CRÓNICAS,ARTÍCULOS Y ENSAYOS

Todo lo publicado en  ARISTOS INTERNACIONAL está sujeto a la ley de propiedad intelectual de España

Febrero  2021 nº 40

La Dirección no se responsabiliza de las opiniones expuestas por sus autores. 
Estos conservan el copyright de sus obras
AL SERVICIO DE LA PAZ Y LA CULTURA HISPANO LUSA

COLABORAN. Carlos Benítez Villodres (Málaga-España).- Hugo L. Bonomo (Argentina).-Antonio Camacho Gómez (Argentina).- Adrián N Escudero (Santa Fe-Argentina).- Dr Elías Galati (Argentina).-Ángel Medina (Málaga España ).-Gustavo Pèrez Escobar (Colombia).-Mª Piedad Romo-Leroux-Giron  (Guayaquil -Ecuador).-Jaime O. Solis Robledo (Mexico).-Beatriz Villacañas Palomo (Madrid)

 

LOS INVISIBLES
Carlos Benitez Villodres
Málaga-España

En España, más de setenta mil personas no tienen un hogar. Cada día se enfrentan a la indiferencia de la sociedad. Los “invisibles” tienen un sinnúmero de carencias: no tienen un hogar, tampoco tienen relaciones familiares y sociales, aunque tengan familia y amigos, no tienen trabajo. En numerosas ocasiones, los “invisibles”, si se quedan sin trabajo, les puede provocar la pérdida de la familia y de los amigos o, a la inversa, si hay una ruptura familiar, pueden estas personas perder también su trabajo, ya que suelen padecer una depresión grave.

Del mismo modo, la vida de los sin techos es sumamente traumática. Por este motivo la voluntad de estas personas está debilitada o abolida, por lo que no pueden dichos individuos volver atrás, es decir, retornar a su hogar con su familia, tener los amigos y el trabajo que perdieron, en definitiva, llevar una vida digna.

Los “invisibles” pueden tener patologías a veces graves, por estar mal curadas y cronificadas, debido a su malnutrición, hipotermia, pésima higiene… Suelen tener problemas dentales, heridas infectadas, deshidratación, etc. Junto a estos padecimientos, está el deterioro mental (depresión, paranoia, síndrome de Diógenes…).

La prensa también ayuda a los “homeless” para que estos no mendiguen, no se prostituyan, no roben, si roban, no vendan lo robado… Se le llama “rutas de calor y café” al camino que siguen personas voluntarias para acercarse a los sin techo, dándole, leche, café con leche, bocadillos, etc., de esta forma asolan la incomunicación de estos marginados con los individuos de su entorno más cercano, sirviéndoles también de acercamiento a los recursos sociales.

Tanto interés hay para que estas personas logren una vida digna, que el día 28 de noviembre se celebra, en España, el “Día de las personas sin hogar”. El objetivo es sensibilizar a los ciudadanos sobre la gravísima situación de los “invisibles”.

Asimismo, el 54% de estas personas ha padecido odio y robos. agresiones y muerte. El abate Pierre fue un religioso francés que fundó la Orden de Emaús. Dicha Orden trabaja para las personas sin techo. Todas las personas que se preocupan y luchan a favor de los “invisibles” reivindican a los gobernantes a las instituciones, a la sociedad en general la “visibilidad” de los sin hogares. Existen muchas formas de ayudar a las personas sin hogar, ya sea donando alimento, ropa, dinero, medicamentos de primeros auxilios, artículos de higiene, ropa de cama a los albergues que les dan refugio, ofreciéndote como voluntario para trabajar en ellos, informándote a ti y a otras personas sobre el hecho de no tener hogar, y compartiendo datos sobre esta situación con los demás.

Seamos generosos y solidarios, luchadores y fraternos, prudentes y cálidos… con nuestros hermanos, los “invisibles”. Ellos solo nos tienen a nosotros. Démosles amor, amistad y luz, que ilumine el buen camino para que tengan una vida digna, con trabajo y que retornen a su hogar, de donde un día salieron voluntaria o involuntariamente.

ESPECIES VIVIENTES
Hugo L. Bonomo
Argentina

El origen de la vida es muy complejo, y hay diversas teorías sosteniendo su creación y evolución. Seguramente hizo falta el agua y la tierra, para la creación de la naturaleza vegetal y animal. Dicen que los primeros vegetales terrestres, tuvieron su origen en las algas verdes, de agua dulce, que comenzaron a poblar la tierra. Como fue la transformación, y la adaptación, no me pregunten, pero si tenemos en cuenta que hay una teoría que sostiene que el hombre tuvo su origen en los peces, para lo cual, hace unos 400 millones de años, los primeros peces salieron del agua y comenzaron a explorar la superficie terrestre, dando lugar a los primeros animales vertebrados con cuatro extremidades -tetrápodos- como los actuales anfibios, reptiles, mamíferos y aves; no queda mucho por decir. A partir de allí; la biodiversidad, puebla la naturaleza, y el agua, la tierra y el aire.
Y, desde los peces, que tenían como habitat natural el agua, llegar a las aves no resulta ninguna imposibilidad imaginar tal transformación.
El tema es que las aves, fundamentalmente; vuelan. Son las dueñas del aire, pero, también, pueden descender y transitar la tierra. Hay aves que saben nadar, y se desplazan sobre el agua y, hay otras que tienen la capacidad de sumergirse y realizar breves incursiones submarinas, para abastecerse de alimento.
Veamos algunas especies
Bípedos y cuadrúpedos. Las aves, no voladoras, también entran en la categoría de bípedos, y tienen la posibilidad de nadar y rápido desplazamiento. Los otros bípedos, reúnen condiciones óptimas para desplazarse y saltar.
Los cuadrúpedos tienen condiciones de estabilidad sobresalientes y están preparados para caminar largas distancias y desplazarse sobre distintos tipos de terrenos.
Anfibios y peces. No todos los peces sintieron la necesidad de explorar la tierra, y se vieron inmersos en un proceso que los llevó a cambiar de habitat. La mayoría de ellos continuó su vida en ríos y mares del mundo, y toda su vida puede desarrollarse debajo del agua. Algunos se convirtieron en mamíferos, pero son solidarios con los peces, porque comparten el medio que habitan. Los anfibios (ambas vidas), son una especie que eligió una vida mixta; es decir pueden manejarse, con solvencia, en el agua y en la tierra y, durante su vida, que comienza en el agua, van sufriendo transformaciones; coherentes con su particular condición.
Homo sapiens. En el caso del hombre siempre es bípedo: no se desplaza naturalmente de otro modo. En cambio, los chimpancés y otros primates que no pertenecen a la especie humana, adoptan una bipedestación facultativa, caminando en dos o en cuatro patas de acuerdo al contexto.
Homo sapiens (del latín, homo ‘hombre’ y sapiens ‘sabio’) es una especie del orden de los primates perteneciente a la familia de los homínidos. También son conocidos bajo la denominación genérica de «humanos». Los seres humanos poseen capacidades mentales y tienen la posibilidad de ser conscientes de sí mismos, así como de su pasado; saben que tienen el poder de planear, transformar y realizar proyectos de diversos tipos.
Simplificando, podemos decir que el planeta tierra, está habitado por animales y seres humanos; es decir seres irracionales, primitivos, atrasados, elementales y seres humanos inteligentes, pensantes y evolucionados, que se diferencian de los animales, cualquiera sea su semejanza, por tener el cerebro más grande.
Esta característica física diferenciadora que, como cualquier parte del cuerpo, es importante si cumple una función útil; fue valorada, y argumentada, por semejantes que sostenían otras teorías sobre la creación de las especies, y rotuló al ser humano (homo sapiens) como Rey de la creación.
Y el hombre lo creyó.
Así, con esa convicción de supremacía; al ser poseedor de un cerebro más grande que el de todos los seres, que compartían su mundo,  comenzó su magnífica vida, en un mundo en donde nada estaba sobre él, y a su servicio, porque era el Rey de la Creación.
No tenemos información precisa, pero pensamos que una de sus primeras frustraciones debe haber surgido cuando, al mirar el cielo, vio a las aves volar.
Cuando comenzó a caminar, pasaban raudos, a su lado, especies de un andar veloz que lo relegaban fácilmente. Esta vez intentó equipararse, pero sus esfuerzos fueron vanos.
Así llegó a la orilla de un río que, cuando intentó cruzar, comprobó que el agua no lo sostenía, y casi muere ahogado. Reponiéndose, en la playa, vio como un anfibio salía del agua y transitaba la tierra, mientras, algunos peces, habitantes permanentes del agua, realizaban alegres saltos y, luego, se sumergían. En tanto, un ave, que caminaba a la orilla del río, al verlo; se internó en el agua, flotando y  desplazándose, elegantemente, sobre el.  
Luego de sus rápidas, y traumatizantes, frustraciones dispensadas por seres inferiores, y ante la necesidad de concretar su superioridad cerebral, y hacer honor a su condición de Rey de la creación; se puso a pensar, estudiar, trabajar y, luego de años de sacrificio, e increíbles esfuerzos, logró construir un avión; para volar como las aves. Un vehículo terrestre para desplazarse a más de 150 kilómetros por hora, como muchos animales. Un barco, para poder trasladarse sobre el agua,  y un submarino para poder desplazarse sumergido; como los peces.
Mientras tanto, en todo ese tiempo, y para poder alimentarse, degradaba la naturaleza vegetal desarrollando tecnologías artificiales dignas de ser consumidas por el Homo Sapiens; el Rey de la creación.    

LORCA: EL ANDALUZ UNIVERSAL
Antonio Camacho Gómez
Santa Fe (Argentina)

   Federico García Lorca, poeta, dramaturgo, músico, dibujante, titiritero, director del conjunto “La Barraca” que anduvo por los pueblos de España representando las mejores obras del  teatro clásico hispano; amante del toreo , arte al que consideraba el más culto de su tiempo, y del flamenco, para cuya revalorización organizó un concurso, junto con Manuel de Falla, en 1922 en Granada, tenía por Almería, mi tierra, particular afecto. Y es que el autor del “Romancero gitano”, el creador de “Yerma”, cuyas primeras escenas en pleno proceso de gestación leyó en agradecimiento por su acogida al público porteño en su estada en Buenos Aires entre noviembre de 1933 y marzo de 1934, unió su niñez a la capital que baña el Mediterráneo. En efecto, tenía apenas siete años cuando se trasladó de su Granada natal a la cercana cuna del poeta Francisco Villaespesa, en donde estudió con los hermanos escolapios. Contrajo una enfermedad en la garganta que lo tuvo a las puertas de la muerte; no obstante, pidió un espejo y al verse el rostro hinchado escribió un poema humorístico comparándose con el gordo sultán de Marruecos Muley Hafid.

   Este exordio viene a cuento porque Almería tuvo en García Lorca un ámbito propicio para sus expresiones artísticas, conviniendo aclarar que hasta los diecinueve años estuvo dedicado exclusivamente a la música, dando recitales de piano y fundando la Sociedad de Música de Cámara de Granada.  Y a propósito de la presentación en Santa Fe de la obra  “1941. Bodas de Sangre” por el grupo Tejido Abierto Teatro de España, dirigido por Jorge Eines, pieza trágica de Lorca que fue llevada al cine por Carlos Saura, otro entusiasta del flamenco, con el bailarín Antonio Gades, quizá el mejor en su especialidad de todos los tiempos, sin olvidar a El Greco ni al mismo Antonio, y la excelente bailaora y coreógrafa Cristina Hoyos, que introdujo el arte gitano-andaluz en el exclusivo teatro de la Ópera de Paris.

   Lo que muchos no conocen es que “Bodas de Sangre” no es una importante ficción dramática fruto de la imaginación de su autor.  Y volvamos a Almería, porque Lorca se basó en un hecho real acontecido en el pueblo de Nijar, donde nació mi padre y recorrí buscando mis ancestros; inspirador, también, de una novela de Juan Goytisolo. Pues bien, allá, en la década del veinte, se iba a celebrar una boda y cuando todo estaba listo la novia, con vestido de ceremonia, huyó sobre una cabalgadura con el hombre que amaba. El novio, despechado y escándalo mediante, los persiguió a caballo y encontrándoles, cometió el crimen que registra la obra.

   En lo personal, recitador de Lorca en teatros, radios y televisoras e identificado con él respecto de las esencias culturales andaluzas, en el año 1941 que figura en el título aludido me remonta a mis tiempos de estudiante, beca mediante, en el Instituto de Enseñanza Media de Almería, donde una poeta y catedrática impar de literatura, Celia Viñas Olivella, me descubrió el universo lorquiano. No está de más recordar que los hermanos Manuel y Jesús García Ferré participaron de aquellas memorables clases. Y que un busto de bronce y un instituto de enseñanza secundaria evocan a la profesora mallorquina. Verdadero revulsivo cultural y paradigma de coraje en una hora difícil para España.

   Mi poesía “Poeta caído” está dedicado a Federico García Lorca.

  “Al alba lo mataron, al alba. / La paloma y el ciervo/se escondieron, / y el escorpión / bajo la piedra fría. / Las fuentes de Granada / gimieron malheridas / y la noche huidiza / rompió por peteneras. / El camino se abría / como un pozo de sombra / y un ruiseñor ciego / voló despavorido. / Al alba lo mataron / con fusiles oscuros, / medalla irrepetible, / sonrisa inacabada /sin balcón y sin luna, / con los ojos abiertos / sobre la madrugada // Tiritaron navajas / en las alamedas / y lloró el Albaicín / en corro de gitanos / la sangre derramada. / No llores, Federico, / que tu canto no se acaba, / que eres memoria viva / con tu muerte temprana. / Al alba lo mataron, / al alba”.-

DE GUERREROS ADVENIDOS A “POETAS”
Adrián N Escudero
Santa Fe -Argentina

“No se puede servir a dos Señores…” (Mt 6, 24-34)

Quizás porque soy muy frágil y leve de mente y de espíritu (y me disculpo por ello si viniera al caso; sobre todo después de ilustrarme sobre las guerras en el mundo, y los cruentos enfrentamientos que enlutaron a mi Patria en los años 70 –Guerra Civil-  y 80 – Guerra de Malvinas-), siempre me costó imaginar que alguien que ame tanto a la Poesía, crea que un fusil le ayudaría a encontrar la Liberación y la Paz en su tierra (y en el mundo)… El Che Guevara, filósofo, médico y poeta, es un ejemplo de ello.
Algunos colegas no me comprenden. Y hasta me obligan –tachándome de ingenuo o utópico pacifista- a que yo acepte el desatino incongruente de pensar que, un Guerrero, puede advenir a verdadero Poeta. Es que si dos bandos enfrentados hablan cada uno de sus propios “héroes”, algo falla en la mente del Hombr
Para haber héroes habrá que encontrar seres humanos que recibieron de este la mayor ofrenda que un amigo puede hacer por otro: dar la vida. Un bañero que se arroja a la furia del mar y salva a un descuidado bañista. Un bombero que, a riesgo de asfixiar sus pulmones y morir, irrumpe tras las llamas de un fuego abrasador y rescata a una familia atrapada en una ratonera infernal. Un facultativo de la Cruz Roja o de los Médicos sin Frontera que, desafiando la metralla asiste a un desconocido soldadito puesto como carne de cañón y en favor de aquellos que, mientras nos hablan de Patrias y de Paz, se arman siempre para la Guerra…
… Y cuando esta se les puede volver (nuclearmente) peligrosa para ellos también (y sus búnkeres construidos por las dudas, ya no alcanzarían a ofrecerles ni seguridad total ni menos un destino futuro; ello, cuando las puertas del refugio se abran a un mundo devastado por su propia locura genocida alimentada por el amor al Poder y al Dinero), entonces, echarán mano a la ingeniería genética e inventarán, quizás, un virus aterrador y las vacunas insalubres que, junto al pánico de toda una muchedumbre de inocentes, promovido por la totalidad de los medios de comunicación coaptados, serán inoculadas, aún faltándoles la totalidad de las fases científicas y neumonológicas necesarias para su efectiva aprobación y aplicación.
Pero ¿dónde están los héroes de una Guerra entre inocentes de ambos bandos, que matan para que no los maten; y que si fueron lavados de cerebro, matarán con el odio necesario para vengar a sus muertos? ¿Y que a cuantos más maten, más héroes y más medallas recibirán –ellos, o sus padres, si hubieren muerto en combate-; prendas de “honor y gloria” envueltas en papel satinado o de seda- por sus “proezas” en la indisimulable Cultura de la Muert
Y no puedo entenderlo. Excepto que un Guerrero, evolucionando como auténtico ser humano, haga un giro copernicano en su forma de concebir al Mundo y a la Humanidad, y apostate de sus militantes crueldades y de las licencias para asesinar que, los Estados rivales, conceden a sus adoctrinados soldaditos de plomo, bajo himnos, banderas y gallardetes que roban los colores con que, el Creador, ha querido pintar, no el Absurdo ni el Caos ni la Oscuridad, sino el Arco Iris de un innegociable amor pleno por el mundo y el hombre, criatura consciente (que está en pleno uso de sus facultades mentales) y consiente (con facultad de permitir o condescender en alguna cosa), y en su exactos sentidos lexicológicos.
Himnos, banderas y gallardetes que llaman y cantan a jurar “con gloria… morir” en su defensa, porque les han explicado que esos íconos, representan ni más ni menos que los símbolos de una Patria (la suya), de esa habitalidad terrena y entelequia jurídica (contrato social de convivencia) a la que nadie puede mancilla
Himnos, banderas y gallardetes que aluden y cantan, no a la Gloria de un Dios Amor, sino a la gloria (con minúscula) que solo resultará en brillo magenta, no de la entrega servicial y pura por el semejante, sino de la locura a la que no supieron negarse, so pena de ser declarados desertores de una causa equis (noble para ambos bandos en pugna; por lo que alguno de los dos miente, y la mentira no puede ser parte de ninguna verdad, ni parcial no absoluta)…
Pobre entonces de los Mahatma Gandhi, de los Luther King, de los Nelson Mandela, y tantos otros que…; y pobre… (¡qué pena!, ¿no?) de un tal Jesús, el Cristo, el Mesías, el Cordero de Dios hipostado divina y humanamente para la salvación del mundo mediante el empleo, sin medida y sin esperar nada a cambio (excepto la conversión de los corazones), del amor ofrenda (1Cor 13) del ser humano de buena voluntad, llamado a ser hijo del mismísimo Creador de los cielos (Universo) y de la tierra (porción del Universo)…

Ya que incluso nuestros credos, el mío, el católico, por ejemplo, que no es una religión en verdad sino una Persona, la de Jesucristo, Luz del Mundo, Consejero Admirable, Sol de Justicia con Misericordia y Príncipe de la verdadera Paz, (decía), nuestros credos, muestran en general la brutal incongruencia de los que apuestan a la Guerra por un millón de motivos (para ellos siempre valederos; motivos que se contraponen al enemigo o adversario de turno, quien cree que “sus” motivos son los únicos y con certeza, valederos), aunque nuestros sacerdotes no pueden enrolarse… Claro, ellos están solo para el servicio espiritual, y para bendecir a las armas que matarán a los hijos de Dios forzados al enfrentamiento por el Dios Balaam Mefistofélico… Y enterrar luego, reconociendo, pero tarde, y con oraciones y súplicas al Autor de la Vida y la Muerte, a esa carne y sangre de los condenados a guerrear, poniendo el pecho a las balas con ese Tesoro de Barro que guarda (cada sagrado Cuerpo Humano) un Tesoro inaudito (el Espíritu que da vida a todas las cosas – Cit. San Pablo), y que bueno, pues, lamentablemente y porque el mundo es así (¿por  qué el mundo nos cambia  y nosotros no podemos cambiar al mundo?) que los parta o masacre un rayo, o un balazo, o un misil, o una bayoneta, o un lanzallamas, o un arma química….
… Sí, al fin y al cabo, no puedo entender al Mundo y menos a los Guerreros advenidos a Poetas que olvidan de apostatar con lágrimas de contrición (y antes de escribir el primer verso) de su sangriento y “nobiliario” pasado; un pasado de cadáveres certificado por los mismos que hacen del Dinero y de la Muerte, los métodos para enriquecer sus siempre insaciables arcas violentas y concupiscentes… Mi padre, qepd, solía decirme: “Adrián…, y ahora, ¿quién nos libera de los libertadores?”. Sabio el viejo, y tenía solo sexto grado primario, pero leía mucho a hurtadillas…
Sí, mi (nuestro) pobre Cristo crucificado y dador de perdón a todos los hombres “porque no saben lo que hacen”, y a quienes mucho creen un “fracasado” porque no quiso o no supo (porque no era como él aseguraba ser el Hijo del Dios Vivo), bajarse de la Cruz, Esa Cruz que lo llevaría a alcanzar la única y verdadera Gloria: la de una vida entregada con misericordia hasta ofrecerla en macabro suplicio para ganarse y para todo Hombre converso, el Supremo Perdón de Aquel Padre que un día dio cuenta que, ya con profetas no alcanzaba, y Él mismo se convirtió: había que abajarse hasta su criatura (convertirse de Todopoderoso en Niño de Belén) para demostrarle (al Hombre) cuál era, y sin duda alguna, su proyecto trascendente para él, amada especie criatural y, desde ella, al Universo todo. Criatura amada con amor de Abbá (Papito, Padre) y ternura de Madre. Y respetada por Él, porque no fue hecha como títere de su Omnipotencia, sino adjudicada con el divino don de su Propio y Libre Albedrío Esencial, y de una Conciencia que, con el descubrimiento de sí mismo y del hermano, llevaría al ser humano al poder de conocer al bien y al mal, y la libertad para optar entre ellos; entre la Luz o la Oscuridad, y con inteligencia, voluntad e imaginación creativa. Fascinantes dones gratuitos con los que podría (puede), paso a paso, y respetando y amando a sus congéneres como su Creador le respeta y ama, encaminarse sin tropiezos hacia la perfección y santidad existencial con destino de feliz eternidad…
Por eso me extraña. Me extraña…, y juro no haberlo conocido más que algunos de ellos, de los Amantes de la Guerra, por algunos Poemas suscritos a veces y según el caso, hasta con una enorme, llamativa, soberbia, caligráfica y barroca firma recalcando su condición, no de Poeta, sino de Experto en Armas… Una dualidad Janiana revulsiva y sin atenuantes, sin indulgencia posible…
Y tengo por ello, forzosa y públicamente que recordar, y con la renuncia siempre a disposición de las autoridades respectivas que me acogen bajo esta entidad cultural, que fue justamente dicho incomprensible apego a ellas, a las Armas (y por negarse a ellas estos seres extraños a mi ser humanidad, a aceptar que “A las armas las carga el Diablo”, como afirmaban y sabían bien por qué lo decían, nuestras venerables madres cuando, nosotros, chicos traviesos e influidos por Hollywood, pedíamos al Niño Dios –sin saber lo que hacíamos, como Cristo había profetizado- un juego de cartucheras y revólveres para jugar a los cowboys…), que tuve que escribir un artículo denominado Guarda tu Espada (I, prima facie), y por el que obtuve el honor de ser invitado (porque fui expresamente invitado y por los conceptos vertidos en el mencionado ensayo) a servir como Embajador de la Paz en Cercle Universal Ambassadeurs de la Paix (France/Suisse) (Diciembre 2018). Un artículo que llegó a desarrollarse en la actualidad hasta alcanzar el Capítulo XI, en tanto hubo colegas que, ya apoyando o denostando mis ideas y enfoques, se animaron a responderlo.
Es indudable que no puedo ni podré ver en los versos de los Guerreros advenidos a Poetas, porque obras son amores, y por estas serás juzgado. No podré ver jamás en sus “Poemas” que hablan de justicia y de paz en el Mundo, sin entrever como en un espejo satánico, la sonrisa cruel del Príncipe del Caos y la Mentira que lo domina, y merced al Pacto Infernal con sus falsos profetas e insensatos adeptos (Jer 23; Ezeq 13; Mt 7: 15-21; 2 Ped 2; 1 Cor 4:4). Ángel Caído que ciega el entendimiento de ignorantes, desalmados e incrédulos, hacia las primicias del Reino de Dios y su Buena Noticia en Cristo Jesús.
De todos modos, aclaro que no juzgo con mis reflexiones a la Persona (Dios lo hará en el atardecer de nuestras vidas, y con todos nosotros). Pero tengo derecho a expresarme –eso pienso- acerca de su gestualidad comportamental humana; de lo contrario, ¿cómo sabría distinguir y, sobre todo, optar entre lo bueno y lo malo, lo bello y lo feo, lo verdadero y lo mendaz? De allí que salvaguarde al Poeta, pero advirtiendo que, el Infierno, está empedrado de buenas intenciones…
Solo he llamado oportunamente (y vuelvo a llamar) la atención de mi prójimo, acerca de algo que me parecía y me seguirá pareciendo… incompatible. Absurdo. Irracional. Antihumano. Y por ende, ausente de toda mesura, ética y espiritualidad.
El hombre y sus circunstancias, dirá algún filósofo tratando de explicar lo inexplicable. Y su Historia narrada por Guerras (¿Y es que las hay justas?, al menos alguien debería sensatamente demostrarlo, sin falsos nacionalismos ni interesadas ideologías): Hora de aprender entonces que, la Historia Humana, no puede seguir construyéndose sobre el principio de que el fin justifica los medios.
Y lo hago de Nuevo hoy, ahora mismo, mas apremiado como los primeros cristianos aislados en Catacumbas para sobrevivir al salvajismo pers
Hora en la que oro entonces por el descanso eterno de todos los Guerreros de buena y mala fe, advenidos y encendidos luego como Poetas de nobles anhelos y alboradas. Y apelo a la Misericordia Divina,además, por cuestiones de la conducta humana que, solo el Príncipe de la Paz (pero no como la da el Mundo), sabrá juzgar.
Amigos –colegas de letras o de otros oficios- y Hermanos –todos- en Humanidad: ayudémonos a comprendernos los unos a los otros, pero en clave de Quien Es el Único Que Es y Hace Ser, de Quien es Camino, Verdad y Vida. En clave de Aquel que dio un Mandamiento Nuevo a los que están en el Mundo pero no son del Mundo:
«Busquen el Reino de Dios y su Justicia, y todo lo demás lo recibirán por añadidura… Les doy un mandamiento nuevo: que se amen unos a otros como Yo los he amado… No hay amor más grande que dar (no quitarla) la vida por los Amigos. Y ustedes son mis amigos si hacen lo que les digo: si escuchan la Palabra de Dios y la practican… Amen a sus enemigos y oren por sus adversarios. Porque si los hombre malos hacen y dan cosas buenas a los suyos, ¿en qué se diferenciarán ustedes de ellos?». Y en la tesitura de no cejar hasta el límite de nuestra fragilidad y falibilidad, y como Él lo hiciera hasta el sacrificio, y lo hace hoy eucarísticamente, desde su Evangelio Eucaristía de vida eterna, de aceptar que “No se puede servir a dos Señores. No se puede servir a Dios y al Dinero (Poderoso Caballero)” (Mt 6, 24-34).

 

TE AMO AUNQUE ME AGREDAS
Dr. Elías Gálati
Argentina

El problema del mundo actual es la violencia, el rencor y el odio en las relaciones humanas.En las últimas décadas se ha agudizado y extendido a nivel personal y social.
Son pocas las personas y los grupos que piensan en el otro como un hermano, que merece ser querido y asistido.
Tampoco se ha entendido el efecto beneficioso de una relación amable, equilibrada y armoniosa.
La paz y la felicidad escasean en el planeta.
Durante mi infancia, por haber sido gemelo y estando mi madre reponiéndose, desde pequeño pasaba gran parte del día en la casa de mi abuela materna que era mi madrina.
Era una casa muy grande; la vida se desarrollada en el primer piso sobre un negocio de ferreteria y pinturería que tenía mi abuelo y que contaba con otro piso superior y una amplia terraza. Atrás del negocio en planta baja había un hermoso jardín.
Mi abuela había sido educada con las monjas francesas en el Líbano y sostenía que aquel que golpeaba la puerta de su casa era un enviado de Dios.
Corría la década de 1940 y mi impronta y mi formación se desarrolló en ese ambiente y con esos principios.
Si alguien tocaba la puerta de la casa de mi abuela pidiendo ayuda, ella lo hacía subir, lo sentaba a la mesa con nosotros para compartir el desayuno, el almuerzo o la merienda según la hora, le daba lo que pedía y lo instruía para que cualquier cosa que necesitara, volviera que lo iba a ayudar.
Aprendí que todo aquel que se acerca o camina conmigo es mi hermano, hijo de un mismo padre y que soy responsable de él, como todos somos responsables de hacer que reine la felicidad entre nosotros.
Con el correr de los años conocí la otra cara de la condición humana.
No todos piensan así, ni obran de esa manera. Pero el principio es el mismo.
No importa que hagas tú, es lo que hago yo en consecuencia con mi pensamiento.
Debo adecuar lo que hago a mis convicciones, y el trato con los demás debe ser bondadoso, justo, cordial y brindando el cariño que le debo como hermano.
Si me tratan mal, no tengo derecho a devolver el maltrato. Debo tratar bien a quien es persona como yo.
Si me injurian debo ser amable y tratar de mostrar, explicar la bondad para que puedan entenderla.
Si me agreden, si usan violencia, odio o rencor contra mí, los debo amar.
Es mi deber amarlos, sino como van a conocer y comprender el amor, sino lo ven en la práctica, en la relación del otro. Si estoy firmemente convencido del principio del amor y la hermandad, debe regir dicho principio toda mi conducta. Debo ponerlo en obra, y que mi comportamiento coincida con mis ideales y mis valores.
¿Es posible poner en práctica esta conducta?
Depende de nosotros, y de cuales sean nuestras prioridades.
Para ello debemos deponer el orgullo, la soberbia, la superioridad, la discriminación, la viveza y la deshonestidad.
Porque en realidad, el cambio que hace falta, para un mundo mejor, de paz y de felicidad para todos los hombres, debe comenzar en el corazón de cada uno.
Debe existir la íntima convicción que a todos le debemos un buen trato, una ayuda existencial a fin de poder ser mejores y lograr la felicidad.
La vida debe ser un acto de amor, un continuo y perenne acto de amor, desde la cuna hasta el sepulcro.
Si todos hicieramos de nuestra existencia un acto de amor, si todos amáramos a nuestros hermanos como a nosotros, si nos ayudáramos mutuamente, no habría conflictos, no habría violencia, no habría odios ni rencores.
El mundo sería un paraíso de paz y armonía y la felicidad y la unión reinarían entre todos.
Para ello hay que cambiar nuestro corazón, desde lo íntimo y lo profundo de nuestro ser aceptar que solo el amor nos salva y hace la vida digna.

 

TEOLOGÍA DEL POST HUMANISMO
Ángel Medina
Málaga.España

La razón de ser del hombre es afirmarse como criatura en su humanidad, y para ello ha de comprender que es a un tiempo materia y espíritu. Existen dos clases de humanismos: el inmanente y el trascendente. El primero no alcanza a comprenderse sin el segundo, en tanto que el segundo abarca al primero.

El primero, de corte existencialista trata de explicar al hombre desde él mismo. Pero, el “humanismo- humano” contiene una alta dosis de des-humanización. Muestra de ello son los dos sistemas antagónicos por los que se rige la economía del mundo y en la que se sumerge el hombre: de una parte, el comunismo impuesto por la fuerza (¿existe alguna otra manera?), para implantar la economía de estado, con su inmenso reguero de muerte y los campos de “reeducación” para los disidentes del sistema, y de la otra el liberalismo económico surgido en Europa durante la Ilustración, a finales del siglo XVIII, contrario a la misma, que mantiene el estado de desigualdad entre los ricos y los pobres, al amparo del dios Mammón, y lo que es cosa no baladí, y es que si todos se beneficiaran por igual, según derecho, cesaría el esfuerzo personal y dejaría de progresar el mundo.

El segundo, es el humanismo-trascendente. Un humanismo que pueda proporcionarle, aquí, humanidad plena, liberándolo de su condición de bestia surgida de la evolución de un primate. Allá, respuesta a su deseo de escapar de la nada a la que conduce la muerte biológica, esto es, trascenderse. Es aquel grito que nuestro Unamuno, en su magna obra “El sentimiento trágico de la vida”, recordando a Michelet tiene presente al evocar el último momento: “¡Mi “yo”, que me lo arrebatan!” Y es que el hombre tiene implantada en su interior la semilla de la inmortalidad.
Pero, al mismo tiempo que el deseo, tiene la consciencia de su contingencia. Esa salvación no puede proporcionársela a sí mismo. Necesita que se la traigan. Es el consuelo de la fe. La confianza postrera de que a pesar de la contradicción que se da en el mundo, ha de haber una razón última. Pues, ¿qué sentido tendría la rama sin el árbol? ¿O un paso sin camino?
Cuando se dice “Dios es amor”, ¿qué queremos decir? ¿Es una fórmula pietista o que se entrega al mundo? Y, si se “humaniza”, ¿no ha de implicar la aceptación del sufrimiento como hombre? Si no juega a los dados, es que hace las cosas con todas sus consecuencias. Este es el misterio de la encarnación.
En el humanismo trascendente se descubre una doble vertiente. Una, que a pesar del mal (la cruz no niega el dolor del mundo, sino que lo asume), al final no está la “nada”, sino la esperanza de alcanzar la vida en plenitud. Otra, – que se desprende de la primera- que el verdadero humanismo reside en “compartir-se” con los demás, aquí y ahora.
El escritor japonés Kazoh Kitamori nos habla del Deus absconditus de Lutero, en su “Teología del dolor”. “Escondido”, porque se muestra como “contrario” a lo que de Él concibe el pensamiento humano (siendo Omnipotente- si no lo fuese, no podría serlo- se anonada como hombre) – también en el hombre se muestra lo contrario (la vida conduce a la muerte; el amor entraña el dolor o la condenación acarrea la salvación) – La encarnación experimenta el amor como salvación a su juicio por la caída humana. Donde Karl Barth escribe: “Es un ser total, sin desgarro ni dolor”, Kitamori, siguiendo a Pablo (1 Cor), argumenta: “Nosotros predicamos al Crucificado”
Su amor consiste en el triunfo sobre su ira. Lo cual nos sitúa ante una nueva consideración. Si nos inclinamos por la conmiseración, habrá de ser sacrificada la justicia. Pero, si lo hacemos por la equidad, habrá de sacrificarse el derecho. La pregunta es esta: ¿Es concebible ser en grado sumo a la vez misericordioso y justo?
El dolor pasa por contraer la culpa que el hombre no puede asumir, entregando al Hijo al mundo. Lo cual conlleva la cuadratura del círculo. Siendo Uno 😊 indivisible), ¿cómo compartir su divinidad? A lo que puede responderse: es inmutable como “esencia” y mudable como “relación” o “comunicación”, y esto se da en el Misterio Trinitario (El Padre engendra- no crea, pues sería un “dios menor”- al Hijo, y su Espíritu mantiene la unidad entre sí y el mundo (no unión, pues serían naturalezas distintas)

Llegado a este punto: ¿Cómo pensar el concepto “persona” en su humanización?: Porque la humanización está asumida por la divinidad, haciendo que su ser sea irrepetible. Aquí, este Hombre se vacía de sí, entregando su voluntad (kenosis) a la divinidad. No es el hombre apartado por la desobediencia, sino realizado en plenitud por su entrega. Así, puede decirse que lo humano está en Él hecho Absoluto. Es el punto Omega de la creación, hacia la que camina la criatura caída.

POR LOS CAMINOS DE BAZA
Por: Gustavo Páez Escobar
Colombia

En 1599, hace 420 años, el cabildo de Tunja entregó a Miguel Suárez de Figueroa, hijo de Gonzalo Suárez Rendón, el fundador de Tunja, todo el territorio comprendido entre Jenesano y el río Úmbita, que abarcaba la hacienda Baza y la población de Turmequé.

En 1638 las tierras pasaron a poder de los dominicos, que se asentaron allí para evangelizar a los indígenas y enseñarles técnicas agrícolas. La hacienda fue creciendo con nuevos terrenos hasta alcanzar gigantesca dimensión. Los religiosos la bautizaron con el nombre de Baza en homenaje al municipio español que lleva el mismo título, en el que varios de ellos habían nacido y la comunidad poseía un viejo convento.

En 1861 Tomás Cipriano de Mosquera decretó la desamortización de los bienes de manos muertas, que consistía en vender por subasta pública las tierras y otros bienes  de las órdenes religiosas de la Iglesia católica, los que antes no se podían enajenar. La expropiación se hizo a cambio de un reconocimiento económico a la Iglesia, y con dicha operación se buscó fortalecer las finanzas públicas.

En 1866 la extensa tierra fue dividida en seis lotes, el mayor de 1.500 hectáreas. En ese momento, Francisco Ordóñez compró parte de Baza, y a finales de 1960 nacía una nueva hacienda –la actual– al quedar Lucía Ospina Ordóñez, bisnieta de Francisco, como la dueña de 70 hectáreas, de las miles que habían llegado a formar el latifundio. Junto con su esposo Carlos Schrader Fajardo y los dos hijos se iniciaba una nueva etapa.

Este itinerario de la propiedad ocurrió en medio de conflictos con los indígenas, litigios y rivalidades familiares. Incluso se menciona el capítulo oscuro de una deuda de juego del primer dueño, Suárez de Figueroa, que afectaba su título sobre el inmueble. Hoy la mansión está hecha para el asombro y el disfrute.

No se sabe qué admirar más: si su arquitectura colonial, o la fascinación del entorno, o el confort de las habitaciones, o la amenidad del bar y los comedores, o las obras de arte que adornan los recintos. La cocina, olorosa a pasado, funciona en una estancia dotada de estufa de leña y carbón.

La hacienda está ubicada a dos kilómetros de Tibaná, “tierra de paz, amor y amistad”, según dice su lema. Cerca queda Jenesano, seductora población de gente amable y cálida, la que en 1999 fue declarada el “pueblo más lindo de Boyacá”. Allí  sobresale el moderno condominio Eco del Río, con 31.000 metros cuadrados de construcción y 304 apartamentos. En unos kilómetros más aparece Turmequé, cuna del deporte nacional conocido como tejo. En otro sector de la vía surge Ramiriquí, capital de la provincia de Márquez. De este municipio es oriundo el presidente de la Nueva Granada José Ignacio de Márquez, quien además es el primer presidente boyacense entre los trece que ha tenido la región.

Ha sido Lucía Ospina Ordóñez, nacida en Bogotá y que vivió en Baza los días felices de su infancia y adolescencia, la infatigable y prodigiosa creadora de lo que a partir de 1977 ha sido este paraíso terrenal que cuenta con un hotel de alta categoría incrustado en el corazón de la naturaleza. Delicioso sitio bucólico rodeado de paz, silencio y magia,  de sosiego y embeleso, donde el visitante se encuentra con los bienes primigenios de la vida en medio de árboles y jardines ensoñadores, el gorjeo de las aves, el rumor del agua, el sonido del viento y el embrujo de los paisajes.

FRASES LAPIDARIAS
Mª Pilar Romo-Leroux Girón
Guayaquil-Ecuador

En un día de nostalgia, traemos a la memoria frases lapidarias, que nos sorprendieron con su contenido de sabiduría, mordaz, certero, inquietante, en ocasiones destructivo, dejan lecciones sobre la esencia de la vida, de serena calma, cantos delirantes, alegres armonías. Llevan consigo a veces, profundas decepciones, destiempo en el tiempo, reproches, angustia, adioses, despertares…Hacia dónde conllevan, pregunta que solo será contestada si en verdad  han hecho mella en ti. Mensajes certeros, directos, como aquel: “el que busca la verdad corre el riesgo de encontrarla”, frase de Isabel Allende, o aquella de Don Pedro Calderón de la Barca: “Qué es la vida”, concisa, profunda… “Siempre hay quien ponga malos nombres a la virtud, más siempre son los que no merecen conocerla”, de Francisco de Quevedo, quien a pesar de su severa miopía entregó a la literatura española una extensa y extraordinaria producción literaria; William Shakespeare, hizo de su obra un auténtico tratado de la realidad social de su tiempo: “Ser o no ser, esa es la cuestión”; Oscar Wilde, escritor Irlandés, debido a su ingenio fue y sigue siendo el dramaturgo más notable de su época, en el retrato de Dorian Grey, afirma, “la puntualidad es el ladrón del tiempo”; una historia de sueños rotos, amor no correspondido, sacrificio, la escribió Víctor Hugo, “Los que padecéis porque amáis, amad más todavía, morir de amor es vivir”, durante su exilio en Bruselas, huyendo de Francia, tras organizar la resistencia contra Napoleón III; las novelas de Charles Dickens, que permitieron hacer avances en el pensamiento de la época, Oliver Twist, de profundad sensibilidad social, “Hay grandes hombres, que hacen a todos los demás sentirse pequeños”; Herman Melville y el capitán Ahab en Moby Dick, “La verdad contada de modo inflexible, tendrá siempre sus lados escabrosos”; Feodor Dostyevsky, con Crimen y Castigo, novela policíaca y filosófica, acerca del estudiante, Rodion Raskolnikov, quien asesina a hachazos a una vieja usurera y a una joven que ayudaba en la casa y sin querer se presenta en ese momento, Rodión se entrega y termina condenado durante ocho años en Siberia,  novela filosófica y policíaca de este genio del existencialismo y el expresionismo; a él pertenece esta expresión: “El hombre se complace en enumerar sus penas, pero no enumera sus alegrías”. Julio Verne, con Veinte mil leguas de viaje submarino, La isla misteriosa, La vuelta al mundo en ochenta días, lecturas que nos deleitaron en la adolescencia; él es quien nos deja esta frase: “Parece más sabio asumir lo peor desde el principio y dejar que lo mejor llegue como una sorpresa”. León Tolstoi, considerado uno de los más grandes escritores del mundo, autor de Guerra y Paz, Ana  Karenina, nos entrega esta máxima: “Todos piensan en cambiar el mundo, pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo”, reflexiones sobre la sociedad de su época; la obra epistolar de Bram Stoker, nos asombra con esta locución, sobre el vampiro de los Cárpatos, Drácula, “La desesperación tiene su propia calma”;  Ulises, una revisión irónica del clásico de Homero,  de  James Joyce, este Dublinés es uno de los autores más influyente de la literatura universal, con gran sabiduría, nos dice: “No hay pasado, ni  futuro, todo fluye en un eterno presente”. Irlanda es tierra de escritores notables, Samuel Becquet, (Abril – 1906 – Dic – 1989),  novelista, crítico y poeta, en Esperando a Godot, trata temas como la soledad, el transcurso del tiempo, la vida, la muerte, el sentido del sin sentido de la condición humana, propone un abandono absoluto de la razón: “cada palabra es como una innecesaria mancha en el silencio y en la nada”. El padre de “La metamorfosis”, Frank Kafka, describiendo la alienación del individuo y sus conflictos interpersonales, con esa transformación en la que se vio  Gregor Samsa al despertar; de él es esta alocución: “La desgracia de Don Quijote no fue su fantasía, sino Sancho Panza”; que decir de la polémica historia de amor, entre el profesor Humbert y Dolores, que contó Vladimir Nabokov, en “Lolita”; a él pertenece este pensamiento: “nuestra existencia no es más que un cortocircuito de luz entre dos eternidades de oscuridad”.   A sangre fría, de  Truman Capote, estremecedor relato sobre el asesinato de la familia Clutter; de él, es esta expresión: “Es mejor mirar hacia el cielo que vivir en él”.  Los cuentos de terror de Edgar Allan Poe, maestro de este género, El cuervo, La caída de la casa  Usher, nos pasma con esta expresión: “Para nada me asusta el peligro, pero si la consecuencia última: el terror”; el laureado, Gabriel García Márquez y sus Cien años de soledad, El Coronel no tiene quien le escriba, esta última, novela corta de ficción, en donde la pobreza, la soledad, el abandono, son pan de cada día, más el Coronel no pierde la esperanza jamás… este ganador del Nobel de literatura, en 1982,  orgullo de Colombia, nos entrega este pensamiento: “ninguna persona merece tus lágrimas y quien se las merezca, no te hará llorar”. Pablo Neruda, el más grande poeta del siglo XX, en cualquier idioma, “es tan corto el amor y tan largo el olvido”.  Tierra de nadie, del uruguayo, Juan Carlos Onetti, nos impresiona con esta alocución: “La literatura es mentir bien la verdad”. El maestro del cuento, el argentino, Jorge Luis Borges y sus frases concisas: “De qué tamaño es la esperanza”, “si pudiera volver a vivir, comenzaría a andar descalzo a principios de la primavera y seguiría así hasta concluir el otoño, pero ya ven tengo ochenta y cinco años y sé que me estoy muriendo…Rayuela, novela de Julio Cortázar, narra la historia de Ernesto Oliveira y su relación con la maga; es suya esta alocución: “Andábamos sin buscarnos, pero sabiendo que andábamos para encontrarnos”. Jorge Amado: Gabriela, clavo y canela, “el perfume del clavo, el olor de la canela, yo vine de lejos, vine a ver a Gabriela”…Octavio Paz, y El laberinto de la soledad, ensayo acerca de la identidad de los mejicanos, ronda el pesimismo e impotencia y como los acontecimientos históricos tienen que ver con estos, nos invita a  cavilar: “La luz es el tiempo que se piensa”. La ternura, es el Leiv Motiv en la obra magistral de la chilena, Gabriela Mistral, ella nos dice: “El mundo cambia en un instante y nacemos en un día”, premio Nobel de literatura, otorgado con justicia por primera vez a una mujer iberoamericana en 1945…nos quedan muchos grandes del lenguaje en el papel, habrá tiempo para seguir hurgando en ello.      

 

A  500 AÑOS DE LA CAIDA DE TENOCHTITLÁN
Jaime Octavio Solís Robledo 
  (México)

En mi colaboración anterior expresé que la mayoría de historiadores coinciden en que la resistencia de los Mexicas al ataque castellano en 1521 duró 80 dias, con lo cual no coincido porque tengo en mi criterio que el asedio y los enfrentamientos militares, asi como el ataque definitivo de Cortés y sus huestes se iniciaron al otro dia de su llegada a TEXCOCO (31 de dic./1521). Asi que, motivado por el 500  aniversario de tan importante acontecimiento, dedicaré ésta y mis próximas colaboraciones a ese tema, apoyado en el libro LA CONQUISTA DE MÉXICO, de Hugh Thomas y abarcando desde enero hasta la caída de la capital Mexica, el 13 de agosto del año citado.

Cuando los castellanos arribaron a Texcoco, su rey había huido hacia Tenochtitlán y la mayoría de sus habitantes también salieron de su ciudad, lo cual enfureció a Cortés quien dio permiso a sus soldados para que saquearan el lugar; los soldados mataron a las personas que encontraron y “capturaron a niños y mujeres para venderlos en pública subasta” (Juicio de residencia a Cortés). Los invasores estuvieron alli 6 dias durante los cuales recibío el Jefe español la visita de tres caciques de lugares aledaños a Chalco, quienes le pidieron ser aceptados como aliados prometiéndole obedecerle “en todo”. Al enterarse, Cuauhtémoc enfureció y envió emisarios para convencer a esos jefes de que rectificaran su conducta; los enviados fueron apresados y entregados a Cortés quien en vez de castigarlos los envió como embajadores ante su jefe para reiterarle su propuesta de paz. El rey azteca no dio respuesta, pues estaba decidido a defender su ciudad.

Siguiendo su plan militar de ahorcar a Tenochtitlán cerrándole la llegada de alimentos por parte de sus aliados y tribus sometidas, Cortés inició un recorrido alrededor del lago, librando ya enfrentamientos armados con grupos de mexicas. En esos dias los señores de Chalco, Tlalmanalco, Ozumba y Mixquic también fueron a jurar lealtad a Cortés. Un numeroso contingente de guerreros aztecas defendieron Chalco de  los españoles, pero Gonzalo de Sandoval se encargó de someterlos, liberando a Chalco del yugo Mexica. Ocho prisioneros fueron enviados ante Cuauhtémoc con nueva propuesta de paz, pero tampoco en esta ocasión respondió.

A fines de enero Cortés ordenó a Sandoval traer de Tlaxcala hacia Texcoco, los bergantines que estaba construyendo Martín López. Ocho mil indios cargaron los tablones para ser ensamblados en las orillas del lago de Texcoco, apoyados por 2 mil que cargaron los alimentos. En una fila de casi diez km de largo, encabezada por Sandoval,  arribaron a su destino a mediados de febrero enmedio de una gritería jubilosa. En este mes también, el Jefe español emprendió una expedición hacia el norte del lago, apoyado por mas de 300 elementos, seis cañones y por Alvarado y Olid. Todos los enfrentamientos contra grupos de defensores de la Ciudad fueron favorables para los castellanos; muy poca dificultad tuvo para someter Xaltocán y Cuautitlán. A los cinco dias de haber salido de Texcoco, Cortés y sus huestes llegaron a Tacuba, adonde el año anterior el Jefe español llorara su derrota. En Tacuba tuvo fuerte resistencia y se vio obligado a permanecer alli seis dias, librando varias escaramuzas. De regreso a Texcoco, Cortés se salvó de un complot para ser asesinado y sustituido en el mando, gracias al aviso de un soldado apellidado Rojas. Los cabecillas del complot fueron ahorcados

Cierro esta entrega con una cita textual de mi autor-guía, Hugh Thomas, quien en referencia a la estrategia de Cortés en el sentido de buscar alianza con otras tribus indias, expresa: “Según indicios, en algún momento de febrero envió (Cortés) una pequeña delegación a Michoacán. A fines de febrero o principios de marzo varios soldados de caballería, encabezados por Francisco de Villadiego, llegaron a Tzinzuntzan”.- Aunque fueron bien acogidos, los Tarascos prefirieron permanecer neutrales y NO apoyaron a los  Aztecas ni a los españoles. (continuará).

HAIKURISMOS
Beatriz Villacañas
Madrid -España

Hace algún tiempo escribí que el aforismo es el haiku de la prosa, entendiendo la prosa, naturalmente, no como lo prosaico, sino como lo que no está escrito en verso. No olvidemos la llamada “prosa poética” y, sobre todo, no olvidemos que puede haber poesía en la prosa, tan grande a veces que hasta podemos escribir la palabra Poesía con mayúsculas. El haiku, por su parte, es poesía en verso, y bien es sabido que cabe gran poesía en el pequeño recipiente de los tres versos que lo componen. Del haiku se dice, y no sin razón, que se sustenta en la naturaleza, en el impacto que ésta produce en el poeta. Los japoneses, con Basho al frente, lo dejan poéticamente bien claro. No obstante, la poderosa impresión que la naturaleza produce, en sus innumerables e impactantes manifestaciones, nos asombra, nos admira, nos emociona: todo ello nos conduce a la exaltación del espíritu, a la nostalgia, a todo tipo de sentimientos y a la reflexión. Y aquí entra el aforismo a darle la mano al haiku y a decirle “qué breves somos y cuánto llevamos dentro”. O eso mismo se lo puede decir el haiku al aforismo, o se lo dice el uno al otro.

El aforismo, prosa breve y no prosaica, es filosofía condensada, perfume intenso en frasco muy pequeño, nutrido de pensamiento, sustentado no pocas veces por la paradoja y la ironía. Pero sustentado, sobre todo, por el esencial asombro ante lo visible e invisible de la vida, ante la belleza y el dolor, ante el inagotable misterio de la realidad. Y de este asombro primigenio y constante nace la filosofía, nace la ciencia y nace la palabra del poeta.

Breves, haikus y aforismos abren múltiples caminos hacia la emoción y hacia el conocimiento. Ambos me llamaron, me llaman. Profundamente agradecida por esta llamada de la brevedad intensa a mi humilde persona, he puesto, y continúo poniendo, mi palabra a su servicio. Comparto aquí una breve muestra del uno y del otro:

Aforismos:
La poesía no explica el mundo, da fe de su misterio.
Los espíritus grandes andan sobre los siglos y procuran no pisar a las hormigas.
Nada como el amor para darnos noticia de lo eterno.
La dimensión exacta del amor está en su desmesura.
Cada descubrimiento alimenta un enigma nuevo.

Haikus

En cada charco
el cielo se hace niño
como jugando.
********
Tarde de invierno:
el fuego se hace amor
y el amor fuego
********
Sin andar llega
el árbol a la senda
de su destino.
********
Es mi deseo:
que la luz de una estrella
llegue a mis huesos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1 comentario en “CRÓNICAS,ARTÍCULOS Y ENSAYOS”

  1. Muy interesante tu artículo, querido tocayo. Si conociéramos más la verdadera historia de la conquista y la colonia, entenderíamos mucho mejor nuestra actual situación. Qué lástima que en aquella época no existíamos como país, sino que diversos grupos habitaban el valle de México. Muchas circunstancias favorecieron al invasor, de otro modo, la historia sería diferente. Te mando un saludo amable.

    Responder

Deja un comentario