LAMBERTO IBÁREZ SOLÍS

 

 

BIOGRAFÍA.

Lamberto Ibárez Solís; nació el 17 de septiembre de 1959 en la comunidad de Zacualpan, municipio de Atoyac de Álvarez, estado de Guerrero, México; hijo de Narciso Ibárez  de Jesús de oficio jornalero en las actividades del campo e Hilaria Solís Nogueda; quien se desempeñó como ama de casa a criar, cuidar y alimentar a sus hijos con el producto pagado a su esposo por sus faenas de alquiler.

Sus primeros estudios fueron en la escuela primaria “Gral. Lázaro Cárdenas” y su escuela secundaria; fue en la secundaria técnica “Vicente Guerrero” No. 26 de su comunidad.

Se tituló de Profesor de Educación Primaria en el Centro Regional de Educación Normal en la ciudad de Arteaga, Michoacán; posteriormente cursó la especialidad en Lengua y Literatura Española en la Escuela Normal Superior Federal de Morelia, Michoacán; realizó estudios de maestría en Educación Básica que comprende las áreas de Preescolar, Primaria y Secundaria en la Cd., y puerto de Acapulco de Juárez, Guerrero.

Se ha desempeñado como Profesor de Educación Primaria, de Educación Secundaria, impartiendo la asignatura de Español en los 3 grados que componen este nivel; así mismo trabajó como catedrático en el Colegio de Bachilleres, Plantel No..,6 de la Cd., de Petatlán; mismo estado; a su vez: catedrático en las asignaturas de Literatura Universal, Hispanoamericana, Taller de Lectura y Redacción, Ortografía y Didáctica de la Enseñanza del Español a los docentes en formación.

Profesa la religión católica que sus padres les enseñaron a él y a sus 9 hermanos (4 mujeres y 6 hombres).

En su niñez colaboró en la manutención de su hogar, alquilándose en las labores del campo, la pesca y la ganadería; actividad que realizó hasta su adolescencia.

Desde muy pequeño; fue influenciado por los declamadores Manuel Bernal ( “El Declamador de América” y voz privilegiada de la XEW “La voz de la América Latina de México) y del declamador Narciso Monares, mexicano.

Participó en recitaciones escolares y declamaciones en su escuela primaria y secundaria; pero su fuerza de declamador en su estilo lo perfeccionó en su escuela Normal para Maestros en donde ocupó el primer lugar; reconociéndosele en la Poesía Negra por su físico de cabello hirsuto descendiente de africanos como él mismo lo cuenta.

Aprovechando su voz con fuerza y estilo; así como la capacidad de improvisación; ocupó en 7 ocasiones el campeonato estatal en Oratoria y lugares importantes a nivel nacional; convirtiéndose en el Maestro de Ceremonias y Orador Oficial en los eventos del Ayuntamiento Municipal de Zihuatanejo de Azueta, Guerrero en donde tiene lugar su residencia.

Padre de 3 hijas; Tania, Karen e Isabel Guadalupe; profesionistas tituladas y ejerciendo en sus labores.

Desde su adolescencia se le reconoce como declamador, orador y poeta nato; presentando en muchas ocasiones recitales de poesías en las instituciones escolares, Casa de la Cultura en donde fue Director Municipal.

Su poesía se propaga en el pueblo donde es su origen y se matiza en su melancolía por los recuerdos de su pasado; basta leerla para conocer su pueblo sin estar ahí.

Dentro de sus características; encontramos su hermosa prosa; rebelde a veces, triste e impotente; es en su prosa donde se le encuentra mucho mejor su estilo que en sus décimas o versos rimados y medidos; le escribe al amor, al desamor, a las injusticias observadas, emplea con facilidad el sarcasmo como figura literaria.

Conocedor por estudio y técnica de la preceptiva literaria; conoce a fondo las figuras literarias que utiliza en su poesía; así como las normas de medición de sus versos.

Es miembro activo de SIPEA (Sociedad Iberoamericana de Poetas y Escritores y Artistas).

Escucharlo declamar en sus incendiarios discursos es un verdadero deleite y espectáculo.

Profr. Victor Manuel Velez Bello


Aquí les dejamos una muestra de su trabajo, que estamos seguros les gustará
POEMAS 

“A USTED”.

Saludo al verso que consteló la tarde;
la tarde alegre; esas tardes bullangueras
que me sentí un nopal en plena primavera
cuando la noche y el día juntos…abren.

Porque creíamos que todo era quimera;
ante el imposible encuentro prolongado;
pues fueron bellos días; junto a tu lado
y los copihues me vieron por vez primera.

Quiso Dios; mi compañero inseparable
en este mi trajinar aún con mi alma herida;
brindarme todo en otoño a tan bella amiga;
cuyo talento, finura y verso: ponderable.

Nos vio Neruda; el Poeta Mayor y chileno
constelado; robar sus uvas muy furtivos
y guiñóme un ojo; cómplice comprensivo
en esa tarde gris; culminante de un sereno.

Me robé tus versos poeta chilena araucana
para depositarlos con honor en el suelo mío;
mi Patria mexicana y me cubran de este frío;
de mi mar bravío; justo… aquí en mi bocana.

De este mi hermoso suelo; Zihuatanejo mío;
Samuel Morse es y fue la clave de tus dedos
que con tu risa locuaz apretaste con enredo
cuando yo celebraba y reía como un crío.

Mi agradecimiento para Ud.

“AHÍ ESTARÉ”.

Allá estaré  en tu solar de gloria, en tu tierra que es música y  poesía;
En tu tierra que es copihues que le respiran al sol, al campo, a las estrellas;
Junto a esa flor que es Patria que es verso que es tonada que es guitarra;
Que es protesta y encono; que es voz de trueno celeste de Víctor Jara;
Del Maestro, del músico con su canto libre, con su “Canción inconclusa”;
Ahí estaré en tu Estadio donde las balas más inmunes silenciaron su tonada.

Su tonada de jilguero libre Víctor Jara; tu voz de pájaro celeste ya apagada;
Pero rediviva en cada mujer en cada hombre; en cada patria en su sueño libertario;
En ese tu “Canto para alcanzar las estrellas”; de tu canto agónico y truncado
De cantor, poeta, músico malogrado por el miedo infernal que expiden los que cantan;
Los que sueñan, los que inventan, los que sufren la miseria ajena como propia;
Ahí estaré Cantor sublime para invocar tu nombre que es verso y canción adolorida.

Ahí estaré Nicanor Segundo Parra Sandoval para exclamar también tu nombre;
Se honrarán mis manos de tocar tu busto; pisarán mis pies heridos tu tierra;
Leeré una vez más tu anti poesía; tu rostro de ataúd viejo en el tiempo silente;
Me beberé tu vino color de miel; tu vino de gran poder que todo lo vuelve piedra;
Me lo beberé en copihues en fucsias o en azucenas y ya mareado… bailaré con las estrellas;
Conversaré con tu loro, tu loro de siete lenguas y aprenderé os digo; sus lindos  idiomas.
Conviviré con ustedes señores Parras: Nicanor, Hilda, Violeta, Eduardo, Roberto,
Caupolicán, Elba, Lautaro y Óscar, recorreré tus calles Chillán y en ti Parral… cantaré;
Cantaré a mi México querido, a mi tierra mexicana con mi tequila  sauza en la mano;
Cantaré la  “Ley del monte”; “El Sauce y la Palma”, las penas que estrena mi alma;
Mi alma adolorida; mi alma que sufre y llora una pena muy escondida que se desflora;
Me embriagaré con tus vinos, tus vinos de “Casablanca” y tendré tus vinos de “Cabernet”.

Me fundiré con tu raza Mapuche; me leeré otra vez “La Araucana”, tu archipiélago Chiloé;
Te abrazaré Pucón y dormiré en tu seno nocturnal de invierno: linda y amada Villarrica;
Me fundiré en tus versos que son gloria que son suspiros que son noches apagadas;
Que son lunas de octubres consteladas…  que son nieves granizadas; luces ya nevadas;
Que son besos que ahogó el éter en la distancia y no apagaron los veranos macilentos;
Besos y suspiros prolongados; aquellos ladridos a la luna que jamás los ha escuchado.

Ahí estaré Padre e inmortal Neruda místico; en tu Temuco, en tu Parral del alma;
Entonaré tu “Canción desesperada”, nadaré en tu cielo y cantaré en tu silencio;
En tu silencio de poeta constelado, de poeta enamorado; de trasnochador errante;
Con tus odas y sonetos; con tus “Veinte poemas de Amor” y me anclaré en tu muelle;
Donde zarpaste a tu Isla Negra Capitán herido por los dardos celestes en tu alma;
De comunista caminante; me acostaré en tu Canto General; recitare tus versos Capitán.
Te abrazaré a ti, a Rafael Alberti  a Federico García Lorca  y con tu “España en el Corazón”;
Desterraré a Franco el Iscariote; resucitaré al “Payaso de las bofetadas” de León Felipe;
Me meceré airoso en el vaivén de la hamaca luminosa de Antofagasta hasta Concepción;
Me arroparé en Valparaíso; jugaré en los valles de Parinacota en sus surcos y vergeles
Moribundos; en las praderas de Atacama y subiré jubiloso a los montes de Coquimbo,
Surcaré tu lago azul Villarrica, comeré tus tartas  con tu encanto de luna enamorada.

Y soñaré en mi regreso preñado de nostalgia… y otra vez… los estertores  del silencio;
Del silencio, del olvido y de mis penas en mi alma.

Zihuatanejo-Ixtapa, Guerrero, México… 
17-febrero del 2015.

AGRADECIMIENTO…

En este día, ¡Oh! Gran Dios mi Gran Arquitecto del Universo;
Te vengo a decir, Gracias, mil veces gracias por permitirme vivir;
Vivir un día más de vida, junto a los seres que más amo en la vida;
Seres de Luz, seres divinos que Tú Padre Creador me regalaste
Como una bendición y que has decretado su más completa felicidad.

Hoy día especial en que el bendecido vientre de mi Madre;
Me lanzó a la Armonía Sideral; al Cosmos Divino y majestuoso;
A la Luz divina, al canto de  la vida generosa y placentera;
Al encanto divino de los seres;  mis hermanos del tiempo;
A mis hermanas plantas a mis hermanos faunos, mis hermanas Estrellas.

Hoy lanzo mi plegaria para decirte Gracias por vivir, por tenerme;
Por aceptarme cual soy;  con más defectos que virtudes;
Tu  virtud más grande es el aceptarme Padre Divino,
El de quererme cual tu hijo; amante del pecado y del amor;
Amor al prójimo, a mis iguales; a mi mundo; a mi gente que yo quiero.
A los desheredados; a los parias que recuentan mi vida,
A los que me quieren sin condiciones ni perfiles; ni talentos;
A los que buscan al igual que yo una vida digna y diferente;
A mis hermanas y hermanos de sangre;
A mis amigas y amigos que amo tanto
Que sus palabras me sostienen; sirven de aliento y me motivan.

Sigo de pie aún con las nubes y tormentas que no acaban;
Que no fenecen y no cambian en aras de trastocar mi vida;
Esta vida que fue tu regalo y agradezco para siempre
En esta nueva etapa, madura, consagrada a la mesura;
A la calma, al amor entero que no cesa y que aún transpira.

Por ello, Dios… de hinojos os pido: que me regales tu fuerza;
Tu numen, tu luz, tus hadas del silencio y del talento
Para poder paliar los enconos de la vida que no paran
Que no permiten que los  Canto Nuevos de esperanza; revivan
Y entreguen cuentas limpias a los que sufren y te abrazan.

¡Oh Señor! Yo te invoco, te imploro y te suplico
Con mi tenue luz;  con mi más humilde canto;
En este día en que mi llanto se escuchó en mi choza bendecida,
Y la alegría de mis padres; repartidas en  abrazos fecundos
Y sinceros;  ellos en el cielo junto a ti y yo; te digo: Gracias.

17 de septiembre de 2016

¿”AMAR DE NUEVO”? YA NO…

¿Amar de nuevo? Ya no; ya es demasiado tarde;
El otoño ha llegado con lentitud a mi vida;
Sin embargo, éste herido corazón aún arde;
Aún tiene flama, sueños, espacio, cabida.

Amar de nuevo; sortear las lanzas escondidas;
Huir del veneno de la injuria loca, desmedida;
Vivir entre el fuego;  ya mi mente da la huída,
Este corazón busca  paz; la paz que se anida.

¿Amar de nuevo? Ya no, ya es demasiado tarde.
El sol de mi vida tiende ya a ocultarse pronto;
Aunque ocupa un corazón tan noble que lo guarde;
Una alma gemela;  y si la hallo; el vuelo remonto.

Volaré como un cóndor herido que aletea
Que el viento lo mueve, lo sacude, lo aletarga
Que ha perdido sus plumas;  pero jamás la pelea
Que se ha levantado herido de su vida amarga.

¿Amar de nuevo?…, ¿Dónde te anidaste tú; amor?
¿En que resquicio de aquella alma tú te escondiste?
¿Si en tu nombre tan solo engendraste un gran dolor?
Si te invocaron… ¿Por qué malsano a mi alma heriste?

¿Por qué desgarraste esta alma que venía herida?
¿Esta mente;  esta alma que ya venía deshecha?
Niñez dura, adolecida como fue mi vida;
Por eso mi alma ya no quiere una cruel cosecha.

¿Amar de nuevo? Por Dios ya no quiero intentarlo;
Quiero volar cual águila  en el azul del cielo;
Batir mis alas, romper los aires…  y lograrlo;
Lograr la vida, tocar el cielo… ese es mi anhelo.

¿Amar de nuevo? Ya no es el  deseo sangrar mi alma;
Que no quiero escuchar el latir tan inclemente;
Quiero darle a mi corazón la completa calma;
Necesito encontrar la Paz a mi alma y a mi mente
¿Amar de nuevo? ¿Otra vez? Ya es demasiado tarde;
Ya se metió el sol calcinado a mi triste vida;
Solo le pido a mi Gran Dios que mi vida guarde
Y no me lastime ya  con otra mortal herida.

3-oct. 2013- Zihua.

“ÁMAME”.

Ámame como ama la luna al sol que destella rayos incandescentes;
Ámame como ama la llovizna a la tierra calcinada por el fuego solar;
Ámame como una madre ama a sus hijos con el alma y con su corazón;
Ámame como la estrella refulgente se anida en la noche constelada;
Ámame como el viento ama los mares y besa los campos florecidos;
Ámame mujer con tus fuerzas de hembra y con tus ansias de dama fina.

Ámame como ama el capullo a su crisálida convertida en mariposa blonda;
Que ha de volar los vientos que la reclaman llenos de encantos y ansias;
Ámame en tu silencio febril en tu geografía corpórea llena de ensueños;
Llena de cantos, de palabras que musitan canciones y poemas de amor;
Ámame en tu alcoba y en tu silencio que es poesía y verso compartido;
Ámame con tu luz que Dios te dio y te regaló en tu vida; llena de candor.

Ámame con tus manos, con tus labios, con tu cuerpo al despuntar la aurora;
Cuando penetre la luz tímida del silencio; cuando el canto matinal nos alumbre;
Cuando el canto de los gallos tempraneros nos agobien inoportunos y alegres;
Cuando en las rendijas de nuestras vidas viaje la luz y nos ilumine muy alegres
Y nos contagie de su encanto;  cuando ciegue nuestros ojos alborozados y tristes;
Ámame así en tu silencio… en tu alegría desbordante, loca y ocurrente de tu vida.

Ámame como el ciego ama a su bastón que es pilar en su fuerza y lo sostiene
Con lealtad en la opresión de sus manos que levantan el cielo y su columna;
Ámame como yo te amo en la página abierta de nuestras vidas hechas de sombras;
Nuestras vidas que fueron mar revuelto y fueron ríos desbordantes de sueños
Que cocinaron las quimeras y fueron almuerzos frugales que desató el silencio;
Ese silencio que nos es propio cuando nos amamos y nos sentamos en la luna.

Ámame como el gusano roe la hoja y se alimenta de su carne que gime herida
De esa carne que es tu carne; nuestras carnes  que han de consumir la vida;
Esta vida que se nos agota y se nos acaba en nuestros labios mustios y marchitos
Cuando nuestros latidos son eternos, prolongados, rítmicos con estruendos;
Con acústica que son ecos repetidos en el marasmo que culmina y que es eterno
Que es plegaria que es grito que es desespero  que es estertor eterno que tiembla.

Ámame en tu recuerdo que no es olvido y que es presente que vivimos airosos
Y somos viento, somos lágrimas convertidas en sangre que nos dio la vida misma;
Esta vida que Dios nos sigue prolongando como un regalo a su fe y a su amor sublime
Que nos redime que nos coloca en el sendero exacto de nuestra existencia alegre;
Ámame como mi mar embravecido que soltó a sus olas que fueron látigos fuertes;
Cuyo tronido despertó al mundo que se debatía en la guerra y en su desesperanza.

Ámame con tu paz  y con tu gloria que no sea cruz, ni calvario hincado donde murió Jesús;
El Hombre; hijo de Dios que vino al mundo a redimirlo en su palabra parida de amor
En esta palabra que arrulló tu oído cual música celeste en el coro sutil de ángeles;
En esta palabra mía que te meció en mi alma y te dibujó en mis versos llenos de luz
En donde bailamos el vals eterno donde acurrucamos nuestras almas heridas y cansadas;
Nuestras almas que han de estar juntas en  las calles; en los huertos sembrados de amor.

Ámame como ama el moribundo que cree en su crucifijo colocado en sus manos;
Manos postradas al Eterno; manos temblorosas que parte el infinito silencio;
Al pasillo hecho túnel  negro y amargo en donde se vislumbra la pequeña luz divina;
Donde la suerte nos colocará enfrente con el Dador de vida para que nos juzgue
Con su autoridad divina; con su báculo heroico de gran Jefe y sea voz sublime
Y nos pese en la balanza donde no nos colocaron los pecadores que nos juzgaron.
Los pecadores hechos diatriba y versos mal rimados; llenos de insidia y de envidia desbordada…

22-03/2015
Desde Ixtapa Zihuatanejo, Gro. Méx.

“AMORES”.

Mis amores han sido eternos; eternos como la luna y cálidos como el sol;
Siguen brillando en el desván de mis recuerdos; siguen vivos, incandescentes;
Siguen tatuados a mi piel, a mi carne, anidados en mi corazón donde duermen;
Duermen y gravitan; me despiertan aquellos besos que nunca he olvidado;
Besos que sellaron mi boca en el eterno engullido del silencio que revivo;
En este silencio que recreo y que no olvido… que aún siento, disfruto hoy
Como si el ayer fuese hoy; siento los latidos, los brazos que se cierran y aprietan;
Ciñen con fuerzas desmedidas mi cuerpo; esos cuerpos; aquellos lindos cuerpos;
Cuerpos que recuerdo, ojos, mentes, pensamientos; amores que no olvido;
Amores que fueron bienvenidos a mi vida; amores eternos, llenos de encanto.

Amores que marcaron mi vida, mi destino; algunos volátiles como el éter;
Amores de media noche, de medio día, amores inconclusos; amores finales;
Amores que fueron brasas, hecho lumbre, rescoldos calcinantes y fugaces;
Amores hecho fuego, hecho luz que iluminaron como antorchas mi alma;
Aluzaron mi sendero y fueron mi compañía que se ha hecho hoy eterna;
Amores de niño, amores de adolescente e imberbe inexperto, amores maduros;
Que mi mente aviva y mi corazón siente con los recuerdos; como películas;
Cuyas escenas se repiten en los recuerdos del sueño hecho espasmos;
Estertores que gritaban y rompían el silencio donde dormían las estrellas;
Donde la lluvia golpeaba con suavidad y con sus leves nudillos las ventanas.

Las ventanas que hoy son puertas abiertas en mi vida; recuerdos que no mueren;
Morirán conmigo pero se quedarán escritos en tu piel; en tu cuerpo y mi cuerpo;
Perennes serán nuestros perfumes, nuestras aromas naturales; nuestros aromas
Que aún respiro, huelo, penetra por mis poros; olfateo en la distancia del tiempo;
Cuerpos entrelazados, entrecruzados, compenetrados, silentes… que guardan
Como las viejas alforjas el agua de los perdidos en el desierto y que aún flamea;
Amores furtivos, amores de a rato, amores eternos que se quedaron a vivir en mí
Que cabalgan en mis sueños y que mis sueños le dan vida y me estremecen aún;
Amores clandestinos que rompían las noches con sus clamores y llantos sublimes;
Amores que callo con mi silencio eterno y guardo celoso en mi morral de vida.

Amores que se fueron ya; que disiparon sus penas, sus ansias y sus angustias;
Amores que duermen con su sol que entibian sus vidas y son lunas con dueños;
Son llantos que descansan en otros hombros y que consuelan sus penas llenas;
Son estrellas con su cielo; son firmamentos que saben iluminar vidas plenas;
Son bosques llenas de rosas, perfumadas, enteras y son desiertos con oasis;
En que sedientos bebimos el agua entera y llenamos nuestras ánforas blancas;
Amores que vivimos, disfrutamos, nos extasiamos, nos llenamos, nos entregamos;
Amores que no se han de repetir en esta vida; tal vez en la eterna hecha  de luz;
En que las bocas se entregaron, se aprisionaron, se sellaron… se succionaron;
Y los cuerpos danzaron enteros, moribundos en el frenesí prolongado hecho canto.
Amores que yo guardo en mi silencio eterno.
22-07/2015.

“APRENDÍ”…

Aprendí a amarte Madre mía desde el fondo de tu vientre;
Sentiste con gran emoción los brincos de mi alma; de mi lucha;
Aprendí a conocer tu alma; tu alma noble; de tu corazón bueno
De tus hechos, de tus palabras, de tus manos, de tu vida y ejemplo,
Aprendí de tus manos y de tus besos en mis mejillas en tu caricia.

Aprendí tomado de tu mano en los traspiés constante de mis caídas;
Aprendí de tu petate en el suelo; alisado con tus manos; tus manos suaves;
Tus manos hechas de barro, hechas de Luz; hechas de tu canto solitario;
Tus manos que me arrullaron, tus manos que me mecieron en tu pecho;
En tu pecho enorme Madre en tu pecho generoso en que me bebí tu néctar.

Aprendí que con una memela eras capaz de sentarnos los diez a comer
Y las capeábamos en el aire en una trifulca abierta por cada pedazo;
El cual era repartido en segmentos para untarlo en el cajete negro;
De ese chile verde machucado por tus manos; tus manos de obrera:
Tus manos que fueron terciopelo blanco y artista en tus cubitos de coco.

Cuando aprendí a caminar; recorrí tus calles pueblo mío, mi Zacualpan,
Mi barrio; mi barrio tatuado con pintura indeleble en mi alma mustia;
Guardo aquí en mi pecho tus tatuajes que me marcaron para siempre;
Guardo aquí en mi mente cada una de tus calles; tus calles asimétricas;
Las recorro en mis noches luminarias como antaño cuando era niño.

Aprendí en tus aulas escuela primaria rural de mi barrio; mis primeras letras;
Tu abecedario, deletreado, cantado, onomatopéyico; hecho tambor;
Hecho ritmo, hecho canción con el chillido de la iiiiiiii de la rata en su chillido;
En el pisotón terrible; en ese llanto lastimero de ese animal de fobia;
Aprendí de ustedes mis maestros consagrados hechos de Luz… de fuego libertario.

Aprendí de ustedes montes, valles, laderas; matorrales que fueron cercenados;
Por el machete inclemente de mis hermanos campesinos en su jornada;
En su jornada mal pagada y de ese sol calcinante que abrasaba sus espaldas;
Sus espaldas chamuscadas y martirizadas por su hambre ya permanente;
Por esa hambre que sigue gruñendo en su concierto visceral cada mañana.

Aprendí a derramar mis lágrimas al dejarte pueblo mío… pero era mi destino;
Era mi lucha interna en abrir las entrañas del mundo que yo no conocía;
Saciar mis ansias, abrazar mis sueños y arroparme en la esperanza blanca,
En mi sábana del tiempo; en beberme la vida en querer llenarme de Luz;
Que fue intensa en sus ráfagas y reflectores  que me dieron los libros que amo.

Libros, libros sagrados en donde bailan tus letras hechas palabras, canto
Que son poesías, que son novelas, que son mitos y leyendas de mi México
De mi México que amo con toda mi alma; por su gente; por sus costumbres;
Por todo lo que encierras Patria hermosa; cuna de hombres Libertadores
Como: Hidalgo, Morelos, Juárez, Ocampo, Altamirano, Ignacio Ramírez, Madero.

Aprendí a caminar a Escuadra Taller mío y a guardar silencio en tu mallete;
Porque estamos en ti; en tu Cosmos donde gravito; en tus canteras que construyo;
En tus blancos y negros contrastantes; en tus luces encendidas que son faros
Que iluminan nuestros pasos en las penumbras y en nuestras reflexiones;

Aprendí de tu mendrugo del pan para el mundo en donde somos polvos.
Aprendí en tus aulas generosas: Escuela Normal de Arteaga, Michoacán;
Donde nos enseñaste a cómo enseñar en las zonas rurales que esperan
Nuestro modesto silabario; nuestro alfabeto que libera que redime
Que une, que es solidario con los menesterosos que sufren su pobreza
Y que esperan con ansias las letras y las manos de tus maestros mi México.

Aprendí de ti Escuela Normal Superior Federal de México tu combate;
Las letras de Arqueles Vela; de Hermilo Abréu Gómez con su “Jacinto Canek”;
Tu indio maya libertario, tu indio rebelde que jamás pudo ser domesticado
Como deben de ser los hombres que ven lo injusto, lo inhumano, lo grotesco;
Aprendí de escuela mía y te doy las gracias por haber escuchado a los grandes.

Aprendí a respetarte Naturaleza hermosa, a beberme tu luna y tu sol brillante;
A beberme las aguas límpidas de tus ríos que serpentean en mis colinas
Y vienen a morir a mi mar… a mi mar de mis sueños en donde duerme mi canto;
Descansa mi sueño; mis sueños de loco;  mis sueños de Paz y de Justicia
Para mi pueblo herido, mi México amado, lastimado, lacerado, abatido.

Aprendí tanto de ustedes mis alumnos; en esa conexión abierta al mundo;
Al mundo literario, de las letras; de la Poesía hecha verso; hecha coro en sus labios,
En sus voces, agudas, graves y medias que entonaban gallardos con fuego
Que eran ecos, acústicas; desplazamientos, competían en la fraternidad
De la hermandad que emanaba entre sus hermanos estudiantes consagrados.

Aprendo y me consagro ante Ti mi Dios Fecundo; mi Dios Padre;
Creador de este mundo lleno de estrellas consteladas que dan Luz
A mis noches de nostalgia; a mis noches de insomnio en donde pienso
Que la Paz ha de llegar y los niños, bailarán en sus calles sus rondas de Paz
Y ahí me recostaré en mi vejez en mi sillón de madera carcomida por el tiempo.
Aprendí y sigo aprendiendo de cada uno de ustedes hermanos…

24 de noviembre del 2014, frente a tu mar Ixtapa-Zihuatanejo, Guerrero, México

BÚSCAME…
Búscame…
En las raíces abiertas de mi pueblo,
En los surcos incompletos de mi tierra,
En los niños sin camisa y sin sustento
En los pies descalzos de los míos,
Y en sus vientres contagiados.
Búscame…
En los pueblos que sufren sin cobijas,
En los cinturones de miseria,
En los niños sin almuerzo de mi barrio,
En los pescadores de Zacualpan.
Búscame…
En el dolor mismo cuando sangra,
En las venas abiertas de mi gente,
En los hombres alquilados de mi pueblo
Malpasados por el hambre que los hiere.
Búscame…
En el manjar diario de mi hermosa costa;
Frijoles caldosos con arroz y  cuatete frito
Que brinca jubiloso en mi dieta rutinaria,
En mi blanco plato de barro mexicano.
Búscame…
En el aula de una escuela insatisfecha
Que practica un alfabeto diferente
Con maestros dispuestos y entendibles
Que besan la mejilla de sus niños.
Búscame…
En el filoso machete y las tarécuas;
Herramientas sagradas de los pobres
De lo que viví en mi infancia adolorida
De mi pueblo polvoriento y solitario.
Búscame…
En el corazón noble de mi Madre
En sus manos callosas de fatiga
De lavar ropa ajena blanquecina
Con limón y jabonal del arroyo mortecino.
Búscame…
En el rostro bendecido de quienes amo
Que son mi vida, mi fe y mi destino,
Mis ansias y mi credo irredimible
De lo que soy, fui y seré en mi agonía.
Búscame…
En el mar y en los montes guerrerenses
Sacudidos por machetes libertarios
De las voces que se escuchan por doquier
Que claman Igualdad y Justicia para todos.
Búscame…
Y me hallarás sumido en la pobreza;
En el canto tenue de los niños de mi pueblo
En el saludo extendido de mis manos
Y en el cantar matinal de los que sufren.
Ahí  me encontrarás…
 13-dic. 2003.

“BUSCO”.
6-05/ 2014.

Busco una estrella que a mi vida ilumine con su fulgor más claro;
Busco una estrella viva que brille en la concavidad de las noches;
Busco con avidez esa luz que alumbre mi  vida y sin reproches;
Busco con mis ansias esa estrella refulgente que sea  mi faro.

Busco en las entrañas de la tierra ese Ser de Luz que sea mi guía
Que sea mi mar, que sea mi río que sea el descanso en mi vida
Que sea el bálsamo que cure; que siembre y limpie esta herida
Que sean  sus manos y sus besos que orienten mi camino,  mi vía.

Busco en el confín del mundo tu nombre, tu aroma, tu tiempo, tu vida;
Busco tus manos, tus palabras plenas, tu compañía, tu alegría pura;
Busco tu corazón rebosante de cariño, busco tu tiempo que en mí dura
A estar contigo, a morir juntos o a destiempo a mi vida que te convida.

Busco el remanso, la paz, la tranquilidad del mar pero estar muy juntos;
Disfrutar de este camino, de este recorrido por el mundo lleno de paz;
Lleno de ti, llenos de todo, plenos en aquella  alborada que sea capaz
De brindarnos todo, de darnos todo; de ser un plural de ser un  conjunto.

Busco esa mano que me levante y yo darte la mía en el ceñir constante,
Mirarnos de frente, ser solo uno, sin dobleces y mentiras que lastimen;
Busco tu mirada que me indique tu cariño, tu amor sin que me timen
Tus ojos en los vaivenes del tiempo y ser siempre para ti… solo amantes.

Busco tu charla fresca ahora en mis días de mi angustia que me devora
Para alimentarme de tus palabras en mis días postreros  que no acaban
Para llenarnos los dos de nuestro silencio, de palabras que no me daban;
Por ello, busco tu corazón para hospedarme en él en esta que es mi hora.

Busco tu nombre en la oscuridad sublime en el monte escarpado y tenue;
Busco tus pisadas en la tierra infértil,  vana y germine yo mi canto alegre
Y hablar a dúo en la oscuridad silente; en esta mi enfermedad con fiebre
En este temblor de mi cuerpo que grita;  tu nombre; tu nombre alegre.

Busco… busco tu corazón;  ¿Me lo das? Yo te lo doy sin resabios ni dolor;
Este amor que brota de mi alma noble que es puro, que también es venero;
Donde brota la luz, la vida, el cariño, brota mi cuerpo, mi mente que quiero,
Donde gravita mi Dios, vive mi luz, la esencia, mi reino que ahora es amor.

Amor que pide, que suplica un alma que sea voz, que sea palabra y canto;
Que sea surco, que sea plegaria, que sea pan para el hambriento, seas tú;
Seas mi Estrella con Luz propia que irradies amor y que  no lastimes mi cruz
Y mis penas con mala fe, que seas manantial sublime y no seas mar de llanto.

¿Busco?  Sí… te busco a ti mujer, te busco denodadamente y te encuentro;
Te encuentro en mi soledad terrible, aquí te hallo, ¿Dónde hallarte madre?
¿Dónde tocar tus manos? ¿Dónde abrazarte mujer? Dame tus oídos… abre,
Abre tu corazón cerrado, ábrelo para mí, dámelo que yo aquí lo presiento.

Busco tu mirada, busco tus sueños nocturnales en mis días aciagos,
Busco tu risa cristalina que sabe a vientos y me arrullan con las olas
De mi mar bravío que no descansa;  que bulle airoso su dolor a solas
Ahí te busco también; te busco en las letras que para ti mujer… hago.

 “CAMINARÉ”.
(Lamberto Ibárez Solís)

Caminaré en tu mirada lánguida y divina;
penetraré en la concavidad de tus ojos
en tu mejilla dorada y en tus manos finas;
saciaré con mis besos dulces tus antojos.

Caminaré en los surcos blancos de tu rostro;
correré con mis labios encendidos tu boca,
te daré mi cuerpo y  mi canto; ante ti yo postro;
mi vida para ti;  aunque ésta sea ya muy poca.
Caminaré el tiempo y la distancia para amarte
los pasos que me faltan te serán solo tuyos;
faltarán más noches y días para adorarte;
adorarte mi vida a pesar de los murmullos.

Caminaremos entre las sombras del silencio,
del silencio puro que es cómplice y  nos arrulla
nos arrulla, nos toca, nos  envuelve y  presencio
la luna que nos mira y yo le pido que no huya.

Caminaré junto a ti abrazados por las calles,
las manos enlazadas, envueltas las miradas;
las miradas que cantan que cantan en los valles
que cantan tenues en silencio y no dicen nada.

Caminaré lento, disfrutando tu embeleso;
tocaré palmo a palmo y sin prisas tu figura,
me beberé extasiado el néctar de tus besos;
comeremos uno a uno esta vida que no dura.

Caminaremos juntos por la senda de la vida
por las flores blancas, almidonadas del camino;
o saltaremos las espinas y cardos en la huida
que tal vez nos tenga preparados el destino.

Caminaremos mi princesa hacia otros lares
en esta vida terrenal o en el otro mundo,
te llenaré de cantos, de besos y de azahares,
te amaré toda mi vida con amor profundo.

Caminaré… sin tiempos, junto a tu mirada;
soñaremos juntos, hermanados por la vida
en otro cielo, otro espacio; tal vez ya en la nada,
juntos…, juntos con nuestras almas bien unidas.
4-09-/2013
CÓMO NO AMARTE”.
Cómo no amar tus manos que me acarician con el alma;
Tus manos que son seda y terciopelo fundidos en tu cuerpo;
Cómo no amar  tus ojos que me miran con dulzura inusitada;
Tus bellos ojos que son las ventanas de tu alma y son bondades.

Cómo no amar y bendecir tus manos que  alimentan mi cuerpo;
Manos generosas, manos que aman, manos que sienten y quieren;
Manos que me llevan el alimento a mi boca; manos que me adoran…
Que me acarician  y me cuidan en los momentos que necesito tanto.

Cómo no amarte mujer; si has ganado mi compungida alma;
Cómo no amar a una hembra así cuando te conquista todo… entero;
Si eres un sol que ilumina mi cielo obscuro y sin estrellas titilantes;
Si eres mi luna que ilumina el sendero lleno de abrojos y espinas.

Cómo no amarte así como te amo y te agradezco tanto; compañera;
Si eres mi sombra; mi tatuaje imborrable en mi piel ya marchita;
Que no es la misma con los años; porque cada día vamos muriendo;
Cada día pesa más el silencio y se ahogan las palabras con el llanto.

Cómo no amar el camino; si recibe a mis pies cansados y macilentos;
Cómo no amar las flores si me envuelven con sus aromas y sus colores;
Cómo no amar el día porque pienso que es el último que he de vivir;
Cómo no amar la noche porque estás conmigo y pendiente de mí.

Cómo no amar mis aperos de labranza; que son mis utensilios diarios;
Me ayudan a barbechar mi vida limpiando los surcos de esperanza;
Quitan las malas hierbas que no quitó el rudo arado en la faena;
Cómo no amar mi gis y mi pizarra; es como no amar a mis pupilos.

Cómo no amarte mujer si eres mi luna y mi sol que me alumbra;
Eres el motor que me impulsa a seguir mis días que tal vez serán menos;
Cómo no amarte si eres mi fuerza y mi motivo para seguir viviendo
Para seguir de pié; para seguir contigo; vivir contigo y abrazarte tanto.
Cómo no amarte así… así como tú eres conmigo.

“CORTÉ LAS RAMAS”…

Cortó de un tajo las ramas duras del árbol que lo ataban;
Las cortó en silencio, sin prisas con calma y sin premura
Con  dolores profundos metidos en el alma; le agitaban
Su pecho, su vida, su  alma y su mente era ya una tortura.

Le impedían volar, crecer, soñar, mirar el horizonte;
Mirar el mar, tocar las nubes blancas de sus sueños
De sus sueños vencidos que surcaban  los montes
Que eran un halo de luz tan  divina en sus empeños.
Lastimaban sus pies descalzos; éstos sus pies heridos,
Los pies sangrados por el trajinar constante de su vida;
Sintió la tierra, el lodo, la arena, las piedras del camino,
Los pies  dolidos sobre alfombras de espinas en su destino.

Le pasó como el halcón que no volaba; estaba sostenido
Con sus filosas garras sin amarres pero seguía cautivo;
Su mente condicionada siempre a la rama; muy erguido…
Miraba a las aves volar, trinar sus cantos y él… sometido.

No sabía que era libre y podía volar tan alto con vuelo fino
Hasta que cortaron la rama; la rama dura en que había vivido
Y voló tan alto en el azul del cielo pero extrañando el nido;
El nido humilde en aquellos riscos mucho tiempo sostenido.

Se quedó la rama sola y tan vacía con las huellas del ave
Del ave que le hacía compañía y solo el viento la mecía;
La agitaba iracundo a veces y a veces con mano suave;
Le recordaba que fuese dúctil con el ave… su compañía.

Surca los aires halcón del tiempo; vuela en el firmamento,
Azuza tus alas; prepara el vuelo y como el avizor ve sereno;
Lanza tus piruetas, bate tus alas y con coraje arropa al viento;
Porque eres viento, eres picada eres altura pero con freno.

Porque sin freno vas de picada, vas sin rumbo, vas a la nada;
Vas sin control pájaro libre… controla tu vuelo, tu vuelo alto
Y junta tu vuelo con otras aves que son lo mismo de tu parvada;
Forma cruzadas en el azul del cielo, seguro sin sobresaltos.

Cortó el campesino las ramas que sostenían al halcón herido
De un solo tajo las cortó en silencio, pues el Rey lo había pedido;
Quería gozar su vuelo, ver sus alas, verlo en el aire ascendido;
Pues un águila o un  halcón nunca jamás deben de estar cautivos.

Soy un águila, soy un halcón, soy un avizor y ya; ya no estoy cautivo…
13 de marzo de 2014, en el azul del cielo de Ixtapa-Zihuatanejo, Gro.

 “CUÁNTO LAS EXTRAÑO”.
Dedicada a mis adoradas hijas:

Princesas… ¿Por qué volaron tan pronto con sus alas?
¿Por qué batieron tan pronto el firmamento azul y emigraron?
¿Si me parece que fue ayer cuando escuché sus llantos al nacer?
¿Si aún escucho a cada rato que están jugando con sus muñecas?

Si aún las siento acurrucadas en mi pecho escuchando los cuentos,
Aún las veo correr alegremente por la playa buscando caracoles,
Aún escucho sus monólogos fuertes jugando a las “comiditas”
¿Por qué volaron tan de repente y nos dejaron solos con la luna?

Y yo me contesto siempre; porque tenían que volar con sus alas,
Con sus alas propias y conquistar el mundo, su espacio, sus vidas,
Tenían que volar, tenían que partir y surcar el firmamento azul,
Tenían que partir como yo partí y dejé a mis padres heridos.

Cuán vacía se siente la casa sin sus risas, sin sus cantos alegres,
Ahora espero alborozado sus ansiadas vacaciones y llegar…
Y abrazarlas tanto y quedarme con sus almas tatuadas a mí
Darles mi corazón, mis manos y mis pies que ya se cansan.

Se llevaron mi corazón, mi vida, las fuerzas que me quedaban,
El hálito y el soplo de mi vida que las ha amado entrañablemente,
Se llevaron los fragmentos, los trozos de los poemas compartidos,
Se fueron con ustedes mi vista ya cansada de las lecturas prolongadas.

Estaré como el viejo coronel esperando la carta que nunca llegó,
Estaré como el viejo marinero esperando el barco que nunca divisó,
Estaré como la “Loca del Puerto de San Blas”, esperando a su amado,
Estaré esperándolas en estas tardes grises llenas de melancolía.

Me alientan sus mensajes repletos de cariño, me confortan 
Pero no calman mis deseos de abrazarlas infinitamente,
Y llenarlas con mis besos en las mañanas mis niñas idolatradas
Y juntarnos en la mesa, disfrutando las comidas anheladas.

Son pedazos de mi corazón que las ama con el amor de padre,
Son el motivo de mis jornadas muy pesadas y son mi fuerza,
Son el motor que me alimenta que me empujan con su aliento,
Son mi vida, mi fe y mi destino y son mis lágrimas que no cesan.

Vuelen, vuelen muy alto y conquisten el mundo con sus encantos,
Sueñen y cristalicen sus sueños; párense en los cuernos de la luna,
Amen, sientan, gocen y sigan aprendiendo, siendo muy humanas,
Amen a Dios que es nuestro Guía y nos bendice tanto, vivan….
24 de noviembre del 2013

“DE PIE AUN SEÑOR ”…

Aún estoy de pie, ¡Oh Gran Padre mío todopoderoso!
Creador sublime de esta mi Tierra en que habito en tu nombre;
desafiando con mi mente los embates tenebrosos;
muy  erguido… de pie y al orden con tu gracia; cual un hombre.

Y es tu voluntad mi Gran Arquitecto del Universo
es tu manto, tu prístina Luz que me ilumina tanto;
aligeras mis cargas, mis pesares y te honra mi verso;
mi humilde verso que te alaba para que seques mi llanto.

Mis humildes palabras que te cantan a toda hora;
mis letras diminutas, mis letras silenciosas… hablan
para Ti que te agradecen… que son tuyas… que te imploran
en tu diálogo que conmigo… ¡Oh Señor mío!, tú… entablas.

Sigo de pie y es por tu gracia a pesar de los que sueñan
con verme herido, lastimado, sollozante… perdido
a pesar de los cardos y los perversos que se empeñan
en verme derrotado… en el fango pero estoy… erguido.

En los umbrales de este año que lento corre y que expira,
me bendices con tu Gracia Divina, excelsa y vigorosa
en las vorágines del tiempo inflexible y que suspira
que perfuma con su aroma de néctar como una rosa.

Sigo firme con  fe en mis ideales y mis esperanzas
por alcanzarlas; por amor a la Humanidad que yo amo;
aunque surjan fieras manos y lancen su cruel venganza…
Tú me arropas mi Dios, me bendices cuando yo te llamo.

Porque mi Fe es  tan ciega y mi amor tan inconmensurable
a Ti… Padre mío que detienes a los que te mienten
 a los que te ofenden con sus actos; dañan y engañan…
que invocan tu nombre para atacar… y que no sienten.

Que predican en tu nombre y que injurian… lastiman;
maldicen, humillan, laceran y fingen ser humildes;
será la Ley de la Inercia… para quienes  no te estiman
para quienes conjuran sucio… que blasfeman y  te tilden.

Será su penitencia, serán sus penas que habrán de dar;
habrán de expiar  sus culpas, sus culpas llenas de dolor
pero abandonados sin tu Gracia te van a buscar;
te conozco Padre mío que serás su conductor.

Porque eres  muy grande; porque Tú perdonas los errores,
amas a tus hijos por igual; esa es tu gracia Señor,
tu bondad es suprema y tú sanas todos los dolores
porque alivias las tristezas con tu Poder Supremo.

Sé que se llegará la hora, exacta que me llamarás a cuentas; por ahora…
Sigo de pié Padre Mío… de pié… mi Señor… de pié mi Gran Arquitecto del Universo… de pié…
13-nov. 2013.


“GOCEN… GOCEN”.
Dejad que canten las cigarras;
Dejad; pues que enloden mi nombre
En mi cuerpo herido tengo garras
Que aún herido… soy un hombre.

Dejad que esbocen su sonrisa,
Cruenta, disfruten su alegría.
Gócense…  sea fuerte su risa,
Disfruten bien su cobardía.

Dios vive en mí; contra Él, nadie,
Su Luz me guía, me protege
Su gran manto sagrado es mi aire;
Me dicta: de malos; me aleje.

Los sismos me templan el alma,
 Vigor a mi dura armadura
Me refuerzan de Fe y de calma
Me quita aristas y me cura.

No siempre se está muy arriba;
No siempre se está muy abajo;
Aún la vida no me derriba
Soy de los que nunca me rajo.

“Dejad pues que los perros ladren”,
Le dijo Don Quijote a Sancho
Dejad que mi cuerpo taladren;
Yo tengo un corazón muy ancho.

Venid voces que estoy herido,
Rompan mi cuerpo y mi figura.
Yo soy roble y estoy erguido
Y erguido iré a mi sepultura.

Soy como el sándalo de noble
Que perfuma el hacha que lo hiere;
 Mi Gran Dios será el que me doble
Ante Él de rodillas  viviere.

Solo ante Él yo juré un día;
Ponerme de rodillas, Padre
Que nadie más me humillaría;
Solo ante Ti y ante mi Madre.

Perdóname Dios Mío, ¡Oh mi GADU!

Zihua, Gro., sábado 19 de octubre del 2013.

¿DÓNDE ESTÁS?…

En mi tarde otoñal te busco en las penumbras del silencio;
En el umbral de mi vida, te busco denodadamente.
Te busco en la aurora diamantina de la alborada alegre;
Te busco allá en mi solar de estío; en la madrugada silente.

Te busco en la angustia de mi concavidad nocturna;
Te busco como siervo herido; buscando su refugio,
Tus brazos fecundos, tu corazón abierto y tu alma noble;
Te busco en el trajinar constante de la multitud que avanza.

Te busco en la estrella resplandeciente de mi cielo
De este mi cielo gris y convulso… de estas tardes caídas
De estas tardes sin brillo… de estas tardes que pesan
Como losa en mi espalda herida pero aún… aún erguida.

Te busco en cada letra; en su sonido… te busco en las palabras
En la palabras que se lleva el viento y las aloje en tus oídos
Y las lleve a tu alma para que ahí se aniden y germinen
Para que encuentren la rima perfecta y el sonido exacto.

Y contemplo las estrellas, los luceros desbordados, danzantes;
Oyendo los aplausos de las olas batientes en su estruendo,
En su golpe herido de su música agonizante que al golpear llora,
Y son dos llantos nocturnos mutuos de almas similares que sufren.

También ahí te busco… en el mar bravío; en el mar que canta;
En el mar que gime, en el mar que golpea como pegan las penas;
En el mar misterioso, profundo pero que también es noble…
En este mar que me acompaña y nos bebemos nuestras aguas.

Te busco en el grito abierto del pregonero en las mañanas
Del vendedor de esperanzas que mitigan el hambre, la vida,
Del vendedor apresurado que clama y suplica mis oídos receptores
Y la generosidad solidaria de mis bolsillos roídos y vacíos.

Te busco en las calles pobladas y desiertas y no veo tu mirada,
No escucho tu voz; hay silencio un silencio entendido por mí,
Un silencio, un mutismo permanente de una boca  aún cerrada,
De dos manos que tapan y que bloquean con fuerza tus oídos.

Te busco en los jardines copudos, llenos de flores multicolores
De abejas afortunadas que liban sin descanso la mielecilla rica,
Con la competencia bélica del colibrí iracundo que se cree dueño
Y me dejan fuera, sin alimento ya para mi alma adormecida.

Te busco en el sol que brilla alborozado, ese sol que calienta
Que da calor a todos los corazones que sufren las penas amargas,
Las penas que juegan y se bullen regocijantes en el alma herida
Consoladas por la luna en las noches oscuras llenas de silencio.

Te llamo con las bocinas de mis ansias y no puedo encontrarte;
He puesto los altavoces en los decibeles más altos y no escuchas
Y entiendo ese… tu silencio; entiendo tus palabras apagadas y sordas
Pero te seguiré buscando debajo de las piedras y en las cuevas cerradas.

Y nuestras voces serán escuchadas, oídas, pronunciadas bien
Con los matices perfectos en las lecturas prolongadas de la vida
Y entonarán los versos, cantarán en la misma tonada siempre
Porque ese es mi más preclaro sueño, sueño al fin… edificante.

17-nov. 2013 en el mar de Zihuatanejo de Azueta, Gro. Méx.

“DOS ROSAS ROJAS”.

Dos rosas de mi florido jardín;
Ven jubilosas al sol septembrino;
Sonrien coquetas al son matutino
Y cantan su melodía sin fin.

cantan lindas su canción taciturna;
bailan a gritos, celebran el día;
comentan y dicen con alegría;
felices son en su vida nocturna.

rosas rojas, erguidas y locuaces
que juntas brindan mi felicidad;
adornan mi vida que quiero más
alejan tristezas y horas voraces.

Así me siento al despuntar el día;
Dios me ha brindado una paz singular;
le debo mucho en mi vida fugaz
me ha librado del dolor que sentía.

Dos rosas rojas me miran sonrientes;
bailan enteras al vaivén del viento,
me regalan perfumes que huelo y siento
las tocan mis manos… mi alma las siente.

Así es mi vida… regala sonrisas;
doy mis manos y mi buen corazón
a quien me lo brinde y no de a traición;
me gana bien con su mar de caricias.

Rosas rojas asemejan mi vida;
pués vivo sonriente lo que es el día
y al caer la noche parece agonía;
muere con ellas mi vida sentida.
25-09-2015.

“EL CUATETE”.
Décimas.

Generosa  mi laguna
donde habita el buen cuatete;
al comerlo es un banquete
y su sabor es fortuna;
pues Zacualpan es mi cuna;
esta tierra  tan hermosa
de mi costa es muy famosa
por sus caldos de pescado;
y comerlo frito o asado
¡Ay qué cosa tan sabrosa!

Es el cuatete un manjar
de mi laguna el mejor;
es muy rico su sabor
que cautiva el paladar;
el cuerpo te hace vibrar
y palpitas de emoción
con muy fuerte sensación
y mujer quieres buscar;
un hombre quieres gozar
para calmar tu aflicción.

Es un viagra natural
que levanta las miradas;
endereza jorobadas
en un momento crucial
sin respetar el mensual;
esos son sus atributos;
nueve meses es el fruto
que les dura el buen pinchazo
nace y crece en su regazo
un bebé tan diminuto.

Mínimo tienen diez hijos
las parejas en Zacualpan;
porque en las noches se palpan
con singular regocijo
que con calor sin cobijo
es la culpa del cuatete
porque enciende los cachetes
y el cuerpo por su arrechera;
y tienen hijos por fuera
por culpa de su piquete.

Los guisos son muy variados

“EL MAR…”

Ya fenece el sol y sus últimos suspiros nos contagian,
pardea la tarde y el mar canta su plegaria permanente;
sus olas se alocan en danzas frenéticas y presagian;
y son látigos las olas al golpearse mutuamente.

La suave arena, penetra mis pies en mi andar,
 yo la beso de la cabeza a mis pies… y me acaricia,
la siento… granulada, masajea mi duro caminar
mientras el mar me regala su nítida y dulce brisa.

Y me subyuga el olor, el aroma a mar a peces,
a vida… en ese infinito mar hay mucha vida
vida que nos nutre y  nos llena  muchas veces.
esa vida que vamos perdiendo ya escondida.

Titilan los barcos a distancia su gran esplendor,
encienden sus velas y caen las redes a granel.
hay alimento, vendrá la vida…  ¡Ay!  Qué candor.
vengan las viandas, sirvan los platos, ¡Vamos por él!

Cae la noche en el mar;  la luna bosteza y suspira;
 se acicala  y se peina en el espejo del mar,
se sabe amada, querida, mimada y respira
profundo; pues vela incansable  su trajinar.

Las olas besan las tímidas arenas al llegar
y mojan mis pies, los enjugan, los cercan plenos
y siento el placer del agua correr y poder tocar
con ello mi vida mi cuerpo y mis sentidos llenos.

Te contemplo en silencio, te miro y te admiro
mi querido mar… por tu grandeza y tu poderío,
por tu nobleza;  por tu pasión y ante ti yo tiro,
yo lanzo mis penas, mis tristezas, canto y me río.
Y no me fío de ti mi querido e insondable mar
porque te conozco que amainas tus fuerzas,
recoges tus olas y lanzas con furia y tiras a dar…
y yo me duermo a la orilla en tus arenas tersas.

Y sueño, sueño y sueño  en rondas de paz y canto
y canto y canto muy fuerte que la paz vendrá
y escucho los coros que bloquean el llanto;
 las puertas de par en par y la paz llegará.

Ixtapa, lindo, Gro., a 25 de octubre de 2012.

“ESPINA”.

Espina de flor… espina blanca; espina que dañaste mi alma;
Espina que te metiste a mi pecho… espina de mis ansias;
Espina maloliente, espina barata que penetras y haces daño…
Espina amarga de ensueños que robas que matas y que hieres.

Espina que encontré en mi camino herido y lastimado e incierto;
Espina mala que corroes el alma… que eres basura muerta y lastima
A las almas nobles;  porque has recorrido desiertos llenos de lodo;
Llenos de penas y de dolores que laceran el alma que es ternura y sueños.

Espina que recorres los umbrales del pecado y te vanaglorias de ti;
Cuando eres grama, eres tierra que pisó el olvido y eres pecado;
Convertido en nada… y eres sementera que pisó el ganado moribundo;
Eres pasto seco que solo sirve para hacer una hoguera y quemar el plantío.

Eres fruta seca que secó la boca y se ahogó en el hastío moribundo;
Eres polvo que dejó la hambruna y te dibujó el silencio carcomido;
Eres carne roída por los buitres que habitaron las montañas roídas;
Eres nada… eres blasfemia convertida en lodo que derrumbó el olvido.

Eres… máscara de los sueños de imberbes que se creyeron adultos malogrados;
Eres pena; eres un monstruo; eres espanto convertido en libélula;
Eres una pieza que no  sirves en la armadura inconclusa de la aurora amarga;
Eres llanto y mentira comprobada; eres muñeca frugal convertida  en nada.

Eres la sombra que se cobija en el árbol crecido que es aurora;
No eres sombra… no eres nada; eres el remedo que se convierte en burla;
Eres un payaso que se escapó de las carpas donde reinaba con su cuerpo:
Su cuerpo de antaño que brillaba y que hoy lastima las pupilas más preñadas.

Eres lodo… no eres nada;  eres oscuridad que blasfemó en las noches;
Que le mintió a Dios en su alborada; que le mintió a sus padres… no eres nada;
Eres deshecho humano que encontró el perdido… sin su faro… sin su nada;
Y  deambulas carcomida; errada; vendiendo tu cuerpo marchito y sin nada.

Eres viento que regresó los mares; eres lágrimas que rechazaron mis ojos;
Eres una barca que los pescadores y marinos olvidaron en sus farras;
Eres un quejido que no alumbró mi alma; eres un aire que se me escapó
De la marañas; eres una cruda de un domingo que desgarró mi alma.

Eres mercancía barata que el mejor postor pagaba; eres infierno… eres nada;
Eres basura que se llevó en el viento triste en sus tardes torpes y aciagas;
Eres ventolina; eres bonanza vana; eres un corazón que no siente… nunca nada;
Eres masa indigna de un comal que es lumbre y que es alimento en porcelana.

Eres mugre que se pegó al cuerpo y hay que quitarla con piedras y con magia;
Eres fruta podrida del otoño que ya no quiso nada; eres olvido… eres NADA;
Eres escoria nevada que olvidaron los obreros  hambrientos en su jornada
Y… eres cruda de una borrachera mal intencionada en las noches largas y pesadas.

Eres copia al carbón de las Magdalenas  arrinconadas y cobras en tu jornada;

Eres un pasto seco que se lo comió la enorme granizada:
Eres drama que fundiste  lo épico con lo lírico esperanzada;
Eres burdel… tú no eres nada y eres mentira… mentira consumada
Convertida en sebo para los torpes que nunca han tenido nada.

¿Quién eres tú?… eres la NADA.
8- 0-2015.

“GRACIAS…ZAPALCUAN ”.

Beso a distancia tus polvorientas calles pueblo mío,
Me inclino, te reverencio, te digo  y te agradezco tanto
Por darme tu suelo, tu laguna azul y por ser tu crío;
Por haber nacido en ti mi pueblo  y enjugar mi llanto.

Mi llanto incesante de niño herido en la pobreza grande,
Mis lamentos tristes en tus renovales y campo abierto;
Te estoy muy agradecido  y estoy para lo que mande,
Muchas gracias por haberme alimentado de tu huerto.

Gracias mi Zacualpan, municipio de Atoyac de Álvarez,
Mi municipio devastado por la furia que fue inclemente,
Le pedimos Perdón hincados a Dios para que nos salve
De tantas desgracias naturales;  Padre mío… siente.

Siente… ¡Oh Gran Arquitecto del Universo y ve a tus hijos
Que juntan sus voces, juntan sus lágrimas para pedir… Perdón;
No nos castigues más; ten Piedad; danos tus ojos fijos;
Regálanos tu infinita bondad y tu gran corazón.

Pueblo mío; contigo tengo una deuda de gratitud
Por haberme parido en tu suelo; en tu solar de estío;
Por haberme dado a mis padres  y por tu gran quietud;
Por haberme arrullado tanto; y  por quitarme el frío.

Te dedico estas letras que vienen de mi alma entera,
Me regalaste tus callejones que recorrí sin frenos,
Me regalaste amigos que me cargarán cuando  muera;
Pondrán sus sentidos hombros… ¡Hay sus hombros buenos!
No sé si me quedaré en tu tierra y tu tierra me cobije
Con tus remolinos de vientos… de vientos que caminen.
Que sea la hora buena y  exacta; la hora que Dios me fije
Y que canten las palabras… que los pájaros me trinen.
Te beso en la distancia mi pueblo querido y pobre
Yo amo mucho a tu gente; a esta gente hospitalaria;
Gente bonita y noble; porque aquí no hay quien sobre,
Mi gente pobre y trabajadora, mi gente proletaria.

Recibe mis labios que desde adentro musitan: GRACIAS;
Gracias te doy mi pueblo amado, eres  lindo y generoso
Donde dejé mi ombligo,  ahí está mi sangre que tú sacias;
Saciaste mi hambre, a mis hermanos; mi pueblo hermoso.

30-sept-2013, Zihua, Gro.

“INQUIETA POESÍA”.

Habrá poetas, habrá poemas en la noche obscura;
Habrá quien escriba, también que sueñe y quien ame;
Y  quien pinte sobre un alma noble su blancura
Con su lápiz azul  que herido también desame.

Habrá poesía siempre; porque existe la  aurora;
Existe la lluvia, el sol, el amanecer sonriente;
Existirán las lágrimas amargas de quien llora;
Habrá siempre penas y habrá quien las cuente.

Habrá un sol cada día que nos mire sonriente;
Estará la luna…  linda;  a veces adormilada;
Estará el amor que cobija; siempre presente.
Estarás a mi lado compañera… siempre amada.

También la linda aurora y los huertos encantados,
El amanecer brillante y el atardecer que muere;
Estarán las palabras hecha poesía y enamorados;
Las palabras dulces que cantan y que nos hieren.
Estarán los abrazos sinceros con besos de fuego,
El calor que arde en el cuerpo y que gime en el alma;
El amor pletórico que ama y que también es ciego;
El amor que endulza; que ama… que arrulla y que calma.

Se quedarán mis lágrimas derramadas de mi vida;
Se quedará mi voz, tu voz,  mi canto, mis palabras,
Tus pasos, mis pasos, tu canto que me cautiva;
Las letras que encantan que cautivan… que tú labras.

¡Ay las letras amadas!, las letras que redimen.
Las letras que ilustran que elevan, sueñan…que dicen,
En susurros callados, silentes y que gimen
Que hablan al oído que se besan y que predicen.

Habrá poesía en tu voz mujer de mis sueños;
Habrá poesía en tu alma que me habla y me canta;
Baila unido a un solo cuerpo que reclama un dueño;
Un dueño en tu poema en tu mente y en tu vida santa.

Habrá poesía que hablen solo de Paz no de muerte;
De Paz en el mundo, Paz en el cuerpo y Paz en la mente;
Paz para ti mi Hermano; me des tu mano; me des tu suerte
Y que el Mundo se ame de verdad… eternamente.

 Zihua, 29, 09-2013, San Miguel.

LA ENVIDIA”…

¡Oh envidia!… Gran pecado capital;
generadora de impotencias… de vicios;
enfermedad tan solo del mortal;
poseer el bien ajeno… ¡Qué desquicio!

Sensaciones de dolor-placer, sentir;
codiciar, querer, frustrar, desear, anhelar;
lanzar el veneno mortal… y herir,
madre del resentimiento y medrar.

Sentir el deseo de que te vaya peor;
contar las mentiras para difamar
a los cuatro vientos con tanto furor
y que aún puedes lograr engañar.

Envidia…  añoras la felicidad;
tal vez lo material o lo intelectual;
enferma de mente y Natura no da.
¡Cuánta pena yo siento!…  Ocupas aval.

Desagrado por querer y no lograrlo;
ansias de ser, no poder y ambicionar;
impotencia por avanzar y frustrarlo;
enfermedad del alma sin mitigar.

Judas Iscariote personificado,
Caín que mataste a Abel sin piedad.
¡Madre de los vicios!. ¡Madre del errado.
Madre del que mata pero con crueldad.

Envidia; hija de la noche tenebrosa;
hermana de la calumnia agazapada;
pues los romanos te hicieron diosa,
serás hidra ponzoñosa cercenada.

¡Oh Verdad!… Desnuda te parieron;
sin ropajes representas la blancura.
Pecadores… Así nos concibieron
sin llevar en el alma… la amargura.

22-08-2013.

“LA LLUVIA CAE”…

Cae la lluvia, la miro descorrer mi ventana;
serpentea en ráfagas perdidas en los cristales…
resbala, canta, cae en goterones y emana;
emana y brotan mis recuerdos a raudales.

La lluvia cae, fresca y limpia todos mis males…
Regresar el tiempo, el momento, el reloj entero
en que tus ojos eran lindos y frescos portales,
el olor de tu pelo, tu boca… un lindo florero.

Al igual que la lluvia golpea mis recuerdos,
salpica mi alma y escarba mi corazón herido,
humedece mi pecho y mis pensamientos cuerdos;
no puede aguantar mi silencio… un sordo gemido.

Y recuerdo las calles, recuerdo la lluvia,
recuerdo tu rostro, tu cara y tus ojos bellos;
nada que empañe y opaque; porque nada enturbia
tu rostro mojado, tus ojos de sol cual un destello.

Recuerdo tu blanca ropa, cocida en tu cuerpo,
tu ropa de sal, pegada, adherida en silencio;
dos corazones juntos, palpitantes y yertos,
 la lluvia que moja y de mi ventana presencio.

La lluvia  en silencio que cae, que cae en mis ojos,
la lluvia iracunda… golpea mis pupilas letargas
y se confunde en silencio que en silencio mojo
y se deslizan heridas mis lágrimas amargas.

¡Lluvia, milagro entero! Agua, dadora de vida,
manantial celeste que derramas vida entera;
cántaros divinos que descienden y se anidan;
besando mi tierra porque hay sed y no espera.

Sigue cayendo con fuerza,  lluvia bendecida;
lluvia amada, lluvia estruendosa y adolorida
que opacas mi llanto… duele y avivas la herida
que guardo en mi pecho y la tengo escondida.

Derrama inclemente con fuerza en mi rostro,
derrama tus gotas dulces, amargas y fieras;
pero si Dios te envía; yo ante él me postro
y bañes mi cuerpo frío cuando yo muera.
28-08/2013.

“LA NOCHE”.

Languidece la tarde, es el último suspiro del sol;
Está feneciendo el día; siento su apagado estertor;
Caminan  lejos las estrellas; hay felicidad en ellas;
Se juntan, juegan, se esconden y brillan como un crisol.

Ha terminado el día; ya se ha ido como un suspiro;
Ha llegado la noche; nos envuelve con su manto mágico,
La noche oscura, sola, apagada con su aliento trágico,
Llegó como la reina a quitar al sol que ya ha partido.

La noche, cómplice, altiva se yergue en sombras posesiva.
Tiene poder; tiene frío; tiene fuerza e inspira temor;
A los amantes desvelados los esconde con amor,
Juntan sus cuerpos, se besan y los mira comprensiva.

Noche negra, hermana del viento de lo visible e invisible,
De lo tétrico de lo lúgubre y del silencio sometido.
De niño te tenía miedo, un gran pánico muy sentido,
Temor  a tus sombras a tu cólera irascible.

Cobijado por ti, soñaba con duendes mutilados,
Que corrían tras de mí para llevarme a tu guarida;
Flagelaban mi cuerpo, formando en mi alma una herida;
Esos duendes malos  que mi Dios había olvidado.

Pero ahora noche bella me acompañas con tu arrullo
Me ayudas me inspiras, me complaces con tu encanto
Y me apoyo en tu negro manto para sacar mi llanto,
Este llanto quedo que se escucha cual  murmullo.

Noche linda… mi compañera taciturna en mi vigilia
Dadora de sombras de peligros, oscuridad malvada
Que te asocias descarada con la estrella constelada…
Ven y cúbreme con tu manto…  a este corazón concilia.

Noche larga y muy pesada que te cubres con la nada
Que haces y deshaces en tus horas muy pesadas.
Señora de penumbras, también de fobias alcanzadas;
Ausencia de luz; dale tu poder a mi vida que se acaba.

Dale el remanso a mi alma destrozada…
Zihuatanejo, Gro., 26 de nov. 2012.

“MI BARRIO QUERIDO”.

Yo soy pueblo, soy barrio, soy tu grama,
Soy bajial, soy surco, soy tarecua,
Soy cuatete, soy sandía, soy melón,
Soy arroz con frijoles y chile machucado.

Soy maíz ensangrentado por la angustia,
Soy tuyo pueblo mío de Zacualpan,
Soy tu hijo propio, no adoptivo,
Soy tu sangre, soy el altavoz
Que habla a las seis de la mañana.

También soy tu carpa frita, 
Servida en plato proletario
De los pobres de mi tierra.

Yo me alquilo a la chapona,
A cuidar los maizales y el ajonjolí,
A echar los cocos a la carreta.
Yo soy tu fiesta en los domingos
En las bodas, quince años y tus fiestas.

Soy tu arado en tu tierra pueblo mío,
Soy tu surco mal hecho e inconcluso.
Yo soy tuyo barrio mío como lo eres tú,
Soy refresco con pan “empanochado”
En mis tardes tristes y solitarias.

Soy tu gente, soy número contado,
Soy matrícula en tu censo,
Soy la voz en tu mercado abierto,
Yo soy tu canto, soy angustia, soy tu nombre,
Yo soy tuyo pueblo mío de Zacualpan.

Soy tu laguna salada y abundante,
Soy palmera y soy tu hijo errante,
Me honro en invocarte pueblo mío
Donde dejé mi ombligo y mis tristezas.

No huí de ti, te traigo en mi memoria,
Te tengo guardado en mi corazón abierto,
Vengo de ti, soy tuyo permanente.

Salí de ti porque quería otra historia,
otra parte de mi vida que en ti no tenía,
me vine a buscar mi yo y lo he encontrado,
este yo que está definido y no me encuentra
este anhelo de seguir y aportar en mi modestia.

Yo te quiero pueblo mío y te sueño
Permanente, me despierto en mis noches
Inconclusas recurrentes
Y te amo, te quiero y a mi gente
Que son parte de mi vida que no acaba.

Barrio querido, recibe mi beso en la distancia,
Yo soy tuyo y te canto en mi poesía,
Reciban mis hermanos mi abrazo permanente,
Mi corazón que siente y que es tuyo.

Partiré, de eso estoy consciente pero…
Dejo mis palabras empeñadas en la vida
Que los amo como amo a mi Dios que
No me olvida… Soy tu cruz sin cargarla,
Barrio querido, Yo soy Zacualpan y no me olvido,
Soy tu lápiz, soy tu letra y yo te escribo.
31-08-2013

“LA PALABRA”

La escuché de niño en la voz de mis padres,
La pronuncié en mis primeros gorjeos guturales,
La escuché en las caricias tiernas de mi Madre
Y muchas veces en los regaños imperantes de mi padre.

En las enseñanzas de quien me dio las letras
Que he ido convirtiendo en cantos liberales
En nuestros juegos de niños del trompo y la rayuela
Y adolescente con improperios indecentes.

En el oído pronunciado con dulzura
Del amor primero que estremeció mis ansias
Que gravita en mis venas y vive entero
En este corazón que no te olvida y no feneces.

La escuché de tus labios que me amaban
En el éxtasis culminante estremecido;
Entrecortado, jadeante, palpitante y sugestivo
Y en el temblor corporal que aprisionaba.

La escribí en mis cuadernos desgajados;
Garabatos que se quedaron impregnados,
De las letras cuneiformes,  incipientes y logradas
De aquella infancia claroscuro de mi vida.

La escuché en la calle, abierta y demandante;
Llena de injusticias y muy repletas  de agravios
De la gente inconforme y que suplica
Demandan Justicia para sus hijos y su familia.

Te escuché… Palabra bendecida
En los rincones oscuros e injustos
Que castigan al pobre cuando roba
Los trozos de pan para sus hijos.
En donde te escuché palabra altiva
De los prepotentes que engañaron,
De los semidioses que pensaron
Que podían humillar y fracasaron.

Ahí te encontré en el rincón divino
Palabra mía, verbo y sustantivo que yo adoro
En los jornaleros matutinos de mi pueblo
En los niños harapientos que son míos.

Retratos fidedignos cuanto fui y lo que soy.
Palabra, hecha verbo y sois poesía cautivante,
Arma divina, Verbo de mi Cristo redivivo
Palabra hecha poesía viva y redentora.

Eres mi canto, mi poema permanente,
Por ti figuré, me hice ente y te lancé hecha plegaria,
Hecha prosa, hecha discurso, hecho poema figurado,
Hecho explosión, denuncia e ira permanente.

Palabra… cuánto te amo sin ropajes,
Te pronuncié desnuda y muy rebelde
Y hoy te escribo y valoro cuanto eres
Y te amo sin metáforas querida.

Te amo en este verso libre que no ata
Que no me impone la métrica asesina
Y no me obliga a contar las sílabas  rebeldes
Que surgen en este poema libertario.

Palabra… divina, canto y verbo seductor,
Ven y canta… redime a mi pueblo explotado,
A mi estado sacrosanto y bendecido
Que dio a sus hombres un  México querido.

Zihuatanejo, Gro., Septiembre 6 de agosto del 2012.

“MIS PRIMERAS CANAS”

Son regalos de la vida
y productos de los años;
ya voy bajando peldaños
de lo que fue la subida,
mis sienes están teñidas.
Están brotando las canas,
mis tardes no son tan vanas,
ni mis mañanas vacías;
muchos motivos había
para vivirlos con ganas.

Mis canas son el producto
de mis años ya cumplidos,
de mis momentos vividos,
 de mi vejez el reducto.
De mi experiencia el conducto
y dar razón del camino;
pues incierto es el destino
que nos depara el vivir
que amargo es el sufrir
cuando fallamos sin tino.

Mis canas vienen poblando
 mi otrora cabello negro
que me convierten en suegro
por si me andan buscando.
Dios me vino regalando
tres hermosas mujercitas,
les juro; son tan bonitas
que una ya me hizo abuelo
con un nieto de mi vuelo
que viene de buena “pita”.
Noticias de mi vejez;
ya se va mi juventud
y  pasar a la quietud;
vivir la calma tal vez.

Que me da mi madurez
con el cambio de los años;
viviendo los desengaños
que nos ofrece la vida;
jugaremos la partida;
aunque nos haga más daño.

“MI CREDO”

Creo en ti Obra Divina y bienhechora;
creo en tu fuerza y en tu ayuda al prójimo,
yo bendigo el tiempo, la vida y la hora
que paso en tu Templo apacible y divino.

En tus misterios sagrados y callados,
en mis iguales diseminados por la Tierra,
en tus secretos escondidos  y sellados,
en la Gran Cadena de Unión que cierra.

Creo en ti Gran Arquitecto del Universo;
Constructor de lo visible e invisible,
Generador del Genio que proclama el verso
que es poema que te alaba y te hace visible.

Yo te veo y te siento en tu obra genuina
en el mar, el sol, la luna y las estrellas
en lo perfecto y exacto por tu mano divina,
en la Creación humana; en tus mujeres bellas.

Es difícil para mí caminar a escuadra;
y luchar contra mis pasiones mundanas;
solo te pido: ¡Oh mi Gran Dios!  que abras
mi mente y arrojes cualquier idea malsana.

Con mi limpia camisa blanca; empaña, te pido
lo negro o perverso de mi pantalón negro;
pues Tú me diste la Luz con reflejo sentido,
me enviaste tu Numen y cuanto me alegro.

Los hombres y mujeres de todas las razas,
brillan solemnes en el triángulo inmortal,
anunciando su verbo que en letras trazan;
inmortalizan su alma en marcha triunfal.

Tocad, pedid y buscad siempre mis fraternos;
mis queridos Maestros, levanten sus manos;
juntos al amparo de Luz y seamos eternos;
construyamos el Templo y por siempre… hermanos.

19-07-2013.

 

 

Deja un comentario