EDITORIAL

Todo lo publicado en  ARISTOS INTERNACIONAL está sujeto a la ley de propiedad intelectual de España
Noviembre   2.019  nº 25
La Dirección no se responsabiliza de las opiniones expuestas por sus autores. 
Estos conservan el copyright de sus obras

AL SERVICIO DE LA PAZ Y LA CULTURA HISPANO LUSA

Mis queridos colaboradores, amigos y lectores. La esclavitud no terminó con su abolición en el siglo XIX. Incluso en tiempos modernos y en los países desarrollados, existe todavía en sus formas más crueles. Los datos más recientes muestran que hay 150 millones de niños trabajadores en el mundo; que 59 millones de niños en edad escolar primaria no asisten a la escuela; y que se obliga a contraer matrimonio a 15millones de niñas menores de 18 años cada año. Millones de niños que vivencon una discapacidad corren un mayor peligro de que los marginen o de no recibir una educación.Millones de inmigrantes indocumentados y personas al margen de la sociedad son víctimas de la trata y se les obliga a realizar tareas domésticas o a servir en el comercio sexual. 

En zonas afectadas por la crisis,la esclavitud es mucho más rampante, ya que los niños reciben armas en lugar de juguetes y las niñas tienen que venderse a veces por menos de un paquete de cigarrillos. Lamentablemente, 37 millones de niños que viven en países afectados por alguna crisis no van a la escuela primaria o secundaria. He  visto  a niños trabajando en las granjas de cacao de Côte d’Ivoire, vendiendo flores en Colombia, cosiendo balones en el Pakistán, trabajando en las minas de mica y en los hornos de ladrillos de la India y viviendo horrores inimaginables en Nigeria.

Todos los niños merecen un comienzo justo y equitativo en la vida. Merecen libertad y tener una infancia. Merecen una educación amplia,integral y de calidad. Es preciso considerar estas cuestiones no sólo como derechos sino como el vehículo hacia una sociedad más participativa y sostenible.Juntos podemos asegurar que los compromisos para un mundo sostenible se cumplan y que se relegue la esclavitud a los libros de historia donde pertenece. Hagamos que esto sea el legado de nuestras vidas, nuestro regalo al mundo. Entre todos lo conseguiremos

 

Meus queridos colaboradores, amigos e leitores; A escravatura não acabou com a sua abolição no século XIX. Inclusive nos tempos modernos e nos países desenvolvidos, existe todavia nas suas formas mais cruéis. Os dados mais recentes mostram que há 150 milhões de crianças trabalhadoras no mundo; que 59 milhões de crianças em idade escolar primária não frequentam a escola; e que a cada ano 15 milhões de meninas são obrigadas a contrair matrimónio. Milhões de crianças que contraíram uma incapacidade correm um maior perigo de serem marginalizados e impossibilitados de adquirirem uma edução adequada. Milhões de migrantes indocumentados e pessoas à margem da sociedade são vitimas dessa situação e obrigados a desempenhar tarefas domésticas ou a servir no comércio sexual.

Em zonas afectadas pela crise, a escravatura é muito mais agressiva, já que os meninos recebem armas em lugar de brinquedos e as meninas têm de vender-se às vezes por um maço de cigarros. Lamentavelmente, 37 milhões de crianças que vivem em países afectados por alguma crise não vão à escola primária ou secundária. Eu sei de crianças trabalhando em granjas da Cote d’Ivoire, vendendo flores na Colômbia, cosendo bolas no Pakistão, trabalhando nas minas de mica nos fornos de ladrilhos da Ìndia e vivendo horrores inimagináveis na Nigéria.

Todas as crianças merecem um começo justo e equitativo na vida. Merecem ser livres e ter uma infância. Merecem um edução ampla, integral e de qualidade. É preciso considerar estas questões, não só como direitos senão também como veículo para uma sociedade mais participada e sustentada. Juntos podemos assegurar que os compromissos para um mundo sustentável sejam assumidos e que se relegue a escravatura para os livros os de história, onde pertence. Façamos que isto seja o legado das nossas vidas, o nosso presente ao mundo.Juntos vamos  conseguir

3 comentarios en “EDITORIAL”

  1. Suas palavras são fortes e bem visíveis! Podemos sentir bem perto e acolher com emoção…. Acalentar essa ansiedade que remete a tempos tão difíceis e, nessa dor, entender as entrelinhas que, aguçam a imaginação e seria bom se não fossem reais…mas são! Saltam aos olhos, e nos ensinam a declarar verdades, fazer pensar e lutar por um mundo melhor, buscando a PAZ!!!!

  2. Así es querida Eunate. Dolorosamente cierto todo lo que expones. Ojalá que, como tú dices, comencemos un cambio entre todos para que los niños del mundo consigan vivir una infancia feliz. Creo que concientizar a la gente como lo haces tú con tus palabras, es un comienzo muy importante. Felicitaciones.

  3. Querida Eunate…
    Un estupendo alegato la Editorial que principia el Nº de Noviembre de ARISTOS INTERNACIONAL (Alicante, España), más allá del horror de sus estadísticas perversas pero ciertas.
    Hay un punto sobre los niños que no fue tocado, sin embargo: me refiero a la influencia nefasta que la globalización a través de la telemática de los móviles o celulares, está ejerciendo sobre la educación de nuestros niños. Ayer era sólo la TV. Hoy es la TV y es MÁS que ella; porque ahora es telecomunicadora y portátil… Un producto tecnológico maravilloso pero que nos acerca -si no hay límite alguno- a ser «monos con gillette», como se dice en la jerga argenta; y ya que, desde la temprana edad de dos a tres años, ese «producto» comienza a roer «educativa y culturalmente» el cerebro de nuestros pequeños…
    Ya la familia, en orden al Gran Hermano, a dejado de influir como antes en la formación de los hijos, nietos y bisnietos, y si algo preocupa, no es atenderlos con la mayor dedicación posible y siempre que la salud (en este caso, como abuelos) nos acompañe… Es, precisamente, algo que también arrasa con las expectativas de sus propios padres y denunciado por los maestros de jardín y primarios (cuando no por los profesores de nivel secundario: ¡Dios! ¡Allí es casi indominable, inmanejable la cuestión por más pedagogía teórica estudiada!)…
    Si la educación básica es materia de la familia y la formación científica y técnica de nuestras escuelas, todavía no vemos (al menos los padres de por aquí y de mi lagunera Santa Fe) la forma en que el ethos doméstico recupere su autoridad y su paternidad responsable (incluso su maternidad, se entiende y si nos andamos con el feminismo a cuestas; ideología que, sobrepasada de sus justos reclamos, ha llegado incluso a bastardear nuestro idioma castellano o español), y tenga nuevamente serias posibilidades de acentuar valores y buenas costumbres en los niños. Don Celu y Dona Teve se han apropiado de nuestros infantes y jóvenes…
    Y más aún en estos días, donde al tema de la lucha contra la violencia de la mujer, se lo mezcla con la ideología feminista o dictatorial de género. Ya ni la Iglesia puede contra las disfunciones sociales que produce en nuestras sociedades conmovidas tanto por descentrados temas sociales como por delirantes temas políticos y económicos, donde no se acepta reconocer al enfermo de la enfermedad (San Juan Pablo II). Y el que pueda entender que entienda.
    Se habla mucho de «empoderamiento» en el caso de las mujeres, pero entiendo que el riesgo de ir de un extremo al otro de la cuerda es progresivamente (por algo se llaman «progresistas») peligroso para la Humanidad… Llueven los pedidos de derechos por todos lados (y, de hecho, en muchos casos resultan indudables e innegociables), pero escasean aquellos que pongan por tema a la RESPONSABILIDAD DEL HOMBRE, entendido éste como cristianamente lo asumimos y sin eufemismos: varón y mujer… Que lo otro, sólo son desvíos atribuibles tanto a la genética (el trébol de cuatro hojas) como a la maligna influencia de los medios narcotraficantes y alucinadores de nuestros jóvenes muy especialmente… Desvíos a los que hay que tratar con seriedad y medios científicos, y no con voluntarismos politiqueros de uno u otro signo: «Se sirve a las personas no a las ideologías», enseña el Papa Francisco, entregado aún con sus humanos defectos, a un incuestionable servicio a los más débiles y necesitados de las sociedades actuales a nivel mundial. Y comprometido con el hombre y tal como éste ha sido concebido por Dios en su Orden Natural.
    Fuerte abrazo, amiga del alma. Y que en este día maravilloso donde los católicos celebramos a la INMACULADA CONCEPCIÓN DE MARÍA SANTÍSIMA, lluevan sus bendiciones sobre sus hijos, y, en especial, sobre aquellos que todavía no han podido conocer a Quien es Camino, Verdad y Vida.
    ¡Ora et labora! ¡Paz y Bien Fraterno y Hospitalario!

    Adrián.-

Deja un comentario