CRÓNICAS -ARTÍCULOS Y ENSAYOS

Todo lo publicado en  ARISTOS INTERNACIONAL está sujeto a la ley de Propiedad Intelectual de España  octubre  de 2.021 nº 46

La Dirección no se responsabiliza de las opiniones expuestas por sus autores. 
Estos conservan el copyright de sus obras
AL SERVICIO DE LA PAZ Y LA CULTURA HISPANO LUSA

EL HOMBRE VIVE DE SUEÑOS
Lola Benítez Molina
Málaga (España)

El hombre vive de sueños y necesita saber que esos sueños son realizables. Ellos son el motor que lo impulsa, el que lo hace avanzar en detrimento de otros logros. Se subyuga ante lo infalible, se obsesiona hasta lo indecible, y su tenacidad es la que lo hace avanzar hacia el llamado progreso, sin el cual nos hallaríamos aún en el Paleolítico. “Todos tus sueños, expresa Walt Disney, pueden hacerse realidad si tienes el coraje de perseguirlos y materializarlos”. No olvidemos que soñar es como respirar. De los sueños, como necesidad vital, surgen y se desarrollan y llegan a término nuestros planes, intenciones, creaciones…

Esos genios que han dejado huellas en la posteridad, en todos los siglos venideros, como no podía ser de otra forma, merecen nuestra más grande admiración y recuerdo. A Alexander Fleming le debemos tanto con su descubrimiento de la Penicilina, que es uno de los hombres que más vidas ha salvado. Hombres de ciencia, merecedores de los más sublimes reconocimientos y condecoraciones, pero no sólo ellos merecen tan alta distinción. Todo aquel que cultiva su inteligencia, trabaja y sueña por conseguir un mundo mejor y en paz, ya sea a través de las Ciencias o de las Artes, consigue ser inmortal, ya que siempre estuvo presente en las batallas científicas o artísticas para lograr los objetivos que él mismo se propuso. “No puedo cambiar la dirección del viento, refiere Jimmy Deam, pero puedo ajustar mis velas para alcanzar mi destino”.

El matrimonio Curie, Pierre y Marie, claro ejemplo de esas cualidades ya mencionadas, con la entrega total a su labor y con el tesón tan necesario para llevar a cabo su tarea, recibieron el Premio Nobel de Física en 1903. Ellos fueron pioneros en el estudio de la radiactividad, y bajo la dirección de Marie se llevaron a cabo los primeros estudios en el tratamiento de neoplasias con isótopos. Ella fundaría el “Instituto Curie” en París y en Varsovia, que está dentro de los principales centros de investigación médica.

Otro ejemplo de entrega al mundo de la investigación fue el matrimonio formado por Carl y Gerty Cori, destacados científicos en el campo de la fisiología, que obtuvieron el Premio Nobel de Medicina en 1947 gracias al descubrimiento de cómo el glucógeno (derivado de la glucosa) se descompone y se transforma en energía, que el organismo utiliza. Es lo que se conoce como “Ciclo de Cori”.       

Siempre se ha dicho que el esfuerzo tiene su recompensa, pero es que, además, dicha gratificación es un fruto compartido que enriquece el intelecto de los seres humanos, ya sean científicos, o literatos, o artistas.

Cuando uno se centra en el momento presente, sin pensar en el ayer ni en lo que deparará el futuro, es cuando realmente lo saborea, consigue frenarlo, ralentizarlo, y en sus manos están los sueños. Entonces sabremos que no hay nada imposible, irrealizable, pues todo en este mundo, hasta lo que creamos utópico o inviable, se puede conseguir por las facultades desarrolladas de la mente humana. Ese es el impulso vital y tenaz que el hombre necesita para avanzar y olvidarse de sus propias miserias que, innegablemente, muchas veces lo acompaña.

Ciertamente, esos sueños son los que lo hacen volar alto y divisar horizontes majestuosos ante nuestra retina. Sigamos soñando para elevarnos cada día a más altura, pues, quien “Apunta hacia las estrellas, manifiesta Reinhold Niebuhr, quizá alcance el cielo”.

Son muchas las personas que trabajaron, en muy distintos campos, para que la humanidad progrese en su andadura por los caminos de la vida.

El ser humano proseguirá, con el paso del tiempo, viviendo de sueños, de los que nacerán nuevas aspiraciones, deseos y proyectos. Con sus inquietudes y el poder que las palabras ejercen podrá llegar a ellos.

Concluyo esta exposición con esta frase genial de autor anónimo: “No dejes que las mentes pequeñas te convenzan de que tus sueños son demasiado grandes”.

 

DEFENSA DE LA FAMILIA
Antonio Camacho Gómez
Argentina

   En el programa de una televisora de alcance internacional se propaló que las causas de la caída del Imperio Romano fueron tres: una, el descreimiento en los dioses que habían adoptado de los griegos, a los que les pusieron distintos nombres; otra, el resquebrajamiento familiar, y, la tercera, la corrupción de las costumbres. Fue una fruta madura para los bárbaros a los que los seguidores de Constantino, de feliz reinado, sirvieron en bandeja después de haber sido los maestros indiscutibles del derecho, con jurisconsultos de la talla de Ulpiano y Cayo y disponer de una fuerza militar modelo que dominó gran parte del mundo conocido.

   Valga, precisamente, este introito para subrayar que en la época de esplendor del Imperio fue la familia un soporte capital. Porque, como tantas veces se ha dicho, constituye una célula básica de la sociedad y ésta es el resultado de aquélla. Lo que viene ocurriendo en Occidente –capítulo aparte merecen las autocracias y dinastías imperantes en Asia y África- tiene cierto parentesco con lo acontecido en los vastos dominios romanos. La familia tradicional está siendo jaqueada tanto por la indiferencia religiosa de muchos gobernantes y gobernados, como por legislaciones permisivas y un concepto materialista que fisgonean no pocos medios de información masiva. El todo vale en la relación de pareja, con excepciones explicables, en un mundo en el que la ciencia y la tecnología, tal lo afirma el sociólogo Ulrich Beck, produce “beneficios y desgracias” está apareando un vacío existencial que potencian las separaciones frecuentes y los amoríos transitorios. Con una lamentable secuela de embarazos indeseados o utilitarios, hijos de padres diferentes y multitud de niños a la deriva. La falta de ejemplos formativos en materia de ética y moral coexistiendo con una educación deplorable y un sentido de libertad equívoco muestran una realidad socialmente alarmante.

   Ciertamente los tiempos han cambiado y con ellos la cultura, pero no los principios seculares para la evolución armónica del individuo y la comunidad de que forma parte. Y en este punto la familia, el matrimonio civil y religioso, sin desconocer uniones de hecho permanentes fuera de aquél, juega un papel fundamental. Uniones, cabe aclarar, que fueron estudiadas por los obispos católicos en el sínodo que se efectuó en el Vaticano en octubre pasado. El que permitió al papa Francisco, que presidió con anterioridad una reunión mundial de la familia tradicional, que no es perfecta, en Filadelfia, tener un panorama definitivo para obrar en consecuencia. Es decir, con misericordia y comprensión, pero impedido de tomar decisiones en pugna con las enseñanzas evangélicas.

   El matrimonio cristiano es un sacramento, no un frío contrato, sino una alianza de vida y de amor y cuyas propiedades esenciales son la unidad y la indisolubilidad, según el Nuevo Código de Derecho Canónico, número 1056. Es, señala el Concilio Vaticano II (Gadium et Spes) “una íntima comunidad de vida y amor conyugal”. Por supuesto que exige sacrificios, vencer dificultades, respeto, comprensión y paciencia. Muchos fracasan porque se han efectuado a la ligera, por vanidad, capricho, despecho, lujuria o egoísmo, sin el debido tiempo y conocimiento del contrayente. Sin descartar pasiones, encandilamientos ni buena fe.

   Que el amor no es para siempre constituye una falacia. Hasta en Hollywood hay casos concluyentes. Pero una mentalidad hedonista, descreída y desvalorizada que en cierta medida considera a la mujer objeto de placer y ofrece falsos paraísos, intenta prevalecer sobre la familia tradicional. Cuya unidad y preservación son imprescindibles para fortalecer un Occidente desorientado y convulso.

 

LA JUSTIFICACION
Elias D. Galati
Argentina

Es la probanza que se hace de la bondad o inocencia de una persona, un acto o una cosa. Es también la conformidad con lo justo y la prueba convincente de una cosa.
Desde la Teología es la explicación del porque Dios no abandona al hombre en el pecado sino que lo regenera por la gracia.
Las causas de esta justificación son las condiciones por la cual se elimina la antijuridicidad de un comportamiento, en el caso que su realización sea aparentemente delictivo.
Hace suponer que el hecho es legítimo aún en el caso de haber ocasionado un daño. En este caso, el autor debe conocer su concurrencia, y que la licitud alcance también  a los partícipes y eventuales coautores del hecho.
Son causales de justificación, la legítima defensa, el cumplimiento del deber, el ejercicio legítimo del cargo y ciertos estados de necesidad.
Se discute si la obediencia debida es causa de justificación, en especial por los delitos de lesa humanidad.
Aquel que logra la justificación, queda justificado, es decir conforme a la justicia, ha obrado según justicia  y razón
Todos deseamos que nuestros actos sean justificados, en especial aquellos que detentan el poder.
Pero ¿qué es lo justo? ¿qué significa la justicia?
Desde la Grecia Magna se ha entendido la justicia a partir de la noción de igualdad y de la posesión de aquello que le corresponde.
Como correlato en el Derecho Romano se designa a la justicia como la firme y constante voluntad de dar a cada uno lo que le pertenece y corresponde.
Sin embargo aunque el concepto tenía aspectos cósmicos, no se ha olvidado los problemas morales y sociales que plantea la justicia.
Se la ha considerado como una ley universal que tiende a restituir a cada persona y a cada cosa lo que se le debe y aniquilar lo que no se debe.
Su marco considera no solo las relaciones entre las personas, sino también las del individuo con la naturaleza y la de cada ser con el ser del universo.
Toda desmesura debe ser castigada y compensada por ella
Por eso la idea platónica del equilibrio; es bueno y moral lo que está equilibrado, y su rechazo a las nociones de justicia como la restitución a lo anterior, la utilidad a los propios intereses, el bien a los amigos y el mal a los enemigos o el interés del más fuerte, considerando que la justicia debe desearse por si misma y no por los resultados
Porque la justicia es la virtud esencial del individuo, como también la del Estado, que debe organizarse según ella, ya que el Estado ideal es aquel en el que domina la justicia.
Es allí donde surge la justicia distributiva, la que le corresponde a cada ciudadano de acuerdo a sus méritos.
La noción evolucionó con el cristianismo, y San Agustín plantea que la virtud es el amor, y que desde el amor, todo lo que se haga estará bien, o sea que será justo.
Este planteo es el origen de la justicia social, ya que si la justicia es dar a cada uno lo que se le debe, desde la caridad, desde el amor, es dar mas de lo que se le debe, teniendo en cuenta que es la regulación fundamental de las relaciones humanas.

Todas ellas sin embargo tienen un principio común, el concepto de justicia es un principio de acción según el cual los seres de una misma categoría deben ser tratados de un mismo modo, es decir todos los hombres merecen y deben ser tratados de la misma forma.
Entonces la justificación sólo podrá ser aplicada a los seres que sean verdaderamente justos y que apliquen en su vida y en su comportamiento la justicia.
Sólo será justificado quien sea justo, quien ejerza justicia en sus actos, quien guarde el equilibrio, y trate a todos por igual, sin ninguna distinción, y en especial a quien ame, a quien entienda la justicia como un acto de amor a la humanidad, a la naturaleza, a todos sus hermanos.
La justificación llegará a partir del concepto de nosotros; cuando habremos superado el yo, cuando me coloque en el mismo nivel de los otros, cuando mi comportamiento sea el adecuado a la vida de relación con los demás y el respeto y la dignidad de todos.
La justicia parte del nos, de todos y tiene su finalidad en el nosotros, en un ámbito que abarca la totalidad.
No pude haber justicia si hay diferencias, no puede haberla si no se respeta al otro, si hay venganza, odio, revancha, orgullo, soberbia, superioridad y autoritarismo.
Sólo la comprensión del ser como un ser que ama, a si mismo, a los demás, a la naturaleza y al universo, y que aplica su comprensión en su conducta al respecto, dará la pauta de justicia y determinará la justificación del ser que ha dejado de ser él para integrarse en el nosotros universal.

TRAICIÓN Y DESLEALTAD
Eunate Goikoetxea
Alicante-España

No existe nada más doloroso para el alma que la traición. Siempre surge de las personas que queremos y confiamos. Es una de las experiencias más dolorosas que podemos experimentar. No importa si la traición es por parte de la pareja, de un familiar, o de un amigo. Cuando quiebran nuestra confianza, se abre una herida tan grande que tarda en sanar Sin embargo, todas las formas de traición, tienen en común dos factores. El primero es la ruptura con un compromiso establecido, tanto implícitamente como explícitamente. Y por otro, encontramos la ruptura de la confianza de la otra persona.

Quien es traicionado, experimenta el dolor más profundo que esconde el engaño. Se siente humillado y decepcionado. No se ha tenido en cuenta ni sus sentimientos ni sus pensamientos. La otra persona ha decidido por ella. No hay nada más doloroso que sentirse un objeto en manos de una persona sin escrúpulos morales.

Por eso creo que uno de los grandes defectos del ser humano es el de la traición . Y esta se pone de manifiesto constantemente en muchas de las esferas de la sociedad. Se produce en las relaciones entre las personas cuando una de estas traiciona la confianza que uno o varios han puesto en ella y realiza un acto que debe ser definido como traición. Porque esta es la forma en que se manifiesta la deslealtad. Además, se pone de manifiesto en distintas esferas privadas, pero en muchas ocasiones en la actividad política, que es una de las esferas de la sociedad donde los responsables públicos en más ocasiones han visto como hasta los propios realizan actos de deslealtad.

Por eso decíamos antes que este es uno de los grandes defectos de la humanidad y uno de los más graves, porque arranca de un acto inicial de la confianza que se deposita en quien luego te traiciona. Y en estos casos la gravedad del acto es mayor que si se tratara de un ataque normal de una persona a otra aunque sea sin razón o motivo. Y esto es así porque en este caso podrá afectarte, obviamente, este daño ocasionado, pero cuando se produce desde una persona en quien habías depositado tu confianza el impacto del daño todavía es mayor, porque moralmente la traición provoca un efecto superior negativo que el ataque de una persona a otra con la quien no hay una relación previa, o aunque exista esta, no parte de una previa relación de confianza depositada por la víctima en la persona que más tarde le traiciona

Muchísimos han sido los ejemplos en la humanidad desde el primero de Judas que traiciono a Jesucristo, como el referente de lo que no se debe hacer en la vida. Te puede hacer daño cualquier persona, pero si este se produce por alguien de tu entorno más cercano el impacto lesivo del daño es infinitamente mayor que si te lo causa alguien ajeno a ti. Y ese entorno puede ser tanto el familiar como el de los amigos o en el grupo profesional.

Así las cosas, si un familiar, un amigo o una persona relacionada contigo profesionalmente te traiciona el daño es mayor, porque por esa relación de confianza que existía las defensas de la posterior víctima están más vulnerables o desprotegidas que cuando se actúa con un tercero, ya que los actos con ajenos siempre están más rodeados del cuidado, la desconfianza, o simplemente de la adopción de una serie de cautelas que no se duelen adoptar con quien está en «tu círculo más cercano».

Esta sancionada en derecho la confianza cuando esta es atacada en la relación entre las personas que, incluso, el Código Penal considera una agravante de la responsabilidad criminal en un hecho delictivo el abuso de confianza. Y precisamente por eso, porque la víctima nunca se podrá esperar del autor del hecho un ataque como el causado ante la relación de confianza que puede existir que evita que la víctima se proteja ante quien le ataca, cogiéndole, por ello, desprevenido.

La deslealtad y la traición son, pues, los actos más graves que hay y por los que la sociedad todavía demuestra una mayor repulsa dada la imprevisibilidad del acto. El traidor actúa cuando su víctima esta desprevenida, cuando no se lo espera, y cuando, por ello, está más desprotegido ante lo inesperado del ataque. Y cuando este se produce el daño es tan directo y despiadado que la capacidad de respuesta inmediata es reducida, ya que la víctima tardará en reaccionar, aunque deberá hacerlo con las vías que el ordenamiento jurídico pone en sus manos, ya que los traidores no deben ver impunes sus actos. Precisamente por ello el derecho sanciona más gravemente estas conductas que las normales.

Por todo ello, en la sociedad deben rechazarse con mayor contundencia los actos de traición que otros, precisamente por el carácter inesperado para la víctima del ataque, y por el aprovechamiento que siempre supone en la conducta del autor ese abuso de la confianza que se utiliza como medio para la ejecución del acto. De ahí que en el orden penal suponga una agravación de la conducta que conlleva una elevación de la pena. Y ello, por el mayor reproche social y jurídico que debe llevar consigo un acto de traición, una deslealtad, o un acto realizado con abuso de la confianza puesta por una persona en otra. Algo que no se puede ni debe consentir

DÍA DE LA RAZA
Jorge B. Lobo Aragón
Tucumán Argentina

Una vez más se nos viene encima en el calendario el 12 de octubre sin que se pueda – a mi criterio -, distinguir bien qué se festeja en este día, aparte de los generalizados deseos de practicar el turismo en tiempo primaveral. Es que el rechazo que se pretende hacia el descubrimiento, hacia la conquista y hacia el pueblo que la realizara es negar nuestra historia, las esencias de lo que somos, nuestras raíces y nuestra raza. Ese rechazo -de algunos indigenistas-, a lo que nosotros somos lo realizan de la misma manera, como es natural que sea, en esa lengua española que la mitad de América habla gracias a la conquista que ellos lamentan. Incuestionablemente si la conquista no se producía no hubiéramos tenido un modo de trascender más allá de los menguados límites a que se reducía el hábitat de la tribu. Sin la conquista no hubiéramos tenido la escritura, con la que ellos difunden su pensamiento. Algunos – sin derecho alguno -, protestan por un despojo de tierras, exigiendo su devolución, en nombre de comunidades trashumantes, nómades, que han carecido del concepto de propiedad de la tierra, concepto que las culturas clásicas heredaran de antiquísimas comunidades arias de la India. En una sociedad como la nuestra, que rechaza las discriminaciones raciales, pretenden tratos especiales para ciertos individuos en razón de las etnias de las que, con purezas bastante discutibles, algunos dicen descender. Reclaman mejores condiciones higiénicas y atención médica para comunidades que seguramente las precisan y las merecen, al mismo tiempo que reivindican las ciencias de pueblos que sólo conocieron las artes mágicas del brujo de la tribu. Así, al congratularme al 12 de octubre que se acerca y a todo lo que esta fecha representa, interpreto que no contradigo los anhelos de los modernos indigenistas, pues ellos también adhieren, en la práctica y aunque no lo reconozcan, a la lengua española, a la escritura y a la aritmética, al uso de la rueda, a las ciencias médicas, al concepto de propiedad territorial, valores todos que se aprecian y que en América existen gracias al descubrimiento y a la conquista. A este homenaje me permito extenderlo abarcando también la figura prócer de Don Hipólito Yrigoyen, quien a esta fiesta le dio el nombre de DÍA DE LA RAZA. Yrigoyen, en el texto de su decreto, nos enseñaba y exhortaba no olvidar el pasado, al decir magistralmente: “la España, descubridora y conquistadora, volcó sobre el continente enigmático y magnífico el valor de sus guerreros, el denuedo de sus exploradores, la fe de sus sacerdotes, el preceptismo de sus sabios, las labores de sus menestrales y, con la aleación de todos estos factores, obró el milagro de conquistar para la civilización la inmensa heredad en que hoy florecen las naciones a las cuales ha dado, con la levadura de su sangre y con la armonía de su lengua, una herencia inmortal que debemos afirmar y mantener con júbilo y reconocimiento”. Y así, con júbilo y reconocimiento, a una acción descubridora y conquistadora cuyos frutos somos los pueblos de media América, debemos congratularnos con la fecha y agradecer al presidente que la instituyera como día de la raza. Y no con el ambiguo nombre de Diversidad Cultural Americana con que la que se la pretende conmemorar y que no ha sido aceptado por la mayor parte de la sociedad.

 

AYER Y HOY. LA POLÍTICA Y LOS POLÍTICOS.
Ángel Medina
Málaga España

Temporis progressu, utilitatem perpetuo”

El latinajo dice bien. Cambia el tiempo, pero las políticas― los políticos― permanecen. Hoy como ayer, en lugar de ser servido el pueblo prevalecen los partidos. Esto es, cada político con su “yo” particular, anteponiéndose al “nosotros” (el pueblo)

(Lo que vamos a tratar aquí bien puede valer para cualquier país del orden mundial (incluido el del lector que me lee― valga la redundancia― Porque las políticas y los partidos son muy parecidos en todo el mundo)

Deshojando las caducas hojas del tiempo retrocedamos a los albores del siglo pasado. Corría por aquel entonces el año 1903 cuando la revista “Alma española” encuestaba a diversas celebridades de la vida pública, políticos e intelectuales. El enunciado del reportaje respondía al sugestivo título “El porvenir de España”. Entre ellas estaban Antonio Maura (Presidente del Consejo de Ministros durante el reinado de Alfonso XIII), Romero Robledo (Ministro), el conde Romanones (político), Blasco Ibáñez (novelista), Miguel de Unamuno (filósofo y escritor) y Pablo Iglesias ( fundador del Partido Socialista)

La pregunta era de largo alcance: «¿Cuál debe ser la base para el engrandecimiento de España?»

(Me permito llamar la atención del lector a fin de hacerle observar cuál era entonces la situación― más de un siglo lo contempla― y cuál es hoy)

Maura y Romero argüían que desde hacía más de un siglo se practicaban políticas execrables y que los gobernantes debían sobreponerse a la política de partidos.

Seguramente, tú, lector, pensarás para tus adentros que también hoy se vienen gestionando políticas condenables que han traído la ruina y la división al país, y que la sociedad se hunde en una miseria galopante, en la que sobreviven los de siempre, los que más tienen y los que mandan. No, no verás por lo general, que cuando abandona un político la política (de derechas o izquierdas) lo haga con una mano delante y la otra detrás, sino más bien por la puerta giratoria. Durante el mandato los hay que incluso azuzan a unos contra otros sembrando el odio, dividiendo al pueblo en dos bandos: los buenos― ellos― y los malos― los otros―. Basta con crear una “memoria histórica”, cuando las viejas rencillas quedaron superadas en una transición en la que participó todo el pueblo. Faltan cabezas suficientemente amuebladas. El sur debe mirar al norte.

Romanones hablaba de la necesidad de la cultura. Hoy bien podríamos preguntarnos: ¿Qué cultura es aquella que se viene cambiando conforme se altera el signo político? Fácil es deducirlo:  aquella que se adapte mejor a la finalidad de los que mandan. Y si es necesario reescribir la Historia, se hace. Memoria histórica la llaman. La memoria nunca es historia, sino recuerdo de ella. Por eso, los programas educacionales no responden a la finalidad docente, sino a la ideología del poder.

Blasco Ibáñez, el prolijo autor de novelas como “Cañas y barro” o “La araña negra”, de tendencia “progre” respondía con aquello de que el pueblo fuese gobernado por la “ciencia impía”.  Sabemos lo que es ciencia. Impiedad, también. Pero, ¿qué diantres es eso de la ciencia impía? Porque, hasta donde podemos saber, el conocimiento científico se obtiene mediante la observación y la experimentación. ¿Cómo habrá de medir la ciencia la piedad o su contraria? A no ser ― y también hoy se viene haciendo― que se trate de legislar desde la increencia de los mentores del materialismo dialéctico, reduciendo al hombre a mera materia. Una pseudo religión de corte marxista, en la que su paraíso se queda en los gulags o el aislamiento social.

Respondía nuestro inmortal Unamuno: “El porvenir no está en un punto determinado. Eso es para los sectarios. Al enfermo que yace extenuado por el hambre, y el hambre la ha traído la inapetencia hay que hacerle comer, y esto se logra por sugestión. De orden espiritual ha de ser la nuestra”

La testa del filósofo rasga con el bisturí de la palabra le pregunta a la que se le somete. Pues, en efecto, el porvenir no reside aquí o allí. El hombre es materialidad, pero también espíritu. Y no se le puede llenar de las necesidades de fuera a costa de sofocar las de dentro, que le distinguen de cualquier otro animal. Ha de llenarse el estómago ciertamente, pero no por ello descuidar cotas más elevadas. Y paradójicamente hay partidos que pretenden hacerse con el control del individuo, ahogando cualquier voluntad trascendente, viniendo así a convertirse en pseudo religiones laicas.

Nos queda un último escalón y es el de hacer partícipe de la política a los ciudadanos. Según insistía Pablo Iglesias, el votante ― no olvidemos que ha de hipotecar su voluntad durante cuatro años― debe “trocar su quietud en actividad”.

Es comprensible que estemos cansados de la política― mejor, de los políticos―; nadie ocupa el espacio propio. La derecha se ha desplazado al centro. El centro oscila entre la derecha y la izquierda. Y la izquierda araña votos del centro y si es posible de la derecha.

Amén de pequeños partidos separatistas que sólo apoyan recibiendo prebendas. Una colección de chupópteros que recogen las migajas a costa del resto del país. Y lo peor, es que no se puede prescindir de tanto mequetrefe intelectual, ― ¿… a quiénes salvar?, ―pues sería como venir a caer en el anarquismo.

A estas alturas― 118 años lo contempla― no me siento capaz de hacer aflorar la verdadera intención que puedan encerrar sus palabras. Puedo intuirla, interpretarla, eso sí. Posiblemente se referiría a la actividad callejera; a exigir a la clase dominante aquello que propugna la que no ocupa el poder en ese momento. El Pueblo no puede contentarse con las migajas que se le echa para mantenerlo callado. Antes era pan y circo; ahora promesas que no suelen cumplirse y acaban emporando los logros adquiridos. 

Si se quiere engrandecer en país ha de regenerarse la política. Hace siglos, Jerjes, sucesor de Darío, rey de los persas invadió Grecia. Cuando los griegos tuvieron noticias de ello, al principio lo ignoraron, cómo si mirando hacia otro sitio se solucionase el problema. Tuvo que surgir Leónidas de Esparta, y con sólo trescientos guerreros hacerles frente en el desfiladero de las Termópilas, si bien finalmente acabó sucumbiendo ante el poderío del atacante. No obstante, al contemplar su gesto, el pueblo reaccionó y terminó expulsándole. Se impone, pues, reconocer la situación. Después, analizarla. Y finalmente reaccionar. Demandar cambios. Lamentarse no sirve para nada. Si el pueblo calla, el pueblo sufre. Ha de saber exigir. ¿Exigir, pero qué?

Ha de exigirse que los altos cargos― el primero de ellos, el Presidente del Gobierno― sean ocupado por personas de reconocida valía, formación y competencia. Acreditar un código superior que le haga ir más allá de sus propias conveniencias e incluso las del grupo que le ha aupado al poder. Sus certidumbres han de hacerle entender que está para servir al pueblo y no para servirse de él. Ha de poseer la capacidad de liderazgo ético para interpretar qué es lo que realmente necesita el pueblo, sin plegarse a los intereses de los lobbies― aunque pudieran proporcionales votos―, estando dispuesto, si su propia conciencia lo rechazase a enfrentarse con sus colaboradores y votantes. Saber distanciarse de una ética y moral laxa. Tomar conciencia de que el pueblo no le pide que se convierta en ideólogo, ni tampoco que trate de descafeinar las tradiciones, ni siquiera que les conculque su propia ideología, sino, más bien que su trabajo ha de consistir en el mayor bienestar para los ciudadanos.

La titularidad de cada ramo ha de recaer sobre la persona más idónea― que por supuesto ha de ser conocedor del medio― Así, si se trata de Economía, el economista de mayor prestigio y experiencia. Si Sanidad, profesional cualificado del ramo, si Cultura, alguien relevante en el mundo de las letras, si Ejército un militar de graduación y mando. Profesionales y tecnócratas.

Ha de exigirse que mande el partido más votado, y no que el ganador acabe como perdedor por hacerse una coalición entre los perdedores después del sufragio. Las coaliciones se hacen antes de los comicios para saberse qué ofrecen y a quién se vota realmente. Lo contrario resulta un fraude. Ahí están si no, las alianzas con formaciones insignificantes dispuestas a venderse por un puñado de prebendas, ― como Saúl vendió su primogenitura por un plato de lentejas― Partidos que saben que no pueden resultar ganadores, pero sí sacar la mayor tajada posible para sus intereses, aun yendo contra el interés general del Pueblo.

Ha de exigirse que sean cumplidas las promesas electorales que figuran en el programa de su Partido. El político― desgraciadamente, convertido en profesional de la política― exprime todos los recursos posibles para acercarse al ciudadano. Entre ellos la mentira, a sabiendas que nunca podrá cumplir determinadas promesas electorales. No se entiende que sea un delito la publicidad engañosa ― aquella que figura como reclamo para atraer la voluntad del comprador― y sin embargo se mienta con dolo al pueblo sin incurrir en delito fragrante.

Ha de exigirse que el gobernante responda de su gestión. No es concebible que un delito menor cual es robar una gallina pueda acarrear pena de un año de cárcel, y sin embargo el máximo mandatario de un país pueda irse de rositas haga lo que haga. ― Fíjense, si no, en algunos políticos de generaciones precedentes cómo han dejado económica y moralmente su país y disfrutan de una situación envidiable― No hace tanto tiempo, el Presidente de Islandia, al abandonar su cargo fue sometido a juicio y condenado por malversación. Si se quiere elevar la categoría de la política, habrá que responsabilizar de ella a los que la dirigen. Que entiendan que no quedará impune la comisión de un delito, lo cual implica prestar atención a cada decreto o ley que se promulgue. Una vez concluido su periodo, el Presidente se someterá a juicio para reconocérsele y premiar su labor en favor del país, o por el contrario le serán exigidas responsabilidades. Sin descontarse que a alguno pudieran concederle la baronía de la inutilidad.

 

EN EL ALMA DEL QUINDIO
 Gustavo Páez Escobar
Colombia

Pueblo Tapao –o Pueblo Tapado– es el sitio que mejor personifica la guaquería en el Quindío. Evoca el pasado de la región, cuando los primeros pobladores se dieron a la tarea de buscar el tesoro aborigen. El nombre de Pueblo Tapao indica que el oro y la orfebrería de los quimbayas fueron “tapados” en este pintoresco caserío que se localiza entre La Tebaida y Montenegro, en la vía que conduce al Parque Nacional del Café, uno de los principales atractivos del Quindío. Otro parque significativo es Panaca, en Quimbaya. También sobresalen el Parque de la Vida, en Armenia, y el Jardín Botánico, en Calarcá. En 1978 fue erigido Pueblo Tapao como corregimiento de Montenegro. Es un bello paraje lleno de arborización, fincas, alojamientos rurales, almacenes de artesanías y encantadores paisajes.

No siempre se sabe el origen de los pueblos. Veamos el caso de Montenegro. Cuando los primeros pobladores querían saber en qué parte se hallaban las guacas más ricas, se les respondía que estaban cerca de un monte negro. Hacia allá se fueron los colonizadores, y así nació Montenegro, municipio que registra hoy evidente progreso. Luis Arango Cardona publicó en 1924 el libro Recuerdos de la guaquería en el Quindío, al que siguieron varias obras de Jesús Arango Cano, su hijo, ambos versados en esta materia.

El pasado histórico del Quindío está ligado a las tumbas en las que los quimbayas enterraron su riqueza. En 1959, una ley creó el Museo Arqueológico del Quindío, adscrito al Instituto Colombiano de Antropología. En 1965, el museo fue trasladado a la Universidad del Quindío, y fue inaugurado el primero de julio de 1967, primer aniversario de la fundación del departamento. En 1972, siendo yo gerente del Banco Popular en Armenia, se firmó un fideicomiso mediante el cual la entidad crediticia, que poseía alto espíritu cultural bajo la dirección de Eduardo Nieto Calderón, pasaba a administrar la muestra arqueológica. Para tal fin se acondicionaron, a título gratuito y como homenaje a la región, los dos pisos superiores del edificio.

Cuando me trasladé a Bogotá en 1983, el banco cumplía excelente función como guardián del tesoro quimbaya. Allí no solo se exhibían las piezas de la colección, sino otras pertenecientes a diversas culturas, que eran tomadas del propio museo del banco ubicado en la Casa del Marqués de San Jorge en Bogotá. Y se desarrollaba permanente actividad cultural. Un día supe que el museo había sido desmontado y devuelto a la universidad, y los dos pisos se habían destinado para renta de la sucursal. Lamentable suceso.

Hoy camina esta crónica por la tierra legendaria de los quimbayas. El primer sitio que visité con mi familia fue Pueblo Tapao. Allí tuvimos grata tertulia con un viejo amigo que reside en ese paraíso terrenal. En Pueblo Tapao se respira el aire de la guaquería bajo el mito y el misterio. Este viaje de placer nos permitió el reencuentro con el alma del Quindío a través de su historia y sus tradiciones.

 

PROPIEDAD PRIVADA Y DESIGUALDAD
César J. Tamborini Duca
León-España

Desde mi punto de vista propiedad privada y capital privado (ergo: capitalismo) van acollarados en la historia de la humanidad, de tal modo que alguien –filosofando- se preguntó ¿cuándo comenzó todo? y se respondió “con el primero que dijo esto es mío”.

Por supuesto hay distintos puntos de vista, desde aquél que nada tiene al que tiene todo el “capital” y el poder, la representación es muy amplia (social, humana) Pero no todos son conscientes de la desigualdad que significa esta situación, aunque sí hay quienes lo comprenden.

Me gustaría citar en primer lugar algunas reflexiones de la escritora irlandesa Sally Rooney. Sus interesantes conjeturas en un reportaje se resumen en los siguientes párrafos:

  • Pregunta: Por entonces defendía cosas del tipo: el capital privado debería abolirse. ¿Siendo rica piensa lo mismo?

  • Respuesta: claro que sí. Me hace feliz que mucha gente se interese por mis libros. Intento escribirlos lo mejor que puedo y me gusta que me paguen por hacerlo. Lo que no entiendo es por qué yo tengo que ganar mucho más que personas que realizan trabajos fundamentales para la sociedad, como mi marido, que es profesor de matemáticas; o los profesionales en primera línea de la pandemia: médicos, enfermeros, limpiadores o repartidores… Me pregunto si merezco multiplicar tanto el sueldo de los otros. Y creo que no.

  • P: ¿Y qué hace al respecto?

  • R: ¿Qué puedo hacer? Cojo el dinero. Lo mínimo que puedo hacer es no cambiar de opinión simplemente porque ahora gano mucho. He pasado épocas sin blanca y ahora cobro mucho más que la mayoría de las personas. Pero mis opiniones son las mismas.

  • P: ¿Se puede pensar lo mismo teniendo mucho que teniendo poco?

  • R: Es una cuestión de coherencia. Creo que todo debería estar más justamente repartido.

(Síntesis del reportaje de Anatxu Zabalbeascoa para “El País Semanal”, domingo 5 de septiembre de 2021, pág. 38).

“La Fórmula de Dios” es un libro escrito por un portugués, José Rodrigues Dos Santos, en el que involucra a Albert Einstein y otros personajes para considerar el sentido último de la Creación del Universo desde el momento inicial cuando simultáneamente surgieron el tiempo y el espacio, detallando conocimientos de física fundamentalmente.

Pero para el tema en que estamos empeñados, y como ejemplo del ansia, del afán de poseer, solo rescataré unos pocos renglones muy comprensibles, cuando el padre del principal protagonista le dice el hijo: “Las personas se encuentran tan fascinadas con lo accesorio que pierden de vista lo esencial. Desean un nuevo coche, una casa más grande, unas ropas más vistosas. Quieren perder peso, intentan aferrarse a la juventud, sueñan con impresionar a los demás. ¿Por qué lo hacen? (pregunta el hijo). Porque tienen hambre de amor y no lo encuentran. Por eso se vuelcan en lo accesorio. Los coches, las casas, las ropas, las joyas; todas esas cosas son sustitutos. Por eso cuando compran un coche, una casa, una prenda de ropa, la satisfacción que sienten es efímera. Los han acabado de comprar pero ya buscan un nuevo coche, una nueva casa, una nueva prenda de ropa.

Resulta lamentable que en un mundo con tanta abundancia de recursos, se encuentren personas a las que la desigualdad confinen a la pobreza más abyecta. La autoestima de éstas personas resulta tan baja que si un día le ofrecen darle todo lo que pida no sabría qué solicitar. Como le ocurrió a “Bonze el silencioso”:

Lo apodaban de esta manera porque nunca hablaba para pedir algo, y si le retaceaban el salario no protestaba; si estaba en la fila para cobrar y cuando le toca el turno le dicen “para otro día, hoy no hay más dinero” se iba sin decir palabra. Así transcurrió toda su vida pasando mil dificultades. Pero el día que murió fue derecho al Paraíso y dados sus antecedentes le ofrecían todo lo que quisiera, no tenía más que pedir; ante su desconfianza pensando en una broma ya que nunca le había ocurrido algo así, tuvieron que insistir en el ofrecimiento “pide todo lo que quieras”. Convencido que era verdad respondió:

“Pues si es así, que me sirvan cada mañana un bollo con mantequilla fresca”  (Isaac Loeb Peretz, del libro “Cuentos Judíos”).

Este es sólo un ejemplo de aquél que en la desigualdad ocupa el escalón inferior. Para entenderlo mejor desde el punto de vista filosófico (no político) voy a poner ejemplos de los que están en la cúspide por el poder y el dinero que atesoran, y representan el 1% de la humanidad (el resto está repartido entre los que no tienen que padecer para alimentar a su familia, y darse algunos gustos de vez en cuando; pero para la gran mayoría de ese 99% restante le resulta dificultoso llegar a fin de mes para cubrir las necesidades mínimas, y muchos de ellos permanecerán mal alimentados la mayor parte del tiempo). No sé si los lectores de éste artículo se pararán a pensar en esa situación.

Ocurrió hace pocas semanas. Jeff Bezos, del que se afirma es el hombre más rico de la tierra realizó un vuelo suborbital de 4 minutos; para darse ese gusto gastó cuatro mil seiscientos (4.600) millones de euros, una suma que podía servir para ¡vacunar de la COVID-19 a dos mil (2.000) millones de personas! en los países pobres.

Otro ejemplo a un nivel un poco inferior lo representa el ex presidente de Argentina, Mauricio Macri, con su cuenta en paraísos fiscales, mientras Juan Nadie –trabajador de su país- la única cuenta que tiene, es la libreta de hule negro en la que el almacenero de la esquina de su casa anota los alimentos que le fía (en un acto de fe porque le conoce) ya que con su sueldo no le alcanza para llegar hasta fin de mes. Para dar de comer a su familia, no para lujos.

¿Es necesario afirmar, que cuando llega una catástrofe, los ricos tienen medios para evitarla mientras que los muy pobres, generalmente, no pueden hacerlo y mueren?

Observemos con atención la foto de Concetta Rizzo (Agencia Efe) que salió en el artículo de Juan José Millás en la Revista El País Semanal del día domingo 19 (página 17):

Ellos son los que mueren en la búsqueda de mejores condiciones de vida, los afectados por la desigualdad

¿Hacen falta más pruebas? Veamos, examinemos en el terreno del arte, el arte digital en este caso. La casa de subastas Christie’s vendió el 11 de marzo “The First 5000 Days” (un collage compuesto por 5000 ilustraciones) en 69,3 millones de dólares. Pocos días después otro NFT (Non Fungible Token: certificado digital único, de un archivo) titulado “Nyan the cat” (se trataba de un gato con una estela arco iris) logró 600.000 dólares.

 ¿Se hacen una idea, con el dinero de esos valores inmateriales, a cuantos niños que lloran, porque el hambre les hace doler la barriga, podría alimentarse? Son motivos evidentes por lo que podemos considerar la desigualdad uno de los grandes problemas del mundo.

Debemos ser realistas y comprender que la crisis financiera de 2008 supuso una redistribución de la riqueza pero… ¡A LA INVERSA! un poco más para el 1% de la población mundial, y un poco (o mucho) menos para el 99% restante.

La globalización y desregulación de los mercados libres ya existentes se acentuaron con consecuencias en el aumento de las desigualdades, apuntaladas –entre otras cosas- por las pérdidas multitudinarias de empleos.

Y todo no es más que la consecuencia de la indiferencia por la Justicia Social que origina la creación superlativa de riqueza privada solo para ese 1% de la población. El 99% es embaucado por lo que la socióloga Juliet Schor denomina CONSUMISMO COMPETITIVO, un fenómeno de las sociedades desiguales en las que los de abajo aspiran a equipararse a los de arriba a través de ese consumismo ASPIRACIONAL del que nos impregnan las empresas por medio de la publicidad, de los medios de comunicación y hasta de las redes sociales.

Es un grado de injusticia creciente que provoca el descontento social. A medida que pasan los años y el dolor ajeno afecta más mi sensibilidad, me produce más estupor contemplar el camino que transita la “humanidad”. Ya no podemos acudir al idealismo de José Hernández, que hizo decir al gaucho Martín Fierro “que el fuego que de verdad calienta, es el que viene de abajo”.

En el tango “Boedo” de Julio de Caro, al que puso letra Francisco Bautista Rimoli (Dante Linyera) se expresa el insondable afán de Justicia Social y en solidaridad con los oprimidos, y el amor por el terruño mostrando el orgullo del hombre de arrabal por el barrio que lo vio nacer. La grabación de la orquesta de Julio de Caro del 7 de julio de 1939, cuenta para el estribillo con la voz de Héctor Farrel; pero lo interesante es la inclusión de glosas de Julián Centeya.

No obstante si queremos acudir a un tango que sintetice la injusticia social el más adecuado sería “Cambalache”, que Enrique Santos Discépolo escribió con el sentimiento de lo que estaba ocurriendo en el siglo XX, pero que tiene vigencia absoluta en este siglo XXI. Una de las mejores versiones es la de Julio Sosa:

 

LA RUTA DEL SONETO II
Beatriz Villacañas
Madrid-España

Continuamos nuestro viaje por la ruta del soneto, por la que, parafraseando a San Juan de la Cruz, vamos de vuelo, pues el soneto vuela, y vuela alto, aunque esté, paradójicamente, quieto en sus catorce versos endecasílabos, a veces, también, alejandrinos. “Forma cerrada” lo llaman, como a otras estructuras métricas, y, sin embargo, cómo abre caminos de belleza a tantos poetas que con él viajan.

El soneto, generoso, permite variaciones de metro y rima, algunos poetas, como Rubén Darío, han sido innovadores de esta forma clásica que les ha permitido jugar con él (aquí a palabra “jugar” carece de sentido peyorativo, bien al contrario) y hacer composiciones novedosas sin que el soneto deje de serlo, pues no altean su esencia ni su gracia.

Sigue el soneto andando a través de los siglos y, si bien ha habido tiempos de cierto abandono por parte de los poetas, su salud y su esplendor siguen intactos en diferentes idiomas. Llegado al siglo diecinueve, en Francia, el soneto y Charles Baudelaire andan amigablemente de la mano, cosa que ocurre también con otros muy buenos poetas en dicho país. Por su parte, la palabra de los románticos ingleses latía al ritmo del soneto, al que nunca le ha faltado corazón. Y cómo reverberan aún, y con qué fuerza, los líricos latidos de William Wordsworth y John Keats. Algunas décadas después, la lengua inglesa sigue dando jugosos frutos poéticos gracias a los sonetos de Dante Gabriel Rossetti, Thomas Hardy y Elizabeth Barrett Browning, quien, animada por su esposo, Robert Browning, publicó sus Sonnets from the Portuguese (Sonetos del portugués, como si se tratara de una traducción, o bien Sonetos de la portuguesa, que así la llamaba su esposo, todo por ocultarse como autora de tan personales versos ante el gran público). En alemán, ya en las primeras décadas del siglo veinte, Rainer Maria Rilke dejó un legado de intensidad y belleza a posteriores generaciones con sus Sonetos a Orfeo.

Hemos llegado al siglo veinte y, aunque en este periplo nos ha sido imposible citar todos los grandes nombres que regalaron a sus contemporáneos y a quienes llegaron y llegarán después sus magníficas composiciones, ellos y sus sonetos permanecen vivos, viajeros incansables a través de todo tiempo. Y el viaje continúa.

Deja un comentario

CRÓNICAS, ARTÍCULOS Y ENSAYOS

Todo lo publicado en  ARISTOS INTERNACIONAL está sujeto a la ley de Propiedad Intelectual de España  septiembre  de 2.021 nº 45

La Dirección no se responsabiliza de las opiniones expuestas por sus autores. 
Estos conservan el copyright de sus obras
AL SERVICIO DE LA PAZ Y LA CULTURA HISPANO LUSA

COLABORAN. Lola Benitez Molina (Málaga-España).- Antonio Camacho Gómez (Argentina-España ).-Elías Gálati (Argentina).-Eunate Goikoetxea (Alicante-España).- -Jorge B Lobo Aragón (Argentina).- Ángel Medina (Málaga-España ).- Gustavo Páez Escobar (Colombia).-Jaime Solís Robledo (México ).- César. Tamborini (león-España)-Beatriz Villacañas Palomo (Madrid-España)

 

LA SONRISA DE LA VIDA
Lola Benítez Molina
Málaga (España)

Juego de sentimientos ultrajados, desdicha sin ocaso. El bandoneón de los recuerdos aflora y marchita hasta las gardenias de Machín. Un fado suena en los entresijos de mi alma. Ya no vuela el ruiseñor. Las mentiras, una leve brisa las trae y las lleva. Una luna creciente asoma cohibida, y el latir de las olas murmura sin cesar. Una alondra inocente quiere volar, soñar…, a donde el corazón la lleve, y no encuentra más que el desgarro de lo banal.

            El silencio sin respuesta, cargado de dolor y agonía, acecha a todo aquel que amó y no fue correspondido. Y como diría Neruda en su poema “Tu risa”: “quítame el aire, pero no me quites tu risa porque me moriría…”

            ¿Adónde se fueron los románticos, los forjadores de ilusión, los que siembran amor con la mirada, los que su sola palabra penetra en el verdadero oasis? Uno de ellos, es sin duda, el gran poeta cubano José Ángel Buesa, nacido en 1910 en las Cruces y fallecido en 1982 en Santo Domingo, República Dominicana. Se le conoce como el “poeta enamorado”. Su obra es principalmente elegíaca, grávida de melancolía, de canto al “Amor perdido”, al “Amor prohibido”, al “Amor tardío”. Son célebres sus poemas “de la despedida” o “Poema del olvido” entre otros.

            Como otros tantos cubanos, se vio obligado a marcharse de su paradisiaca tierra. Estoy segura de que ello acentuaría la nostalgia que lo caracterizó. En su obra se aprecia una profunda sensibilidad. Su peregrinar lo llevó a las Islas Canarias y a El Salvador, pero, finalmente, se instaló en Santo Domingo. Sus poemas fueron traducidos al inglés, ruso, japonés, portugués, polaco y chino. Además, escribió novelas y libretos para la televisión y radio cubana y fue profesor de Literatura en la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña de República Dominicana. Es uno de los máximos exponentes del neo-romanticismo americano.

            Para el crítico literario C. S. Lewis: “La dificultad a menudo prepara a una persona común para un destino extraordinario”.

            Parece que hay un nuevo resurgir de poetas, un auge de la cultura y las artes, como búsqueda de una salida a la inquietud y crispación reinantes. El ser humano está ávido de amor y comprensión, por algo siempre se ha dicho que el amor mueve al mundo. Para ello, hay que partir de la base del respeto y de la educación.

            Seamos, pues, portadores de sonrisas, como la sonrisa de un niño que cree en la magia de la inocencia. No olvidemos que el sentimiento por lo bello perdura toda la vida

LA VERDAD SOBRE AFGANISTAN
Por Antonio Camacho Gómez
Argentina

La ex Unión Soviética, con su poderío enorme en materia de armamento, servicio de inteligencia y medios económicos, luego de varios años de lucha contra los talibanes, sufriendo grandes bajas, decidió retirarse de la nación que titula esta nota. Por su parte, otro de los más sólidos países, actualmente el primero compitiendo con China, los Estados Unidos, metió violín en bolso, cuando los insurrectos tomaron Kabul. Y luego de estar apoyando a un gobierno corrupto, sufrir importantes pérdidas en su ejército por los esperados o inesperados atentados que ocurrían. Habían fijado una fecha para dejar el sangriento territorio y la cumplieron, aunque la evacuación de sus militares y civiles en el aeropuerto de la capital fue caótico y con algunas víctimas fatales. Antes, algunos otros estados, que procuraron colaborar, se habían ido.

No voy a inmiscuirme en los millones de dólares que, seguramente, se llevó a los Emiratos Árabes el mandatario forzadamente depuesto. Sí, en que los “ mass media”  representativos en el nivel mundial han ofrecido una imagen espantosa  de una tierra asolada por tanto tiempo de inestabilidad; pero, he aquí lo que procuro  subrayar, es que Afganistán no es solo eso, sino que ofrece otros motivos de interés y que, por otra parte, no todos  los talibanes apoyados por Pakistán, aunque tienen una meta en común, poseen el mismo grado de radicalidad. Entre ellos existen divergencias en cuanto a los métodos, en tiempo y forma, de las imposiciones doctrinarias.

Que no aceptan ningún tipo de autoridad democrática, desde luego, pues su ley es la Sharia y tienen criterios tales el uso correcto del Hijab o lapidar en caso de adulterio. Para procurar entenderlos hay que adentrarse en los preceptos islámicos.

Naturalmente que para Occidente, en donde tengo que decirlo, se mantienen democracias que son caricaturas, autocracias, tanto en Centro y Suramérica, África Asia y no entraré en mayores honduras, los talibanes son terroristas. No obstante hay organismos dispuestos a contribuir financieramente a la reconstrucción de la atribulada nación.

A mí lo que me interesa resaltar, y que de eso no hablan ni radios, ni televisoras, ni diarios, ni redes sociales es que Afganistán tiene diversas etnias, con gente cálida pese a un conflicto de 49 años de duración; de suma riqueza cultural, con atletas, pintores, cineastas, músicos y diversas religiones y formas de vida.

No está de más exponer que , previo a la toma del poder por los talibanes había un significativo conjunto de chicas que, allende el atletismo, se dedicaba al ciclismo, lo cual era muy mal visto;  las insultaban, les tiraban huevos y hasta se dio la circunstancia de que en la carretera, una de ellas fue golpeada con su coche por un muchacho. En pocas palabras, lo consideraban una provocación.

Que habrá restricciones, evidentemente. Que universidades y escuelas no tendrán las libertades anteriores, por cierto. Resta aguardar que en el mundo talibán, diverso, prive un consenso lo más favorable posible a la realización personal, aun dentro de las duras exigencias del régimen.

 

DIA INTERNACIONAL DE LA PAZ
Profesor Dr Elías Gálati
Argentina

El 21 de setiembre se celebra el Día Internacional de la paz.

Si bien es cierto que no hay vida digna ni verdadera de los hombres, sin un estado de paz, la historia nos ha demostrado que el estado de beligerancia es permanente, en todos los lugares y en todas las épocas.

Hay que entender al hombre, conocer su condición, sus tensiones y sus deseos, para poder encauzar y proyectar el problema de la paz.

Porque la paz, también es un problema; un problema crucial en la historia de las sociedades que buscan estabilizarse, crecer y ser mejores.

Hay dos tensiones que debemos considerar para abordar el tema; la primera es la tensión interior de cada hombre, la segunda es la tensión del individuo con los semejantes como la tensión de los grupos sociales entre sí.

Esas tensiones se producen por la dilucidación del entredicho entre el derecho y el deber, como también entre el deseo y la virtud.

Sin pretender hacer una génesis de la formación mental y espiritual de cada individuo, es evidente que la impronta, lo que cada uno ha recibido ab initio, marca determinantemente al ser.

Es cierto que todos tenemos una conciencia,  y que en algún momento de nuestra existencia, aflora la necesidad de saber si estamos procediendo correctamente o no, de acuerdo al orden natural de la raza.

Pero también es cierto que no todos la enfrentamos de la misma manera ni con los mismos elementos.

Cuando uno tiene conciencia para juzgar, ya ha realizado un trayecto de su vida, con lo que ha sido puesto en su alma y en su ser, y lo ha realizado, casi siempre inconscientemente, pero ya ha pasado a formar parte de su historia, y ha creado una costumbre, un hábito difícil de desarmar.

Los derechos y los deberes fueron aprendidos, no siempre de la misma forma y no siempre de manera correcta, más allá que luego la persona tiene capacidad para entender y determinar que está bien y que no, que es lo correcto y que lo incorrecto, cual lo beneficioso y que es lo pernicioso, tanto para sí como para  sus semejantes.

Por eso para abordar el problema de la paz, es imperioso, abordar la formación y la educación del niño y del infante desde antes de su nacimiento.

Porque en el momento de la comprensión y en el de tomar decisiones, ya hay en nosotros toda una serie de elementos, morales, sociales, políticos, culturales y existenciales, que nos han acompañado desde nuestro nacimiento y a los cuales hemos adherido per se, sin condición, por la imposibilidad de cuestionarlos en el momento de su puesta.

De  allí surgirá la forma de elección de nuestra conducta y de nuestras relaciones.

Todos tenemos deseos, es el motor de la vida, todos queremos ser los mejores, estar en primer lugar y superar a los demás.

Pero ese sentimiento es válido, es el correcto, lo merecemos, ocupamos realmente el lugar que nos corresponde, o es fruto de nuestro egoísmo, de nuestro orgullo, de la falta de sensibilidad y colaboración para los otros, o de nuestras trampas y tramoyas armadas con otros iguales, para beneficiarnos por encima de los demás.

He sostenido que la miseria y la injusticia, son las patas de la violencia, es decir su origen profundo.

Si me considero mejor sin serlo, si ocupo los mejores lugares, me quedo con las mejores cosas, me enriquezco a costa de la debilidad o la desolación de los otros; si acepto nada mas que mi criterio, si no creo en la igualdad, ni en los valores de todos por igual, entonces provocaré un descalabro social, que tarde o temprano desatará una reacción, primero tímida, después enérgica y por fin violenta

De un lado y del otro estamos promoviendo la contienda, estamos iniciando la guerra, y pisoteando la paz.

Esa tensión social que existe entre dos individuos o entre grupos sociales, si no esta regida por el respeto mutuo, por  la consideración de la dignidad de todos y cada uno de los integrantes, es un choque de deseos, de poder, de posesiones materiales y culturales, que deviene inexorablemente en un conflicto y termina con la paz.

La paz es el estado natural del hombre, no se puede vivir verdaderamente sin paz, pero la paz debe estar primero en el corazón de cada uno de nosotros.

Si ponemos nuestros derechos por encima del deber; si desnaturalizamos la igualdad sosteniendo que nos corresponde más que a otros, si pretendemos digitar la vida, la concepción y la forma de vivirla de otros, si nos ocupamos sólo de nuestros problemas y dejamos de lado el de los demás, caminamos hacia la violencia y no hacia la paz.

La paz sólo se consigue a partir del interior de cada uno, y de la comprensión y la firme voluntad de ser equilibrados, generosos, solidarios, magnánimos y guardianes de las virtudes y de los derechos que a todos nos corresponden.

Pero también con la acción, con nuestra conducta que nos señale por nuestras obras quienes somos y que queremos.

Es posible la paz sobre la tierra, a pesar de todo, pero se necesita la conformidad y la voluntad de todos los hombres.

 

SOBRE LA VIOLENCIA Y LA PAZ
Primer Congreso Internacional de Escritores en Lima/Perú (2017)
Dra Eunate Goikoetxea

No hay un día en el cual no tengamos noticias sobre la crueldad del ser humano. Desde aquí quiero denunciar la violencia en todos sus géneros.  La violencia es la acción y efecto de violentar o violentarse. Lo violento, por su parte, es aquello que está fuera de su natural estado; que se ejecuta con fuerza, ímpetu o brusquedad; o que se hace contra el gusto o la voluntad de uno mismo. La violencia, por lo tanto, es un comportamiento deliberado que puede provocar daños físicos o psíquicos al prójimo. Es importante tener en cuenta que, más allá de la agresión física, la violencia puede ser emocional mediante ofensas o amenazas. Por eso la violencia puede causar tanto secuelas físicas como psicológicas. Existen muchas teorías acerca de la violencia y entre ellas destaca la conocida como Triángulo de la Violencia, que fue desarrollada por el sociólogo noruego Johan Galtung, uno de los expertos más importantes en materia de conflictos sociales y de la paz.

Con  esta terminología la autora establece la conexión y la relación que existe entre los tres tipos de violencia que considero existen en la sociedad. Es decir, entre  la violencia cultural, estructural y la directa. La primera, la llamada cultural, es la que se manifiesta a través de obras de arte, la ciencia o la religión, entre otras áreas. La segunda, la llamada estructural, por su parte es la que se considera más peligrosa de todas ellas, pues es la que se origina a través de diversos sistemas, como consecuencia de no ver satisfechas las necesidades que se tienen.

Y finalmente está la violencia directa, la cual se realiza de manera física o verbal sobre personas, contra el medio ambiente o contra los bienes de la sociedad en general. Robos, asesinatos, daños contra los recursos naturales o ataques a inmuebles son algunas de las manifestaciones más habituales de este tipo de violencia. La violencia busca imponer u obtener algo por la fuerza. Existen muchas formas de violencia que son castigadas como delitos por la ley. Es importante tener en cuenta que el concepto de violencia varía según la cultura y la época.

Estoy convencida que la construcción de un mundo más pacífico y justo solo es posible si la sociedad en su conjunto trabaja unida para solucionar problemas como la pobreza, la exclusión social o la vulneración de derechos.

Hemos de aunar todos nuestros esfuerzos con la convicción de que la PAZ es mucho más que la ausencia de la guerra. Hablar de PAZ con mayúsculas, es hablar de igualdad de oportunidades, del respeto, de los derechos y libertades, de solidaridad y cooperación para todos, y por eso entre todos tenemos que crear un mundo de bienestar compartido y justicia social.

Por ello, hemos de trabajar cada día para construir la paz, como objetivo último, pero también como herramienta para solucionar los conflictos que existen en toda sociedad. Para ello tenemos que centramos en cinco ejes, en torno a los cuales se han de estructurar todas las iniciativas: defensa de los Derechos Humanos, Prevención de la Violencia, Apoyo a personas migrantes, Educación en valores, y Movilización y sensibilización social.

Debemos educar para la paz, porque es propiciar el desarrollo de habilidades y la adquisición de herramientas que permitan a las personas y a los pueblos convivir de forma pacífica, o lo que es lo mismo, vivir sin violencia. Este proceso lleva implícito la asimilación de valores como la justicia social, la cooperación, la solidaridad, el respeto, la autonomía, etc. Una manera efectiva, por tanto, de llegar a ser ciudadanos y ciudadanas comprometidos con el cambio social y la construcción de la paz, es a través de la promoción y el desarrollo de un sistema educativo que institucionalice la educación para la Paz, en los centros escolares.

Resumiendo: estoy convencida que…Cuando el poder del amor sea mas grande que el amor al poder “el mundo cambiará. ESPEREMOS que esto realmente suceda un día no demasiado lejano

 

ELECCIÓN Y DEMOCRACIA”
Jorge B. Lobo Aragón
Tucumán Argentina

Si existe un término en la lengua política de nuestra civilización que ha pasado a convertirse en un santo y seña ideológico, es el de Democracia y Elección. Términos que están inevitablemente impregnados de ideologismo y su significación es tan variable y antojadiza como la propaganda de la cual depende de un modo fundamental y necesario. Pero para tener una clara comprensión tomemos nota de estas últimas elecciones legislativas llamadas PASOS en vista a las definitivas en noviembre de este año. Es lo sucedió con un pueblo a la que se trató de convertirla en una sociedad de masas. La sociedad de masas es hija de la publicidad e incumbe a ésta convencerla de que efectivamente participa en el gobierno porque se la convoca, de vez en cuando, a elegir los candidatos seleccionados por la misma propaganda. No debemos olvidar que una comunidad humana se convierte en masa, cuando, desaparecen las jerarquías impuestas por la historia y bajo el pretexto de una igualación de oportunidades, se destruyen los esfuerzos familiares y nacen en las tinieblas los poderes ocultos del dinero o los más ostensibles del mérito perturbador. En un discurso  en el año 1946 el Papa Pio XII  decía que la multitud innumerable, anónima, es siempre presa fácil de la agitación desordenada, se abandona a ciegas, pasivamente, al torrente que la arrastra o al capricho de las corrientes que la dividen y extravían. Una vez convertida en juguete de las pasiones o los intereses de sus agitadores, la muchedumbre no sabe ya asentar firmemente su pie sobre la roca y consolidarse así para formar un verdadero pueblo. En la actualidad se descree del espíritu  y de los buenos hábitos formados a la luz de la doctrina cristiana. Los que gobiernan consideran más ventajosos los procedimientos hipócritas por los que se hace creer a las masas que gobiernan ellas. Se las halaga y se las nutre espiritualmente con utopías, para explotarlas mejor y envilecerlas sin remordimientos. La política de hoy divide a los hombres en dos categorías: los que mandan y los que obedecen. Hoy se la reduce salvo algunas excepciones a pequeños tejemanejes y artimañas, ignorando su importancia en el destino de todos. Lejos de considerarse a la política como la Sabiduría, sabiduría práctica, tal como la definía Santo Tomás, actualmente existen varias formas de entenderla. Sin  pretender agotar la lista, casi  de manera casi sistemática y simultánea durante mucho tiempo en nuestro país, se la viene considerado  o como: El  “arte de lo posible”, que acepta a la Política como que “es el arte de imponer a la sociedad la vigencia de una ideología falsa por medio del apoderamiento y utilización del Estado”. Politiquería que consiste en una serie de artilugios, mentiras y trasgresiones para imponerse por la violencia y el engaño. Es más bien una conjura delictiva basada en la complicidad de unos pocos y la traición de muchos. También como una “profesión lucrativa” a la cual algunos individuos deshonestos se dedican para hacerse ricos. Así es lamentablemente la política que actualmente observamos en gran parte de la dirigencia de nuestro país y Latinoamérica, que conlleva a la formación de cuadros corruptos e ineptos. Vemos a diario a los políticos de esta clase  con sus diversos matices. Los hay farsantes descarados, como lo son los que hablan de servir al “pueblo” pero se enriquecen mediante el abandono de los pobres, de los enfermos, de los viejos y de los débiles. Los partidos reciben y sostienen  a los candidatos  “iluminados” que se creen inspirados, por no se sabe por qué dioses falsos. Y seguimos también con aquellos que creen que la “Política” es saber mentir con habilidad de tal manera que uno consiga que otros entreguen lo que no les conviene entregar, creyendo que no tienen más remedio. A esa relación entre el ingenio del estafador y la ingenuidad del estafado, se le llama también “política”. Siguiendo con la enumeración no taxativa, también se dice que  “Política” es el arte de ganar elecciones por cualquier medio fraudulento, sin que los defraudados se den cuenta, ni quieran darse cuenta. Esta es la política de los “democráticos”, raza despreciable de tartufos que saben perfectamente que sus partidos, sus elecciones, sus padrones y sus escrutinios son todas mentiras. Y hay una multitud de  incautos que creen que ese montaje es democracia.  Esa, la multitud innumerable, anónima, o masa, que debe cambiar y lo está haciendo, ha sido  presa fácil, después convertida en juguete de las pasiones o los intereses de sus agitadores. La muchedumbre o masa en su mayoría sostenida por prebendas, sin una participación ciudadana activa, no sabe ni puede asentar firmemente sus pies sobre la roca, para poder consolidarse, abrir los ojos  y formar un verdadero pueblo. Por eso la importancia esencial de la participación y convivencia activa de nuestro futuro “LOS JÓVENES” concurriendo todos juntos  en busca de un nuevo orden y unidad. Nunca se debe olvidar que tenemos un pasado de tradiciones seculares que representa valores fundamentales para la vida sana de un pueblo. Tradiciones de las que debemos sentirnos orgullosos, ya que contamos en primer lugar con la religión, la fe católica, viva y operante. La política es sabiduría y propio del sabio es ordenar, juzgar, y lo propio del prudente es obrar la verdad en vista del bien común. Por eso es que el príncipe, el gobernante, el presidente, el jefe del Estado (como se quiera llamar) es un delegado de la inteligencia divina y de la voluntad de Dios. Hemos caído en la aberración de confundir la sabiduría práctica, que es la política, con una habilidad más, y hemos substituido la soberanía de Dios por esa aberración que es la Pseuda soberanía popular en manos de unos mafiosos que eyectan a la sociedad candidatos cuyos delitos claman al cielo. Amigos lectores, no necesitamos solamente, habitantes, sino «ciudadanos» comprometidos con el PAÍS, NUESTRA ARGENTINA. Actuemos y votemos como verdaderos ciudadanos comprometidos.

. Luego―me dije― el mal ha sido puesto para poder decidirse libremente qué camino seguir. Decidir desde la emancipación.

YO, JOB
Ángel Medina
Málaga-España
(Ensayo)

“Del Océano inmenso es entregada la gota, y volatilizada por el sol viene a caer en la tierra para acrisolarse, trasladándola el río nuevamente al mar del cual procede”.

Por brutal que sea lo que me muestran los ojos, permanezca la ilusión en mi mirada. Me aferro a aquello que no pudiendo demostrar, sin embargo, presiento. Pues, existen en el hombre dos percepciones: la que entra por la razón y la que se filtra a través de la sensibilidad.

Recibí una educación basada en dos pilares. Uno, la triple contemplación del poeta: nacer para vivir, vivir para morir, morir para la vida, lo cual viene a exigir la entrega de la confianza, sin apartar la vista de la materialidad. El otro, procurar para los demás lo que para mí pudiera desear. Decálogo primero.

En tanto todo es provechoso puede sentirse la bendición que viene de lo alto, pues, ¿no ha de proceder todo bien del que a todo dio la existencia? Mas, cuando esto medito llueve sobre el universo de mis neuronas lo que está inscrito en el reverso de la moneda de la realidad ¿Y qué decir del sufrimiento? Siendo que, de la fuente del mal brotan tres caños que vienen derramarse sobre el bienestar, los sentimientos o dolor psíquico y la salud o mal físico.

Entonces, contemplando el prólogo del libro del protomártir tengo la impresión de que las letras escritas pretenden alzarse y escapar del papel ante la propuesta provocadora del tentador, retando a que le sea permitido poner su mano en el hombre a fin de probarlo en el infortunio.

“¡Pero extiende tu mano y toca todos sus bienes! ¡Toca sus huesos y su carne; verás si no te maldice a la cara!”

Pensamientos infaustos, aunque no me afectasen. Tenía yo familia. Tenía posición. Tenía amigos. Tenía vitalidad. Asimismo, era dueño de una inteligencia preclara que me permitía razonar hasta el límite de lo razonable, sin abismarme en el pensamiento, además de ser criatura crédula, con lo cual vivía sin el temor al incierto porvenir que se sitúa al borde del filo de la navaja, entre la vida y el fin. No obstante, reconozco que cuando lo que se tiene se pierde, y peor aún, la salud se quiebra como una caña cascada, el hombre puede preguntarse acerca de la razón de su existir, preñando el juicio la vacilación ante lo desconocido.

Un día todo cambió para mí. Las fichas de dominó que se sostenían unas a otras empezaron a caer en cascada. El estornudo en Norteamérica acarreó la pulmonía económica al resto del mundo, derrumbándose la bolsa de la noche a la mañana, y yo encontré la ruina. Entonces, invoqué al cielo y me propuse comenzar nuevamente desde cero. Aquellos que me halagaban y vivían a mi costa, al no tener con qué agasajarlos fueron abandonando el barco, como las ratas que me demostraron ser. Supe rearmarme en la confianza y aceptarlo con resignación.

Mi mujer sufrió un infarto cerebral y vino a quedar postrada en un sillón de ruedas, falleciendo pocos meses después. Mi espíritu se tornó gacho por primera vez, sin ánimo para levantar la mirada arriba. La vida me reservaba nuevos infortunios. Esta vez fueron mis hijos. Cinco hermosas criaturas que perecieron en un accidente de carretera. A la sazón, me pregunté: ¿Por qué yo? Por vez primera, desbordado por la situación me rebelé contra la fatalidad, interpelándome del porqué de aquellos males.

¡Ahimé, hombre, insignificante gusano que has de reptar por una orografía plagada de dolor para tu subsistencia! Y es que cuando el mal se ceba en el cuerpo corruptible, se hace pesada el alma, asomando la desconfianza hacia todo aquello que se ha creído fielmente hasta entonces.

No habían terminado ahí mis desventuras. Me desperté sin recordar qué me había pasado. Me encontraba en la cama de un hospital, y me dijeron que semanas atrás había sido atropellado por un tren, teniéndoseme que amputar brazos y piernas. Y no concluyó aquí mi viacrucis, pues, una infección afectó mis ojos, oídos y garganta y hubieron de extirparme los órganos, quedando reducido a un “no-hombre”. A “algo” encerrado en su propia cárcel, sin posibilidad de comunicarse ni moverse. Para mi desgracia, lo único que permanecía intacta era la testa, con lo cual era consciente de cada instante de mi existir. Y en ese estado, los pajarracos más siniestros iban y venían picoteando la pureza de mi credulidad.

Se me antojaba ser la moderna versión de Job. Una pregunta comenzó a flotar en la niebla que me rodeaba. ¿Por qué existe el mal, si todo ha de proceder del bien? Y a esto, añadíale: ¿Qué sentido tiene la vida, si el hombre ha sido arrojado a ella sin contarse con él, debiendo experimentar los tormentos más crueles? ¿No ha de haber alguna razón superior que pueda responder? Yo había sido probado con dureza. De la felicidad a la nada, sólo un paso. Había sido despojado de mi fortuna; de los seres queridos, derrumbándose mi mundo emocional. Y finalmente desposeído incluso de la representación del cuerpo. ¿Qué quedaba, pues, de mí?

Sólo podía hacer una cosa: meditar. Las razones del viejo Epicuro me asaltaban de continuo. Si no puede evitar el mal es porque no ha de ser omnipotente. Y si lo ha creado, es porque no es bueno. Contradicción. Mas, ¿Qué argumentar contra esto? Una cosa es la entrega confiada de la fe, y otra la conciliación de la inteligencia con la esperanza. Todo lo cual ha de pasar por el filtro del hombre que se piensa. Y como no tenía la posibilidad de esconderme del raciocinio, empecé a creer que me invadiría la locura. Pero, por más que rumiaba estas ideas para regurgitarlas y hacérmelas entender, la empresa era vana. De repente, una tímida lucecita se adentró en mi ignorancia. El camino emprendido no era el correcto.

Debía abandonar mis cavilaciones trascendentes y partir de la inmanencia humana. Yo mismo. ¿Quién soy? A lo que me respondí: un hombre. ¿Y qué es un hombre? Un ser que ha de moverse entre el bien y el mal. ¿Y por qué no ha sido creado― para evitársele el sufrimiento― de otra manera, por ejemplo, como un ser angélico que se ve forzado a tender hacia la armonía y la perfección? ¿O también, por así decirlo, nacer programado hacia la mansedumbre y la clemencia, a modo de una computadora, de tal forma que únicamente puede actuar ejecutando el programa que se le ha introducido?

Vueltas y más vueltas al meollo. Y un nuevo destello que vino a abrirse camino en mi oscuridad.

¿Puede un hombre serlo sin albedrío? Ciertamente, no. De lo contrario, carecería de libertad. Por eso, el trigo y la cizaña crecen juntos; finalmente serán separados, y uno se convertirán en gavilla para el granero y el otro arrojado a la lumbre. Luego―me dije― el mal ha sido puesto para poder decidirse libremente qué camino seguir. Decidir desde la emancipación.

Pero, todavía me quedaba algo para completar mi puzzle mental. Respondiendo a Epicuro, entendí por qué del bien absoluto puede brotar alguna suerte del mal. E incluso constituirse en algún momento en caos en la creación, ya que todo se rige por una única Ley que obedece a la suprema libertad, encaminado todo a un fin.

Exprimí las neuronas tanto como pude. Y finalmente conseguí― al menos para mí―encajar la pieza que restaba. Sí. Era la pregunta del para qué se nace, a pesar del calvario del mundo. Y entiendo que me alivió reparar en la respuesta.

Si lo que no es no puede darse existencia a sí mismo, y el hombre “es”, habré de admitir que esa existencia le ha sido dada. Como el azar no responde a nada, ha de haber, pues, una causa eficiente. Esto es, no necesitada y sí necesaria. Pero―nueva interpelación― si es eficiente, ¿para qué crea al hombre? ¿Cuál es la razón? Y exprimiendo la sesera, sólo conseguí entender de una cosa: el amor. Porque el amor no se retiene, sino que se comunica gratuitamente. Es puro don. Todo lo que procede de él es dádiva. Creacionismo por puro amor que comparte lo que es. Con una única condición, y de ahí la libertad, que es la de aceptarlo libremente aquél al que se le ofrece.

Por eso―concluyo aquí―razono y me hago entender que la existencia es dada para vivirse más allá de la muerte. La vida es tránsito para la elección. El sufrimiento, el precio de la libertad, y, en consecuencia, el mal que aflige al hombre será superado. Yo, a pesar de mi Getsemaní, en esa esperanza deposito el sudor de la sangre que dejo en el camino. Y como aquel doliente que encarna todo padecer, decir, desde mi postración ―que en cualquier caso puede ser la de todo hombre― aquello de:” Mi aliento se ha agotado, se apagaron mis días; sólo me queda el cementerio” (Jb 17). Aquí remata el razonamiento humano. Pero, más allá, entiendo el por qué, y hago mío lo que me invita y reta a la confianza: “Los sufrimientos presentes no son comparables con la gloria que se ha de manifestar en nosotros” (Rm 8,18).

Por analogía, me hago entender que el Océano es el Misterio. La gota, el hombre. El sol la vida. La tierra el tiempo. El dolor su purificación. El río el barquero Caronte que la traslada a la fuente de la que procede para integrarla de nuevo a lo infinito.

VOLVER A EMPEZAR
Por Gustavo Páez Escobar
Colombia

Tal vez el fracaso humano esté en detenerse y no reiniciar la marcha, en hundirse ante la adversidad y no sacar fuerzas para mirar adelante. Hay seres que ante las menores dificultades se ofuscan y se entregan a la perdición. Otros, por el contrario, que como el célebre estadista inglés van de derrota en derrota hasta el triunfo final, saben que los escollos son apenas tropiezos pasajeros que se salvarán con voluntad de lucha.

Ningún triunfo vale la pena si no se consigue con sacrificio. La gloria espontánea no existe. Eso que llamamos buena suerte es apenas una oportunidad, un premio fugaz, pero nunca será sólida si no va acompañada por la perseverancia e inspirada por el deseo de no sucumbir. Los prohombres son los que han sabido superar los pequeños problemas y, fortalecidos por este ejercicio diario contra las emboscadas de la vida, que no da tregua a las mentes asustadizas, se crecieron ante las tempestades.

Incluso el pequeño esfuerzo, que mucha gente no hace porque lo cree insignificante, aporta algo positivo para la formación del carácter. No puede esperarse que haya hombres de temple si no han aprendido a ser pacientes, a soportar los reveses, a ser duros en los infortunios.

Quien consigue sobrellevar las pruebas cotidianas y además lo hace con vigor interno, es el que se va lejos. Dejarse amilanar por los contratiempos y entregarse a infinitas lamentaciones –o bajar la guardia, como se dice en boxeo– es estar ya derrotado. No concibo a los fracasados sino como un ejército de cobardes que se rindieron sin resistencia y luego se acostumbraron a su propia indefensión.

Quien no posea capacidad de resistir, que se entierre solo. Quien no esté hecho para el dolor, que no intente saber lo que es la gloria. El triunfo, que no puede ser gratuito, sabe mejor cuando es esforzado. Mírese bien la historia de los pueblos y se verá que solo los hombres tenaces han coronado grandes hazañas.

Bolívar fue héroe, pero antes tuvo que vencer inmensas tribulaciones, y no solo las físicas de la guerra y de los tiempos adversos, sino las internas de su alma abatida por la ingratitud de sus amigos y la incomprensión de sus compatriotas. Si en los momentos cruciales se hubiera detenido, hoy seríamos esclavos. Si después de las derrotas no hubiera vuelto a empezar, el mundo se hubiera perdido de un genio.

En el epílogo de la novela Manuel Pacho, un canto al heroísmo, dice su autor, el novelista colombiano Eduardo Caballero Calderón: “Personalmente me aburre seguirle la pista a un hombre cualquiera que a lo largo de doscientas páginas, o de toda una vida, no tiene un solo momento de elevación al plano si no de la genialidad y de la mística, sí al no menos deslumbrante del heroísmo, que ocasionalmente es accesible a todos”. Yo voy más lejos que el escritor al decir que estos hombres, incapaces de erguirse sobre la gleba de su mediocridad, me repugnan.

Hace varios años hice una excursión por caminos del Valle y del Cauca, territorios colombianos, hasta una escuela de indígenas, arriba de Silvia, donde leí la siguiente  inscripción del padre Larrañaga:

Aunque sientas el cansancio,
aunque el triunfo te abandone,
aunque un error te lastime,
aunque un negocio te quiebre,
aunque una ilusión se apague,
aunque el dolor queme tus ojos,
aunque una traición te hiera,
aunque ignoren tus esfuerzos,
aunque la ingratitud sea la paga,
aunque todo te parezca nada,
vuelve a empezar.

 


CÁPSULAS  HISTÓRICAS ACERCA DEL CONGRESO DE ANÁHUAC
Jaime Octavio Solís Robledo   
México

  1. Morelos, a diferencia de Hidalgo, concebía la Guerra de Independencia como un movimiento para liberar TOTALMENTE a México del dominio español. Mientras El Padre de la Patria, al dar el Grito de Dolores lanzó un ¡Viva Fernando VII!, Morelos en todo momento concibió que la lucha armada debía tener como meta la absoluta libertad de los mexicanos, sin injerencia del rey de España o de alguien de su dinastía.

  2. El movimiento armado que inició Hidalgo tuvo como órgano de gobierno a la Junta de Zitácuaro, encabezada por Ignacio López Rayón. Al detectar Morelos las marcadas diferencias entre sus integrantes, asi como la inclinación de López Rayón en favor de que fuera Fernando VII o alguien de su dinastía quien viniera a gobernar la Nueva España, empezó a madurar la idea de organizar un Congreso Nacional para darle otro rumbo a la guerra por nuestra independencia.

  1. En Indaparapeo, Michoacán, el 21 de octubre de 1810, Hidalgo comisiona a Morelos para extender el movimiento armado en el sur de nuestro territorio, teniendo como objetivo central la toma del puerto de Acapulco. Con un reducido grupo de seguidores (no mas de 20), el Siervo de la Nación inicia su incursión por el actual estado de Guerrero. Entra por Zacatula y continúa por Coahuayutla, Petatlán, Tecpan, Coyuca de Benítez y en enero de 1811 lleva a cabo un fallido ataque al puerto de Acapulco.

  2. A su paso por lo que ahora es la Costa Grande y Acapulco, se le unen valientes guerrerenses como la familia Galeana, entre la que destaca Hermenegildo; Vicente Guerrero, Juan Älvarez Hurtado, entre otros. A partir de noviembre de 1811 y hasta inicios del 13, Morelos llevó a cabo una brillante campaña militar liberando del yugo español a varias ciudades importantes y librando admirables batallas que le dieron fama.

  3. Al inicio de 1813 estaban bajo control de los insurgentes importantes plazas como las que ahora conforman la Costa Grande, asi como Chichihualco, Chilpancingo, Tixtla, Chilapa, Tlapa, Oaxaca, parte de Veracruz y Puebla, además del objetivo principal: Acapulco. De gran resonancia fue el rompimiento del sitio de Cuautla en mayo de 1812. Lo anterior alentó a Morelos para decidir la realización de un congreso en el cual participaran delegados de los lugares ya libres del dominio español. Escoge Chilpancingo por razones de seguridad estratégica, asi como por el entusiasmo de sus habitantes en apoyo al movimiento libertario.

  4. En su convocatoria, El Generalísimo fijó el 8 de septiembre de 1813 para iniciar los trabajos; variados contratiempos lo retrasan y es el 13 cuando empiezan con la acreditación de los delegados y otros aspectos de organización interna. El 14 se inauguran formalmente las actividades y Morelos presenta su trascendental y visionario documento al que denominó SENTIMIENTOS DE LA NACIÓN.

  5. En síntesis, lo mas importante del citado documento es que asienta que la América es libre e independiente de España y de cualquier otra nación; que la religión católica será la única que se profese; que el pueblo ya no pague mas obvenciones que las de su devoción y ofrenda; que la soberanía dimana inmediatamente del pueblo, el cual la deposita en tres poderes: Ejecutivo, Legislativo y Judiciario; los empleos serán sólo para los americanos; que la Patria no será del todo libre mientras no se acabe con la tiranía y se eche fuera de nuestro suelo al enemigo español; que las leyes que dicte el Congreso obliguen a constancia y patriotismo, moderen la opulencia y la indigencia aumentando el jornal del pobre; que las leyes generales se apliquen a todos, sin excepción de cuerpos privilegiados; se proscriba para siempre la esclavitud quedando todos iguales, y sólo los distinga el vicio y la virtud; a cada quien se le debe guardar sus propiedades y se respete en su casa como un asilo sagrado; que la nueva legislación no permita la tortura; que se solemnice en todos los pueblos el 12 de diciembre, dedicado a la virgen de Guadalupe, “patrona de nuestra libertad”; que se solemnice también el 16 de septiembre de cada año como el dia en que se levantó la voz de la independencia y se recuerde siempre el gran mérito del héroe don Miguel Hidalgo y su compañero don Ignacio Allende.

  1. El 5 de octubre de 1813, en pleno desarrollo del Congreso y ya en ejercicio del poder Ejecutivo, Morelos decretó lo siguiente: “…Porque debe alejarse de la América la esclavitud y todo lo que a ella huela, mando que los intendentes de provincia y demás magistrados, velen porque se ponga en libertad cuantos esclavos hayan quedado, y que los naturales que forman pueblos y repúblicas hagan sus elecciones libres…”

  2. Los trabajos del Congreso de Anáhuac concluyen el 6 de noviembre de 1813, con la firma del ACTA DE INDEPENDENCIA DE LA AMÉRICA SEPTENTRIONAL en la cual Morelos confirma su ideología visionaria y revolucionaria al plantear no sólo la independencia de la Nueva España, sino de toda la América Septentrional; durante la deliberación de las propuestas por parte de los delegados, Morelos rechaza que se le otorgue el título de ALTEZA y pide ser considerado como SIERVO DE LA NACIÓN. El 7 de noviembre abandona la ciudad de Nuestra Señora de la Asunción, categoría que se le otorgó desde entonces a Chilpancingo.

  3. El ACTA DE INDEPENDENCIA, firmada el 6 de noviembre en Chilpancingo, en esencia afirma que “queda rota para siempre jamás y disuelta la dependencia del trono español” y que la nueva nación con la cual soñara Morelos “es árbitro para establecer las leyes que le convenga para el mejor arreglo y felicidad interior”…

  • En conclusión, los documentos trascendentales emanados del Congreso de Anáhuac efectuado en Chilpancingo, Gro., entre el 13 de septiembre y el 6 de noviembre de 1813, son: SENTIMIENTOS DE LA NACIÓN, ABOLICIÓN DE LA ESCLAVITUD y el ACTA DE INDEPENDENCIA DE LA AMÉRICA SEPTENTRIONAL.

  • El año 1814 fue de graves adversidades para el movimiento libertario, en cierto grado causadas por las envidias y rencillas entre algunos jefes insurgentes; el propio Morelos fue víctima de insidias, siendo destituido del cargo que le confiriera el Congreso. Las adversidades y descalabros se prolongan hacia 1815, y a inicios de noviembre de ese año es capturado en Texmalac por Matías Carranco, con quien curiosamente tenía rencillas personales, derivadas del amor de ambos hacia una bella dama de Tepecoacuilco llamada Francisca Ortiz. -¿Nos conocemos, verdad señor Carranco? –expresó el gran héroe al ser capturado. Fue trasladado a la actual Ciudad de México, sometido a humillante juicio y condenado a muerte. La sentencia se cumplió el 22 de diciembre de 1815 en San Cristóbal Ecatepec, Estado de México.

FISCALIZACIÓN DEL PENSAMIENTO
César J. Tamborini Duca
León España

Todas las personas estamos en posesión de NUESTRAS verdades y las sostenemos con ahínco porque suponemos que se ajustan a la realidad; no por ello debemos desestimar las verdades que sustentan OTROS. Sin embargo hay cosas tan evidentes que negarlas presuponen un desatino, v.gr. los que aún sostienen que LA TIERRA ES PLANA (los terraplanistas), o los que, aún después de las nefastas afecciones y muertes provocadas por el letal virus COVID 19, aún afirman que el hecho de la epidemia no existe. Y hay más aún pero los englobamos en una sola categoría: los NEGACIONISTAS.

Por eso la afirmación de Hesíodo, poeta y filósofo que vivió en una época tan remota como la antigua Grecia (700 a.C.) se mantiene vigente para esa gente y sus seguidores: “Los dioses han cubierto con un velo espeso la vida humana”.

Hay quienes sustentan crédulamente teorías alucinantes porque la constante prédica caló en su entendimiento, y la propagan a su vez. Otros, lo harán vaya uno a saber por qué obscuros intereses, ya que pueden ser económicos, culturales, políticos, religiosos (…) Éstos últimos se convierten en personajes siniestros por las consecuencias que su prédica provoca, y me ha estimulado a escribir las siguientes líneas, a modo de breviario, sobre

EL BIEN Y EL MAL

Los “clanes” sociales, grupos de ‘amigos’ que a través de las redes de distinta denominación surgieron en los tiempos actuales por influjo de internet, pueden ser sumamente beneficiosos si se utilizan con sentido común, utilizando la inteligencia –el pensamiento- sin transmitir odio ni tratar de menoscabar al otro. Sin embargo también pueden ser peligrosos para la buena convivencia si tratamos de erigirnos en fiscales de las conductas de aquellos que no concuerdan con nuestra manera de pensar y de actuar.

Pero éste no es un fenómeno nuevo si bien tiene ahora más trascendencia por la “instantaneidad” y masividad de la comunicación actual; hace más de medio siglo (en 1951) Erich Fromm alertaba sobre el peligro del poder fiscalizador y el “influjo de mentiras racionalizantes disfrazadas de verdades” en su libro “The Forgotten Language” (“El Lenguaje Olvidado”). Lo que hoy denominamos “fake news” o post verdad, él lo expresaba así:

“La fiscalización del pensamiento y de los sentimientos fue un factor necesario para que la minoría pudiera retener sus privilegios. (…) Y la mente humana, la de gobernadores y gobernados, se desvía de su primordial objetivo humano, que es el de sentir y pensar humanamente, usar y desarrollar los poderes de la razón y del amor que son inherentes al hombre y que lo convierten en un inválido cuando no se desarrollan ampliamente. (…)

Se deforma el carácter del hombre. (…) Pierde el sentido de la dignidad y la integridad y se ve obligado a convertirse en una mercancía.

(…)  estamos expuestos al influjo de mentiras racionalizantes disfrazadas de verdades, de simples tonterías disfrazadas con el ropaje del sentido común o de la sabiduría superior del especialista, de doble sentido, pereza intelectual, o deshonestidad que habla en nombre del ‘honor’ o del ‘realismo’, según el caso”.

(“El Lenguaje Olvidado”, Erich Froom, Ed. Hachette, Buenos Aires, 1960, pág. 35 y 36).

¡He it has not «weltanschauung»! mezcla de inglés y alemán, para significar “Él no tiene visión del mundo”. Referido al practicante de la post verdad.

COLOFÓN: mas política y menos politiqueo

LA RUTA DEL SONETO
Beatriz Villacañas

A gloria suena el soneto,
que siempre levanta el vuelo
y, mientras vuela, está quieto:
es paradoja del Cielo.

Estos versos octosílabos con los que comienzo a escribir sobre el soneto son también paradoja, pues no celebro aquí esta grandiosa forma poética con el endecasílabo característico. Y es que el soneto inspira tanto, que inspira también otros ritmos y medidas. Valgan mis cuatro versos iniciales como anunciadores de un viaje por la ruta de una de las más hermosas y fructíferas formas poéticas que ha dado la Poesía.

El origen italiano del nombre revela a su vez que, junto con Giacomo da Lentini, pioneros fueron Dante y Petrarca, quienes vertieron su amor respectivamente por Beatriz y Laura en catorce endecasílabos inmortales. Los sonetos de La vita nuova, de Dante, y el Canzionere de Petrarca, donde se encuentran sus sonetos a la amada, cruzaron fronteras e inspiraron a otros grandes como Boscán y Garcilaso en España, que sentaron las bases de esta joya formal en lengua castellana. En Inglaterra, Thomas Wyatt, tradujo el soneto y a Petrarca al inglés, por quien se dejó influenciar y así dar lugar a sonetos de su creación. Algo que hizo asimismo su amigo el Conde de Surrey, quien dio la forma definitiva al soneto inglés, llamado también soneto Shakespeareano, si bien sería más justo aunque quizá menos eufónico denominarlo soneto Surreyano.

Y así siguió el soneto, siempre de vuelo, volador a otros países como Francia y Alemania, y varios más, quedándose a la vez quieto en la lengua autóctona de cada nación. Cercano a nosotros, el portugués Luís de Camões. España ha dado a la Poesía y al mundo sonetistas que, como los ya citados, son voces inmortales, sólo hay que recordar, y releer, a Lope de Vega, a Calderón, a Quevedo, a Góngora, a Cervantes y, sin duda, a  muchos más de aquel dorado siglo.

El soneto no sólo vuela por distintas geografías, vuela igualmente en el tiempo, y llega y se asienta en diferentes lugares y en diferentes épocas. Siglos posteriores y más cercanos a nosotros serán otra etapa en esta ruta. Feliz viaje.

 

Deja un comentario

CRÓNICAS, ARTICULOS Y ENSAYOS

Todo lo publicado en  ARISTOS INTERNACIONAL está sujeto a la ley de Propiedad Intelectual de España  agosto de 2.021 nº 44

La Dirección no se responsabiliza de las opiniones expuestas por sus autores. 
Estos conservan el copyright de sus obras
AL SERVICIO DE LA PAZ Y LA CULTURA HISPANO LUSA

 

COLABORAN. Antonio Camacho Gómez (Argentina-España).- Dr Jorge B. Lobo Aragón (Tucumán-Argentina).-Prof. Elías Gálati (Argentina).- Eunate Goikoetxea (Alicante-España) Deisi Mª Marte ( República Dominicana).- Ángel Medina (Málaga-España).- Gustavo Páez Escobar (Colombia).-Jaime Solís Robledo ( México).-Beatriz Villacañas Palomo (Madrid- España)

 

LA ESPANTOSA BANALIDAD DEL MAL

Por Antonio Camacho Gómez

   Ana Arendt, la filosofa y política judía, que debió trasladarse a los Estados Unidos cuando la Gestapo comenzaba a hacer de las suyas, con persecuciones y delaciones permanentes, escribió una interesante teoría en sus últimos años que trataba de la “banalidad del mal”. Un mal que persigue al hombre desde las cavernas, pero que con el transcurso de los siglos fue adquiriendo la más diversas modalidades, desde el atropello físico a variadas formas de imposiciones sicológicas y violencia espiritual. Los tiempos modernos son una muestra cabal de cuanto antecede, con toda clase de conflictos bélicos, violaciones a los derechos humanos y desigualdades marcadas entre los diferentes estamentos sociales. Es decir, que ese “mundo ancho y ajeno” del que habla Ciro Alegría no es tan ancho ni tan ajeno, sino un orbe globalizado, interdependiente, con infinidad de matices y groseras diferencias y en el que los organismos constituidos para resolver enfrentamientos y llevar el agua a su cauce –léanse Naciones Unidas con vetos inadmisibles por privilegiados países desde su fundación-, se ven en figurillas para que sus resoluciones sean aceptadas, cuando lo son.

   Razones fundamentalmente económicas y, también, políticas, muy discutibles por ciertos e incluso reprobables fomentan litigios y choques internacionales que en determinados casos asumen dantescas proporciones. Lo que ocurre en Siria con millones de desplazados y poblaciones masacradas constituye una vergüenza universal, como lo es cuanto acontece con los miles de personas que pierden la vida en el Mediterráneo en busca de mejores condiciones existenciales. Corresponde agregar el maltrato, el cierre de fronteras y el hostigamiento a familias enteras en una Europa en la cual se desperdician millones de toneladas de comida y la xenofobia, fermento de los partidos ultraderechistas, ha adquirido carta de ciudadanía. Una Europa que está, por otra parte, especialmente en la Unión, con el miedo, palpable o no, a los ataques terroristas que viene sufriendo, del que no zona ajenos sus propios hijos radicalizados. Y en este sentido llama poderosamente la atención asesinatos sin sentido aparente, como el sacerdote degollado en Francia mientras ejercía su ministerio –el Papa gestiona una inicial beatificación- y, cruzando el Atlántico, los sucedidos en México con dos curas ajenos al narcotráfico que envenena al país. Porque, si tanto en la nación del Viejo Mundo cuanto en la de los antiguos aztecas también el periodismo ha tenido y tiene sus mártires, en estos casos sus investigaciones o críticas a fundamentalismos religiosos y a corrupciones gubernativas, tráfico de personas y capitalizaciones de mercaderes de la droga han promovido tan funestas represalias. Pero resulta inentendible, desde un punto de vista racional y sin entrar en especulaciones que podrían traerse a cabo, el crimen sin sentido, si es que alguno lo tiene, del cristianismo en el Medio Oriente y de esos pastores del catolicismo que sólo predican la concordia y la paz, tal su Pontífice, entre los seres humanos. Mientras las principales potencias se acusan, gobiernos señalados emiten pomposas declaraciones y el mundo gira dando tumbos ante la pasividad de muchos responsables.

   El mal es banal, pero causa estragos. Arendt lo sabía y hasta lo padeció durante un lapso de acoso y el crecimiento de un monstruo que provocó una hecatombe y del que todavía existen peligrosos manifestantes

HOMENAJE AL GRAL SAN MARTÍN
Jorge B Lobo Aragón
Tucumán- Argentina

Quiero rendir homenaje a una de las figuras más desconocidas en el país siendo, seguramente, una de las que mejor se pueda gloriar ante el mundo. Me refiero al General Don José de San Martín, en el día de su  fallecimiento hace 168 años. Puede sonar a paradoja que llame desconocido a un personaje cuyo nombre está puesto a ciudades, pueblos, calles, plazas, instituciones públicas y privadas a lo largo y lo ancho de todo el territorio na­cional y cuya memoria muchas veces se celebra con un feriado anual Sí, el nombre y la imagen tienen una presencia ubicua. Pero la realidad representada por ellos se esfuma en la nebulosa retórica de las efemérides. Sabemos, gracias a la machacona lección que se nos repite desde niños, que nació en Yapeyú, que es como el tuétano del territorio patrio; que fue llevado por sus padres a España, donde emprendió la carrera militar después de haber cursado el colegio de nobles; que participó en la batalla de Bailén; que en 1812 sintió el llamado de su patria lejana y volvió para liberarla; fundó la logia Lautaro, venció en el combate de San Lorenzo donde una bala derribó a su caballo que al caer le aplastó una pierna; hubo  de ser atravesado por la bayoneta de un soldado enemigo de no intervenir el sargento Cabral, quien a su vez recibió una herida mortal que le dio tiempo apenas para decir “muero con­tento, hemos batido al enemigo”. Su próxima empresa fue reem­plazar a Belgrano en Tucumán al frente del Ejército del Nor­te, ocasión que le inspiró el plan de dirigirse al Perú por el Pacífico. En Mendoza formó un ejército con el cual tramontó los Andes y obtuvo los triunfos de Chacabuco y Maipú sin más accidentes que el tropiezo en cancha rayada. Siguió su camino hasta Lima, se entrevistó con Bolívar en Guayaquil y envuelto por su propia gloria, asumió el gesto supremo de renunciar a su empresa para dejar un ejemplo a todas las generaciones de argentinos. Se fue a Francia llevándose a su pequeña hija para cuya formación dejó un ramillete de máximas ejemplares. Murió en Boulogne Sur Mer. En este relato se estereotipa la trayectoria de San Martín. Hay que sazonarlo con  algunas frases célebres y un conjunto de anécdotas que podrían conservarse numeradas, como se dice de los alemanes con respecto a los chistes de Frang y Fritz. Si éste es el padre de la patria, ahí está la explica­ción del vacío histórico en el que vive nuestro pueblo, que debe llenarse con lugares comunes, oratoria farragosa, reiterada declamación sobre el porvenir venturoso que nos espera. El modelo, pues, además de ser inoperante, puede actuar corno factor de perplejidad y confusión. El verdadero San Martín, el que escamotean los historiadores al servicio del régimen, no se parece a esta pintura burda pueril. La patria de  San Martín fue el imperio constituido por España y América. El apenas mencionó, por razones de trámite burocrático,  su nacimiento en las misiones jesuíticas. Jamás escribió el nombre de Yapeyú y quizás ni lo había oí­do. Por otra parte, desde los dos años vivió en Buenos Ai­res y antes de los siete fue llevado a España. De modo que sus recuerdos de infancia debieron ser tan vagos como las imágenes que cualquiera conserva de ese período de la vida. La verdadera aparición de San Martín sobre la escena histórica, el encuentro consigo mismo, se dio en la guerra de la Independencia, a la respuesta del pueblo español contra la invasión napoleónica. Entonces combatió en tierra y mar en España, en Portugal, en África; fue herido, se batió en la defensa de Cádiz, el último bastión independiente de la península. Cuando todo el territorio estuve ocupado por el invasor y sabiendo la idea de Napoleón de incorporar a su imperio las pose­siones españolas de América, se sumó a los americanos que habían combatido como él y decidieron proseguir en sus respectivos países la guerra de la independencia: Bolívar, Sucre O’Higgins, Carrera, Alvear, Iturbide, etc. Llegó a Buenos Aires cuando el territorio del Virreinato, menos Paraguay y el Alto Perú, ya estaba en poder de los patrio­tas. Vio que el foco por abatir era Lima y había que alcanzarlo por mar.  Allá se fue con un ejército formado por argentinos y chilenos y costeado por el gobierno de Chile. El Directorio, que había intentado volcarlo en la guerra civil, lo abandonó a sus propias fuerzas. Su gran ca­pacidad militar y diplomática le sirvió para apoderarse del Perú. Buscó la alianza de Bolívar para terminar con la resistencia realista que persistía en la zona montaño­sa entre Cuzco y Jujuy. Bolívar encontró razones para re­traerse en esa alianza y San Martín instó vehemente al gobierno de Buenos Aires para que abriera el frente por el sur que antes había cubierto Güemes y que le enviara ar­mas, hombres, dinero. Se interpuso la influencia de Rivadavia y toda colaboración le fue negada, No le quedaba otra salida que el retiro. Y así dejó el gobierno, no por el renunciamiento estúpido que se le atribuye sino para no dar el espectáculo bochornoso de la guerra civil. Fue a rumiar su derrota es Europa pero cuando la Confederación Argentina fue agredida por Francia ofreció su espada al gobierno de su patria, Y cuando la guerra fue con Francia e Inglaterra aliadas interpuso su autoridad profesional y moral para convencer a esas dos potencias que su prosecución no podía llevarlos al éxito. Saludó con entusiasmo la victoria, con salves de desagravio, ob­tenida por la perseverante firmeza de Juan Manuel de Rosas. Después de haberlo dado todo por perdido, al final de su vida, llegó a consolidada la independencia a la cual, había consagrado su espada. Ese fue el ejemplo que nos legó. La independencia objetivo final, no las formas de go­bierno, no las Ideologías que son patrimonio de los parti­dos, resume la ejecutoria de San Martín.  De ese verdadero San Martín, vigente y actual y no el prospecto de museo con que se quiere confundir su biografía, para que nos olvi­demos de la soberanía.

LA TRASCENDENCIA DE LA EXISTENCIA
Profesor Elías Gálati
Argentina

Trascender significa dos cosas: empezar a ser conocido, algo que estaba oculto o hacer sentir efectos o tener consecuencias en lugar o medio distante de aquel que se produce.
En el ámbito de la existencia,  la trascendencia significa sobrepasar el carácter de lo que está más allá de lo perceptible y de las posibilidades de lo inteligible.
El término sugiere superar un ámbito o sobrepasar un límite,  una categoría, una entidad o una realidad, y puede entenderse también como ir más allá del orden natural.
Es por eso que algo que trasciende supera los límites de tiempo y espacio y forma parte importante de la vida, aunque a veces no es consciente o no se quiere concientizar, pero produce sensaciones muy profundas que cambian nuestra existencia.
Desde la filosofía se lo considera como algo que está más allá del mundo natural o alcanzar  algo que está fuera de los límites corporale
Una de las circunstancias a las que se aferra el hombre, en este camino de ascender, es la meditación trascendental, el desarrollo pleno del equilibrio mental y físico, que le permite avistar más alla de la conciencia y encontrar el vínculo con la naturaleza de lo divino, y su relación con el mundo.
Es un concepto ontológico, teológico y axiológico.
Es el deseo natural del hombre, para dejar una huella que pueda ser continuada por las generaciones sucesivas.
Aún aquellos que no creen, los agnósticos y los que niegan que haya una vida después de la muerte, intentan dejar su huella, quieren trascender en este mundo después de su muerte.
Por eso decimos que es un deseo natural, que está en la condición humana; ir más allá, continuar la existencia, de otra forma, en otra dimensión, pero que no se pierda para siempre quien soy, quien he sido, que es lo que he hecho.
Sabe que es finito desde lo biológico pero busca la trascendencia desde lo espiritual, creyendo firmemente que todo el ser trascenderá.
Entonces lo racional y emocional se proyecta como búsqueda de lo trascendente en su vida personal y social, y se manifiesta en su conducta, en su dignidad y en su libertad.
Los hechos concretos de este trascender son la procreación, la enseñanza, el sentirse protagonista de la historia, aun en la pequeña historia personal y la construcción del porvenir manifestado en momentos determinados en los cuales siente la trascendencia.
Dice Santo Tomás con respecto a la trascendencia que hay un deseo de felicidad en el hombre, y que debe ser perfecto y absoluto, por lo tanto  completo, sin dejar nada afuera y durable en el tiempo.
La felicidad y la trascendencia humana van entonces de la mano, porque si es posible esa felicidad en nuestra vida en el tiempo, no es la felicidad completa, y el hombre busca entonces la felicidad eterna, es decir que la existencia trasciende el marco del tiempo.
Buscar la felicidad es una tensión existencial hacia lo que nos puede hacer felices.
¿Qué nos hace felices, en ese trascender?
Cumplir nuestro destino, que es cumplir nuestro rol, nuestro deber; entender que esa trascendencia nos da valores inmutables, la bondad, el equilibrio, la generosidad, la abnegación, el deseo de libertad, de justicia y de paz.
Aun sin creer, aun en medio de las condiciones muchas veces terribles de la existencia de la gente y de los pueblos, todos sin excepción, seguimos apostando a la trascendencia.
No hay quien se resista a dejar una huella, y a pretender mientras vive a ser feliz.
Pero si bien la felicidad es un duende esquivo, irá aprendiendo que va de la mano de los otros, que la felicidad como la trascendencia es compartida, y que no hay mayor felicidad que hacer feliz al hermano.
La existencia trasciende, a pesar nuestro, con nuestros errores y nuestra finitud, con nuestras alegrías y nuestras lágrimas, con nuestra abnegación y nuestra perversión.
Quizás no nos demos cuenta, pero estamos en esa trascendencia y además somos el motor que la genera, el hálito que la impulsa y la condición necesaria para crearla a partir de la búsqueda de la felicidad.

 

EL CONFLICTO AFGANO
Dra Eunate Goikoetxea
Alicante.España

La situación en Afganistán es trágica, los Estados Unidos y el resto de países, tienen la obligación de brindar refugio a los afganos que corren  grandes riesgos porque fueron parte del esfuerzo de guerra de  Estados Unidos. Eso incluye a los traductores afganos, que han sido blanco de los talibanes por su trabajo con el ejército estadounidense, o en otros ejércitos y embajadas

En reuniones internacionales y en las redes sociales, los líderes talibanes solo sugieren que las mujeres tienen derechos “según el islam” Por eso ellas son las que salen peor paradas de esta situación , dado que su ideología central es fundamentalista, particularmente hacia las mujeres.

La victoria de los talibanes en Afganistán también es una victoria para la organización terrorista al-Qaida, recordemos que Afganistán fue el lugar de nacimiento de al-Qaida en 1988. El grupo dio lugar a redes terroristas en todo el mundo, incluida … al-Qaida en Irak, que se transformó en el ISIS

Estados Unidos invadió originalmente Afganistán para perseguir y destruir a Al Qaeda después de que el grupo atacara el World Trade Center y el Pentágono el 11 de septiembre de 2001. Afganistán se había convertido en un refugio para los terroristas bajo el gobierno de los talibanes.

Con el regreso de los talibanes al poder, las organizaciones terroristas internacionales podrían antes de lo previsto, comenzar a operar abiertamente fuera del país nuevamente, por eso el Consejo de Seguridad de la ONU ha de adoptar una resolución de emergencia que exija a los talibanes que respeten el derecho internacional de los derechos humanos y garanticen la seguridad de todos los afganos y afganas con independencia de su etnia y de sus creencias religiosas.

El Consejo de Derechos Humanos debe establecer un sólido mecanismo de investigación para documentar, recoger y preservar pruebas de los crímenes y de los abusos contra los derechos humanos que se están cometiendo en todo Afganistán. Eso será fundamental para garantizar una toma de decisiones informada de la comunidad internacional y luchar contra la impunidad que sigue exacerbando la comisión de crímenes graves en el país.

La tortura y el asesinato en el contexto de un conflicto armado son violaciones de los Convenios de Ginebra y constituyen crímenes de guerra en virtud del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, que ya está estudiando los crímenes

IMPACTO DE LA REFLEXION EN LA PRÁCTICA DOCENTE
Prof. Deisi María Marte Liriano
República Dominicana 

Una manera de convertir nuestras debilidades del aula en fortalezas es reflexionando sobre nuestra práctica diariamente, como nos enseña el libro La formación de profesionales reflexivos (Donald A. Schön, 1992).

En mis tiempos de estudiante era sumamente frustrante ver como pasaba meses viendo teoría musical y nada de tomar un instrumento. Algo que mi maestro nunca notó. Por ello coincido totalmente sobre la importancia de la reflexión en la práctica docente.

Reflexionar es indispensable para poder llevar a cabo una docencia exitosa. Al principio, mis estudiantes se aburrían porque yo seguía el mismo patrón con el que aprendí: mucha teoría y solo un poco de práctica. Luego de mis reflexiones y observarlos, logré cambiar mi metodología de enseñanza y ha sido de mucho éxito, ya que ellos mismos se sorprenden al ver la rapidez con la que aprenden a tocar una flauta, un piano, y antes tenían que emplear demasiado tiempo aprendiendo y memorizando un sin número de gráficos y teoría, solfeos, etc.

Además, algo muy importante utilizar la creatividad de los estudiantes para la producción de piezas musicales de su autoría. Esta reflexión me llevó a realizar una evaluación de mi práctica, para lograr enfatizar en la fuerza de los estudiantes, en lugar de las debilidades, usando nuevas técnicas de evaluación como lo enseñan las Técnicas Alternativas para la Evaluación (B. López Frías & E. Hinojosa Kleen, 2000).

Esto lo concebí como una manera de emplear estrategias organizativas y cognitivas indicadas por David Naranjo-Gil (2002), para, de esta manera, fomentar el espíritu crítico y creativo en mis estudiantes.

 La reflexión y la flexibilidad

Así también, aunque se tenga el plan de estudios idóneo, este debe estar en constante revisión y reflexión y para ello, debo tener como docente cierta flexibilidad, es decir, no ser tan rígida con lo que llevo para enseñar, sino, permitir que los estudiantes sean parte y que aporten en la manifestación de las clases, siempre y cuando no se haga una desviación total sobre el tema que se esté llevando a cabo.

Sería bueno permitir que los estudiantes hablen de temas actuales, tomando en cuenta el contexto. Además, permitir la libre expresión, la crítica incluso hacia nuestra metodología de trabajo. Muchas veces queremos fomentar el espíritu crítico, analítico, pero cuando nuestros estudiantes nos critican y analizan nuestra manera de enseñar y señalan no estar de acuerdo con algo, nos incomodamos demostrado que somos pura teoría y nada de práctica. Queremos estudiantes críticos, pero que no nos critiquen, analíticos, pero que no vean ni opinen sobre nuestras debilidades como docentes. Lo que indica que debemos reflexionar sobre nuestras cátedras y ver si realmente estamos formando sujetos pensantes, críticos y analíticos.

AYER Y HOY.
LA POLITICA Y LOS POLÍTICOS.         
Ángel Medina
Málaga- España

“Temporis progressu, utilitatem perpetuo”

El latinajo dice bien. Cambia el tiempo, pero las políticas― los políticos― permanecen. Hoy como ayer, en lugar de ser servido el pueblo prevalecen los partidos. Esto es, cada político con su “yo” particular, anteponiéndose al “nosotros” (el pueblo)

(Lo que vamos a tratar aquí bien puede valer para cualquier país del orden mundial (incluido el del lector que me lee― valga la redundancia― Porque las políticas y los partidos son muy parecidos en todo el mundo)

Deshojando las caducas hojas del tiempo retrocedamos a los albores del siglo pasado. Corría por aquel entonces el año 1903 cuando la revista “Alma española” encuestaba a diversas celebridades de la vida pública, políticos e intelectuales. El enunciado del reportaje respondía al sugestivo título “El porvenir de España”. Entre ellas estaban Antonio Maura (Presidente del Consejo de Ministros durante el reinado de Alfonso XIII), Romero Robledo (Ministro), el conde Romanones (político), Blasco Ibáñez (novelista), Miguel de Unamuno (filósofo y escritor) y Pablo Iglesias ( fundador del Partido Socialista)

La pregunta era de largo alcance: «¿Cuál debe ser la base para el engrandecimiento de España?»

(Me permito llamar la atención del lector a fin de hacerle observar cuál era entonces la situación― más de un siglo lo contempla― y cuál es hoy)

Maura y Romero argüían que desde hacía más de un siglo se practicaban políticas execrables y que los gobernantes debían sobreponerse a la política de partidos.

Seguramente, tú, lector, pensarás para tus adentros que también hoy se vienen gestionando políticas condenables que han traído la ruina y la división al país, y que la sociedad se hunde en una miseria galopante, en la que sobreviven los de siempre, los que más tienen y los que mandan. No, no verás por lo general, que cuando abandona un político la política (de derechas o izquierdas) lo haga con una mano delante y la otra detrás, sino más bien por la puerta giratoria. Durante el mandato los hay que incluso azuzan a unos contra otros sembrando el odio, dividiendo al pueblo en dos bandos: los buenos― ellos― y los malos― los otros―. Basta con crear una “memoria histórica”, cuando las viejas rencillas quedaron superadas en una transición en la que participó todo el pueblo. Faltan cabezas suficientemente amuebladas. El sur debe mirar al norte.

Romanones hablaba de la necesidad de la cultura. Hoy bien podríamos preguntarnos: ¿Qué cultura es aquella que se viene cambiando conforme se altera el signo político? Fácil es deducirlo:  aquella que se adapte mejor a la finalidad de los que mandan. Y si es necesario reescribir la Historia, se hace. Memoria histórica la llaman. La memoria nunca es historia, sino recuerdo de ella. Por eso, los programas educacionales no responden a la finalidad docente, sino a la ideología del poder.

Blasco Ibáñez, el prolijo autor de novelas como “Cañas y barro” o “La araña negra”, de tendencia “progre” respondía con aquello de que el pueblo fuese gobernado por la “ciencia impía”.  Sabemos lo que es ciencia. Impiedad, también. Pero, ¿qué diantres es eso de la ciencia impía? Porque, hasta donde podemos saber, el conocimiento científico se obtiene mediante la observación y la experimentación. ¿Cómo habrá de medir la ciencia la piedad o su contraria? A no ser ― y también hoy se viene haciendo― que se trate de legislar desde la increencia de los mentores del materialismo dialéctico, reduciendo al hombre a mera materia. Una pseudo religión de corte marxista, en la que su paraíso se queda en los gulags o el aislamiento social.

Respondía nuestro inmortal Unamuno: “El porvenir no está en un punto determinado. Eso es para los sectarios. Al enfermo que yace extenuado por el hambre, y el hambre la ha traído la inapetencia hay que hacerle comer, y esto se logra por sugestión. De orden espiritual ha de ser la nuestra”

La testa del filósofo rasga con el bisturí de la palabra le pregunta a la que se le somete. Pues, en efecto, el porvenir no reside aquí o allí. El hombre es materialidad, pero también espíritu. Y no se le puede llenar de las necesidades de fuera a costa de sofocar las de dentro, que le distinguen de cualquier otro animal. Ha de llenarse el estómago ciertamente, pero no por ello descuidar cotas más elevadas. Y paradójicamente hay partidos que pretenden hacerse con el control del individuo, ahogando cualquier voluntad trascendente, viniendo así a convertirse en pseudo religiones laicas.

Nos queda un último escalón y es el de hacer partícipe de la política a los ciudadanos. Según insistía Pablo Iglesias, el votante ― no olvidemos que ha de hipotecar su voluntad durante cuatro años― debe “trocar su quietud en actividad”.

Es comprensible que estemos cansados de la política― mejor, de los políticos―; nadie ocupa el espacio propio. La derecha se ha desplazado al centro. El centro oscila entre la derecha y la izquierda. Y la izquierda araña votos del centro y si es posible de la derecha.

Amén de pequeños partidos separatistas que sólo apoyan recibiendo prebendas. Una colección de chupópteros que recogen las migajas a costa del resto del país. Y lo peor, es que no se puede prescindir de tanto mequetrefe intelectual, ― ¿… a quiénes salvar?, ―pues sería como venir a caer en el anarquismo.

A estas alturas― 118 años lo contempla― no me siento capaz de hacer aflorar la verdadera intención que puedan encerrar sus palabras. Puedo intuirla, interpretarla, eso sí. Posiblemente se referiría a la actividad callejera; a exigir a la clase dominante aquello que propugna la que no ocupa el poder en ese momento. El Pueblo no puede contentarse con las migajas que se le echa para mantenerlo callado. Antes era pan y circo; ahora promesas que no suelen cumplirse y acaban emporando los logros adquiridos. 

Si se quiere engrandecer en país ha de regenerarse la política. Hace siglos, Jerjes, sucesor de Darío, rey de los persas invadió Grecia. Cuando los griegos tuvieron noticias de ello, al principio lo ignoraron, cómo si mirando hacia otro sitio se solucionase el problema. Tuvo que surgir Leónidas de Esparta, y con sólo trescientos guerreros hacerles frente en el desfiladero de las Termópilas, si bien finalmente acabó sucumbiendo ante el poderío del atacante. No obstante, al contemplar su gesto, el pueblo reaccionó y terminó expulsándole. Se impone, pues, reconocer la situación. Después, analizarla. Y finalmente reaccionar. Demandar cambios. Lamentarse no sirve para nada. Si el pueblo calla, el pueblo sufre. Ha de saber exigir. ¿Exigir, pero qué?

Ha de exigirse que los altos cargos― el primero de ellos, el Presidente del Gobierno― sean ocupado por personas de reconocida valía, formación y competencia. Acreditar un código superior que le haga ir más allá de sus propias conveniencias e incluso las del grupo que le ha aupado al poder. Sus certidumbres han de hacerle entender que está para servir al pueblo y no para servirse de él. Ha de poseer la capacidad de liderazgo ético para interpretar qué es lo que realmente necesita el pueblo, sin plegarse a los intereses de los lobbies― aunque pudieran proporcionales votos―, estando dispuesto, si su propia conciencia lo rechazase a enfrentarse con sus colaboradores y votantes. Saber distanciarse de una ética y moral laxa. Tomar conciencia de que el pueblo no le pide que se convierta en ideólogo, ni tampoco que trate de descafeinar las tradiciones, ni siquiera que les conculque su propia ideología, sino, más bien que su trabajo ha de consistir en el mayor bienestar para los ciudadanos.

La titularidad de cada ramo ha de recaer sobre la persona más idónea― que por supuesto ha de ser conocedor del medio― Así, si se trata de Economía, el economista de mayor prestigio y experiencia. Si Sanidad, profesional cualificado del ramo, si Cultura, alguien relevante en el mundo de las letras, si Ejército un militar de graduación y mando. Profesionales y tecnócratas.

Ha de exigirse que mande el partido más votado, y no que el ganador acabe como perdedor por hacerse una coalición entre los perdedores después del sufragio. Las coaliciones se hacen antes de los comicios para saberse qué ofrecen y a quién se vota realmente. Lo contrario resulta un fraude. Ahí están si no, las alianzas con formaciones insignificantes dispuestas a venderse por un puñado de prebendas, ― como Saúl vendió su primogenitura por un plato de lentejas― Partidos que saben que no pueden resultar ganadores, pero sí sacar la mayor tajada posible para sus intereses, aun yendo contra el interés general del Pueblo.

Ha de exigirse que sean cumplidas las promesas electorales que figuran en el programa de su Partido. El político― desgraciadamente, convertido en profesional de la política― exprime todos los recursos posibles para acercarse al ciudadano. Entre ellos la mentira, a sabiendas que nunca podrá cumplir determinadas promesas electorales. No se entiende que sea un delito la publicidad engañosa ― aquella que figura como reclamo para atraer la voluntad del comprador― y sin embargo se mienta con dolo al pueblo sin incurrir en delito fragrante.

Ha de exigirse que el gobernante responda de su gestión. No es concebible que un delito menor cual es robar una gallina pueda acarrear pena de un año de cárcel, y sin embargo el máximo mandatario de un país pueda irse de rositas haga lo que haga. ― Fíjense, si no, en algunos políticos de generaciones precedentes cómo han dejado económica y moralmente su país y disfrutan de una situación envidiable― No hace tanto tiempo, el Presidente de Islandia, al abandonar su cargo fue sometido a juicio y condenado por malversación. Si se quiere elevar la categoría de la política, habrá que responsabilizar de ella a los que la dirigen. Que entiendan que no quedará impune la comisión de un delito, lo cual implica prestar atención a cada decreto o ley que se promulgue. Una vez concluido su periodo, el Presidente se someterá a juicio para reconocérsele y premiar su labor en favor del país, o por el contrario le serán exigidas responsabilidades. Sin descontarse que a alguno pudieran concederle la baronía de la inutilidad.

EL ESCRITOR Y EL PERIODISTA
Por Gustavo Páez Escobar
Colombia

Un buen amigo a quien siem­pre escucho aconseja al escritor no dejarse manejar de la urgen­cia. Es el mal de la época. Con lo cual estoy identificado. En otros tiempos  ya lejanos se hacía un periodismo pausado y pensante. El tiempo permitía repasar y pulir con mayor es­crutinio. Una página era so­metida a implacable ejer­cicio de moldura, de dicción, de obra artesanal. Tanto era el afán de perfección, que a veces se llegaba al perfeccionismo, un extremo que traiciona al es­critor.

Don Luis Cano, maestro de periodistas y escritores en Colombia, cin­celaba cada editorial con pa­ciencia de orfebre. Sus escritos son modelo de periodismo ejemplar. Se vivía entonces bajo la tutela del país gra­matical en el que la mala dicción desentonaba, y el estilo, que tanto se ha perdido en nuestros días, era rótulo de categoría.

Gil­berto Alzate Avendaño, también en Colombia, sudaba los editoriales que al día si­guiente sacudirían la opinión del país. Era el suyo pe­riodismo cerebral, henchido de ideas. Dueño de prosa florida, jugaba con la retórica y desgranaba adjetivos ondulan­tes que debían encajar en forma precisa, o de lo contrario eran sacrificados.

Silvio Villegas se desem­peñaba con garra, con nervio, con alma de poeta. Desde La Patria de Manizales escribía en tono magistral para la amplia audiencia que disfrutaba de su prosa original y combativa, lírica y refinada. Ya en sus úl­timas jornadas se sentía aprisionado por el periodismo y buscaba el reposo de la bi­blioteca, luego de haber vivido la pasión del tribuno y la lisonja del diplomático. Se proponía iniciar las memorias que la muerte le frustró. Su verdadera vocación la suponía en el quehacer literario, aparte del afán editorial del periódico, donde pudiera enhebrar sus ideas con calma y delectación, superadas las angustias de la escritura veloz. Como para­doja, su mejor obra la escribió de afán.

Dostoievski realizó su no­velística inmortal acosado por los usureros y agobiado por dolencias físicas y espirituales. Pienso que el escritor ne­cesita cierto desasosiego como acicate para herir su mundo interno. La comodidad y el exceso de reposo no son los mejores tónicos para la produc­ción.

En el campo alternado del periódico y el libro se han movido no pocos de nuestros ilustres hombres de letras. Para Eduardo Caballero Cal­derón el periodismo restringe y desvía la calidad del escritor. Los temas se tocan al vuelo, sin mayores contornos, dentro de las exigencias de un público que va de prisa y que quiere notas breves para llenar la curiosidad de cada día.

Hay quienes piensan lo con­trario. Al no permitirles la velocidad del tiempo y el cerco de las preocupaciones sentarse a escribir un libro continuo, alejados del bullicio, van estruc­turando entre líneas de corrido las dimensiones de una obra a largo plazo. Tal el ejemplo de Luis Tejada, que se propuso escapar de lo circunstancial y lo efímero para fabricar breves ensayos que resistieran la embestida del tiempo. Sus Gotas de tinta, vertidas en El Es­pectador y trabajadas con minucias y mira ele­vada, son tratado de pe­riodismo ágil y profundo.

José Umaña Bernal, esteta y cirujano de la palabra, trabajador nocturno y maña­nero de duros rigores, huyó en sus Carnets de lo transitorio, lo provisional y lo inauténtico. En su columna de El Tiempo fue recorriendo, paso a paso, largas travesías.

Surge la pregunta intran­quila: ¿La gente prefiere el libro o el periódico? ¿O no le in­teresa ninguno de los dos gé­neros? Se llega al momento de la gran interrogación y es saber para quién se escribe. El mundo es hoy ligero y se aparta de los libros pesados. Prefiere la nota rápida. La idea debe llegar escueta, pero expresiva. Lo im­portante es transmitirla con gracia y simplicidad. Lo único que no pere­cerá es el estilo.

¿Se estará perdiendo el tiem­po en la fugacidad del perió­dico? Desde luego que no, si hay estructura para pensar. Se puede ser escritor perdurable en las glosas dispersas que con el tiempo unirán un itinerario intelectual. El periodista debe ser, por esencia, escritor. No siempre lo es. El buen escritor supone un buen periodista. La fórmula ideal está en la fusión de ambas calidades.

Se conciliarían todas las co­rrientes con dos puntadas fi­nales. La obra que mucho se piensa, que se trabaja con demasiadas exigencias, a lo mejor nunca se termina o no se entiende. Y es de pronto el ar­tículo de urgencia, del afán cotidiano, que escarba aquí y allá, el que perdura. Creo que el arte no consiste en tratar temas profundos, sino en presentarlos con novedad. Cae al dedillo el consejo de escribir de prisa y con emoción, para luego co­rregir despacio.

GOLPE FINAL DE CORTÉS A TENOCHTITLAN
(julio-agosto de 1521)
Jaime Octavio Solís Robledo     
(México)

La inesperada reacción militar de los mexicas el 30 de junio de 1521, casi fue repetición de su hazaña del año anterior; los españoles sufrieron muchas bajas y cientos de sus aliados desertaron y abandonaron el campo de batalla. Pero el no haber continuado su ataque evitó una victoria completa de los sitiados; el propio Cortés fue prisionero momentáneo de los aztecas, pero la valentía y arrojo de Cristóbal de Olea lo salvó de la muerte. La falta de agua y alimentos, asi como las enfermedades colectivas fue la causa probable de que los mexicas suspendieran su furioso ataque. Al respecto expresa HUGH THOMAS:  “En junio de 1521, la expedición de Cortés creyó por un momentos que iban a vivir una segunda <noche triste>. La vista de sus compañeros sometidos al sacrificio, hizo estremecer a todos”…

Los ataques sangrientos de los españoles se reanudaron a mediados de julio. “Ahora cada dia traía nuevas victorias de los castellanos  -continúa nuestro Autor guía.  “Así, el 22 de julio Cortés y Sandoval prepararon una emboscada espectacular con caballos ocultos”, lo cual que causó pánico y muchas bajas a sus enemigos… “El 24 de julio los españoles conquistaron toda la calzada hasta Tacuba, de modo que Cortés y Alvarado pudieron ya comunicarse por tierra… “Cortés subió a lo alto del Templo Mayor. Desde allí, tras contemplar las cabezas de los castellanos sacrificados en semanas recientes, pudo comprobar que siete octavos de la ciudad estaban en poder de los españoles”. Ante la sanguinaria y despiadada toma de Tlatelolco por parte de Alvarado, expresa Thomas: “Cortés se instaló en una tienda con cubierta carmesí, en el tejado de una casa propiedad de un noble de Tlatelolco, llamado Atzahuatzin. Contempló  con horror la sobrecogedora escena a sus piés… “el informe de Cortés a Carlos V, escrito un año más tarde, suena como un catálogo de males: al entrar a la ciudad encontraron las calles llenas de mujeres y niños hambrientos, y los  <muertos y presos pasaron de doce mil ánimas> asentó Ixtlixóchitl.

Durante  esos días de atroz acometida española, hubo algunos intentos fallidos de pactar la paz, pero finalmente Cuauhtémoc decidió no entrevistarse con el jefe enemigo, porque “Malinche no era persona de fiar”, y a éste llegó la información de que el emperador azteca lucharía hasta la muerte. “Cortés, entretanto, mantenía la presión. En la mañana del 13 de agosto se dirigió a la ciudad acompañado de hombres que arrastraban tres pesados cañones. Se reunió con Alvarado y Sandoval y acordaron que el disparo de un arcabús sería la señal para que las huestes de Alvarado y Cortés (éstas mandadas por Olid) entraran a las ruinas de Tlatelolco y empujaran a los combatientes mexicas que quedaran, hacia las orillas del lago donde los esperaría Sandoval… “todos tenían instrucciones de buscar a Cuauhtémoc”.

Finalmente los castellanos ocuparon a sangre y fuego toda el área de Tlatelolco, la mañana del 13 de agosto de 1521, quedando impactados al constatar la increible resistencia a tanto castigo y el grado de mortandad encontrada. Dejo la palabra al propio Cortés:  “No bastaba juicio a pensar cómo lo podían sufrir, y no hacían sino salirse infinito número de hombres, mujeres y niños hacia nosotros. Y por darse prisa a salir, unos y otros se echaban al agua y se ahogaban entre aquella multitud de muertos… “murieron más de cincuenta mil ánimas”.

Mientras tanto, uno de los bergantines, al mando de García Holguín, de Cáceres, “observó que una de las canoas parecía llevar a bordo a personas de rango. Le dió caza; ordenó a los remeros que se detuvieran; no lo hicieron y Holguín preparó el cañón para bombardearla. Le indicaron por señales que no lo hiciera… “Cuauhtémoc estaba dispuesto todavía a luchar, pero <viendo que era mucha la fuerza de los enemigos que le amenazaban con sus ballestas y escopetas, se rindió>. Después de una enconada disputa entre Holguín y Sandoval por llevar personalmente a Cuauhtémoc, el último emperador azteca fue entregado a Cortés. Ha persistido durante siglos, la versión de las palabras del emperador derrotado:

CUAUHTÉMOC: “¡Ah, capitán!  Ya yo he hecho todo mi poder para defender mi reino y librarlo de vuestras manos, y pues no ha sido mi fortuna favorable; quitadme la vida, que será muy justo, y con esto acabaréis el reino mexicano, pues a mi ciudad y vasallos tenéis destruidos y muertos”.

Cortés (narración de Thomas).- “A través de Marina y Aguilar, dijo que estimaba más al emperador por el valor con que defendió su ciudad, pero que deseaba que Cuauhtémoc hubiera hecho la paz antes de tanta destrucción. Ahora sugería que dejara descansar su corazón y sus capitanes y después <a que mandara a México y sus provincias, como antes lo solía hacer>. Según su propio relato de estos hechos, Cortés dijo a Cuauhtémoc que nada debía temer. Todas estas palabras tranquilizadoras resultaron engañosas”.

Este 13 de agosto se cumplirán 500 años destos sucesos; fueron 300 de cruel sometimiento e imposición de la Cultura europea  sobre la cultura de nuestro pueblos originarios. Llegó el mestizaje, la fusión de culturas y el nacimiento de un nuevo pais que todavía sufrió atroz derramamiento de sangre,  para constituirse en una Nación que ahora lucha por construir su futuro en un ambiente de libertad y de progreso con justicia. Nada hay que reclamar a  la España actual en relación a la política imperialista de sus ancestros; mucho menos solicitar a su Gobierno que pida perdón al de México  “por la conquista”, en un afán teatral y claramente populista del régimen de López Obrador,  a quien le fascina confrontar a sus gobernados. Los lazos de FRATERNIDAD entre mexicanos y españoles seguirán firmes y se estrecharán con el paso del tiempo,  a pesar de los mensajes colmados de odio y rencor de quienes actualmente nos gobiernan.

LA POESÍA: CONOCIMIENTO REVELADO
Beatriz Villacañas
Madrid

La poesía es nómada: nunca se queda a vivir en una sola definición. Pero es muchas cosas a la vez, en ella se dan la mano la emoción y el pensamiento arropados por la belleza y vibrantes de intensidad, pues la poesía, al ser intensa,  siempre nos da, siempre nos ha de dar, ese golpe manso al corazón que nos abre mucho más los ojos del cuerpo y los del alma. Y todo ello, emoción, pensamiento y belleza son conocimiento revelado. ¿Por qué revelado’? Porque la poesía no se dosifica en etapas de aprendizaje: se revela toda entera, es epifanía.

La palabra del verdadero poeta siempre tiene potencia reveladora, amplía el horizonte de percepción, hace ver aquello que es diferente a lo conocido, hace ver lo diferente en lo conocido. La mejor filosofía es aquella cuya palabra no es sólo inteligible sino sugerente. Por su parte, la verdadera poesía es no sólo emoción, sino conocimiento. Y no es que la poesía aclare los misterios, el misterio último que envuelve la vida. Lo que la poesía hace es agudizar nuestra percepción de lo inexplicable, no desentraña el misterio, pero nos revela su belleza y su poder sobre nosotros, haciéndonos más conscientes de su existencia y de nuestra vulnerabilidad y, por ello, más sabios. La poesía no explica el mundo, da fe de su misterio.

La más hermosa paradoja es que, cuando la palabra poética se acerca al misterio, se puede producir un destello de conocimiento, una revelación, el conocimiento revelado, y este conocimiento va más allá de lo exclusivamente racional, es al mismo tiempo idea y emoción.

La poesía es más que un género literario. Todo gran poeta lo sabe y, si bien el poeta necesita de la palabra para escribir poesía, la poesía existe por sí misma, con poeta o sin él. Recordemos los versos de un grande de la poesía española, Gustavo Adolfo Bécquer, que no por popular y, digámoslo así, “fácil”, deja de ser sobresaliente:

No digáis que agotado su tesoro,
de asuntos falta enmudeció la lira,
podrá no haber poetas, pero siempre
habrá poesía.

Pero la poesía es la que toca con su gracia al poeta, y aquí entra, de pleno derecho, su   palabra, la palabra del poeta, con su potencia reveladora, comunicando, revelando, lo que él es capaz de ver, pues el poeta verdadero es el que tiene la facultad de ver lo invisible en lo visible y de percibir el corazón sagrado de la carne y de las cosas.

 

4 comentarios en “CRÓNICAS, ARTICULOS Y ENSAYOS”

  1. Amigo Jaime, tu escrito es profundo? Abarca el episodio histórico desde varios ángulos. Ello conlleva objetividad. Muy bueno, gracias.

    Responder
  2. El conflicto afgano. Estimada Eunate, tu escrito es muy atinado e invita a reflexionar acerca de lo que se está haciendo para ayudar a la población de Afganistán, principalmente a las mujeres. Ojalá se despierte la conciencia global y haya acciones a favor de estas pobre víctimas. Felicitaciones.

    Responder
  3. Golpe final de Cortés a Tenochtitlan. Mi querido amigo, sabemos bien que hace falta conocer el pasado para entender el presente. Como bien dices: los mexicanos actuales somos el resultado del mestizaje, y según Vasconcelos, con el que estoy de acuerdo en esto, nuestra patria es un crisol donde se fundieron diversas sangres, dando como resultado gente fuerte en muchos sentidos. el texto es ameno y sintéticamente nos da información valiosa. Gracias, un abrazo.

    Responder
  4. La espantosa banalidad del mal. Antonio tu escrito es una desgarradora «radiografía» de la abrumadora realidad, en la que el mal se manifiesta, intensamente y con frecuencia se ejerce sin motivo aparente. Sólo nos queda hacer el bien en el ámbito que nos corresponde para contrarrestar el peso de la maldad humana. Saludos,

    Responder

Deja un comentario

CRÓNICAS-ARTÍCULOS Y ENSAYOS

 

Todo lo publicado en  ARISTOS INTERNACIONAL está sujeto a la ley de propiedad intelectual de España

Noviembre 2020 nº 37  

La Dirección no se responsabiliza de las opiniones expuestas por sus autores. 
Estos conservan el copyright de sus obras
AL SERVICIO DE LA PAZ Y LA CULTURA HISPANO LUSA

COLABORAN. Carlos Benitez Villodres (Málaga-España).-Lola Benítez Molina (Málaga-España).-Antonio Camacho Gómez (Argentina).-José Lissidini Sánchez (Uruguay).-Ángel Medina (Málaga-España).-Gustavo Paez Escobar (Colombia).-Carlos Pérez de Villarreal (Argentina).-Piedad Romo-Leroux (Guayaquil-Ecuador).- María Sánchez Fernández (Übeda-España).- Jaime Solís Robledo (México ) Beatriz Villacañas (Madrid-España)

LA SOLEDAD DEL ESCRITOR
Carlos Benítez Villodres
Málaga (España)

La soledad, que significa aislamiento o confinamiento, falta de contacto con otras personas, puede tener origen en diferentes causas, como la propia elección del individuo, una enfermedad contagiosa, hábitos socialmente inaceptados u otras como la situación social o laboral de la persona.

La soledad durante períodos breves es a veces valorada como un tiempo más o menos corto para trabajar, pensar o descansar sin ser distraído.

Para Kafka, que vivió en Praga con su familia, la soledad era difícil de conseguir y al mismo tiempo imprescindible.  Por eso, las noches eran su momento preferido para escribir. En una carta a Felice comenta: “Para poder escribir tengo necesidad de aislamiento, pero no como un ermitaño, cosa que no sería suficiente, sino como un muerto. El escribir en este sentido es un sueño más profundo, o sea, la muerte, y así como a un muerto no se le podrá sacar de su tumba, a mí tampoco se me podrá arrancar de mi mesa por la noche.  Esto no tiene que ver directamente con la relación con los hombres, pero es que solo soy capaz de escribir de esta forma sistemática, coherente y severa, y por lo tanto, solo puedo vivir así”.

Susan Sontag recuerda al escritor de “La metamorfosis” cuando habla de su necesidad de soledad para buscar “la propia voz”. Kafka imaginaba un taller en el sótano de un edificio, donde dos veces al día alguien pusiera algo de comer en la puerta. Él decía: “Para escribir nunca se está suficientemente solo”.  Pienso en escribir como en estar en un globo, en una nave espacial, en un submarino, en un armario.  Es ir a algún sitio, donde no hay nadie a concentrarse, a oír la propia voz de uno.

“Solamente aislándose por completo, dice Oscar Wilde, se puede trabajar.  La ociosidad te proporciona la disposición para escribir, y la soledad, las condiciones.  La concentración en ti mismo te devuelve al nuevo y maravilloso mundo que surge en el color y la cadencia de las palabras en movimiento”.

   Paul Auster escribió tras la muerte de su padre “La invención de la soledad”, una de las reflexiones más lúcidas sobre la capacidad y la necesidad que tiene el escritor de estar solo: “…Creo que lo asombroso es que cuando uno está más solo, cuando penetra verdaderamente en un estado de soledad, es cuando deja de estar solo, cuando comienza a sentir su vínculo con los demás…”.

   “Creo, en realidad, que en el trabajo literario uno siempre está solo, dice García Márquez. Como un náufrago en medio del mar.  Sí, es el oficio más solitario del mundo.  Nadie puede ayudarle a uno a escribir lo que está escribiendo”.

Muchos son los escritores que reivindican un espacio y un tiempo propios en el que la única compañía sean sus fantasmas. Y es que para escribir se necesita estar en otro mundo, lejos de la gente y del ruido, porque es preciso un silencio absoluto en el que solo se escuche la voz de uno mismo.

Es evidente que el escritor escribe en soledad, la necesita para plasmar en el papel o en la pantalla del ordenador aquello que le sale de sus adentros. “Cuesta pensar, manifiesta el escritor chileno Edmundo Concha, que existan personas que se aíslan y solo cultivan su espiritualidad, en este caso leer y escribir (como Alone, Hernán Díaz Arrieta). Sin duda son personas hipersensibles, con gran riqueza interior, y eso los hace capaces de no importarle las cosas que a la gente le interesa, sino abocarse a la lectura y a escribir”.

Existen y han existido siempre. Y siempre han chocado con el exterior, con el vulgo o con la masa, porque a ésta no le cabe el desligamiento de alguna de sus partes, ya que constantemente lucubra que el mundo está inmerso en la mayoría.

Ciertamente, los artistas en general necesitan de algún sosiego para realizar su trabajo, y esa quietud, obviamente, se la proporciona la soledad. Es imprescindible. Solo las personas inteligentes y cultas entienden esto y lo respetan. Los tontos, los huecos, los mediocres no pueden y le saben a “rareza”, a cuestión de locura. Por eso, los verdaderos artistas se rodean de seres que los comprenden y se amoldan a sus costumbres. De lo contrario, pierden.

Interesante el tema de la soledumbre en los escritores, en especial porque toca un punto exclusivo que conviene tener en cuenta. En nuestra vida, hemos percibido la diferencia que marca la clausura interior. No ha sido fácil, porque se tiene que lidiar a diario con las obligaciones, los deberes, “las cosas simples de la vida”.

“La soledad es una vasta región, expresa el escritor torrevejense Rodolfo Carmona, donde dormimos y soñamos. La soledad es un mar sin oleaje, un lago en mitad del desierto, una ninguna parte en cualquier parte. La soledad visita siempre al escritor cada vez que este la llama, que la necesita. El escritor necesita la soledad, pero la soledad no necesita al escritor”.

Cuando el escritor se dedica a su obra, debemos dejarlo solo, en brazos de la soledad, pero nunca debe sentirse solo porque esta situación para él le llevaría a la desesperación, a la muerte. 

ESOS OJOS DESCONOCIDOS
Lola Benítez Molina
Málaga (España)

Esos ojos que respiran, que lo dicen todo, se me clavan en el alma con el dolor que ocasiona la incertidumbre. Son los que, esta vez, me impulsan a escribir.

            Quiero que esos ojos se inunden de olvido, para que su retina no guarde el dolor existente y para que el miedo quede yermo. Pasasteis con temor y desconcierto. Son ellos los que hablan. Los gestos, las sonrisas no pueden quedar atrás.

            Eran unos ojos que manifestaban recelo en una pareja de enamorados adolescentes, cogidos de la mano, que han pasado de ser niños a adultos en menor medida de lo que dura un segundo.

            Pasan desapercibidos como tantos otros, pero sus miradas resquebrajaron mi paso. Puedo entenderlos y quiero mostrarles lo mejor de la vida: el amor. El dolor endurece y te vuelve desconfiado.

            Anhelo que pase este tiempo deprisa y que se llene de olvido, que solo lo bueno nos deje.

            El reconocido escritor John Steinbeck refiere: “Un alma triste puede matar más rápidamente que una bacteria”. Por ello, no podemos dejar que ninguna situación nos aflija. El poder del ser humano radica en su fortaleza. La presión psicológica es muy fuerte y merece la pena actuar con cautela y disciplina.

            El mundo no es de los débiles, pero tampoco de los locos inconscientes que ponen en peligro no solo su vida, sino la de los demás.

            Eleanor Roosevelt dice: “No basta con hablar de paz. Uno debe creer en ella. Y no es suficiente con creer. Hay que trabajar para conseguirla”. Nos guste o no, no nos queda más remedio que trabajar para conseguir acabar con el SARS-coronavirus-2 (2019).

            Quiero volver a ver ojos radiantes de alegría que, gracias a la colaboración de todos, sin excepción, tendremos la dicha de percibir en los nuestros. El hombre dominado por las drogas o por el egoísmo es hombre muerto. Que no atente contra la vida de los demás. Si tiene miedo, lo cual es lícito, que pida ayuda hasta que alguien sepa escucharlo y ahondar en su dolor.

            Para concluir, una frase que me gusta recordar para seguir adelante con fuerza: “Jamás desesperes, aún estando en las más sombrías aflicciones, pues de las nubes negras cae agua limpia y fecundante”. (Proverbio Chino).

            Y una más, de Tony Robbins, para alegrar el ánimo: “Vive la vida con una actitud de expectativa optimista, sabiendo que todo lo que pasa te beneficia en un sentido o en otro”.

 

LOS ANCIANOS DEBEN MORIR
Por Antonio Camacho Gómez
Argentina

No me refiero a la eutanasia, que en Holanda promovió una asociación de gerontes por la actitud de parientes de otros ancianos pudientes conchabados con médicos inescrupulosos para heredarlos tras sus muertes prematuras y engañosas. Tampoco a la inquietud existente en los gobiernos de países centrales por un índice de natalidad desequilibrado respecto a las personas de la tercera edad y en materia de la sustentabilidad de las jubilaciones. Ya hubo intentos de incrementar la edad con la inmediata repulsa de los trabajadores. Se calcula que deben haber dos y medio – en la Argentina apenas llega a uno y medio por cada pasivo-. Soslayo, asimismo, el ensañamiento científico para prolongar vidas terminales, con oposición, incluso, de la propia Iglesia Católica.

Ni siquiera me voy a detener a subrayar el mérito de quienes superada la edad de los noventa  años siguieron y siguen destacándose en diversas disciplinas como la pintura, la música, el cine, las artes en general y las ciencias. Al respecto escribí un artículo en el diario El Litoral de Santa Fe, Argentina, con foto, que puede ser consultado por los medios electrónicos.

En este caso voy a comentar una denuncia inconcebible vinculada con la economía que tantos desastres está ocasionando al planeta Tierra por el descontrol en el manejo de los recursos naturales; la tala de bosques, la polución ambiental, la contaminación de los océanos y, en definitiva, la violación del clima y el exceso de gases de efecto invernadero. Pero con lo económico relacionado con la ancianidad.

En Internet y las redes sociales ha transcendido la denuncia de un personaje ecuatoriano, que da la cara, en el sentido de que el vicegobernador de Texas ( o Tejas) ha dicho en estos días que “ los abuelos deberían sacrificarse para salvar la economía y no paralizar al país norteamericano. Deben morir”. Una verdadera aberración. Nada extraño en una nación en donde la discriminación, la xenofobia y los asesinatos frecuentes, sobre todo de negros por la policía, están en el orden del día. Pero hay más. La señora Lagarde, que fue directora del Fondo Monetario Internacional y actualmente gerenta del Banco Central europeo expresó, según el transcendido, que “ los ancianos viven demasiado y eso es un riesgo para la economía global”. Claro, no debe referirse a los ricos y a los que integran las grandes corporaciones. Lo expone sin duda el primer ministro japonés: “ Digo a los ancianos que se den prisa en morir para que el Estado no tenga que pagar su atención”.

¿ No les recuerda al nazismo? Y, también, a la “ guerra del cerdo»,una novela de Adolfo Bioy Casares, en que los jóvenes salían a matar ancianos.

Paren el mundo que me quiero bajar.

 – VIDA ES VIDA –
José Lissidini Sánchez
Uruguay

Amor, piedad, solidaridad, dignidad, temor, conciencia, disciplina, respeto, compañerismo, valores, madre, padre, mayores, ancianos, maestros,Dios, los sí y los no, lo correcto y lo incorrecto, lo debido y lo indebido,la cobardía y el coraje, la humildad y la soberbia, lo banal y lo importante,lo justo y lo injusto, la honra y la deshonra, lo moral y lo inmoral, la vida y la muerte, la piedad y el odio, el principio y el fin, el HOGAR..

Los Derechos  Humanos comienzan en el seno de las familias, en cada hogar, y aun más, el génesis de los mismos es la matriz femenina, pues la matriz es laúnica  vía del ser humano para llegar a la tierra .

Matar, significa extinguir lo vivo, se encuentre en el estado en el que se encuentre,

esta verdad original no admite vanas discusiones, ni falsas manipulaciones, aparte lo  religioso. Lo vivo por tal hecho, es pasible automáticamente de todo derecho. Si las Naciones y sus ciudadanos , deploran  la aplicación de la pena de muerte  que recae por debido proceso y sentencia ejecutoriada, sobre delincuentes, que se encuentran en tal condición por haberle arrebatado el derecho a la vida a un semejante, por actos aberrantes, y con la abolición  de la pena máxima se le protege su derecho a la vida,

entonces, resulta banal, inadmisible, incomprensible, insustentable, falto de lógica, el permitir aplicar esa  “pena de muerte” casi a modo de traslado, a un ser vivo aunque aun no nato. debemos coincidir que hablamos de una entidad viva, que no puede defender por si sus derechos, pues no tiene voz, pero ello no implica que no quiera vivir, en consecuencia los únicos abogados que pueden romper ese silencio, somos nosotros. Claro, mientras no nos vayan a matar a nosotros, filosofamos y sentenciamos, determinamos y decidimos, sobre la vida de otros. La gran pregunta que nos debemos hacer es, ¿ que mal produjo una entidad viva, en formación, para que no le permitan la vida? Un crimen, un asesinato aunque avalado por un Orden Jurídico, seguirá siendo un crimen. Aunque “legal”, la permisividad de la muerte, no es aceptable, se sea célula o ser humano, porque en ambas hay vida indiscutiblemente, científicamente.¿Acaso una semilla, porque aun no es árbol o planta, no esta viva?  Ante lo que no debemos ser más timoratos y cobardes, y clavar profundo la pica en el suelo para que resulte inamovible, es la verdad de que, vida es vida, y toda vida posee derechos, así la que vuela, la que repta, la que nada y la que se mueve erguida sobre la tierra, y es así como que “en el mundo existe el bien y existe el mal, en el medio, nada”.

En una máxima tan sencilla, radica el equilibrio, aplicación y respeto de los Derechos Humanos, como que biologicamente solo existieron, existen y existirán dos sexos, como que para que sobrevenga el día debe de salir el sol y para que sobrevenga  la noche, la luna y las sombras. El que por medio de una Norma, los hombres con temor a los votos , y los grupos protestantes,vuelvan legal el asesinato, no significa que este bien. Lo cierto es que dentro de la enumeración de los Derechos Humanos, aun no he visto al crimen como uno de tales derechos, de configurarse como tal, no cabria otro que incluirlo, de otra manera, seriamos tan solo PICCOLI BORGHESE IPOCRITI, niente di piú.

Siendo ladrones de vidas, nos vanagloriamos de defensores de los DERECHOS HUMANOS. ¿ De cuales humanos hablamos? De los de África que hace décadas viven en situación infrahumana, a la vista del mundo, marginados, mujeres y niños condenados a muerte desde el vientre materno, a los que las supuestas Naciones de un supuesto primer mundo moderno y civilizado, traficantes de armas y medicamentos obsoletos, proveen a las hordas supuestamente revolucionarias, pero que solo son criminales, depredadores , antropófagos, bestias  ,dementes con sueños de reyezuelos,

monstruos,  que deberían hace mucho tiempo pernoctar en un psiquiátrico de por vida, para que sigan las masacres, y de esas masacres centenarias, son culpables muchos de los que se embanderan con el manto sagrado de los Derechos Humanos. Antes de hablar de derechos humanos, cada uno de los integrantes de la humanidad, debemos hacernos cargo que durante dos mil años, aun seguimos manteniendo en su cruz al Cristo, y cada uno hemos tomado al menos una vez en la vida, no la piedra, sino la lanza para volverla a clavar en su costado, y ante la pregunta:

¿ Quien lo hizo? Con nuestra sonrisa y gesto de “yo no fui” , respondemos ¿ Fuenteovejuna lo hizo?

¿ La conclusión? En esta tierra infame, nadie ignora nada como tampoco nadie es inocente, aunque quienes se creen los señores del mundo, piensen que el resto somos un ato de arlequines, bufones, sus pequeñas sabandijas de madera, mientras ellos en la trastienda de los gobiernos , señalan con su garra sarmentosa, donde y cuando se aplican, si o no, los Derechos Humanos. La sociedades no necesitan el servilismo que no hacen posibles los derechos y menos, las libertades que ellos requieren para su aplicación.   Esperan que sus representantes, sus voces, se nieguen a defender ya más ante el poder, lo indefendible, no dejar que siga siendo “ PODEROSO CABALLERO, DON DINERO”, que descubran nuevamente a DIGNIDAD Y HONOR.

Quizá para lograrlo, ¿ por qué, no?, hasta sería un cambio esperanzador, cual aire refrescante volverse, aunque por un rato, el JOKER, pues ello nos hablaría de autenticidad, y porque hoy ser autentico, es ser marginado, diferente, es ser demente.

Más claramente y para que no quede lugar a dudas. Lo que deseo compartir, es que resulta altruista, bonito, de buena fe, plausible, adecuado, plantearnos una seria discusión sobre los que llamamos Derechos Humanos, pero también debemos hacernos cargos de la realidad, de que su aplicación sin restricciones, para cada ser humano y por igual hasta en el más alejado confín del planeta, solo podrá ser posible,cuando seamos absolutamente libres de sujeciones, de cadenas ideológicas, religiosas, económicas, nacionalismos y amos, que consignen nuestra opinión, acción y libertad a nosotros mismos, o sea, les siga importando un bledo lo que opinemos.

Quienes tenemos familias, deberíamos pensar sin mucho esfuerzo que nacemos, discurrimos y llegamos a viejos, moriremos irremediablemente, y si no hacemos algo útil, ¿ nos podremos ir, pensando que le dejaremos un ASCO de mundo a nuestros hijos y nietos? ¿ Acaso creemos que los bienes , así sean fortunas, y profesiones que les leguemos, al igual que los blasones, los mantendrá a salvo y felices, o al menos satisfechos? ¿ Permitiremos que sigan siendo esclavos, de amos genocidas como lo somos nosotros?

Si. Por favor, les exijo que se enojen, que se ofendan por mis palabras, pero piensen en esta idea: ES PREFERIBLE MORIR DE PIE, QUE VIVIR UNA VIDA ARRODILLADO.  Esta es la razón de los Derechos Humanos, el que todos vivamos de pie, porque ante todo, somos hombres.

Personalmente, pido a Dios que me perdone, por seguir matando a su hijo.

UN POLÍTICO CUALQUIERA
Ángel Medina
Málaga-España

“A fructibus cognoscitur arbor”

Detrás de una pluma puede haber un doliente. Alguien que reflexione y quiera ofrecer esa ponderación para que otros la puedan considerar. Y es que duele un país viendo cómo van surgiendo de las grafías que emborronan el papel muñecotes negros de tinta, que se alzan en señal de protesta por la angustia que padecen.
Los ciudadanos de demasiadas patrias estamos muy cabreados, y la razón es fácil de entender. Y digo “patrias” en plural, porque los políticos no suelen diferir mucho en cualquiera de los países del mundo mundial. Lo que aquí se dice, puede servir en cualquier parte.
Los que dirigen la política – salvo excepciones- han conseguido tocarnos hasta los “mismísimos”. El vaso está colmado hasta la saciedad. Sólo se obtienen promesas incumplidas y se afianza la pobreza generalizada. La sociedad se siente traicionada y ha perdido la fe en los que mandan. Es algo así como si los músicos desconfiasen del director de la orquesta. Son muchos los que detestan cualquier forma de dictadura, pero también son muchos los que piensan que se va retrocediendo en conquistas sociales e incluso se ataca la libertad para instalar el despotismo “des-ilustrado”, al amparo de la sacrosanta invocación a la Democracia. Antes eran unos pocos los chupópteros que mamaban de las ubres, pero hoy son legión, sin que acaben nunca los procesamientos, si es que se inician y no prescriben antes. Eso, por no hablar de la nueva casta que viene a salvarnos, que tras probar la fruta prohibida acaba integrándose en la vieja. Por sus frutos conocemos al árbol, como dice el proverbio latino que encabeza estas letras.
Hagamos uso de la imaginación ¿o tal vez basta la simple observancia de la realidad? …)
Si tenemos, de una parte, un cubilete, y de la otra distintos ingredientes, y echamos dentro del mismo un toque de progresismo barato, unas migajas de nuevas leyes para azuzar a unos contra otros y dividir al pueblo, o se promueve el encuentro entre civilizaciones, sin tenerse en cuenta la dificultad que entraña la integración con quienes mantienen de manera directa o velada el expansionismo teocrático y no practican los derechos humanos; si agregamos dos cuartos de emancipación radical, una ración de ecologismo pomposo, el histrionismo de un verbo ramplón ( ya se sabe: esa clase de oradores que hablan sin parar para no decir nada),un montón de gotas de autosuficiencia, un anticlericalismo latente ( se eliminan los valores y se puede manipular mejor al individuo), el despilfarro de la economía de manera desbocada, el retroceso en la calidad de la enseñanza, el empobrecimiento generalizado, haciendo caer las clases medias que son el sustento de todo país, el enfrentamiento entre la ciudadanía, dividiéndola en blancos y negros, rojos y azules, explotadores y explotados… y todo eso lo agitamos enérgicamente, ¿ qué podrá salir del cóctel?. Sí; lo han adivinado. Un político progre.
¿Y qué hace un político oportunista? Pues eso que se tiene a pelo en la boca: implantar su ideología y autoproclamarse César de ese imperio. Como aquel enorme octópodo de “20.000 leguas de viaje submarino”, el leviatán gigantesco abraza el país con sus tentáculos, al amparo de un reformismo populista, cuando no populachero, forjándose la aureola de ser el salvador del sistema, situándose por encima del bien y del mal. Él y su bandería son los buenos de la película. Mesianismo de un inepto que puede arrastrar todo un país hasta el fondo del abismo. Vanidad de vanidades, como dirá el Eclesiastés. Houdini de la marrullería. ¡Basta ya de advenedizos! No más aventureros.
La ciudadanía se encuentra inerme. Por eso, han de promoverse iniciativas que vengan a consolidar la política y alejar a los arribistas. Un país se juega mucho, según en manos de quién se encuentre. El conductor puede conseguir que su batuta extraiga de los instrumentos una sinfonía extraordinaria, pero también que rechinen, desafinen y que los espectadores tengan que abandonar la sala y exigir su dimisión.
No más lamentos. Propuestas, sí. Exigencias, también.
En primer lugar, es deseable que gobierne el partido más votado. Parece una perogrullada, pero no lo es. No basta conseguirse el mayor número de votos en los comicios, pues puede acabar gobernando el que las pierdes si se coaliga con otros partidos perdedores. Un fraude legal. Se estraperla con las papeletas mediante el apoyo, a cambio de recibir contrapartidas. Prometen el oro y todo queda en oropel.
El bipartidismo ha sido sustituido por el pluripartidismo. La derecha se ha desplazado hacia el centro y la izquierda pretende ocupar espacios de la derecha, en tanto que el centro se presta a tejemanejes de unos y otros en busca de electorado, mientras que grupitos de nuevas facciones de roedores merodean buscando morder el queso. Pero, el pluripartidismo es un engaño, pues el programa del ganador puede no llegar a aplicarse. Hay que cambiar el sistema. Las coaliciones entre partidos han de hacerse antes y no después de las elecciones. Agruparse antes de los comicios en orden a las ideologías, pero nunca después. Dos únicos bloques que puedan reagrupar las corrientes afines, aunque difieran en la aplicación de los programas respectivos. Eso es cosa entre ellos, pero hacerlo después de las votaciones es un auténtico timo a los electores. Un engaño al Pueblo.
Nos hemos acostumbrado a que nos mientan impunemente. Los compromisos electorales han de ser cumplidos. Esta sería la segunda demanda. No es concebible que exista el delito de la publicidad engañosa, que establece pena de prisión, y sin embargo quienes mienten haciendo promesas para ganar las elecciones (que es algo muy serio), no sufran penalización alguna por el incumplimiento. La memoria colectiva ha de ser la hemeroteca, donde se recoge todo lo que se dice.
En tercer lugar, ha de establecerse un perfil para los altos cargos del gobierno, y sobre todo para el Presidente de la Nación, tanto a nivel ético como profesional. Tecnócratas y no simples afiliados que buscan la olla. Personas de reconocida valía, formación y competencia. No puede ser ministro del ramo alguien que no tiene ni remota idea del cargo y ha de ser llevado en volandas por sus subordinados. ¿Cómo entenderse – pongamos, por ejemplo- que se le ofrezca la cartera del ministerio de defensa a alguien que no pertenece al estamento militar? ¿Qué criterios puede tener a la hora de defender su país? ¿O Sanidad, que cuando llega una pandemia se mueve entre el error y el desconocimiento?
En cuarto lugar, el político ha de responder de sus actos al finalizar su mandato. Ser sometido a juicio para reconocérsele la labor realizada o pedírsele cuentas de la misma. Precedentes hay. Islandia ya sentó en el banquillo a un presidente por su negligencia. No es de recibo, que robar una gallina pueda acarrear la privación de la libertad, y quien hunda un país se puede ir de rosita. De esta manera, los gobernantes se cuidarían de cómo han de gestionar el poder que el pueblo le ha entregado y no dilapidarlo en la más completa impunidad.
Decía Groucho Marx: “La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados”.
Algunos, deberían tomar nota de esta humorada tan seria.

LETRAS CALDENSES
Por: Gustavo Páez Escobar
-Colombia-

José Miguel Alzate, constante analista de los valores culturales de su región, recoge en el libro Nombres en las letras de Caldas, editado por la Gobernación, cerca de 80 textos que ha escrito a lo largo del tiempo. Es un enamorado de su comarca y sobre todo de Aranzazu, su patria chica, a la que asigna el nombre literario de San Rafael de los Vientos (título de una de sus novelas) y no cesa de exaltarla en artículos y libros. Otras obras recientes que tienen como escenario a Aranzazu son la novela infantil Cuando en sueños Amanecer conoció el bosque y el libro de cuentos Historias de un pueblo encantado.

En el ensayo preliminar anota que las primeras inquietudes literarias en Caldas nacieron hacia los años 1880-1885, y que en 1904, con la fundación de Revista Nueva, dirigida por el atildado escritor Aquilino Villegas, surgieron varios nombres que le dieron impulso al empeño inicial. En 1910 ese afán era un hecho cierto, y a partir de entonces aparecieron otras figuras notables, como Rafael Arango Villegas,  el escritor costumbrista más importante después de Tomás Carrasquilla, y Roberto Londoño Villegas, conocido como el cronista Luis Donoso.

El grupo de los grecolatinos, el más prestigioso en las letras caldenses, marcó un hito en la vida regional, con eco en todo el país. En él sobresalieron Fernando Londoño Londoño, Silvio Villegas, Arturo Zapata, Antonio Álvarez Restrepo, Gilberto Alzate Avendaño, Alberto Mendoza Hoyos, entre otros. El grupo se distinguió por el riguroso manejo del idioma, la elocuencia del estilo, el fulgor de las metáforas y el puntilloso manejo del adjetivo.

El último grecolatino, César Montoya Ocampo, que hasta el último momento de su existencia mantuvo refulgentes las ideas y las galas que eran características de su talante literario, murió en Pereira en mayo de 2019, a los 89 años de edad. Era oriundo de Aranzazu, como José Miguel Alzate, y los ligaban estrechos lazos de hermandad. De esta población es también Javier Arias Ramírez, eminente poeta con resonancia nacional.

En los años 30 tuvo alta nombradía Bernardo Arias Trujillo con Risaralda, novela ejemplar. En la década del 40 surgió otro grupo de señalados méritos: Otto Morales Benítez, Ovidio Rincón Peláez, José Hurtado García, Danilo Cruz Vélez, Jaime Mejía Duque, Adel López Gómez, Antonio Cardona Jaramillo –Antocar– (los dos últimos, nacidos en el futuro departamento del Quindío).

En diferentes épocas se destacan Blanca Isaza de Jaramillo Meza, Maruja Vieira, Beatriz Zuluaga, Omar Morales Benítez, Jorge Santander Arias, José Vélez Sáenz, Fernando Arbeláez, Iván Cocherín, Néstor Gustavo Díaz, Hernando Salazar Patiño,  Hernando García Mejía, Carlos Arboleda González, José Chalarca, Augusto León Restrepo, Óscar Echeverri Mejía (nacido en Ibagué), Fernando Mejía Mejía, Carlos Enrique Ruiz, Eduardo García Aguilar, Octavio Escobar Giraldo… La lista es extensa, y la limitación de este espacio no permite hacer las debidas precisiones. Es digno de encomio el empeño que desde vieja data ha mostrado José Miguel Alzate por resaltar la esencia creativa de Caldas.

LARGA ORILLA DEL RECUERDO
DE EMIL GARCÍA CABOT
Carlos Pérez de Villarreal
Argentina

Instituto Literario y Cultural Hispánico

Resumen: Emil García Cabot es una figura representativa de la literatura argentina contemporánea, cuya prodigalidad en la escritura ha traspasado las fronteras de su país, siendo reconocido a nivel internacional. Su tarea se ha desarrollado en todos los géneros literarios, como la poesía, la narración, el cuento, el ensayo o la novela, pero lo que sobresale de su pluma, es la habilidad retórica con que toma cada uno de estas categorías para darle una narrabilidad esmerada y selecta. No por algo sus obras han logrado distinciones, premios y publicaciones en diferentes medios. En el año 2015, el Instituto Literario y Cultural Hispánico le otorgó el Premio ILCH por su destacada trayectoria en la Literatura Hispanoamericana. Aquí consideraremos su obra LARGA ORILLA DEL RECUERDO, novela que distingue una sorprendente narración, profunda, intensiva, con un manejo inmejorable de su prosa.

Palabras claves: representatividad – literatura – novela – narración

Abstract: Emil García Cabot is a representative figure of contemporary Argentine literature, whose prodigality in writing has crossed the borders of its country, being recognized internationally. He has developed his work in all literary genres, such as poetry, storytelling, short story, essay, or novel, but what stands out in his pen is the rhetorical skill with which he takes each of these categories to give it a careful and select narrability. Not for nothing have his works achieved distinctions, awards and publications in different media. In 2015, the Hispanic Literary and Cultural Institute awarded him the ILCH Award for his outstanding career in Hispano-American Literature. Here we will consider his work LARGA ORILLA DEL RECUERDO, novel that distinguishes a surprising narrative, deep, intensive, with an unbeatable handling of its prose.

Keywords: representativeness – literature – novel – narration

     Analizar la novela de Emil García Cabot, LARGA ORILLLA DEL RECUERDO, ambientada en el invierno de 1966 en la ciudad de Mar del Plata, ha retrotraído a quien esto escribe, a su juventud, ya que nacido en esta ciudad, en la cual reside actualmente, las narraciones y sucesos de esta ficción se han visto reflejados en sus recuerdos. Los lugares donde transcurren los hechos, “El Partenón” de Playa Serena, el puerto, la banquina de pescadores, los elevadores de granos, el antiguo restaurant Chichilo, la costa marplatense frente al Hotel Provincial, las calles céntricas de la ciudad, el café París… fueron escenarios que ha recorrido infinidad de veces. Verlos transformarse por la aparición de los personajes de la novela, ha resultado ser una experiencia muy particular y reconfortante. Y si bien estas consideraciones son muy particulares, por otro lado, han llevado a que se interpretara la obra, con mayor ecuanimidad.

     La novela comienza con un protagonista Mauricio Ortegui, quien debido a circunstancias que poco a poco se van a ir desvelando, se encuentra en ese “Partenón”, a diez kilómetros del puerto de Mar del Plata, venido de Buenos Aires, en una fría mañana invernal. ¿Por qué motivo llegó hasta allí?, ¿qué representa ese lugar para Mauricio? Interrogantes que desde el principio, desde las primeras líneas, se introduce en el lector como una sombra imperceptible que comienza a cubrirlo todo. Así lo deja sentir su autor, en los párrafos iniciales:

 ¿Podría decirse que todo comenzó con aquel golpecito de la palma derecha de Ferrara, simultáneo con el leve peso pero también firme contacto de un frío metálico en la diestra que asimismo yo acababa de extenderle para tan solo despedirnos como de costumbre? Porque entregadas así, con seguridad y el bienintencionado desafío de mi amigo (“Debe de existir el modo en que de una vez por todas puedas trazar las coordenadas de tu vida”), las llaves me dieron la certeza de que el futuro aún podía estar en mis manos”. (11)

     Esa construcción, será el principio de una Odisea… y el final ¿tal vez? ¿Busca Mauricio “encontrarse” a sí mismo? Allí “descubre” a Alejandra con un grueso cuaderno en sus manos. Aparece aquí el personaje femenino, antítesis de Mauricio. ¿Qué representa Alejandra?, ¿por qué es tan importante el estar con ella, si recién la conoce?, ¿qué significado tiene para su vida?

Vuelven los interrogantes. Alejandra. Esa Alejandra (¿Alexandra?) Panus, incógnita, enigmática, inescrutable, que comienza a adueñarse de su pensamiento, recién conocida.

Comienza así un juego de palabras, en la que la maestría literaria de García Cabot, lo lleva a utilizar el recurso literario de escribir en cursiva los pensamientos internos de Mauricio, entremezclados con el texto de la obra.

Este monólogo interior del personaje, esta técnica narrativa, explicita los íntimos pensamientos del protagonista, sus sentimientos y disquisiciones, que revelan lo más íntimo de sí mismo, ganando este soliloquio, independencia y credibilidad. Nos remite así a escritores de la talla de James Joyce (1882 – 1941) en su Ulysses, a Virginia Wolf en Al faro y Las olas o a William Faulkner en El ruido y la furia,

Pero aquí se utiliza este proceso de una manera totalmente distinta a lo habitual: entra abruptamente en el texto, impresionando al lector, que sorprendido, absorbe la presencia del personaje en forma muy particular, metiéndose en su propia piel. El leedor se hace partícipe de la narración, como si fuera un “lector cómplice” al decir de Julio Cortázar, demostrando su enorme valor en el desarrollo de renovar el texto literario.

¿Y lo escrito en negrita?, otro recurso, complejo pero seductor, porque al transcurrir el texto, parecerían ser diferentes voces. Voces que a veces dejan saber de quiénes son, y a veces no. Este compendio de escritura es múltiple de enfocar. Hay que releer para entender. Y allí está la sabiduría del escritor.  Todo está pensado. Nada fue librado al azar. La imaginación llevada al límite.

     Los dos personajes centrales, permiten intentar descifrar cual es el sentido de su cercanía, el porqué de su encuentro, ¿fortuito, tal vez? Y aquí la trama se vuelve intrigante, porque dos historias, cada una de ellas cargadas con las propias mochilas de sus experiencias de vida, se encuentran, incluso dejando “ver” un posible alejamiento, marcadas tal vez por sus propias personalidades y sus improntas personales.

Mauricio, viene de expresar un vacío existencial que lo lleva a ese invierno marplatense junto a los acantilados, donde encontrará a Alejandra Panus, que viene de Grecia, ¿tratando de mitigar la pena por un ser amado que ha desaparecido de su vida trágicamente?

Y este encuentro y desencuentro se hace palpable, visible, en ese ir y venir de palabras, sensaciones y emociones. En este conflicto generado, se podrá observar la actitud de ambos, irresuelta tal vez, por las propias inhibiciones de sus existencias. ¿Se puede ser parte de otro? Esa es la pregunta fundamental.

   Los nombres griegos utilizados descubren también una realidad insoslayable: ese Mauricio, cuya simbología es “oscuro”, Adelfó, “hermano” y la palabra Alejandra, cuyo significado, “protectora”, permitirá descubrir lo diferente, lo inaccesible. Incluso el nombre del barco, “Paciencia”, buscando tal vez, ese tiempo de espera para reconstruir algo buscado. 

Y los poemas de Yorgos Seferis, ese griego inconmensurable, premio Nobel de Literatura, que acompañan la acción.

    LARGA ORILLA DEL RECUERDO, es una obra que al comenzar a leerla, se desea llegar a su final. Atrae esa serie de incógnitas, que no se van revelando sino en forma subrepticia, lo que acrecienta el interés.

Tiene un desarrollo de la escritura muy particular, en donde el lector no para de intrigarse, y como ya lo mencionáramos en párrafos anteriores, invita a la relectura para comprender, sin que esto moleste en absoluto.

Esta intervención es fundamental, porque el acto de leer permite dotar al texto de un nuevo paradigma. Así nos sumergimos en esta historia que busca una experiencia estética, porque entran en juego las sensaciones, los sentimientos y las emociones de quien la lee, expresando una nueva forma de mirar la literatura de su autor

   Esta es una verdadera novela de amor, donde las palabras de García Cabot, ponen en juego en forma ponderada y palpable, las peculiaridades existenciales de los seres humanos, sus conflictos y las pasiones que los embargan. Realmente es un verdadero deleite sumergirse en sus páginas.

La habilidad literaria, se refleja en una imaginación sin límites, en personajes de múltiples aspectos psicológicos, en una trama por demás interesante que llevan en suma a solicitarle a su autor que jamás decaiga en su empeño por escribir.

  LAS CUALIDADES MISTERIOSAS DE LA ÓPERA
Piedad Romo – Leroux
Guayaquil-Ecuador

Este género musical, la ópera, obra en italiano, conjuga la armonía escénica y el canto, con la participación de la orquesta, los solistas, los coros, el director, ballet, danza, escenografía pintura, decoración, iluminación, artilugios escénicos, maquillaje,   y vestuario.

El bel canto, con el que los intérpretes hacen gala de súbitos destellos de belleza, el porte y el gesto, el timbre, el fraseo y la emisión de las palabras, todos combinados,  son las cualidades misteriosas, que convierten a la ópera en mi género musical preferido.

En algún momento de mi existencia, soñé con poseer una voz privilegiada, pero a más de ser parte de algunos coros colegiales y de aquel que funcionaba en la Casa de la cultura, cuyo director era el reconocido maestro español, Carlos Gonzáles Arijita, no tuve participación en ningún otro.

En mi adolescencia, tomaba clases de violín, con un destacado maestro en el Conservatorio Antonio Neumane y al término de estas, con mi inolvidable amiga Isabel Rivera López, quien muchos años después sería la directora del mencionado instituto musical, nos dirigíamos apresuradamente a la Casa de la Cultura, para integrarnos al coro en dicha entidad.

En ese entonces, forme parte coral de las óperas, Caballería   Rusticana, de Pietro Mascagni,  Marina, de Emilio Arieta, representada por primera vez en el siglo XIX, de la zarzuela Luisa Fernanda, en las cuales se lucían las voces de la soprano Beatriz Parra Durango, cuya formación musical la realizó en Moscú y la ha paseado por el mundo, para orgullo de nuestra patria; Teresa García Franco, fallecida prematuramente en Italia y en donde ocupó primeros lugares en diferentes escenarios;  Andrés Córdova León, tenor guayaquileño, con gran madurez vocal;  Maritza Ortega Jordán, cuya voz excepcional, nos ha emocionado en innumerables ocasiones cuando hemos tenido el privilegio de oírla, pues con el paso de los años, es “como esos vinos, que cuanto más añejos saben mejor”, el tenor Ángel Oyola García, de gran y hermosa trayectoria, la tesitura de su voz nos dejaba perplejos, a la par  que el maestro Oscar León, tenor excepcional, ya fallecido, como olvidar a esos inolvidables amigos Pedro Vallejo Porras, Julio Vallejo, Pedro Pinargotte, también tenores de gran  frescura e intensidad; como no traer a esta reseña  a esas voces graves  y profundas de los bajos Gastón Ampuero, Germán Meza,  cuyas presencias vocales y escénicas fueron impresionantes; hoy es Fabián Gonzáles Chiriboga, cuya voz y tesitura particularmente profundas, gran potencia y riqueza en notas graves es quien brillantemente ha seguido sus pasos;  tengo presente al barítono Guido Garay Vargas Machuca, inolvidable interprete y amigo, ya fallecido  y tantos otros cuyos nombres  con el paso de los años he olvidado. Fueron esos tiempos imperecederos, esos recuerdos me colman de gratas emociones.

Mis viajes se iniciaron tempranamente, viaje a Europa, recorriendo distintas ciudades del continente, hasta arribar a Moscú, en agosto del 61, con su paisaje otoñal, lluvia pertinaz, humedad y frío; allí inicié mis estudios en la facultad de ciencias médicas, convirtiéndome después de ocho años en galena, y más tarde en psiquiatra, especialista en psiquiatría de infantes y de adolescentes;  fue entonces, en Rusia  en donde se me abrieron las puertas para asistir a salas de conciertos, teatros, museos,  ballets, cuyos espectáculos, exposiciones, ferias, representaciones  y galas me dejaban atónita.

Quiero expresar mi gratitud a todos los que me ayudaron de una forma u otra a cumplir mis sueños.

La palabra escrita ganó, mi amor por ella y la necesidad de expresarme de la manera más plena posible me condujo a la senda que afortunadamente he tomado.

Mi amor por la música, por la ópera y por los cantantes que la hicieron grande y significativa para mí y para muchos, ha permanecido indeleble hasta ahora, esta ha sido la razón, por la cual me profundicé en su estudio, a través de todas las épocas.

El recorrido de la ópera, se inicia en el barroco con mascaradas, zarzuelas, singspiels, de la autoría de Mozart o de José de Nebra. Para Kurt weill, la ópera de Los tres centavos, es más teatro recitado que ópera.

Dafne, fue la primera de este género compuesta por Pacopo Peri, inspiración de literatos florentinos que conformaban la “Camarata Florentina”, en su intento de revivir la tragedia griega clásica, se representó al público, en el Palacio Pitti, de Florencia el 21 de Enero de 1594, esta obra lastimosamente se perdió.

La primera ópera, que ha sobrevivido es Eurídice de Peri, se representa aún por el Orfeo de Claudio Monteverdi; para el carnaval, en Venecia, en 1637, se vendieron los primeros boletos; Monteverdi se había radicado allí, por su iniciativa se pusieron en escena, Il retorno de Ulises in patria, L’incoronazione de Poppea, él hace realidad ese nuevo contexto del arte musical, pues además  fue un maestro en la destreza  de la viola, siendo nombrado, director  de capilla de Mantua, con el objeto de proveer toda la música para los actos laicos y religiosos; fue él  por primera vez quien recrea un nuevo estilo, una sola voz que declama sobre un fondo musical, en el que la participación de cada   personaje le corresponde a un solo protagonista, es lo que se conoce como “la monodia acompañada”. En estos años se intentó atraer a la llamada “clase mercantil”, la cual de manera alguna no participaba, a más de intercambiar productos, mercaderías y géneros, era peyorativamente así llamada.

Francesco Caballi, propagó estas obras en Italia, en ellas se combinaba la comedia con elementos trágicos; entre 1710 y  1720 Nápoles representaba este género musical intercalado con largos recitativos  en los cuales el virtuosismo era magistral, convirtiendo al vocalista en estrella; los roles de héroe , fueron escritos para la voz de castrato, como Farinelli, el cantante más famoso del siglo XVIII, este era el sobrenombre con el que era conocido Carlo Brochi, quien siendo aún muchacho al caerse de un caballo, tuvo que ser castrado, fue así como se convirtió en un cantante  excepcional, alumno de Nicola Porpora  era conocido, como “il ragazzo” ,el muchacho y su voz de soprano de maravillosa belleza, prodigiosa longitud, pureza y poder lo convirtieron en el divo más admirado de esos años, sus variaciones y gorjeos son insuperables.

 De manera alguna podemos dejar de mencionar a  Faustina Bordonni, mezzosoprano veneciana, virtuosa, única e irrepetible, su prodigiosa coloratura, la rapidez y limpieza con los cuales atacaba los pasajes más difíciles de interpretar, la convirtieron en la voz más admirada de esta época.

Ludwig van Beethoven, a más de las nueve sinfonías, que han sido la fuente primordial de su popularidad, junto a sus obras para piano y música de cámara, que son impactantes, escribió su única ópera, en dos actos, la que se estrenó en 1805, el texto se había usado para la ópera Leonora, “ou l´amor conyugal” de Pierre Gaveaux, Beethoven tenía una partitura de esta, en la que se cuenta, como Leonora disfrazada como un guardia de la prisión, llamado Fidelio, rescata a su marido Florestán, de la condena de muerte por razones políticas. Desde entonces, esta ópera ha tenido un papel importante en el repertorio operístico.

Alessandro Scarlatti, uno de los más reputados compositores del barroco italiano, miembro de la escuela napolitana, perfeccionó el área y la obertura.

Antonio Vivalde, compositor, violinista, profesor y sacerdote católico, apodado, “el cura rojo”, por ser clérigo y pelirrojo, cimentó el género del concierto, era magistral en el violín, clavecín y órgano; nos deleitamos escuchando, “Las cuatro estaciones”.

Qué podemos decir del gran Nicola Porpora, fue compositor y maestro de  Farinelli y de Joseph Haydn; formó parte del movimiento barroco, su ópera  Basileo, re d’orione, fue  representada en el teatro de los florentinos; de igual manera fue el compositor de Berenice, ópera en tres actos y en Nápoles, también escribió la ópera, Flavio Aniceo Olibreo, entre otras más;  compuso  un sinnúmero de misas, salmos y motetes en los que demostró su talento, junto a Hubert Porporino, ambos están considerados por la crítica, grandes cantantes del siglo XVIII; Abrió una escuela de canto, en la que se formaron además de Farinelli, Gaetano Majorana (Cafarelli) y muchos otros, que fueron los mejores intérpretes del siglo XVIII. Farinelli, con su extraordinaria voz, vocalizó, su cantata, L’Imeneo.

Sería una grave falta no traer a estas páginas al compositor Gioachino Rossini, italiano, cuya producción musical abarca, 39 óperas, música de cámara, sacra, creo nuevos estándares para la ópera cómica, como La italiana en Argel, El barbero de Sevilla, La Cenicienta, Otelo (El moro de Venecia de William Shakespeare), cuyos celos enfermizos utilizados por Yago, lo convierten en un ser atormentado, que lo conducen a asesinar a su amada esposa Desdémona.

Un aparte especial merece el estilo vigoroso de Giussepe Verdi, en Nabucco, ópera basada en el antiguo testamento, fue el primer gran éxito del genio de Roncolle, su estreno con el coro interpretando “Va, pensiero”lo convirtió  en uno de los símbolos del movimiento de unidad de Italia, siendo desde entonces un himno que cantan todos los italianos.

Otras de las óperas de Verdi son, Don Carlo y Fastalff; nos referiremos a Rigoletto, basada en la obra teatral de Víctor Hugo, Le  rol se amusse, se presentó por vez primera en Fenice; sus arias: La donna e  inmóvile, Caro nome, Bella figlia del amore, las  escuchamos permanentemente, porque son inmortales.

Rigoletto, significa una danza antigua de varias personas en un círculo, mientras cantan; en la obra, es el bufón jorobado de la Corte de Mantua,  personaje egoísta y malicioso, que vive perseguido y atemorizado por una maldición, que le profirió el Conde de Monterone: “Y tú serpiente, tú que te ríes del dolor de un padre, ¡maldito seas”!

Rigoletto, El Trovador y La traviata, constituyen la trilogía que escuchamos con devoción hasta nuestros días, todas compuestas por Giuseppi Verdi.

Cómo olvidar en estas líneas a Giacomo Puccini, heredero de la tradición lírica italiana, pero abierto a nuevas corrientes de finales de siglo, son doce óperas que conforman su producción, más que suficientes, para hacer de él, uno de los más aplaudidos por sus seguidores; tempranamente compuso Le Villi, en un solo acto, fue recibida con aplausos; poco tiempo después con Magnon Lescaut, que el compositor alcanzó el éxito, esta obra supuso su consagración, que poco después se reafirmó con La Boheme y luego con Tosca y Madame Butterfly; su discurso musical era marcado, melódico e inconfundible; más tarde se distanció de los temas convencionales y abogo por un mayor realismo; su última obra Turandot, quedó inconclusa a su muerte, como consecuencia de un Cáncer de laringe; fue Franco Alfano, quien a partir de los esbozos dejados por su maestro, quien la finalizó.

Petro Mascagni, compositor italiano, cuya obra musical más notable es Caballería Rusticana, con la cual participó en un concurso obteniendo el primer premio; este es el único trabajo que  ha logrado sobrevivir al paso del tiempo; otros como L´amigo Fritz e Iris, no alcanzaron mayor relevancia.

Lastimosamente era partidario de Mussolini, siendo el músico oficial del régimen, para quien escribió, Nerone, un tributo oficial para el dictador; murió inesperadamente en la indigencia.

Feodor Ivanovich Chaliapin, el más famoso bajo de la ópera rusa, revolucionó el teatro lírico, dándole la perfección dramática a los personajes y su credibilidad escénica; Chaliapin se convirtió en una leyenda de la música; su infancia y adolescencia transcurrieron entre graves carencias. Se une a la compañía Ussatov, quien era tenor del Bolshoi y fue su maestro de canto; desempeñó los grandes papeles de bajo  –  barítono como Saliere, en la ópera Mozart y Saliere de Rimsky Korsakov.

Mozart, merece un capítulo aparte, su obra abarca todos los géneros musicales, incluye más de seiscientas creaciones, reconocidas como obras maestras de la música sinfónica, concertante, de cámara, operística y coral; La flauta mágica, es un cuento de hadas, ópera en dos actos enigmática y fascinante, con la Reina de la noche, Papageno y Sarastri; como todo cuento bien escrito, triunfa el bien sobre el mal, el compositor la escribió cuando su salud empeoraba y pasaba un desequilibrio económico; sobre esta ópera, se han escrito enigmas interesantes y curiosos.

No podemos pasar por alto, “Las bodas de Fígaro”, en cuatro actos, escrita bajo un libreto de Lorenzo de Ponte, quien también escribe, Don Giovanny, ópera bufa, basada en un libreto del escritor español, Tirso de Molina; otras óperas como, Cossa fan Tutta, en español, “La escuela de los Amantes”, drama jocoso basada en dos actos, fundamentada en La Metamorfosis de Ovidio, con libreto de Ponti; la ópera más representada en Viena y en diferentes ciudades de Europa, sin lugar a dudas, fue El rapto en el Serrallo, emerge como un gran éxito original, puesto en escena en vida del compositor, quien fallece el 5 de diciembre de 1791, no llegó a cumplir los 36 años; se acusa a Saliere de haberlo envenenado por pecar de envidia; la verdad es que el compositor sufría del Síndrome de Tourette, que se caracteriza por movimientos repetitivos, vocablos no deseados, reacciones imprevistas e incontrolables, esta enfermedad no tiene cura.

Al cine el director, Milos Forman llevó la película, Amadeus, basada en la vida de ambos compositores, con guion de la obra de Petter Shaffer, en este film, el compositor llegó a creer que escribía El Réquiem para su propio funeral; su esposa Constanza, no pudo pagar una tumba, debido a los apuros económicos que pasaba el matrimonio; cuando pudo sufragarlos, el sepulturero no recordó donde lo había enterrado, misterio que hoy aún permanece sin resolver.

Piotr Ilich Chaikovsky, fue un compositor ruso del periodo del romanticismo, siendo reconocido y alabado en el mundo entero, por su producción musical extensa y extraordinaria.

 Nace en mayo de 1840 y fallece el 6 de noviembre de 1893.

A través de su música, se expresan sentimientos de angustia, rebeldías acumuladas, protestas, gritos, desazón, pues vivió una agitada vida personal; su obra operística es extensa, tempranamente escribe chereviski, La dama de picas, Eugenio Oneguin, la Hechicera, Mazepa, con las cuales alcanza  gran fama en su Rusia natal y en el mundo occidental.

Demostró un gran virtuosismo, es considerado el más destacado músico de Rusia, que proyectaba su genialidad; estuvo destinado a cambiar la forma de escribir música más allá de la Rusia zarista y nacionalista que promovía el rico folklor eslavo. Su muerte se atribuye al cólera, enfermedad, que azotaba por entonces a la humanidad, otros lo atribuyen a un suicidio.

Enrico Caruso, tenor lírico napolitano,  aclamado en Europa y en los teatros americanos, fue uno de los pioneros de la música grabada; la potencia de su voz, su belleza, riqueza de tono  y técnica superlativa, lo convierten en el más famoso cantante de este género en el siglo XX; incluyó un record de 863 apariciones, en la Ópera Metropolitana de Nueva York; su vida fue llevada al cine por Richard Thorpe, en el Gran Caruso, en la piel del actor y cantante, Mario Lanza, acompañado por Ann Blyth. Cantó en  las salas de ópera más importantes del mundo. El célebre director de orquesta, Arthur Toscanini, le consideraba, uno de los más célebres artistas con los que había trabajado.

Béla Bartok, músico húngaro, compositor, pianista e investigador de la música folklórica de Europa Oriental, junto a Litz, está considerado como uno de los más grandes compositores húngaros Fue uno de los fundadores de la Etnomusicología. Con tan solo cuatro años, su madre le enseñó a tocar el piano, a los nueve comenzó a componer, fue “un niño prodigio”; a los once dio su primer concierto: el alegro de la sonata Waldstein de Beethoven y El curso del Danubio, que fue una de sus primeras composiciones.

Fue alumno del afamado maestro, Lászlo Erkel, quien le enseñó armonía y piano. En Budapest, con tan solo 17 años, ingresa a la Academia de Música, siendo su maestro Istvan Thoman  y le da lecciones de composición el extraordinario Zoltan Kodaly, con quien emprende una recopilación de la música folklórica húngara; en 1913, compuso un extenso poema sinfónico Kossuth, en honor al héroe de la revolución húngara de 1848, Lojos Kossuth; en Budapest en 1902, conoce y entabla amistad con Richard Strauss, en el estreno de Así habla Zaratrusta y poco después se une a  Claude Debussy, quien también ejerció gran influencia en su obra; la música “magiares”, en sintonía con el auge de los movimientos nacionalistas, dan auge a la música zíngara, un ejemplo, Las Rapsodias Húngaras, eran armonías punzantes de la música tradicional húngara; en esa época compone dos volúmenes para piano solo y su única ópera, El castillo de Barba Azul; más tarde los ballets, El príncipe de madera y El Mandarín maravilloso y dos sonatas muy complejas para violín y piano; escribió por esa época seis cuartetos en un lenguaje armónico, más simplificado y más tradicional.

Sus ideas antinazis, lo obligaron a mudarse a los E.E.U.U. pero este exilio lo afecto profundamente, unos años después, fue investido como Doctor Honoris Causa, en la universidad de Columbia. Su vida sentimental estuvo enmarcada en dos matrimonios, de cada uno de los cuales tuvo un hijo, esta etapa de su vida fue económicamente desastrosa, sus conciertos, El cuarteto para cuerdas número 6 y el concierto para Orquesta, le aliviaron en algo su situación económica, lo cual le ayudo a recuperar la confianza, entonces escribe su Concierto para piano número 3 y el concierto para viola; el extraordinario violinista, Yehudi Menuhin, le encargó la Sonata para solo de violín, que interpretó  magistralmente en innumerables ocasiones.

En 1943, se manifestaron los primeros síntomas de una leucemia, la cual acabó con su vida en septiembre de 1945, en Nueva York, a los 64 años de edad; en 1968, sus restos fueron trasladados a Budapest, donde tuvo un funeral de estado.

María Anna Cecilia Sofía Kalogeropóulo, María Callas, nace el 3 de Diciembre de 1923, en Manhattan, en New York y fallece en París el 16 de septiembre de 1977.

Cantante griega, soprano dramática, considerada la intérprete de ópera más eminente del siglo XX. Revivió el bel canto en su importante carrera; fue llamada  “La Divina”, por su extraordinario talento vocal y actoral, su voz de un rango amplísimo interpretaba a Donizetti, Bellini, Rossini, Verdi, Puccini, de tal manera, que nadie hasta ahora la ha podido igualar; su carácter violento y temperamental la puso frecuentemente en apuros; Su rival, Renata Tibaldi, soprano dramática italiana, quien fue seleccionada por el director Arturo Toscanini para cantar Las Cuatro piezas sacras de Verdi, refiriéndose a ella, el famoso director dijo, que Renata Tenía “la voz de un ángel”.

 La Callas tiene el mérito de recuperar papeles y óperas que yacían en el olvido, resucitándolas con una pasión inusitada.

Más es verdad, que de seguro existió una dura competencia entre ambas, pues La Callas, siempre se refirió a ella con agresividad y desprecio.

Una mención aparte merece la relación sentimental entre Aristóteles Onassis y la Callas, quienes protagonizaron, una historia de amor fatal, de pasiones y odios desenfrenados, dignas de una tragedia griega moderna, que fascinó y escandalizó a medio mundo; sesenta años después del inicio de su romance, se ha convertido en una leyenda, que reúne, pasión, dinero, ambición e infidelidad. 

Igor Stravinsky, compositor y director de orquesta ruso, uno de los músicos más trascendentales del siglo XX, abordó varios estilos; trascendió con los ballets clásicos, El pájaro de fuego, Petruska, La consagración de la primavera, los cuales reinventaron el género; fue un creador musical muy fecundo, escribió óperas, música de cámara y música académica, sinfonías, piezas para piano y obras para jazz; su Poética musical, escrita en 1996 fue aplaudida y reseñada en diferentes medios publicitarios. Está considerado como una de las figuras más influyentes del siglo pasado. Fue alumno de Nicolás Rimsky Korsakov. Su prestigio trascendió las fronteras, siendo nombrado miembro de La Academia Estadounidense de las Artes y de las Letras, de la Academia Estatal de las Artes y las Ciencias y de la Real Academia  de música de Suecia; sus distinciones y premios fueron muchos y en 1999 fue incluido en el Salón de la Fama.

Tenía episodios de rabia, y en uno de estos, con La Consagración de la Primavera, tuvo la intención de “mandar todo al demonio” y lo logró, en  el estreno de la misma, en 1913, se entabló un escándalo bochornoso, con luchas a puñetazos entre el público, la que necesitó la intervención de la policía.

Fue sin duda alguna, el compositor principal para Serguéi Daquilev, director de los ballets rusos; su trabajo revolucionó la orquestación abarcando varios géneros, reinventó el ballet en su forma; su influencia en otros compositores se mantiene hasta el presente.

En 1917 hace amistad con Pablo Picasso, el pintor lo retrató y el en retribución le dedicó  el Boceto de música para clarinete, acercaron su amistad con el famoso Polichinela, ballet basado en una obra del siglo XVIII, que se estrenó en la ópera de París el 15 de mayo de 1920, bajo la batuta de Ernest Ansermer; el bailarín Léonide Mazzine creó el libreto y Picasso diseñó los trajes y decorados originales.

Fue un monárquico convencido y odiaba a los bolcheviques; en 1930 comentó, “no creo que nadie, veneré a Mussolini más que yo, él es el salvador de Italia y de Europa”.

Su reputación de promiscuo era  comentada en los círculos sociales y de haber mantenido aventuras con mujeres de estrato social alto, como Coco Chanel, diseñadora de alta costura francesa.

En 1914  se nacionalizó como ciudadano estadounidense; muere en New York en 1971 a los 88 años de edad y fue enterrado en Venecia, en la isla de San Michelle. Una Estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood está colocada en su nombre.

Serguéi  Sergueivich Prokofiev, nace en una pequeña localidad, que en la actualidad pertenece a Ucrania; compositor, pianista, director de orquesta ruso, junto a Dimitri Shostakovich, fue el mejor representante de la escuela musical soviética, su obra ha dejado profunda huella en Arian Jachaturian y en Dimitri Kabalesvky; en su música se conjugan tradición y modernidad de manera ejemplar. Pedro y el Lobo, es una obra musical que ha fascinado a millones de niños.

 Su madre provenía de una familia de siervos, propiedad de la familia Sheremétev, era pianista aficionada y su padre ingeniero agrónomo; fue hijo único y desde temprana edad se lo consideró niño prodigio, compuso su primera ópera, “Galope Indio” a los cinco años y “El Gigante”  a los nueve años, luego “El festín de la peste”; más tarde sentó las bases del que sería su propio estilo musical.

Aprendió a jugar  ajedrez, con Raúl Capablanca, a quien venció en un partido de exhibición simultánea en 1914.

En el conservatorio de San Petersburgo, fue un alumno destacado de Nicolás Rimsky Korsakov, extraordinario compositor, director de orquesta y pedagogo, quien era miembro del Grupo de los Cinco- “El gran Puñado” integrado por: Balakiriev, César Cuí, Modest Mussorgsky  y Alessandr Borodín; Rimsky Korsakov, es el compositor de, El Capricho Español, La Obertura de la gran Pascua Rusa, la suite sinfónica Sheherezade y de la ópera Sadko.

Prokofiev, era poseedor de una gran fuerza interpretativa, ritmo y estilo, que dificultan su interpretación en  algunas de sus obras como, Toccata Opus 11, o el Concierto número 2 para piano y orquesta, creo siete óperas, siete sinfonías, ocho ballets, cinco conciertos para piano, dos conciertos para violín, un concierto para viloncello, nueve sonatas para piano, la versión operística de la novela de León Tolstoi, “La Guerra y la Paz” que se representó por primera vez en el teatro Mijailovsky, más tarde sería el Marensky de San Petersburgo, esta ópera  constituida en dos partes, un prólogo y trece escenas, arregladas para cinco actos fue representada con gran éxito, en diferentes escenarios del mundo.  

El quince de Diciembre de 1959, se reestrenó en el Teatro Bolshoi, tras diversas modificaciones; más de sesenta y siete personajes intervienen durante cuatro horas, el Director fue Mstislav Rostropovich.  

Entre 1908 y 1923, residió en E.E.U.U. dando conciertos, luego vivió en París y desde aquí viajo por toda Europa con un extenso repertorio. Regreso a su país, en 1933; muere a los 61 años, el 5 de Marzo de 1953, posiblemente debido a una hemorragia cerebral, está enterrado en  el cementerio Novodievichi en Moscú.

 George Gershwin, compositor y pianista estadounidense, reconocido por haber logrado hacer una amalgama perfecta entre la música clásica y el jazz; sus obras notables han trascendido a través del tiempo y son maravillosas; quién no disfruta oyendo, Rapsodia in blue, Porgy and Bess, Un americano en París, Summer times; fue el primero en hacer oír una voz autóctona en su país y  fuera de las fronteras de su patria, al mismo tiempo de poder conquistar  el éxito de manera absoluta.

Luciano Pavarotti, tenor italiano, lírico – ligero, nacido en Módena, Italia en 1935, muere el 6 de septiembre del 2007, debido a un cáncer de páncreas; ha sido uno de los cantantes más aclamados y amados de todos los tiempos, su sencillez era notoria, fue un permanente luchador por los derechos humanos, siendo benefactor con grandes sumas de dinero, para los refugiados, expulsados de sus patrías, quienes no encontraban asilo en ningún lugar.

Integrante de “Los Tres Tenores”, participó en el famoso concierto de la Copa del Mundo, junto a Plácido Domingo y José Carreras en 1990. Sus interpretaciones fueron inolvidables, nadie como él para emocionar con “El Nessum Dorma”.

Sus roles fueron innumerables, en Aída de Verdi; La Boheme, Turandot, Tosca, Madame Butterfly de Giacomo Puccini, siempre con esa voz clara, impecable, dulce, que jamás olvidaremos, permanecen en grabaciones y films para nuestro placer y delectación.

Sus palabras memorables fueron: “Pienso que una vida dedicada a la ópera, es una vida bellamente empleada y es a eso ha lo que he dedicado la mía”.

José Plácido Domingo Embil, cantante, director de orquesta, productor y compositor español, ex director general de la Ópera Nacional de Washington y de la Ópera de Los Ángeles; nace en Madrid, el 21 de enero de 1941; tenor dramático, creció y se formó en México, tiene a su haber más de tres mil representaciones, cantando en castellano, italiano, alemán, francés y ruso; a lo largo de su carrera recibió innumerables premios: El Príncipe de Asturias, el Kennedy Center, Gran Cruz de la Orden al Mérito Civil, Orden del Imperio Británico, Comandante de la Legión de Honor de Italia, Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica, entre otras.

Sus padres eran cantantes de ópera; su primer gran papel, en 1959, fue en Marina como Pascual, en Guadalajara, México.

Ha trabajado con Luciano Pavarotti, José Carreras, (Los Tres Tenores).

Domingo, se ha visto involucrado en escándalos sexuales, en los que se le acusaba de intercambiar sexo por dar trabajo a mujeres artistas de la ópera, quienes lo señalaron públicamente, esto lo condujo a lo que se conoce como, “La caída del Divo”.

Numerosa actuaciones programadas, como la del Teatro Real de Madrid, la del Ministerio de la Cultura, en el teatro de la Zarzuela, fueron canceladas, así como su participación, en Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Patricia Wulf, una de las mujeres que lo denunció, dijo que, Domingo era un depredador y que había hecho esto por repetidas ocasiones.

Ópera es emoción que jamás se olvida, es milagro vocal que da rienda suelta a mi imaginación, exige no solo cantar bien, sino grandes posibilidades interpretativas, dramáticas y físicas; es un viaje psicológico, esta música es mi verdadera pasión …

LA EMIGRACIÓN EN EL MUNDO
eterno fenómeno social
María Sánchez Fernández
Úbeda-España

     La emigración es un fenómeno que se ha producido en el mundo desde que este tuvo en su regazo a este inquieto ser que llamamos Hombre. Primero fueron los pueblos nómadas que iban de un lugar a otro con el deseo de poder encontrar un asiento definitivo y constituir su propia sociedad. En algunos casos lo encontraban, se ubicaban y formaban sus propios clanes con leyes establecidas por ellos mismos. En otros casos eran rechazados por el lugar elegido a causa de la climatología, de la falta de recursos naturales para poder subsistir o simplemente levantaban el campo por desacuerdos entre ellos mismos por falta de adaptación y coordinación.

     Pasaron miles de años y la emigración seguía vigente por necesidades económicas en casi todos los países del mundo. Las familias dejaban sus hogares y viajaban a tierras lejanas a causa de las guerras y la hambruna en busca de un buen trabajo que les diera para vivir holgadamente o al menos para poder vivir el día a día. Eran como pájaros que huían azuzados por el hambre y la desesperación hacia otras latitudes, a muchas latitudes de este ancho planeta, pero ellos llevaban siempre su dignidad como bandera porque se consideraban ciudadanos del mundo. No pedían nada, solamente ofrecían sus manos para trabajar a cambio de un salario.

    Miles de españoles tuvieron que emigrar muy lejos de sus hogares en tiempos difíciles, de extremada escasez, sintiéndose que eran esos mismos pájaros antes mencionados. Encontraron nidos ajenos que los acogieron con amor, y comieron de sus comederos a cambio de su honrado sudor y esfuerzo, e hicieron unos sólidos nidos que jamás fueron destruidos.

     La historia sigue adelante. Vivo en una pequeña ciudad de provincias donde gentes de variadas razas y culturas se ganan la vida honradamente en el comercio, en la hostelería, en la agricultura, interpretando música con cualquier instrumento como el acordeón, el violín, la guitarra o el saxofón en alguna céntrica calle para alegrar las horas mañaneras y sólo por unas monedas que la gente les deja con simpatía y ellos recogen en sus platillos con sonrisa agradecida, o montando pequeños retablos de marionetas que hacen los gozos de niños y mayores. Ellos un día fueron pájaros que volaron con la ilusión puesta en sus alas y al fin aterrizaron en suelo firme y construyeron sus nidos que nunca serán destruidos.

     Estamos en plena recolección de la cosecha de aceituna. Desde noviembre a febrero Andalucía y sus provincias olivareras están desbordadas por inmigrantes de todas las razas y etnias. Úbeda es un  auténtico puzle de lenguas y de colores de piel: cobriza, ébano, aceitunada, amarilla y blanca rosada. Todos nos saludamos con cortesía y hasta nos ayudamos en los supermercados a cargar bolsas o consultar la calidad de cualquier producto. Por desgracia también hay mendicidad, incluso delincuencia, pues es tal la cantidad de personas que vienen en busca de trabajo en el olivar que no hay tajo para tantas manos extendidas, pues también están los autóctonos padres de familia que han de ganar su salario cuando el paro es otro fenómeno social en estos días que vivimos. Estas personas desfavorecidas que esperan sin   suerte unas horas de empleo, la mayoría sin papeles de contratación, nunca les falta su alimento diario ni ropa para cubrirse ya que están los dispensarios de Cáritas Interparroquial y del Ayuntamiento que los abastecen de lo necesario.

     Andalucía es la puerta grande de España y de Europa que extiende sus brazos al mar Mediterráneo, y este hermoso mar Mediterráneo fue el que le trajo en tiempos muy lejanos numerosas culturas que entraron y se cobijaron en sus brazos abiertos. Ahora sus aguas azules que se tornan negras en la oscuridad de la noche nos traen otra clase de cultura; la cultura del hambre y la desesperación. Cientos de pateras arriban a nuestras costas en la clandestinidad cargadas con una verdadera maraña humana que viene con la esperanza de encontrar un rincón donde asentar sus vidas. Muchas de estas personas vienen manipuladas y engañadas por los mismos agentes que les arreglaron, a cambio de dinero, documentación inexistente o nula, y los que no han sucumbido entre las olas de un mar frío y agitado y no han podido huir, al llegar a tierra, escondiéndose en cualquier agujero, como alimañas, son devueltos a su país de origen con su sonrisa de esperanza rota y con muchas lágrimas de desolación en sus ojos, pero siempre con la voluntad de hierro de volverlo a intentar.

Mi homenaje a estos valientes hombres, mujeres y niños que saben enfrentar la adversidad por buscar la dignidad del trabajo y la libertad del alma a la que todo ser humano tiene pleno derecho.

PATERAS

¡Ay, hermano!, me tiendes tu mirada
oscura, como el cielo que te cubre,
en la desnuda noche de tu alma.

En ti brillan estrellas como lunas
cuando sueñas mi orilla que te aguarda
con la sonrisa azul de la esperanza.

Quieres sentirte libre entre las olas
que te duermen, tan negras como abismos,
mientras te crecen alas de gaviota.

Y sueñas con trigales de esmeralda
donde la espiga crece y se hace oro
bajo el sol de tu canto y de tus manos

Y vuelas con las alas estrenadas
en planeos de pájaro marino
hacia un mundo que ríe y que te llama.

Y allá en la altura inmensa de los sueños
tus vuelos son las brumas que se pierden
en la fría negrura de las olas.

¡Ay, hermano!, mi orilla que es tu orilla
recibirá tu cuerpo derrotado
por las furias del mar y de la noche.

Y tu mirada, abierta como el alba,
manchada por espumas y por algas
se prenderá por siempre en mi horizonte.

MADERO Y LA “REPARTICIÓN DE TIERRAS”  EN 1910
Jaime Octavio Solís Robledo
(México)

No comentaré el movimiento revolucionario iniciado por Francisco I. Madero hace 110 años para derrocar al dictador Victoriano Huerta, quien gobernó a mi pais durante 35 años, incluyendo cuatro de su compadre Manuel González. Sólo voy a referirme a un aspecto que le redituó el calificativo de traidor “que no cumplió con la repartición de tierras, prometida en su Plan de San Luis”.  En este error cayeron (incluyéndome a mi) quienes juzgan a priori un hecho histórico, sin ahondar en los datos fehacientes que los soportan. Yo mismo califiqué de traidor a Madero, hasta que alguien me aseguró que el llamado “Apóstol de la Democracia” NO prometió la repartición de tierras entre los campesinos desheredados de mi pais, sino mas bien ofreció RESTITUIRLAS a quienes habían sido despojados de ellas por los hacendados voraces basados en leyes aprobadas desde mediados del siglo XIX. El NO aferrarme a mis posiciones ideológicas, asi como la investigación de los hechos históricos me abrieron  los ojos.

Amparados en la Ley de Terrenos Baldíos, vigente desde el gobierno de Lerdo de Tejada (1872-76), los poderosos hacendados amigos de don Porfirio se adueñaron mediante el despojo violento a ejidatarios y pequeños propietarios, de las parcelas que estos poseían; esto se dio en todo el territorio nacional pero especialmente en el estado de Morelos, adonde los ancestros de Emiliano Zapata habían establado demanda judicial desde fienes del siglo XIX para que se las restituyeran. Emiliano toma la estafeta de esa gestión en 1909 por acuerdo de los campesinos de Anenecuilco, con el fin de continuar los trámites oficiales engañosos que el Gobierno no resolvía al estar de acuerdo con los grandes terratenientes.

Al venirse la campaña electoral de Madero, el pueblo mexicano hastiado del Porfiriato manifestó su apoyo al candidato antirreleccionista, dentro de quienes se contaba Emiliano Zapata y sus seguidores. Esto le valió persecución e incluso  obligado a incorporarse al Ejército Mexicano, a lo cual se le conoció con el nombre de LEVA. Ignacio de la Torre, yerno de don Porfirio sentía afecto por Emiliano e interpuso su influencia para que Zapata fuese liberado. A inicios de 1911 Emiliano se convierte en el jefe del ejército zapatista y el 28 de noviembre proclama el Plan de Ayala en el cual se asienta que Madero ha traicionado los principios de su propio Plan de San Luis. Falso. Madero en esos momentos batallaba contra las poderosas fuerzas políticas antirrevolucionarias, y se complicaba la vida por su misticismo, falta de malicia y visión prospectiva. La guerra que le declaró Zapata fue importante factor para el derrocamiento y asesinato del propio Madero en febrero de 1913. Para no aburrir a mis pocos lectores, considero importante cerrar este comentario, con la cita de un fragmento del artículo 3º. del Plan de San Luis, que fue el sustento ideológico político del movimiento revolucionario que estalló el 20 de noviembre de 1910:

“Abusando de la ley de terrenos baldíos, numerosos pequeños propietarios, en su mayoría indígenas, han sido despojados de sus terrenos, por acuerdo de la Secretaría de Fomento o por fallos de los tribunales de la República. Siendo de toda justicia RESTITUIR (mayúsculas mias) a sus antiguos poseedores los terrenos de que se les despojó de un modo tan arbitrario, se declaran sujetas a revisión tales disposiciones y fallos y se les exigirá a quienes los adquirieron de un modo tan inmoral, o a sus herederos, que los restituyan a sus primitivos propietarios, a quienes pagarán también una indemnización por los perjuicios sufridos”.

Como puede observarse, Madero no habló de repartir tierras entre quienes NO las tenían, pero lo asentado en su Plan, dialécticamente implicaba un gran avance el la lucha agraria del pueblo mexicano. La idea de que el Gobierno dotara de tierras a quienes no la tenían, fue incorporada después cuando varios floresmagonistas, sobre todo Manuel Palafox, se incorporaron a las huestes de Zapata. La exigencia zapatista de que las tierras se fueran repartiendo en pleno fragor de las batallas contra el ejército porfirista, habría de prolongar este movimiento armado hasta febrero de 1917, con la promulgación de la actual Constitución Política de mi lacerado y muchas veces engañado pais.

Ciudad de México, noviembre 18 de 2020.           

DEL TIEMPO Y SUS CAMINOS 22   
   Beatriz Villacañas
Madrid-España

LA HERIDA DE LA BELLEZA

La belleza, lo dijeron Platón y, mucho después, en el siglo XIX, el joven poeta romántico inglés John Keats en su poema “Oda a una urna griega”, está unida a la verdad, y ambas están tan unidas que, en realidad, son lo mismo. Mas la belleza, tanto para Platón como para Keats, no es sólo algo que se percibe con los sentidos, sino que, junto a ello, es decir, la belleza que captamos con los ojos, la que nos llega, como la música, penetrando nuestros oídos, es la belleza invisible, lo  que tiene que ver con el bien: aquello que no se ve pero se percibe con el alma, aquello que eleva el espíritu, lo que nos hace mejores, incluso más sabios, pues la belleza no visible está también unida a la sabiduría.

Hace tiempo escribí, en la sección “Tomando la palabra” de mi libro Hermano tiempo. Pensamientos a la intemperie, que la belleza es la diosa que tiene la facultad de ser visible e invisible. Y, en ambas manifestaciones, la belleza es algo esencial en nuestra vida.

La belleza, asimismo, causa herida. Pero es una herida que, lejos de perjudicar, nos enriquece, nos da, incluso, ese golpe manso al corazón que nos salva del vacío. No pocas veces la belleza sobrecoge y hasta nos hace llorar. Un acto de bondad, de sacrificio, de generosidad, de entrega amorosa, hace brotar nuestras lágrimas y nos redime frente al mal y su fealdad. También los adagios musicales duelen y se gozan a un tiempo. Lo bello, intensificando nuestra emoción, puede hacernos llorar mientras lo gozamos.

Los espíritus heridos por la belleza salen fortalecidos por ella, pues están penetrados por su verdad y por su luz. La propia palabra “lucidez” ya habla por sí sola. Ser lúcido es tener clarividencia, y la clarividencia se sustenta en la belleza y la verdad, clarividencia que nos hace también ver, aunque a simple vista parezca algo paradójico, todo aquello que forma parte del mal y que es, por tanto, rechazable, Con la belleza, con la verdad, adquirimos la fuerza para combatir a sus enemigos, es decir, al mal y a sus agentes.

 La belleza, como la poesía, es revelación, es epifanía. Y su herida, ese golpe benévolo que nos despierta y que despiertos nos mantiene, nos hace fuertes desde el llanto, nos enriquece de amor y de empatía.

Gozosa es la herida de la belleza. Gozosa es la lágrima que la belleza hace brotar. Que nos siga haciendo fuertes esa herida suya al contemplarla con los ojos, al oír su música. Y al sentirla invisible, pero siempre grande y poderosa.

                                                    

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

CRÓNICAS-ARTÍCULOS Y ENSAYOS

Todo lo publicado en  ARISTOS INTERNACIONAL está sujeto a la ley de propiedad intelectual de España

Octubre  2.020  nº 36

La Dirección no se responsabiliza de las opiniones expuestas por sus autores.  

Estos conservan el copyright de sus obras

AL SERVICIO DE LA PAZ Y LA CULTURA HISPANO LUSA

 

 

 

COLABORAN: Carlos Benitez Villodres (España).- Lola Benítez Molina (España).- Antonio Camacho Gómez (Argentina).-Eunate Goikoetxea (Alicante-España).-José Lissidini Sánchez ( Uruguay ).-Ángel Medina (España).-.-Gustavo Páez Escobar (Colombia).- Amanda Patarca.( Argentina)María Sánchez Fernandez ( Úbeda-España) Jaime Solis Robledo (México).-César Tamborini Duca (León-España).- Beatriz Villacañas (Madrid-España).-

 

SOBREVIVIR
 Carlos Benítez Villodres
Málaga-España

                                                                           

Ciertamente, la vida es bella, aunque las adversidades y los conflictos y las confusiones nos acosen por doquier, tanto en sus pequeñeces como en sus grandiosidades, siempre que sepamos caminar por ella succionando lo más valioso de cada instante, porque la vida hay que vivirla de momento en momento, conociendo el pasado y yendo al encuentro del futuro. “En el viaje a través de la vida, refiere Arturo Graf, no existen los caminos llanos: todos son subidas y bajadas”.

Pero a veces o constantemente, la vida es una pesada carga para el ser humano, aunque este sea consciente o no de que el peso que soporta no se halla en ese don de la naturaleza, sino en él mismo o en ciertas personas de su entorno más o menos próximo. Por lo tanto, esa carga o desazón está formada por su yo desequilibrado a causa de sus propios infortunios o/y por las maldades que lo asaetean venenosamente desde el exterior. Cuando estas aflicciones anidan en los adentros de una persona, esta acrecienta su animosidad, su resistencia, su avidez por vivir, o las empequeñece hasta hacerlas desaparecer. Si este último caso se da en un individuo, mientras recorre su camino por la vida, observará cómo las fuentes de sus ilusiones y esperanzas, de sus deseos y capacidades, de sus energías y creencias… disminuyen día a día de caudal hasta, incluso, secarse. Entonces, la ansiedad, la turbación y la melancolía se asientan en el núcleo de nuestro ser. Cuando nos encontramos en este estado de total negrura anímica, difícilmente nos levantaremos, con valor suficiente, para proseguir nuestra andadura por los laberintos de la vida. Difícil, sí, pero no imposible, es decir, podremos fracasar, pero ello no indica que, tras el naufragio que padecemos, nos dejemos engullir por las aguas agresivas por las que navegamos. “Más valor, dice Vittorio Alfieri, arguye muchas veces el vivir que el morir”.

Por consiguiente, la vida es una lucha constante en la que no debemos desfallecer, ni siquiera en esos momentos en los que la oscuridad nos conquista, adueñándose no solo de nuestro interior, sino también de nuestros actos, esperanzas y pensamientos. A veces, nos sentimos turbados, insatisfechos y derrotados, inmersos en un estado de total abatimiento, y dejamos por voluntad propia la siembra de ilusiones. Cuando esto sucede, es porque no encontramos oportunidades que estabilicen la balanza de nuestra vida, que resuciten los anhelos que un sinnúmero de individuos inhumamos nos hizo enterrar, que nos permitan darle un sentido auténtico a la vida, en la que creemos avanzar…, en definitiva, que nos ayuden a sobrevivir en un mundo, donde el capitalismo nihilista es la filosofía que predomina en cualquier parte del mismo.

Para vivir, tras cada una de nuestras muchas derrotas, debemos hacer uso de nuestro increíble potencial de resistencia, aunque incontables personas no son capaces de aprovechar esa fortaleza, ya que, incluso, ignoran que la poseen. El estadounidense que estuvo más tiempo preso en Vietnam, Everett Álvarez, pasó casi diez años en prisiones de guerra. Enfermó gravemente en determinadas ocasiones, recuperándose de esas patologías. Además, se apoderó de él una depresión grave al saber que su esposa había decidido disolver el matrimonio. Ocho años después de ser liberado, la gente aún le preguntaba cómo pudo ser posible que lograra sobrevivir. Él siempre respondía: “Usted también lo habría hecho. Pero las personas no confían lo suficiente en sí mismas”.

VIDAS TUMULTUOSAS
Lola Benítez Molina
Málaga

Muchas veces no son solo conocidos por su talento, sino que sus propias vidas encierran multitud de contradicciones, que los hacen tangibles a los ojos de los que los admiran. Quizás ese sufrimiento interno, impregnado de melancolía, los llevó a buscar, por cauces desconocidos para otros, el impulso necesario, tanto para su obra como para su existencia. Son vidas difíciles, en las que el amor, tal vez, por ese carácter inconformista, que muchas veces los caracterizó, juega un papel destacado. Recuerdo al escritor y pintor alemán Herman Hesse, Premio Nobel de Literatura en 1946 por su trayectoria literaria. Con graves crisis de identidad marcadas por sus vivencias y por una grave enfermedad de su hijo menor. Entre sus obras más importantes destacan “Siddharta” (1922) y “El lobo estepario” (1927). En ellas reflejó la búsqueda insaciable de nuevos valores y de la propia identidad. Frase célebre suya es: “La vida de cada hombre es un camino hacia sí mismo, el intento de un camino, el esbozo de un sendero”.

Ejemplo de vidas complicadas la encontramos en dos de los artistas más destacados de México: Frida Kahlo y Diego Rivera. No pudieron vivir el uno sin el otro. Por ello, tras casarse y divorciarse, volverían a contraer segundas nupcias. A pesar de ello, las infidelidades de ambos fueron constantes. Otra de las más conocidas y, no por ello, menos atrayente, fue la relación entre dos de los grandes escritores del siglo XX, Jean Paul Sartre y Simone De Beauvoir. Es curioso que se trataron de usted durante cincuenta años y nunca vivieron juntos. Lo mismo uno que otro tuvo romances con múltiples compañeros.

Juan Carlos Onetti y la poetisa uruguaya Idea Vilariño fueron amantes durante gran parte de su vida. Él nunca se casó con ella.

Pablo Picasso y Dora Maar se conocieron, cuando ella tenía veintinueve años y él cincuenta y cinco. Se unieron porque ambos tuvieron mucho en común, pero él la acabó dejando por Francoise Gilot, lo que sumió a Dora en una profunda depresión. Murió sola a los noventa años.

Para Hesse, anteriormente nombrado: “La felicidad es amor, no otra cosa. El que sabe amar es feliz”. Con ese lema por bandera no existiría ningún tipo de injusticias.

UNA VOZ MINÚSCULA Y PERDIDA
Por Antonio Camacho Gómez
Santa Fe -Argentina-

Oscar Wilde refleja en «El gigante egoísta»  por medio de una parábola ejemplar, la comunión entre la infancia y la naturaleza; entre los niños, las flores y los pájaros, la vida exultante y el vacío, casi muerte, que implica la ausencia de juegos y voces menores y el imaginativo declinar, en correspondencia admonitora, para el personaje duro de corazón, de la fauna y de la flora. 

En ese excelente relato de ficción, de necesaria lectura a cualquier edad, el infante es un protagonista esencial, tan importante como lo es hoy, aquí y ahora, en el concepto de una sociedad que parece sustentarlo como una entelequia; sin la carnadura real que exige, más allá del interés personal por lo propio, la preocupación traducida en obras por lo ajeno. Aunque a veces parezca como adormidera para la conciencia o justificación de sentimientos altruistas, que sonadas, dirigidas y esporádicas solidaridades revelan un encomeable espíritu colectivo. Y aunque organismos de pomposa denominación, de carácter oficial, no armonicen con exigencias armoniosas inaplazables, de una realidad dramática que golpea no sólo las puertas domiciliarias, sino las de esas instituciones de evidente insuficiencia para el cumplimiento de sus fines y la respuesta a su nombre. Cuya limitada acción encuentra en beneméritas entidades privadas un adicional responsable, pero también incompleto. 

¿Importan las cifras? Cuantitativamente, sí. Cualitativamente, no.  Que sean tres millones setecientos mil, como se afirma, los niños carenciados en el país argentino, considerado en recordables épocas «granero del mundo» muchos de ellos bebés que se venden al exterior por la incultura, la miseria y la desprotección de las madres solteras, o dos, o un millón sólo puede ser para un político en papel de opositor o un gobernante preocupado por su buena imagen, cuestión de estadística favorable o inconveniente. Cifras para barajar en función del cargo o de su acceso dentro de una problemática global, con parcelas interesantes y explosivas en relación con réditos personales y partidarios.

La marea del menor pedigueños, cruel vigencia del «Tire díez «, de Fernando Birri, en multiplicados espacios y lugares llegó hasta el meollo de la capital de la República como inquietantes presencia, molesta y pegajosa, al borde del estribo, amparada por el guiñeo del semáforo. O en el andén de pobladora acera y el restaurante. En el día y la noche fríos. En el día y la noche cálidos, abiertos a una corrupción temprana; a una explotación inicua, a un desvalimiento inhumano. Como el hacinamiento que escandalizó en su momento a la famosa Mirtha Legrand al referirse a la situación en un preventorio metropolitano.

No es una historia nueva sino tan vieja como las promesas de mejor futuro para «nosotros y nuestros hijos» oídas por los años de los años o las disculpas por » herencias recibidas» al asumir el poder y durante largo lapso o la revisión de factura al antecesor por descalabros que no se aciertan a corregir. Y el menor se enbrutece, se resiente socialmente, delinque y su abandono, su grito solitario, cuando aún es tiempo de rescate moral y dignificación por la enseñanza y el trabajo, se pierde casi siempre en el desierto de la costumbre o de la indiferencia. Aunque el verbo amar no sea exclusivo del círculo familiar y amical y el deber, como dice Goethe es «lo que reclama el día hoy». 

Esta situación lamentable en una Argentina del ayer, repetitiva, se presenta no solamente en los países latinoamericanos, sino también en otras naciones del mundo, aunados a una vejez desprotegida, a mujeres abandonadas y, en general, en un mundo en donde priva la indiferencia y la justicia social, salvo algunos filántropos, brilla por por su ausencia. 

LAS MUJERES Y LA PANDEMIA
Dra Eunate Goikoetxea
Alicante-España

Durante una crisis, las mujeres y niñas pueden encontrarse en mayor riesgo de sufrir violencia de pareja y otros tipos de violencia doméstica debido a un aumento de la tensión en el hogar.

La Organización de Naciones Unidas (ONU Mujeres) informaba antes de la pandemia, que en el último año 243 millones de mujeres y niñas del mundo habían sufrido violencia sexual o física de su pareja. Ahora, considera que con la pandemia de covid-19 lo más probable es que estas cifras crezcan repercutiendo en la salud sexual, reproductiva y mental de la mujer y en su participación social.

La Comisión Interamericana de Mujeres (CIM) de la OEA nos señala que el enfoque de género tiene gran importancia en esta crisis mundial, en la medida que ciertos sectores del contexto internacional ya se han cuestionado y puesto en duda ciertos derechos de las mujeres acordados hace más de 25 años en diferentes convenciones y convenios.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico publica que la mujer durante la pandemia de covid-19 además de haber perdido salud, bienestar social y economía en todo el mundo, se ha tenido que enfrentar a mayor responsabilidad en el hogar, mayor riesgo de pérdida de empleo y de ingresos económicos, mayor riesgo de violencia y abuso o explotación. El confinamiento establecido por la pandemia de covid-19 en los diferentes países del mundo busca asegurar la salud pública.  En pleno siglo XXI, cuando algunos consideraban superada la distribución de roles entre hombres y mujeres, esta crisis vino a mostrarnos que fueron las mujeres en todos los países las que han tenido que hacer frente a estos nuevos retos de nueva organización y funcionamiento en los hogares, en donde el cuidado y atención a personas se incrementa, sin embargo no hay valoración social y mucho menos económica.

Con este confinamiento las mujeres que sufren violencia se vieron obligadas a convivir más estrechamente con sus agresores. Según van pasando los días encerrados en casa, con la estrecha y continuada convivencia van apareciendo problemas familiares, domésticos, que llevan al conflicto y agresión. La imposibilidad de salir lleva a la víctima a la situación de mayor indefensión, aislamiento y de tener que convivir con el agresor día tras día. Regner eurodiputada y presidenta de la Comisión de Derechos de la Mujer del Parlamento Europeo, informa que una de cada tres mujeres que se han quedado en casa, han tenido experiencias de violencia en su propio círculo familiar.

Al mostrar la situación de confinamiento un incremento de la violencia de genero se hace necesario incrementar servicios y personal especializado para la atención a estas víctimas y esto es lo que han hecho muchos países en el mundo. Los datos muestran que el uso de teléfonos de asistencia se ha incrementado un 30% en Singapur y Chipre, en Australia un 40%, en Argentina un 35%, en Gran Bretaña un 97%. En Francia, Alemania, Italia, Noruega y España las mujeres podían ir a farmacias y supermercados a solicitar ayuda por medio de una consigna que abría todo el protocolo de ayuda.

Respecto a la actividad laboral de las mujeres que continuaron trabajando durante el confinamiento, señalar que en Europa el 80% de los empleados en el área de salud son mujeres y mayoría en el comercio y la limpieza, presentando por tanto alto riesgo de contagiarse de covid-19.

La ONU señala que en la crisis de después del confinamiento las mujeres tendrán que enfrentar las principales perdidas económicas y un mayor riesgo de llegar a la pobreza.

Los líderes mundiales deben encontrar la forma de incluir a mujeres en la toma de decisiones de respuesta y recuperación. Incluir voces de mujeres en la toma de decisiones, tanto a nivel local como municipal o nacional, dará mejores resultados.

UN PENSAMIENTO
Por José Lissidini Sánchez
-Uruguay-

Un pensamiento. Un pensamiento recurrente, devenido en estos tiempos de crisis, tiempos que corren difíciles, que radica en lo que personalmente denomino: EL GRAN DESAFÍO FUTURO. El cual, sin dudar, refiere a LA VIDA. La vida de las próximas generaciones.

Hoy nos cabe hacernos cargo de la responsabilidad de ser guías, transformadores, generadores, de trazar caminos. Caminos sustentados en la VERDAD, la LIBERTAD, la JUSTICIA, la IGUALDAD, la EQUIDAD, la SOLIDARIDAD, la CULTURA, la EDUCACIÓN, sembrar pautas para avanzar y generar oportunidades para quienes nos van a continuar, en un mundo absolutamente distinto, con mayores y diferentes desafíos para su permanencia, y el cual va a necesitar de líderes responsables y con sentido común, las naciones son y serán lo que sus líderes, ya que una nación se mide por sus líderes. Partiendo de irrefutables verdades, como las que han probado sobradamente que el MIEDO, la IRA, y el ODIO, son herramientas en contra de la PAZ y que el color del hombre, solo es una ilusión, a pesar que los medios de difusión o Prensa ( los que más  acertadamente hoy día deberían ser llamados,” Miedos de difusión”), yacen en manos de sus dispensadores, quienes  trazan el destino de las sociedades y son denominados         “ benefactores ”, irónica y hasta sarcásticamente, porque son los mismos que liberan los perros famélicos de las atrocidades y el terror, los que los azuzan provocado  inhumanidades y barbarie, los sofisticados esclavistas modernos, que no encadenan pies ni manos sino mentes y voluntades, los que  también asesinos en masa,  hacen dudar de su condición humana, incurriendo en actos realmente extraños a lo que debería ser la naturaleza humana, Nos compete y obliga, la honestidad moral , la misión fundamental de la búsqueda  y práctica  de  la verdad , para salir definitivamente de la caverna, para dejar de ser prisioneros de cualquier élite y establecer, el conocimiento y conciencia clara de que la humanidad no es una Empresa, Industria o Fábrica, ni cada hombre un más ladrillo en la pared.

Ello habla de cambiar la manera en que pensamos, para revaluar la realidad. Más aún, cuando hay tantas preguntas por contestar y que exigen argumentos válidos y contundentes como lo son: la realidad sobre Dios; la razón de nuestra existencia; el amor y el mal en el mundo, Democracia y Libertad; bien común, lo Justo y lo Injusto, nuestras responsabilidades y compromisos, con el resto de los seres vivos, la naturaleza y el planeta; la verdad sobre un cambio climático; el feminismo; el Bullying; el consumismo feroz, el fanatismo y el fundamentalismo, los nacionalismos; los extremismos  etc.

Enfrentados a desafíos intensos, uno de ellos, la erradicación de la existencia precaria, no asistiendo, sino generando oportunidades , hoy somos llamados a marcar la diferen-

cia. La elección de cada uno, en la presente más que en ninguna otra época, realmente

importa, tanto como el afirmar rotundamente, que solo por la fusión del AMOR, UNIDAD ( en la que todos deben ser contemplados y todos deben de participar), MISERICORDIA, JUSTICIA Y LIBERTAD, lo que exige una gran TRANSFORMACIÓN, del ser humano, se podrá alcanzar la PAZ. Pero, los elementos claves para lograrlo, y que aún no hemos entendido son , el Educar y el avanzar juntos respetando y aceptando las diversidades, que es respetar los Derechos Humanos.

7”
Ángel Medina
Málaga-España

La vida es tensión y distensión. Ponga en su vida una tragedia de Esquilo, Eurípides o Sófocles y le sobrevendrá la extenuación. Para descargarla, introduzca en ella alguna comedia de Aristófanes y relajará el ánimo. Es necesario recurrir al estrambote de la parodia. Decir verdades a modo de esperpentos. Y en esa estamos.

La ciencia infusa nos fue negada, y ni siquiera los diablos la poseen. Por ello, fueron convocados por Luzbel los tentadores más avezados en la prestigiosa universidad “Pedro Botero”, a fin de enviarlos al mundo, y como los tiempos cambian, poder conocer de primera mano por dónde andan los vicios capitales en orden a la preferencia de los humanos en los tiempos que corren, y ¡hala!, tomarles la temperatura y a tentar.

Junto al gran diablo estaban Mamón, el rey de la avaricia y la riqueza. Aquel que hizo que todo cuanto tocara un hombre se convirtiese en vanidad áurea, condenándolo así a la muerte por inanición. Asmodeo, que mataba a los maridos de Sara para que no consumasen el matrimonio, deseándola para sí. Amón, terrible criatura del mal, quien era temido hasta por sus congéneres infernales. Belcebú, de colosal aspecto, henchido por su desenfrenado yantar, hasta el punto de resultar más fácil saltarlo que rodearlo. Leviatán, cuyo rostro siempre mantenía el rictus de la tristeza, celoso, incluso, del éxito de sus compañeros en la incitación. El último de todos era Belfegor, sustentador de la abulia que recae primordialmente en el desinterés por hacerse cargo cada uno de sus necesidades, cediendo el esfuerzo a la desgana y a que los otros hagan lo que por error u omisión quedó sin hacerse.

Luzbel se reservó para sí la primera tentación, y para ello visitó a un hombre sabio. Su empresa era fácil, ¿quién no es autosuficiente y engreído de sí mismo? El viejo filósofo caminaba circunspecto, pues, no en vano su profesión era la de pensador. Y alguien que piensa puede dudar de muchas cosas y acabar refugiándose en ellas. Amarse a sí mismo por encima de todo y todos.

  • “Cogito ergo sum”- le saludó de esta guisa, conociendo sus razonamientos- Existes, porque piensas. Pero, ¿adónde te lleva la existencia de tu pensamiento? ¿Sabes acaso la razón de haber sido traído a este mundo caótico?

  • Apenas fui creado, dejé de pertenecerle. Soy mi consciencia de ser. Para mí, la existencia se reduce a mi yo.

¡Ah, altivez, primera respuesta de las criaturas a los dioses! Hija de la soberbia, a cuyo abrigo se halla el hombre sumido en la ignorancia más capital.

Mamón se acercó a un individuo que amaba inmensamente la riqueza.

  • -_¡Venda! ¡Compre! –gritaba como un poseso en tanto colgaba y descolgaba teléfonos.
    –¿Qué es más importante para ti, la vida o el dinero?
    –Mi vida, pues si no la tengo nada poseeré- arguyó convencido.
    –¿La vida de los otros o la riqueza?
    –¡La fortuna! – asomó el brillo en sus ojillos picarones.
    –Te convertiré en un nuevo Midas. Sellemos el pacto.

Tres hijas tenían el provecto, a las que amaba como el jardinero a su rosal. La primera regentaba unos grandes almacenes. La segunda una empresa de empréstitos y la tercera era experta en inversiones. De repente, las ventas se dispararon en el negocio de la rosa blanca. La rosa achampanada bajó los intereses y aumentaron los préstamos. La rosa rosa apostó a una única inversión en la bolsa y consiguió una gran fortuna. Pero, al poco tiempo, el coche en el que viajaban las tres sufrió un accidente y se marchitaron las flores. Y, sintiéndose culpable, recordando la conversación con el luciferino, se pegó un tiro.

¡Cuántas desgracias has traído a los mortales, oh, codicia! Por ti mata el hombre a los prójimos y a los próximos. No te tienen a ti; eres tú quien los posees a ellos. Y al final, ¿para qué?

Asmodeo adoptó forma humana. Naturaleza súcuba. Apariencia de seductor, dotado de gran vigor sexual. La mujer era como el buen vino, bouquet con años de crianza, incapaz de la actividad desenfrenada que había experimentado en su juventud. Todo su tiempo era retrotraerse al pasado y anhelar lo   que ya no volvería a ser. El diablo la cubrió. Jamás había sido poseída con tanta intensidad. Los orgasmos se repetían una y otra vez, hasta el punto de que su goce se constituyó en renovado deseo de vivir para él.

  • —¡Ansío perpetuar este momento y no despertar nunca! –exclamó en medio de aquel torbellino infernal.
    —¡Sea como tú quieres!
    —¡Concupiscencia bendita o maldita, según en el orden en que te sitúes, refugio de los desórdenes del espíritu, capaz de separar la persona de la carne!

Amón se presentó ante un terrible sultán, al cual sus enemigos temían por su violencia y sus súbditos por sus veleidades. Un día, como aquel Iván el Terrible mató a bastonazos a un hijo que se había atrevido a contrariarle. El mefistofélico introdujo en su testa la idea de superioridad. Él era un semidiós y nadie podría osar mirarlo a los ojos sin caer muerto. Estando a solas con su engreimiento, observó la figura que se reflejaba en el espejo del salón del trono. Ante la insolencia de aquel agresor se enardeció, y tomando su daga se degolló ante el cristal.

La vanidad ciega, el enaltecimiento de la razón pueden seducir el ego, y agrandándose como un globo hinchado, llegado al límite, reventar. ¡Chispa que enciende la terrible hoguera de la violencia, destrucción y muerte que ha mordido a la Historia desde el primer crimen cainita!

En la hacienda de don Epulón se celebraba un banquete. A los pies de la mesa se amontonaban los pobres del lugar. Arropado por los invitados se encontraba un misterioso personaje que respondía al nombre de Belcebú. Entre los desheredados de la tierra se hallaba una pequeñuela, cuya única fuente de alimentos eran las dos velas de mocos que resbalaban hacia sus labios. Las miradas entre el ricachón y la pobrecita se cruzaron por un instante. Y al punto, tal vez respondiendo el diablo a los deseos de la mocosa, Epulón cayó exánime. Una visión momentánea iluminó el cielo, pudiendo contemplarse al opulento entrando en el infierno, envuelto en llamas.

  • ¡Tened compasión de mí! – gritaba – ¡Dadme un poco de agua para apagar mi sed!

  • Aquel grito se desvaneció con el eco. Ninguno de los menesterosos, que poco antes le imploraban las migajas respondieron a su llamada, y sus convidados pasaban de él. Entonces, se percibió una voz inubicable.
    No es posible, hijo. La distancia que nos separa es infinita.
    Al menos haz entender a los que disfrutaban de mi mesa, para que no vengan adónde yo he sido llevado. Que no los ignoren.
    Eso siquiera es factible. Si se desentienden de su conciencia, tampoco creerán a nadie. La vida es la prueba para descender hasta donde tú estás ahora o ascender donde estarán los que vosotros despreciáis.
    El tentador se frotaba las manos, al tiempo que sus carrillos se movían incesantemente mientras masticaba un muslo de carne. Aquel pecado prometía mucho mientras hubiera pobres. ¿Quién sería el siguiente de los epulones?
    ¡Oh! capitalismo versus comunismo. Nula solución del tan viejo problema de la humanidad. Compasión y egoísmos. Yo o nosotros.
    ¡Ay, Leviatán! Eres un tentador sutil. Tanto, que tu seducción bien podría volverse en tu contra. Empatía revestida de negrura. El satánico se trasladó a una montaña en la que vivía un santón. Una versión moderna del sufriente Job. Un místico que había renunciado al mundo y sus placeres y que de continuo recitaba aquellos versos de la carmelita de Lisieux: “Solo con la confianza vivo de que me he de morir, porque muriendo, el vivir asegura mi esperanza, muerte que el vivir se alcanza, no tardes, que te espero, que muero porque no muero”
    El luciferino quedó desconcertado. “¿De qué puedo tener envidia de este hombre, sino de su caridad consigo mismo? Imposible, pues, alegrarme de su infelicidad, pues es dichoso. Tampoco puedo desear para mí su esperanza, pues habría de renunciar a ser diablo”. Y, meditándolo, se marchó del lugar con el rabo entre las piernas, envidiando la envidia.
    Belfegor era el último que quedó en el mundo. Aún tenía que verificar la vigencia del pecado que portaba. Era el menos aventajado de todos, y como dudaba, decidió picotear en distintos frutos. En primer lugar, abordó a un hombre joven que paseaba.

  • ¿Qué ronda por tu cabeza?
    No necesito complicarme con el mundo de las ideas.
    Más adelante, se encontró con un campesino de piel rugosa, curtida bajo el sol del terruño
    ¿Razonas?
    ¡No! Todo está predeterminado. No tengo tiempo para pensar. Sólo, el duro trabajo de sobrevivir.
    Dejándolo sumido en su futilidad, se dirigió a un medio de comunicación de masas
    ¿A qué se dedican ustedes?
    Somos el pensamiento de los demás. Nuestro lema es:” No piense; nosotros ya lo hacemos por usted”. Y cuando es necesario, le desinformamos. Así, dominamos sus mentes y obedecen a nuestros intereses, o al de los amos que nos pagan por ello.

¡Paradoja! La gran manipulación. La primera de todas. Creer que se es libre y ser realmente esclavo de la nadería propia, o de la maldad ajena.

EPÍLOGO. El Gran Satán decidió alterar el orden de las tentaciones. La soberbia, pecado original, habría de ceder el primer lugar a la pereza. Para el hombre actual, la desgana no era por la realización de las cosas, sino el desinterés por sí mismo, inhibiendo la mente para buscar respuestas que desafían su deseo de ser hombre ante la animalidad que bloquea las preguntas cruciales a las que debe afrontar.

¿Quién soy yo?
¿Cómo debo actuar?
¿Qué he de esperar?
Confianza versus reduccionismo.

A PROPÓSITO DE ESTATUAS
Por: Gustavo Páez Escobar
Colombia

Gran revuelo causó el derribamiento de la estatua de Sebastián de Belalcázar en Morro del Tulcán, de Popayán, por 5.000 indígenas que justificaron el acto como respuesta a las élites españolas que esclavizaron y asesinaron a los aborígenes.  Esta reivindicación tiene lugar cerca de 5 siglos después de aquellos hechos. Esto no cambiará la historia, pero hace reflexionar sobre los vejámenes de que fueron objeto las tribus indígenas.

Estatuas se han derribado en muchos lugares del mundo, entre ellas la de Lenin y la de Cristóbal Colón. Otras veces se cambia una estatua por otra, como ocurrió en Barrancabermeja al desmontar la de Laureano Gómez y poner en su remplazo la de Jorge Eliécer Gaitán, a raíz de los famosos viernes culturales que este realizaba en la capital del país y que tenían repercusión en la ciudad proletaria.

Hay estatuas que reciben airadas voces de rechazo cuando se construyen, y luego obtienen el beneplácito ciudadano. En este campo están el Bolívar cóndor de Manizales y el Bolívar desnudo de Pereira, ambas de  Rodrigo Arenas Betancourt. Sobre esta última dijo el famoso escultor: “Lo he interpretado desnudo, despojado de inútiles atavíos y abalorios, como un ser natural, como el viento, como el grito, como el fuego”.

En el libro Bolívar en el bronce y la elocuencia recoge Vicente Pérez Silva las principales estatuas del Libertador en el país. Especial admiración me suscita la de Soledad (Atlántico), frente a la casa que habitó Bolívar a finales de 1830, cuando iba hacia Santa Marta atribulado por la ingratitud de sus amigos y presa de infinita soledad. Esta estatua es el testimonio vivo del dolor que lo acompañaba en su camino a la muerte.

Bolívar estuvo 7 veces en Soatá, mi patria chica. La primera fue en octubre de 1814 y corresponde al primer viaje que hizo desde Venezuela al interior de Colombia. Una placa recuerda su residencia en la casa donde se alojó y firmó importantes papeles oficiales. La plaza principal lleva su nombre. Pero faltaba la estatua. Un alcalde la mandó construir, con la mala suerte de que el artista no supo plasmar al prócer, sino que elaboró una figura por completo diferente. La ciudadanía protestó, y como la falla no se corregía, algún vecino iracundo le desfiguró el rostro con una botella o algo similar. Al fin, la estatua, que no era de Bolívar, fue derribada y no se ha logrado que llegue a la plaza el verdadero Libertador.

En Armenia, la valiosa estatua de John Lennon, ubicada en la Posada Alemana y   contratada por Carlos Ledher con Rodrigo Arenas Betancourt, fue robada cuando la propiedad estaba en ruinas. Y no ha aparecido. En la misma ciudad, el alcalde Mario Londoño Arcila erigió en una glorieta la escultura El camello como símbolo del trabajo, y con el nombre de Los camellos bautizó la avenida adyacente. Años después, la escultura fue retirada por petición de la ciudadanía, al no ser el camello un ícono de la cultura cafetera, y hoy la población no menciona aquella vía con el nombre citado, sino con el de avenida 14 de octubre, como pasó a llamarse (fecha de fundación de la ciudad).

Hay estatuas polémicas, caricaturescas e insustanciales. A veces son resultado de un fugaz momento político o del deseo de pasar a la historia del propio autor de la iniciativa, que deja grabado su nombre en el pedestal. Las estatuas bien concebidas retienen el tiempo y le rinden tributo a la historia verdadera, aunque pueden, a la vez, despertar odios y discusiones sin sentido.

TRABAJO SOBRE LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL “LOS NIÑOS SABIOS”.
Autora: Amanda Patarca.
-Argentina-

Vamos a comenzar diciendo algo que por obvio debemos esforzarnos por recordar: a) Que la “habilidad” concierne al cuerpo, a lo concreto  y que el “ingenio” concierne a la mente, al alma, al espíritu, es decir al mundo de las abstracciones. Y seguiremos con lo que Juan Carlos Merlo dice acerca del libro, cuando afirma que “el libro es una máquina de leer”.

Ya con esto podemos continuar con “la palabra” y estaremos dirigiéndonos al tema: Una palabra nueva es un mundo nuevo ya que por encima de su significado y su valor como palabra se encuentra lo que llamamos “su sugerencia”. Sabemos que la palabra “nombra” -capta lo nombrado y el que la usa consigue que los otros le respondan con diferentes actitudes- De allí la  alianza o cercanía que mantiene con la “magia”. La expresión “Palabra mágica” nos induce a pensar en “cambio de actitudes a partir de su emisión”. b) La lectura, luego del desciframiento y la traducción de los símbolos visuales y auditivos, debe terminar en la comprensión para ser “lectura”, c) Vamos a separar lo que es “ATRIBUTO”, aptitud intrínseca con la cual se nace, de eso otro que es la “CAPACIDAD”, a la cual se llega en calidad de resultado, luego de someterse el ser humano, cualquiera fuera la situación concerniente a su madurez, a un entrenamiento cuyo punto final lo podemos situar en el arribo a la “TRANSFORMACIÓN”.  d) Afirmamos, sin dudar, que el “niño” no es más que un “germen” que tiene los atributos de los mayores, pero sin sus poderes. No puede, debido a su incapacidad, usar su cuerpo libremente ya que carece de habilidad. Ese germen no ha llegado al grado de crecimiento al que se encuentra destinado por cuanto es “ignorante” ya que carece de “ideas adquiridas”. El desarrollo de la educación se basa en dos nociones fundamentales: Desarrollo de los “atributos” para que con las capacidades adquiridas se torne poderoso (madurez del cuerpo coincidentemente con la de la mente) y la adquisición de experiencia la cual es un “proceso” con cuyo aporte se provee al niño de recursos por medio de los cuales se descubre, acrecientan y perfeccionan las ramas del conocimiento humano.  Y esto tiene que ver con el ambiente o estrato social en que se encuentra y con quién convive, además. e) Vamos a establecer qué es lo que se entiende por “estilo” diciendo que es la forma con que se maneja un escritor para comunicarse mediante la acción de escribir, utilizando todos los recursos “de forma o estilísticos” que crea conveniente utilizar para que el receptor (en este caso un niño o un joven) no solo capte sino que comprenda lo que, el escritor, quiso decir, con el texto. Por lo pronto debe tener bien presente el estado de desarrollo de este tipo puntual de receptor, para luego largarse, instintivamente, a escribir, con todos los recursos con que cuenta y ponerlos, entonces, a disposición del emprendimiento, para conseguir que ese alguien “lea”; para conseguir su “captación” que significa esfuerzo, por parte del receptor, por “tomar”,  “agarrar”, “atrapar”. Y esto, sabemos, se logra o no se logra. Se logra cuando “el que escribe se adentra en el clima que el niño o joven vivencia”, buscando resaltar el mínimo grado de belleza que ese receptor, dentro de ese clima, perciba

Merlo, quién decía del libro que es una máquina, dice, respecto de esto, muchas cosas más, habla  de con-vivencia por la simpatía (simpatía en medio, única y compartida al concluir el fenómeno). Esa misma simpatía que el posible lector le despierte, al autor, para lograr, con su texto, el punto de unión entre los dos, y la simpatía que al lector se le despierte a favor del autor, luego de comprender el mensaje emitido. Ya que ambos deben encontrarse unidos en eso que se llama “la diversión imaginaria”, la que pretendemos aquí explicar diciendo que  se corresponde con un compartir. Compartir, exactamente, el fluir de significaciones provenientes de las palabras ya acomodadas en frases.

La obra literaria sólo por ser literaria, sabemos, inquieta, moviliza, cambia, produce efectos impensados. Ahora bien ¿Qué función cumple o desempeña el poeta y escritor productor de libros infanto juveniles, en este, nuestro tiempo? Podemos acercar una respuesta diciendo que la interpretación de algunas realidades humanas siempre brinda a quienes las leen una apertura de mente, cantidad de cuestionamientos y búsquedas de soluciones y esperanzas de cambio cuando de eso de trata. Además, enseña al niño  y  al joven a lograr paulatinamente y sin sometimiento de ningún tipo a ser  él y solo él mismo, separado de todo lo que significa lo demás.

Muchos de nosotros, los analizadores de este fenómeno literario puntual,  a lo  largo de nuestras vidas hemos prestado singular atención al “manejo” que, a través de la literatura, se hizo y se sigue haciendo de los niños, seres no maduros aún  y en estado de crecimiento anímico-corporal, debiéndose agregar que este manejo también se concreta, hoy,  con  intervención de medios audiovisuales, los que han invadido la totalidad de los espacios, públicos y privados. Y decimos  “manejo”, en primer lugar, insistiendo en la palabra, porque últimamente el revisionismo histórico literario asegura que ciertos tipos de fábulas, leyendas narraciones folklóricas y cuentos, han quedado cristalizados en conceptos y significaciones que distan de las necesidades que actualmente inquietan a nuestros niños y jóvenes.  Los revisionistas pugnan por un cambio de actitud del adulto frente a ellos y del objetivo respecto de la acción de instruir, construir, formar, informar y entretener. Cambio que, así aseguran, deberá sobrevenir a partir del perfecto conocimiento que se tenga de la cantidad de información, la dejada últimamente por los mayores a merced de los jóvenes y niños sin ningún tipo de reparo para ser, luego (por delegación) “manejada” por éstos. Paradojal manejo que toman en sus manos esos seres todavía faltos de terminación, a partir de la observación de los degradantes programas televisivos actuales a cuyos contenidos  se los somete permitiéndoles el acceso a los mismos o luego de utilizar, sin ningún tipo de traba, no sólo las máquinas generadoras de escenas violentas, activadas con los programas denominados “jueguitos”, incorporados a las computadoras, sino también las atractivas propuestas de conocimiento “indiscriminatorio” a las que esa misma niñez directamente accede, “bajando” de Internet de manera natural, cuando lo cree conveniente.  

Con todo lo dicho, podríamos llegar a demostrar que existen dos formas precisas, contundentes y esenciales de concretar ese manejo. Y lo haremos con el ejemplo del accionar de un automóvil: Si se lo maneja con prudencia, como medio idóneo para facilitar una travesía, el que lo comanda, conjuntamente con toda la tripulación que lleve consigo, llegara al lugar de arribo o de destino, con felicidad (sin demasiados inconvenientes). Pero si se lo maneja con imprudencia o con “astucia ” que es otra cosa muy distinta, y hasta diríase utilitaria, ya que sirve, a veces, para distorsionar, neutralizar y hasta para suplantar valores ya adquiridos los efectos inimaginados de ese arribo habrán de resultar, sin duda, siniestros no sólo para los menores que toman parte de esa tripulación sino también para los que solventando y apoyando el viaje de manera entusiasta, aunque sin participar del mismo, delegaron en la persona del chofer el futuro destino de sus hijos, sin darse cuenta del peligro al que se los sometía, una vez dentro del vehículo. ¿Qué es lo que está sucediendo, ahora, para que los revisionistas como así muchos de los defensores de la literatura clásica, aseguren que los cuentos y fábulas infanto-juveniles resultan, hoy, obsoletas porque “sometían”, aunque “sanamente”, reprimiéndolos subrepticiamente en su carrera hacia la libertad? Los medios audiovisuales tienen un objetivo claro: modificar comportamientos. Lo sabemos hoy por experiencia acumulada. Y como ahora es el ingenio (recordemos la palabra mente) el que se encuentra en juego en relación con niños y adolescentes formados bajo el influjo de las condiciones impuestas por los medios audiovisuales, los choferes organizadores de viajes, manejadores profesionales, amparados en el sagrado concepto de la defensa a ultranza de la libertar de expresión  conducen a los menores de padres desprevenidos a absurdos destinos impensados (terminales desconocidas). A eso no se le llama “derecho a la educación a través del conocimiento programado” sino “abuso de confianza” figura jurídica que se aplica hoy más que nunca a la actividad del “terrorismo” por obvias razones.

Decimos: también, pero en segundo y último lugar: “manejo a través del recurso de la literatura”, porque es en la literatura donde confluyen la psicología y la psicopedagogía, las otras dos disciplinas necesarias para evaluar y avalar  ciertas conductas y también establecerlas. Conductas que dependen del carácter del menor actuante, carácter que, siendo pasible de orientación, se forma, por encima de todo los elementos que habrán de influir en su definitiva concreción, sin prescindir del entorno circunstancial ni de la edad mental por la que se desliza el protagonista. Los mayores pretendimos, desde siempre -desde el inicio de los tiempos- y de buena fe, construir e instruir a los menores en estado de formación dando por sentado y a salvo, por obvio, lo que por construir e instruir significamos, contándoles a nuestros menores, cuando deciden escucharnos o leer con detenimiento,  de nuestras peripecias por la vida, al mejor estilo viaje, transfiriéndoselas según el grado de conocimientos (no de información) que fueran éstos adquiriendo, con toma de razón incorporada.

Esa forma de “domesticar” inculcando valores para el logro de un comportamiento personal en armonía con los otros, los prójimos; “prójimos” a los cuales los adultos individualizamos descubriéndolos como: “seres dispuestos a ayudar a quién lo necesite”, nos fue muy bien, atento a que la literatura dio para todo. Para evolucionar y demostrar que serviría, con el correr del tiempo, como nos sirvió, en grado sumo.  Pero… respecto de eso, hoy, creemos que habría que agregar un capítulo más a lo hasta aquí analizado. Un capítulo que involucre a los medios audiovisuales, como depositarios de nuevos contenidos. Ya no más candorosas fábulas  de inocentes mensajes encubiertos. Al niño moderno se le deberá hablar con lenguaje contundente, si es eso a lo único que aspira por efecto de la comparación y posterior emulación. Buscando la fórmula con la que se consiga contrarrestar, de a poco, las riesgosas circunstancias  dentro de las cuales se encuentra hoy expuesto. Es que, evidentemente, este tipo de literatura delicada, dirigida  a los seres humanos en desarrollo sirvió,  y  muy bien: 1º): Para que el niño al fin comprendiera que en su inicio fue el vientre de su propia madre el que lo cobijó y aunque en un primer momento referir esta historia verídica dio un poco de vergüenza como consecuencia de los tabúes que el ejercicio del sexo imponía, actualmente los niños saben muy bien cómo es que los hijos llegan al mundo. 2º) También sirvió la literatura, fábula, leyenda, proyección folklórica, relato, cuento o novela, para establecer la diferencia entre lo interno y lo externo en el desenvolvimiento de la vida humana. Que una cosa es el “viaje” que la experiencia del ser humano adulto le transmite al, todavía, no adulto, marcándole lo que fueron sus propios caminos interiores para arribar a los “objetivos anhelados” (espacios anímicos, abstractos) percibidos sólo por la mente y dados a conocer como testimonios de vidas; y  que otra cosa, completamente distinta, es el otro viaje, el que la experiencia del ser humano adulto le transmite, al aún no adulto marcándole, describiéndole lo que fueron sus caminos exteriores. Ámbito, éste, que debemos tomar en relación directa con dos situaciones diferentes: a) la concerniente a esa primera instancia, la de su alojamiento dentro del útero materno, (relativamente exterior) y b) En relación o en función de esa segunda instancia, concerniente a todo ser humano vivo, como lo es el necesario deambular, primero por dentro y luego por las afueras de su casa, para constituirse y fundarse como ser humano terminado. Allí, en el exterior, es donde deberá conocer el auténtico miedo, la auténtica tentación, surgida del deseo, el verídico peligro que acecha en la intemperie del “bosque” cuando el custodio del aún incapaz (niño o adolescente) no lo defiende porque no está en él hacerlo. Acaso por no existir o porque gusta de hacerse el distraído por desidia, ignorancia o comodidad, como lo vienen haciendo cientos de miles de custodios de menores, en épocas actuales, de guerras, post guerras o de miseria generadora de flagelos como la droga y la prostitución, frutos de la falta de trabajo para los que lo requieren, especialmente en épocas de consumismo desbocado. Generador de envidia y frustración en sus protagonistas. Y todo, producto, a su vez, del desequilibrio generado por las innumerables crisis financieras provocadas por intereses ambiciosos inmersos en el mercado global, a partir de la llamada economía abierta, instaurada sin su contra cara: los organismos de control. Y, en este estado, debemos mencionar, finalmente, pero como elemento no menos importante, el desinterés actual de las masas, carenciadas, desposeídas por completo del mínimo grado de conocimientos exigidos al hombre en su preparación para la lucha cotidiana por la prosecución de su vida y que implica un bregar constante por una supervivencia digna. Digamos que ese desinterés, el generado, tal vez, en la “imposibilidad” total y absoluta de sus integrantes no sólo de encontrar solución a su estado de necesidad constante sino, además, de conseguir marcar la diferencia entre lo interesante y lo indiscriminado (como consecuencia de su falta de conocimientos adquiridos) movilizado, actualmente, por políticos sagaces se ha trasformado en un fenómeno social de consecuencias imprevisibles, y por esa misma causa merecedor de estudio, investigación y análisis.

 

 

EL HABITO DE LA LECTURA
María Sánchez Fernández
Úbeda-España

No hay cosa más placentera en un lector que tener un libro entre sus manos. Lo mira, lo palpa, lo huele, pasa sus hojas con cierto deleite para después sumirse en ese mundo maravilloso que él nos enseña, y poco a poco nos educa, nos hace más sabios y más cultos y quizás más soñadores, pues nos lleva por dimensiones reales y también irreales. Nos hace conocer los campos de la ciencia, de las bellas artes, de la filosofía, de la música, de la poesía, de la historia del mundo. Nos lleva, a través de su magia, a pueblos remotos, jamás imaginados, enriqueciéndonos con sus culturas milenarias; con sus costumbres ancestrales. Nos muestra la fascinación  de la novela, del cuento, del ensayo. Así, ¿el lector se va modelando, nutriendo, alimentando, sin apenas notarlo, con el hábito de la lectura?

¡ Sí, claro que sí, el lector se va formando muy sólidamente con el hábito de la lectura y con el gusto literario también. Puede que tenga sus inclinaciones en el área de las letras, pero siempre optará por ese libro que lo haga más merecedor en el campo del saber. El lector no nace, se educa en los libros siempre que se empiece a leer desde muy joven siendo guiado adecuadamente. Desde la niñez más temprana toda persona debe ser estimulada por la lectura.

El niño pequeño disfruta, juega con los libros de dibujos en los que empieza a deletrear palabras que le divierten, ilustradas con imágenes de colores que estimulan su imaginación.  En primaria los cuentos fantásticos de hadas, gnomos y aventuras  hacen que el pequeño se sienta a veces un poco héroe en ese mundo maravilloso que lo lleva a campos irreales donde todo parece real.

En la adolescencia la poesía y la filosofía son fundamentales, ya que esa mente joven que empieza a madurar necesita nutrirse de materias elevadas para formar en ella un sólido pilar que sostenga la enorme carga de sapiencia que en el futuro le aportaran otros nuevos libros con otras nuevas enseñanzas. Ya en la madurez, un poco o un mucho de todo lo antes citado. Cuando hay hábito de lectura todo libro que cae en manos del lector es recibido como el más precioso regalo.

¡Qué pena que todo se esté llevando al mundo del ordenador e imperen los libros virtuales y también, físicamente, los libros electrónicos, (aunque no tengo nada en contra, pues también son necesarios en la mayoría de los casos), y el lector no experimente el placer de palpar y volver la hoja de un libro real!

Hace algún tiempo en una correspondencia virtual con un amigo poeta y consumado lector, éste me decía que algunos libros, sobre todo los “bestseller”, presumían de un gran “ego”. Yo muy alarmada le respondí:  “Los libros, querido amigo, no tienen ego. Ellos son inocentes. Sólo transmiten verdades, algunas veces a medias, pero al fin y al cabo verdades camufladas en mitos o en historias aparentemente imposibles, pero con un fondo de auténtica realidad. El autor, después de mucho encumbrarlo su público, puede que se pavoneé y exhiba su ego, pero siempre fuera, independientemente de la obra, del libro en sí”.

 

VERACRUZ: “Son tus noches diluvio de estrellas…
Por: Jaime Solís Robledo     (México)

Llegué al puerto de Veracruz a las 2 de la tarde de ese viernes 16 de octubre; el viaje desde la Ciudad de México duró 5 horas y media. Viaje placentero, tranquilo, con las medidas sanitarias que exigen las autoridades de salud, tanto al abordar como en el interior del autobús, ya que entre pasajero y pasajero media un separador de plástico duro y los viajeros deben llevar el cubreboca durante todo el viaje;  nadie subió al vehículo sin desinfectarse las manos en el momento de abordar. En las salas de espera es obligatorio el cubreboca. Al llegar a mi destino me esperaba ya Melina, hija de mi sobrina Silvia, cuyo de libro de poemas presentaría yo en acto virtual al otro día. Sentí como que mi corazón se llenaba de aire refrescante y alentador por la parvada de recuerdos de todos colores y sabores que este bello lugar me acarrea. Bueno, hasta de Cortés y Marina me acordé… y de los zempoaltecas quienes fueron los primeros en apoyar al conquistador castellano en 1519, con el objetivo de sacudirse la explotación de que eran víctimas por parte de la poderosa Tenochtitlan. Llovía fuerte cuando Meli y yo emprendimos el viaje hacia su casa adonde me esperaban a comer  Silvia y su madre. Una tarde maravillosa, rica en brindis y platillos exquisitos propios de esa región. Alli pernocté, y el sábado temprano me instalé en modesto y céntrico hotel. Me encanta el color, sabor y olor a historia que tiene el centro del Puerto de Veracruz.

Una vez instalado tomé mi toalla, mis chanclas y mi traje de baño (“bañador” dirán nuestros hermanos españoles) y corrí a la playa Villa del Mar. Ya sentado en la orilla de la playa, di instrucciones para que me prepararan un coco con vodka, aunque durante mi permanencia allí y lo delicioso de su preparación, me orillaron a ordenar otros dos. Finalmente  sé que mi urólogo –quien me ha prohibido la bebida- NO SE ENOJA cuando le comento que lo he desobedecido. Es muy comprensivo. A las dos de la tarde fui a mi hotel a darme un baño y a las 3 estaba yo en casa de Silvia. Comimos en amena charla y a las 5 hicimos un simulacro del acto de presentación el cual se inició a las 7 en punto. Participamos la autora del Poemario (mi sobrina), la presidenta de una Asociación de lucha contra el cáncer, como patrocinadora del evento y el que esto comenta.

Me emociona que en el marco de la idolatría al dinero, olvidando los principios morales; de la violencia, que ha cobrado niveles jamás imaginados; y de la pandemia que está marcando el paso hacia otra ERA de la Humanidad, se publique un libro de poemas; sobre todo porque mucha gente cree que la Poesía es algo trivial, superfluo y en nada útil. Pero –como lo expresé durante mi exposición- también habemos millones de seres humanos que encontramos en ella motivos de tranquilidad y reposo espiritual, en virtud de que los poetas ven con el alma lo que mucha gente ve sólo con los ojos. Por eso damos la razón a Virgilio cuando afirmaba que “la Poesía es tan grata al oído, como el sueño para el hombre fatigado”. Los poemas de Silvia de León son un canto al amor. Amor a sus padres, hermanas y hermanos, a su hija e hijo, a la Naturaleza y, en general, amor a la Humanidad. Y el amor, como dejara escrito el inmortal Gibrán Jalil Gibrán, “es una palabra de luz, escrita por una mano de luz, sobre  páginas de luz”. Cito aquí un breve poema dedicado por la Poeta a su padre, ya fallecido; se titula

GRITOS DEL ALMA:

Hay silencios que son gritos
que calla el alma;
tu mirada tan ausente,
tus silencios tan frecuentes.
Sé que tu corazón sufre
pues tu partida es inminente.

Me dejas tan plena, tan llena de ti;
veo mi cara, mis manos abiertas
y en ellas te encuentro…
Ahí estarás siempre.

Me enseñaste a ser fuerte,
a ser feliz siempre
aunque la tormenta aumente

Disfruto tu compañía
recordando tus bromas
llenas de risas y alegrías.
Así te quedarás siempre padre:
tatuado en el alma mía.

El sueño de Silvia y su padre fue que ella publicara un libro de poemas, y la noche del sábado 17, ya con la definitiva ausencia de él, cerré el hermoso evento virtual con las siguientes palabras: “Querida Silvia: por las veredas intergalácticas por las que camine mi hermano Humberto de León Solís, esta noche aplaudirá con júbilo la aparición de tu libro y te deseará, al igual que todos nosotros, los mas grandes éxitos en tu carrera literaria”.

Veracruz, Veracruz, 17 de octubre de 2020.         

EL ORIGEN DE LAS PALABRAS
César Tamborini Duca
León-España

  1. El arrorró

Sobre esa canción de cuna que a tantas generaciones de argentinos arrulló de niños para que conciliaran el sueño, esa canción de cuna que parece existir desde siempre ¿nos detuvimos a pensar que tuvo un origen? Y si indagamos su procedencia seguramente nos llevaremos una sorpresa, por cuanto proviene de donde menos lo esperamos, del África negra. Porque de las canciones de cuna traídas por los colonizadores europeos para adormecer sus retoños, muchos de ellos mestizos, ninguna fue adoptada en el hogar criollo, es más, la de origen africano modificada en América, retornó al viejo mundo como veremos luego.

Dice Vicente Rossi en su “Cosas de Negros”, que “La negra africana,… puso su expresivo y conciso ‘bozal’ al servicio de esa tarea. ‘A-ro-oró’ es invitación a dormir profundamente, a roncar, y el ronquido del bebé es suave ‘ro-ro’ de palomas. Además, en bozal ‘romí’ (con ere) es ‘dormir’, y ‘ro’ (con ere) su síncopa; ‘a-ro-ró’ es mandato; ‘a-ro-oró’ mas sugestivo en el canto. (Léase siempre con ere).

…apremiada por las múltiples atenciones del hogar [la negra], …’a-ro-oró’ repetía incansable, con voz insinuante… que producía en el bebé el sueño deseado. …El criollo lo convirtió en ‘arrorró’, vocablo que cruzó el océano llevado por los lusitanos, quienes lo transmitieron a sus vecinos gallegos y extremeños, y éstos lo difundieron ya alterado por sus lenguajes: ‘arrú’, ‘arrou’, ‘rouró’ etc.; fue entonces que el diccionario de los castellanos, en… la pasada centuria, se injertó el vocablo ‘rórro’ como sinónimo de niño pequeñito… El arrorró forma parte de la cuarteta siguiente:

                                  Arrorró m’hijito,
                                   arrorró mi sol,
                                   arrorró la prenda
                                    de mi corazón.

Tiene una variante en que ‘arrorró’ se sustituye con ‘dormíte’, lo que nos demuestra que aquel es su equivalente en bozal, que así lo interpretó el criollo al aprenderlo del negro. La letra es creación de las madres criollas… También su música es de concepción criolla.

bozal es el idioma enrevesado que hablaban los negros africanos en el Río de la Plata, equivalente al cocoliche de los italianos.

DEL TIEMPO Y SUS CAMINOS 7
 Beatriz Villacañas
Madrid-España

LLAMANDO HERMANO AL TIEMPO

El tiempo, como aparece en la mitología, puede ser percibido como padre, puede ser incluso devorador  de sus hijos, lo que viene a mostrar la humana necesidad de explicar lo que en realidad es el tiempo: un enigma, una abstracción cuyos efectos se notan, testigos de esto último son los cambios de forma y lugar, el crecimiento, la vejez y tanto más, siendo todos efectos visibles de una entidad invisible. Con el tiempo caminamos en el viaje de la vida, y la vida, entendida como viaje, lleva ya, por ello mismo, la realidad del tiempo en sus entrañas. Y desde esta vida nuestra, una poderosa tendencia es percibir el tiempo como flecha haciendo un viaje directo desde el principio al fin. Lo que no impide que también el tiempo sea percibido como un camino de retorno, como una vuelta a los orígenes. Pensar y sentir el tiempo forma parte esencial de nuestra vida y de esto siempre han dado testimonio filósofos, místicos, poetas. La ineludible y a la vez misteriosa presencia del tiempo en nuestro viaje vital puede llevarnos también a un hermanamiento, pues de su mano transitamos sus caminos. En uno de esos momentos de inspiración, en la que yo creo, aunque esté, a la vez, relacionada con la búsqueda, con  el trabajo y con el esfuerzo, me llegó el título de Hermano tiempo para mi reciente libro de aforismos y de algo más, pues son tres las partes que lo componen: “Signos”, “Tomando la palabra” y “Meditaciones. Los caminos andados”, parte ésta en la que la brevedad del aforismo da lugar a un número algo mayor de pasos y de palabras. Mas en este aquí y en este ahora, compartiré unos pocos ejemplos aforísticos, de la sección “Signos”, del libro en el que llamo hermano al tiempo:

La dimensión exacta del amor está en su desmesura.
Hay una sabiduría que consiste en convertir la triste circunstancia en palabra fecunda.
No pocas veces la verdad se presenta increíble, será que tiene ironía.
Leer, como comer, es necesario, pero no olvidemos que se puede estar sobrealimentado y mal nutrido.
La duda no es enemiga de la fe: en naufragios metafísicos es tabla a la que aferrarse para seguir a flote.
Qué amigable bofetada nos da la física cuántica  mostrando que lo infinitamente pequeño es a la vez infinitamente grande.

Deja un comentario

CRÓNICAS, ARTÍCULOS Y ENSAYOS

Todo lo publicado en  ARISTOS INTERNACIONAL está sujeto a 
la ley de propiedad intelectual de España

Febrero  2.019  nº 16 

La Dirección no se responsabiliza de las opiniones expuestas
por sus autores.
Estos conservan el copyright de sus obras 

 

COLABORAN: Carlos Benitez Villodres (Málaga España)…Lola Benitez Molina (España)…Amado Blanco Pedrero (México) …Antonio Camacho (Argentina)…Eunate Goikoetxea  España) …Salomé Moltó ( España )…Jaime O. Solís Robledo (México)

LA MUJER
Carlos Benítez Villodres
Málaga (España)
La mujer es el tesoro más valioso, más sublime, más luminoso, que posee la Humanidad. Desde la noche de los tiempos hasta nuestros días, la actitud del varón hacia la mujer ha cambiado 180º. La bondad y la inteligencia, la sensibilidad y la ternura, el ánimo positivo y constructivo y la capacidad de diálogo…, en definitiva, la belleza interior, hacen que la mujer posea una calidad humana sumamente abierta y hábil y flexible. Esta riqueza intrínseca de la mujer contribuye a impregnar de amor su esencia. Amor, pues, hacia ella y hacia los demás seres humanos más y menos cercanos, desde su propia paz, tolerancia y armonía. “En todo momento de mi vida, refiere Gabriel García Márquez, hay una mujer que me lleva de la mano en las tinieblas de una realidad que las mujeres conocen mejor que los hombres y en las cuales se orientan  mejor con menos luces”. Ciertamente, la mujer sabe caminar y desenvolverse en la vida mejor que el hombre. Por consiguiente, ella debe de ser nuestro mar, nuestro faro y nuestro puerto. Si el varón consigue que para él la mujer sea lo anteriormente expuesto,su nave saldrá indemne de cualquier peligro.
El hombre de hoy y de mañana debe ensalzar y dignificar a la mujer. Asimismo, debe continuar trabajando constante y enérgicamente con ella para que ésta ocupe en la sociedad actual el lugar que le corresponde. En él, desempeñará su labor como cualquier  hombre, pues ambos son iguales, excepto en los aspectos anatomofisiológicos y psicológicos propios de cada sexo. Es verdad que se han conseguido muchos objetivos con respecto a la igualdad de hombres y mujeres, pero aún hay que seguir caminando en pos de otros, que todavía no se han logrado, porque “nuestra sociedad aún es masculina, dice Henrik Johan Ibsen, y hasta que no entre en ella la mujer no será humana”. Sí, entrar en ella con todos los derechos y deberes que tiene el hombre del siglo XXI, para  humanizar a las poblaciones no sólo de nuestro país, sino también de las demás naciones del mundo.
La mujer de espíritu infatigable y mente feraz es vida con sentido para el caminante que marcha hacia el horizonte, donde el amor verdadero vive, alentándole para continuar, desde sus convicciones de paz y justicia, de libertad y fraternidad, en el fragor de esa lucha diaria de la que siempre debe salir victorioso, pero, aunque a veces sea derrotado, no debe desfallecer, ya que su deber es proseguir, tras el fracaso, combatiendo, con denuedo y firmeza, para implantar el gozo por vivir en todos los corazones y la luz de la sabiduría en todas las mentes. En su camino hacia delante, siempre encontrará el apoyo vital de la mujer, como único referente para sus pasos y sus ideales, para sus sueños y sus aspiraciones… Mujer esta que fascina a la persona honesta, noble, sincera…, y exaspera al villano, al facineroso, al injusto…, porque la mujer es tan inmensa como el cosmos, sumamente tierna como cualquier flor, fuerte como un roquedal, dulce y apasionada como la mutua entrega de los amantes y bella como la naturaleza. Ella es así, simplemente, por ser mujer.
La mujer es para el hombre el sol que jamás se oculta, porque constantemente lo ilumina y le da vida total, vida impoluta y fecunda, vida que lo fortalece, lo anima a cada instante y lo colma de bondad y de sensibilidad y de savia creadora. Víctor Hugo concluye su poema “El hombre y la mujer” con estos dos versos: “En fin: el hombre está colocado donde termina la tierra. / La mujer donde comienza el cielo”. Con estas palabras, el literato francés dejó grabado a fuego en el intelecto del ser humano del pasado, del presente y del futuro la grandeza y la maravilla de ser mujer.

CIUDAD TERMAL: UN PARAÍSO
Autora: Lola Benítez Molina
Málaga (España)

Una de las ciudades más atractivas del norte de España es, sin duda, la quizá menos conocida de Galicia, Ourense. Mucho encierra esta bella tierra, donde ya las tribus nómadas se asentaron junto al río Miño, prueba de ello son los llamados “castros” prerromanos y las fuentes naturales de agua termal que fueron el origen de la ciudad.
Pasear por esta localidad milenaria, que constituye, además, uno de los más bellos parajes en los que saborear detalladamente el arte románico, es alimento para el alma. En el centro encontramos las termas mencionadas, que son oasis de placer para el viajero incansable, ávido de belleza y serenidad. Tal vez, para muchos sean aún desconocidas, pero su historia se remonta a más de mil años, teniendo su comienzo en los manantiales de “As Burgas”, y serían, precisamente, los primeros pobladores romanos los que iniciaron esta noble tradición en la provincia. Por su tremenda belleza y cautividad a Ourense se la conoce como “Ciudad termal” o “Ciudad de As Burgas” y, en torno a ellas se reunían sus habitantes no solo para disfrute de sus aguas sino como remedio terapéutico o por motivos religiosos. En el año 2007 sería declarada como “Sitio de Interés Cultural”.
La existencia de esta belleza natural dio lugar a que se formulasen múltiples leyendas y mitos, pues el hombre, en su afán de interpretar a lo que por sí solo no le encuentra explicación, enunció una serie de postulados que intentaran aclarar cómo podía brotar agua caliente de la propia tierra. Y, como la imaginación no tiene límites, hablaban de la existencia de un volcán bajo la montaña de “Montealegre”.

Las termas de Outariz constituyen la zona termal mas grande de la ciudad con piscinas al aire libre rodeadas de jardines. Alcanzan una temperatura de 60ºC lo que dio lugar a esos mitos y leyendas.

Se trata de ciudades con magia en las que, a la vez que se disfruta, uno parece conectar con el pasado y evocar momentos vividos por nuestras generaciones pasadas.

Como diría el escritor estadounidense Francis Scott Fitzgerald “Y asi vamos adelante botes contra la corriente, incesantemente arrastrados hacía el pasado”

Para Jaroslav Seifert, poeta checo y Premio Nobel de Literatura 1984,”recordar es la única ,manera de detener el tiempo” No podemos detenerlo, pero si podemos propiciar paz y armonía al espíritu al visitar este paraíso terrenal.

LOS INSURGENTES MEXICANOS Y SUS DIFERENCIAS
Autor: Amado Blanco Pedrero ( CDMX )

Difícil de creer, los insurgentes, los que tenían como principal objetivo la independencia de la Nueva España de la monarquía española, tuvieron sus diferencias. Por increíble que parezca así fue, existieron acciones basadas en intereses personales y que provocaban malestar en el resto de los mandos.

Uno de los primeros momentos de enojo que vivió don Ignacio Allende, fue cuando la horda se volcó sobre la Ciudad de Guanajuato, no había el mínimo control sobre ellos, Allende como militar de carrera, reprobaba ese comportamiento y el cura Hidalgo permitía el desmán. Sabemos que es difícil controlar las masas, y cuando ésta es llevada por el deseo de venganza, el coraje por el mal trato recibido durante años, la situación se pone verdaderamente complicada.

Luego nos encontramos con un grupo que comandaba Juan Nepomuceno Rosáins, quien durante algún tiempo se desempeñara como secretario particular de José María Morelos y Pavón, pues bien, allá por 1814, este grupo procedió a incendiar el poblado de San Andrés, según el doctor en historia Alfredo Ávila Rueda, se encontraba en los límites de los estados de Veracruz y Puebla.

No había razón para esta acción, por ser una población civil, se cree que fue una venganza por las acciones de los enemigos. Poco después, el 27 de julio estas fuerzas de Rosáins, al mando de Manuel de Mier y Terán, sufrieron una dolorosa derrota.

Para Rosáins resultaba de fundamental importancia tener el camino libre al Golfo de México; por eso se hallaba en constante pugna con las tropas que tenían el control de esa región. Lo que era verdaderamente sorprendente, era que las fuerzas que atacaban a las de Rosáins, no eran realistas, que era lo más lógico, no, él atacaba a los propios insurgentes, es más, los habitantes del pueblo de San Andrés, eran incondicionales a Guadalupe Victoria. (Primer Presidente de México Independiente)

La situación llegó a complicarse enormemente fue cuando asesinan al cura José María Morelos y Pavón (22 de diciembre de 1815), algunos grupos habían considerado a Mier y Terán para sustituirlo. En 1816, Guadalupe Victoria le impide el abastecimiento de armas y municiones. La situación resultaba muy desgastante y combatir militarmente con otros jefes de la insurgencia era cosa de locos.

Tantas diferencias entre grupos que perseguían un mismo propósito, pudo deberse a la falta de un liderazgo fuerte. Recordemos que a estas alturas los iniciadores del movimiento como Hidalgo, Allende, Aldama y Jiménez ya habían sido fusilados, al único que le perdonaron la vida fue a Abasolo que sería trasladado preso a Cádiz en donde falleció.

Algunas de estas diferencias fueron ideológicas. No olvidemos que Hidalgo también tenía su plan en cuanto se consiguiera la independencia, y éste era el entregar el reino al mismísimo Fernando VII, Allende no estaba de acuerdo con eso y trató de envenenarlo.

Lo anterior nos lleva a concluir que hasta 1820, los insurgentes no tenían un proyecto de nación que fuera aceptado por todos los grupos, es más, se termina la guerra de independencia en septiembre de 1821 y los actores no se ponían de acuerdo dado que no se tenía un referente de nación por aquellas épocas, Iturbide se impuso y la monarquía (que era lo que se había vivido de cerca) se puso en marcha.

Estados Unidos de Norteamérica era un ejemplo cercano pero no convenció a Iturbide a pesar de las razones que exponía entre otros, Miguel Ramos Arizpe, llamado posteriormente “El padre del Federalismo”, que junto con Guridi y Alcozer fueron fuertes pilares en vías de elaborar la Constitución de Cádiz de 1812..

Era necesario que alguien, o algún organismo, pusiera orden al maremágnum que lo único que tenían garantizado era la derrota. Después del fusilamiento de los primeros insurgentes, surgió la Junta de Zitácuaro que hizo todo lo posible por poner orden en ese mar tan agitado sin lograr su propósito.

Después de la derrota de Puente de Calderón, le quitan el mando a Hidalgo y Allende asume la responsabilidad, como debió haber sido desde un principio, pero ya quedaba poco tiempo para formar un ejército bien armado y disciplinado. Parten al norte en busca de ayuda, cuando en Acatita de Bajan fueron apresados y conducidos a Chihuahua en donde les cortaron la cabeza, mismas que fueron exhibidas colgando una en cada esquina de la Alhóndiga de Granaditas en Guanajuato, en donde meses antes habían dado muerte al Intendente Juan Antonio Riaño.

México nace dividido y así continúa, no hemos aprendido que la unión hace la fuerza, a pesar de venir escuchando esta frase hace muchos años.

Ahora que estamos estrenando gobierno, mi mayor deseo es que todos rememos en la misma dirección, pero la historia nos dice otra cosa.

EVOLUCION DE LA MUJER
Autor:  Antonio Camacho Gómez
(Argentina)

   Aunque todavía existen recelos masculinos –la cirugía parece estar vedada para ellas, hasta tal punto que a una doctora se la debió indemnizar en Italia por problemas derivados de esta llamativa cuestión- que se entroncan con ancestrales prejuicios y sometimientos arcaicos, la mujer está acentuando su presencia en el nivel de las grandes decisiones. No es masiva, sino discreta; pero de cualquier manera, digna de atención.

   Han quedado atrás,  matriarcado aparte, excepcionalidad gubernativa antigua también, influencia indiscutible en muchas decisiones soberanas a través de los tiempos, las luchas reivindicatorias de las sufragistas y las frases ofensivas de pensadores y políticos, Schopenhauer, mediante. Y han pasado a la historia Nightingale y Juana de Arco, Agustina de Aragón e Isabel la Católica; Santa Teresa de Ávila y la señora Curie, Isabel I de Inglaterra y las hermanas Bronte, Jorge Sand y Virginia Wolff, algunas de las cuales tanto bregaron para cumplir sus deseos en un medio diferente, en una actividad disímil y vencieron la indiferencia, la acritud, las intrigas y, en muchos casos, la oposición de una sociedad más injusta que cerril.

   Hoy esa esclavizada mujer de otrora, aunque no en todas partes con la misma independencia, se ha liberado en gran medida de absurdas ataduras y presiones infamantes y su desempeño es un hecho regular en funciones no hace muchos años reservadas al hombre. Desde hace varias décadas tienen la oportunidad de alistarse en el ejército norteamericano y en sus cuerpos auxiliares y posteriormente son admitidas en todos los cuerpos del arma, con excepción de los de combate directo, que no les vedan en las fuerzas armadas de regímenes asiáticos.

   Las múltiples actividades de la vida moderna la encuentran, dinámica y competente, en puestos sobresalientes y algunos sucesos van mostrando la caída de barreras antes infranqueables. Valga de precisa ilustración el caso de la escritora Carmen Conde, que el 9 de febrero de 1977 era elegida para ingresar, y ocupar el sillón “K” vacío por el fallecimiento de Miguel Mihura en la Real Academia de la Lengua Española, corporación que hasta entonces se había opuesto a aceptar mujeres entre sus miembros. No está de más recordar a Victoria Ocampo y su incorporación a la Academia Argentina de Letras.

   La política contemporánea es otro campo difícil en donde la discriminación y el vetusto “es cosa de hombres” va siendo asunto del pasado. Los derechos civiles y las libertades que imperan en las sociedades democráticas favorecen la inquietud femenina en esa dura justa en el arte y la ciencia de lo posible. Una batalla –la referencia a personalidades como Indira Gandhi, en la India; GoldaMeir, en Israel; Sirimavo Bandaranaike, en Sri Lanka, etcétera, que estuvieron al frente de los gobiernos respectivos es inobviable, Como lo es mandatarias de países de la importancia de Alemania e Inglaterra y de nuestra Latinoamérica, en las últimas décadas. Ello constituye un alto ejemplo de esa evolución de Fémina y de su emancipación obtenida tan larga y costosamente.-

LA MUJER EN LA ACTUALIDAD
Autora: E.Goikoetxea ( España)

Durante la historia de nuestra sociedad, el rol de la mujer se ha ido transformando. Al comienzo, en las  culturas prehistóricas, su papel era básicamente de recolección, mientras que el hombre era el encargado de la caza. En las sociedades más recientes, la mujer era la encargada del cuidado de los hijos y del hogar, y sólo en caso de un muy mal estado económico familiar, buscaba trabajo fuera del hogar.

Cambios en el mercado laboral, especialmente debido a la revolución industrial y a las grandes guerras del siglo XX, permitieron a las mujeres una mayor inmersión en el mercado laboral.

En la sociedad actual, basadas en una estructura de parentesco flexible que ayuda mucho a la responsabilidad compartida con el hombre, muchas mujeres buscan navegar el mar del mercado laboral más allá del núcleo familiar del cual constituyen la pieza fundamental. Las razones son diversas: libertad, independencia económica, valorización individual, motivación, recuperación de una carrera o actividad postergada, etc.

Para llevar adelante la actividad laboral, la de pareja y la maternidad, las mujeres cuentan con una intuición, una inteligencia práctica y una sensibilidad exquisitas. Y es justamente dicha sensibilidad el don que complementa las virtudes del hombre.

Pero el trabajo  en la sociedad, más allá del núcleo familiar, no es prioritaria para todas las mujeres. Hay muchas que hacen foco en su rol de madres y se dedican de lleno a su familia sin realizar ningún trabajo profesional fuera del hogar. Aquí es importante una mirada diferente y destacar que la mujer administra una empresa llamada HOGAR. Donde es necesario el conocimiento de finanzas, de cumplimiento de horarios, de actividades concretas, de educación, de tolerancia, de integración de equipo, de servicio, de conocimientos, de motivación, de pasión, etc.

El problema es que la sociedad no valora esta gran tarea, ya que asume que ser madre y eje del hogar es prácticamente una obligación adquirida por el mero hecho de ser mujer, sin tener en cuenta que esta tarea no es remunerada como cualquier otra actividad.

Las mujeres de hoy se desenvuelven y se desarrollan en un medio que estimula la persecución de nuevas metas, por lo cual, muchas veces se debaten entre la procreación y la administración del hogar y la necesidad de crecimiento personal.  

Si trabajan, se debaten entre la culpa por la disminución del tiempo con su familia y la lucha por crecer en un universo laboral que les demanda atención completa, llevándola a un nivel de auto exigencia enorme para sostener los pilares del trinomio hijos, pareja y trabajo.

Hablamos de los roles de la mujer en la sociedad actual: madre, esposa o pareja, trabajadora, administradora y sostén emocional del hogar, pero no debemos olvidar que su primer rol en la sociedad es justamente ser mujer, con su identidad y su femineidad, es no adoptar características masculinas para ser más aceptada en un mundo en el que todavía existen desigualdades de oportunidades.

Por supuesto, la clave está en respetar la diversidad de la mujer. No hay un único modelo. Eso era lo que el rol estereotipado quería, y es lo que se debe eliminar para lograr que todas puedan elegir su destino. Incluso lo puedan cambiar a lo largo de sus vidas.

Por eso, el sentirse “mujer” es algo que cambia según las condiciones y el contexto de cada mujer y en los distintos momentos de la vida. Lo primordial es que todas puedan elegir qué ser y lo puedan concretar. Trabajemos todos para que esto sea posible y esperamos que un futuro no muy lejano pueda realmente consolidarse.

Por Salomé Moltó ( España)
LAS COSAS CAMBIAN O PUEDEN HACERLO

Asistimos con gran sorpresa,a las censuras que se hacen a las manifestaciones de los trabajadores franceses estos días. Algunos que conocemos la idiosincrasia de los franceses, que cambiaron el proceso humano hace ya más de doscientos años, tratamos de averiguar en  los acontecimientos que están sucediendo en Francia con “les gilets jaunes”, o sea los chalecos amarillos, que motivos hay para todas estas manifestaciones, que empezaron con el aumento de los carburantes. La gente por lo general se para con demasiada facilidad en las apariencias y a censurar algunos actos, que por supuesto no son concebibles, pero que están en el fondo de las demandas  Tampoco cuesta mucho si el tema  preocupa   y eres capaz de buscar la información ahí donde la puedas obtener. Hoy los medios de comunicación, aunque hay que saber interpretarlos te pueden facilitar esa información.

En esencia los trabajadores franceses piden el aumento  de los salarios y de las pensiones en consecuencia al provecho de las ganancias, o sea que no se quiere un aumento porque sí, sino, que si los beneficios y las ganancias han aumentado considerablemente, que este aumento se haga proporcionalmente, este sería el fondo del problema a parte es lo que nos comunica Nathalie Arthaud en un bello y detallado discurso. Guillaume Perchet también apunta a la preocupación de este estado de cosas que, y algo muy significativo, que ya no son sólo los gilets jaunes, los estudiantes de Langon y otros lugares empiezan a tomar parte en esta situación, lo mismo el sector de la sanidad. Si bien nos llegan las noticias, como ya digo, se pretende un aumento en provecho de las ganancias, o sea que todos aumenten su nivel de vida proporcionalmente a las ganancias, no que se las lleve unicamente el sector patronal.

El presidente francés Monsieur Macron ha puesto algunos “parches”, pero, a mi modesto entender, sentarse en una mesa a dialogar puede allanar muchos escollos.

 

LA DECENA (¿O DOCENA?) TRÁGICA
Por Jaime Solís Robledo. ( México )

En México año tras año se conmemora un hecho histórico conocido como La Decena Trágica.  Cada 9 de febrero el presidente de la República en turno marcha acompañado por cadetes del Heroico Colegio Militar, de la residencia oficial de Los Pinos hacia el Campo Marte, adonde se efectúa una emotiva ceremonia oficial. ¿Cuál es el origen de esto?

La historia nos remonta al 9 de febrero de 1913, cuando muy temprano los militares traidores Manuel Mondragón, Gregorio Ruiz y Manuel Velázquez se sublevaron contra el gobierno del presidente Francisco I. Madero, el cual fue elegido por abrumadora mayoría del pueblo mexicano, en octubre de 1911. Esa mañana, los militares golpistas se dirigieron a la prisión de Tlatelolco y luego a la cárcel de Lecumberri poniendo en libertad al Gral. Bernardo Reyes y a Félix Diaz, presos por rebelarse contra el gobierno de Madero.

El general Reyes cae muerto en un fallido ataque al Palacio Nacional, defendido por Lauro del Villar, quien resulta herido en la gresca, pero logra mantener bajo control a las tropas que resguardan el Palacio; los cabecillas Diaz y Mondragón se refugian en una plaza arbolada conocida hasta ahora como La Ciudadela. El presidente Madero, informado de lo que aconteció en Palacio Nacional, sale del Castillo de Chapultepec con destino al Zócalo de la Ciudad de México; en su trayectoria es protegido por cadetes del H. Colegio Militar. Recorre la Av. Reforma, pasa el Palacio de las Bellas Artes y al tomar el Andador que actualmente lleva su nombre, se resguarda en un estudio fotográfico llamado Daguerre, sitio en el que se presenta el Gral. Victoriano Huerta para ofrecerle sus servicios. Huerta había sido de los jefes militares mas fieles al recién derrocado dictador Porfirio Diaz. Madero comete el gran error de nombrar a Huerta jefe militar de la Plaza. En el Zócalo, afuera del Palacio Nacional y calles aledañas quedaron regados muchos cadáveres de personas ajenas al conflicto.

A partir de esa tarde del 9 de febrero, el traidor Victoriano Huerta simuló atacar a los sublevados refugiados en La Ciudadela, pero en realidad lo que hizo fue buscar acercamiento con Diaz y Mondragón con el fin de derrocar a Madero. Para conseguir su diabólico objetivo contó con la asesoría y total apoyo del embajador norteamericano Henry Lane Wilson. En los dias siguientes Wilson, secundado por los embajadores de España, Inglaterra y Japón, se dedicó a orquestar la caída del presidente Madero; éste, a pesar de haber sido advertido de la probable traición de Huerta, se obstinó en mantenerlo como jefe militar de  la Plaza. El 18 de febrero se subleva el 29 batallón que resguardaba a Madero en Palacio Nacional, y después de algunos muertos entre traidores y leales al Apóstol de la Democracia, éste es tomado prisionero por el Gral. Aureliano Blanquet.

Esa noche el embajador norteamericano reunió en su sede diplomática a Huerta, Diaz, Mondragón y otros traidores para darle forma a lo que la Historia dio en llamar Pacto de la Ciudadela (en realidad debería ser Pacto de la Embajada). Wilson les informa de la renuncia y prisión de Madero. Al dia siguiente el Congreso de la Unión aprueba la renuncia de Madero. Este fue otro error garrafal: firmar su renuncia sin asegurar la salida al exilio; en esa forma quedó totalmente a merced de los chacales que habían torturado bestialmente y asesinado a su hermano Gustavo.

En el Pacto firmado se aseguró el arribo de Huerta como presidente interino para convocar de inmediato a elección presidencial; se conformó su gabinete en el cual no figura Félix Diaz, quien deja “muy claro” que se dedicará a preparar su candidatura para la elección a la que convocaría Huerta. Como se comprobó después, con el abierto apoyo de Wilson, Huerta traicionó también a Diaz y se aferró a la presidencia hasta que fue derrocado, en agosto de 1914, por el Ejército Constitucionalista jefaturado por don Venustiano Carranza.  

A esos dias (del 9 al 19 de febrero) se le conoce como La Decena Trágica. Sin embargo, tengo en mi criterio que lo mas trágico de este episodio fue el cobarde asesinato del apóstol Madero y del vicepresidente José Ma.Pino Suárez, la noche del 22 de febrero de 1913, quienes fueron sacados del Palacio Nacional bajo pretexto de trasladarlos a la cárcel de Lecumberri, pero en el trayecto les dieron muerte argumentando que los reos intentaron fugarse. Como vemos, este fue un despreciable acontecimiento que mancha a la historia de México. Sesenta años después le sucedería algo similar al mártir de la democracia moderna Salvador Allende Gossens, en la república de Chile.

Deja un comentario