CRÓNICAS, ARTÍCULOS Y ENSAYOS -JUNIO

Todo lo publicado en  ARISTOS INTERNACIONAL está sujeto a la ley de Propiedad Intelectual de  España  Junio de 2.021 nº 42

La Dirección no se responsabiliza de las opiniones expuestas por sus autores. 
Estos conservan el copyright de sus obras
AL SERVICIO DE LA PAZ Y LA CULTURA HISPANO LUSA

 

COLABORAN. Teresita de Antueno (Argentina).-Lola Benítez (Málaga-España).- Hugo L. Bonomo (Argentina).- Claudia Figueroa  ( Guatemala).-Elias Galati (Argentina).-Eunate Goikoretxea (España).-Jaime Hoyos Forero (Colombia). Jorge B. Lobo Aragón.- Miguel Angel Medina (España).-Gustavo Páez Escobar (Colombia).-María Sánchez Fernández (España).-Gladys Semillán Villanueva (Argentina).-Jaime O. Solís Robledo (México).-Beatriz Villacañas Palomo (España)

25 de Mayo
Primer Gobierno Patrio
Teresita de Antueno
Argentina

Cada 25 de mayo celebramos  la formación de Nuestro Primer Gobierno Patrio. Desde la escuela primaria nos enseñan las causas, la sucesión cronológica de los hechos . . . y luego aparecen las incertidumbres anecdóticas: si llovía o no, si existía o no el paraguas, cómo las cintas fueron anteriores a la bandera . . .

Para no caer en el lugar común de transcribir un texto de Historia, quisiera enfocar el hecho desde otro punto de vista: los sentimientos. No es difícil remontar el alma (sobrevolando actas, y documentos, batallas y héroes), aunque hayan pasado 211 años, si nos conectamos con la esencia del ser humano. Si recreamos en nuestra mente el Cabildo, la plaza, la mezcla de alegría y de zozobra, corriendo por los patios de las casas criollas, que, como escribió Mujica Láinez, en invierno olían a sahumerio encendido en el brasero de la sala y en verano, a alhucema y benjuí».

¿Qué sentirían esos hombres lanzándose al desafío de gobernar? ¿Qué sentirían los mulatos que limpiaban los aljibes, las señoras que rezaban el rosario en la Iglesia de San Miguel, las pardas que pelaban la pava a la puerta mientras el ama no estaba? ¿Cómo serían las conversaciones, cuáles sus miedos, cuántas sus esperanzas? 

No podemos reproducirlos fielmente, pero quizás con dos palabras nos demos una idea bastante fiel: patria y libertad. Son distintas paro tienen . . . ¡tanto en común! Desde la forma de emitirlas: brotan con fuerza del corazón, suben por la garganta, vibran en el paladar y son tan sonoras, que, al romper el aire, lo abren y recortan un espacio que ninguna otra palabra puede ocupar. Esas palabras retumbando en el pecho, una y otra vez . . . ¡Qué sacudida deben de haber provocado en los corazones criollos! ¡Del amo y del mulato, del prócer al mozo de cuadra, de la dama de encajes a la criada crinuda!

Cuando éramos chicos, en los actos escolares de las diferentes fechas, era común que nos disfrazaran de vendedores ambulantes, de granaderos y . . . ¡qué entusiasmo solíamos tener! A pesar de nuestra corta edad  comprendíamos por qué celebrábamos, y, participando de esta manera, sentíamos que éramos parte de los hechos decisivos de nuestra historia, aunque hubieran pasado tantos años que nuestra lógica infantil no los podía calcular. Y después, cuando vamos madurando: ¿dónde se nos queda ese sentimiento? ¿Cuándo, por qué lo perdemos?

No esperemos a estar en el extranjero para sentir nostalgia. Sería soñar mucho pedir que, como en otros países, no caminemos una cuadra entera sin ver un emblema nacional. Pero podemos proponernos resucitar el sentimiento patriótico en lo cotidiano: la bandera que vemos en un establecimiento público es igual a la que luchó en las batallas por la Independencia, la que ondea en las escuelitas rurales, la que resguarda nuestras fronteras. Pensémoslo al mirarla y llenemos de orgullo nuestros ojos.

¿No tarareamos las canciones que nos gustan, o que nos traen recuerdos, o que, simplemente, están de moda? Entonces, no murmuremos nuestra marcha patriótica, entonémosla a viva voz, aunque no cantemos muy bien ¡No fue compuesta para medir virtuosidad sino valentía!

¿No solemos llevar distintivos de nuestro club favorito? Pues, usemos escarapela los días festivos. Que la solapa refleje lo que el pecho siente.

Los medios masivos nos bombardean con los detalles más íntimos de los personajes del espectáculo. ¿Por qué no releemos la biografía de San Martín y de Belgrano?

No castiguemos al país por las culpas que son de los gobiernos. No son la misma cosa.

Somos argentinos por nacimiento. Seámoslo por amor también. Seamos hoy, Día de la Patria, ese pueblo frente al Cabildo. Entonces esos patriotas tendrán el homenaje que se merecen.

Sólo así lograremos que otras naciones nos reconozcan y recibiremos el honroso saludo: al Gran Pueblo Argentino ¡Salud!

GRANDE ENTRE LOS GRANDES
UN ESCRITOR CON MAYÚSCULAS
Lola Benitez Molina
Málaga-España

Si tuviese que hablar de una manera objetiva del escritor Carlos Benítez Villodres, pero con pleno conocimiento de su persona, destacaría su marcada bondad. Esa bondad lo lleva a empatizar en demasía con cuanto acontece a su alrededor. Quizá sea su alma de poeta y esa sabiduría innata y ese don que le fue dado lo que lo caracteriza.

            Conocedor profundo de todos los estilos, maneja con maestría el soneto. De extremada sensibilidad, sabe captar el sentimiento y el sufrimiento ajeno como propio. Tiene el alma pura y limpia y eso lo lleva a rozar el cielo y, a la vez, a sucumbir ante la desgracia, como si se le desgarrase la vida en ello. Su nombre brilla entre los grandes, no en vano, ha sido comparado con Baudelaire o con Walt Whitman. Ampliamente reconocido, en la cuna de la tierra que vio nacer a los grandes escritores, tras su larga trayectoria.

Es Miembro Honorífico de ASOLAPO (Asociación Latinoamericana de Poetas, Escritores y Artistas) Buenos Aires, (Argentina). Miembro de La Academia de Letras, Artes y Ciencias de Brasil, Miembro del Circulo Internacional de Embajadores de la Paz Francia/Suiza. Miembro del staff de Aristos Internacional. reconocido ampliamente en toda Sudamérica. Sería larga la lista de cuantas acreditaciones así lo abalan.

            Por si fuese poco, todo lo que hace lo realiza con esa grandeza que da la sabiduría. Amante del verso hasta la médula, Carlos Benítez Villodres es creador del Bevietto (poema que toma su nombre de las dos primeras letras de sus apellidos, así como del Modietto, nombre tomado de las dos primeras letras de los apellidos de su esposa, su secretaria, su incondicional y, también poeta.

            Carlos Benítez Villodres posee la locura de los genios pero, a su vez, la cordura de dilucidar los cauces de la gallardía de espíritu. Palabras suyas son: Quien con su amor, generosidad y sabiduría engrandece e ilumina a los seres humanos, eternamente vivirá en el corazón de los tiempos y de los hombres nacidos para dar lo mejor de sus cosechas”. Palabras publicadas en su reciente ANTOLOGÍA POÉTICA editada por la Editorial Granada Club Selección con una calidad excepcional, gracias a D. José Segura Haro y Antonio y … Segura Venegas. Es un compendio que recoge su prolífica obra desde 1964, aunque con siete años ya escribió su primer poema a la Virgen de Zamarrilla de su ciudad natal, Málaga. En dicha Antología, en la que aparecen además de sonetos, décimas y sus creaciones beviettos y modiettos, nos muestra su profundo amor a ésta su tierra, pero además a su amada Granada y así lo manifiesta con esta frase: “Tengamos siempre presente que pasear en Granada es hacerlo por el corazón de la belleza más pura”. “En cada una de mis muertes, en Granada comenzaba una nueva vida”, palabras que recogí en mi novela “La soledad del cuerdo” y en la que quise rendirle mi más amplio homenaje.

            En su poema titulado HOY, ASÍ SOY YO dice: “Juego con las palabras. Y mi mente / brumosa es hoy un río sin campanas. / ¿Dónde está aquel jardín que tú engalanas? / ¿Por qué la mar me baila indiferente?”. En EL MAR, LA MAR: “Dialogo con el mar desde mi estrella / rebelde que acaricia su oleaje / con sus crestas de plata y su mensaje / para el hombre que en él deja su huella. / En sus aguas intrépidas destella / la savia del amor en homenaje / al lucero que vive, con coraje, … /.

            Se podría escribir mucho más porque su palabra es luz y aliento, conocimiento del ser humano con sus virtudes y sus falacias.

            Rey de poetas, grande donde los haya, porque la generosidad y la bondad enaltecen y, si además, van acompañadas de sabiduría el éxito está asegurado.

UNA UTOPÍA REALIZABLE
Lola Benítez Molina
Málaga (España)

Eres de los que con su obra engrandece al Universo. Tu “fuego fatuo” aviva la llama de nuestra existencia y la ennoblece. Escuchar las notas de tus melodías acerca al paraíso soñado y pone las estrellas en nuestras manos para goce de los sentidos. El corazón palpita gozoso ante lo inconmensurable. Contigo visito el Edén y quedo extasiada como ya quedaron otros coetáneos tuyos, pero traspasaste la temporalidad, como no podía ser de otra forma, para vanagloria de nuestros antepasados y descendientes.         

Cádiz, ciudad colonial, conexión marina de Oriente y Occidente, te vio nacer y te catapultó a la fama, dulce gozo para unos y quimera o desvarío para otros. Lo que sí es cierto es que tú nos abriste las puertas a un mundo maravilloso, que inunda nuestro ser hasta elevarlo a lo más sublime. Tu mano egregia aprendió, en edad temprana, la vocación que te llevó a los más recónditos confines del orbe, en un primer momento, con los acordes de la excelente pianista Eloísa Galluzzo. Fruto de ese espíritu inquieto y sensible supiste valorar el poder de las letras y, así tuviste tus primeros escarceos literarios con la creación de tus propias revistas manuscritas entre los años 1889 y 1891: “El Burlón” y “El cascabel”, pero será en tu adolescencia, concretamente, en 1893, cuando te veas impulsado a dejarlo todo, como tú mismo dirás, para dedicarte exclusivamente al mundo de la composición, y tu inspiración te elevará a las más altas cumbres donde las utopías son realizables. Y así, compusiste tus primeras obras: “Melodía” y “Romanza”, ambas para violonchelo y piano.

Durante su estancia en Madrid, en 1901, conoce a Felipe Pedrell quien ejerció gran influencia sobre su persona, pues despierta su interés por el flamenco y por el “cante jondo”. Con la ópera “La vida breve” (1904) consigue el primer premio de un concurso convocado por la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

En 1907, se marcha a París, y allí conoce a Claude Debussy, Maurice Ravel, Paul Dukas, Isaac Albéniz, Alexis Roland-Manuel, Ricardo Viñes y Pablo Picasso. En esta época, compone sus obras más célebres: “El amor brujo” y el ballet “El sombrero de tres picos”. Su ser se empapa de las influencias de todos ellos y le inspiran para componer “Noches en los jardines de España”, en la que se deja ver el impresionismo contemporáneo, y en la que incluye los ritmos flamencos.

En 1914, tras el comienzo de la primera Guerra Mundial, regresa a Madrid, y es en 1915 cuando se estrena la primera versión de “El amor brujo” en el Teatro Lara. Ese mismo año, en el número de abril de la “Revista Musical Hispano-Americana”, se publicó su texto “Enrique Granados, Evocación de su obra”, y el 5 de junio el periódico “La Tribuna” recoge “El gran músico de nuestro tiempo: Igor Stravinsky”, al que Falla conoció personalmente.

En 1919, realiza su primer viaje a Granada, ciudad que lo enamora, como no podía ser de otra forma, y entra en contacto con Federico García Lorca. El auditorio de dicha ciudad, ubicado en las proximidades de los jardines de la Alhambra, lleva su nombre. En él se halla el Archivo Manuel de Falla y tiene una exposición permanente digna de visitar, puesto que alberga enseres propios del gran compositor, así como cartas y fotografías a lo largo de su vida. Este es uno de esos lugares a los que me gusta asistir, ya que en él puedo vislumbrar su esencia y constituye un pequeño oasis en este mundo.

En 1939, un poco después de terminada la Guerra Civil Española y ya comenzada la Segunda Guerra Mundial, se exilió en Argentina, donde moriría en 1946, aunque sus restos fueron trasladados, posteriormente, desde Buenos Aires hasta Cádiz, su tierra natal, y reposan en la cripta de la catedral de Santa Cruz.

 Manuel de Falla, vio sus sueños más que cumplidos.

Paulo Coelho escribiría esta frase tan acertada: “Nunca desistas de un sueño. Sólo trata de ver las señales que te lleven a él”.

COMPROMISO
Hugo L Bonomo
Argentina

Nuestro compromiso es con la realidad y, muchas veces, la realidad afecta al buen proceder y al respeto; en este caso, referentes al lenguaje y a las normas, que toda sociedad organizada debe cumplir. Y nuestro llamado, en esta oportunidad, toca, especialmente, a las autoridades que rigen los medios de comunicación; ya que son referentes de la audiencia, y, quienes son sus usuarios, los manejan con lenguaje y estilo propio; como si tuviesen autoridad y el derecho de manifestarse  según su saber y entender, y no respetando nuestro idioma oficial.

La Real Academia de la Lengua Española (RAE), una vez más, ha rechazado el reconocimiento del lenguaje inclusivo. Esta forma de agregar términos a un lenguaje de miles de años, parece ser una aptitud más de un grupo de argentinos preocupados por llamar la atención con la práctica de una falsa vanguardia, mientras nuestro país, el país de todos, se va deteriorando e involucionando en todos los órdenes.

En el universo hay más de 400 millones de personas que hablan el español. El español es el idioma oficial argentino, y de otros países de habla hispana desde hace miles de años. Puede haber algunos modismos propios de las clases populares, pero que no hacen a la comprensión del lenguaje y la comunicación más allá de la frontera, que no afectan a la comunión de países hispano parlantes. Es decir que el lenguaje tiene que ver con la cultura, la historia, la educación y el respeto de un país por su historia. Y un pueblo sin historia, es un país sin futuro.

Y relacionado con los grandes e inmortales valores que nos identifican y enorgullecen como pueblo; hemos leído que, en la conmemoración del 25 de Mayo, en nuestra ciudad, quien ejecutó el himno nacional; cometió una ilegalidad; modificó su letra y le dio un sentido feminista y antipatriarcal

Si consideramos que los símbolos patrios, que perduran en el tiempo, son la demostración de una historia construida por héroes y patriotas, a costa de grandes sacrificios, o la pérdida de sus vidas, y representan el orgullo y la valía de una nación; debemos repudiar a los personajes oportunistas y  sectoriales que, en un acto, oficial, agravado por la presencia, y anuencia, de quienes deberían garantizar el cumplimiento de leyes, y principios patrios; el gobernador y autoridades, celebrando el Día de; se la Patria modificó, en forma ilegal y antipatriótica, el símbolo de millones de habitantes, anteponiendo ridículos intereses particulares, y ofendiendo a los argentinos. Hecho que debería ser sancionado.

LA EVOLUCIÓN DE LA LENGUA ESPAÑOLA(parte 1)
Claudia Alexandra Figueroa Oberlin.
Guatemala

Hace poco, más o menos unos meses atrás, escribí una reseña sobre un artículo del periodista español Arturo Pérez Reverte que se titulaba “Ahora le toca a la lengua española,” donde abordó el tema que el idioma lleva hasta el momento más de 5 mil años de evolución registrado, por ende,  podemos decir que en serio ahora le toca a la lengua española seguir el proceso de cambio.

 El idioma español ha tenido tantas variaciones desde sus orígenes. Las mezclas con los diferentes grupos étnicos han devenido en ciclos de unificaciones que han hecho que estas agrupaciones hayan adquirido nuevas maneras de comunicarse, escribir y relacionarse.

Si hablamos desde su simiente, no podemos negar que el idioma español es una de las lenguas romance más hablado, un estudio menciona a  la península Ibérica, México, Centroamérica, buena parte de Sudamérica, algunas islas del Caribe, y el sur de los Estados Unidos donde más se utiliza como medio de comunicación.

Históricamente hablando, en la península Española, que era la Iberia antes que Roma la llamara Hispania, (de allí el término hispano) se hablaban diversas lenguas étnicas. Antes de ser conquistados por los cartagineses, romanos, fenicios, griegos con Alejandro Magno. Cada una de las regiones de la Iberia eran habitados por grupos Tartesios y grupos de iberos y Celtas, siendo el latín de los romanos, pero específicamente, el latín vulgar que hablaban los generales que estaban al mando de las legiones el que prevaleció, tomando de ellos la mayoría de vocablos que forman nuestro idioma.

Muchas palabras que hablamos en nuestra lengua tienen origen griego, (el estudio indica que los   romanos adoptaron palabras griegas a su vocabulario) visigodos – nórdicas y de origen árabe. La unión de cada una de estas corrientes lingüísticas fue formando las lenguas y dialectos que actualmente se habla en la península.

El lingüista, matemático, filósofo y lógico austríaco – británico Ludwig Wittgenstein dijo: “los límites del lenguaje son los límites de mi mundo.” No podemos ampliar nuestro mundo si tenemos muy limitado conocimiento y dominio de la lengua que hablamos para poder expresar nuestro pensamiento, sentimientos y  nuestro entorno.

No podemos negar que la lengua española sigue evolucionando. Cuando América fue conquistada y colonizada por los europeos españoles, el idioma se fue mezclando con las lenguas nativas de los grupos del continente. (Náhuatl, náhuat pipil, kak´chiquel, quiche, kek´chi, tzutuhil, xinca, quechua, mapuche, entre otros) y, que al unirse a ellos, se crearon nuevos sonidos.

Así como el idioma, el alfabeto latino o español ha sufrido variaciones durante su historia. Cambiándose grafemas que tuvieran sonidos parecidos para traducir o transcribir una palabra del idioma del país conquistado, hasta establecerse el alfabeto en el siglo XIX y, posteriormente, en 1994 se hizo oficial el alfabeto que se conoce.

 En este momento histórico que vivimos, la lengua española sigue evolucionando. Adoptamos nuevas palabras para irnos comunicando. Pero no podemos dejar de lado las reglas gramaticales.

Cada lengua tiene sus reglas, y si queremos comunicarnos en esa lengua, debemos saber aplicarlas. No tienen nada que ver si son de élite o no, como menciona el periodista Arturo Pérez Reverte en su artículo “ahora le toca a la lengua española”, sino, como él mismo lo expresa – resumiendo su pensamiento – no tiene nada que ver si es de “gente culta” sino que es cuestión de saber expresarnos teniendo un dominio de la lengua que se habla.

¿QUE HE HECHO?
Dr Elias Gálati
Argentina

Que he hecho con mi vida, que he hecho con mi don.
Los avatares del mundo moderno y en especial en Latinoamérica han parcializado muchos conceptos esenciales en la comprensión de la existencia personal y de la sociedad.
Tomemos como ejemplo la interpelación.

Interpelar es exigir explicaciones sobre un asunto, en especial cuando se tiene autoridad o derecho.
Pero en las concepciones modernas, sobre todo desde la óptica de la liberación, se ha tomado como una relación exclusivamente hacia el otro, con sentido de exterioridad.
Esta bien que así sea, pero se ha olvidado que también hay un acto de interpelación interior, con una mirada hacia uno mismo, el cual puede ser fundante de la interpelación exterior.
Desde dicha concepción se interpela por el acto de justicia que no hiciste. Entonces, te interpelo por lo que debiste hacer y cumplir conmigo. Por ejemplo en atención a la pobreza, al machismo, a la dominación, a la opresión.

Las situaciones recurrentes, la pobreza creciente de la mayor parte de la población, los tipos de opresión, el machismo ancestral, el capitalismo dependiente que transfiere valor al capitalismo central, la totalidad hegemónica, las diferencias de ciertos grupos en todos los esquemas políticos, hacen que exista una interpelación constante, de un sector oprimido hacia los opresores.
Que por lo general se produce en el seno mismo de la sociedad, es decir un grupo social que termina oprimiendo a otro.
Encarar esta interpelación es una parte de la solución y plantea una parte del problema.
Porque hay un hombre común, y es innato a todos los hombres el deseo del sumo bien, y de la felicidad.
Pero si vivo en medio de una sociedad con todas las situaciones recurrentes señaladas, y creo y espero el sumo bien, es prioritario que me interpele a mi mismo.
Que tome conciencia de mi deber, me pregunte que he hecho, como he actuado y cual es mi comportamiento.
La brutal exterioridad del post modernismo movió el eje de la condición humana y olvidó la conciencia.
Que existir, existe, y que todo hombre tiene conciencia del bien, también, ya que aún los regímenes mas atroces intentaron siempre dejar trascender que no existían violaciones, dentro de ellos y que respetaban los derechos.
Es decir aunque el sistema era perverso, tenían conciencia de su incorrección y querían demostrar hacia fuera que no era así.
Por eso la primera interpelación debe ser la de uno mismo, sin descuidar ni negar la interpelación del otro.
Que he hecho de mi vida, significa ponerse frente a sí, mirarse interiormente y preguntar, he sido justo, fui prudente, no me abuse de los que estaban a mi mando o a mi cuidado, tomé la mío y respeté los bienes y los derechos de los demás, intenté equilibrar las cosas y mejorar la sociedad.

Que he hecho con mi don, es también desde uno mismo, reflexionar si los atributos y las virtudes que me han dado las he usado correctamente, en provecho de la sociedad y agotando mis capacidades.
Si puede hacer algo por el otro, por la humanidad, por la naturaleza y omití hacerlo.
Si en realidad he obrado bien, con justicia y sin omisiones.
Es un acto de conciencia, un mea culpa. Un análisis de mi yo interior, de mi alma, que si está bien hecho catapultará mi conducta exterior y me concientizará para ver la magnitud de la pobreza de mi hermano,  y de lo que puedo hacer por los demás.
Ver la opresión, la tiranía, el autoritarismo, el machismo, la violencia, el capitalismo dependiente y las diferencias y discriminación; que es lo que está a mi alcance, que puedo hacer, que puedo general en los demás con mi obra y mi prédica.
Mirar a mi interior para ver si estoy dispuesto a caminar junto a los otros, a lograr que haya justicia, paz, equilibrio y libertad; sobretodo a lograr un mundo con hombres comprometidos al bien común.

EL PROGRESO DE LA MUJER
Eunate Goikoetxea
Alicante-España

Un hecho evidente a todas luces es que la situación de las mujeres ha experimentado cambios considerables en los últimos años. Nos encontramos por tanto, ante una realidad femenina que se distancia de lo que pudo ser en el pasado y que han producido esa evolución, y, lo que es más importante, la vivencia interna que ha supuesto a las mujeres. lo que lleva a teorizar sobre algo interno y propio de cada mujer. Cada mujer es un mundo , con sus singularidades y peculiaridades, con una personalidad definida y unas circunstancias concretas. De ahí que las teorías interpretativas posean siempre un punto de irrealidad. Sin embargo, se hacen necesarias para comprender el porqué y el cómo de los fenómenos sociales. Se trata de descubrir las tendencias culturales que están marcando el movimiento social, del proceso femenino, de tal forma que puedan ser utilizadas como referente aclaratorio de lo que está pasando con las mujeres y con las relaciones con el sexo opuesto. La influencia de estas tendencias se puede observar claramente en las opiniones diferenciadas y a veces confrontadas que expresan las distintas generaciones, como también entre aquel colectivo que tiene un empleo laboral y el que no lo tiene.

Si existe un tema que ha sido profusamente abordado y analizado en el ámbito del desarrollo en todos los países del mundo, éste ha sido sin duda el del género y concretamente el rol que desempeñan las mujeres en la mejora de las condiciones socio-económicas y políticas de las sociedades. Las brechas relativas a las capacidades provocan que las mujeres tengan menor probabilidad que los hombres para contar con la educación, los contactos y los recursos necesarios para convertirse en líderes eficaces.

Como señala la resolución sobre la participación de la mujer en la política aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2011, “las mujeres siguen estando marginadas en gran medida de la esfera política en todo el mundo, a menudo como resultado de leyes, prácticas, actitudes y estereotipos de género discriminatorios, bajos niveles de educación, falta de acceso a servicios de atención sanitaria y a la pobreza que las afecta de manera desproporcionada”.

La igualdad efectiva entre hombres y mujeres continúa siendo más un objetivo que una realidad en todo el mundo. Vivimos en un mundo desigual e injusto, en el que hay que hacer frente a relaciones asimétricas de poder generadoras de variadas formas de desigualdad y a la vulneración de derechos económicos, sociales y políticos de muchas personas y especialmente de las mujeres. Por ello es necesario seguir realizando aportaciones que contribuyan a que la igualdad avance, tanto desde el punto de vista del análisis como de la intervención

Debemos implementar todas las acciones necesarias para avanzar hacia un desarrollo sostenible, que pasa por la inclusión de las mujeres en todos los procesos de la vida, fomentando la incorporación universal de las niñas a todos

los ciclos de enseñanza, apoyando su inserción real en el mercado laboral y el espacio público, mejorando la gestión de su tiempo familiar y privado para  que no se vean sobrecargadas en exceso, fomentando la lucha contra la violencia de género en todas y cada una de sus manifestaciones, fortalecer la autoestima de las mujeres para que puedan identificarse como sujetos de derechos, etc.  Si verdaderamente las sociedades quieren avanzar en el desarrollo y bienestar de sus miembros, esto no se podrá lograr sin incorporar a la mitad de la masa laboral, las mujeres, sin que se vean postergadas a ser meras espectadoras.

Porque la mujer debe dejar de ser el Sur de todos los Nortes.

SOBRE EL QUIJOTE
Por Jaime Hoyos Forero
Colombia

Don Quijote murió una tarde en el capítulo 74 de la segunda parte de la obra. Pero el gran triunfo de Cervantes, Dios de la novela, fue el haber logrado la resurrección de don Quijote en nuestros corazones y a través de todos los siglos.

Algunas cosas que os voy a decir, queridos tertulianos, os van a parecer serias y bien razonadas: esas no son mías; las entresaqué de algunos libros que se han escrito sobre Cervantes y el Quijote; las más de ellas, escritas sabiamente por don Alberto Gerchunoff, cervantista argentino insigne, que incluso, os recomiendo.

Otras cosas que os voy a decir, van a pareceros una locura: esas no las copié de nadie, sino que las saqué de mi cabeza y si son una locura será tal vez porque me he ido dejando contagiar de don Quijote, que con el correr del tiempo se ha ido haciendo mi amigo. Y aunque yo, como Sancho, le digo por ejemplo al ver a las mujeres  -mira, señor, que no son más que mujeres aunque ya casi nunca usan  falda, él me replica diciendo: bien te he dicho, Jaime amigo, y te lo seguiré diciendo…que no son mujeres sino ángeles  y por eso hay que amarlas a todas y ese amor es ante todo un ejercicio del alma.

Como veis, queridos tertulianos, las palabras anteriores no están en el Quijote. Me las ha dicho él, al oído, porque don Quijote  -para quienes lo amamos-  vive en este y en todos los siglos y nos acompaña siempre  -igual que el ángel de la guarda-  y nos habla en el bus, en la calle, en el silencio de la noche o en el tumulto de la urbe. No os extrañéis, pues, cuando me veáis a solas, moviendo los labios…Es que estoy, seguramente, dialogando con don Quijote; y si veis que levanto la vista es, simplemente, porque mi invisible amigo va cabalgando a Rocinante.

Os invito, queridos tertulianos, y esto no lo hago por mí, sino cumpliendo una orden secreta de don Quijote, a que a partir de hoy os contagiéis de su locura: veréis cómo al salir de aquí, os sentiréis, y espero que para siempre, acompañados de mi señor don Quijote y seréis felices enmendando entuertos y exigiendo justicia sin que os importe tropezar y caer entre las aspas de los molinos. Entonces sentiréis que don Quijote acudirá en vuestro auxilio y sabréis que él no ha muerto, que no es un libro solamente, una novela, sino un hombre vivo, un padre, un loco y un amigo.

Y ahora os voy a escandalizar:

No creo, como dicen muchos críticos, que don Miguel quiso acabar  -como efectivamente sucedió-  con las narraciones de caballería. Ningún caballerito andante podía ser, claro que no, digno de estar encarnado en don Quijote. Personaje de novela tan grande, tan magnánimo, tan entregado por nosotros, hasta los azotes, tan noble y extraordinario, tan divinamente loco y único como don Quijote, solo ha tenido un par en la vida real. ¿Ya lo adivinasteis? Desde luego: Nuestro Señor Jesucristo.

.No me vais a reprochar por mi herejía, tertulianos, que ya por ella pedí perdón a Jesús y él, benévolamente, me ha perdonado, y al guiñarme un ojo detrás de las nubes, me ha dado a entender      que, efectivamente, don Quijote es su par, su émulo en la vida irreal de la novela.

Hay un capítulo en particular que siempre he creído que Cervantes lo tomó de una escena de Jesús terriblemente trágica y desgarradora: Jesús  despreciado por el pueblo, calumniado por el pueblo, pero sobre todo, convertido en el escarnio, en la burla grosera, en el hazmerreír de la baja soldadesca; le ponen un trapo a manera de manto real y entre grandes carcajadas se hincan ante Jesús. Y le ponen un cetro de caña y le encajan una corona de espinas en su divina cabeza; pero lo que más tuvo que herir el alma de Jesús, fueron las burlas y las risotadas de la canalla…

Y en la novela, tenemos a don Quijote burlado, enjabonado grotescamente por las criadas por orden de la duquesa, sumiso, humilde y humillado, vilipendiado, reído y mofado. Uno casi no se explica cómo don Miguel de Cervantes escribió tan dolorosa escena,

que cada vez que la leemos se nos humedecen los ojos y se nos atenaza de dolor y rabia la garganta.

Don Quijote todo lo soporta por el bien de los desposeídos, de los desarrapados, de los menesterosos, pero sobre todo porque sabe, como Jesús en la vida real  -guardadas desde luego todas las proporciones-  que su utopía, que su aparente locura, terminarán por cambiar al mundo, por redimir a los hombres, por darnos un cielo pleno de igualdad para todos, de libertad y de amor.

A veces, en los centenares de mártires de la Iglesia de hoy, en Papúa Occidental, en Siria, en China, y en monjas de indiscutible entrega  como la de Calcuta y en algunos docentes, veo la figura flaca y seria de don Quijote. Como él, son los locos de hoy. Pocos creen en sus enseñanzas. Pocos creen en sus recomendaciones y advertencias. Se burlan de su fe, usan los medios de comunicación para mofarse y zaherirlos. Son objeto de desprecio y se refieren a ellos como a unos pobres chiflados, ajenos a la realidad.

Pero esos pobres locos chiflados, al igual que don Quijote, aguantan estoicamente las burlas y el escarnio y seguirán, como apóstoles íntegros, combatiendo contra los molinos, contra los carneros, contra la irreligiosidad, contra el desmedro de las costumbres, contra los falsos profetas, contra la esclavitud de las riquezas, contra los que olvidan olímpicamente a los desamparados de la fortuna, necesitados no de limosna sino de trabajo.

Los locos de hoy, al igual que don Quijote, conocen su locura, pero como dice Gerchunoff, no la curan porque saben que es bella y siguen combatientes y altivos en la esperanza de un mejor mañana.
La novela de Cervantes no es una comedia de aventuras, ¡es una tragedia! La tragedia de los locos sublimes de todas las razas y de todos los tiempos.
Pero ahora, tertulianos, perdonad… Entra aquí, vedla corriendo y brincando, Claudia, mi sobrina nieta de 12 años…
-Chica: cómo te atreves a interrumpirme; ¿No ves que estoy haciendo una seria disertación sobre don Quijote?
-Tío abuelo: precisamente yo quiero que les digas a tus contertulios, que estoy muy sentida con el papa Juan Pablo II.
-¿Qué tiene que ver, chica, el venerable pontífice fallecido, contigo y con don Quijote?
-Estoy sentidísima, tío abuelo, porque el papa hizo santas a muchas personas, y no hizo santo a don Quijote. ¡Eso es injusto!
-Pero Claudia, el papa no podía canonizarlo porque don Quijote no es humano.
-¡Claro que sí es humano, tío abuelo! Es más humano que tú. El sí me dejaría meter el pan entre el chocolate. Él dejaba comer, sin problemas, a Sancho.
-Claudia: cuando yo digo que don Quijote no era humano, quiero decir que…que no fue un homo sapiens.
-¿Qué?
-Bueno. Quiero decir que.. que no nació como tú o como yo, de una mamá. Nació de una novela. No lo podían canonizar.
-Pero yo digo que de todos modos, tío abuelo, don Quijote fue un “bacano”.
-De acuerdo, Claudia. Pero no digas esa palabra; castiza pero no muy culta.
-Entonces, tío abuelo, don Quijote fue un “duro”.
-Sí, Claudia, pero “duro”…
-Entonces fue un “verra…”
-¡Claudia!…Por favor, sal de aquí, chiquilla grosera, que estoy haciendo una disertación seria sobre don Quijote. Esta noche hablaremos en casa… ¿de acuerdo?

Ah, qué niña. Pero yo creo, queridos tertulianos, que en el fondo, mi sobrina nieta tiene toda la razón. Don Quijote, como los santos, merece nuestra profunda veneración.. Ya Rubén Darío le compuso unas bellas letanías.
Si hubiera sido humano  -y sí que lo fue como dijo Claudia-  sería fantástico que pudiéramos colocar su imagen en los altares, completando un hermoso trío de santos:

San Francisco de Asís,
San Pablo de Tarso,
San Quijote de la Mancha.

 

Dr. Jorge B. Lobo Aragón
Tucuman- Argentina

DÍA DEL ESCRITOR”

Cada  13 de junio se conmemora Día del Escritor. El festejo no es casual y se debe a que esta misma fecha, en 1874, nació Leopoldo Lugones en Villa María del Río Seco, en Córdoba, Argentina. Cuando Lugones escribe “La grande Argentina” su propósito era ya la de señalarnos lo que puede hacer la nación para alcanzar su destino de llegar a la categoría de potencia. Es por eso que en el día de los escritores  deseó no solamente rememorar a los grandes escritores que tiene y tuvo el país y el mundo a través de todos los tiempos, sino también  una frase de José  Ortega y Gasset con “Argentinos  a las cosas”.  Leopoldo al igual que Ortega y Gasset, amaban a la Argentina y nos pintaban ilusionados un futuro venturoso. Es admirable lo que estos grandes escritores  entendieron la manera de ir siempre hacía más allá, un aspirar constante y un anunciar que algo va a ser.  Es que nada nos debe distanciar de aquel faraón egipcio que en la puerta de su biblioteca escribiera: “Libros tesoro de los remedios del alma”. Hasta las alocadas y atolondradas pasiones tendrían su remedio entre el tesoro de los libros, fuentes de serena sabiduría y la calidez de los escritores. Las bibliotecas y los escritores se mantuvieron a través de los milenios. Festejemos que los escritores  y los libros todavía existen  ya que el paso del tiempo no cuenta para los remedios del alma y el saber. Recordemos  también que unos días más adelante  el 23 de junio de 1911, en Rojas, nació   Ernesto Sábato, y qué decir de nuestro Jorge Luís  Borges el escritor más celebrado y considerado de todas las épocas en nuestro país y en el mundo, literario contemporáneo. Ambos simbolizan a  la intelectualidad, argentina.  Decir Sábato y Borges es decir estudio, pulcritud, seriedad,  hombres que por su vocación de estudiosos son y deben ser ejemplo para la juventud y el culto intelectual que cultiva la inteligencia. Es que el escritor a  través sus escritos refleja su vida, lo que piensa y lo que siente. Cada uno de sus personajes es un fantasma que le brota desde el fondo del alma. Son los portavoces de su fuero interno  y de las aventuras que concibe su imaginación. Cada espacio de un escrito, está revestida de la personalidad secreta del autor, que le  permite airear  sus sueños y pesadillas, tratando de penetrar  las tinieblas del lector y descubrir sus  ilusiones y fantasías. Ésta es la fuerza de la escritura, la fuerza de la ilusión, la fuerza del sueño. Ya que si el hombre es todavía capaz de alimentar sus ilusiones, si es todavía capaz de soñar, entonces es un hombre libre. Que esta celebración   del día del escritor sea motivo propicio para que recordemos su existencia, para que nos hagamos cargo de nuestra obligación de conservar y amparar a los hombres de letra y para que tomemos conciencia de los aportes de saber que  la escritura puede brindarnos. Un enorme Abrazo a todos mis AMIGOS que me brindaron la posibilidad de publicar  y editar mis garabatos.  

¿HOY O MAÑANA…?   
Miguel Ángel Medina
Málaga-España                       

¿Quién no recuerda la elegante belleza de una Deneuve? ¿Qué decir de la exuberancia exótica de la Loren? ¿Cómo definir la beldad concupiscente expresada en la mirada de la Gardner?  ¿Dónde situar la finesse encantadora de la muñequita Bardot? ¿Acaso no es para entrecortarse el suspiro al contemplar la lindeza de la Lollo?

Mas, ¡ay!, todo eso pertenece al ayer. Basta con entrar en el navegador, escribir un nombre y añadir:” Antes y ahora”. Y al conjuro se desvanece la primera imagen para ser suplantada por la actual. Donde todo era atracción, encanto y finura, por arte de birlibirloque, contrariamente al espejito mágico de la malvada reina de Blancanieves, se ha transformado en decadencia. La hermosura de la flor se ha marchitado. (Que no toque nadie a rebato machista, pues esto dicho a modo de ejemplo vale para todos y cada uno de los mortales). Es más, si queremos personalizar, tomemos una fotografía retrospectiva en la que nos encontrábamos junto a un grupo de amigos, compañeros de trabajo o familiares. De inmediato resuena en nuestra testa aquello de: fulanito ya no está; menganito, tampoco, zutanito se nos fue anteayer mismo. Y siguiendo el dedo cual puntero hemos de admitir que son ya muchos los que dejaron este valle de lágrimas. Mas, de repente nos invade la duda: ¿Y yo…? Punto y final de la meditación. Eso, mejor lo dejamos para mañana.

Tempus fugit. Cierto, porque el tiempo vuela.

Hay un refrán que hunde sus raíces en la palabra “procrastinar”, del latín procrastinare (pro―adelante― crastinus―mañana) Esto es: retrasar algo. Lo que se refuta en el proverbio “No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”.

No se trata de caer en los extremos. No se nos insta a estar de continuo pensando en la adversidad que ha de sobrevenir al paso del tiempo y que no puede evitarse, como se aproximaría al perfil estoico. Tampoco el reverso de la moneda, cuál sería el epicureísmo, pensando que la vida toda no tiene más afán que el del placer. Más bien, de lo que se trata es de tomar conciencia de lo que es la vida y adónde nos lleva; aunque eso, probablemente acarrearía algún cambio de actitud, algo que posiblemente podría incomodarnos. Sacarnos de una rutina a la que nos hemos acomodado. Y es sabido que el hombre una vez dentro de su propio laberinto, a pesar de la estrechez tiene más miedo en salir de él que en permanecer. Tal vez pensando que vale más lo malo conocido que lo bueno por conocer, lo que implicaría, quizá a dar la vuelta al caparazón de cómo se vive para vivir cómo se piensa. Metanoia.

Sin embargo, es costumbre arraigada en nuestro hoy eso de la gandulería de la mente. A este propósito, conviene recordar lo que decía un poeta contemporáneo: “Si el diablo quiere perseverar en la tentación del hombre, habrá de modificar la jerarquía de sus seducciones, y en consecuencia alterar el orden de los llamados “pecados capitales”, de modo que el último, la pereza, se convierta en el más prioritario. Porque, si la pereza de antes consistía en la astenia para realizar cualquier actividad mundana, la que padece el hombre actual es la de relajar su espíritu, hasta el punto de perder el conocimiento de sí mismo, lo que le lleva a desinteresarse por su proyección final.

Decía Hamlet aquello de “morir, dormir, tal vez soñar…” Y nuestro Calderón lo de “la vida es sueño”. Lo malo no es soñar― vislumbrar lo mejor por acontecer― sino dormir la realidad y mecerse sin control en el filo de la navaja de la existencia, anestesiando el pensamiento, como si así pudiéramos ignorarla. ¿Acaso no es el hombre también tiempo?

Ciertamente, pensar en el fin encoje el ánimo, pues el hombre está hecho para la vida. Y ello supone vivirse sin fin. Esa es la voz que vibra en el interior de cada uno. ¡Vivir, sí! Siempre vivir. Pero, por más que se pueda mirar hacia otra parte, somos conscientes―  aún sin pararnos a pensarlo― que convive en nosotros una eterna compañera de viaje que espera siempre pacientemente: como una amante o como un sayón. Eso depende de nosotros.

La aceptación requiere madurar. Ese instinto de existir sin terminarse necesita de una esperanza, si bien esa certidumbre confiada precisa edificarse en la mente. Es como la casa levantada sobre rocas, que podrá resistir las embestidas del temporal, en tanto que la construida sin solidez acabará cayendo. Sería oportuno reflexionar ¿puede levantarse una casa sin cimientos? O lo que es lo mismo: ¿en la soledad de la última hora, tendrá el hombre firmeza para soportar la infinita levedad de su ser?

La altiva razón no entiende sino aquello que domina. Y, siendo el hombre raciocinio y también sensibilidad habrá de dialogarse sin violentarla, lo cual exige tiempo. No se puede dejar la esperanza para el último momento, cuando llega la desconexión que pasa entre la vida sensible y el misterio inefable que se abre ante él. ¿Un “viaje” hacia la nada?

¿O tal vez…?
Quizá eso es lo que debería meditarse. Hoy mejor que mañana.

CARTAS A ANTONIA
Gustavo Páez Escobar
Colombia

Cuando Alfredo Molano Bravo falleció, era uno de los 11 comisionados de la Verdad, entidad constituida dentro del Acuerdo de Paz suscrito en La Habana. Se trataba de uno de los colombianos con mayor conocimiento sobre el conflicto armado y la perturbación de la vida campesina, y que podía, por lo tanto, aportar muchas luces para esclarecer lo que había sucedido en Colombia durante más de medio siglo de violencia.

Como sociólogo, periodista y escritor fue un crítico vehemente de los desastres de la guerra y la desidia de gobernantes y políticos para obtener reales medidas de solución social. En tal carácter, se dedicó a conocer la entraña del conflicto armado mediante entrevistas con diversos colombianos residentes en todos los confines del país.

Era un viajero impenitente que a bordo de su campero se desplazaba por la geografía colombiana, provisto de libros, libretas de apuntes y pocos atuendos personales, y recorría a pie los sitios más remotos y abruptos, siempre con el afán de dialogar con la gente y entender sus problemas. Cuando murió, quedaron 126 pares de tenis, según cuenta su hijo Alfredo. Y dejó publicados 27 libros, otro de relatos sin concluir y 3 más sin editar. En ellos está el testimonio de toda una vida de estudio, análisis, denuncia y protesta social.

Entendió las angustias del campesino, los despojos de la tierra y la injusticia con que siempre se le ha tratado. Supo que las guerrillas nacieron como un método de defensa contra los terratenientes y los políticos usurpadores, si bien con el tiempo surgió en los guerrilleros el apetito de riqueza con los narcóticos y desfiguraron su causa. Todo esto comenzó a relatarlo como periodista estrella de El Espectador, y después lo plasmó en sus libros. Sufrió el destierro, y nunca se apartó de la verdad. Su labor le mereció el Premio Nacional de Periodismo y el título de doctor honoris causa de la Universidad Nacional.

Cartas a Antonia es su libro póstumo, editado por Aguilar en agosto de 2020. Lleva el prólogo de su hijo Alfredo y la enternecedora imagen de su nieta Antonia, la adoración de su vida, quien desde niña lo acompañó en muchas de sus correrías, recibió sus enseñanzas, compartió sus penas y alegrías y entendió el sentido de sus luchas. Este libro es un recorrido por Colombia en el que el abuelo lleva de la mano a su nieta, le muestra paisajes y maravillas ecológicas, le señala la miseria humana, le resalta los valores de la vida y le inculca el amor a la patria.

Cuando un día aparecen los primeros síntomas del cáncer, el abuelo presiente que se aproxima el final de la jornada. Pero no pierde la esperanza de sobrevivir. Tiene la valentía de describir por escrito, paso a paso, el proceso de la enfermedad, como si se tratara de una historia clínica. Y siente miedo y confusión ante el tratamiento médico, cada vez más perverso y extenuante. Todo esto se lo narra a su nieta perpleja, ahora ya una adolescente de 14 años que adquirió asombrosa madurez bajo la guía y el cariño de su abuelo.

Alfredo Molano murió en Bogotá el 31 de octubre de 2019, a los 75 años de edad. En el cementerio, Antonia se despidió de él con palabras entrañables y serenas. Y más tarde hizo una evocación del saco rojo que él siempre llevaba puesto: “No me hallo sin ti y solo veo ese saco rojo que abrazo cuando me haces falta”.

 DIA MUNDIAL DEL LIBRO
María Sánchez Fernández
Úbeda-España

El día 23 de abril de este año 2021, se cumplieron 405 años de la desaparición física de tres grandes escritores nacidos en varios puntos de la geografía de nuestro ancho mundo y que nos donaron con su  pluma, su imaginación y destreza en la palabra un gran legado para la historia de la Literatura Universal,  por lo que en este día se hace a nivel mundial un homenaje al libro, al escritor y a todo amante de las letras.

Estos grandes de la Literatura fueron: Don Miguel de Cervantes Saavedra, nacido en Alcalá de Henares, una ciudad perteneciente a la Comunidad de Madrid, un 27 de Septiembre de 1547. Falleciendo en Madrid el 22 de abril de 1616 siendo enterrado en esta ciudad el día 23 del mismo mes.

Además de gran novelista, poeta, dramaturgo…, fue un valiente soldado que batalló en Lepanto contra los turcos y donde perdió el brazo izquierdo; de ahí su sobrenombre de “El Manco de Lepanto”.

Está considerado como la máxima figura de la Literatura Española y Universal. Además de su obra cumbre, Don Quijote de la Mancha, escribió sus famosas Novelas Ejemplares, entre las que se cuentan: Rinconete y Cortadillo, El Licenciado Vidriera, La gitanilla, La ilustre fregona, El coloquio de los perros, Las dos doncellas, El amante liberal… etc. En ellas nos hace ver la forma de vida en el siglo XVII de cortesanos y plebeyos en forma divertida pero en extremo constructiva.

 (Quiero haceros resaltar que, Miguel de Cervantes, fue Recaudador de Impuestos en varios puntos de Andalucía y uno de esos puntos fue aquí, en nuestra ciudad de Úbeda. Su oficina de recaudador, según dicen las crónicas se encontraba en la calle Hernán Crespo. Esa casa todavía sigue en pié con su fachada de piedra)

El otro grande de la Literatura fue Wiliams Shakespeare, novelista, poeta y dramaturgo Inglés cuyas obras, como Hamlet, Romeo y Julieta, Otelo, Macbeth…. son mundialmente conocidas, y por último, el escritor e historiador peruano Inca Garcilaso de la Vega, nacido en Cusco (Perú) de ahí su sobrenombre  “Inca”, como son llamados los nativos peruanos, cuyo verdadero nombre era Gómez Suarez de Figueroa. Era hijo de una princesa peruana y un conquistador español.

El Día Internacional del Libro fue promovido a nivel mundial el 23 de abril de 1996 por la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura)

Como somos españoles y vivimos en España nos  centraremos en Miguel de Cervantes, nuestro compatriota y gran escritor, orgullo de las letras en lengua hispana, aunque mi admiración es total por el inglés Williams  Shakespeare y por el escritor peruanoInca Garcilaso de la Vega.Estos tres gigantes de la  literatura parece ser que coincidieron en abandonar este mundo el mismo año y por las mismas fechas allá en 1616

Quisiera haceros resaltar que el libro en sí, es el mejor amigo que podemos tener. Él nos aconseja, nos enseña, nos hace ser mejores. En nuestros ratos de ocio cojamos un libro.

Dejemos al móvil o a la tableta descansar. Es un placer tener un libro entre las manos; ir pasando las hojas; sentir su tacto y adentrarnos en su contenido. Los hay para todas las edades: Libros de aventuras, de historias fantásticas, de viajes, de investigación, donde podéis estudiar la vida de animales y plantas…, hasta los tebeos también son auténticos libros para los más pequeños. Ellos enseñan con sus historietas divertidas y graciosos dibujos pasajes de nuestra vida cotidiana, aunque sus protagonistas sean animalitos También hay que acostumbrarse a leer poesía, pues la poesía ayuda a pensar y enriquece nuestro espíritu, ya que es una parte importante de la Literatura.

También quiero haceros resaltar que nuestra ciudad de Úbeda, si bien tuvo a Cervantes, el gran escritor universal entre sus vecinos como recaudador de impuestos, también acogió entre los muros del convento de PP Carmelitas, hasta su muerte, al Poeta Universal en Lengua Castellana: San Juan de la Cruz.

El libro que hoy homenajeamos con todos los honores, porque así se lo merece, es Don Quijote de la Mancha, la obra cumbre de Don Miguel de Cervantes. En él hay un almacenamiento total de sensaciones vividas o no vividas, es decir, de realidades y de sueños.

Don Quijote era un caballero con la mente perturbada que solamente soñaba con grandes aventuras para arreglar las cosas mal hechas forjadas en su imaginación. Sancho Panza era su escudero, es decir su acompañante o criado en dichas aventuras fantásticas. Hombre campesino y rústico, pero con una gran sabiduría en el decir de su palabra. Era la cordura frente a la locura de su señor. Los dos vivían un mundo de sueños, un mundo donde la realidad era pura fantasía. Sancho era como la conciencia cuerda de su señor.

Decía don Quijote a Sancho Panza: “Sancho amigo: el hombre dejará de ser hombre cuando le dejen sus sueños”

Ya sabéis, queridos niños, que soñar, estando despierto, es vivir nuestras propias fantasías e ilusiones. Quizás soñamos con mundos submarinos mezclándonos con la danza de los peces de colores, o nos vamos surcando el aire hacia las grandes sabanas para ser amigos de elefantes, leones, de cebras… o de monos.

El mundo de los libros nos hace esa magia. Vivimos, mientras leemos, mundos maravillosos donde nos sentimos protagonistas

¿Qué somos si no soñamos? ¿Sólo máquinas que se mueven por el impulso de sobrevivir y procrear?

¿Qué intentó transmitir Cervantes con la locura de don Quijote y la sabia y rústica cordura de Sancho Panza?

En uno la obsesión por hacer  justica, en el otro la clara visión de los acontecimientos que vivían, plenos de estrafalarias situaciones.

En el Caballero de la Triste Figura, como él mismo se nombró, había locura, pero también había sueños, sueños fantásticos de deshacer entuertos; de defender al débil; de ver en una rústica aldeana a Dulcinea, la mujer maravillosa de sus sueños; de no ver nunca las burlas que sobre él caían por parte de villanos y señores.

 Él, siempre en su delirio, se sintió caballero al ser armado, con toda pompa, por el señor de un castillo, que no era otro sino un aldeano que moraba  en su pobre hacienda siendo asistido entre jocosas reverencias por importantes damas, que no eran otras sino las braceras o criadas de dicha propiedad, pero él, en sus sueños de locura, se sintió el hombre más honrado y feliz

 A  lomos de su maltrecho «Rocinante», caballo escuálido y huesudo como su amo, se fue, caballero andante, por las llanuras de la Mancha, a defender el honor y la verdad ataviado con su estrafalaria armadura, y tocada su cabeza con la bacía de un barbero, acometiendo a fuerza de lanza en ristre a terribles gigantes que lo vencieron, con sus aspas de molinos de viento, dejándolo herido y abatido en tierra; a grandes ejércitos, que no eran sino rebaños de ovejas y corderos, ante el terror de los pastores que, a fuerza de pedradas, se defendían.

En  sus malparados descansos de palizas, burlas y malos tratos, mientras comían un bocado de pan con queso con un trago de  buen vino, aconsejaba a Sancho  con los más sabios consejos que un hombre cuerdo pueda dar. La mente desequilibrada de Don Quijote, a veces, se abría y entraba en ella la luz de la sabiduría.

¿Quién  era  don Quijote? Era un loco, un perturbado, pero también era un soñador. Un soñador sublime, porque no veía la cruda y fea realidad de la vida sino que la elevaba a la belleza y a la ética sin límites.

En el lecho de muerte recobró la cordura y dijo a Sancho:

– “Perdóname, amigo, de la ocasión que te he dado de parecer loco como yo, haciéndote caer en el error en que yo he caído, de que hubo y hay caballeros andantes en el mundo”

-¡Ay!, – respondió Sancho Panza llorando – No se muera vuesa merced, señor mío, sino tome mi consejo y viva muchos años; porque la mayor locura que pueda hacer un hombre en esta vida es dejarse morir, sin más ni más, sin que nadie le mate, ni otras manos le acaben que las de la melancolía.

Mire, no sea perezoso, sino levántese de esa cama, y vámonos al campo vestidos de pastores, como tenemos concertado; quizás tras de alguna mata hallaremos a la señora Dulcinea desencantada, que no haya más que ver. Si es que se muere de pesar de verse vencido, écheme a mí la culpa diciendo que por haber yo cinchado mal  a “Rocinante”le derribaron; cuanto más que vuesa merced habrá visto en sus libros de caballerías cosa ordinaria derribarse unos caballeros a otros, y el que es vencido hoy ser vencedor mañana.”

¿Quien  era Sancho Panza? ¿La conciencia cuerda de don Quijote? En su rústico saber, y con un amor desbordado hacia su señor, y a sabiendas de su enajenación mental, le seguía paciente en el triste Rucio admitiendo los desvaríos a los que él respondía con la más clara sabiduría  que se hallaba en su espíritu de campesino. Sancho Panza también era un soñador.

Sigamos leyendo, amigos. Sigamos leyendo libros, sin hartura ni pereza, porque nunca  perderemos la cordura sino que nos haremos más grandes, más sabios y altruistas como don Quijote y Sancho, y si la perdemos, será en el mundo maravilloso de los sueños.

¡HAMBRE!
Gladys Semillán Villanueva
Argentina

Vivir en la tierra mas rica
y ver el poder en cerebros
TAN POBRES. (Ady Yagur )-

Golpea las dos mejillas esta palabra. Aunque se la quiera disfrazar con una atroz mentira. Porque existe en un país en que se dijo que produciríamos alimentos para 400 millones  de seres humanos.
Y no somos capaces de saciar ese HAMBRE entre los nuestros. Miramos con desesperación las imágenes de otros lugares de la tierra, fotos que nos sacunden hasta los huesos niños desnutridos con expresión del mas intenso dolor que ocasión  la falta de alimento del cuerpo y el alma.
Miradas perdidas buscando un refugio de contención y amparo…pero nada. Eso la NADA,la miseria mas profunda en los escritorios, sillones de gobiernos ocupados por irracionales que cuando se les preguntas cuanta cantidad de pobres hay…dicen desconocer la cifra para no estigmatizarlos.
¿CÓMO?
¿Eso no es querer ignorar y dejarlos indefensos pues de alguna manera para ellos no existen ? Sin embargo logran trampas muy bien urdidas para crear mas pobres y mantenerlos con migajas.
Sin lo elemental…pobres hacinados bajo chapas o trapos o directamente a la intemperie. Y como premisa victoriosa de quienes empujaron a miles de seres al padecimiento con su lema muy latinoamericano. de salvajismo político. POBRES PERO ILUSIONADOS ¿TE SUENA?

En época álgida de la cuarentena en lugares que fueron cerrados para que el virus no se expandiera los alimentos no llegaban a todos y si no fuera por la caridad de los mismos vecinos muchos niños y ancianos no hubieran probado bocado ¿En que manos avariciosas quedó esa comida?
Pero eso si, mandantes enriquecidos sostenidos en sus cargos por larguísimos años como feudos intocables y lo peor aún elogiados como si fueran maravillosos gobernantes.
El insulto constante a esos seres empujados a vivir esclavos y en tierras desérticas sin agua potable y sin educación ni asistencias a sus dolores que no sea por parte de almas que se las juegan desafiando a capangas a veces de sus mismas tribus que se
venden a otros intereses de poder.

¿EL HAMBRE ES UNA MENTIRA?
No el hambre es una forma de poder despreciable, obliga a mendigar a perder la dignidad y ese es el fin de muchos…dolidos seres
Pero…todo tiene su límite… Cómo desearía que en ningún rincón de la tierra no existiera el hambre. Pero miles de veces me pregunto cómo se hace para erradicar de cierto corazones tanta maldad?
No cesan cada día se ingenian en destrozar vidas de las manera mas infames, ya no son las guerras como las conocimos ahora todo es mas sofisticado..ahora se le llama “vacuna”que trata de contener un virus de nefasta procedencia.
Miro sus fotos y veo seres decrépitos mas cerca de la tumba que de un jardín de gozos…pero solo me queda pensar que su placer mayor es la destrucción y el dominio.ya tienen todo el dinero que se les ocurrió poseer,ya saciaron su vanidades ahora los espera
el último juego EL EXTERMINIO.
Por cuanto tiempo si pronto morirán si no sean eternos pero mientras tanto allá van resueltos.
HAMBRE…si desesperada de justicia, de cordura de vergüenza de saltarle a los ojos a la indiferencia y hacerles ver lo que no desean por indolentes o cobardes o simplemente porque se han acomodado.
Total… mientras que a mi no me toque…
No quiero volver a escuchar a un niño del norte decir…mientras lloraba en los brazos de su madre…¡TENGO HAMBRE DE AGUA!… o ver BEBER A UNA CHIQUITA UN SORBO DE UN CHARCO EN LA VEREDA DE UNA PLAZA.
Tengo HAMBRE DE ESPERANZA de creer que habrá un día en que podremos despertar saciados de amor salvador de tanto mal de tanta indiferencia. Que sea posible tomar de la mano a un niño y ver en su rostro la paz y la calma que se
merece.
Que sus mejillas no estarán sucias ni marcadas por la lágrimas dejando huellas imborrables sobre la piel y su corazón.
Que no habrá poderosos sino poder de justicia y derechos honorablemente adquiridos. Que soñar no sera una cosa de locos sino la mas bella posibilidad de crecer, expandirnos y mostrar que una vida mejor es posible. Porque soñar será no estar muertos

NOOO…BASTA…clamo el cielo.

CORTÉS PREPARA EL GOLPE FINAL CONTRA TENOCHTITLAN (abril 1519)
Jaime Octavio Solís Robledo
(México)

En memoria de la caída del imperio azteca y de la impresionante sangre derramada para someterlo al dominio español hace 500 años, he comentado mes a mes las vicisitudes de este trascendental acontecimiento histórico. Correspondería ahora comentar las principales
acciones bélicas de Hernán Cortés acaecidas en el mes de abril de 1521. Para mis comentarios he tomado como fuente principal el libro LA CONQUISTA DE MÉXICO, del prestigiado historiador HUGH THOMAS.- Cedo la palabra al mencionado autor: “El 13 de abril Cortés salió rumbo a Cuernavaca; en la última etapa hacia este importante centro la expedición, al igual que muchos viajeros mas tarde, se detuvo primero en Tepuztlán, cuya población era famosa por beber pulque….. “Los conquistadores conquistarían este pueblo por ser un lugar donde <se hubieran muy buenas indias” (Bernal Diaz del Castillo) …. “De alli los españoles fueron a Cuernavaca, ciudad que encontraron rodeada de barrancos… “No había forma de entrar a la ciudad más que por puentes que los habitantes ya habían destruido. Pero nuevamente Cortés convenció a algunos indios locales de que traicionaran a su ciudad y éstos le avisaron que más adelante había un pasaje por el que podían pasar … “La ciudad cayó sin gran dificultad y se hubo gran despojo, asi de mantas muy grandes como de muy buenas indias, como escribiera Bernal Díaz del Castillo… “La ciudad gustó tanto a Cortés que más tarde mandaría a construir allí un palacio”
El siguiente objetivo fue Xochimilco, lugar que presentó a Cortés una gran resistencia que él no había calculado; al respecto dice Thomas: “El ataque español fue, para empezar, directo; los ballesteros y los arcabuceros destruyeron las defensas….. “Los xochimilcas
pidieron tregua, pero a la vez pidieron ayuda a los mexicas, quienes se desplazaron hacia el lugar. Cercaron a la vanguardia castellana -continúa Thomas- “encabezada por el propio Cortés; el caballo del caudillo, El Romo, se desplomó y Cortés se cayó.
Seguramente, de haberse contentado con matarle, los mexicanos hubieran salido victoriosos, pero como de costumbre, ansiaban capturarle a fin de sacrificarle, actitud fatal en ellos. Eventualmente le salvaron un tlaxcalteca desconocido y Cristóbal de Olea,
conquistador medinense”…

“Sometido Xochimilco, Cortés se dirigió al siguiente objetivo que era Coyoacán, plaza que pensó los recibiría con júbilo, pero no fue así, porque los habitantes se mostraron cautelosos -continúa nuestro autor guía, quien prosigue: “cuando el 18 de abril el caudillo
llegó, la ciudad se encontraba vacía; los habitantes y sus señores habían huido a Tenochtitlan. Cortés se aposentó en la amplia casa de Coapopocatzin y permaneció allí dos dias….. “sus seguidores se dedicaron a destruir ídolos y quemar templos…. “Cortés regresó apresuradamente a Texcoco por las orillas occidental y septentrional del lago, ruta que ya conocía bien”.
Para entonces Tenochtitlan resentía mucho los efectos de la falta de tributos que pagaban los pueblos circunvecinos, consistentes no sólo en mantas, piedras preciosas y oro, sino principalmente alimentos que cotianamente llegaban a la capital azteca a los que sus
habitantes estaban acostumbrados. Muy pocos de ellos habían podido entrar a Tenochtitlan desde el otoño anterior.
“En las semanas anteriores al bloqueo de la ciudad ordenado por Cortés, Cuauhtémoc inició una gran ofensiva diplomática, afirma Thomas, “prometiendo remisión de tributos a numerosas ciudades sometidas por los mexicas, pero el resentimiento contra el imperio,
seguía siendo fuerte. Los pueblos antaño sujetos se percataban de que estaba cercano el fin del imperio”.- (continuará)

Ciudad de México, 15 de abril de 2021.

CHESTERTON O CÓMO NO SER HIJO DE SU TIEMPO I
Beatriz Villacañas
Madrid-España

Bien es sabido que en la obra de Gilbert Keith Chesterton se percibe vocación de permanencia. Y no sólo porque la obra de Chesterton, dado el genio lúcido de su creador, es, en sí, permanente, sino por la firme creencia, lo que podemos llamar fe, en lo permanente que caracteriza la personalidad y la obra del autor inglés. Frente al “Carpe diem”, que él considera pesimista por basarse en el verlo todo como algo efímero y pasajero, Chesterton, escribiendo sobre Dante Alighieri, afirma lo siguiente: “El Carpe diem no es la religión de la gente feliz, sino de gente muy infeliz, la gran alegría no está en recoger los capullos de rosa mientras se pueda, pues sus ojos están fijos en la rosa inmortal que Dante vio”.

Está claro que Chesterton supo ver algo verdaderamente feliz y luminoso en la permanencia de todo aquello que da sentido a nuestra vida, como, por supuesto, el amor. En esto Shakespeare y Chesterton se hermanan, pues es el autor renacentista inglés quien, en su soneto dieciséis, afirma: “El amor no es el juguete del tiempo, aunque al compás de su guadaña caiga la frescura de labios y mejillas”.

En el caso de Shakespeare, su fe en el amor, en el amor incluso más allá de la muerte, desafía al tiempo en abstracto. Chesterton desafía también al tiempo como entidad abstracta, porque cree en lo permanente, pero también lo desafía en su realidad concreta, esto es, el tiempo en una época determinada. ¿Y cuál fue el tiempo de Chesterton? Un tiempo en el que, con gran parecido al nuestro, era ya frecuente oír a individuos, escritores e intelectuales, decir que no creen en la verdad, que la verdad no existe, que todo es opinable. Y, por tanto, que algo puede ser bueno o malo según la opinión generalizada del momento, según la época, según el tiempo. Esta idea ya se había generalizado en vida de Chesterton. Y Chesterton, en Ortodoxia, 1908, pone de manifiesto la falacia de esta forma de pensar, la inconsistencia de quienes afirmaban que lo que pudo ser bueno para una época puede ser malo para otra. Y viceversa. Esto no es otra cosa que relativismo moral, lo cual, sin duda, es algo grave, pero, a su vez, ridículo, como muestra Chesterton con su enérgico sentido del humor: “La imbécil costumbre de decir que una cosa puede ser sostenida en una época pero no en otra es lo mismo que decir que cierta filosofía puede ser creída en lunes pero no en viernes.”.

Chesterton fue más allá de su propio tiempo, de todo tiempo. Y su obra vive en permanencia.                                                                                      

3 comentarios en “CRÓNICAS, ARTÍCULOS Y ENSAYOS -JUNIO”

  1. Tempo propício para reler essa gente querida, que nos empresta saber, nos faz meditar,buscar sonhos,
    entender a realidade … é lindo o dom dos poetas e nobre a arte de formatar! Aqui aprendemos voar,
    mesmo sem asas, somos livremente presenteados pela emoção e alegria de poetas queridos!

    Responder
  2. Eunate: tu artículo está lleno de tristes verdades, las mujeres, todavía, deben luchar más que los hombres para superarse. por lo mismo, son más de admirarse las que sobresalen, ya que su esfuerzo ha sido más intenso. Felicitaciones, amiga.

    Responder

Deja un comentario