CRÓNICAS, ARTÍCULOS Y ENSAYOS

Todo lo publicado en  ARISTOS INTERNACIONAL está sujeto a la ley de Propiedad Intelectual de España  septiembre  de 2.021 nº 45

La Dirección no se responsabiliza de las opiniones expuestas por sus autores. 
Estos conservan el copyright de sus obras
AL SERVICIO DE LA PAZ Y LA CULTURA HISPANO LUSA

COLABORAN. Lola Benitez Molina (Málaga-España).- Antonio Camacho Gómez (Argentina-España ).-Elías Gálati (Argentina).-Eunate Goikoetxea (Alicante-España).- -Jorge B Lobo Aragón (Argentina).- Ángel Medina (Málaga-España ).- Gustavo Páez Escobar (Colombia).-Jaime Solís Robledo (México ).- César. Tamborini (león-España)-Beatriz Villacañas Palomo (Madrid-España)

 

LA SONRISA DE LA VIDA
Lola Benítez Molina
Málaga (España)

Juego de sentimientos ultrajados, desdicha sin ocaso. El bandoneón de los recuerdos aflora y marchita hasta las gardenias de Machín. Un fado suena en los entresijos de mi alma. Ya no vuela el ruiseñor. Las mentiras, una leve brisa las trae y las lleva. Una luna creciente asoma cohibida, y el latir de las olas murmura sin cesar. Una alondra inocente quiere volar, soñar…, a donde el corazón la lleve, y no encuentra más que el desgarro de lo banal.

            El silencio sin respuesta, cargado de dolor y agonía, acecha a todo aquel que amó y no fue correspondido. Y como diría Neruda en su poema “Tu risa”: “quítame el aire, pero no me quites tu risa porque me moriría…”

            ¿Adónde se fueron los románticos, los forjadores de ilusión, los que siembran amor con la mirada, los que su sola palabra penetra en el verdadero oasis? Uno de ellos, es sin duda, el gran poeta cubano José Ángel Buesa, nacido en 1910 en las Cruces y fallecido en 1982 en Santo Domingo, República Dominicana. Se le conoce como el “poeta enamorado”. Su obra es principalmente elegíaca, grávida de melancolía, de canto al “Amor perdido”, al “Amor prohibido”, al “Amor tardío”. Son célebres sus poemas “de la despedida” o “Poema del olvido” entre otros.

            Como otros tantos cubanos, se vio obligado a marcharse de su paradisiaca tierra. Estoy segura de que ello acentuaría la nostalgia que lo caracterizó. En su obra se aprecia una profunda sensibilidad. Su peregrinar lo llevó a las Islas Canarias y a El Salvador, pero, finalmente, se instaló en Santo Domingo. Sus poemas fueron traducidos al inglés, ruso, japonés, portugués, polaco y chino. Además, escribió novelas y libretos para la televisión y radio cubana y fue profesor de Literatura en la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña de República Dominicana. Es uno de los máximos exponentes del neo-romanticismo americano.

            Para el crítico literario C. S. Lewis: “La dificultad a menudo prepara a una persona común para un destino extraordinario”.

            Parece que hay un nuevo resurgir de poetas, un auge de la cultura y las artes, como búsqueda de una salida a la inquietud y crispación reinantes. El ser humano está ávido de amor y comprensión, por algo siempre se ha dicho que el amor mueve al mundo. Para ello, hay que partir de la base del respeto y de la educación.

            Seamos, pues, portadores de sonrisas, como la sonrisa de un niño que cree en la magia de la inocencia. No olvidemos que el sentimiento por lo bello perdura toda la vida

LA VERDAD SOBRE AFGANISTAN
Por Antonio Camacho Gómez
Argentina

La ex Unión Soviética, con su poderío enorme en materia de armamento, servicio de inteligencia y medios económicos, luego de varios años de lucha contra los talibanes, sufriendo grandes bajas, decidió retirarse de la nación que titula esta nota. Por su parte, otro de los más sólidos países, actualmente el primero compitiendo con China, los Estados Unidos, metió violín en bolso, cuando los insurrectos tomaron Kabul. Y luego de estar apoyando a un gobierno corrupto, sufrir importantes pérdidas en su ejército por los esperados o inesperados atentados que ocurrían. Habían fijado una fecha para dejar el sangriento territorio y la cumplieron, aunque la evacuación de sus militares y civiles en el aeropuerto de la capital fue caótico y con algunas víctimas fatales. Antes, algunos otros estados, que procuraron colaborar, se habían ido.

No voy a inmiscuirme en los millones de dólares que, seguramente, se llevó a los Emiratos Árabes el mandatario forzadamente depuesto. Sí, en que los “ mass media”  representativos en el nivel mundial han ofrecido una imagen espantosa  de una tierra asolada por tanto tiempo de inestabilidad; pero, he aquí lo que procuro  subrayar, es que Afganistán no es solo eso, sino que ofrece otros motivos de interés y que, por otra parte, no todos  los talibanes apoyados por Pakistán, aunque tienen una meta en común, poseen el mismo grado de radicalidad. Entre ellos existen divergencias en cuanto a los métodos, en tiempo y forma, de las imposiciones doctrinarias.

Que no aceptan ningún tipo de autoridad democrática, desde luego, pues su ley es la Sharia y tienen criterios tales el uso correcto del Hijab o lapidar en caso de adulterio. Para procurar entenderlos hay que adentrarse en los preceptos islámicos.

Naturalmente que para Occidente, en donde tengo que decirlo, se mantienen democracias que son caricaturas, autocracias, tanto en Centro y Suramérica, África Asia y no entraré en mayores honduras, los talibanes son terroristas. No obstante hay organismos dispuestos a contribuir financieramente a la reconstrucción de la atribulada nación.

A mí lo que me interesa resaltar, y que de eso no hablan ni radios, ni televisoras, ni diarios, ni redes sociales es que Afganistán tiene diversas etnias, con gente cálida pese a un conflicto de 49 años de duración; de suma riqueza cultural, con atletas, pintores, cineastas, músicos y diversas religiones y formas de vida.

No está de más exponer que , previo a la toma del poder por los talibanes había un significativo conjunto de chicas que, allende el atletismo, se dedicaba al ciclismo, lo cual era muy mal visto;  las insultaban, les tiraban huevos y hasta se dio la circunstancia de que en la carretera, una de ellas fue golpeada con su coche por un muchacho. En pocas palabras, lo consideraban una provocación.

Que habrá restricciones, evidentemente. Que universidades y escuelas no tendrán las libertades anteriores, por cierto. Resta aguardar que en el mundo talibán, diverso, prive un consenso lo más favorable posible a la realización personal, aun dentro de las duras exigencias del régimen.

 

DIA INTERNACIONAL DE LA PAZ
Profesor Dr Elías Gálati
Argentina

El 21 de setiembre se celebra el Día Internacional de la paz.

Si bien es cierto que no hay vida digna ni verdadera de los hombres, sin un estado de paz, la historia nos ha demostrado que el estado de beligerancia es permanente, en todos los lugares y en todas las épocas.

Hay que entender al hombre, conocer su condición, sus tensiones y sus deseos, para poder encauzar y proyectar el problema de la paz.

Porque la paz, también es un problema; un problema crucial en la historia de las sociedades que buscan estabilizarse, crecer y ser mejores.

Hay dos tensiones que debemos considerar para abordar el tema; la primera es la tensión interior de cada hombre, la segunda es la tensión del individuo con los semejantes como la tensión de los grupos sociales entre sí.

Esas tensiones se producen por la dilucidación del entredicho entre el derecho y el deber, como también entre el deseo y la virtud.

Sin pretender hacer una génesis de la formación mental y espiritual de cada individuo, es evidente que la impronta, lo que cada uno ha recibido ab initio, marca determinantemente al ser.

Es cierto que todos tenemos una conciencia,  y que en algún momento de nuestra existencia, aflora la necesidad de saber si estamos procediendo correctamente o no, de acuerdo al orden natural de la raza.

Pero también es cierto que no todos la enfrentamos de la misma manera ni con los mismos elementos.

Cuando uno tiene conciencia para juzgar, ya ha realizado un trayecto de su vida, con lo que ha sido puesto en su alma y en su ser, y lo ha realizado, casi siempre inconscientemente, pero ya ha pasado a formar parte de su historia, y ha creado una costumbre, un hábito difícil de desarmar.

Los derechos y los deberes fueron aprendidos, no siempre de la misma forma y no siempre de manera correcta, más allá que luego la persona tiene capacidad para entender y determinar que está bien y que no, que es lo correcto y que lo incorrecto, cual lo beneficioso y que es lo pernicioso, tanto para sí como para  sus semejantes.

Por eso para abordar el problema de la paz, es imperioso, abordar la formación y la educación del niño y del infante desde antes de su nacimiento.

Porque en el momento de la comprensión y en el de tomar decisiones, ya hay en nosotros toda una serie de elementos, morales, sociales, políticos, culturales y existenciales, que nos han acompañado desde nuestro nacimiento y a los cuales hemos adherido per se, sin condición, por la imposibilidad de cuestionarlos en el momento de su puesta.

De  allí surgirá la forma de elección de nuestra conducta y de nuestras relaciones.

Todos tenemos deseos, es el motor de la vida, todos queremos ser los mejores, estar en primer lugar y superar a los demás.

Pero ese sentimiento es válido, es el correcto, lo merecemos, ocupamos realmente el lugar que nos corresponde, o es fruto de nuestro egoísmo, de nuestro orgullo, de la falta de sensibilidad y colaboración para los otros, o de nuestras trampas y tramoyas armadas con otros iguales, para beneficiarnos por encima de los demás.

He sostenido que la miseria y la injusticia, son las patas de la violencia, es decir su origen profundo.

Si me considero mejor sin serlo, si ocupo los mejores lugares, me quedo con las mejores cosas, me enriquezco a costa de la debilidad o la desolación de los otros; si acepto nada mas que mi criterio, si no creo en la igualdad, ni en los valores de todos por igual, entonces provocaré un descalabro social, que tarde o temprano desatará una reacción, primero tímida, después enérgica y por fin violenta

De un lado y del otro estamos promoviendo la contienda, estamos iniciando la guerra, y pisoteando la paz.

Esa tensión social que existe entre dos individuos o entre grupos sociales, si no esta regida por el respeto mutuo, por  la consideración de la dignidad de todos y cada uno de los integrantes, es un choque de deseos, de poder, de posesiones materiales y culturales, que deviene inexorablemente en un conflicto y termina con la paz.

La paz es el estado natural del hombre, no se puede vivir verdaderamente sin paz, pero la paz debe estar primero en el corazón de cada uno de nosotros.

Si ponemos nuestros derechos por encima del deber; si desnaturalizamos la igualdad sosteniendo que nos corresponde más que a otros, si pretendemos digitar la vida, la concepción y la forma de vivirla de otros, si nos ocupamos sólo de nuestros problemas y dejamos de lado el de los demás, caminamos hacia la violencia y no hacia la paz.

La paz sólo se consigue a partir del interior de cada uno, y de la comprensión y la firme voluntad de ser equilibrados, generosos, solidarios, magnánimos y guardianes de las virtudes y de los derechos que a todos nos corresponden.

Pero también con la acción, con nuestra conducta que nos señale por nuestras obras quienes somos y que queremos.

Es posible la paz sobre la tierra, a pesar de todo, pero se necesita la conformidad y la voluntad de todos los hombres.

 

SOBRE LA VIOLENCIA Y LA PAZ
Primer Congreso Internacional de Escritores en Lima/Perú (2017)
Dra Eunate Goikoetxea

No hay un día en el cual no tengamos noticias sobre la crueldad del ser humano. Desde aquí quiero denunciar la violencia en todos sus géneros.  La violencia es la acción y efecto de violentar o violentarse. Lo violento, por su parte, es aquello que está fuera de su natural estado; que se ejecuta con fuerza, ímpetu o brusquedad; o que se hace contra el gusto o la voluntad de uno mismo. La violencia, por lo tanto, es un comportamiento deliberado que puede provocar daños físicos o psíquicos al prójimo. Es importante tener en cuenta que, más allá de la agresión física, la violencia puede ser emocional mediante ofensas o amenazas. Por eso la violencia puede causar tanto secuelas físicas como psicológicas. Existen muchas teorías acerca de la violencia y entre ellas destaca la conocida como Triángulo de la Violencia, que fue desarrollada por el sociólogo noruego Johan Galtung, uno de los expertos más importantes en materia de conflictos sociales y de la paz.

Con  esta terminología la autora establece la conexión y la relación que existe entre los tres tipos de violencia que considero existen en la sociedad. Es decir, entre  la violencia cultural, estructural y la directa. La primera, la llamada cultural, es la que se manifiesta a través de obras de arte, la ciencia o la religión, entre otras áreas. La segunda, la llamada estructural, por su parte es la que se considera más peligrosa de todas ellas, pues es la que se origina a través de diversos sistemas, como consecuencia de no ver satisfechas las necesidades que se tienen.

Y finalmente está la violencia directa, la cual se realiza de manera física o verbal sobre personas, contra el medio ambiente o contra los bienes de la sociedad en general. Robos, asesinatos, daños contra los recursos naturales o ataques a inmuebles son algunas de las manifestaciones más habituales de este tipo de violencia. La violencia busca imponer u obtener algo por la fuerza. Existen muchas formas de violencia que son castigadas como delitos por la ley. Es importante tener en cuenta que el concepto de violencia varía según la cultura y la época.

Estoy convencida que la construcción de un mundo más pacífico y justo solo es posible si la sociedad en su conjunto trabaja unida para solucionar problemas como la pobreza, la exclusión social o la vulneración de derechos.

Hemos de aunar todos nuestros esfuerzos con la convicción de que la PAZ es mucho más que la ausencia de la guerra. Hablar de PAZ con mayúsculas, es hablar de igualdad de oportunidades, del respeto, de los derechos y libertades, de solidaridad y cooperación para todos, y por eso entre todos tenemos que crear un mundo de bienestar compartido y justicia social.

Por ello, hemos de trabajar cada día para construir la paz, como objetivo último, pero también como herramienta para solucionar los conflictos que existen en toda sociedad. Para ello tenemos que centramos en cinco ejes, en torno a los cuales se han de estructurar todas las iniciativas: defensa de los Derechos Humanos, Prevención de la Violencia, Apoyo a personas migrantes, Educación en valores, y Movilización y sensibilización social.

Debemos educar para la paz, porque es propiciar el desarrollo de habilidades y la adquisición de herramientas que permitan a las personas y a los pueblos convivir de forma pacífica, o lo que es lo mismo, vivir sin violencia. Este proceso lleva implícito la asimilación de valores como la justicia social, la cooperación, la solidaridad, el respeto, la autonomía, etc. Una manera efectiva, por tanto, de llegar a ser ciudadanos y ciudadanas comprometidos con el cambio social y la construcción de la paz, es a través de la promoción y el desarrollo de un sistema educativo que institucionalice la educación para la Paz, en los centros escolares.

Resumiendo: estoy convencida que…Cuando el poder del amor sea mas grande que el amor al poder “el mundo cambiará. ESPEREMOS que esto realmente suceda un día no demasiado lejano

 

ELECCIÓN Y DEMOCRACIA”
Jorge B. Lobo Aragón
Tucumán Argentina

Si existe un término en la lengua política de nuestra civilización que ha pasado a convertirse en un santo y seña ideológico, es el de Democracia y Elección. Términos que están inevitablemente impregnados de ideologismo y su significación es tan variable y antojadiza como la propaganda de la cual depende de un modo fundamental y necesario. Pero para tener una clara comprensión tomemos nota de estas últimas elecciones legislativas llamadas PASOS en vista a las definitivas en noviembre de este año. Es lo sucedió con un pueblo a la que se trató de convertirla en una sociedad de masas. La sociedad de masas es hija de la publicidad e incumbe a ésta convencerla de que efectivamente participa en el gobierno porque se la convoca, de vez en cuando, a elegir los candidatos seleccionados por la misma propaganda. No debemos olvidar que una comunidad humana se convierte en masa, cuando, desaparecen las jerarquías impuestas por la historia y bajo el pretexto de una igualación de oportunidades, se destruyen los esfuerzos familiares y nacen en las tinieblas los poderes ocultos del dinero o los más ostensibles del mérito perturbador. En un discurso  en el año 1946 el Papa Pio XII  decía que la multitud innumerable, anónima, es siempre presa fácil de la agitación desordenada, se abandona a ciegas, pasivamente, al torrente que la arrastra o al capricho de las corrientes que la dividen y extravían. Una vez convertida en juguete de las pasiones o los intereses de sus agitadores, la muchedumbre no sabe ya asentar firmemente su pie sobre la roca y consolidarse así para formar un verdadero pueblo. En la actualidad se descree del espíritu  y de los buenos hábitos formados a la luz de la doctrina cristiana. Los que gobiernan consideran más ventajosos los procedimientos hipócritas por los que se hace creer a las masas que gobiernan ellas. Se las halaga y se las nutre espiritualmente con utopías, para explotarlas mejor y envilecerlas sin remordimientos. La política de hoy divide a los hombres en dos categorías: los que mandan y los que obedecen. Hoy se la reduce salvo algunas excepciones a pequeños tejemanejes y artimañas, ignorando su importancia en el destino de todos. Lejos de considerarse a la política como la Sabiduría, sabiduría práctica, tal como la definía Santo Tomás, actualmente existen varias formas de entenderla. Sin  pretender agotar la lista, casi  de manera casi sistemática y simultánea durante mucho tiempo en nuestro país, se la viene considerado  o como: El  “arte de lo posible”, que acepta a la Política como que “es el arte de imponer a la sociedad la vigencia de una ideología falsa por medio del apoderamiento y utilización del Estado”. Politiquería que consiste en una serie de artilugios, mentiras y trasgresiones para imponerse por la violencia y el engaño. Es más bien una conjura delictiva basada en la complicidad de unos pocos y la traición de muchos. También como una “profesión lucrativa” a la cual algunos individuos deshonestos se dedican para hacerse ricos. Así es lamentablemente la política que actualmente observamos en gran parte de la dirigencia de nuestro país y Latinoamérica, que conlleva a la formación de cuadros corruptos e ineptos. Vemos a diario a los políticos de esta clase  con sus diversos matices. Los hay farsantes descarados, como lo son los que hablan de servir al “pueblo” pero se enriquecen mediante el abandono de los pobres, de los enfermos, de los viejos y de los débiles. Los partidos reciben y sostienen  a los candidatos  “iluminados” que se creen inspirados, por no se sabe por qué dioses falsos. Y seguimos también con aquellos que creen que la “Política” es saber mentir con habilidad de tal manera que uno consiga que otros entreguen lo que no les conviene entregar, creyendo que no tienen más remedio. A esa relación entre el ingenio del estafador y la ingenuidad del estafado, se le llama también “política”. Siguiendo con la enumeración no taxativa, también se dice que  “Política” es el arte de ganar elecciones por cualquier medio fraudulento, sin que los defraudados se den cuenta, ni quieran darse cuenta. Esta es la política de los “democráticos”, raza despreciable de tartufos que saben perfectamente que sus partidos, sus elecciones, sus padrones y sus escrutinios son todas mentiras. Y hay una multitud de  incautos que creen que ese montaje es democracia.  Esa, la multitud innumerable, anónima, o masa, que debe cambiar y lo está haciendo, ha sido  presa fácil, después convertida en juguete de las pasiones o los intereses de sus agitadores. La muchedumbre o masa en su mayoría sostenida por prebendas, sin una participación ciudadana activa, no sabe ni puede asentar firmemente sus pies sobre la roca, para poder consolidarse, abrir los ojos  y formar un verdadero pueblo. Por eso la importancia esencial de la participación y convivencia activa de nuestro futuro “LOS JÓVENES” concurriendo todos juntos  en busca de un nuevo orden y unidad. Nunca se debe olvidar que tenemos un pasado de tradiciones seculares que representa valores fundamentales para la vida sana de un pueblo. Tradiciones de las que debemos sentirnos orgullosos, ya que contamos en primer lugar con la religión, la fe católica, viva y operante. La política es sabiduría y propio del sabio es ordenar, juzgar, y lo propio del prudente es obrar la verdad en vista del bien común. Por eso es que el príncipe, el gobernante, el presidente, el jefe del Estado (como se quiera llamar) es un delegado de la inteligencia divina y de la voluntad de Dios. Hemos caído en la aberración de confundir la sabiduría práctica, que es la política, con una habilidad más, y hemos substituido la soberanía de Dios por esa aberración que es la Pseuda soberanía popular en manos de unos mafiosos que eyectan a la sociedad candidatos cuyos delitos claman al cielo. Amigos lectores, no necesitamos solamente, habitantes, sino «ciudadanos» comprometidos con el PAÍS, NUESTRA ARGENTINA. Actuemos y votemos como verdaderos ciudadanos comprometidos.

. Luego―me dije― el mal ha sido puesto para poder decidirse libremente qué camino seguir. Decidir desde la emancipación.

YO, JOB
Ángel Medina
Málaga-España
(Ensayo)

“Del Océano inmenso es entregada la gota, y volatilizada por el sol viene a caer en la tierra para acrisolarse, trasladándola el río nuevamente al mar del cual procede”.

Por brutal que sea lo que me muestran los ojos, permanezca la ilusión en mi mirada. Me aferro a aquello que no pudiendo demostrar, sin embargo, presiento. Pues, existen en el hombre dos percepciones: la que entra por la razón y la que se filtra a través de la sensibilidad.

Recibí una educación basada en dos pilares. Uno, la triple contemplación del poeta: nacer para vivir, vivir para morir, morir para la vida, lo cual viene a exigir la entrega de la confianza, sin apartar la vista de la materialidad. El otro, procurar para los demás lo que para mí pudiera desear. Decálogo primero.

En tanto todo es provechoso puede sentirse la bendición que viene de lo alto, pues, ¿no ha de proceder todo bien del que a todo dio la existencia? Mas, cuando esto medito llueve sobre el universo de mis neuronas lo que está inscrito en el reverso de la moneda de la realidad ¿Y qué decir del sufrimiento? Siendo que, de la fuente del mal brotan tres caños que vienen derramarse sobre el bienestar, los sentimientos o dolor psíquico y la salud o mal físico.

Entonces, contemplando el prólogo del libro del protomártir tengo la impresión de que las letras escritas pretenden alzarse y escapar del papel ante la propuesta provocadora del tentador, retando a que le sea permitido poner su mano en el hombre a fin de probarlo en el infortunio.

“¡Pero extiende tu mano y toca todos sus bienes! ¡Toca sus huesos y su carne; verás si no te maldice a la cara!”

Pensamientos infaustos, aunque no me afectasen. Tenía yo familia. Tenía posición. Tenía amigos. Tenía vitalidad. Asimismo, era dueño de una inteligencia preclara que me permitía razonar hasta el límite de lo razonable, sin abismarme en el pensamiento, además de ser criatura crédula, con lo cual vivía sin el temor al incierto porvenir que se sitúa al borde del filo de la navaja, entre la vida y el fin. No obstante, reconozco que cuando lo que se tiene se pierde, y peor aún, la salud se quiebra como una caña cascada, el hombre puede preguntarse acerca de la razón de su existir, preñando el juicio la vacilación ante lo desconocido.

Un día todo cambió para mí. Las fichas de dominó que se sostenían unas a otras empezaron a caer en cascada. El estornudo en Norteamérica acarreó la pulmonía económica al resto del mundo, derrumbándose la bolsa de la noche a la mañana, y yo encontré la ruina. Entonces, invoqué al cielo y me propuse comenzar nuevamente desde cero. Aquellos que me halagaban y vivían a mi costa, al no tener con qué agasajarlos fueron abandonando el barco, como las ratas que me demostraron ser. Supe rearmarme en la confianza y aceptarlo con resignación.

Mi mujer sufrió un infarto cerebral y vino a quedar postrada en un sillón de ruedas, falleciendo pocos meses después. Mi espíritu se tornó gacho por primera vez, sin ánimo para levantar la mirada arriba. La vida me reservaba nuevos infortunios. Esta vez fueron mis hijos. Cinco hermosas criaturas que perecieron en un accidente de carretera. A la sazón, me pregunté: ¿Por qué yo? Por vez primera, desbordado por la situación me rebelé contra la fatalidad, interpelándome del porqué de aquellos males.

¡Ahimé, hombre, insignificante gusano que has de reptar por una orografía plagada de dolor para tu subsistencia! Y es que cuando el mal se ceba en el cuerpo corruptible, se hace pesada el alma, asomando la desconfianza hacia todo aquello que se ha creído fielmente hasta entonces.

No habían terminado ahí mis desventuras. Me desperté sin recordar qué me había pasado. Me encontraba en la cama de un hospital, y me dijeron que semanas atrás había sido atropellado por un tren, teniéndoseme que amputar brazos y piernas. Y no concluyó aquí mi viacrucis, pues, una infección afectó mis ojos, oídos y garganta y hubieron de extirparme los órganos, quedando reducido a un “no-hombre”. A “algo” encerrado en su propia cárcel, sin posibilidad de comunicarse ni moverse. Para mi desgracia, lo único que permanecía intacta era la testa, con lo cual era consciente de cada instante de mi existir. Y en ese estado, los pajarracos más siniestros iban y venían picoteando la pureza de mi credulidad.

Se me antojaba ser la moderna versión de Job. Una pregunta comenzó a flotar en la niebla que me rodeaba. ¿Por qué existe el mal, si todo ha de proceder del bien? Y a esto, añadíale: ¿Qué sentido tiene la vida, si el hombre ha sido arrojado a ella sin contarse con él, debiendo experimentar los tormentos más crueles? ¿No ha de haber alguna razón superior que pueda responder? Yo había sido probado con dureza. De la felicidad a la nada, sólo un paso. Había sido despojado de mi fortuna; de los seres queridos, derrumbándose mi mundo emocional. Y finalmente desposeído incluso de la representación del cuerpo. ¿Qué quedaba, pues, de mí?

Sólo podía hacer una cosa: meditar. Las razones del viejo Epicuro me asaltaban de continuo. Si no puede evitar el mal es porque no ha de ser omnipotente. Y si lo ha creado, es porque no es bueno. Contradicción. Mas, ¿Qué argumentar contra esto? Una cosa es la entrega confiada de la fe, y otra la conciliación de la inteligencia con la esperanza. Todo lo cual ha de pasar por el filtro del hombre que se piensa. Y como no tenía la posibilidad de esconderme del raciocinio, empecé a creer que me invadiría la locura. Pero, por más que rumiaba estas ideas para regurgitarlas y hacérmelas entender, la empresa era vana. De repente, una tímida lucecita se adentró en mi ignorancia. El camino emprendido no era el correcto.

Debía abandonar mis cavilaciones trascendentes y partir de la inmanencia humana. Yo mismo. ¿Quién soy? A lo que me respondí: un hombre. ¿Y qué es un hombre? Un ser que ha de moverse entre el bien y el mal. ¿Y por qué no ha sido creado― para evitársele el sufrimiento― de otra manera, por ejemplo, como un ser angélico que se ve forzado a tender hacia la armonía y la perfección? ¿O también, por así decirlo, nacer programado hacia la mansedumbre y la clemencia, a modo de una computadora, de tal forma que únicamente puede actuar ejecutando el programa que se le ha introducido?

Vueltas y más vueltas al meollo. Y un nuevo destello que vino a abrirse camino en mi oscuridad.

¿Puede un hombre serlo sin albedrío? Ciertamente, no. De lo contrario, carecería de libertad. Por eso, el trigo y la cizaña crecen juntos; finalmente serán separados, y uno se convertirán en gavilla para el granero y el otro arrojado a la lumbre. Luego―me dije― el mal ha sido puesto para poder decidirse libremente qué camino seguir. Decidir desde la emancipación.

Pero, todavía me quedaba algo para completar mi puzzle mental. Respondiendo a Epicuro, entendí por qué del bien absoluto puede brotar alguna suerte del mal. E incluso constituirse en algún momento en caos en la creación, ya que todo se rige por una única Ley que obedece a la suprema libertad, encaminado todo a un fin.

Exprimí las neuronas tanto como pude. Y finalmente conseguí― al menos para mí―encajar la pieza que restaba. Sí. Era la pregunta del para qué se nace, a pesar del calvario del mundo. Y entiendo que me alivió reparar en la respuesta.

Si lo que no es no puede darse existencia a sí mismo, y el hombre “es”, habré de admitir que esa existencia le ha sido dada. Como el azar no responde a nada, ha de haber, pues, una causa eficiente. Esto es, no necesitada y sí necesaria. Pero―nueva interpelación― si es eficiente, ¿para qué crea al hombre? ¿Cuál es la razón? Y exprimiendo la sesera, sólo conseguí entender de una cosa: el amor. Porque el amor no se retiene, sino que se comunica gratuitamente. Es puro don. Todo lo que procede de él es dádiva. Creacionismo por puro amor que comparte lo que es. Con una única condición, y de ahí la libertad, que es la de aceptarlo libremente aquél al que se le ofrece.

Por eso―concluyo aquí―razono y me hago entender que la existencia es dada para vivirse más allá de la muerte. La vida es tránsito para la elección. El sufrimiento, el precio de la libertad, y, en consecuencia, el mal que aflige al hombre será superado. Yo, a pesar de mi Getsemaní, en esa esperanza deposito el sudor de la sangre que dejo en el camino. Y como aquel doliente que encarna todo padecer, decir, desde mi postración ―que en cualquier caso puede ser la de todo hombre― aquello de:” Mi aliento se ha agotado, se apagaron mis días; sólo me queda el cementerio” (Jb 17). Aquí remata el razonamiento humano. Pero, más allá, entiendo el por qué, y hago mío lo que me invita y reta a la confianza: “Los sufrimientos presentes no son comparables con la gloria que se ha de manifestar en nosotros” (Rm 8,18).

Por analogía, me hago entender que el Océano es el Misterio. La gota, el hombre. El sol la vida. La tierra el tiempo. El dolor su purificación. El río el barquero Caronte que la traslada a la fuente de la que procede para integrarla de nuevo a lo infinito.

VOLVER A EMPEZAR
Por Gustavo Páez Escobar
Colombia

Tal vez el fracaso humano esté en detenerse y no reiniciar la marcha, en hundirse ante la adversidad y no sacar fuerzas para mirar adelante. Hay seres que ante las menores dificultades se ofuscan y se entregan a la perdición. Otros, por el contrario, que como el célebre estadista inglés van de derrota en derrota hasta el triunfo final, saben que los escollos son apenas tropiezos pasajeros que se salvarán con voluntad de lucha.

Ningún triunfo vale la pena si no se consigue con sacrificio. La gloria espontánea no existe. Eso que llamamos buena suerte es apenas una oportunidad, un premio fugaz, pero nunca será sólida si no va acompañada por la perseverancia e inspirada por el deseo de no sucumbir. Los prohombres son los que han sabido superar los pequeños problemas y, fortalecidos por este ejercicio diario contra las emboscadas de la vida, que no da tregua a las mentes asustadizas, se crecieron ante las tempestades.

Incluso el pequeño esfuerzo, que mucha gente no hace porque lo cree insignificante, aporta algo positivo para la formación del carácter. No puede esperarse que haya hombres de temple si no han aprendido a ser pacientes, a soportar los reveses, a ser duros en los infortunios.

Quien consigue sobrellevar las pruebas cotidianas y además lo hace con vigor interno, es el que se va lejos. Dejarse amilanar por los contratiempos y entregarse a infinitas lamentaciones –o bajar la guardia, como se dice en boxeo– es estar ya derrotado. No concibo a los fracasados sino como un ejército de cobardes que se rindieron sin resistencia y luego se acostumbraron a su propia indefensión.

Quien no posea capacidad de resistir, que se entierre solo. Quien no esté hecho para el dolor, que no intente saber lo que es la gloria. El triunfo, que no puede ser gratuito, sabe mejor cuando es esforzado. Mírese bien la historia de los pueblos y se verá que solo los hombres tenaces han coronado grandes hazañas.

Bolívar fue héroe, pero antes tuvo que vencer inmensas tribulaciones, y no solo las físicas de la guerra y de los tiempos adversos, sino las internas de su alma abatida por la ingratitud de sus amigos y la incomprensión de sus compatriotas. Si en los momentos cruciales se hubiera detenido, hoy seríamos esclavos. Si después de las derrotas no hubiera vuelto a empezar, el mundo se hubiera perdido de un genio.

En el epílogo de la novela Manuel Pacho, un canto al heroísmo, dice su autor, el novelista colombiano Eduardo Caballero Calderón: “Personalmente me aburre seguirle la pista a un hombre cualquiera que a lo largo de doscientas páginas, o de toda una vida, no tiene un solo momento de elevación al plano si no de la genialidad y de la mística, sí al no menos deslumbrante del heroísmo, que ocasionalmente es accesible a todos”. Yo voy más lejos que el escritor al decir que estos hombres, incapaces de erguirse sobre la gleba de su mediocridad, me repugnan.

Hace varios años hice una excursión por caminos del Valle y del Cauca, territorios colombianos, hasta una escuela de indígenas, arriba de Silvia, donde leí la siguiente  inscripción del padre Larrañaga:

Aunque sientas el cansancio,
aunque el triunfo te abandone,
aunque un error te lastime,
aunque un negocio te quiebre,
aunque una ilusión se apague,
aunque el dolor queme tus ojos,
aunque una traición te hiera,
aunque ignoren tus esfuerzos,
aunque la ingratitud sea la paga,
aunque todo te parezca nada,
vuelve a empezar.

 


CÁPSULAS  HISTÓRICAS ACERCA DEL CONGRESO DE ANÁHUAC
Jaime Octavio Solís Robledo   
México

  1. Morelos, a diferencia de Hidalgo, concebía la Guerra de Independencia como un movimiento para liberar TOTALMENTE a México del dominio español. Mientras El Padre de la Patria, al dar el Grito de Dolores lanzó un ¡Viva Fernando VII!, Morelos en todo momento concibió que la lucha armada debía tener como meta la absoluta libertad de los mexicanos, sin injerencia del rey de España o de alguien de su dinastía.

  2. El movimiento armado que inició Hidalgo tuvo como órgano de gobierno a la Junta de Zitácuaro, encabezada por Ignacio López Rayón. Al detectar Morelos las marcadas diferencias entre sus integrantes, asi como la inclinación de López Rayón en favor de que fuera Fernando VII o alguien de su dinastía quien viniera a gobernar la Nueva España, empezó a madurar la idea de organizar un Congreso Nacional para darle otro rumbo a la guerra por nuestra independencia.

  1. En Indaparapeo, Michoacán, el 21 de octubre de 1810, Hidalgo comisiona a Morelos para extender el movimiento armado en el sur de nuestro territorio, teniendo como objetivo central la toma del puerto de Acapulco. Con un reducido grupo de seguidores (no mas de 20), el Siervo de la Nación inicia su incursión por el actual estado de Guerrero. Entra por Zacatula y continúa por Coahuayutla, Petatlán, Tecpan, Coyuca de Benítez y en enero de 1811 lleva a cabo un fallido ataque al puerto de Acapulco.

  2. A su paso por lo que ahora es la Costa Grande y Acapulco, se le unen valientes guerrerenses como la familia Galeana, entre la que destaca Hermenegildo; Vicente Guerrero, Juan Älvarez Hurtado, entre otros. A partir de noviembre de 1811 y hasta inicios del 13, Morelos llevó a cabo una brillante campaña militar liberando del yugo español a varias ciudades importantes y librando admirables batallas que le dieron fama.

  3. Al inicio de 1813 estaban bajo control de los insurgentes importantes plazas como las que ahora conforman la Costa Grande, asi como Chichihualco, Chilpancingo, Tixtla, Chilapa, Tlapa, Oaxaca, parte de Veracruz y Puebla, además del objetivo principal: Acapulco. De gran resonancia fue el rompimiento del sitio de Cuautla en mayo de 1812. Lo anterior alentó a Morelos para decidir la realización de un congreso en el cual participaran delegados de los lugares ya libres del dominio español. Escoge Chilpancingo por razones de seguridad estratégica, asi como por el entusiasmo de sus habitantes en apoyo al movimiento libertario.

  4. En su convocatoria, El Generalísimo fijó el 8 de septiembre de 1813 para iniciar los trabajos; variados contratiempos lo retrasan y es el 13 cuando empiezan con la acreditación de los delegados y otros aspectos de organización interna. El 14 se inauguran formalmente las actividades y Morelos presenta su trascendental y visionario documento al que denominó SENTIMIENTOS DE LA NACIÓN.

  5. En síntesis, lo mas importante del citado documento es que asienta que la América es libre e independiente de España y de cualquier otra nación; que la religión católica será la única que se profese; que el pueblo ya no pague mas obvenciones que las de su devoción y ofrenda; que la soberanía dimana inmediatamente del pueblo, el cual la deposita en tres poderes: Ejecutivo, Legislativo y Judiciario; los empleos serán sólo para los americanos; que la Patria no será del todo libre mientras no se acabe con la tiranía y se eche fuera de nuestro suelo al enemigo español; que las leyes que dicte el Congreso obliguen a constancia y patriotismo, moderen la opulencia y la indigencia aumentando el jornal del pobre; que las leyes generales se apliquen a todos, sin excepción de cuerpos privilegiados; se proscriba para siempre la esclavitud quedando todos iguales, y sólo los distinga el vicio y la virtud; a cada quien se le debe guardar sus propiedades y se respete en su casa como un asilo sagrado; que la nueva legislación no permita la tortura; que se solemnice en todos los pueblos el 12 de diciembre, dedicado a la virgen de Guadalupe, “patrona de nuestra libertad”; que se solemnice también el 16 de septiembre de cada año como el dia en que se levantó la voz de la independencia y se recuerde siempre el gran mérito del héroe don Miguel Hidalgo y su compañero don Ignacio Allende.

  1. El 5 de octubre de 1813, en pleno desarrollo del Congreso y ya en ejercicio del poder Ejecutivo, Morelos decretó lo siguiente: “…Porque debe alejarse de la América la esclavitud y todo lo que a ella huela, mando que los intendentes de provincia y demás magistrados, velen porque se ponga en libertad cuantos esclavos hayan quedado, y que los naturales que forman pueblos y repúblicas hagan sus elecciones libres…”

  2. Los trabajos del Congreso de Anáhuac concluyen el 6 de noviembre de 1813, con la firma del ACTA DE INDEPENDENCIA DE LA AMÉRICA SEPTENTRIONAL en la cual Morelos confirma su ideología visionaria y revolucionaria al plantear no sólo la independencia de la Nueva España, sino de toda la América Septentrional; durante la deliberación de las propuestas por parte de los delegados, Morelos rechaza que se le otorgue el título de ALTEZA y pide ser considerado como SIERVO DE LA NACIÓN. El 7 de noviembre abandona la ciudad de Nuestra Señora de la Asunción, categoría que se le otorgó desde entonces a Chilpancingo.

  3. El ACTA DE INDEPENDENCIA, firmada el 6 de noviembre en Chilpancingo, en esencia afirma que “queda rota para siempre jamás y disuelta la dependencia del trono español” y que la nueva nación con la cual soñara Morelos “es árbitro para establecer las leyes que le convenga para el mejor arreglo y felicidad interior”…

  • En conclusión, los documentos trascendentales emanados del Congreso de Anáhuac efectuado en Chilpancingo, Gro., entre el 13 de septiembre y el 6 de noviembre de 1813, son: SENTIMIENTOS DE LA NACIÓN, ABOLICIÓN DE LA ESCLAVITUD y el ACTA DE INDEPENDENCIA DE LA AMÉRICA SEPTENTRIONAL.

  • El año 1814 fue de graves adversidades para el movimiento libertario, en cierto grado causadas por las envidias y rencillas entre algunos jefes insurgentes; el propio Morelos fue víctima de insidias, siendo destituido del cargo que le confiriera el Congreso. Las adversidades y descalabros se prolongan hacia 1815, y a inicios de noviembre de ese año es capturado en Texmalac por Matías Carranco, con quien curiosamente tenía rencillas personales, derivadas del amor de ambos hacia una bella dama de Tepecoacuilco llamada Francisca Ortiz. -¿Nos conocemos, verdad señor Carranco? –expresó el gran héroe al ser capturado. Fue trasladado a la actual Ciudad de México, sometido a humillante juicio y condenado a muerte. La sentencia se cumplió el 22 de diciembre de 1815 en San Cristóbal Ecatepec, Estado de México.

FISCALIZACIÓN DEL PENSAMIENTO
César J. Tamborini Duca
León España

Todas las personas estamos en posesión de NUESTRAS verdades y las sostenemos con ahínco porque suponemos que se ajustan a la realidad; no por ello debemos desestimar las verdades que sustentan OTROS. Sin embargo hay cosas tan evidentes que negarlas presuponen un desatino, v.gr. los que aún sostienen que LA TIERRA ES PLANA (los terraplanistas), o los que, aún después de las nefastas afecciones y muertes provocadas por el letal virus COVID 19, aún afirman que el hecho de la epidemia no existe. Y hay más aún pero los englobamos en una sola categoría: los NEGACIONISTAS.

Por eso la afirmación de Hesíodo, poeta y filósofo que vivió en una época tan remota como la antigua Grecia (700 a.C.) se mantiene vigente para esa gente y sus seguidores: “Los dioses han cubierto con un velo espeso la vida humana”.

Hay quienes sustentan crédulamente teorías alucinantes porque la constante prédica caló en su entendimiento, y la propagan a su vez. Otros, lo harán vaya uno a saber por qué obscuros intereses, ya que pueden ser económicos, culturales, políticos, religiosos (…) Éstos últimos se convierten en personajes siniestros por las consecuencias que su prédica provoca, y me ha estimulado a escribir las siguientes líneas, a modo de breviario, sobre

EL BIEN Y EL MAL

Los “clanes” sociales, grupos de ‘amigos’ que a través de las redes de distinta denominación surgieron en los tiempos actuales por influjo de internet, pueden ser sumamente beneficiosos si se utilizan con sentido común, utilizando la inteligencia –el pensamiento- sin transmitir odio ni tratar de menoscabar al otro. Sin embargo también pueden ser peligrosos para la buena convivencia si tratamos de erigirnos en fiscales de las conductas de aquellos que no concuerdan con nuestra manera de pensar y de actuar.

Pero éste no es un fenómeno nuevo si bien tiene ahora más trascendencia por la “instantaneidad” y masividad de la comunicación actual; hace más de medio siglo (en 1951) Erich Fromm alertaba sobre el peligro del poder fiscalizador y el “influjo de mentiras racionalizantes disfrazadas de verdades” en su libro “The Forgotten Language” (“El Lenguaje Olvidado”). Lo que hoy denominamos “fake news” o post verdad, él lo expresaba así:

“La fiscalización del pensamiento y de los sentimientos fue un factor necesario para que la minoría pudiera retener sus privilegios. (…) Y la mente humana, la de gobernadores y gobernados, se desvía de su primordial objetivo humano, que es el de sentir y pensar humanamente, usar y desarrollar los poderes de la razón y del amor que son inherentes al hombre y que lo convierten en un inválido cuando no se desarrollan ampliamente. (…)

Se deforma el carácter del hombre. (…) Pierde el sentido de la dignidad y la integridad y se ve obligado a convertirse en una mercancía.

(…)  estamos expuestos al influjo de mentiras racionalizantes disfrazadas de verdades, de simples tonterías disfrazadas con el ropaje del sentido común o de la sabiduría superior del especialista, de doble sentido, pereza intelectual, o deshonestidad que habla en nombre del ‘honor’ o del ‘realismo’, según el caso”.

(“El Lenguaje Olvidado”, Erich Froom, Ed. Hachette, Buenos Aires, 1960, pág. 35 y 36).

¡He it has not «weltanschauung»! mezcla de inglés y alemán, para significar “Él no tiene visión del mundo”. Referido al practicante de la post verdad.

COLOFÓN: mas política y menos politiqueo

LA RUTA DEL SONETO
Beatriz Villacañas

A gloria suena el soneto,
que siempre levanta el vuelo
y, mientras vuela, está quieto:
es paradoja del Cielo.

Estos versos octosílabos con los que comienzo a escribir sobre el soneto son también paradoja, pues no celebro aquí esta grandiosa forma poética con el endecasílabo característico. Y es que el soneto inspira tanto, que inspira también otros ritmos y medidas. Valgan mis cuatro versos iniciales como anunciadores de un viaje por la ruta de una de las más hermosas y fructíferas formas poéticas que ha dado la Poesía.

El origen italiano del nombre revela a su vez que, junto con Giacomo da Lentini, pioneros fueron Dante y Petrarca, quienes vertieron su amor respectivamente por Beatriz y Laura en catorce endecasílabos inmortales. Los sonetos de La vita nuova, de Dante, y el Canzionere de Petrarca, donde se encuentran sus sonetos a la amada, cruzaron fronteras e inspiraron a otros grandes como Boscán y Garcilaso en España, que sentaron las bases de esta joya formal en lengua castellana. En Inglaterra, Thomas Wyatt, tradujo el soneto y a Petrarca al inglés, por quien se dejó influenciar y así dar lugar a sonetos de su creación. Algo que hizo asimismo su amigo el Conde de Surrey, quien dio la forma definitiva al soneto inglés, llamado también soneto Shakespeareano, si bien sería más justo aunque quizá menos eufónico denominarlo soneto Surreyano.

Y así siguió el soneto, siempre de vuelo, volador a otros países como Francia y Alemania, y varios más, quedándose a la vez quieto en la lengua autóctona de cada nación. Cercano a nosotros, el portugués Luís de Camões. España ha dado a la Poesía y al mundo sonetistas que, como los ya citados, son voces inmortales, sólo hay que recordar, y releer, a Lope de Vega, a Calderón, a Quevedo, a Góngora, a Cervantes y, sin duda, a  muchos más de aquel dorado siglo.

El soneto no sólo vuela por distintas geografías, vuela igualmente en el tiempo, y llega y se asienta en diferentes lugares y en diferentes épocas. Siglos posteriores y más cercanos a nosotros serán otra etapa en esta ruta. Feliz viaje.

 

Deja un comentario