CRÓNICAS, ARTÍCULOS Y ENSAYOS EN ESPAÑOL

Todo lo publicado en  ARISTOS INTERNACIONAL está sujeto a 
la ley de propiedad intelectual de España

La Dirección no se responsabiliza de las opiniones expuestas
por sus autores.
Estos conservan el copyright de sus obras


  EL INTENTO DE RECONQUISTA DE ESPAÑA
Por el Historiador D. Amado Blanco Pedrero
(México)

Cuando México consigue su independencia de España en el mes de septiembre de 1821, y el recién llegado a la Nueva España el Señor O´donojú, signa el Tratado de Córdova, pareciera que en la península todo era satisfacción por este acontecimiento, pero no fue así, años después se da el intento de reconquista que no ha sido ampliamente difundido, y son relativamente pocos los que conocen este hecho. Es más, muchos piensan que al consumarse la independencia España reconoce este hecho y todos felices, pero no, no fue así.

Fue el militar español Isidro Barrada (o Barradas), quien dirige la operación de reconquista, esto ocurre en 1829 en los límites de los estados de Veracruz y Tamaulipas. Al General mexicano Don Antonio López de Santa Ana le avisan que a la Habana había arribado el 28 de mayo Don Isidro Barrada al mando de un ejército de casi cuatro mil elementos.

Este aviso hace que Don Antonio López de Santa Ana, en esos momentos gobernador del estado de Veracruz se pone en marcha con un ejército mal armado ya que no esperaban ataque alguno. El Presidente de la República Don Vicente Guerrero le da el mando del ejército mexicano, conocedor de la capacidad que tenía Don Antonio para preparar a su ejército con cierta rapidez, además de confiscar embarcaciones para poder trasladarse a Tampico.

Aunque el ejército mexicano estaba en desventaja numérica, tenía la oportunidad de llegar primero y preparar la defensa estratégicamente. Lo que ignoraban los mexicanos era que Barrada traía un ejército diezmado por enfermedades epidémicas, de todas maneras existieron enfrentamientos de los cuales los españoles son vencidos.

La rendición se firma el 11 de septiembre de 1829. En la Península esta rendición fue reprobada, tan grande fue el enojo que giran orden de aprehensión contra Barrada para ser juzgado en Cuba.

Sin embargo, esto no era un reconocimiento a la independencia de México, que se daría hasta 1835, es decir, a trescientos años del inicio del Virreinato en la Nueva España. Hay que mencionar que a partir de 1834 España nombra a Don Salvador Javira, Secretario de la Legación de España en México. Una nueva era llena de un futuro promisorio para ambos países se vislumbraba con optimismo.

No vamos a hacer un análisis de cuáles son los resultados de esta relación a la fecha, pero puedo afirmar que ha sido beneficiosa, tanto así que España implementa una política de dar la ciudadanía española a todos los descendientes de españoles mexicanos que así lo soliciten. Creo que es una acción de buena voluntad.

A México llegaron durante la guerra civil española muchos jovencitos, y ante la apertura de sus puertas, México recibe con gusto a todos los que quisieran venir en busca de futuro, llegaron ilusionados y todos con el tiempo fueron valores humanos, casi todos contaban con la nacionalidad mexicana y dieron forma de un país progresista al instalar comercios, y fueron parte del progreso del país.

El General Lázaro Cárdenas del Rio, no se equivocó en abrirles la frontera, es más, en persona les dio la bienvenida en el Puerto de Veracruz. Algunos sufrieron más que otros, se les dificultó adaptarse a la manera de expresarse de los mexicanos y la comida fue otros de los obstáculos que se encontraron, amén de extrañar a los familiares que habían dejado en la Península.

Atrás habían quedado los días de guerras, y una esperanza se abría paso en las dos naciones que han sabido aprovechar por el bien de ambas.

SENSIBILIDAD
Autora: Lola Benítez Molina
Málaga

 

Hace relativamente poco tiempo que se viene hablando de la sensibilidad como un rasgo de la personalidad. Pero en un mundo cruel, con demasiados egoísmos, envidias y dobles intenciones, donde se establece la ley del más fuerte, la sensibilidad parece que no tiene cabida, sin embargo, es la que hace que la belleza y el altruismo continúen imperando a pesar de todo. Hay quien dice que es un don, un   sexto sentido, un detectar sentimientos, sensaciones que otros son incapaces de percibir.

Científicamente hablando, se sabe que es la parte derecha de nuestro cerebro la que está más desarrollada, la relativa a la sensibilidad y a la creatividad. Un 20% de la población dispone de las características básicas que definen la sensibilidad (cerebro emocional dotado de una gran empatía y orientados plenamente a la sociabilidad y a la unión con sus semejantes), pero en innumerables casos las personas con alta sensibilidad pasan gran parte de su vida sin ser conscientes de ello, es decir, sin saber que pertenecen a ese grupo de privilegiados, personas estas que viven con unas “gafas invisibles”, que les hacen ver el mundo de otro modo y con un corazón más abierto a sus coetáneos y a todo aquello que sobre nuestro planeta existe, pero también más vulnerable a la realidad de la época en la que palpita.

 Es evidente que ese hondo sentir, siendo consciente o no del mismo como ya expresé en el parágrafo anterior, se expresa con el alma inundada de una viveza y una armonía sumamente exuberantes. Obviamente, esa sensibilidad se puede también manifestar con profundo pesar que derrama lágrimas que quedan intactas sobre el papel, solidificándolo. Eso, precisamente, podría decirse que le ocurrió a la poeta americana Sylvia Plath, mujer extremadamente inteligente y sensible, cuya biografía me sobrecogió, ya que tras perder a su padre a temprana edad y unas relaciones difíciles con su madre, no soportó el abandono del marido, el también poeta Ted Hughes. “Para un hombre, refiere Bhagwan Shri Rashnísh, el amor es parte de su vida… para una mujer, el amor es su vida entera”. Entre otras parejas célebres que nos ha dejado la literatura podemos mencionar a Jean Paul Sartre y Simone de Beauvoir, Octavio Paz y Elena Garro o F. Scott Fitzgerald y Zelda.

La sutileza, que se genera en el interior de una persona altamente sensible, necesita salir a borbotones por las rendijas que se abren en su corazón, unas veces, desbordante de exaltación, otras maltrecho por el avasallante dolor. Ciertamente, “las palabras, dice Julio Cortázar, nunca alcanzan cuando lo que hay que decir desborda el alma”. Existen lugares que para nosotros también encierran esa alma y duende que acompañan al poeta, que tiene la particular capacidad de utilizar el lenguaje como si se tratara de una paleta de colores, con la cual puede crear imágenes que la gente de otros campos jamás podría imaginar, es decir, el poeta altamente sensible aprovecha las palabras de infinitas formas, las renueva, les brinda una vida y un color que nunca habían tenido y las pone al servicio del arte poético. Concluyo este breve artículo con unas palabras de Mario Benedetti: “Tu alma gemela no es alguien que entra en tu vida en paz, es alguien que viene a poner en duda las cosas, que cambia tu realidad, alguien que marca un antes y un después en tu vida”. Esa alma gemela es la de un poeta, la de “una persona común y corriente, continúa Benedetti, que se las arregla para revolucionar tu mundo en un segundo”.

FEMINISMO – LA ÚNICA CARA DE UNA MONEDA
Autor: Hugo Luis Bonomo

Algunos valores que identifican al deporte son; Respeto. Amistad. Lucha por la igualdad. Justicia. Entender que el rival es un compañero y no un enemigo. 

Importancia en la cultura y en la construcción de la identidad nacional. En el terreno educativo, el deporte juega un papel de transmisión de valores a niños, adolescentes e incluso adultos. 

Por otro lado leemos a Ortega y Gasset: «La caza es todo lo que se hace antes y después de la muerte del animal. La muerte es imprescindible para que exista la cacería».

La caza y la pesca son la antítesis del deporte y su esencia. No son competiciones de igual a igual, ni los “contrincantes” del pescador o cazador participan voluntariamente. Siempre ganan y pierden los mismos.

Se puede decir que son resabios de la primitiva violencia, en que el machismo era necesario para la supervivencia. Hoy, las llamadas caza y pesca deportivas, son una manifestación de la violencia gratuita que el ser humano descarga habitualmente contra el resto de los animales; que son parte de la naturaleza, y hay países que las consideran éticamente inaceptables.  Estas características condenables del hombre, siempre han estado alejadas de las mujeres, que, por su sensibilidad y ternura, no disfruta de la muerte de ningún ser viviente.

Sin embargo, la modelo Victoria Vanucci, seguramente envidiada por muchas,  posó, junto a una serie de animales muertos, abatidos, por su marido, practicando el deporte de la caza. Por otro lado, hemos escuchado, la probable intervención de mujeres, en programas mediáticos de caza y pesca.

Humanamente es elemental lograr la equidad de géneros, pero ese propósito no convalida aceptar actitudes o principios reprochables del hombre; en los que la mujer puede ser ejemplo, y factor de cambio, para modificar resabios primitivos que se oponen al medioambiente, al bien común y el respeto a la naturaleza; valores elementales, y fundamentales, en una sociedad evolucionada.

Hay que estar a la par pero, como premisa, para mejorar lo que está mal.

Es lógico aceptar la pesca, como actividad recreativa, o de subsistencia, pero no que, junto a la caza, sean llamados deportes, con miles de participantes, muchos de ellos extranjeros, que, dejan enormes ganancias, a unos pocos, mientras agreden la naturaleza, depredan y saquean nuestros recursos naturales.     

¡Mujeres, a las cosas, a las cosas!

 

EL DESAFÍO 
Por el Profesor Elías Galati
(Argentina)

¿Qué es un desafío?Es la acción y efecto de desafiar, y en nuestra lengua puede entenderse de varias maneras.En primer lugar es retar o provocar a un combate o pelea; luego competir con otros en cosas que requieren fuerza, agilidad o destreza; en tercer lugar afrontar el enojo o la enemistad de otra persona contrariándola en sus deseos  y por último enfrentarse a las dificultades con decisión.Es decir con el mismo término podemos significar un reto provocativo, una competencia leal y un acto de voluntad suprema tendiente a salir incólume de dificultades propias de la existencia.En nuestra vida enfrentamos innumerables desafíos permanentemente, ya sea por la decisión de progresar, o por competir para determinar quien es mejor o provocando a otros para menoscabarlos y someterlos.Estos desafíos son retos y dificultades que tenemos que enfrentar para nuestra superación personal, en el camino de la vida y que nos  plantean encontrar la manera de solucionarlos.Muchas personas deben enfrentarse a dificultades en los estudios, a la imposibilidad de terminar una carrera, a la separación de su pareja, a una enfermedad, o simplemente a estar en una mala situación o tener que trabajar en un ámbito hostil y con desagrado.La realidad muchas veces conspira contra nuestros sueños y nos abate, dejándonos indecisos ante la situación planteada, y el desafío consiste en tratar de conquistar nuestras aspiraciones aún a despecho de nuestra seguridad y comodidad.O simplemente inventar excusas y huir del desafío que la vida nos muestra, sosteniendo o que todo está bien así, o que no somos capaces de enfrentarlos.Este corrimiento, este apartarse de la posibilidad de enfrentar la realidad y superarla conspira contra nuestro aprendizaje y nuestro crecimiento personal.Cuestión que no es tenida en cuenta al momento de decidir si enfrentarlos o huir de ellos.Porque aun en el supuesto de aceptar el desafío y no poder cumplirlo, el fracaso nos da la oportunidad de intentarlo nuevamente, con mejor aprestamiento y con el conocimiento de lo ya hecho, que perfecciona nuestro acceso al desafío.Porque constituye una tarea, que debe hacerse con todas nuestras fuerzas, con los mejores conocimientos, con las experiencias vividas y con la férrea voluntad de superarlo.Es primordial la actitud con la que se emprende, tratando de ver el lado positivo de los problemas y avistar las soluciones.De a poco se va conformando en nuestro interior una respuesta distinta y efectiva, que propende a mejorar el espíritu y a desarrollar una férrea personalidad que no se amilana ante las adversidades.La vida suele ser un permanente desafío si se la quiere vivir intensa e íntegramente y suele darnos la virtud de progresar, ser mejores y proyectar nuestros esfuerzos en derredor, sembrando en nuestra comunidad la idea que es posible, que nos hace mejor y solidarios.Porque sino esta actitud de desafío, puede modificarse, y desde nuestro ego, con actitudes soberbias y perturbadoras convertirse en desafiante.Aceptar el desafío como actitud personal, es una actitud sana y positiva, desafiar en una competición, propende a una interacción que hace que todos se relacionen y puedan interactuar con sus experiencias y sus logros; pero ser desafiante con el otro, deja de ser una actitud positiva, para convertirse en una perturbación social.Es cuando desde nuestro lugar, que suponemos empinado, por encima de los demás y que nos permite por creer ser mejores, no solo superarlos sino someterlos y dominarlos, crear una diversidad, una categoría que lejos de igualar, pone a los demás por debajo nuestro y prácticamente a nuestro servicio.El desafío debe propender a sacar de nosotros todas las virtudes humanas en pos de la concreción de un mundo mejor, de ayuda a los demás y en la intención de llevar a todos nuestros hermanos al mejor lugar posible, para que juntos podamos vivir un mundo de paz y felicidad.

 

« MATRIARCADO » 
Autor Ángel Medina
(España)                                       

Más allá de la tentación de la manzana, la mujer reivindica el  lugar que considera corresponderle en la sociedad. Hubo una época en la cual  mantuvo el predominio o mayor autoridad social. Muchos hemos oído hablar del “Matriarcado” (del griego mater archein, que equivale a gobernar) Esto es: el gobierno de las mujeres. Desde entonces, la Ciencia ha progresado enormemente y  no sería baladí preguntarnos: ¿tendrán  ellas en un futuro próximo la llave en sus manos?

Con motivo de la presentación de un libro titulado “El amante clonado” hube de abordar el tema de la reproducción humana. En la actualidad parece estar “congelado”, aunque en cualquier momento podría reactivarse (a veces, el silencio que envuelve las investigaciones suele ser proporcional a su importancia)

Al hablar de la clonación nos solemos acordar de la ovejita “Dolly”, que sobrevivió al experimento, aunque murió prematuramente, si bien fueron necesarios casi trescientos intentos fallidos hasta conseguir el éxito que se buscaba. Esto equivale a la eliminación de muchos zigotos, o lo que es igual, a prescindir de vidas incipientes. Surge una pregunta: ¿Es posible con los humanos? Ciertamente, resultaría más  complejo, pero no imposible.

Detengámonos en este punto para precisar: ¿en qué consiste la clonación?

Las células humanas poseen 46 cromosomas, a excepción de las reproductoras que poseen 23. Al unirse y combinarse los 23 pares se reconstruirá la fórmula cromosómica con el ADN del nuevo ser. La vía natural es el coito, pero también puede alcanzarse mediante la fecundación artificial, bastando  unir en una probeta los gametos masculino y femenino y posteriormente implantando el zigoto en un útero.

Pero, ¡atención!, pues es posible introducir una célula somática (soma= cuerpo)- indistintamente masculina o femenina- en el ovocito, al que previamente se le ha desprovisto de su núcleo. ¿Qué ocurriría en tal caso? Pues, que siendo única la aportación, limitándose el huevo a recibirla para su posterior desarrollo, el resultado sería idéntico al donante. Sin embargo, no concluye todo aquí, ya que las posibilidades pueden ser más amplias.

Se ha observado en la naturaleza (citaré el mundo de los insectos) que las abejas y los zánganos salían de huevos no fecundados, en tanto que la reina y las obreras sí lo eran. Esto es la partenogénesis: la posibilidad de desarrollarse un gameto femenino sin el recurso del masculino. Siguiendo esta vía, tomemos un óvulo de mujer y vaciémoslo de su contenido (así eliminaríamos la carga genética), extraigamos una célula somática de su propio cuerpo (ésta sí posee 46 cromosomas) y finalmente la implantamos en dicho huevo. El resultado sería una hembra idéntica a ella misma como doblemente donante y receptora. Auto-inseminación.

Hasta aquí el proceso. Pero ¿y las consecuencias? ¿Es válido el principio científico de que todo lo que es posible debe hacerse? ¿Adónde podría llevarnos? ¿Progreso? ¿Y el costo?

Recordemos lo dicho sobre la partenogénesis. Inseminándose a una mujer por otra mujer e incluso por sí misma, el producto sería otra hembra. Valiéndose de la técnica  podría procrearse exclusivamente entre mujeres. ¿Qué es algo anti natura? ¿Procreación aburrida? ¿Sexualidad reprimida? ¿Ética errabunda? Lo cierto es que, suprimida la vía natural de la copulación se eliminaría a Adán y sobreviviría Eva por  el procedimiento inducido, dándose lugar a una sociedad de  féminas. Feminización total.

 Puede que alguien sonría malévolamente, aduciendo que estamos hablando de ciencia-ficción. Ficción, por el momento y en parte. Ciencia, siempre. ¿Sería desmesurado pensar que andando el tiempo alguna científica “progre” lo intentara? Y es que, una vez abierta la “Caja  de Pandora”, ¿quién volverá a meter al genio dentro del tarro? Consideración que debe llevar a la toma de conciencia social. ¿Mejor tirar la llave al fondo del mar cuando todavía estamos a tiempo?

CRÓNICA DE UN BELLO VIAJE CULTURAL
Autor: Profesor Escritor Jaime Solís Robledo
(México)

La mañana de ese sábado se abrió esplendorosa, con rayos solares golpeadores desde las 8 que salí de mi casa; parecía como si el cielo se regocijara al comprobar que la Fraternidad sigue siendo un signo distintivo entre los integrantes de la generación 1964 de la hoy Benemérita Escuela Nacional de Maestros, afuera de cuyas instalaciones nos dimos cita a las 9.00 am para trasladarnos a Tenango del Aire, en el Estado de México. A mi llegada ya estaban presentes 8 personas, entre quienes destacaban mi amiga Eva Watanabe Matsúo, coordinadora del evento, y Arturo Aparicio Ponce, mi inseparable amigo y compañero en las grandes batallas ideológicas que libramos como dirigentes estudiantiles. Cuatro años después, ya como lider en el Instituto Politécnico Nacional, encabezó en sus inicios el histórico movimiento estudiantil de 1968. Eran las 8.40; cinco minutos mas tarde el autobús se estacionó frente a nuestra querida e inolvidable Alma Mater. Salimos con demora de 20 minutos por esperar a nuestra compañera Lolita Miranda, quien fue campeona en impuntualidad de 1962 a 64 y nadie la ha podido desplazar de ese distinguido galardón.

El viaje fue placentero; a los pocos minutos estábamos en la salida hacia Puebla y mas adelante doblamos a la derecha siguiendo el señalamiento CUAUTLA-CHALCO. Una breve demora debido a un accidente entre dos autos particulares, pero salvado el obstáculo, a las 11 de la mañana estábamos en Tenango. Visitamos su iglesia que data del siglo XVII, su plaza central característica de pueblo: rodeada de puestos en los que puedes comprar frutas, legumbres, flores, sin faltar la exquisita barbacoa de borrego, chivo y de res, asi como las frescas y ricas quesadillas, tacos, atoles y tamales para todos los gustos. También visitamos el museo de La Casa de Madera, en la cual se pueden admirar una asombrosa variedad de enseres y documentos con antigüedad, en algunos casos, superior a los cien años. A las 2 de la tarde nos trasladamos (lo hice en triciclo) a La Casa del Poeta, como se conoce la residencia particular de nuestro compañero y siempre amigo Nahúm Bernabé Zenil, brillante pintor y poeta, con reconocida presencia cultural en el municipio de Tenango del Aire.

Ahí nos congregamos aproximadamente 70 personas entre quienes hubo varios poetas y escritores que leyeron inspirados trabajos de fina calidad literaria. Muchos de sus textos están dedicados a los jóvenes asesinados y otros desaparecidos, de la escuela normal de Ayotzinapa. Previo a la participación de los artistas locales, nuestro compañero Paco Bustamante nos llevó cinco décadas atrás con su guitarra y su voz, entonando baladas, boleros y piezas de rock de moda en aquella época, con lo cual nos hizo mas placentera la sabrosa comida que se sirvió. Enseguida, mis queridas amigas Violeta Barbosa Ruiz y Julia Saavedra Solís expusieron sus amenos y maduros comentarios acerca de mis anécdotas que relato en mi reciente libro AYOTZINAPA Y YO, plantel éste del que fui director durante el ciclo escolar 1999-2000.

A eso de las cinco de la tarde, el cielo de un precioso azul se nubló para desgranar sus tupidas y límpidas lágrimas, tal vez queriendo desahogar su tristeza y coraje por esa execrable y absurda tragedia de Iguala que ha enlutado a mi país.

El tiempo, rio indetenible que va a desembocar al océano de la Eternidad, apuró su marcha para recordarnos que la felicidad nos viene en ráfagas que debemos disfrutar en toda su profundidad, pero estar muy conscientes de su efímera duración. Contentos y en franca camaradería emprendimos el retorno, arribando a la Ciudad de México a las 8 de la noche, con el dulce sabor de un espléndido viaje cultural que habrá de quedar grabado en nuestra mente y corazón…         

Deja un comentario