BIENVENIDOS

Todo lo publicado en esta revista esta sujeto  la ley de propiedad intelectual de España” Ley 21/2014 de 4 de noviembre, por la que se modifica el texto refundido de La ley de Propiedad Intelectual, aprobado por Real Decreto  Legislativo 1/1996 del doce de abril, y la ley 1/2000, de siete de enero de Enjuiciamiento Civil” todos los derechos están reservados .Luna Sol Internacional está registrada ante la propiedad intelectual de España y el copyright de Estados Unidos

bienvenidos

CON OJOS DE MUJER

A estas alturas del tercer milenio y del siglo XXI  en los países industrializados, tal vez no sea necesario insistir en la necesidad de lograr el avance de la mujer hasta equipararse al hombre en derechos y oportunidades. En el resto del mundo, la situación de desigualdad de la mujer sigue siendo una lacra social responsable de buena parte del subdesarrollo.

Sin embargo, en ambos casos y desde las distintas ópticas se hace necesario plantear un nuevo escenario y acceder a un nuevo paradigma que sea válido para la nueva etapa de sociedad globalizada. Para evitar las reticencias que suele producir a ciertas personas el concepto de globalización, me apresuro a aclarar que globalizar no es negativo ni positivo, depende de lo que globalicemos. Si globalizamos el respeto y los derechos humanos para proteger a todos los seres humanos, no es lo mismo que si globalizamos el mercado o la economía en manos de unos pocos para explotar a la mayoría. Entiendo por sociedad globalizada el hecho de que una mujer de clase media en Ecuador, Vietnam o Nigeria pueda estar en contacto, recibir información y emitir sus opiniones haciéndolas llegar a otras mujeres en Suecia, Japón o Estados Unidos por medio de Internet, por no extenderme en otros medios y recursos disponibles.

Aclarado este concepto que confirma la creencia intuida por muchas personas desde hace siglos, que la humanidad es una sola familia (siempre lo ha sido, pero ahora es cuando puede funcionar como tal), parece necesario investigar los principios, creencias, expectativas, hábitos y actitudes, en otras palabras el paradigma, que ha de regir esta nueva relación a escala global. Hasta ahora el enfoque del desarrollo, de la tecnología, de la política, de la economía y hasta de la religión, ha estado dominado por el patrón y el esquema mental masculino, que se basa en la sistematización, en el enfrentamiento y la competición, todo ello regido desde el hemisferio  izquierdo del cerebro de los varones. La nueva etapa de madurez, de unidad, cooperación y paz se logrará potenciando la capacidades que rige el hemisferio derecho de nuestro cerebro. Del cerebro de los varones y de las mujeres para lograr el equilibrio y la armonía necesarias.

Según el renombrado psiquiatra canadiense H.B. Danesh, las tres cualidades fundamentales de los seres humanos son el conocimiento, el amor y la voluntad. El conocimiento nutre y fertiliza nuestros pensamientos que nos permiten llegar o acercarnos a la verdad. El amor genera sentimientos hacia otros seres o ideales que nos hacen converger en el mismo camino hacia la unidad. Finalmente la voluntad actúa como combustible para la acción que podemos orientar hacia el servicio. Si partiendo del conocimiento, el amor y la voluntad, podemos llegar a la verdad, la unidad y el servicio, estaremos en el buen camino para mejorar nuestras vidas y las de muchos otros. Así pasamos de una vida instintiva, fragmentada y competitiva a una vida integradora y de verdadero desarrollo humano.

Para que entendamos la diferencia entre este planteamiento y los que ya conocemos; vemos cómo la desigualdad económica entre el Norte y el Sur se ha pretendido paliar mediante un flujo caritativo de dinero de los países ricos hacia los países pobres. Esto es, uno que tiene da al que no tiene, mientras que el concepto de servicio citado,  se basa en una relación entre iguales.

Este tipo de cambios en nuestra óptica se hace más sencillo a partir de la incorporación de la mujer, o para ser más exactos, la incorporación de lo femenino al acervo cultural. Como afirmó Marcel Proust, «la verdadera aventura del descubrimiento no consiste en buscar nuevos países, sino en mirar con nuevos ojos». Nuestra sociedad que, mediante la orientación masculina, ya ha descubierto, ocupado, conquistado, invadido, asaltado, arrasado y explotado la mayor parte de los rincones del planeta, tiene aún la asignatura pendiente de mirar el planeta y sus relaciones sociales con otros ojos. La mirada y su correspondiente interpretación masculina la conocemos y la padecemos. Ahora nos queda dar ese salto, ese giro copernicano y mirar con ojos de mujer. El hacerlo significa un punto de inflexión que modificará de manera sustancial nuestras relaciones personales y sociales en todos los ámbitos.

El Foro de ONG celebrado en paralelo a la IV Conferencia Internacional de la Mujer, que se celebró en Pekín en 1995, propuso ya entonces la idea de mirar al mundo con ojos de mujer. En aquella conferencia de las Naciones Unidas se estableció una serie de prioridades y actuaciones. La destacada participación de la Unión Europea se resume en el siguiente enunciado:

La unión Europea instaura una nueva relación entre las mujeres y los hombres, que supone una distribución igualitaria del trabajo remunerado y no remunerado y una participación de las mujeres y de los hombres en la vida civil, política, económica, social y cultural en condiciones de igualdad.

El texto resume en muy pocas palabras grandes áreas de la vida en las que incluso en la rica y avanzada Europa se continúan perpetrando vergonzosas actitudes adversas a la vida de la mujer. Lo que hace inexcusable que cambiemos la óptica y miremos el mundo con ojos de mujer, es el hecho de que el rostro de la pobreza es un rostro de mujer. Recuérdese que más del 70 por ciento de los pobres del planeta son mujeres. ¿Será por eso por lo que el sustantivo «pobreza» es femenino ?

E.G.

  rosas vintage,

 

6 comentarios en “BIENVENIDOS”

  1. Muchas gracias Eunate, tu siempre en la brecha a favor del más débil, en esta ocasión representado por las mujeres . Efectivamente el sustantivo pobreza es femenino; Vamos a poner nuestro grano de arena para cambiarlo.

    Un abrazo desde Euzkadi

    Responder
  2. Eunate expresa de maravilla su apoyo a lo importante
    que ha sido y es la mujer en su participación desde el principio de la creación.
    No es sexo débil, ha demostrado su fortaleza ante el dolor, abandono, discriminación, desafíos, etc.
    La mujer juega un papel muy importante en el mundo por esa fortaleza, don de lucha y prosperidad.
    Eunate nos hace recordar esa famosa frase de:
    Detrás de un gran hombre, hay una gran mujer»

    Cristina

    Responder
  3. Qureida y dulce Señora de las Bellas Artes. Y, por lo que veo, de la Sabia Inteligencia Femenina (no, feminista). Tu artículo es uno de esos escritos que uno debería guardar muy cerca de su cuerpo, de su mente y de su espíritu para repasarlo cuantas veces sea necesario. Es tan importante y significativo todo el acervo filosófico, antropológico y sociológico aportado por él, que sólo expresar admiración y el íntimo deseo de estar caminando los senderos que tu alma anhela para el encuentro de estos dos mundos que, en verdad, resultan uno solo. Algo de eso intento expresar en mi MIRADA… ESPOSA Y SEÑORA MÍA, que pondré a tu disposición para el Nº de Marzo de este luminoso magazin virtual: LUNA SOL. Y a tus humanas perspectivas, añadiré una muy antigua, tan antigua que data desde el génesis de nuestra humanidad, y lo reitero, emocionado hasta los tuétanos: «Señor, ¡ésta es hueso de mis huesos y carne de mi carne!» (Gen.). POR ESO EL HOMBRE SE UNIRÁ A SU MUJER Y NO SERÁN SINO UNA SOLA PERSONA… QUE DIOS NO SEPARA LO QUE DIOS (EL CREADOR) HA UNIDO… Sí, desde el principio EL HOMBRE, TODO EL HOMBRE, fue varón y mujer… En la salud como en la enfermedad, en la pobreza como en la riqueza, en el paraíso como en el destierro… «Culpa feliz que nos mereció tan grande Redentor, Jesucristo, el Señor» (San Agustín).-

    Fuerte y con aprecio cada vez más profundamente admirativo hacia tu persona y Obra.
    Y mis fervientes saludos para la Señora de la Trova, Cristina Olivera Chávez, de cuyo corazón en vilo, latiendo junto al tuyo, nació LUNASOL para iluminar a todos los hombres de buena voluntad…

    Adrián N. Escudero (Honrado desde este Nº de Febrero, en el Mes del Amor y los Enamorados de la vida para la Vida, como miembro del staff asesor del presente Magazin).-

    Responder

Deja un comentario