EDITORIAL

Todo lo publicado en  ARISTOS INTERNACIONAL está sujeto a 
la ley de propiedad intelectual de España

Es difícil cerrar los ojos ante situaciones que sufren en la actualidad millones de mujeres de algunos países…desde aquí todos los que hacemos la revista, queremos  poner nuestro granito de arena para denunciar una vez más las atrocidades que sufren estas mujeres.

Según la Fundación Reuters  hay cinco países en el mundo donde ser mujer es, literalmente, un pecado. Afganistán se coloca en el puesto número uno. En este país 1 de cada 11 mujeres muere en el parto y entre el 75 y el 80% se casa obligada mediante un matrimonio forzado.

La República democrática del Congo, ostenta el segundo lugar por las 400.000 violaciones que se producen al año. Es habitual que se profane a la mujer en grupo, con bayonetas, o que se les introduzca un arma en la vagina y se dispare.

Mil mujeres son asesinadas al año por ”crímenes de honor” en Pakistán. La opresión cultural y religiosa que sufren las pakistaníes puede llevarles a ser castigadas con la lapidación o ataques de ácido

Según la ONU “en India (4º lugar) debería haber 50 millones de niñas más”. El infanticidio al nacer hembra está muy extendido y de los 3 millones de mujeres que ejercen la prostitución en este país, el 40% son niñas.

Por último Somalia. Ocupa el quinto puesto debido a que el 95% de la población femenina sufre ablación y son muy habituales los matrimonios forzados o de conveniencia.

Tolerancia cero a la ablación

Es indiscutible que la peor forma de discriminación posible es la mutilación genital femenina. cinco millones de niñas ,entre cuatro y catorce años sufren la extirpación parcial de sus genitales cada año. La Organización MUndial de la salud estima que entre 100 y 140 millones de niñas y mujeres sufren las secuelas de esta práctica en la actualidad.

Teniendo en cuenta que normalmente la mutilación es realizada por una mujer sin preparación y con medios clínicos tales como un cristal roto o una cuchilla (sin esterilizar)las consecuencias van desde la muerte hasta los daños permanentes, pasando por contagios de SIDA o hepatitis.

En algunos países esta práctica está muy extendida  En Malí, por ejemplo, 9 de cada 10 niñas sufren este tipo de tortura. Creer que el marido morirá si la niña no está circuncidada antes del casamiento, y la creencia de que la mujer que no ha sido sometida a la ablación es inmadura y sucia, o que practicar este ritual protege de violaciones, abusos sexuales y promiscuidad, son algunos de los fundamentos arraigados religiosa y culturalmente en muchos países africanos.

Queda claro que hay mucho camino que recorrer aún en pos de la igualdad. A todas las instancias. Debemos eliminar las diferencias desde el hogar hasta el último estrado de poder. Es la única forma de evitar que esta vergonzante realidad siga siendo noticia a lo largo de los siglos.

Hay que buscar soluciones; la principal recomendación que se puede dar es que, junto con las medidas legislativas, previamente deben llevarse a cabo programas de divulgación que eduquen, informen y prevengan a la opinión pública (en especial, a quienes proceden de países norteafricanos, Oriente Medio y Sudeste asiático) para sensibilizarlos de que estas prácticas son ajenas a cualquier hecho religioso y que resultan nocivas para la salud y el bienestar de las mujeres porque se trata de una forma de violencia que atenta contra sus derechos fundamentales; de este modo, el objetivo será que sean ellos mismos quienes vayan abandonando esta tradición.Deseamos que en un futuro no muy lejano, consigamos entre todos frenar esta barbarie…una de las muchas a las que las mujeres están sometidas

 

8 comentarios en “EDITORIAL”

  1. Desgraciadamente es una triste realidad que lleva siglos y sigue marginada la mujer, expuesta a las bajas pasiones , y abusos.
    Muy buen reportaje. Ojalá un día se le de el respeto a la mujer como lo merece.

    Responder
  2. Nuestra querida Eunate…
    Los datos que proveen tanto la FUNDACIÓN REUTERS COMO LA O.N.U., son tristes y sinceramente paravorosos… Se trata de una criminalidad que parece ajena a quienes la provocan con sus actos inhumanos… Ni los animales de otras especies hacen cosa semejante con sus congéneres… En verdad, y desde que los griegos advirtieran que el hombre es lobo del hombre, y que el mismo Cristo -al lanzar a sus apóstoles a una primera misión apostólica- les recomendara cautela porque los enviaba a «un mundo de lobos disfrazados de corderos», hasta la fecha…, pues parece que la razón de la sinrazón sigue vigente en algunas culturas fosilizadas en el tiempo… Civilizaciones que insisten, a causa del sentido nefasto de Poder que ofrecen sus líderes, en persistir en prácticas que -y tengo serias dudas que ellos se hubieren comportado de tal modo- podrían atribuirse a los mismísimos cavernícolas… Y no en vano pueden también catalogarse dichas prácticas execrables, como similares a las llevadas a cabo en los rituales satánicos… Es por ello que, teniendo en cuenta de que es imposible para el hombre «salvarse a sí mismo» -a la Historia Humana nos remitimos-, la negación de los valores espirituales en el hombre por una gran parte de la sociedad contemporánea o los desvíos fundamentalistas que algunos líderes religiosos adoptan sobre la noción de lo divino -nociones que se contradicen entre sus mismos adeptos, en el caso actual de los musulmanes y en la interpretación del Corán, en posturas internas que hacen recordar al Pueblo de la Antigua Alianza y la lucha entre fariseos y saduceos, vgr., en la interpretación de la Torá-, no hacen si no agravar y derivar tambien como contrapartidas extremistas, en irredentos agnosticismos y ateísmos materialistas y narcisistas; y descentrando la postura ética del hombre varón ante el hombre mujer, y en su significación metafísica de Personas, en dignidad -sin exclusiones, ya varón, ya mujer- de sus derechos y obligaciones civiles y sociales…
    Sabemos los cristianos que el buen combate se librará hasta el fin de los tiempos… Pero queda en nosotros, semillas de cruz, recordar el Programa de Cristo para los justos que están en el mundo pero que no son en el mundo, y que con relación a la violencia artera e injustificable de estos tiempos, expresa en boca de SS Pablo VI, autor de la maravillosa encíclica Popularum Progressio: «(…) Bienaventurados nosotros si, educados en la mansedumbre de los fuertes, sabemos renunciar al triste poder del odio y de la venganza y conocemos la sabiduría de preferir al temor de las armas, la generosidad del perdón, la alianza de la libertad y del trabajo, la conquista de la verdad y de la paz» (…) – Pablo VI (05-01-1964).-

    ¡Ora et labora! ¡Y que el Amor siga bendiciendo nuestro trabajo en ARISTOS INTERNACIONAL!

    Responder
  3. Gracias, valorada y estimada Eunate, por asumir a través de este poderoso instrumento digital, la defensa de los derechos de la mujer, gracias a la maravillosa influencia de la Palabra, que se expande a los más alejados rincones de este mundo tan convulsionado, son su mensaje de paz y equidad.
    En todo el planeta las mujeres sufren sometimiento, violencia (física, psíquica y moral) y discriminación. Hay países que se hacen eco de la discriminación hacia las mujeres a través de las leyes (tanto en el cuanto al derecho penal como civil) respecto del al matrimonio, la propiedad y el trabajo. Pero muchas veces sucede en realidad (incluso en países conde las mujeres han conseguido igualdad de derechos) su efectivización sigue siendo una vana ilusión… Porque en el corazón de aquellas organizaciones sociales con poder de decisión, lamentablemente siguen estando muy poco representadas. Lo que pasa es que los abusos que padecen las mujeres ocurre por la falta de leyes adecuadas y por la dificultad de las víctimas para tener acceso a la justicia, o en muchos caso debido a la inoperancia de los poderes públicos y se advierte un plus sumamente negativo: la falta de un castigo contundente a los autores de dichos delitos, porque impera una «cultura de impunidad»… Sin embargo, las mujeres no somos únicamente las protagonistas y destinatarias de la violencia, sino que son también nos compete ser las artífices de nuestra emancipación. Así que no bajemos los brazos, y por todos los medios, continuemos con la defensa de nuestros derechos.

    Responder
  4. Sí, la situación de la mujer en muchas regiones del mundo es algo que nos da pena y furia, pues no comprendo tal comportamiento. Como todos ustedes han mencionado, es un acto barbárico que jamás podrá tener perdón. En las naciones donde tal mentalidad no existe, se ha comprobado la realidad misma de que la mujer puede y debe estar presente en todos los aspectos de la vida de un país; en absolutamente todos. Porque ser mujer no quiere decir que no tenga el “intelecto” del hombre. De hecho, por el contrario, muchas han demostrado ser más inteligentes y capaces que algunos hombres.

    Responder

Deja un comentario