CRÓNICAS,ARTÍCULOS Y ENSAYOS EN ESPAÑOL

 

Todo lo publicado en  ARISTOS INTERNACIONAL está sujeto a 
la ley de propiedad intelectual de España
En la actualidad se encuentra en trámite el Depósito Legal 

LOS MAGOS DE ORIENTE

Por Antonio Camacho Gómez

Expresa Mateo, el más israelita de los cuatro narradores bíblicos (2, 1-6) con respecto al nacimiento de Jesús: “… he aquí que (unos) Magos de Oriente se presentaron en Jerusalén diciendo: ¿Dónde está el nacido rey de los judíos? Porque hemos visto su estrella en Oriente y venimos a adorarlo. Y oyendo (esto), el rey Herodes se turbó, y toda Jerusalén con él, y reuniendo todos los sumos sacerdotes y escribas del pueblo les inquiría dónde debía nacer el Cristo. Y ellos le dijeron: en Bethlehem de Judea porque así ha sido escrito por el profeta…”.

Lo que señala Leví, como también se le llamaba al citado apóstol del que Papías de Hierápolis apunta que “en dilecto hebraico coordinó los dichos y cada uno después los interpretó según su capacidad”, fue confirmado de una manera más o menos explícita por Tertuliano, que nació en Cartago hacia el año 160; Clemente Alejandrino, maestro de Orígenes, fallecido en 217 y el padre de la Iglesia Ireneo, martirizado en 201.

Ahora bien, el origen de los Magos hay que rastrearlo en Persia, actual Irán. Eran discípulos de Zarathustra, transmisores de una doctrina denominada Avesta, apreciada por Aristóteles. Su sistema teológico está fundado en la batalla permanente entre el Bien y el Mal, cabiendo la posibilidad, desde una visión histórica, de que al iniciarse el cristianismo se conociese entre los magos de Persia la esperanza israelita en un Rey Mesías. Cabe aclarar que no eran astrólogos ni hechiceros y que fueron llamados brujos por los neopitagóricos por confusión parcial con egipcios y caldeos babilónicos.

La estrella que los condujo hasta Belén nada tiene en consonancia con el misterioso cometa aparecido al nacer Mitrídates rey, ni se trató de un fenómeno natural, pues no sólo les indicó el camino a los Magos, cuyo número se desconoce, sino que los aguardaba en los descansos y se detuvo definitivamente en el lugar del Nacimiento.

Evidentemente los racionalistas han tomado cartas en el asunto considerándolo como una leyenda. Dicho viaje lo identifican con el realizado por el rey de Armenia, Tirídates, a Italia para homenajear a Nerón, y al que aluden desde Tácito a Suetonio. Monarca al que acompañaban magos que eran maestros en artes ocultas. Pero más allá de la fastuosidad del mencionado viaje ocurrió en el año 66 y no interesó en Palestina. En definitiva, una interpretación equívoca, puesto que no demostraron que el relato de la llegada de los Magos a Belén fue escrito después de la anualidad referida, ni que el desplazamiento de Tirídates fuese muy conocido en aquélla.

En el descreído mundo actual, de formidables adelantos científicos que no atienden las necesidades de todos y en el que las desigualdades e injusticias están en el orden del día la narración de los Magos parece una fantasía. Pero ahí están con sus camellos, oro, incienso y mirra ofrendados al Niño Dios desde hace más de dos mil años, despertando el fervor, el entusiasmo y la ensoñación de esos pequeños de que habla Serrat y el de los adultos consustanciados con un acontecer que se inició allende el Jordán.

29 de Diciembre de 2017  (Santa Fe, Argentina).-

EL VIAJE A LAS HIBUERAS

Amado Blanco Pedrero

Mucho se ha escrito del viaje a las Hibueras, la historia tiene ese capítulo pendiente y da motivos para presentar a los investigadores nuevas teorías de este viaje que Cortés iniciara desde la gran Tenochtitlán a Honduras, son varias las versiones que los historiadores mexicanos y extranjeros han escrito y no han convencido a lectores que analizan con cuidado el contenido y siempre existe algún punto que deja alguna interrogante y pregunta en el aire.

En mi reciente viaje al estado mexicano de Campeche, pasé relativamente cerca de la zona arqueológica Izancanak, El Tigre o Acallan, como guste llamarle, es en este lugar que la historia oficial nos indica que fue ahorcado el último Tlatoani mexica, Cuauhtémoc junto con su primo el señor de Tlacopan Tetlepanquetzal.

Ignoro que maestro en Historia se le ocurrió mencionar ese lugar, pero no me queda la menor duda que lo hizo con la anuencia de la Secretaría de Educación Pública, que ordena a la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos incluirlo tal cual. Es por eso que es muy difícil convencer a las autoridades educativas del error existente y que analizaremos a continuación. 

He estudiado este pasaje de la historia de México y lo que no me satisface lo doy a conocer en mi obra “Tapilula, Chiapas, un llamado a la historia de México”. Los puntos en cuestión son los siguientes:

1.- Cuando Cuauhtémoc y su primo Tetlepanquetzal fueron torturados, éste le hizo saber al último tlatoani mexica que estaba sufriendo mucho y que por favor hiciera algo para detener el tormento, Cuauhtémoc le dijo a doña Marina que le avisara al señor malinche (Cortés) que quería hablar con él, de inmediato Cortés hizo acto de presencia y Cuauhtémoc le dijo lo siguiente: Mira señor malinche, no te puedo decir en donde está el tesoro porque no llegarías nunca, lo que puedo hacer es llevarte. Al escuchar esto Cortés ordena suspender el tormento de inmediato, además de ordenarle al doctor Cristóbal Ojeda que curara a los señores mexicas. La fecha de este castigo es el 15 de octubre de 1521

2.- El día 6 de diciembre de 1523 por órdenes de Hernán Cortés, Pedro de Alvarado sale de la gran Tenochtitlán rumbo a Guatemala, por tierra y a medianos del mes de julio de 1524 Alvarado ya estaba en el lugar de su destino, no sin antes presentar algunas batallas a los nativos guatemaltecos. Por cierto, en una de ellas es herido en una pierna, por lo que quedaría cojo por el resto de sus días.

3.- Cortés ordena a Cristóbal de Olid que fuera a Honduras a investigar si era factible construir alguna vía de comunicación entre el Océano Atlántico y el Pacífico, toda vez que el informe que tenía decía que era la parte más estrecha del istmo centroamericano. Olid parte hacía Honduras por mar el 11 de enero de 1524 partiendo del puerto de Veracruz para no volver jamás.

4.- Al no tener noticia alguna de Olid, Cortés ordena a Francisco de las Casas, parta en su busca y éste sale a principio de junio de 1524 también por mar.

5.- Al no tener noticia de los enviados, el propio Cortés parte por tierra en búsqueda de ellos, inicia la histórica travesía el 12 de octubre de 1524, y el 28 de febrero de 1525 ahorcaba al tlatoani mexica y a su primo Tetlepalquetzal señor de Tlacopan (Tacuba) en la zona arqueológica El Tigre, al no encontrar el famoso tesoro de Moctezuma.

Eso es lo que la historia oficial nos dice, veamos ahora la otra cara de la moneda, es decir, lo que yo sostengo conociendo parte de la ruta del estado de Veracruz, Tabasco y Chiapas.

 CONCLUSIONES

Los puntos 1,2,3 y 4 son referencias, el punto mero 5 es el que contiene todo lo discutible del viaje, veamos:

a).- Si envía a Pedro de Alvarado por tierra a Guatemala, porqué ordena a Cristóbal de Olid y a Francisco de las Casas hacer el viaje por mar?

b).- Veamos el asunto de otro ángulo, si Olid y de De las Casas de fueron por mar, porqué él y su ejército se van por tierra? No es fácil conducir un ejército variopinto por caminos poco conocido a pesar de contar con los servicios de guías mexicas. Otra duda sería el por qué no tomó el camino que llevó Pedro de Alvarado a Guatemala?, estando ahí se acercaría a las Hibueras..

c).- La respuesta puede ser que siguió los consejos de Cuauhtémoc, no olvidemos que se comprometió a llevarlo hasta el lugar en donde (supuestamente) encontrarían el tesoro.

d).-  Matar a Cuauhtémoc en menos de cuatro meses, es increíble, toda vez que el camino no lo permitía, analizaremos también esto y el tiempo que perdieron por diferentes causas.

e).- En ese mes de octubre de 1524 Cortés ordena el casamiento de doña Marina con Juan Jaramillo, en el pueblo llamado Huiloapan (hoy de Cuauhtémoc) a menos de diez kilómetros de Córdova, Veracruz. Oficiando la misa un fraile franciscano.

Existe en este pueblo un montículo con incrustaciones de platos de talavera de la reina que dan fe (dicen los lugareños) que se utilizaron para servir los alimentos consumidos en la boda.

Aunque hasta este punto llevaban cuando menos 19 días recorridos, aún no encontraban algún problema fuerte que los pusiera en aprietos, aunque de todas maneras pienso que era mucha la distancia recorrida en esos diecinueve días.

Llegaron a Orizaba, continuaron a Huatusco y fueron a salir a Tamarindos, que los situaba muy cerca de Cempoala, lugar muy conocido por Cortés. Seguramente ahí descansaron algunos días, pero no olvidemos que ya empezaba el mes de noviembre. Al continuar el viaje, no muy lejos de ahí, habrían de encontrarse don el primer obstáculo, el rio de la Antigua.

Pasaron el río sin mucha dificultad pero de todas maneras, no es fácil cuando se llevan damas y avituallamiento que hay que cuidar. Por fin llegaron a lo que hoy se el puerto y ciudad de Veracruz.

f).- Costeando esa parte del Golfo de México, habrían de llegar al primer grande problema, pasar el Río Papaloapan que en su desembocadura al Golfo de México se convierte en un río muy ancho y profundo.

Cuando por fin pasaron (se dice que utilizaron 300 canoas!!) y continuaron el camino por una zona densamente boscosa, se encontraron con la Laguna de Catemaco que ante la imposibilidad de atravesarla tuvieron que bordearla, lo que le llevó mucho tiempo, pero una vez que lo lograron enfilaron rumbo al puerto de Coatzacoalcos.

g).- Es a partir del Rio Coatzacoalcos que empieza los verdaderos problemas, éste y el rio Tonalá que divide el Estado de Veracruz con el Estado de Tabasco que fueron un dolor de cabeza para todo el ejército cortesiano, historiadores como Bernal Díaz y Don Hermilo López Sánchez, nos dicen que tuvieron que construir un puente de 945 pasos, ¿a cuántos metros equivale eso? Por otro lado dicen que tuvieron que construir otro puente con mil vigas, otra interrogante, cuantos árboles habría que derribar para tener esa cantidad de vigas?

En esos años la madera no se clavaba, se ensamblaba y eso llevaba mucho tiempo, si hacen eso los lleva cuando menos dos meses, es decir, estaríamos ya sobre el mes de enero, pero eso era el principio porque faltaba pasar los ríos Grijalva, Samaria, Chacamax y Usumacinta que no son poca cosa.

Si Cortés y su ejército llega a El Tigre lo hace por el mes de mayo o junio de 1525

Yo propongo la teoría que estando en Jalapa, Tabasco., y que fue abandonado por los guías que llevaba por lo que estuvieron perdidos en la selva tabasqueña durante veinte días, tuvo que olvidarse un poco de su desconfianza hacia Cuauhtémoc y dejarse guiar por él, quien conocía a la perfección el camino correcto, los lleva a Tlacotalpa, de ahí a Teapa, abandonan Tabasco por esa zona y penetran a Chiapas por Ixtapangajoya, Solosuchiapa, Ixhuatán y Tapilula. Chiapas les ofrecía en esta ruta zoque, agua limpia y pura para beber, frutas y clima benigno, ya que Tabasco es una fábrica constante de zancudos que no hay quien soporte tanta picazón, pondría a sufrir al más pintado.

Tapilula es una población de la cultura zoque y cuyo nombre original era Yocotocmo, es conquistado por los mexica cuyo Huey Tlatoani era Ahuízotl que sería padre de Cuauhtémoc y por esa razón conocía todos los caminos de los pueblos que conquistó su padre.

Al ser colgado por Cortés en Yocotocmo cambió de nombre el pueblo por el de Tlapilol-lan cuyo significado en lengua Nahuatl es “Lugar de los Ahorcados”. Los conquistadores peninsulares fueron deformando el nombre hasta quedar como Tapilula.

Esta es la realidad de los hechos, olvidémonos de la zona arqueológica El Tigre que se encuentra en el Estado de Campeche, muy lejos de Tapilula, en donde como un hecho curioso, por favor no lo vaya a tomar como un caso real pero cuando presenté el libro Tapilula, Chiapas., un llamado a la historia de México en la casa de la Cultura de Tapilula, ocurrió lo siguiente:

“Cuando mi padre fue Presidente Municipal del pueblo, mandó construir la primera cancha de basquetbol de concreto, durante la excavación los peones encontraron unos huesos humanos en el lugar, mismo que fueron llevados a un terreno baldío cercano, con el paso de los años, le pregunté a un señor de 90 años por esos huesos y me dijo que en el terreno habían construido la casa de fulano de tal, pues bien, ese fulano estaba presente y comentó que el velador que tenía en la construcción le había dicho en alguna ocasión que por las noches se escuchaba los pasos de una persona encadenada” (como iba Cuauhtémoc).

Esta es la verdad o mi verdad sobre el viaje de Cortés y Cuauhtémoc.
Veinte años más tarde habría de pasar por ahí fray Bartolomé de las Casas.

EL INFIERNO EXISTE

Por Jaime Solís Robledo

La encontré en Chilpancingo, estado de Guerrero, México, a fines de noviembre del año que recién expiró; su complexión física ha desmejorado mucho y aún no cumple los veintiocho años de edad. Bueno, su rostro luce todavía juvenil y conserva los rasgos finos de hermosa adolescente que hace mas de diez años me fue presentada por su padre, amigo mio oriundo de la Costa Chica guerrerense, y a quien conocí hace casi tres décadas en mis correrías por esos paradisíacos lugares. Yo soy moreno, pero luzco blanco al lado de ella cuya tez opaca a la oscuridad de la noche; su cabello es tan rizado que no existe peine capaz de penetrar en su cabeza. Fue muy hermosa… pero ahora sólo quedan vestigios. Ha de pesar mas del doble que cuando la conocí. Digo lo anterior sin el mínimo afan peyorativo sino con profundo pesar y dolorosa tristeza, por la historia personal de Malicha, a quien a fines de noviembre encontré en la Plaza Cívica de la capital del estado de Guerrero, vendiendo gelatinas que ella misma hace.
Se casó en Chilpancingo con un joven que manejaba un camión distribuidor de refrescos de reconocida marca y tiene dos niñas; ella hacía tamales y atole para vender y ayudar a la economía del hogar. Hace cinco años, al dirigirse a su casa asaltaron a su esposo quien opuso resistencia, forcejeó con los maleantes y uno de ellos le disparó a las piernas quedando inválido; a partir de ahí empezó el vía crucis que ha sufrido: lavando ropa, barriendo y trapeando en varias casas adonde los señores, o sus hijos, sin ella dar motivos, pronto la estaban acosando sexualmente; ayudante de cocina en un restaurant bar en el cual la dueña la ponía a atender a los clientes quienes sentían atracción por la monumental negrita y no faltaban las proposiciones sexuales mediante paga, a lo que en ningún momento accedió. Lo que dio al traste fue cuando su patrona la quería obligar a compartir la mesa con los clientes a lo que Malicha no accedió. Claro: la despidieron. Sus empleos eventuales en todo momento han tenido un común denominador: el acoso sexual.
Con el apoyo de sus suegros y de su hermana (quien vive en Acapulco), puso una pequeña fonda en la que ella cocinaba y vendía mariscos; se daba tiempo para atender a los clientes. Empezó a progresar en su clientela y en poco tiempo pudo pagar a una señora que la ayudaba en esos menesteres; su modo de vida empezó a mejorar. Pero… llegaron “ellos” a exigirle 5 mil pesos A LA SEMANA, cuando esa cantidad era su ganancia de un mes. Pidió, imploró, lloró, pero suplicó en vano: “o pagas o te quemamos tu changarro”. Claro, se vino abajo su sostén familiar. Antes de hacer y vender gelatinas se colocó bien como cocinera de un restaurant muy conocido en Chilpancingo. Otra vez su martirio. Con eso de que está muy bien dotada en la parte posterior de su cuerpo, llevaba buen tiempo evadiendo los acosos del esposo de la dueña del lugar. Voy a reproducir su narración, la cual me impactó y me enardeció por la ausencia de justicia en mi país:
“Un dia tuve que salir de la cocina al patio y al agacharme a levantar una cuchara que se me cayó, el esposo de la señora me agarró las nalgas y me dijo: <te voy a decir el hotel adonde te esperaré y si no vas voy a decirle a mi mujer que te corra>. Anduve varios dias pensando si decirle o no a la señora; no sabía yo qué hacer. Como su esposo me volvió a decir que me esperaría en el hotel fulano, decidí platicarle a la señora lo que pasaba. Él negó todo y la señora me reclamó porque no le avisé desde el principio. Pero al ver en una de las cámaras las imágenes de cuando el viejo me tocó las nalgas, se convenció y le reclamó a su esposo. Se hizo un escándalo y ellos discutieron fuerte. Al final la señora me dijo que ya no seguiría yo trabajando en el lugar y me quedé sin trabajo”
-¿Te dieron alguna cantidad de dinero como liquidación?
-La señora me pagó tres dias adelantados y me dijo que ya no fuera.
Mi hora de salir hacia la Ciudad de México se acercaba, y con un nudo en la garganta del tamaño del Himalaya, me despedí de Malicha, aquella negrita tan hermosa que conocí diez años atrás. Al ir caminando, y para tratar de tomar aire, alcé la cara hacia las campanas de la iglesia La Asunción y me dije: ahora comparto con los católicos su creencia en el infierno; existe, pero en la Tierra. Y cuántas malichas lo han de sufrir en carne propia.

Ciudad de México, enero 5 de 2018.        

¿COMO SERÁN LOS LIBROS DEL FUTURO?

María del Carmen Villaverde de Nessier.

    ¿Leer en el futuro será cuestión de oídos  y de vista?  ¿Leeremos a elección a través de las  computadoras los libros, capítulos, artículos periodísticos de nuestra particular apetencia? Sí  ya leemos  así con sólo apretar un botón, aparecen así en la pantalla las páginas, los esquemas, los dibujos deseados y también una voz de mujer o varón ( a elección) nos pueden hacen gozar de los contenidos.

     ¿Habrá  entonces, libros con soportes electrónicos en librerías, bibliotecas, escuelas y kioscos callejeros? ¿Habrá disponibles libros para escuchar y leer en pantallas de relojes, celulares y en las vidrieras? Sólo será cuestión de elegir, teniendo la suerte además de ir reconociendo los objetos y el paisaje por los aromas y olores.

       De  verdad, tal tipo de lectura será deslumbrante y cada uno de nosotros tendrá la posibilidad de complicarse directamente en la trama.

       ¿Serán así los libros del futuro?   ¿Leeremos proyectando el contexto de cada página en pantallas escolares áulicas y/o familiares, claro, para TODOS sin discriminación? ¿Reconoceremos a los personajes por las modulaciones de sus respectivos tonos de voz? ¿Habremos aprendido a comprender los textos interpretando esas modulaciones en un abrir y cerrar de ojos?

        ¡Atención!, en todos estos casos, seguramente, también habrá que recurrir al libro escrito, al texto MADRE, al autor y a sus otras creaciones literarias para interesarnos más, para comprender mejor.

        Los sistemas tecnológicos informáticos por ser electro-dependientes podrán interrumpir esas lecturas tecnificadas ante la ausencia o carencia de energía, pero el LIBRO seguirá allí.

       Porque la lectura puramente electrónica puede llegar a ser un elemento de exclusión, de marginación social y cultural,  pero el libro, ese que tenemos en nuestras manos, el de leer en cualquier sitio, el de llevarse en el bolso o el bolsillo, tendrá siempre mayor posibilidad de abrirse a todos y a todos los niveles, y estará siempre allí  creando espacios para que la gente pueda, de cualquier modo y con muy pocos elementos externos, leer, recrearse, imaginar y escribir.

      El libro escrito, el de ayer, el de hoy y el de siempre seguirá proponiendo la textura de la vida, la sobre vivencia espiritual, la expresividad humana, el vuelo libre del pensamiento en busca de la  Verdad.

                 

HACIA LA NADA…
Parte I/IV

Adrían N. Escudero 

A la amiga en las letras y hermana en la fe y humanidad, Eunate Goikoetxea, directora editorial de ARISTOS INTERNACIONAL (Alicante, España): con innegociable e irrevocable afecto amical y admirativo…

“Nunc Dimittis…”  [2], citó Tabith Lee, y nadie entendió Nada después de Todo,
 y ante tanta aberración desatada
I – El Uno (Noticias y Precursores)

“En Ramá se oyó una voz, hubo lágrimas y gemidos: es Raquel, que llora a sus hijos y no quiere que la consuelen, porque ya no existen”.  [3]

  1. Afuera, la noticia –por lo inusual y perpleja- se había esparcido con frenesí por los canales mediáticos del Gran Hermano: alguien (algunos) humano (s) habían osado violentar el garaje de la Funeraria más suburbana de la Metrópolis… Y un precioso, rutilante último modelo de coche fúnebre, había desaparecido.

  2. A poco, otra noticia igualmente inusual y ya, más que perpleja, trágica, volvió a esparcirse como hierba mala por los vientos neuronales de la robótica comunicacional de esta populosa ciudad de Suramérica… Hasta el Gran Hermano sonó a preocupado. Y las sirenas del orden no tardaron en hacerse escuchar, los portones separa-barrios cerrarse estrepitosamente, los fluidos electrónicos acotados al máximo, y un candil gigante de luz iluminar -amplia y minuciosamente- cada resquicio e irreductible rincón de la gigantesca urbe argenta…

  3. Y ambas noticias, extrañas y preocupantes, fueron las que obligaron al Padre George Smith, a suspender -entre la undécima y la decimotercera estación de la Vía Dolorosa de este Viernes Santo del Año del Señor de 2.060- la procesión del Cristo del Madero y de la Virgen Dolorosa yacente a los pies de su inmolado hijo. Marcha peregrina concurrida por tan escasos como devotos fieles católicos que suspiraban, sus rezos y oraciones, tras el aroma a incienso que el Obispo de la diócesis iba difumando por doquier entre las pequeñas pedanías o aldeas del radio suburbano norte de Metrópolis… (“…Dios te salve, a ti llamamos los desterrados hijos de Eva, a ti suspiramos gimiendo y llorando en este valle de lágrimas…”)… “Los desterrados hijos de Eva…”, repetía el eco citadino mortecino de la tarde empañada de sombras… Ello, como un alerta para las desprevenidas narices de la Nona enjuta y enredada en su propio rosario de cuentas, así como para el vecindario asomado a las puertas vecinas, acerca del phatos que envolvería –por distintas circunstancias- a una jornada pródiga en meditaciones compungidas; y que concluiría -durante aquella apagada tarde otoñal- en el templo de la Parroquia Nuestra Señora del Socorro del Decanato Oeste. Lugar donde se asistiría a la adoración de la Santa Cruz y se daría lectura, poco antes, a la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, en memoria de Aquél sobre el que Poncio Pilato había pronunciado el “Ecce Homo” (He aquí el hombre) y el “Inocente soy yo de la sangre de este justo”[4]; dando inicio, así, a la gesta sacrificial de quien habría de donar su vida -como humano Cordero de Dios y en tiempos de una sacrílega Jerusalén israelita dominada por los romanos-, para quitar los pecados del mundo.

       Pero aquella noche, y a su vuelta de la liturgia, la Nona estaría de fiesta…

       No obstante y, en la oportunidad, hubo de atribuir aquella especial inclinación –mezcla de gozo y ansiedad- que le provenía del perfil oscuro con que fuera sobresaltada -ahora, y con mayor asiduidad- en el ejercicio del vasto y prestigiado oficio de académica en letras, precisamente a la angustiosa ritualidad de la víspera, así como a la turbada comunión eucarística entablada a su final con el yacente Nazareno… (¡Ahgggg!)…. (¿?)…

       Y estaría de auténtica y rutilante fiesta porque, cuando escribía, es decir, cuando temblaba de emoción nerviosa e incontrolable frente a la hoja en blanco de La Máquina de Escribir -la más preciada de sus antiguas joyas-, era probable que varios de sus múltiples aparatos electrónicos fallaran y hasta explotaran en una casa rugosamente abarrotada de muebles y tesoros artesanales sustraídos a los siglos XVIII, XIX y XX…

       La Máquina y… los Cuadros.

       Especialmente el de dos escritores maestros en su fase iniciática (ah, y capricornianos, como ella… ¡Ahgggg!): Edgard Allan Poe (¡Genio al que maltraté fuerte en su despedida de este mundo! ¡Ja! ¡Ja!), con su frente amplia, ojos cansinos, nariz cuchara y bigotes bostonianos –o ese chico huérfano y fallecido joven de causas tan misteriosas como sus afamados cuentos cortos-…; y H. P. Lovecraft (Mi Príncipe Oscuro y Barroco de las historias de horror en el siglo XX, y a quien inculqué bien eso de que “nadie es capaz de amar ni de comprender a nadie”, y criticado pero igualmente admirado por su estilo ampuloso y lleno de adjetivos… ¡Ja! ¡Ja!), con su frente casi amplia, ojos casi asustados y mentón casi prominente –y llamado, tardíamente, a codearse en la “Library of America” con genios de la talla de F. S.Fitzgerald, H. Melville, M. Twain y el mismísimo Poe-…

       … De hecho, sin faltar reverencia a la irlandesa estampa del enfermizo y draculiano B. Stoker, ni a estilo ágil y nervioso del autor de El Horla, Guy de Maupassant; ni a las femeninas estampas de la frankesteniana M. Shelley y de la Reina de lo Gótico: A. Radcliffe, heroínas ambas del tenebrismo y ajenas a las hiperbólicas pasiones de su época…; ni al cotizado novelista S. King y su pléyade de ultramodernos seguidores, como el pennsylvanio Koontz… (¡Ahgggg!).

       … De hecho asimismo, sin dejar de consultar a la obra del rioplatense Carlos Abraham, y su monumental contextura acerca de la historia de “La literatura fantástica argentina en los siglos XIX y XX”, una especie de Biblia y fuente formidable de inspiración local para los fanáticos del género en esta parte meridional del globo terráqueo…

       … Y ella que ni cuenta se diera. Hablo del caos que podía estallar, sin previo aviso, cuando La Nona estuviera “de auténtica y rutilante fiesta porque, cuando escribía, es decir, cuando temblaba de emoción nerviosa e incontrolable frente a la hoja en blanco de La Máquina de Escribir -la más preciada de sus antiguas joyas-, era probable que varios de sus múltiples aparatos electrónicos fallaran y hasta explotaran en una casa rugosamente abarrotada de muebles y tesoros artesanales sustraídos a los siglos XVIII, XIX y XX… 

       Y, aunque se diera cuenta y el sistema automático de apaga incendios se activara, nadie podría moverla de su Silla de los Escalofríos.

       Excepto si…

       (Porque muchas veces la realidad supera a la ficción. Pero la Nona, nada sospecharía hasta que…).

     Continúa en ARISTOS INTERNACIONAL Nº6 (febrero 2018)-Parte II/IV

Deja un comentario