EDITORIAL CORONAVIRUS

Todo lo publicado en  ARISTOS INTERNACIONAL está sujeto a la ley de propiedad intelectual de España
Abril 2.020  nº 30 (edición especial Coronavirus)

La Dirección no se responsabiliza de las opiniones expuestas por sus autores. 
Estos conservan el copyright de sus obras

AL SERVICIO DE LA PAZ Y LA CULTURA HISPANO LUSA

 

 

EDITORIAL
Dra.  Eunate Goikoetxea
Alicante-España

En la historia de la humanidad reciente se había vivido varias pandemias, pero quizá lo más sorprendente del coronavirus ha sido su crecimiento vertiginoso y exponencial, con una alta mortalidad y el aumento de los casos de la enfermedad por miles día a día. Ya casi todo el mundo está infectado por coronavirus y no hay país del mundo que se libre del virus. Recuerda, en mucho, también a la «gripe española». En enero de 1918, los soldados franceses empezaron a morir por miles en sus trincheras de guerra en el frente alemán debido a una variación de la gripe desconocida hasta entonces, a la que se dio el nombre de la «gripe española», aunque era de origen gala. Hombres procedentes de medio mundo, . En total, según cálculos realistas y fehacientes, la pandemia mató a entre 50 y 100 millones de personas en menos de un año, una cifra que supera con creces a los 40 millones de muertos en la Primera Guerra Mundial.

Mi madre, cuando había problemas decía… » Nunca llovió que no escampara » y tenía razón ..Por eso cuando pase este diluvio, que pasará , y salgamos a la superficie desde nuestras casas como salió Noé de su arca cuando por fin dejó de llover, lo que todos tendremos que hacer es reflexionar sobre el mundo que hemos construido y sobre cómo este habrá de cambiar a partir de ahora. Muchos ya lo están haciendo y lo comunican a través de las redes y de los medios de información, que de nuevo se han demostrado imprescindibles como en otras crisis vividas anteriormente, ninguna semejante a esta. Sin medios de información estaríamos perdidos, en una oscuridad y aislamiento prehistóricos

  La primera reflexión que tenemos que  hacernos ha de ser sobre el modelo de vida que hemos llevado hasta ahora, basado en el consumo y en el individualismo, más acusados cuanto más desarrollada sea la sociedad en la que vivimos. Todos conocemos las  las consecuencias negativas de ese comportamiento, y corremos el riesgo de repetirlo cuando pase esta cuarentena obligada por la enfermedad que nos ha puesto a todos frente al espejo. Y lo que todos hemos visto en este es nuestra fragilidad como individuos y lo absurdo del consumo en tiempos de vacas flacas como el que nos ha sobrevenido de pronto.  

Hay muchas más reflexiones que todos tendremos que hacer cuando la pandemia pase, pero una se vuelve fundamental. La esbozó ya Stephen Hawking hace años cuando predijo que la humanidad no desaparecerá por una explosión nuclear, sino por un virus, y la recordó Bill Gates en 2015 en un discurso que ahora se ha vuelto también profético: el peligro mayor para la humanidad ya no es una guerra, sino una pandemia vírica, y, sin embargo, el gasto en sanidad e investigación científica es infinitamente menor que el armamentístico.

Todo eso tendremos que hacer cuando el diluvio cese. Hoy dentro aún  del arca , seguimos añorando a tantas personas que forman parte de nuestras vidas y no podemos abrazar.. sin poder compartir…Ya tenemos aquí la Semana Santa la celebraremos sin música y seguramente la viviremos con mas intensidad que en otros momentos…Sólo nos queda esperar  que  las medidas tomadas den resultados,  ahora el mundo necesita creer en algo y se agarra a la luz de la esperanza como única medicina.  

Na história recente da humanidade tiveram lugar vaias pandemias, mas talvez o mais surpreendente do coronavirus tenha sido o seu crescimento vertiginoso e exponencial. com uma alta mortalidade e o aumento dos casos da enfermidade aos milhares dia-a-dia. Já quase todo o mundo está infectado pelo coronavirus e não há país do mundo que se livre do vírus. Lembra, em muito, também a «gripe espanhola». Em Janeiro de 1918 os soldados franceses começaram a morrer aos milhares nas suas trincheiras de guerra na frente alemã devido a uma variação da gripe desconhecida até então, a que se deu o nome da «gripe espanhola», ainda que fosse de origem gala. Homens procedentes de meio mundo. No total, segundo cálculos realistas e confiáveis, a pandemia matou entre 50 e 100 milhões de pessoas em menos de um ano, uma cifra que supera de longe a dos 40 milhões de mortos na Primeira Guerra Mundial. 

 Minha mãe, quando havia problemas dizia… “ Depois de chover sempre vem o sol», e tinha razão… Por isso, quando passe o dilúvio, que passará, e saiamos das nossas casas para a superfície, como saiu Noé da sua arca quando por fim deixou de chover, o que todos temos de fazer é reflectir sobre o mundo que construímos e sobre como este terá de mudar a partir de então. Muitos já o estão fazendo e vão contando através das redes e dos meios de informação, que de novo se mostraram imprescindíveis como noutras crises vividas anteriormente, embora nenhuma se tenha mostrado semelhante a esta. Se meios de informação estaríamos perdidos na obscuridade e no isolamento pré-históricos. 

A primeira reflexão que temos de fazer há-de ser sobre o modo de vida que temos levado até agora, baseado no consumo e no individualismo, mais censurados quanto mais desenvolvida seja a sociedade em que vivemos. Todos conhecemos as consequências negativas desse comportamento, e corremos o risco de o repetir quando passe esta quarentena, obrigatória pela enfermidade que nos pôs a todos frente ao espelho. E o que todos vimos nele é a nossa fragilidade como indivíduos e o absurdo dos nossos hábitos de consumismo em tempo de vacas magras como aquele que, de repente, se nos apresentou.

Há muitas reflexões que todos teremos de fazer quando a pandemia passe, mas há uma que se mostra fundamental. Descreveu-a Stephen Hawking há anos atrás quando previu que a humanidade não desaparecerá por uma explosão nuclear, mas sim por um vírus, e isso foi recordado por Bill Gates em 2015 num discurso que agora voltou a tornar-se profético: o perigo maior para a humanidade já não é uma guerra, mas uma pandemia vírica, e, não obstante, o que se gasta em saúde e investigação cientifica é infinitamente menos que o que se gasta em armamento.

Tudo isso teremos que repensar e corrigir quando o dilúvio cesse. Hoje, ainda dentro da arca, continuamos saudosos de tantas pessoas que fazem parte das nossas vidas e que não podemos abraçar nem partilhar com elas o nosso carinho… Já temos aí a Semana Santa e celebrá-la-emos sem música e seguramente iremos vivê-la com mais intensidade que noutras ocasiões…Só nos resta esperar que as medidas tomadas dêem resultados, agora o mundo necessita crer em algo e agarra-se à luz da esperança como único remédio.

 

4 comentarios en “EDITORIAL CORONAVIRUS”

  1. Eunate, obrigada pelo comentário sensato, sincero e sensível… S de saúde, saudade,seriedade !
    A vida é como é, e diante das catástrofes temos sim, que meditar, rever ,ter esperança e, preparar
    o espírito e a coragem para recomeçar, «repensando e corrigindo » com planos e atitudes sadias.
    Com mais um recomeço… A ferida está aberta…a dor é intensa… mas os que ficam tem que recomeçar!
    Tristes perdas, sofrimento, desânimo e insegurança… mas a vida que segue tem que ser reerguida pelos
    que ficam, num ato de fé, amor e união!

    Responder
  2. Querida Eunate: Cómo siempre totalmente de acuerdo con tus pensamientos. Esta Pandemia trajo cosas muy dolorosas: Enfermedad larga y persona aislada, muerte y desazón. Creo que lo peor es estar solos sin poder abrazar a los seres queridos por más que nos podamos ver a través de la tecnología. Sería muy lamentable que todo esto no nos dejara una enseñanza productiva. Pero el ser humano es una sorpresa diaria. Te envío todo mi cariño, mi afecto y como tantas veces te agradezco me hayas incluído en tu prestigiosa Revista. Dios te bendiga.

    Responder
  3. HUIR DEL MIEDO
    Huyendo estamos, hasta de nosotros mismos.
    Por las noches el confinamiento silencioso de mi ciudad,
    temerosa del mañana, si es que lo vive.
    Observo callada desde el ventanal
    la clara reflexión de un día, mi día.
    Y contemplo en cada ventana a los sueños que buscan libertad en el caos,
    sueños emancipados que llevan mensajes de amor,
    de la reconciliación que todos buscamos desde el alma.
    Vuelan airosos y alegres, portadores de deseos sanos,
    Esos que hoy todos, tanto necesitamos.

    Soledad Martín A.
    MÉXICO

    Responder
  4. COVID19 Y LOS HUMANOS DONES CREACIONALES
    (Hacia una gozosa Semana Santa).

    En una Separata Especial de este mes de abril del Magazin virtual ARISTOS INTERNACIONAL (Alicante, España), y al igual que un artículo anterior sobre el mismo tema (COVID19) publicado en Marzo 2020, la Dra. Virginia Eunate Goikoetxea, actual Presidenta y Directora del referido Magazin, impacta nuevamente por su capacidad reflexiva y precisión editorialista referida a dicho virus pandémico, y con relación a las ominosas consecuencias sicosociales mundiales que, su grave presencia, acarrea por doquier. Editorial a la que suma luego otro breve y eficaz comentario, inserto en la sección narrativa en español de dicha Separata.

    Con un estilo tan directo como elegante y fluido (cita a una hipotética Barca de Noé, donde todos intentaríamos refugiarnos para campear el más terrible temporal epidemiológico de nuestra era), efectúa con la sabiduría y solvencia que la viene caracterizando, un detallado análisis de las sensaciones y efectos que conmueven al comportamiento humano, atribulado hoy por la pérdida de uno de sus más virtuosos Dones Creacionales: me refiero, obviamente, a la Libertad.

    Una Libertad que la pandemia ha conculcado y, de hecho, en sus múltiples aristas. Sí, el hombre, nacido para el bien administrar de la Casa Común con inteligencia, voluntad y libertad, ha quedado de pronto literal e infortunadamente preso de sus propias iniquidades. En cuarentena. Y en un imprevisto estado de sitio mundial. Y en guerra consigo mismo. Y con un virus detectado en diciembre 2019 en la ciudad china de Wuhan, y del que hasta hace unos días no se conocía su real y causal procedencia (orgánica, por cierto, según recientes investigaciones publicadas en Nature Medicine, suscritas por el profesor Kristian Andersen del centro de investigación biomédico Scripps Researchs, ello, teniendo en cuenta la secuencia del genoma para las cepas conocidas del Coronavirus SARS-CoV-2, que causa COVID19).

    Así, ahogado en sus necios delirios, descubre asimismo ahora, ahora, en y con Inteligencia, su innata fragilidad, levedad y falibilidad, y que necesita de imperiosa ayuda…

    Y tomando conciencia, en y con su Voluntad de que, efectivamente, nadie se salva por sí mismo (pues, o nos condenamos, o salimos de esta prueba pero en racimos), comienza quizás a recordar que la Vid que nos sostiene como sarmientos, es el Brote del tronco de Jesé (Is. 11,1) que quita los pecados del mundo (y lo sana de sus corrupciones, blasfemias, crímenes, culpas, errores e ignorancia).

    Hoy es Domingo de Ramos. Feliz día especialmente para aquellos que, junto a Aquél que nos amó primero (1 Jn 4,19) y se revelara como el Emmanuel, el Dios con Nosotros, arriesgan sus vidas luchando con fe, esperanza y caridad sin límites, haciendo frente al que fuera Coronado por el Mal… Y visten sus palmas y atuendos astronaúticos, como cristos redivivos para que nosotros, los sitiados, recobremos nuestra Libertad y tengamos verdadera vida y vida en abundancia.

    Es que en esos hijos predilectos de Dios se cumple en plenitud el Nuevo Mandamiento confiado a sus apóstoles por el Redentor del Mundo: el Mandamiento del Amor. Ese que exige no solo amar a Dios por sobre todas las cosas, y a los demás como a uno mismo (Mt 22, 36-40), sino amar a Dios por sobre todo las cosas, amándonos los unos a los otros como Él nos ha amado y amará por siempre (Jn 13,34). Puesto que Dios es Amor. (1 Jn 4,19).

    Y que nos recuerda, en la Persona hipostática de su Unigénito Mesías, presto a ser llevado como Cordero al matadero (Is. 53,7): «Que no hay (ni habrá) amor más grande que dar la vida por los amigos» (Jn 15-13). Y que vamos juntos y codo a codo, en este re-codo del espacio tiempo astral, con Quien es Camino, Verdad y Vida, hacia una gozosa Pascua (Paso) de la muerte a la vida y Vida Eterna, tras el divino misterio de nuestra cosmológica Resurrección en el Bendito Nombre de Cristo Jesús. Amén.

    ¡Feliz Semana Santa para todos, amigos-hermanos en las letras, en la fe y en humanidad! ¡Ora et labora! ¡Paz y Bien! ¡Y en contacto!

    Responder

Deja un comentario