay
“En memoria de Carlos Benitez Billodres”

El ser humano brilla.
El ser humano se apaga.
El ser humano se enturbia.
El ser humano se ilumina.
El ser humano suele ser feliz,
suele estar triste, suele enojarse,
se enamora, se conmueve, crea,
sueña, comete injusticias,
y hasta a veces lo entrega todo.
Su alma a través de los ojos
no miente jamás, todos los días
todas las noches, entre lágrimas
y euforias, entre las decepciones
y los “ te quiero”, en la cúspide
o en la llanura, el ser humano
es, y transita un camino
de Gloria o de batallas sin fin.
Carlos Benitez Billodres,
fue ante todo un ser humano,
vino a aprender y fue Maestro
que prodigo su fruto de luz,
paz y vida, y si lo ves, aunque fugaz
por alguno de tus pensamientos,
abrazalo.

AL GRAN AMOR DE MI VIDA, CARLOS BENÍTEZ VILLODRES
Loli Molina Díaz
Málaga

No sé si podré plasmar
lo que siento en mi interior.
Es amor, solo amor.
Lo tengo en el corazón,
pues para mí no se ha ido
y, además, siempre estará.

A veces lloro, pero no sé si es llorar,
pues me dices desde el cielo:
“no llores, siempre conmigo estarás.
Tú en la Tierra y yo en el Cielo
nos sentiremos igual”.

Lo que yo siento en el alma
nunca lo sabré expresar.
La luz de tu mirada me llega.
La belleza que tenías,
nadie te la va a igualar.
No solo era por fuera,
por dentro era mucho más.

Pero Dios lo quiso así.
Y lo acepto de verdad.
Seguro que estás con Él.
Y pidiendo como yo,
que el día que nos veamos
sea para la eternidad.
Pero eso hay que ganarlo,
haciendo Su Voluntad.

Solo te voy a decir,
pues lo sentimos igual:
todo el que te conoció,
cuando leo lo que sienten,
eso sí me hace llorar.
Llorar, pero de alegría.
Y les digo de verdad:
os llevo en el corazón
y cada noche al rezar.
El amor no pasa nunca.
Siempre con todos está.

A CARLOS BENITEZ VILLODRES
   Sarah Petrone
Argentina

Compañero de las Letras que hoy caminas
sobre el plano  de la Luz que te aguardaba,
tus pasos resonarán en el recuerdo
marcando la claridad de tu legado.

Subyugados por las voces que nos preceden
de tantos poetas y escritores que han pasado,
marcando destinos de hoja y pluma
como herederos de amor  a las Palabras,

así también serás, como otro guía
a quien imitar y admirar, fecundo hermano
mientras el reloj de nuestras vidas
siga latiendo a lo largo de los años.

Tu Málaga natal, no te despide
ni España dejará de lamentarte,
tu fértil labor será quien siga
llevando tu nombre al sitio que has ganado.

Tus múltiples facetas te condicen
a estar por siempre presente entre tus pares.
Elevando una plegaria hasta los cielos
sólo deseo que el Señor esté a tu lado.

DESTINO DE LUZ
Susana Piñeiro de Valli
(Patagonia Argentina)

Frente a cada pérdida, un hondo dolor
nos inunda el alma, causa desazón;
sin piedad nos muestra nuestra finitud
robando los sueños de la juventud…

mas de todos modos en nuestro interior
algo nos empuja a seguir buscando
cambiar nuestra historia, luchar por crear
un mundo mejor, pleno y más humano.

Esa fuerza interna que nos urge a andar,
siempre a levantarnos, volver a empezar
es la certidumbre de que nuestra vida
no acaba en la muerte, sigue al Más Allá.

Son los que han partido y sembrado Vida
los que nos animan hoy a continuar
con mayor vehemencia, sin pausa y con prisa
donando algo bueno a lo que vendrá.

Fuerza de esa vida frágil y pequeña
que en Vida abundante se transformará…
¡haz que no desista de su trascendencia
del destino eterno  de la humanidad!

ELEGIA…
Carolina Ramos

Brasil
                                      
Quando parte um Irmão… também leva consigo
um pedaço de nós! E nossa alma não mente:
– Mais triste fica o mundo, à falta desse amigo,
 mundo estranho e sem luz … Tão de afetos carente!

Quando parte um Irmão… sempre deixa o castigo
da saudade cruel que o coração da gente
cultua com ternura, a manter laço antigo
que segura o passado e o interliga  ao presente!

Senhor!…  Belo seria o Amanhã se, chegado,  
nos demonstrasse que há  um lugar ao Teu lado,
a  agregar a  legião dos poetas dispersos!

E que glória, Senhor, se essa Fraternidade
pudesse continuar cantando, em liberdade,
seus sonhos e ideais… nas rimas dos seus versos!      

  

                                  NO CORAÇÃO                                
Cema Raizer
Como foi bom interagir!
Com os versos do poeta
Carlos Benitez Villodres!
Ficam para sempre!

A palavra amiga,
E o bem que recebemos,
Na troca de poemas…
No caminho da «Aristos»!

Lições de vida
Respeito e amabilidade
No interagir sincero
De amor e solidariedade

Entre tantos Poetas!
Fica a imagem do amigo
No coração!
Unindo através da poesia
Nosso mundo de inspiração!

HOMENAJE
Al Sr. Carlos Benítez Villodres
Lidia Leticia Risso
Argentina

AHORA
Eres libre
como las aves,
que exploran
los cielos

Tu rostro sereno,
ya no sufre
los desvelos,
de esta verdad
sin consuelo,
de la gente
desdichada

Tu pluma,
fue la firmeza,
de escritor
y de poeta,
donde fluyó
la certeza,
de tus letras
apaisadas

Ahora,
puedes sentirte,
dueño del sol,
las estrellas,
y la nada

Porque tus letras,
han dejado huellas,
que han quedado
aquí, grabadas’’

SONETILLO PÓSTUMO AL ESCRITOR 
Carlos Benítez Villodres
Hildebrando Rodríguez
Profesor Titular de la Universidad de Los Andes 

La vida de este escritor
fue meritoria y serena,
satisfactoria y amena
como colaborador.

Un sonetillo en su honor
mi creatividad estrena,
albo como su melena;
antes, de negro color. 

Persistirá en la memoria
de su público lector
como signo de victoria.

Que Dios lo tenga en su Gloria
por su espíritu creador
y el registro de su historia. 

DECIMA EN HOMENAJE A CARLOS BENÍTEZ VILLODRES
Jesús Hildebrando Rodríguez Sánchez
Mérida- Venezuela, 8 de julio de 2021 

Privilegiado escritor:
tus letras maravillosas,
brindaron versos y prosas
con un máximo esplendor.
Siempre diste lo mejor
en el cántico que anima,
para ganarte la estima
como los buenos poetas,
que en diferentes facetas
se colocan en la cima. 

ACRÓSTICO A CARLOS BENÍTEZ VILLODRES
Jaime Octavio Solís Robledo (México)

Cómo cubrir el inmenso vacío que produce tu ausencia?
Aquí nos dejas hundidos en un mar de sufrimiento,
Recordando tus poéticos mensajes empapados de amor
Los cuales llenaban de optimismo nuestro diario caminar
Ondeando un estandarte de mundial fraternidad y
Sembrando de mieles y de rosas nuestro duro bregar.

Bastante alivio tenemos sin embargo, en este cruel dolor, al
Encontrarte en los destellos luminosos de tu romántica poesía;
Nada habrá que enrarezca tu presencia espiritual,
Inagotable bálsamo contra el dolor y la melancolía.
Tendremos tus hermanos que creaste en este mundo tan frío,
El infinito recuerdo que guíe nuestros pasos, en este
Zigzagueante camino tan violento y sombrío.

A CARLOS BENÍTEZ VILLODRES, QUE HA SALIDO DE ESTE MUNDO
Beatriz Villacañas Palomo
Madrid España

Has partido de aquí, querido amigo
Carlos de gran poesía y gran bondad,
que fueron sustento de nuestra amistad,
ahora el recuerdo tuyo es el testigo

de que sembraste alimenticio trigo
en este mundo de la humanidad:
semilla fue tu generosidad
que en acto y verbo  trajiste contigo.

Fuimos amigos aunque no nos vimos
porque el verso y Aristos, la revista,
fueron espacios en que nos unimos.

Dolor me da la noticia imprevista
de tu partida de donde vivimos,
que ya en lo Eterno tu luz nos asista.

 

CONDOLENCIAS

Gustavo Páez Escobar
Colombia

Profundo sentimiento de condolencia a la familia de Carlos Benítez Villodres y a los colaboradores de Aristos Internacional por el fallecimiento de este distinguido elemento humano que enalteció su paso por la vida con sus altas realizaciones humanas e intelectuales. Pude apreciar en sus escritos la valía de su pensamiento y la gallardía de su pluma. Este es un legado que deja para los suyos y para quienes tuvimos la suerte de ser sus compañeros en estas jornadas del espíritu.

Desde Colombia, envío a todos mi sentida voz de solidaridad en esta hora adversa.

Terrible noticia, que E.P.D. y deja huellas imborrables con sus letras. Abrazos y Paz para sus familiares.(Graciela Elda Vepa (Argentina)

Sincero pésame por la pérdida   de Carlos Benito  Villodres. Irene Mercedes Aguirre, amigo y colaborador valorado. I. M. Aguirre, Buenos Aires, Argentina

Como cristianos, sentimos dolor ante la partida de este mundo de un ser querido y admirado, pero, fieles al EVANGELIO, sabemos que su honorable vida sigue como alma que está en el CIELO. Desde allí, seguirá su ayuda
Colaborando con su oración. Quién parte dejando importante obra, mantiene en la Tierra su memoria.
Su familia sufre no verlo, pero él sí puede verlos a todos y podrá ayudarlos desde el Más Allá. ..Nelly V. B. Forni. (Argentina)

Acompaño en el dolor a toda la familia Desde Bs.As ,Argentina Rosa Inés Vanni de Romero

Con mi solidario abrazo y mi profundo pesar envío mi sentido pésame, por la muerte del compañero Carlos Benítez, quien deja un mundo vacío en las letras Latinoamericanas. Solidarios abrazos, Luz Argentina Chiriboga

.La partida de toda persona conmueve y mas, si ha significado espiritualmente un hito en nuestras vidas. Pero en ese viaje emprendido Carlos ha encontrado todas las respuestas a miles de preguntas que aún nos hacemos nosotros.
Amigo descansa en paz y transmite esa paz a tus seres amados
Glady Semillán Villanueva–Argentina

Prezada Eunate,Sinto muito!Obrigada, pela informação.
Muito triste, perder um poeta amigo de jornada…Abraços Iracema Raizer Fiamoncini