CRÓNICAS EN ESPAÑOL

 

 

 

 

 

Todo lo publicado en esta revista esta sujeto  la ley de propiedad intelectual de España» Ley 21/2014 de 4 de noviembre, por la que se modifica el texto refundido de La ley de Propiedad Intelectual, aprobado por Real Decreto  Legislativo 1/1996 del doce de abril, y la ley 1/2000, de siete de enero de Enjuiciamiento Civil» todos los derechos están reservados . Luna Sol Internacional esta registrada ante la propiedad intelectual de España y el copyright de Estados Unidos

CRONICAS

MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y CULTURA

Por el coronel Héctor José Corredor Cuervo 

Presidente Nacional OMT Colombia

Si se considera a los medios de comunicación como la extensión de los sentidos, de los miembros del cuerpo y de los procesos humanos, se puede afirmar que estos, desde comienzos de la humanidad, han sido definitivos en el desarrollo, conservación, expansión y destrucción de la cultura.

Los medios de comunicación, según Mc Luhan, partieron la historia de la humanidad  en tres grandes periodos: El oral, el de la escritura e imprenta, y el de la electrónica. Según él, “cada periodo se caracteriza por su propio juego de los sentidos y consiguientemente por sus diferentes formas de pensar y de comunicarse”.

En el periodo oral, la preservación de las ideas, usos y costumbres dependían de la memoria viviente de las personas y de la continuidad de sus herederos; por esta razón, la gente dedicaba gran parte de su tiempo a memorizar y recitar en poesía rítmica o narrativa. Las leyes y tradiciones de la cultura oral de los pueblos primitivos era transmitida a través de historias familiares o sociales, estas ultimas, difundidas por quienes tenían capacidades superiores y manejados siempre por las personas que detentaban el poder en la región o sector. La sociedad de entonces se dividió en los que tenían el poder con personas capacitadas para comunicar y los que no tenían ni poder ni capacidad  los cuales aceptaban el dominio de los privilegiados y de los que heredaban los privilegios así no tuvieran la inteligencia adecuada para hacerlo.

Al comenzar el segundo periodo, aparece la escritura como medio de comunicación  la cual minó la cohesión tribal y el modo oral del pensamiento. El desarrollo de la escritura alteró los patrones de diseminación de la información y el contenido de lo que se quería informar. La escritura estableció el potencial requerido para conservar y difundir la verdadera literatura, ciencia y filosofía. La escritura permitió la división de la comunidad en simbólica y en practica; la simbólica estaba constituida por aquellas personas que no tenían la capacidad para alfabetizarse y la práctica o inculta  la que no tenía los medios para hacerlo.

Con la aparición de la imprenta la cobertura de la información se amplió  y dividió a las personas en sistemas separados de comunicación: los alfabetizados, pertenecientes a las clases alta y media que tenían acceso a la educación, los cuales se separaron de la red de la vida comunitaria con sus lazos de parentesco y los analfabetos que no poseían los medios para la educación los cuales no podían leer ni entender lo que escribían los letrados. Las sociedades feudales cimentadas en lealtades cara a cara y en juramentos orales cedieron el paso a las naciones- estado y a un nacionalismo basado en la información impresa difundida con la ideología y conveniencia de quienes detentaban el poder  y manejaban los medios de comunicación. En la dirección de estas naciones estado  tuvieron cabida los letrados importantes de los campos político, económico, religioso y militar siempre y cuando fueran afectos y sometidos a las normas impuestas.

El tercer período, denominado como el de la electrónica, comienza a fines del siglo XIX  con el impulso hacia la alfabetización y conquista universal  de quienes poseían el poder económico y el dominio de los medios de comunicación eléctricos como el telégrafo, el teléfono los cuales anunciaban la presencia de la radio y la televisión. El empleo de la comunicación electrónica empieza a tener su ímpetu dramático y visible en la cultura, en la sociedad, en la economía y en la política desde comienzos del siglo XX. Con el poder de estos medios de comunicación y con la estrategia de conquista y unificación de regiones se desarrollaron todos conflictos que se presentaron y dieron origen a los que hoy está viviendo la sociedad. En relación con los medios de comunicación se dividieron  los países en desarrollados los que tenían el poder y los medios de comunicación y los del tercer mundo o subdesarrollados los que no los tenían. Al finalizar el siglo XX aparece la computadora, la comunicación por satélite y el concepto de la globalización   que no es otra cosa que la conquista de los mercados de los  países desarrollados en los países en subdesarrollo  y la imposición sus culturas con la anuencia de los poderosos de las comunicaciones locales y de gobernantes.

Si miramos hacia atrás, no hace mucho, los medios de comunicación difundían nuestra música, muestra poesía, nuestras, literatura y nuestra historia; hoy los medios de comunicación, en manos de los poderosos y gobernantes, defienden más sus intereses económicos que los intereses nacionales y permiten la penetración abierta de culturas ajenas y el exterminio paulatino de nuestro idioma, de nuestras costumbres, de nuestras tradiciones y valores. Los medios masivos de comunicación permanecen silentes viendo pasar los escombros de nuestra cultura y de nuestra nacionalidad mientras permiten el accionar de muchos periodistas que  desprestigian permanentemente los países y fomentan la apología del delito. Hoy las grandes editoriales apoyan únicamente a quienes apoyan estas estrategias de conquista y en muchos casos a quienes fomentan la anti-cultura  de nuestros países para hacernos ver ante el mundo como unos bárbaros.

Los medios de comunicación y la globalización no son malos si los países poderosos  respetan, la economía, tejido social, la cultura de los países pequeños y facilitan los medios para educar al pueblo y fomentar el desarrollo.

 

CRONICAS

LA DISTANCIA Y LAS PAREJAS ACTUALES

A pesar de que el futuro laboral abra nuevos horizontes universales y los vaivenes de estos tiempos den paso a otras formas y tipos de pasiones, hay cosas, como las clásicas relaciones a distancia, que nunca cambian. Sólo hay que recordar cómo nuestros antepasados esperaban largos meses para recibir una ansiada carta y, es que, de eso era precisamente de lo que se trataba: de esperar. Entonces, ¿tiene recompensa esta espera? O lo que es lo mismo, ¿pueden ser exitosas las relaciones a distancia

Según un reciente estudio publicado en la revista ‘Journal of Communication’ y elaborado por la investigadora Crystal Jiang de la Universidad de Hong Kong y el profesor Jeffrey Hancock de Universidad Cornell (EE UU), las relaciones a distancia pueden ser incluso más exitosas que las convencionales. «No tenemos que pensar que estas relaciones están abocadas al fracaso», comentan estos expertos.

Y así, durante una semana, estudiaron los diferentes tipos de relación (grado de intimidad, forma de comunicación, etc.) y al compararlas, Jiang y Hancock encontraron que en las parejas a distancia había un grado mayor de intimidad. «Te esfuerzas más por conocer a tu pareja e idealizas sus conductas al no tenerla cerca, dos tendencias que se manifiestan cuando se comunican en medios basados en mensajes de texto o correos electrónicos, ya que intentas superar las barreras de estos medios», explican los autores. En definitiva, las parejas se esfuerzan por comunicarse más y conseguir así, un mayor ‘efecto de intimidad’.

Y de ejemplo está lleno el mundo. María -quien prefiere no dar su nombre real- mantuvo con su pareja una relación a distancia durante casi 10 años, y asegura que a pesar de que la relación se ha hecho mucho más fuerte, la distancia llega a hartar. «Se sobrevive porque ambos nos queremos, si no, no tendría sentido alguno aguantar separados tanto tiempo», dice.

Y es que estas relaciones, asegura a el psicólogo y sexólogo José Bustamante Bellmunt , secretario general de la Asociación Española de Especialistas en Sexología y autor del libro ‘¿En qué piensan los hombres?’ , pueden ayudar a prolongar la fase de enamoramiento, a aprender a valorar al otro, a echarle de menos… «Pero sobre todo, hacen que cuando se den los encuentros, estos gocen de un mayor tiempo de calidad: ‘¡Para un par de días que nos vemos, no vamos a estar discutiendo!’. Las parejas tienden a exprimir al máximo esos días llenándolo de buenos momentos, de relaciones sexuales apasionadas y de ‘te quieros’ y ‘te echaré de menos’. Damos lo mejor de nosotros», comenta el experto.

Las relaciones a distancia, añade por su parte el médico y psicólogo Carlos San Martín, coordinador del Centro Interdisciplinar de Psicología y Salud, CIPSA de Santander, son un formato relacional cada vez más frecuente, en las que «resulta esencial que el nivel de comunicación y acompañamiento sea explícitamente importante para permitir generar vínculos estables y gratificantes». Y como todo en la vida, también tienes sus pros. Estos son, según explica Bustamante, tener una vida independiente al margen de la relación y poder disfrutar de él o ella cuando se ven. Es decir, «poder ocuparme de mí y no caer en la dependencia que algunas relaciones conllevan», mantiene.

Y así lo relata también María: «Ninguno de los dos hemos perdido nuestra independencia, y si estamos juntos es porque lo hemos elegido. La confianza es clave si no, no se sostendría ningún tipo de relación».

Cada vez más parejas según esta investigación, en EEUU tres millones de parejas viven separadas y en la población universitaria, entre un 25-50% tiene alguna relación de este tipo y hasta un 75% ha tenido una de estas alguna vez. En España no hay datos oficiales, pero puede ocurrir algo parecido.Marta comenzó su relación en la distancia, cuando se fue a cursar su año de Erasmus, con un chico al que conocía por amigos comunes y con el que apenas había hablado un par de veces en un bar. «La relación comenzó por redes sociales, se consolidó en Navidades cuando vine por vacaciones y luego, a mi marcha, acordamos vernos una vez al mes. Pero luego al regresar de nuevo a España, nos dimos cuenta de que sólo era perfecto en la distancia», confiesa.

Por eso, a veces se han de plantear si quieres o no este tipo de relación. Por ejemplo, si la distancia es muy larga, añade Bustamante, tenemos que plantearnos si queremos vivir esa relación o es mejor dejar la relación antes de engancharnos y pasarlo mal cuando sabemos que no es el tipo de relación que queremos. Si, por el contrario, se decide aventurarse a empezar una historia, «debemos saber que perdemos el cariño constante, el abrazo, la rutina, la cotidianidad o el mantener una relación también con los amigos».

Por eso, es muy importante no pelarse en el tiempo que se está separado y sobre todo, acordar una serie de normas o reglas. Ahí está la clave, en «dejar claras las llamadas, cuándo hablamos y saber que el no escribirnos significa únicamente que tratamos de vivir sin agobiarle y/o agobiarte. Es bueno planear los encuentros (cómo y cuándo vamos a vernos). Planificar la distancia, aunque pueda parecernos fríos, nos va a ayudar a ocuparnos únicamente del malestar que supone no tener a la otra persona».

Pero, ¿qué ocurre con la magia? A pesar de lo que se puede pensar, permanece; pero sólo al principio. Según este especialista, «al principio no sólo se pierde sino que aumenta, nos ayuda a alargarla en el tiempo y siempre y cuando la cuidemos con detalles, sorpresas, visitas de locura, etc. Pero al final, es cierto aquello eso que dice la canción de que la distancia es el olvido». Pero, el amor, apunta San Martín, se termina por infinidad de razones que nos están necesariamente vinculadas a la distancia geográfica sino a la emocional: «El desapego y el desamor se instalan cuando hay falta de intimidad, de comprensión, de comunicación y de acompañamiento y en definitiva, amar es acompañar»

Y al igual que Pablo Neruda se preguntaba en unos de sus poemas: ‘¿Sufre más aquél que espera que aquél que nunca esperó a nadie?’; y ustedes, ¿podrían mantener una relación a distancia?

Eunate Goikoetxea
Basado en un artículo de Internet

Directora Editora LunaSol
Presidente Internacional OMT

 

CRONICAS

 

EL DOLOR COMO EXPRESIÓN Y COMO CONVERSIÓN

El dolor  es la sensación molesta y aflictiva de una parte del cuerpo o del espíritu.Es una sensación específica estimulada por poderosos procesos en diversos tejidos corporales cuyo impulso es transmitido por una serie de nervios que tienen una rápida salida motora.El dolor que proviene del latino oris, se expresa con la sensibilidad y la resistencia.

Tiene dos aspectos, el dolor físico, como sensación molesta en una parte del cuerpo y el dolor psíquico y espiritual como sentimiento de pena y congoja, pesar o arrepentimiento por haber hecho u omitido algo.Todos conocemos el dolor, ya que el dolor humano está integrado como experiencia biológica a la que se apoya el aspecto psicológico y social.El dolor da idea de pérdida de bienestar

El llanto de los niños al nacer expresa el dolor físico y espiritual por salir de un medio ideal donde tiene todo resuelto y ser largado a la existencia, teniendo que valerse por sí mismo.El dolor se expresa en la conducta, en los gestos, en la relación con los demás y otras manifestaciones humanas.

El arte es un vehículo vital en la expresión dolorosa, tanto la escultura, la pintura, la literatura y la música han expresado de manera significativa todos los dolores del universo en todos los tiempos. Baste poner como ejemplo, La piedad de Miguel Ángel, el Guernica de Picasso, El Infierno de la Divina Comedia de Dante, los versos de García Lorca sobre la Guerra Civil y el Aria de Rigoletto de Verdi.

Se ha generado una cultura del dolor desde el hombre doliente hacia el arte, y desde el arte hacia el hombre doliente.Y en algunos casos el dolor tuvo que ver con la corrección de la conducta humana, que ha generado temor.La matanza de los inocentes, el dolor de las madres, en todo el mundo y en todos los procesos nefastos que acompañaron el camino de la vida de nuestras sociedades, marcan generaciones enteras.El dolor trasciende en el castigo infrigido, con razón o sin razón, legal o ilegalmente.En esa trascendencia el dolor se convierte.

El dolor físico se convierte en dolor emocional cuando no manejamos adecuadamente situaciones o problemas, sobre todo pérdidas de  personas queridas, de bienes o recuerdos o de sentimientos.Ese dolor emocional produce el sufrimiento, que no es el mismo dolor, sino una emoción que se añade al dolor que sentimos, y es la respuesta cognitiva que damos a nuestro dolor.Generamos condescendencia y fastidio, expresamos: no es justo, no se lo merecía, no me lo merezco, ni es posible que me pase a mi.

El dolor puede convertirse en esperanza, cuando la actitud mental hacia el mismo es  comprender lo que pasa, buscar la identificación y proyectarlo hacia el futuro, con todas las posibilidades que se abren desde la ciencia, desde la tecnología, y desde el espíritu humano a fin de revertirlo, y lograr derrotarlo.El dolor se convierte en limitación, el ser está atado a la sensación dolorosa que en lugar de estimularlo, lo inhibe, lo anula, impide su vida y actividad normal y lo deprime, superándolo.

La conversión del dolor es funcional a las emociones humanas, en especial a la tristeza, la alegría y el amor.Dolores tendremos todos los seres humanos, a lo largo de la vida, en todas las épocas y en todas las latitudes.Convivir con ellos y superarlos, es la tarea específica de cada hombre, para poder vivir una vida normal y relacionarse convenientemente con sus semejantes.Si nos dejamos dominar por nuestros sentimientos de tristeza, el dolor nos agobiará, estaremos limitados, viviremos por lo general situaciones desdichadas y no podremos ser felices.Si dejamos  que nos dominen sentimientos de alegría, controlaremos los estímulos que el dolor produce, y lo llevaremos adecuadamente, dentro de la perspectiva que nos toque vivir, permitiendo que podamos desarrollar nuestra vida, nuestra actividad y nuestras relaciones con relativa normalidad.

Si le agregamos a estos estímulos el sentimiento del amor, el dolor se transformará en una cultura superior, ya que nos permitirá desde él, llegar a pesar de todo a la comprensión del otro, de los dolores de nuestros semejantes, de sus dificultades y podremos respetar las respuestas que cada uno de para sí mismo.

Elías D. Galati

CRONICAS

 

ESPAÑA, UN SUEÑO REALIZADO (1ª. Parte)

Por Jaime O. Solís Robledo

Presidente Honorario OMT -México

Cuando la emoción es grande, cuando la felicidad es inmensa, las palabras giran alrededor de nuestra mente y –en mi caso- me es difícil seleccionar las palabras mas apropiadas, mas eufónicas, aquellas con las cuales pueda yo trasmitir a mis semejantes, el estado de ánimo que me invade. Creo que en mis momentos de aguda tristeza o nostalgia me es menos difícil plasmar mis sentimientos. ¿Cómo hago para expresar a mis lectores la inyección de optimismo, de fortaleza y esperanza renovada de vida que me ha producido mi viaje a España? ¿Cómo poder explicar a mis congéneres el profundo sentimiento de gratitud que ahora me invade debido a las inmensurables muestras de amistad que me brindaron los españoles en general, y en especial los hermanos poetas, escritores y artistas con quienes por buena suerte conviví

No; nunca antes me sentí tan inerme –y hasta torpe- para escribir; es mas: no encuentro cómo empezar. Ahora admiro mas a la fina poeta María Sánchez Fernández por su enorme capacidad de transformar la crónica en poesía… y la poesía en palabras delicadas y tiernas, en las cuales la metáfora luce sus mejores ropajes. Por lo antes expuesto, y porque no simpatizo con los artículos periodísticos muy extensos, comentaré lo fundamental, suprimiendo detalles, aunque muchas veces estos también contienen hermosos sentimientos.

Con mas de siete décadas adheridas a mi como hiedras, solamente había viajado una vez al exterior de mi país: marzo de 1964, cuando fui dirigente estudiantil de la Escuela Nacional de Maestros, hoy Benemérita, para estar presente en el Congreso Latinoamericano de la Juventud, efectuado en Santiago de Chile. Mas de 50 años pasaron para que tuviera esa emocionante experiencia de visitar otro pais; sobre todo en momentos tan convulsionados que vive la Humanidad, cuando los valores morales han pasado al olvido. Aunado a esto, la actual es la época en que los grandes avances tecnológicos facilitan el disfrute de la vida cotidiana. (A quienes saben operarlos, pero se la dificultan a quienes somos semianalfabetos cibernéticos, como es mi caso). Esa fue la mas grande prueba que se me presentó.

Las primeras dificultades se dieron en mi país durante el trámite de mi pasaporte y en la contratación de mi vuelo. En el primer caso lo mas desesperante fue conseguir la cita para culminar dicho trámite, pues la famosa cita debe hacerse vía telefónica. Fueron 4 dias de llamar en diferentes horas y escuchar el sonido de “ocupado” o la cantaleta aquella de “lo sentimos, por el momento todas las líneas están ocupadas; le sugerimos llamar mas tarde”. Decidí acudir personalmente a las oficinas de Relaciones Exteriores, sector Tlalpan, y después de dos horas de esperar, escuché la voz fria y despectiva de quien me atendió: “Señor, la cita tiene que hacerse por teléfono”. Llevo cuatro dias llamando -argumenté. Pues no hay de otra, tiene usted que insistir. Vanos fueron mis ruegos, la respuesta fue la misma. Al salir la voz caritativa de una empleada me alentó: “hable usted después de las 6 de la tarde”. Al otro dia en la tarde logré el contacto pero… nada le entendí a la contestadora por lo rápido y bajo tono de voz. Decidido: no viajo a España.

Pero al siguiente día eché mano de un último recurso: pedirle a mi hija Norma Aleida su apoyo para conseguir la cita. Si no lo hace o no tiene éxito –me dije- adiós España, adiós Dra. Eunate. Pero en la noche me llegó el mensaje telefónico: Papi, tu cita es el día x a tales horas. Respiré aliviado. Sin embargo, me sigo preguntando: ¿por qué obligatoriamente vía telefónica? ¿por qué no dar la opción de hacer la cita también en forma personal directa? Bueno la Secretará de Relaciones Exteriores tendrá sus motivos.

La siguiente prueba no fue menos difícil: tener yo la osadía de incursionar en Internet, cuando con penas puedo encender una computadora. El objetivo era ver ofertas de vuelo para contratar la mas cómoda en precio y horarios. ¡Qué líos! ¡Qué enorme cantidad de ofertas! Pero un click en una tecla equivocada y… volver a empezar. Agregado a mi ignorancia técnica, la vaguedad, la confusión o el error en el uso de nuestro idioma. Hubo una línea aérea que al inicio de su promoción advertía que recibe tarjetas de los bancos fulano, zutano y perengano, e incluía Bancomer, del que soy usuario. Después de la dura batalla cibernética, ya para formalizar el pago, me pedían mi número de cuenta y de mi tarjeta de crédito y… ¿Qué creen? Al proporcionarlos apareció un aviso diciendo que ¡no trabajan con Bancomer! Después de una semana de duras batallas computacionales, otra vez se asomó la sombra de la derrota: Adiós España, adiós Dra. Eunate… ya los visitaré en la otra vida.

Finalmente encontré una agencia de viajes a la cual llamé por teléfono solicitando atención personal directa; con mucha amabilidad me la dieron y con mas amabilidad me atendieron; se pactó el viaje y me dieron una guía de todos los preparativos. Salida: martes 14 de junio a las 20.40 hs. Pero cuando todo iba viento en popa se dio un paro parcial de labores en Air France, del 10 al 14 de junio, llegándome el aviso de que era probable una reprogramación de vuelos, que estuviera muy al pendiente y que el 14 estuviera presente con mucha anticipación en el aeropuerto. Como soy algo supersticioso me dije: Jaime, esto ya es mucho, quizás no te convenga viajar a España.

Pero finalmente, después de tantos avatares, allá estaba yo el miércoles 15 de junio, a las 7.20pm, buscando mi equipaje en el aeropuerto de Barajas, España, y… el momento crucial: el encuentro con la directora de nuestra querida revista Lunasol, Dra. Eunate Goikoetxea. Abrazo de bienvenida, derrumbe de formulismos, apertura total a la franqueza y paso a la camaradería y a la comunión de bellos sentimientos. Viaje a Torrevieja, adonde establecimos nuestro cuartel de operaciones, motivados por las cotidianas charlas de Esperanza, Lothar, Rosario, Celia y desde luego los paseos vespertinos por la bahía.  (continuará)

CRONICAS

 

Deja un comentario