EDITORIAL DICIEMBRE

Todo lo publicado en  ARISTOS INTERNACIONAL está sujeto a la ley de propiedad intelectual de España

Diciembre 2020 nº 38

La Dirección no se responsabiliza de las opiniones expuestas por sus autores. 
Estos conservan el copyright de sus obras
AL SERVICIO DE LA PAZ Y LA CULTURA HISPANO LUSA

 

UNA NAVIDAD DIFERENTE
Dra Eunate Goikoetxea
Alicante-España

Diciembre viene marcado en el calendario de todos por ser un mes de celebraciones y con las fechas señaladas por la Navidad, que la mayoría espera por los deseados reencuentros familiares, los niños por sus regalos y cada vez menos por el simbolismo religioso. Además, este año esta festividad llega marcada por una crisis sanitaria en forma de pandemia, que emergió con furia en la primavera, sembrando de vientos de destrucción y tempestad tantos hogares y negocios. Este año vivimos lo que llaman La otra Navidad

Algo que todos echaremos de menos, yo especialmente desde hace tiempo, son los abrazos, esos que saben a vida, esperanza, que te encogen y se renuevan con las campanadas de año nuevo. Hace tiempo que me faltan algunos, aunque es preciso apelar a la prudencia, porque los abrazos seguirán existiendo, solo están aplazados, y cuando lleguen serán aún más intensos, te reconfortan como si no hubiera un mañana. Hasta que esto suceda nos quedan los mensajes que podemos transformar en abrazos a corta distancia, al igual que las palabras que curan, los compromisos y los gestos. 

Tal y como indiqué al principio, vivimos lo que denominamos la otra Navidad, en una cadencia sin pausa, razón por la cual intentamos sobrellevar estas fechas de armonía, que no existe en nuestras vidas, usando palabras que lo serenen, aquellas que quizás no hemos dicho y que siempre se pueden recuperar, no solo ahora, en cualquier fecha, las cuales se transformen en abrazos.

El dolor se vive a menudo en soledad, da lo mismo las fechas que marque el calendario, y en mi interior existe un ruido atronador que sólo yo escucho. Y este debería ser una alarma para aquellos que no buscan una excusa para saltarse las recomendaciones, pensando que total unos besos y abrazos nunca deben faltar en la mesa. No dejemos a la protagonista, la Navidad, como el segundo plato de estas fiestas.

Es momento de recordar que formamos parte de un todo, que todos somos hermanos y estamos unidos por lazos invisibles. Y aunque no tengamos algunos amigos o familiares queridos cerca, podemos disfrutarla en plenitud con el apoyo y el afecto de los que nos rodean.

Podemos celebrar el nacimiento de Jesús en un clima de sobriedad y sencillez, y con una actitud de solidaridad, centrados más en el dar que en el recibir.

Celebremos el nacimiento del Príncipe de paz inclinándonos hacia lo espiritual y reconociendo la plenitud del Amor que rodea a toda su creación.

Recordando un clásico de estas fechas, un Cuento de Navidad, de Charles Dickens, en el que se puede leer: “Celebra la Navidad como te parezca conveniente, pero permite que yo lo haga a mi manera”, Piensa que es un bonito cuento con un final mejor. Eso sí, la situación que tenemos ahora no es un cuento y sabemos el final que puede tener. 

Para todos mis deseos de una navidad plena de esperanza en un mundo mejor

¡¡ FELIZ NAVIDAD!!

UM NATAL DIFERENTE
Traducción de Eugenio de Sá

Dezembro chega marcado no calendário de todos por ser um mês de celebrações e de datas assinaladas pelo Natal, pelo que  a maioria espera pelos desejados reencontros familiares, as crianças pelos seus presentes, e cada vez menos pelo simbolismo religioso. Acresce, que este ano esta festividade chega marcada por uma crise sanitária em forma de pandemia, que emergiu com fúria na Primavera, semeando ventos de destruição e tempestade por muitos lares e negócios. Este ano vivemos o que já lhe chamam: “o outro Natal”.

Algo de que todos nós sentiremos falta, eu especialmente e de há muito tempo, são os abraços, esses que sabem a vida, esperança, que encorajam e se renovam com o toque dos sinos de Ano Novo. Faz tempo que me faltam alguns, ainda que seja preciso apelar à prudência, porque os abraços continuarão existindo, só que estão atrasados, e quando chegarem serão ainda mais intensos, serão reconfortantes como se não houvesse um amanhã. Até que isso suceda restam-nos as mensagens que podemos transformar em abraços a curta distância, tal como as palavras que curam, os compromissos e os gestos.  

Assim como referi no início, vivemos o que denominamos o outro Natal, numa cadência sem pausa, razão pela qual tentamos  lidar com estas datas de harmonia, que não existe nas nossas vidas, usando palavras que não acalmam, aquelas que talvez não proferíssemos e que sempre se podem recuperar, não somente agora mas em qualquer data, as quais se transformam em abraços. A dor é frequentemente vivida em solidão, não importa a data que o calendário marca, e no meu interior existe um ruído atroador que só eu escuto. – E este deveria constituir um alarme para aqueles que não procuram uma desculpa para ignorar as recomendações, pensando que abraços e beijos nunca devem faltar à mês. Não deixemos que o protagonista, o Natal, seja o segundo prato destas festas. É o momento de recordar que formamos parte de um todo, que todos somos irmãos e estamos unidos por laços invisíveis. E ainda que não tenhamos alguns amigos ou familiares queridos por perto, podemos desfrutá-lo em plenitude com o apoio e o afecto dos que nos rodeiam.

Podemos celebrar o nascimento de Jesus num clima de sobriedade e sensatez, e com uma atitude de solidariedade, centrados mais no dar que no receber.

Celebremos o nascimento do Príncipe da Paz inclinando-nos perante o espiritual e reconhecendo a plenitude do Amor que envolve toda a Sua criação.

Recordando um clássico destas datas; «Um Conto de Natal», de Charles Dickens, nele pode ler-se: “Celebra o Natal como te pareça adequado, mas permite que eu o faça à minha maneira», pensa que é um bonito conto com um final melhor. Claro que a situação que temos agora não é uma história e sabemos o final que pode ter.

Para todos, os meus desejos de um Natal pleno de esperança num mundo melhor.

FELIZ  NATAL!!

 

6 comentarios en “EDITORIAL DICIEMBRE”

  1. Gracias Eunate por todo tu esfuerzo y maravillosos resultados. Deseo para tí y para todos mis compañeros de la Revista Una muy buena Navidad, en donde el niño Jesús nos traiga la Paz tan deseada y un muy buen año 2021, donde todo lo malo se vaya e ingrese la normalidad que tanto necesitamos. Bendiciones y Felicidades para todos.

    Responder
  2. ¡TODO ES DISTINTO!
    PERO NO EL AMOR QUE GUARDAMOS EN NUESTRAS ENTRAÑAS.
    POR TODOS AQUELLOS QUE SON NUETRA VIDA SE SANGRE Y AMIGOS.
    ES POR TODOS QUE DEBEMOS CONSTRUIR SOBRE ESTOS EXTRAÑOS ESCOMBROS DE NEGACIÓN Y QUE ENTRE ELLOS POR VOLUNTAD DIVINA Y COMPLICIDAD DE SUS HIJOS HAMBRIENTOS DE PAZ…AYUDEMOS A CRECER UNA FLOR DE ESPERANZA.

    Responder
  3. Querida y dignísima Directora: me adhiero fervorosamente a las expresiones vertidas en tu editorial, y a un tiempo, te ruego que me permitas manifestar mi pesar por tu aserto de que la Navidad “es cada vez menos esperada por su simbolismo religioso”. Encuentros, besos, abrazos, regalos: todo es bueno y digno de ser anhelado. También me complace que la fecha se haya adoptado casi universalmente como signo de paz y bendición, pero me entristece que los cristianos estemos perdiendo de vista el significado verdadero de la fecha: el nacimiento de Jesús, el Príncipe de la paz, que llega para mostrarnos que “tanto amó Dios al mundo, que le dio a su Hijo único…para que el mundo se salve por Él” (Jn 3,16-17).
    Gracias por tu tarea y esfuerzo. «Por sus frutos los conoceréis».

    Responder
  4. Estimada Eunate. Siempre encuentras la palabra justa para plasmar lo que opinas y lo haces con ese estilo tuyo, sobrio, elegante. Que llega a todos nosotros de forma clara y concisa.. Gracias una vez mas por tu editorial. Para ti ,tu equipo Editorial y Colaboradores
    os deseo un año 2021 lleno de Paz y amor. Un afectuoso saludo desde Landas

    Responder

Deja un comentario